Últimos temas
» 02. They call the Rising Sun
Hoy a las 14:22 por Nightingale

» 04. Bad moon rising
Hoy a las 14:15 por Nightingale

» Cuando el pasado y el presente chocan entre sí.
Hoy a las 4:18 por Hani

»  ❃ We Belong Together
Hoy a las 0:47 por Hellcat

» Hunt season
Hoy a las 0:02 por Dice Master

» To the ends of the earth
Ayer a las 22:08 por Nyadeh

» ♫ This isn't my idea of fun
Ayer a las 20:10 por Storm Queen

» ~ You could be loved again
Ayer a las 19:33 por Carrie_B

» 02. Pretty Little Liar
Ayer a las 16:40 por Incaendium

» ♫ The most human of us all
Ayer a las 14:24 por Hellcat

» Pirate's song
Ayer a las 3:45 por Ghawazee

» 03. Defiance.
Ayer a las 2:56 por Incaendium

» 1. Say something.
Ayer a las 0:32 por Mrs. Scotty

» Wild Jurassic
Ayer a las 0:15 por Momo

» 01. This is the place, brother
Dom 10 Dic - 23:09 por Python Labubie

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

~ You could be loved again

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 10 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~ You could be loved again

Mensaje por SapphireDragon el Lun 24 Abr - 23:04

Recuerdo del primer mensaje :


«It is possible...»
«You could be loved again»


Hacía poco que Sunagakure había encontrado a su nuevo Kazekage. Quizás el más joven que se había visto hasta el momento en ese puesto. Gaara del Desierto, el Jinchūriki que portaba el Bijū de una cola, el temido Shukaku, tenía ese privilegio.

Había logrado alcanzar uno de los sueños que se había propuesto cumplir tras conocer a Naruto durante los Exámenes Chūnin. El joven de grandes ojos azules y cabello rubio alborotado comprendía su dolor, por todo lo que había pasado. Sin embargo, había escogido esforzarse en ser buena persona y hacer ver que podía ser alguien; justo lo contrario a lo que él había hecho: cerrarse sobre sí mismo, perder la esperanza en todo y todos, dejando que el odio le carcomiese por dentro, consumiéndole. Pero le había abierto los ojos con su amabilidad y el esfuerzo, con esa sonrisa que le mostró incluso después del enfrentamiento que los había dejado a ambos agotados y casi destrozados. Le debía mucho… Pero no solo a él. Sino a todas aquellas personas a las que había causado dolor y agonía cuando no era capaz de controlar a Shukaku en su interior.

Por supuesto, aún quedaban personas reticente a ese cambio. No les gustaba que alguien que albergaba a un poderoso Bijū estuviera al mando, que fuera el responsable de su seguridad. De hecho, mucho de los ninjas que conformaban el cuerpo de Sunagakure también dudaban de que aquello hubiera sido la elección acertada. Gaara era consciente de que, a pesar de haberse convertido en Kazekage, aún debía ganarse la confianza de su pueblo. Y lo haría.

No aspiraba más que a la aceptación. No esperaba tampoco que pudiera llegar a interesarle a nadie de otra forma diferente a una relación laboral… O fraternal. Ni siquiera creía que el mismo pudiera desarrollar sentimientos por otra persona más lejos de eso. Sin embargo, se sorprendería de ello cuando Misao, la hija de uno de los miembros del Consejo, que se encontraría reunido, irrumpiese repentinamente con el único objetivo de traerle unos documentos a su padre. El resto de miembros vería aquello con malos ojos pero el joven pelirrojo, sencillamente, le quitaría importancia.

Avergonzada por lo sucedido, la joven se presentaría después en su despacho para pedir disculpas educadamente, momento en el que esta curiosa historia daría comienzo.


«PERSONAJES»
«17 años の Kazekage の Carrie_B»
«Gaara del Desierto»

«17 años の Ninja の SapphireDragon»
«Ichijō Misao»


の CS の Naruto Shippuden の 1X1 の
phoenix ⚓




Última edición por SapphireDragon el Mar 29 Ago - 17:46, editado 2 veces


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1068

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: ~ You could be loved again

Mensaje por Carrie_B el Jue 7 Dic - 13:59


«You could be loved again»
XIII. Sentimientos en una guerra


Gaara no conocía formalmente a la esposa de Akira, aunque por la forma de hablar y la notable desesperación con la que abrazó a la muchacha, no fue difícil deducir que aquella era la madre de Misao.

—Eres… Eres una inconsciente —la riñó con dureza, a pesar de que la voz aún le temblaba y sus gestos indicaban un sentimiento muy contrario a la furia—. ¡Marcharte del hospital en tu estado, después de cinco días sin despertar!

Conforme hablaba, su abrazo parecía hacerse más y más intenso. Gaara se mantuvo en silencio, observándolas mientras la mujer le reprochaba haber huido de aquel modo sin ningún tipo de explicación y sin el consentimiento expreso de los médicos. Aunque imaginaba que aquella escena era lo más habitual entre una madre y su hija, para él seguía tratándose de una situación atípica. Sus ojos claros las contemplaron unos instantes más, con una extraña mezcolanza de curiosidad y nostalgia bailándole en el estómago. Parecía tan sumamente preocupada...

Pero, en el fondo, se alegraba de que Misao pudiese contar con alguien así a su alrededor. "Todos los niños deberían poder contar con el apoyo de sus padres" le había dicho Temari en una ocasión, mientras ambos supervisaban un entrenamiento de los gennin de la Academia. "Pero si no... ahora te tienen a ti. Vas a ser el Kazekage. Todos los habitantes de la villa, todos esos niños... serán ahora tu responsabilidad, Gaara". Tan solo esperaba saber estar a la altura.

—Maestro Kazekage.

Dos personas más entraron en la estancia, hincando la rodilla frente a él con gesto adusto e impaciente. Uno de ellos portaba un rollo con el sello aún intacto, y alargó la mano de inmediato para ofrecérselo. Gaara rompió el sello de un leve tirón y extendió el papel para leer el contenido. No era demasiado extenso, aunque contenía lo suficiente y todo lo que por el momento necesitaban.

Iré de inmediato —concedió, cerrando el rollo de nuevo. Los dos ninjas asintieron, antes de desaparecer en dos nubes de humo. Solo entonces se giró hacia ellas, que habían guardado un respetuoso silencio durante la breve intervención de los dos ANBU—. Tu madre tiene razón. Extralimitarte sin utilizar la cabeza nunca debería ser la solución a los problemas. Tenías personas a tu alrededor que podían haber enviado el comunicado sin ponerte en peligro para ello. Efectivamente, has sido muy inconsciente.

La muchacha bajó la vista de inmediato, cerrando los puños sobre las sábanas.

... pero también ha sido muy valiente, igual que su marido. Sin su intervención, Suna se habría sumido en una guerra que no podíamos permitirnos. La villa siempre estará en deuda con ellos —afirmó, con seriedad, antes de inclinarse hacia ambas a modo de agradecimiento—, y yo también.  

Los ojos de la mujer rubia se abrieron de par en par, antes de volverse rápidamente hacia su hija, totalmente boquiabierta. La muchacha había vuelto a alzar la cabeza, visiblemente nerviosa, y había empezado a negar con la cabeza.

—N-no, por favor Maestro —empezó, totalmente apurada.

Debo marcharme —murmuró, antes de incorporarse. Según el informe de avanzadilla, llegarían a la Villa en menos de media hora y aún tenían que preparar todos los efectivos de contención, por si acaso—. Disculpadme, por favor.

—Cl-claro, por supuesto, Quinto Maestro. No tiene que disculparse por nada, por favor. —Yuriko asintió rápidamente, adelantándose a Misao, que había vuelto a separar los labios para decir algo—. Gracias por cuidar de Misao.

El pelirrojo asintió, y su mirada se posó una última vez en ella antes de abandonar la estancia.


の Con Misao の Hospital de Suna の Por la tarde の
phoenix ⚓️




The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
436

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ You could be loved again

Mensaje por SapphireDragon el Vie 8 Dic - 7:43


«You could be loved again»
XIV. Por todo lo que se lucha


Los exámenes para Jounin habían dado comienzo poco después de que los de Chuunin llegasen a su fin. Su objetivo principal era valorar si los candidatos eran merecedores de ser ascendidos al siguiente rango de shinobis, sufriendo previamente una pre-selección debido a las condiciones requeridas para presentarse. Por suerte, todos los integrantes del Equipo 3 —Hayami, Kaito y Misao— habían sido aceptados e incluidos entre los participantes. Superada la primera prueba sin demasiadas complicaciones, tras una tranquila noche de descanso, se habían dispuesto a afrontar la segunda.

Esta siguiente etapa se asemejaba a una prueba de supervivencia en el bien conocido Desierto Infernal. Antes de partir, les fue entregado un pergamino, de los que existían dos: el del Cielo y el de la Tierra. Su misión consistía en enfrentarse a otros equipos y hacerse con un segundo pergamino, opuesto al que llevasen consigo, para después dirigirse directamente a la meta.

El calor resultaba insoportable incluso para ellos, tres adolescentes criados en Sunagakure desde que habían nacido, rodeados de arena, acostumbrados a ese abrasador calor diurno y a las bajas temperaturas nocturnas, a ese fuerte viento que a veces soplaba con tanta fuerza y vigor que lograba provocar una tormenta de arena. Por suerte, no parecía que fuesen a tener que lidiar con dicho problema, al menos a corto plazo. Además iban bien provistos de agua y comida en sus respectivas mochilas y en una de ellas, a buen recaudo, el pergamino de la Tierra que les había sido dado.

Hasta el momento, después de todas las horas que habían transcurrido, habían llegado a toparse con dos grupos a los que se habían enfrentado. Su pergamino continuaba intacto en sus manos, pero no encontraban otro equipo que tuviera uno del Cielo. Además, las criaturas que habitaban el desierto también estaban dispuestas a dificultar al máximo su progreso, retrasándoles y disminuyendo a cada segundo que pasaba la posibilidad de ser aprobados.

Misao se encontraba dentro de la formación de tres que habían adoptado mientras corrían entre las dunas de arena en dirección noroeste. Su frente estaba perlada de sudor, igual que las de sus compañeros, y su respiración acelerada por la larga carrera que habían emprendido bastante tiempo atrás. Era preocupante el hecho de que no se encontrasen a nadie después de todo… Incluso se habían planteado estar dando vueltas… Pero algunas formaciones rocosas que salpicaban el adusto, seco y estéril pasaje eran siempre diferentes, se vieran desde el ángulo que se viesen. Sin embargo, eso no parecía convencer en absoluto al chico de cabellos azabaches y ojos dorados, quien no paraba de quejarse de forma continuada al respecto y, que sin duda, lograría que Hayami perdiese la paciencia en muy poco tiempo.

¡Llevamos horas dando vueltas por el desierto! —exclamó por decimosegunda vez en la última media hora de trayecto—. Esto es súper aburrido. No tengo con quien enfrentarme y divertirme. No siquiera un pequeño escorpioncito al que darle una buena tunda —Kaito se mostraba claramente ansioso por algún nuevo enfrentamiento, algún nuevo reto que le pusiera al límite y le hiciera esforzarse al máximo. Y por esa misma falta de todo ello, su grado de pesadez estaba alcanzando un nivel superior al esperado.

¡Zas! El primer golpe del día no se hizo esperar. Uno que mandó por los suelos al shinobi y logró que varios granos de arena se le metiesen por la nariz y la boca, de forma que empezó a toser violentamente Y ahora vendrá la pelea de todos los días… pensó Misao con una paciente sonrisa para ambos, que se habían comenzado a gritar nuevamente, en lo que habían detenido la marcha finalmente. Mientras permitía la discusión, oteó el horizonte antes de cerrar los ojos y respirar hondo. Debían de encontrar alguna fuente humana de chakra, por muy lejos que estuviera. Por ello se concentró, haciendo completo caso omiso de sus dos amigos, cuya discusión continuaba a sus espaldas.

Resultaba extraño. Parecía que en el Desierto era mucho más complicado sentir el flujo de chakra de la gente. ¿Por qué? Quizás esa fuese una de las dificultades que tenía el lugar, de forma que tuvieran que lidiar con una situación en la que su percepción estuviese alterada. Aún así, no se dio por vencida. Había estado practicando, entrenando, esforzándose al máximo esos últimos tres meses desde que su padre Akira había fallecido y la gran conspiración de Suna había sido completamente desvelada. No podía fallar… No después de todo el tiempo invertido en sus entrenamientos con Gaara.

Quería demostrar a todos que podía llegar a ser una buena jounin, que era digna hija de su padre  y digna alumna del Kazekage… Aunque los entrenamientos con él se hubiesen detenido y prácticamente no se hubieran visto en ese plazo de tiempo, desde aquel día en el hospital. Es había sido el último momento a solas que habían tenido. El resto de veces habían sido para recibir las indicaciones de las nuevas misiones que debían cumplir y, a veces, ni siquiera era él quien se las daba. Parecía que la estaba evitando… Aunque era lo más normal después de todo, ¿verdad? Misao respetó la muda decisión de que no volver a verse aunque cada día que pasaba resultaba muy doloroso y se arrepentía de todo… Preferiría seguir pasando tiempo con él que habérselo confesado y que no quiera verme… había pensado tantísimas veces en esos meses. Pero ya no se podía hacer nada, ¿verdad?

Entonces los sintió. Tres chakras a las diez en punto desde su posición. De hecho, se acercaban peligrosamente en su dirección… iban a su encuentro. Misao desechó todos los recuerdos y los sentimientos negativos a un lado, volviéndose directamente a sus compañeros, que parecía estar a punto de lanzarse kunais bien afilados el uno al otro.

Parece que un equipo se está acercando a nosotros —alzó la voz por encima del rumor del viento y los gritos de sus amigos. Ladeó la cabeza cuando ambos enmudecieron al escucharla. Sonrió levemente—. Estoy segura de que estos tendrán el otro pergamino, así que vamos a mostrarles lo que somos capaces de hacer, ¿sí?

Kaito, con un brillo de emoción reflejado en sus ojos dorados y una pequeña sonrisa infantil, pareció olvidar aquello por lo que discutían y se apresuró a acudir a su lado. Hayami, por su parte, resopló sonoramente, poniendo los ojos momentáneamente en blanco para después sonreír y unirse a la pequeña formación en la que siempre se disponían. Estaban a punto de llegar…

Sin previo aviso, una serie de explosiones detonaron en serie, formando un círculo perfecto a su alrededor, levantando un gran cúmulo de arena y polvo, logrando una perfecta pantalla de distracción que les dificultaba la vista. Aún así, escuchó el silbido de unos kunais y el chisporroteo de los papeles explosivos que debían de llevar atados. Con rapidez, el agua de su tinaja emergió y los envolvió con rapidez, aislándolos de ellos.

¡Al fin un poco de diversión! —exclamó Kaito con una carcajada triunfal mientras sacaba la primera tanda de shurikens de su bolsa.


の Con Hayami y Kaito の Desierto Infernal の
の Durante examen Jounin の
phoenix ⚓️




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1068

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ You could be loved again

Mensaje por Carrie_B Ayer a las 19:33


«You could be loved again»
XIV. Por todo lo que se lucha


La maqueta se extendía a lo largo de toda la mesa, con banderas de colores señalizando cada uno de los puntos de control. Desde aquella perspectiva en miniatura, el desierto infernal podría parecer un simple cajón de arena para niños, pero la realidad iba mucho más allá. Cualquier habitante de la Villa Oculta de la Arena podía confirmarlo. Por eso, se había acordado que fuese precisamente aquel el escenario escogido para los exámenes de ascenso a jounin.

La segunda prueba, la que medía las habilidades grupales de los candidatos, había comenzado hacía ya varias horas, y por el momento no habían recibido noticias de que nadie hubiese logrado llegar ya a la torre con un ejemplar de cada rollo. Aunque se había impedido la participación de jounins que no formasen parte de la Villa por motivos de seguridad, la Arena había apostado a sus propios instructores cada cuatro kilómetros para monitorizar el perímetro y evitar posibles accidentes graves. Todos ellos estaban en constante comunicación con la torre norte, establecida como meta final, pero Gaara prefería utilizar sus propios métodos para controlar la situación. Por eso, desde casi el comienzo, su nervio óptico se hallaba conectado a veinte ojos de arena que se movían por el terreno según las indicaciones que daba sobre la detallada maqueta de la sala. El exceso de información habría logrado volver loco a cualquiera, pero Gaara llevaba demasiados años controlando el Tercer Ojo como para no ser capaz de asimilarla.

Dos equipos de la Hoja se hallaban casi rozando los límites del desierto, peleando con una pareja de escarabajos gigantes que dormía bajo las ruinas que habían utilizado como refugio improvisado. Algo más allá, otro equipo perteneciente a la Villa de la Lluvia andaba en círculos, aunque no tardarían en encontrarse con varios miembros de la Aldea Oculta de la Cascada, que parecían haber entablado una alianza temporal. Otro corría directamente hacia la meta final, mientras que cinco equipos más estaban peleando contra otros cinco por el control de sus respectivos rollos. Uno de ellos pertenecía a la Villa de la Arena y, cuando el ojo se alzó en el cielo para lograr una mejor perspectiva, no tardó en reconocer el escudo de agua que acababa de alzarse sobre ellos.

***

En cuanto el fuuton de Hayami hubo despejado el humo, los shurikens salieron volando y atravesaron el escudo de agua, yendo directos hacia su objetivo. Sin embargo, los tres ninjas de la Niebla no se dejaron sorprender por su rapidez y, antes de que estos lograsen alcanzarlos, uno de ellos los desvió con un chorro de agua que emergió directamente de su boca.

Kaito sonrió de medio lado. Bueno, habría sido de lo más decepcionante si hubiesen caído en una trampa tan obvia... Después de todo, aquellos eran los exámenes de ascenso a nivel superior. Qué mínimo que encontrar rivales un poco decentes para poder lucirse un poquito.

—Dadnos el rollo.

Y una mierda.

Obedeciendo al tirón de sus dedos, el pergamino que llevaba atado a la pernera del pantalón se soltó con un leve clic y voló hasta su mano derecha, que lo desenrolló con una sola sacudida. En el lado contrario, Hayami bufó algo en voz baja, deslizando un kunai que tenía oculto en la manga y alzándolo frente a ella con determinación.

Os vais a enterar de lo que vale un peine, tontainas. ¡Ryū, Invocación!

El enorme dragón de madera apareció envuelto en una nube de humo, rodeando el cuerpo de Kaito con la cola y alzando su fea cabeza por encima de los tres ninjas de la Arena. Al ver las caras de sorpresa del equipo rival, no pudo evitar expandir aún más su sonrisa y darse un golpecito en el protector que llevaba en la cintura.

Éste es el jutsu del marionetista. —Sobre ellos, Ryū hizo entrechocar sus vértebras de madera, produciendo el clásico chasquido continuo de las marionetas—. Y si creéis que podéis ganarme con él, es que sois unos auténticos mantas. Ahora vais a ver cómo nos las gastamos los de la Arena. ¡Técnica negra secreta: cañón de senbon!

Con un crujido, la mandíbula superior del dragón se plegó hacia atrás y un millar de agujas afiladas salieron disparadas en dirección a los tres ninjas de la Niebla, que ya se hallaban conjurando sellos a toda velocidad.

—¡Suiton: Ola de agua cortante!


の Con Misao y Hayami の Desierto Infernal の
の Durante examen Jounin の
phoenix ⚓️




The girl in the green scarf
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
436

Localización :
Coronando tu copa de helado de seis pisos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ You could be loved again

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 10 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.