Últimos temas
» ─Play With Fire
Hoy a las 7:17 por Seishiro

» Why don't we find out?
Hoy a las 3:50 por Nébula

» You were my lesson I had to learnt
Hoy a las 1:17 por SapphireDragon

» Oh somewhere deep inside of these bones...
Hoy a las 1:13 por Shadows Takes All

» Death is equal
Hoy a las 0:21 por Arson

» Reality just killed magic.
Ayer a las 23:28 por Winter Wiccan

» Set fire to the rain
Ayer a las 19:27 por Young Sheldon

» ~ Beauty, courage & nobility
Ayer a las 17:33 por FireFly

» El Inframundo.
Ayer a las 17:26 por Momo

» Seeing yu smile, make me feel so happily, too.
Ayer a las 17:17 por FireFly

» ~ You could be loved again
Ayer a las 17:04 por SapphireDragon

» The North Remembers
Ayer a las 12:46 por Red

» Dark arrow
Ayer a las 8:10 por Bastet

» Confieso que...
Ayer a las 5:23 por Bastet

» I knew you. I know you
Ayer a las 2:27 por SapphireDragon

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

No good deed

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No good deed

Mensaje por Oniswed el Sáb 6 Mayo - 15:10

NO GOOD DEED
Crackship | 1x1 | Amos y Mazmorras

En Nueva Orleans, el mundo de la noche se extiende de manera sigilosa, como las sombras.

Clothilde Blair es una agente del FBI que ha encontrado su sitio allí a base de sudor y lágrimas, siendo realmente buena en su trabajo gracias al tiempo empleado y aptitudes que posee. En una redada a un club nocturno, donde hay sospechas de que se den asuntos un tanto turbios, se reencontrará con Thalia Beaullieu, una vieja amiga de la infancia a la que las circunstancias le hicieron cambiar de lugar de residencia. Para sorpresa de la agente, Thalia mueve los hilos de un club dedicado a una práctica que muchos consideran depravada: el BDSM.

Este hecho será significativo en la carrera de Clothilde, ya que, debido a su trabajo, se verá envuelta en un caso que se mueve alrededor de esta disciplina: el torneo de Amos y Mazmorras, el cual encubre toda una red de trata de blancas. Y puede que necesite la colaboración de cierta domina.

CLOTHILDE BLAIR
30 | AGENTE FBI | NATALIE PORTMAN | MIMIKUMA
Clothilde siempre mostró un gran afán por defender de las injusticias al resto. Movida por ello, ha trabajado duro toda su vida para cumplir su gran objetivo: ingresar en el FBI, pese a que eso conllevara un gran cambio en muchos aspectos de su vida.

A día de hoy es un agente en activo.
THALIA BEAULLIEU
30 | CLUB DE BDSM | JAIMIE ALEXANDER | ONISWED
Tras una dura experiencia en el instituto, Thalia se fue de Louisiana. No fue hasta muchos años después, sobrepasados ya los veinte, cuando volvió a su ciudad natal: Nueva Orleans. Allí ayudó a una vieja amiga a abrir un club para prácticas poco aceptadas moralmente, dando cabida a la libertad de expresión sexual.

Es una switch, pero se siente más cómoda en el papel de dominatrix.
Cronología

01. Capítulo
02. Capítulo
03. Capítulo
04. Capítulo

© by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
119

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No good deed

Mensaje por Mimikuma el Sáb 6 Mayo - 17:32

IT'S BEEN A LONG TIME.
CHAPTER 01| NOCHE | CLUB "PLEASURE MIDNIGHT"

¿Cuánto tiempo llevaba viendo las nubes pasar? Sin duda alguna, las horas de descanso eran las que más odiaba. Es cierto que el ser humano necesitaba momentos como aquellos para alimentarse y tomarse un respiro, pero Clothilde se tomaba tan en serio su trabajo que no podía evitar sentir que el tiempo pasaba lento y perdía horas de productividad. Dando un largo suspiro apartó su mirada del cielo y regresó a su sandwich vegetal para darle un buen mordisco. Desde luego, aquello de ponerse a dieta había sido una completa tontería, ¿en qué momento pensó que sustituir una buena longaniza dentro del sandwich por una hoja de lechuga era buena idea? Una mueca de asco se dibujó en su rostro y entonces pensó en la verdadera razón. Entrar en el FBI no solo significaba aprobar exámenes y ya, sino estar en buena forma física. Por eso, ahora estaba comiéndose una hoja de lechuga con mayonesa light y parecía más bien una vaca que una persona.

-Cuando regrese a casa pienso tomarme una buena hamburguesa... -Murmuró algo enfurruñada, dejando el sandwich a un lado con el envoltorio de aluminio.

Fue justo en aquel momento que alguien tomó el sandwich y sin previo aviso se lo zampó de una sentada, haciéndole un favor a la chica o tal vez, dejándola con más hambre. Sea como sea, allí de pie frente al banco donde estaba sentada la chica, se encontraba uno de los jefes de grupo más jóvenes y más incordio del lugar. Por alguna razón, tenía el ego subido por las nubes y desde que había entrado en el FBI, Clothilde solo deseaba que alguien se los bajara de algún modo. Por suerte, allí a su lado, apareció su ángel salvador, una mujer que admiraba sobre todas las cosas: otra de las jefas de grupo, SU jefa de grupo. Había tenido muchísima suerte de contar con ella.

-Pillado con las manos en la masa. -Habló la mujer golpeando la espalda del chico como si intentara que escupiera lo que había engullido.

-¡Edna! ¿Intentas matarme? Además, ¿acaso estás siguiéndome o algo así? Es curioso que siempre me pilles de marrón, aunque de todas formas le he hecho un favor. Ni siquiera iba a comérselo. -Dijo con su sonrisa egocéntrica de siempre.

-Oh, por supuesto que sí, Dylan. Te creo. -La mujer miró a la reciente miembro de su grupo y le guiñó el ojo. Clothilde se ruborizó un poco por lo cercana que siempre se mostraba. -Si el energúmeno jefe de la división número siete te vuelve a molestar no dudes en hacérmelo saber. Hay que bajar los humos de tipos como estos. -Concluyó tirando de la oreja del chico haciendo que éste hiciera una mueca de dolor y fastidio por partes iguales.

Como bien dijo Edna, su jefa y líder de la división número dos, Dylan era el encargado de la división siete. Los números significaban la eficacia de cada grupo y Clothilde tenía la enorme suerte de pertenecer a la segunda mejor gracias a sus calificaciones. Por eso debía mostrarse igual de efectiva en los demás ámbitos. Y a veces, como era lo normal, surgían pequeñas rencillas entre los propios líderes, sin embargo lo que había entre Edna y Dylan era algo más personal. Se notaba que entre ellos había una chispa que a Clothilde no se le escapó desde el primer momento.

El resto de la mañana sucedió sin novedades. Teniendo en cuenta que todavía estaba en prácticas y que no la iban a mandar a ninguna mansión difícil por ahora, se tendría que conformar con pequeños asuntos menores como por ejemplo...

-¿El club "Pleasure Midnight"? ¿Por qué suena a club de carretera barato?... -Comentó Clothilde a su jefa, Edna, quien soltó una fuerte carcajada por la ocurrencia de la miembro reciente de su división.

-Ay... agente Blair... nada más lejos que eso: Ese club es algo más especial. Es nada más y nada menos que un club de categoría. Un capricho para gente adinerada. Por supuesto, nosotros costearemos los gastos necesarios para la investigación, ¿crees que podrás hacerlo? Eres mi mejor mujer ahora mismo, Clothilde, no me andaré con rodeos. -Confesó con una media sonrisa Edna.

Sin duda alguna no podía existir una jefa mejor que Edna. Siempre lograba sacarle una sonrisa y pensar que todo sus esfuerzos habían valido la pena. Por eso, aceptó dejándose llevar por su sentido de la justicia y las inevitables ganas de hacer que su jefa se sintiera orgullosa de ella. Sin darse cuenta, pronto anocheció y llegaría el momento de la investigación en aquel club. Clothilde se vistió con un conjunto elegante. Un vestido negro que le llegaba hasta los pies y dejaba una pequeña abertura a un lado sin llegar a ser demasiado provocativa, algo normalito. Eso sí, los tacones, a pesar de no ser demasiado altos ya la estaban matando.

-No estoy hecha para esto... -Murmuró notando además, que todo el maquillaje que se había puesto en la cara se derretía con los calores provenientes de la estación veraniega que ya se acercaba. Por suerte, no tardó en llegar al club y... desde luego aquello no era un garito de carretera ni de broma, pero tampoco era un lugar lujoso y ya. Sino...

¿Dónde narices me he metido?

© by Farah.



There's no place like home.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
185

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No good deed

Mensaje por Oniswed el Mar 29 Ago - 12:13

IT'S BEEN A LONG TIME
CHAPTER 01| NOCHE | CLUB "PLEASURE MIDNIGHT"

Alisé mi americana, sentada tras el escritorio de manera, en tanto que miraba pensativa los papeles y cartas que se desperdigaban sobre la superficie sin orden ni concierto. Inspiré hondo, perdida entre los mil pensamientos que se agolpaban en mi cabeza, que funcionaba a velocidad vertiginosa para poder abarcarlo todo. Solicitudes, facturas, todo tenía cabida en mi despacho, pese a que mi mente comenzara a embotarse por momentos. Debía darme un paseo si quería hacer algo de provecho en lo que restaba de tiempo. Además, en breves debería aparecer de cara al público, para relevar a Yngrid.

Me levanté, empujando con cuidado la silla hacia atrás. Movida por la inercia, cambié mis zapatos planos por los de tacón, apoyándome en la pared con una mano, mientras con la otra jugueteaba con las tiras para ayudar así al zapato a aprisionar bien mi pie, desde la punta hasta el talón. Después, frente al tocador, comencé a tomar producto tras producto, transformando mi rostro bajo la proporción idónea de maquillaje, tal como hacía noche tras noche. Era todo tan metódico que no conseguía arrancarme de los problemas ocultos del club: financiación, denuncias de credibilidad bastante dudosa. La gente de aquella ciudad siempre había sido así: no soportaban lo nuevo, lo diferente. Lo que fuera más allá de su canon. No sabía por qué narices había vuelto, siendo sinceros.

Ajusté bien el top, notando cómo el plástico se había ya adherido a la piel de manera que resultaba casi un tatuaje. Sería un modelito de lo más llamativo, pero no quitaba que se me quedasen marcas rojas que eran de todo menos sensuales. Estirándome un poco para perder el entumecimiento, me deshice de la chaqueta, dispuesta a salir al que, para mí, era la fantasía encerrada en el mundo real.

Parpadeé por el cambio de luz, frunciendo el ceño hasta acostumbrarme. Acto seguido, apagué las de mi despacho y cerré con llave guardándola en una pequeña taquilla. Los neones rojos y morados, unidos al negro que decoraba el mobiliario podían resultar realmente hipnóticos. La música iba in crescendo conforme salía de la zona privada del staff, recibiéndome así cuando llegué al hall. Sin hacer ruido, me acerqué a la barra, apurando allí los cinco o seis minutos que me quedaban antes de que comenzase oficialmente mi turno para vigilar, recibir y ayudar en lo necesario a los clientes. Un poco de cada.

- Buenas noches, Deena - saludé, apoyando los codos en la superficie de madera. La susodicha se giró, sonriéndome. Con la maestría que da la práctica, se acercó a mí sin titubear pese a la altura de su tacón. A cada año se los veía más altos y la falda más corta. Adoraba ese derroche de seguridad, esa convicción de que su cuerpo era suyo y no de quien lo sexualizara.

- Por fin sales de tu cueva, cariño. ¿Un poquito de ginebra para hacer más ameno el turno? - inquirió mientras llenaba el cristal con tres hielos y rebuscaba entre las botellas, con manos ágiles y veloces.

- No, no, mejor que empiece lo más sobria posible. Aunque parece que Yngrid lleva, mínimo, dos whiskeys en el cuerpo - me reí, observando a la que era la fundadora y jefa del local. Llevaba la misma ropa que yo: un top y unos pantalones largos que se ceñían a sus curvas como una segunda piel. Marcaban su cadera y sus muslos, algo que, tras años de complejo, había hecho su sello. No podía estar más orgullosa de las mujeres que allí se reunían -. Sí, por lo general no sonríe tanto.

Deena y yo reímos, despidiéndonos mientras ella apuraba el contenido del vaso que, en principio, iba a ser para mí. Con la de gente a la que tenía que ponerle buena cara, no podía culparla por darse un aliciente. Me acerqué a Yngrid, poniendo una mano en su hombro para que se girara. Tras reconocerme, sonrió, pasándome una mano por la cintura para guiarme hasta su lado mientras ella terminaba su expedición por el local, poniéndome al día de lo que estaba ocurriendo.

- De momento, todas las habitaciones moradas están ocupadas, hay tres parejas en lista para las doradas y creo que acaban de dejar libre la negra, así que hasta dentro de diez minutos no va a poder utilizarse - en el club, teníamos un código de colores. Las doradas eran para aquellos con poca experiencia que no se atrevían aún a probar prácticas demasiado atrevidas. Solían ser las que se llenaban más fácilmente. Las moradas eran el nivel intermedio, y siempre solía haber alrededor de tres o cuatro parejas simultáneamente ocupándolas. Las negras, por lo general, eran pedidas una o, con suerte, dos veces al mes. Las destinábamos sólo para socios. Eran las más completas y privadas. También, las más caras.

- ¿Una negra? - pregunté con asombro. Llevábamos bastante sin que nadie se interesara. Charlamos de esto y de lo otro, saludando a los que llegaban o se iban, a quienes tomaban una copa en los divanes o se dirigían al patio interior para consumir un cigarro entre sus labios -. De acuerdo, momento de que te vayas. Sigo yo desde aquí.

Volví hasta el hall después de revisar las listas, los tiempos que marcaban los cronómetros de las habitaciones y el abastecimiento de toallas de papel y jabón que había en los baños libres. Todo controlado. Con las manos entrelazadas a la espalda, me paré a un lado de la puerta, al apreciar por entre el cortinaje de terciopelo burdeos que se acercaba alguien por la entrada. Al notar que llamaban, abrí la puerta, con una sonrisa leve en mis labios y la espalda recta - Bienvenida al Pleasure Midnight - saludé con voz suave, haciéndome a un lado e indicando con un gesto del brazo que pasaran -. ¿Primera vez aquí?

Aprecié a la muchacha de rasgos suaves. No recordaba haberla visto en el club y, no obstante, me sonaba muchísimo. Había algo en sus facciones difuminadas y resaltadas por el maquillaje que se me hacían familiares, pese a que no lograba ubicarla en el tiempo ni el espacio. Cuando me quise dar cuenta, había transcurrido un minuto sin que yo prestara atención, demasiado centrada en ponerle nombre a ese rostro. Parpadeé un par de veces, volviendo a poner los pies en el suelo.
© by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
119

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No good deed

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.