Últimos temas
» 36. Invasion
Hoy a las 19:29 por Sonder

» Why don't we find out?
Hoy a las 19:14 por Nébula

» 37. Suspect
Hoy a las 18:15 por Nightingale

» 38. Fire from the tongues of liars
Hoy a las 18:10 por Nightingale

» 4. The scar I can't reverse.
Hoy a las 17:55 por Hellcat

» ❆ Frozen Heart
Hoy a las 17:55 por Red

» 2. Keep calm, it's shopping day!
Hoy a las 17:54 por Red

» ~ Just spending time with you
Hoy a las 17:40 por Sheena

» Misión I: La granja.
Hoy a las 17:34 por Hellcat

» Evento 1: Falling Star.
Hoy a las 17:27 por Hellcat

» Death is equal
Hoy a las 17:27 por Nightingale

» Petición de acciones Admin
Hoy a las 16:57 por Adarae

» Save me from the Dark (+18)
Hoy a las 16:56 por Adarae

» ❃ The Posh-boy & The Dominatrix
Hoy a las 16:47 por Hellcat

» 1. Drowing in anger.
Hoy a las 16:44 por Hellcat

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

What is dead may never die

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

What is dead may never die

Mensaje por Songbird el Lun 10 Abr - 10:56

What is dead may never die
1x1 / FANTASÍA ÉPICA / Basado en ASOIAF
Rodrick Goodbrother
Toby Stephens
47 años
Songbird
Tras la caída de la cabeza del dragón y la coronación del venado Usurpador, las aguas del Ahogado comenzaron a agitarse bravas y feroces arrastrando a sus profundidades a los guerreros elegidos para el reclamo del dios.

289 AC, La Rebelión Greyjoy.
Balon Greyjoy escuchó el choque frenético de las olas, era el momento de los Hijos del Hierro para recuperar las Viejas Costumbres y liberarse del yugo de un Poniente en transición. Entre sus fieles hombres, El Renacido victorioso ha logrado insultar al Trono de Hierro haciendo sangrar una de sus válvulas al encallar los navíos bajo sus órdenes en la isla de Estermont y azotar con la furia de los isleños Piedraverde.

Gritos, sangre, humo y llamas lamiendo el crepúsculo. Con motivo de los lazos en Tierras de Tormenta, la prima del soberano visitaba a su prometido junto a sus doncellas y séquito como daños colaterales de la rebelión arrastrados aguas adentro. Pues entre los dragones de oro, los bienes valiosos o los hombres y mujeres capturados, el diamante en bruto es el desconocimiento de tener a una Baratheon en las entrañas del casco que hará despertar a la tormenta.

…but rises again harder and stronger.
Cassia
Baratheon
Adelaide Kane
22 años
Lichtgestalt
Roanoke





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
649

Localización :
En mi estudio del Knight's Arms con el Ike arañando los tablones de las ventanas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: What is dead may never die

Mensaje por Lichtgestalt el Mar 25 Abr - 4:47

Expect the unexpected
Believe the unbelievable, achieve the unachievable.
The sea  once it casts its spell
holds one in its net of wonders forever.

La conciencia le fue devuelta gracias al errático vaivén del barco y en parte, a las náuseas que llevaban aquejándola hacía días. Cassia Baratheon no llevaba bien el viajar — nunca lo había hecho — pero después de una semana en altamar, sin tener claro el rumbo o lugar al que se dirigía, comenzaba a temer  por su suerte. De sus damas poco sabía y toda noticia de su bienestar la recibía gracias a los tripulantes del navío, que con explícitas descripciones entregaban santo y seña de cruentos actos realizados para atentar contra el honor. Aludiendo a su orgullo Baratheon, soportaba cada relato con entereza digna de admirar pero a medida que sus fuerzas desaparecían, también lo hacía su paciencia. En lo que a necesidades básicas respectaba tampoco podía presumir y es que salvo una frugal comida y tiempo a solas para llevar a cabo sus necesidades básicas, seguía siendo una prisionera.

Tenía la suerte echada pero se rehusaba a aceptar aquel fatídico destino; no, ella no podía simplemente mostrarse conforme con ser esclava, no cuando descendía de una estirpe y un asentamiento que había resistido tormenta tras tormenta. Cassia no se conformaba, no cuando tenía mucho para ofrecer además de un simple desahogo sexual. Fue así que tras recibir la visita del captor en turno con una de sus damas, optó por mantener un perfil bajo y no provocar la ira de quien podía molerla a golpes si así lo quería. Soportó estoicamente nuevos insultos a la par que aceptaba el asqueroso guiso cuya composición no podía precisar gracias a la fetidez que desprendía. La  sola visión del platillo provocó que su estómago se retorciese, notando además que una sensación de arcadas se hacía presente en la garganta. Sabía — y se rehusaba a admitir — que sus días estarían contados si mostraba el menor signo de debilidad, por lo cual resolvió ingerir tan curiosa vianda, guardándose los gestos repulsivos o las muecas de asco para después, cuando estuviera a solas.

— El capitán prefiere a las rameras con carne en los huesos. — El hombre lanzó un mendrugo de pan que Cassia cogió al vuelo, mordiéndolo superficialmente para luego compartirlo con su dama. — En las tierras del usurpador se dan buenas hembras, pagarán mucho por las seis. Eso sí, a ti todavía tienen que catarte. — Aquel desalmado no se cortaba un pelo al momento de explicar todo lo que el capitán hacía con las mujeres que eran de su agrado, cómo solía abusar de ellas sin consideración alguna y el tipo de cosas que gustaba de experimentar. Por cómo lo describían, la joven Baratheon se iba forjando una imagen que bien podría haber sacado de cuentos y leyendas con que asustar a los niños pero nada más lejos de la realidad; aquella era su nueva vida y pese a que se había jurado resistir, comenzaba a manifestar serias dudas al respecto.

Decidió que puestos a jugar con tan mala baza, era hora de mostrar algunas de sus cartas.

— ¿He de ir o el capitán vendrá? — Una pregunta osada, sin duda. Tan era así que le valió recibir senda bofetada. A veces olvidaba — por motivos obvios — que en su condición de prisionera, mantener la cabeza baja era primordial si pretendía sobrevivir. Sentía la mejilla arder y una ligera pulsación debido al dolor, sensación que reprimió casi de inmediato. —Serás… — El isleño se contuvo de asestar otro golpe, sabedor de cuánto influía el buen estado de la “mercancía” para negociar un buen precio. Además, si quería ganarse el favor de su señor, más valía guardar las formas. — Eso depende de él. Como sea, mejor que te adecentes. — A continuación pateó un balde con agua que suponía limpia, si bien de ello no podía dar cuenta. A los pies de Baratheon arrojó a su compañera no sin antes instruirla en que debía asear a la señora, advirtiéndole sufrir serias consecuencias.

Y así las dejó, a una mujer semidesnuda y expuesta al escarnio público mientras otra procuraba borrar cualquier rastro de maltrato, sin éxito.
con Rodrick Goodbrother en Altamar por La noche


AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: What is dead may never die

Mensaje por Songbird el Sáb 27 Mayo - 13:57

The sea  once it casts its spell
holds one in its net of wonders forever.

Adentrados en altamar, el trayecto iba a ser largo y arduo, mas de momento el Dios Ahogado los había bendecido tras el éxito en el saqueo de Piedraverde con unas aguas calmadas y un viento, aunque ardiente, favorable también propio del territorio que bordeaban en el sur de astro solar reinante de Poniente.

Enterrado en el interior de su camarote en compañía de la inseparable vela humeante, la tripulación sin sorprenderse por tal reserva común en su capitán de fama de ultratumba, expresaban por él el jolgorio que habían extendido desde que hubieran elevado anclas en la costa tormenteña con un botín copioso y numerosos rehenes de no menos valor. Junto a su contramaestre aquello había ocupado la inmensa mayoría de su tiempo haciendo cuenta e inventario de lo expoliado.

Ahora, en el vaivén nocturno de la marea revisaba los listados con la concentración que los alborotados navegantes le arrebataban de tanto en cuanto en su griterío. Su segundo al mando la mantenía informado de que aquella panda no se excediera en su entusiasmo. Podían gritar, beber, follar pero cualquier robo o crimen estaban avisados de las consecuencias y nadie en su sano juicio replicaba a Rodrick Goodbrother.

También había una condición más en los estatutos de su victoria: la noble que tenían en su poder estaba terminantemente prohibido que la tocaran, de ninguna manera. A la libre interpretación de sus hombres, cuanto en verdad observaba el Goodbrother era que, sin dudarlo por las prendas y la actitud de lo que debían ser sus doncellas en tanto había llegado a oídos del capital por su contramaestre; aún esclavizadas todas respetando las normas estamentales de la península. No era un requisito complicado de cumplir, disponían de otras jóvenes y apetitosas mujeres recién florecidas con las que desfogarse y, francamente, le importaban poco los detalles.

Al acudir a su mente y dada la dificultad que le ofertaban invadiendo su soledad, resolvió cerrar el libro con un pesado suspiro y salir del camarote lo cual, cuando emergió de las entrañas del navío provocó el silencio de la tripulación que volvió a su ebria dispersión al verlo pasar de largo y atravesar otra puerta. Hasta donde vislumbraba su estrategia una tripulación satisfecha condiciona la perfecta dominación y control sobre estos.  

El isleño que montaba guardia en los camarotes de los prisioneros se sorprendió al encontrarse con el Goodbrother procurando al instante ahogar la expresión en la ruda mueca que más le caracterizaba. —Capitán. —Escueto se limitó a dejarlo pasar a lo que este asintió en silencio y traspasó finalmente la puerta en la que tenían a la noble. Al cerrarse la puerta tras de sí, contempló el presente panorama de ambas jóvenes con el barreño, apretando la mandíbula. Se ciñó, aún en la distancia inmóvil, a su cometido:

¿Cuál es tu nombre? —espetó dirigiéndose directamente a la dama con ese arañazo que arrancaba su garganta.  
con prisionera en Altamar por La noche







AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
649

Localización :
En mi estudio del Knight's Arms con el Ike arañando los tablones de las ventanas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: What is dead may never die

Mensaje por Lichtgestalt el Jue 15 Jun - 9:02

Expect the unexpected
Believe the unbelievable, achieve the unachievable.
The sea  once it casts its spell
holds one in its net of wonders forever.

— ¿Cuál es tu nombre?

Cassia no se inmutó. Otra en su posición se habría quebrado al oír aquella voz grave demandando su identificación. Cualquier mujer en esa situación rogaría por mejor trato o condiciones mínimas durante el viaje pero ella había resuelto acostumbrarse porque eso tocaba, era así como debía ser. — Cassia Baratheon, mi lord. — Al pronunciar su nombre acabó girándose, exponiendo su anatomía sin pudor alguno ante el hombre que podía hacer de ese viaje un infierno con solo chasquear los dedos. — A mi entender, ostento la condición de prisionera. — No le importó que aquella mirada tan fría como el hielo del Norte se posase en sus pechos o se deleitase con la estampa que ofrecía su pubis porque a fin de cuentas, estaba ahí para eso. Si él quería tomarla daba igual si había consentimiento, lo haría de todas formas. — Y supongo que hablo con el capitán. Sus hombres dijeron que me visitaría aunque no con qué motivo. — Procuró que no le temblara la voz al hablar pero ciertamente se moría de miedo. Cualquier cosa podía pasar entre esos cuatro muros y estaba segura que nadie acudiría en su auxilio así que ¿Qué debía hacer?

Decidió seguir hablando porque así disfrazaba mejor el estrés que implicaba estar ante un hombre, a merced de sus deseos y voluntad. — Sé lo que va a pasar.— Sentenció con voz firme, tanto como pudo. — Lo único que pido es un momento para adecentarme, al menos un poco. No sería digno para usted satisfacer sus ansias carnales con una mujer cuyo desagradable aroma es indescriptible. — No importándole la presencia de su dama — la que observaba dicha escena con expresión de sorpresa, escandalizada por el intercambio de palabras — la tormenteña se hundió en el agua del barreño, casi cubriendo por completo su cuerpo. Acostumbrada como estaba a bañarse sola, terminó despidiendo a la doncella que fielmente la servía, quedándose con el capitán como única compañía. La atmósfera de forzada intimidad que se instauró ante ellos no pareció ejercer mayor efecto en la muchacha, que resignada y haciéndose a la idea de lo que estaba por venir.

Tras un rato de protocolarias atenciones y mimos a su castigado cuerpo, Cassia se incorporó, alejándose de aquel barreño mientras dejaba tras de sí un pequeño rastro de agua al caminar. — Perdone la indiscreción o la curiosidad, si así lo considera. — Sin girarse, lo miró por encima del hombro mientras sacudía los húmedos mechones de su larga cabellera. — ¿Debería tenderme en la cama y esperar o prefiere tomarme aquí y ahora? No me voy a resistir. — Porque no, no había posibilidad alguna de salir bien librada. Había escuchado de sus familiares e incluso de su prometido las historias acerca de los asaltos isleños, de cómo las mujeres sufrían lo indecible al estar en cautiverio. Muchas terminaban convertidas en esposas de sal pero la gran mayoría sufrían el terror de saberse abandonadas a su suerte en algún islote lejos del amparo de los siete, enloqueciendo por el dolor o la desesperación de no saber si volverían a ver gente alguna vez.

Ella no. Confiaba en que haría lo necesario para sobrevivir y aun sin saber cómo, también conseguiría regresar a sus tierras.
con Rodrick Goodbrother en Altamar por La noche


AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: What is dead may never die

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.