Últimos temas
» Donde hubo fuego, cenizas quedan
Hoy a las 4:37 por Uko

» ¿Quién quiere rolear X? [Ideas]
Hoy a las 2:52 por Schadenfreude

» Etherial's Dreams
Hoy a las 2:50 por jibriel

» First Floor - Group II - Atracciones Ryan
Hoy a las 2:49 por Schadenfreude

» Misión I: La granja.
Hoy a las 2:40 por Schadenfreude

» —ℬut first we'll live
Hoy a las 2:27 por Schadenfreude

» Identifying Marks
Hoy a las 2:10 por Magik

» A place called home
Hoy a las 1:43 por Magik

»  It ain't no life to live like you're on the run
Hoy a las 1:42 por Red Panda

» Darling [Afrodita]
Hoy a las 1:09 por Haydn

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 0:21 por Thyra

» Dont Run Away (Caronte)
Hoy a las 0:20 por Haydn

» ♠ Don't let me go.
Hoy a las 0:07 por Hellcat

» Meant to be?
Hoy a las 0:03 por Harley

» ➹ This is no longer an era of swords and spears
Ayer a las 23:46 por Sheena

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

▼ Everything has an end... parabatai doesn't.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

▼ Everything has an end... parabatai doesn't.

Mensaje por Patatas Fritas el Vie 7 Abr - 17:08

everything has an end
parabatai doesn't
— Crackship — The Mortal Instruments — 1x1 —
El parabatai es y será el cazador de sombras más importante para ti desde el día en el que pronuncies tu juramento. Jace Wayland y Alec Lightwood quedaron ligados prácticamente desde el día en el que el primero, huérfano de padre, acabara en manos de la familia del segundo. A pesar de sus diferentes personalidades, la osadía del rubio y la templanza del moreno se compenetraron a la perfección, tanto dentro como fuera del campo de batalla.

Muchas serían las afrentas que compartirían, codo con codo, sin saber que el mayor obstáculo entre los dos todavía no había llegado. Y es que cuando el amor se disfraza de amistad, es más fácil que alguien salga herido... O que no se atienda a las consecuencias ante tal posibilidad.

Esta es la historia de dos muchachos distintos que mantuvieron su vínculo frente a la adversidad.

No me ruegues que te deje, o que regrese cuando te estoy siguiendo.
Porque a donde tu vayas, yo iré, y donde tu vivas yo viviré.
Tu gente será mi gente, y tu Dios será mi Dios.
Donde tú mueras, yo moriré. Y allí seré enterrado;
El Ángel me haga esto y mucho mas si nada mas que la muerte nos separa a ti y a mí.




— Alec Lightwood
— 11-19 años.
— Nefilim.
— M. Daddario.
— SapphireDragon.
— Jace Wayland.
— 10-18 años
— Nefilim.
— D. Sherwood.
— Patatas Fritas.
»Master«





Gone our brother, gone our home.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
76

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▼ Everything has an end... parabatai doesn't.

Mensaje por SapphireDragon el Lun 10 Abr - 2:39

— The Archer & the Warrior
— Alec Lightwood
— Sala de entrenamientos
— Media tarde
— Con Jace Wayland


Concentrarse. Alzar el arco y la flecha. Tensar la cuerda. Visualizar el objetivo que se desea abatir. Respirar hondo y pausadamente antes de liberar la tensión.

La flecha silbó en el aire, atravesándolo hasta clavarse en la diana que se encontraba a veinte metros de un niño que apenas acababa de cumplir los once años.  No había dado en el centro, ni mucho menos. Aún tenía mucho que aprender. La teoría se la sabía muy bien. Simplemente requería práctica, como todo néfilim a una edad tan temprana.

Alec Lightwood se encontraba desde hacía casi una hora en la sala de entrenamientos, arco en mano y flechas en el carcaj, tratando de mejorar. Quería impresionar al señor Lightwood la próxima vez que regresara al Instituto de hacer unos asuntos para la Clave, quería que su padre estuviera orgulloso de él.

Hizo una pequeña mueca. Se estaba empezando a aburrir y a cansar allí, él solo. Le hubiera gustado que Izzy entrenase con él, pero no recordaba que excusa le había dado para saltarse esa sesión de entrenamiento juntos. Había tratado de insistir, sin embargo, cuando a su hermana menor se le metía entre ceja y ceja hacer o no hacer algo, no había quien le hiciera cambiar de opinión.

Soltando un gracioso suspiro, el muchacho se encaminó en dirección a las dianas dispuestas en fila para poder tomar todas las flechas clavadas en ellas. No eran malos tiros, poco a poco se iban aproximando al centro, pero aún le quedaba afinar más el tiro.

Una ronda más y me voy a leer un rato, pensó en un intento de animarse a sí mismo a seguir. Así pues, una vez hubo rellenado su carcaj, Alec comenzó la siguiente vuelta de tiros.

»Master«




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▼ Everything has an end... parabatai doesn't.

Mensaje por Patatas Fritas el Lun 10 Abr - 15:33

— The Archer & the Warrior
— Alec Lightwood
— Sala de entrenamientos
— Media tarde
— Con Jace Wayland


¿Alec? —Maryse Lightwood irrumpió en la sala de entrenamientos. Sabía que su primogénito se encontraría allí, como le correspondía, realizando nuevas tomas de contacto con la que ya parecía su arma favorita. Isabella, sin embargo, brillaba por su ausencia—. Alec, ¿dónde está tu hermana? —la revoltosa hija mediana de los Lightwood tenía problemas para adaptarse a los horarios. No es que no le gustara entrar; es que no le gustaba hacerlo cuando se lo imponían. Alexander, sin embargo, era mucho más obediente.

Le hubiera gustado cerrar las presentaciones de una manera más breve y espontánea, pero no iba a poder ser.

Y es que Maryse no estaba sola. A su lado, aunque guardando una distancia prudencial, le acompañaba un muchacho de edad muy cercana a la de Alec. Tenía el cabello rubio y la mirada azul y perdida. Como si se encontrara muy lejos de allí; quizá en un hogar al que jamás volvería.

El joven nefilim clavó sus ojos en los del aludido, oteándole con desconfianza y algo de curiosidad. Las manos en los bolsillos de su pantalón denotaban inseguridad. No se sentía cómodo allí, aunque seguía a la mujer sin oponer resistencia, como consciente de que era eso lo que tenía que hacer ahora. Su única certeza. Maryse Lightwood, en nombre propio y el de su marido, fue la única que se encontraba disponible en el Instituto aquel día, para recibirle. Acompañado de otros Cazadores de Sombras, miembros de la clave, Jace Wayland sería dejado al cargo de una nueva familia.

Las consecuencias de los movimientos Círculo, finalmente, habían caído sobre ellos. Y el pequeño Jace fue la verdadera víctima de lo ocurrido.

Alec, este es Jonathan Wayland —le introdujo Maryse.
Jace —intervino rápidamente el muchacho, corrigiendo a su mediadora. A pesar de su expresión algo sombría, respondió inquieto—. Llámame Jace.
Jace —prosiguió la nefilim—. Va a quedarse a vivir con nosotros a partir de ahora.

»Master«




Gone our brother, gone our home.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
76

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▼ Everything has an end... parabatai doesn't.

Mensaje por SapphireDragon el Mar 11 Abr - 14:28

— The Archer & the Warrior
— Alec Lightwood
— Sala de entrenamientos
— Media tarde
— Con Jace Wayland

El muchacho se encontraba a punto de soltar la flecha que tenía cargada en su pequeño arco cuando escuchó la voz de su madre. Aquello consiguió sobresaltarle y la flecha se disparó de forma accidental, clavándose en la zona más periférica de la diana. Avergonzado por esa demostración tan patética frente a uno de sus padres, Alec se ruborizó hasta las orejas y desvió al principio la mirada al suelo.

Sin embargo, inmediatamente después de escuchar la pregunta, la alzó para poder mirar a Maryse.

¿Izzy? N-No lo sé. He ido a buscarla antes a su dormitorio, pero no la he encontrado. Puede que esté en la sala de armas o en la Biblioteca con Hodge –contestó casi en un susurro. Realmente hacía un buen rato que no veía a su hermana menor.

El primogénito de los Lightwood se percató entonces de que Maryse no llegaba sola. Por detrás de la elegante figura de largos cabellos azabache, un muchacho de grandes ojos azules y cabellos dorados apareció. Su expresión era seria a la par que curiosa. ¿Quién sería? ¿Una nueva familia de néfilims se había instalado en el Instituto? De ser así… ¿por qué solo venía el menor de ellos? Mentiría si dijera que no se moría por preguntar todo lo que se le estaba pasando por la mente en esos instantes.

Finalmente, las presentaciones llegaron. Permaneció en silencio, devolviéndole la mirada al recién llegado. Se le veía nervioso, inquieto. El joven Lightwood fue capaz de ponerse en su lugar: lo más probable es que todo aquello fuese completamente nuevo para él, sobre todo si venía de Idris; empezar de cero no debía de ser difícil.

Jace… De acuerdo –dijo ladeando ligeramente la cabeza y tardando unos segundos más en continuar hablando–. Yo soy Alec Lightwood.

No sabía qué más decir en aquellos instantes. Por naturaleza, el pequeño néfilim era tímido y callado.

Además, hasta el momento, el Instituto de Nueva York solo había estado habitado por los Lightwood y el viejo Hodge. Quizás alguna vez habían recibido visitas de otros cazadores de sombras provenientes de todos los rincones del país, que necesitaban hacer una parada en la ciudad y requerían de un lugar en donde descansar. Pero en esencia, la única compañía de Alec habían sido su hermana Izzy y los numerosos libros que se encontraban en la biblioteca. No había tenido ningún amigo… Algo que parecía estar a punto de cambiar.

Hijo, ¿por qué no le enseñas a Jace el Instituto? Mientras tanto… Voy a ver dónde se ha metido tu hermana Isabelle –dijo Maryse Lightwood, esbozando una sonrisa para ambos niños, antes de dirigirse fuera de la sala de entrenamiento. Sin embargo, antes de llegar a salir, se volvió nuevamente hacia ellos–. Por cierto, u habitación está a dos puertas de la tuya, así que al terminar podéis ir allí. –Dicho aquello, la mujer despareció definitivamente, dejándolos solos.

Fue inevitable que un pequeño e incómodo silencio se cerniese sobre ambos entonces.
»Master«




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▼ Everything has an end... parabatai doesn't.

Mensaje por Patatas Fritas el Sáb 15 Abr - 11:44

— The Archer & the Warrior
— Alec Lightwood
— Sala de entrenamientos
— Media tarde
— Con Jace Wayland


Jace traga saliva. Se siente abrumado y nervioso a partes iguales. Tiene la obligación de asimilar una cantidad ingente de información en un período muy breve de tiempo, y no se ve capaz de poder con ello. Piensa entonces en su padre, y en cómo se sentiría avergonzado de él al encontrarle así, en sus circunstancias; incapaz de articular palabra, de sobreponerse a su situación.

«Eres Jace Wayland.» La voz de su padre se extiende con un eco infinito en los recovecos de su mente, y el pequeño sabe que podrá con aquello. Tiene que poder con ello.

Pero la inesperada salida de escena de la mujer que le ha escoltado por el edificio hasta aquella sala vuelve a dejarle en una situación vulnerable. No termina de acostumbrarse a la presencia de un rostro nuevo, y ya ha de encararse a alguien más. Sin embargo, aquel muchacho no se le plantea como un reto muy difícil. Juraría que tiene la misma edad, aunque tampoco puede asegurarlo. No está demasiado acostumbrado a la convivencia con otros niños.

El silencio se vuelve cada vez más incómodo entre los dos, y Jace no puede aguantarlo más. — ¿Vas a enseñarme el Instituto o no? —inquiere bruscamente; es lo único que se le ocurre decir para romper el silencio. No obstante, se da cuenta instantáneamente de que ha sido un error dirigirse hacia él de esa forma. Su padre jamás toleró que se dirigiera a él de forma impertinente — Nada ganarás tratando con desprecio a tus semejantes, le dijo alguna vez. No es un superior, como sí lo era su padre. Es alguien en su misma situación (o casi), y merece el debido respeto.

Pero Jace tampoco aprendió nunca a decir lo siento. De modo que todo lo que se le ocurre decir para corregir su error es:
Bonito arco —su voz es más amable, aunque todavía se oye algo inseguro.

»Master«




Gone our brother, gone our home.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
76

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▼ Everything has an end... parabatai doesn't.

Mensaje por SapphireDragon el Miér 19 Abr - 23:27

— The Archer & the Warrior
— Alec Lightwood
— Sala de entrenamientos
— Media tarde
— Con Jace Wayland

A ninguno de los dos le dio tiempo a reaccionar. Tan pronto como Maryse Lightwood había llegado a la sala de entrenamientos, había salido. No sin encargarse de dejar al recién llegado en buenas manos, las de su hijo.

En un hábito nervioso, Alec comenzó a morderse el interior de la mejilla, con la mirada fijada en el suelo. Todavía era capaz de escuchar los tacones de su madre resonando por el largo y vacío pasillo que llegaba hasta las escaleras centrales del Instituto.

Finalmente, el rubio se atrevió a hablar. Irremediablemente, el niño de cabellos azabaches se puso colorado. Cierto, debía llevar al contrario por todos los rincones del edificio. Abrió y cerró la boca en varias ocasiones, acompañando esos gestos mientras se frotaba graciosamente la nuca. Otro de sus gestos nerviosos.

Cuando estaba a punto de echar a andar en dirección a la puerta, cuando de sus labios estaba a punto de salir Ven, vamos, Jace sintiéndose muy tonto por estar actuando de aquella manera, el contrario volvió a hablar. Para su sorpresa, las palabras que esta vez escuchó no fueron tan directas y bruscas. Trataron de ser amables… Y Alec fue capaz de apreciarlo. Fue por eso que una sonrisa minúscula se curvó en sus labios, mientras desviaba la mirada al arma.

Gracias… Llevo unas semanas probando todas las armas… Pero creo que el arco es la que más me gusta. Aunque aún… tengo que mejorar bastante la verdad –hizo una pequeña mueca mientras desviaba la mirada a las tres dianas dispuestas en línea y donde las flechas continuaban clavadas–. ¿Tú ya tienes un arma preferida? –se atrevió a continuar hablando, no queriendo que otro silencio como el de hacía un par de minutos se diese.

»Master«




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
926

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ▼ Everything has an end... parabatai doesn't.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.