Últimos temas
» Watashi wa anata to koi ni ochite shimatta
Hoy a las 8:17 por Natzabel

» Sometimes you get the best light from a burning bridge.
Hoy a las 5:51 por Sagittarius

» Petición de acciones Admin
Hoy a las 3:45 por Liemind

» Petición de Subforos.
Hoy a las 2:42 por Nevani

» The Mercenary Brotherhood
Hoy a las 2:17 por Sagittarius

» The Past of the magic
Hoy a las 1:43 por Sagittarius

» 5. You can't take the skies from me
Hoy a las 0:24 por Mrs. Bones

» First Floor - Group III - Fontaine Futuristics
Ayer a las 23:48 por Magik

» ~ Blind Heart
Ayer a las 23:45 por Sheena

» ~ You could be loved again
Ayer a las 23:20 por SapphireDragon

» Akō jiken
Ayer a las 22:20 por Sheena

» 15. Rush
Ayer a las 22:04 por Sonder

» You were my lesson I had to learnt
Ayer a las 21:27 por Sheena

» Evento 1: Falling Star.
Ayer a las 21:18 por Mrs. Scotty

» We kinda like the drama
Ayer a las 21:12 por Fenrir

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Crazy is my superpower

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Crazy is my superpower

Mensaje por Dantalion el Miér 17 Mayo - 23:51

ALICE
LIDDELL
19 años
Bella Heathcote
Mimikuma
Alice in Wonderland | Alternative Universe | Realista | Psicológico

Igual que Enrique VIII, yo dejo a todas mis princesas sin cabeza.


La ya no tan pequeña Alice se ve obligada a ingresar en un psiquiátrico del sur de Inglaterra dónde todos, de una forma u otra, se acaban convirtiendo en la presa suprema del demente por excelencia; aquel cuya sonrisa figura como real emblema de las pesadillas de cualquiera que se precie a cruzarse en su camino.

Sin embargo para ella, él será su caballero andante, su fiel salvador y leal compañero de batalla. Pero no por nada Alice está loca, ¿verdad? Y eso mismo sería lo que le llevaría a caer en los brazos del mal personificado, del demonio escondido tras una máscara de ser celestial.

En efecto, por fin el lindo gatito había dado con el pájaro que volaría siempre a su retorcida voluntad. Sí, después de tantísimo tiempo al fin conseguiría estrenar un juguete nuevo, uno al cual podría convencer de mancharse las manos en su nombre cuándo quisiera.


«Bienvenida al País de las Maravillas, Alice. El lugar en el que la imaginación y la realidad se convierten en una sola.»

DAKOTA (KAT) CHESHIRE
20 años
Jakub  Gierszał
Dantalion
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy is my superpower

Mensaje por Mimikuma el Vie 19 Mayo - 14:16

1. WELCOME TO WONDERLAND

Tic, tac, tic, tac... llego tarde. Tic, tac, tic, tac... ya es la hora. Tic, tac, tic, tac...

El sonido incesante del reloj de bolsillo que portaba el hombre que la había acompañado durante todo el trayecto sonaba sin cesar. Una verdadera antigualla, probablemente, heredada de algún familiar. Alice miraba a su alrededor desde los asientos traseros del vehículo que la llevaría a su nuevo hogar. Al contrario de cuando la encontraron en su hogar en llamas, ahora la joven lucía más relajada, tal vez debido a los calmantes que le habían estado diagnosticando y obligado a tomar, por eso, aunque fuera consciente de lo que ocurría a su alrededor, no podía evitar sentirse como si estuviera en una nube.

-Llegamos más tarde de lo previsto, ¿es que no puede hacer nada para ir más rápido? Las manecillas del reloj marcan exactamente las doce y treinta y tres. Deberíamos de haber llegado al psiquiátrico a las doce y treinta en punto. -Se quejó el hombre portador del reloj el cual se encontraba sentado justo al lado de Alice.

-¿Está usted conduciendo? No, ¿verdad? Entonces métase el reloj donde le quepa y sea paciente. Los atascos no son culpa mía. -Le advirtió de mal humor el chofer del vehículo totalmente cortante.

Alice observó la situación con cierta expectación. El señor que se encontraba sentado a su lado y sostenía el reloj de bolsillo, le recordaba sin poder evitarlo a un conejo por su gracioso bigote blanco, por eso, la joven lo miró con una sonrisa al ver como ante sus ojos, la imagen se distorsionaba mostrando lo que su mente había imaginado.

-No se preocupe, señor conejo. -Habló Alice por primera vez en todo el trayecto. -Con suerte llegaremos a la hora que tenía prevista porque... -Señaló un gran reloj que se alzaba en lo alto de un edificio de las majestuosas calles, al exterior del vehículo. -Su reloj está adelantado, ¿lo ve? En realidad son las doce y veinte.

Alice le dedicó una sonrisa amable al señor "conejo" y éste sintió como un escalofrío le recorría la espalda de arriba abajo. A pesar de haber cometido un crimen tan atroz, la joven lucía "normal", excepto por el hecho de haberlo llamado "conejo", lo que provocó en el chofer una fuerte carcajada.

Finalmente y para alivio del "señor conejo", terminaron llegando a la hora prevista al psiquiátrico donde encerrarían a Alice como castigo por todos sus crímenes. Antes de entrar a éste, no pasó desapercibido ante sus ojos un enorme cartel en el que ponía: "WONDERLAND". País de las maravillas... ¿ahí es donde la iban a llevar? No se veía tan malo después de todo.

-Señorita Alice... -Escuchó la voz del "señor conejo" llamarla, por lo que se volteó para mirarlo. -Nuestros caminos se separan aquí, así que bueno...

-No se preocupe por mi. Si este es el país de las maravillas de verdad, estoy segura que nada malo pasará. Regrese, "señor conejo", no puede llegar tarde a los sitios, ¿verdad?

Pero alguien los interrumpió justo en el preciso instante en el que el hombre iba a responder. Una mujer alta y de cabello rojizo se acercó a ellos con una amplia sonrisa. Alice se fijó en que portaba varios estampados de corazones por todas las prendas además de accesorios. Sin duda alguna, por la presencia que tenía y aquella seguridad con la que andaba, aquella mujer no podía ser otra que la jefa del lugar... "La Reina de Corazones".

-Puedes irte. Está en mis manos el destino de la pequeña Alice. Bienvenida a "Wonderland".

Su voz... su sonrisa... aquella expresión malvada... Alice debía tener cuidado con la Reina de Corazones. A pesar de tener una apariencia de mujer joven y ser muy hermosa, se podía notar que todo ello era tan solo el arma que utilizaba para engañar a los que entraban en su reino. O al menos, eso es lo que Alice veía dentro de su cabeza.
Psiquiátrico Wonderland | Mediodía | Con la Reina de Corazones



There's no place like home.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
185

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy is my superpower

Mensaje por Dantalion el Sáb 20 Mayo - 19:55

1. Welcome to Wonderland

Verdades imaginarias, universos paralelos, mundos alternativos, cogniciones relativas, realidades paradójicas... ¡Sí, paradox!

Exacto, una antilogía materializada en vida como eminencia humanizada; eso era exactamente lo que el muchacho de rostro gatuno era en esencia para el resto de seres existentes en el planeta. Pero para Dakota, él mismo solo era una pieza más en aquel absurdo juego denominado subsistencia. Sin embargo el chico no se trataba de ningún mero peón, sino que destacaba por ser el rey omnipotente de la partida.

¿Yo, loco? Qué va, nada de eso... Lo que pasa es que mi realidad y la tuya son completamente distintas."De hecho, la tuya es una auténtica basura"; quiso añadir, más por simple y puro pasotismo prefirió guardase tales palabras para su propia conciencia, si es que acaso tenía alguna. En su lugar esbozó una sonrisa tan amplia que no faltó blanquecina perla de su perfecta dentadura que no se hubiera visto reflejada bajo la artificial luz de aquella sala.

Esa mañana, varios de los pacientes más problemáticos en lo que en el sentido global del adjetivo respectaba debieron acudir a una terapia de apoyo grupal e intensiva. No obstante, lo gracioso de todo aquel asunto era que Kat poco tenía que ver con sus otros dos compañeros de habitáculo.

Por un lado, uno de ellos resultaba ser un alcohólico empedernido con ciertas tendencias obsesivo-compulsivas, al cual le pirraba llevar sombreros de lo más estrafalarios, felicitar a las demás personas aunque ni siquiera fuese el cumpleaños de nadie y hablar de realizar quedadas para tomar el té en conmemoración a una pronta muerte que según él, se estaba comenzando a avecinar para todos los residentes de Wonderland; lugar de entretenimiento y compañía para dementes que buscan pasar un buen rato.

Por el otro, cabía mencionar a un autista selectivo adicto a las drogas; en especial a las de fumar, de primerísima categoría que para lo único que se molestaba en malgastar su aliento con el resto de pacientes era para decirles que muy pronto la humanidad se acabaría alimentando a base de setas alucinógenas; unas de las que solo él sería poseedor.

Dos sonados de la cabeza, vaya, aunque por lo menos le hacían echarse unas buenas risas de allá para cuando.

El joven de negros cabellos sabía que en comparación con los ya mencionados, él no estaba ido de chola. Ah pero por favor, si no había nadie en ese psiquiátrico más lógico, racional y cuerdo que Cheshire.

Un seco a la par que breve carraspeo le sacó de sus pensamientos. Al parecer pretendía que uno de los tres presentes exteriorizase sus sentimientos con respecto a qué le había estado acongojando en los últimos días. Por consiguiente, el chico de menor edad del trío calavera decidió ser el que levantara la mano como señal de que él se prestaba a hacerlo.

Oh sí, ahora sí que iba a ponerse de lo más divertida la cosa.

Pues lo cierto es que Exterminador lleva un tiempo deprimido, ¿sabes? No come, no bebe, no duerme... Y me tiene muy preocupado. Así pues, como me daba pena que se sintiese tan triste y desolado por no poder pasar tiempo suficiente con alguien de su especie, decidí ponerle fin a su sufrimiento. —Fue contando con un tono de voz que sonaba totalmente afligido, mientras que por el contrario su semblante permaneció en absoluta seriedad.

Y entonces qué hiciste, ¿robar otro perro para que le hiciese compañía? —Le preguntó el que en esos momentos llevaba un casco de vikingo puesto sobre la cabeza, cortando en el acto al psiquiatra que por la expresión de su rostro, tenía pinta de que iba a haberle formulado una cuestión similar a la ya realizada.

No, hombre, joder. ¿Por quién me tomas? Su hipotético dueño se habría quedado destrozado. —Dijo haciendo uso de un aire incrédulo mediante sus cuerdas vocales y con cara de pocos amigos a la par que fingiendo haberse ofendido a causa del comentario, mientras desviaba por un efímero instante su mirada hacia la del falso nórdico. — Por eso mismo pensé que la mejor solución sería cortarlo por la mitad, para que así Exterminador pudiera tener a un igual a imagen y semejanza a su lado.

Una torcida mueca tintada de cierta maldad traviesa se apoderó de sus labios cuando vio con sus propios ojos como los otros hombres temblaron ligeramente ante su dicción acerca de haberse cargado a su mascota, la cual para empezar ni siquiera existía. Ni de coña, si nunca le habían gustado los animales. Bueno, exceptuando a algún gato en concreto.

Tras ello, el parlante de las setas entró en una especie de estado de crisis nerviosa y el aprendiz de vikingo se tapó la cara con ambas manos en un intento de desaparecer de aquella sala. En consecuencia, al psiquiatra no le quedó más opción que echar a Kat de la habitación.

Una profunda carcajada produjo eco en la estancia, señalando de ese modo que el de oscuros orbes había salido finalmente de allí. — Malditos aguafiestas... —Fue lo último que le escucharon pronunciar en ese sitio.
Psiquiátrico Wonderland | Mediodía | Con el Sombrerero Loco y su amiga la Oruga porreta


Última edición por Dantalion el Sáb 27 Mayo - 11:24, editado 2 veces
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy is my superpower

Mensaje por Mimikuma el Vie 26 Mayo - 13:40

1. WELCOME TO WONDERLAND

El lugar era increíblemente grande, como un mundo de fantasía; de maravillas, para ser exactos. A ojos de cualquiera aquello luciría como un simple psiquiátrico muy moderno y con decoraciones realmente extrañas, pero psiquiátrico al fin y al cabo. Pero la compañía de la Reina de Corazones no le agradó en absoluto. Aquella mujer guardaba la maldad en su interior y tampoco parecía dispuesta a intentar no exteriorizarla. Durante el camino, vio como personajes amables y graciosos que cruzaban por el pasillo y ella los amenazaba constantemente con las mismas palabras.

-¡Charlie, una carrera más y te corto la cabeza! ¡Jack! ¡Que no te vea jugando con la persiana o te corto la cabeza! ¿Sabes lo caras que son? No, por supuesto que no lo sabes, estás loco.

La crueldad y el miedo arrasaba allí por donde La Reina de Corazones pisaba, no obstante, lo peor no había llegado aún. Todavía faltaba la ración de Alice, por eso, cuando llegaron al despacho de la mujer y ésta la ordenó sentarse, no se esperó que la silla tuviera un mecanismo especial que la atara en contra de su voluntad. Negar que no se asustó sería absurdo, porque sí lo hizo y mucho.

-Alice, cariño, ¿qué tenemos aquí? Menudo expediente... ¿así que quemaste a tus padres? Que malvada... ¿quién iba a decir que tras ese rostro angelical se iba a esconder un monstruo?

-Señora... creo que se equivoca... yo no los quemé... -Intentó defenderse Alice en vano.

-¿Disculpa? ¿Señora, has dicho?

Estaba claro que por mucho que negara su "crimen", nadie la creería, todos la verían como un monstruo y eso... eso la ponía nerviosa... MUY nerviosa. El calmante estaba dejando de hacer efecto, sino no entendía como de un segundo a otro comenzó a gimotear y a tener pequeños saltos epilépticos, todo en un intento para intentar huir de los cinturones que ataban sus brazos.

Pero entonces, en mitad del forcejeo, la Reina de Corazones volvió a acercarse tomando su rostro con fuerza y sin pizca de cuidado.

-Vuelve a llamarme Señora y pienso lanzarte a la piscina de pirañas tan solo para hacer parecer que ha sido un accidente, mocosa. -Apretó la mandíbula de Alice con tanta fuerza que su boquita parecía ahora la de un pez. Cuando la soltó, lo hizo con odio, pero aquello no acabó ahí. La Reina se acercó a un mueble y de uno de los cajones sacó una inyección. Alice las conocía muy bien y sabía qué provocaría eso en su cuerpo.

Iban a dejarla como si flotara en una nube, como si cayera por un agujero negro con muchos muebles, objetos extraños y con una caída que nunca llegaba... El pinchazo ya no dolía, incluso se le antojaba apetecible, ¿tal vez se estaría volviendo loca? ¿o es que no había sido consciente hasta ahora de que ya lo estaba? La Reina de Corazones retiró de la piel de la muchacha aquella jeringuilla y se apartó con una expresión clara de maldad. Acto seguido, prendió el botón de megafonía e hizo una llamadita con un tono igual de perverso que el que solía utilizar normalmente.

-Kat, ¿podrías ser tan amable de pasar por mi despacho y recoger a la pequeña Alice? Acaba de llegar a Wonderland y parece bastante... perdida, una ayudita de alguien experimentado le vendría de perlas. -La Reina dejó de presionar el botón de megafonía y se volteó para ver una vez más a Alice con aquel rostro malvado.

¿Cómo alguien así podía ser Reina de Wonderland? Tenía que haber algún error... y sin embargo, le era imposible pensar con claridad en esos momentos, cuando sus párpados amenazaban con caerse por el fuerte calmante que la Reina de Corazones le había suministrado a la pequeña Alice.
Psiquiátrico Wonderland | Mediodía | Con la Reina de Corazones



There's no place like home.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
185

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy is my superpower

Mensaje por Dantalion el Vie 26 Mayo - 23:27

1. Welcome to Wonderland
La voz de la directora del psiquiátrico siendo emitida a través de la megafonía fue algo que el muchacho no se había esperado en lo absoluto. De hecho, aunque Dakota tampoco había predecido el que la reina de Wonderland le fuese a llamar para pedirle expresamente que pusiera rumbo a su despacho debido a no sé qué puñetas acerca de la llegada de una chica nueva; una tal Alice, tampoco le sorprendió en lo más mínimo que así lo hiciese. Después de todo, no cabía duda alguna de que él era el único de aquel lugar al cual ella toleraba. Y no por nada, claro estaba, puesto que nadie podía negar que el chico sabía cómo ganarse la confianza, el respeto y también cierto aprecio de cualquier ser humano con el que se cruzara.

Gajes de ser un astuto y manipulador capullo con mucha suerte sobre sus hombros, suponía, aunque tampoco es que le importasen demasiado los medios por los que siempre y sin excepción los acababa consiguiendo, sino solo los fines de sus alcanzados éxitos. Además, lo único relevante e interesante del proceso de ejecución era el poder divertirse a costa de cada uno de los individuos de a su alrededor, ya que por algo Kat se dignaba a malgastar su valioso tiempo con ellos.

Sin más dilación se dirigió a velocidad intermedia hacia dónde había sido convocado instantes antes, portando durante todo el trayecto un semblante incluso más neutral que el de los jugadores profesionales de poker, si es que eso era si quiera posible.

Para cuando llegó hasta allí una de sus pálidas manos se dejó caer suavemente sobre el marco de la puerta, provocando de ese modo que un par de golpes producidos por dicha mano se escucharan al instante desde el interior de la habitación.

No le hizo falta esperar a que la mayor de las dos mujeres de la sala le diese permiso para entrar en esta, dado que en consecuencia a la muy decente relación que ambos mantenían, el de cabellos negros se otorgó el permiso de pasar a la estancia por motu propio.

Vaya, vaya, ¿pero qué tenemos aquí? —Comenzó a decir nada más hubo cerrado la puerta tras de sí, mediante un tono de voz que si bien denotaba de la suficiente natural simpatía como para meterse en el bolsillo a la fémina que tenía pinta de rondar su misma edad, no encajaba con la expresión indiferente de su rostro.

Así que tú eres la tal Alice, ¿eh? —Preguntó con aquella sonrisa gatuna a la par que encantadora que tanto le caracterizaba aún a expensas de ya conocer la respuesta. No obstante tampoco esperó recibir ninguna de vuelta por su parte.

No se preocupe, "jefa", yo me encargo de ella. —Mencionó como si todo ese asunto le resultase de lo más entretenido e interesante, a pesar de que realmente la chica en cuestión se la traía al pairo casi tanto como la otra.

La misma mano con la que había tocado la puerta fue tendida hacia Alice en un falso gesto de cortesía cual caballero andante, que por supuesto dio el pego a la perfección. — ¿Me haría el honor de venir conmigo, bella dama? —Formuló a modo de pregunta tal y como un príncipe de cuento lo habría realizado, mientras posaba su penetrante aunque dulce mirada; cien por ciento fingida, directamente en la de ella y a su vez le dedicaba una diminuta pero seductora sonrisa ladeada; también fingida.
Psiquiátrico Wonderland | Mediodía | Con la Reina de corazones y Alice
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy is my superpower

Mensaje por Mimikuma el Jue 1 Jun - 17:01

1. WELCOME TO WONDERLAND

Lo que ocurrió a continuación, para Alice se vio de un modo distinto a lo que lo haría cualquier persona. Su visión del mundo real se había distorsionado de tal manera, que ya no veía el despacho de la Reina de Corazones, sino una sala del trono elegante y adornada con miles de rosas, como un jardín interior. Tal vez era debido a la inyección, pero Alice estaba delirando más de lo que lo hacía normalmente.

Pero la verdadera sorpresa llegó cuando allí, frente a ella, se presentó alguien que desconocía hasta ahora y la sorprendió tanto por su porte elegante como el simple hecho de que tuviera dos orejas de gato asomándose en su cabeza. Por si eso no fuera lo suficientemente sorprendente, vio como una cola felina se movía de manera hipnotizante justo detrás de él, por no mencionar, los rasgos extremadamente gatunos del chico. Fue amor a primera vista, lo podía sentir en sus acelerados latidos.

Vigílala de cerca, Kat. Que no te engañe ese rostro inocente. —Mencionó a modo de advertencia la Reina de Corazones.

Sin pensárselo dos veces, Alice tomó la mano del chico y la apretó con fuerza, buscando protección de aquella mujer terrible que había conocido. No quería regresar a su palacio, no quería que volviera a lastimarla ni tampoco que la tacharan como mentirosa de nuevo, además, aunque no lo pareciera, Alice se encontraba demasiado mareada por el calmante como para poder moverse por sí misma. Por eso, la salida del despacho fue un tanto caótica ya que la joven caminaba trastabillándose con todo lo que se cruzaba por su camino.

¿Me... creéis peligrosa?... —Preguntó con un tono de voz apagado y algo entristecido. —Habéis tomado mi mano sin miedo, siendo completamente consciente de los crímenes en los que me acusan... Wonderland es nuevo para mi. Pensé que sería un verdadero mundo de maravillas y aún así, no puedo evitar sentir mucho miedo... —Paró en seco y entonces volvió a observar a Kat.

En su cabeza, el chico se veía como un auténtico felino mitad humano y a pesar de que en su trayecto a Wonderland había conocido a un hombre que parecía realmente un conejo, no lucía como lo hacía su acompañante servicial. Tenía curiosidad y quería saber de primera mano, por qué parecía un gato, así que siendo fiel a la característica curiosidad de la joven, le preguntó:

¿Eres un gato?... Es la primera vez que conozco a uno que sepa hablar...
Psiquiátrico Wonderland | Mediodía | Con la Reina de Corazones



There's no place like home.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
185

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy is my superpower

Mensaje por Dantalion el Sáb 10 Jun - 18:26

1. Welcome to Wonderland

¿Eres un gato?... Es la primera vez que conozco a uno que sepa hablar...


¡Alerta zumbada! Aunque claro, ¿qué esperaba encontrarse en un psiquiátrico después de todo? Sin embargo, tan rápido como le hubo venido ese pensamiento a la cabeza, al de oscuros cabellos se le ocurrió una idea que haría de sus días en Wonderland un pasatiempo aún más entretenido de lo que ya lo había sido hasta el momento.

Además, no había pasado desapercibido para el muchacho la forma en la que Alice le había mirado; como si fuese algo digno de ser contemplado y a decir verdad, eso a él le sería de gran utilidad a la hora de jugar con ventaja.

Una diminuta sonrisa se hizo presente en su rostro, al mismo tiempo que Kat cesaba en sus pasos y volteaba sobre si mismo con el propósito de estabilizar a su acompañante al posar ambas de sus manos sobre los delicados hombros de la castaña, la cual se había dado ya unos cuantos golpes sin demasiada importancia durante la breve caminata.

Tras de ello, la sonrisa que escasos instantes antes se había dibujado en su cara se hizo un poco más amplia. Su dedo índice no tardó mucho en opacarla ligeramente para cuando este fue conducido hasta los propios labios del chico en un gesto que indicaba que debían guardar silencio.

Lo soy, pero nadie más debe saberlo o la situación podría ponerse muy... fea. —Su tono permaneció con la calma y la dulzura que siempre acompañaban a su voz al hablar, aún a expensas de que sus palabras escondían demasiadas cosas y ninguna de ellas se trataba de nada bueno.

Así que este será nuestro pequeño secreto, ¿de acuerdo? —Más le valía a la fémina seguirle el rollo si no quería que el gato le comiese la lengua en sentido literal y por las malas.

Otra vez volvió a emprender su camino el de facciones felinas, dando por hecho que Alice le seguiría sin necesidad de que el de género masculino tuviera que llevarla de la mano de nuevo.

Con respecto a si eres peligrosa o no, lo cierto es que me trae sin cuidado. No obstante, de un modo u otro a los demás habitantes de Wonderland sí les interesará, aunque solo para decidir qué hacer contigo; ya sabes, quitarte del camino antes de que tú te les adelantes e intentes matarlos primero o simplemente venderte a la reina de corazones. —Las malas intenciones con las que estaba sentenciando aquello podían verse perfectamente reflejadas en su mirada. Una lástima para la chica que Dakota le estuviese dando la espalda.

Pero como dije antes, no te preocupes que yo estaré aquí para protegerte. —Bajo su semblante neutral, una mueca cargada de oscuridad realizó acto de presencia por un mísero segundo. Pobre chavala... no tenía ni la menor idea de dónde se había metido ni con quién estaba tratando en realidad.

Psiquiátrico Wonderland | Mediodía | Con Alice
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crazy is my superpower

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.