Últimos temas
» The End?
Hoy a las 8:52 pm por Snicket

» V. How do you want me?
Hoy a las 8:49 pm por Merigold

» Forbidden
Hoy a las 8:18 pm por Quisso

» Friction.
Hoy a las 7:04 pm por Snicket

» I ought to stay against you
Hoy a las 5:22 pm por Neliam

» Petición cambio de nick
Hoy a las 5:16 pm por Mozart

» Death and Discord
Hoy a las 4:25 pm por Neliam

» Bad guys hit back.
Hoy a las 3:51 pm por Oniswed

» Pirate's song
Hoy a las 3:01 pm por Ghawazee

» —The mighty fall.
Hoy a las 2:08 pm por Snicket

» Hurricane
Hoy a las 2:01 pm por Nightingale

» You and me...here
Hoy a las 1:24 pm por Winter Wiccan

» Your wakeup call
Hoy a las 1:21 pm por Novocaine

» ♠ Loving the almost.
Hoy a las 12:58 pm por Winter Wiccan

» Pure perfection
Hoy a las 12:33 pm por Harley

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

> Song of the seven seas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

> Song of the seven seas

Mensaje por Sheena el Mar Jun 27, 2017 12:43 am

Song of the seven seas

El pequeño pueblo costero en el que Rin Matsuoka veraneaba desde su infancia no tenía mucho de particular. Era uno de tantos que salpicaban el litoral australiano, a unos pocos cientos de kilómetros de la gran ciudad más cercana. Excepto en los meses estivales. Entonces, la localidad se llenaba de vida, de familias que acudían a pasar sus vacaciones y, sobre todo, de jóvenes de los lugares cercanos del interior que iban a disfrutar de su gran pasión: el surf. Uno de los deportes más arraigados y que contaba con miles de seguidores y practicantes en Australia. En verano era también cuando tenían lugar los torneos de esta disciplina, con lo cual los muchachos combinaban diversión y competitividad. Rin era uno de ellos. Adoraba el agua; había aprendido a nadar a muy temprana edad y le encantaba todo lo relacionado con ella. Por supuesto, el surf no era una excepción.

Había también otra cosa en ese pueblo: leyendas. Los viejos pescadores se entretenían contando a quien quisiera escucharles que aquellas costas, así como los islotes de los alrededores, estaban habitados por extrañas criaturas marinas; algunas con cuerpos de hombre y colas de pez, otras con un aspecto mucho menos humano, pero siempre con perversas intenciones. Aunque ya nadie creía en estas historias. ¿Sirenas? ¿En el mundo moderno, en pleno siglo XXI? Era absurdo. Solo eran eso, leyendas. Y eso querían seguir siendo para los hombres los habitantes de las profundidades, que eran muy reales. Uno de ellos en particular, Haruka Nanase, opinaba que cuanto menos supieran de su existencia, mejor. Los humanos eran peligrosos, les iba mejor manteniéndose alejados de ellos.

Pero, de forma imprevista, un día los mundos de Rin y Haruka colisionan. Ya no pueden hacer como si no supieran el uno del otro. Ya no pueden olvidar haberse visto. Y tal vez la canción que cantan las olas, que  ambos son capaces de escuchar, los lleve a encontrar un lugar solo para los dos, alguna parte entre la tierra y el infinito océano.
Personajes
Rin Matsuoka | 16 | Surfista | Sheena

Haruka Nanase | ¿? | Merman | SapphireDragon
AU | 1x1 | Free!
© RED FOR SS


Última edición por Sheena el Sáb Jul 15, 2017 10:45 pm, editado 1 vez


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
521

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > Song of the seven seas

Mensaje por SapphireDragon el Miér Jun 28, 2017 1:43 am

Chapter 1
The Surfer & the Merman
Costa australiana | Mediodía | Con Rin.
Aquella mañana, el mar parecía estar en paz, calmado. Pequeñas ondulaciones de su superficie, que no merecían llamarse siquiera olas, mecían graciosamente a un joven de cabellos oscuros y con los ojos cerrados. Su rostro mostraba una expresión tan apacible como el humor del océano. El sol brillaba en lo alto del cielo, consiguiendo que numerosísimos pero pequeños destellos se reflejase sobre la superficie del agua y de su azulada y escamada cola… Sí, exacto. Cola. Escamada. Como la de un pez. Aquel joven no era ni mucho menos normal. De hecho, ni siquiera era humano. Quizás de cintura para arriba lo aparentase, pero por lo demás…

Nanase Haruka no era, ni más ni menos, que un merman. Una criatura de las mitologías y fantasías humanas que vivían en las profundidades del océano y cuyas leyendas contaban cosas horribles sobre los de su especie. Además, en la época en la que vivía, no debían preocuparse por eso, pues la mayoría de los humanos se pensaban que eran solo cuentos de hadas. Nadie les buscaba ni trataba de darles caza como en épocas anteriores.

Un largo suspiro brotó de los labios de Haru. Por fin algo de tranquilidad. En casa estaba todos trajinando sin parar, de un lado a otro, haciendo cosas que realmente tenían poca o ninguna importancia. Casi podía imaginarse lo que los unos a los otros se decían. Pero se obligó a dejar de pensar en ello. Había acudido a su lugar preferido y, en parte, secreto para poder evadirse de los quehaceres diarios. Además, ninguno de sus congéneres se atrevería a ir tan lejos… y tan cerca de la costa humana, pues los riesgos que existían de ser descubiertos eran todavía bastante grandes… Aunque él siempre se cuidada de que no le encontrasen.

Apenas llevaba media hora disfrutando de su soledad y del silencio interrumpido solo por el graznido de alguna gaviota o el ir y venir del agua, cuando una voz humana atronó por el aire. Haru abrió claramente molesto un ojo. ¿Qué diantres estaba sucediendo? ¿Por qué tanto jaleo? La voz decía algo de una competición a lo que siguieron aplausos y vítores de pura emoción. ¿De qué iría aquel concurso para que todos los humanos que asistían se pusieran de aquella forma…? Con cierta curiosidad, pero aún molesto, Haru se acercó un poco para poder evaluar qué era toda aquella parafernalia que habían montado en la arena. Eso sí, sin dejarse ver lo más mínimo.



AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
809

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > Song of the seven seas

Mensaje por Sheena el Vie Jun 30, 2017 9:53 pm

Chapter 1
The Surfer & the Merman
Costa australiana | Mediodía | Con Haruka
El verano acababa de comenzar. Y como cada año, apenas una semana después de terminar el instituto, Rin viajaba con su madre y su hermana menor desde la ciudad donde residían habitualmente hasta ese pequeño pueblecito costero. A los Matsuoka les gustaba pasar todo el verano en aquella villa, que solía ser tranquila y apacible pero en época estival se llenaba de vida y actividad. Era imposible aburrirse.

La señora Matsuoka se dedicaba a descansar de la ajetreada vida de la ciudad, aunque siempre cerca de su inseparable portátil, ya que trabajaba desde casa con él. Gou, la menor de la familia, pasaba los días entre compras y fiestas en la playa con su numeroso grupo de amigas. Mientras que el primogénito, Rin, vivía por y para el agua: nadaba, buceaba, salía en lancha con otros chicos y sobre todo, se entregaba a su gran pasión: el surf. No se perdía ni una de las competiciones que se organizaban.

Aquel día en particular tenía lugar la primera de la temporada, por lo que los ánimos estaban muy exaltados y el ambiente general era festivo. Muchos jóvenes acudían desde los pueblos cercanos y el número de participantes era elevado. La mayoría participaba por diversión, aunque eso no mermaba para nada sus ansias competitivas. El día acompañaba: el cielo estaba despejado y el mar en calma… quizá demasiado. Pero un viento suave soplaba del sur y los pronósticos anunciaban que el oleaje subiría gradualmente; parecía que el evento no corría peligro.

Ya que el clima era tan bueno, Rin decidió prescindir del neopreno, que solía usar cuando hacía peor tiempo y el agua estaba más fría. Con el bañador sería suficiente. Tomó su tabla y se metió en el agua, dispuesto a calentar antes de empezar la competencia. Subido a horcajadas sobre ella, remó con los brazos, alejándose de la orilla. Ya notaba como el mar le llamaba: era un impulso al que, simplemente, no podía resistirse. Tenía un buen presentimiento: aquel día iba a ocurrir algo bueno. Y su intuición no solía fallarle, menos cuando del mar se trataba. ¿Se alzaría con el primer premio de la temporada?


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
521

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > Song of the seven seas

Mensaje por SapphireDragon el Lun Jul 17, 2017 11:37 am

Chapter 1
The Surfer & the Merman
Costa australiana | Mediodía | Con Rin.
Los rayos de luz se filtraban por la superficie del agua hacia el interior, perdiéndose en las profundidades, aunque algunos incidían directamente sobre las escamas azules y brillantes de la potente cola de Haru. El merman nadaba midiendo cuidadosamente lo que avanzaba. Sabía los peligros que podía acarrearle a él y a los de su especie que fuesen descubiertos por los humanos. Lo que creían que eran leyendas dejarían de serlo… Y comenzaría la búsqueda de sus ciudades submarinas y su caza, para estudiarlos, para exhibirlos… Puede que incluso hasta para comérselos, como hacían con el resto de peces. La raza humana era muy bárbara desde ese punto de vista.

La gran masa de agua amortiguaba el sonido de los megáfonos que se habían instalado en la playa, así como el griterío de la muchedumbre. No lograba discernir qué decían con exactitud, quizás alguna palabra suelta o sencillamente solo era un ruido más que perturbaba la calma del mar. Otra cosa que no le gustaba de ellos: lo ruidosos que eran. ¿No sabían apreciar la belleza de la tranquilidad y el silencio? Estaba claro que no… No dejaban tranquilos al resto del mundo.

Encontró una enorme roca algo más cercana al lugar y, ocultándose tras ella, emergió a la superficie. Su mirada azulada volvió a dirigirse a la orilla. Aún se encontraba algo lejos… Y acercarse más era todo un riesgo. Pero la curiosidad era mayor que cualquier otra cosa, razón por la que nuevamente volvió a sumergirse y echó a nadar. A penas había pasado un minuto desde que había abandonado la seguridad de la roca, que pudo apreciar cómo la superficie del agua se  veía distorsionada. Haruka entrecerró los ojos tratando de discernir qué era aquello… Y se percató de que era un objeto alargado con unos colores de los más pintorescos. A sendos lados de éste, un par de piernas humanas (esas de las que él carecía por completo), colgaban mientras unas manos entraban y salían, tratando de remar y avanzar.

No supo qué fue lo que le llevó a acercarse, pero el merman lo hizo. Se colocó justo debajo de la tabla de surfear, sin tocarla, nadando bocarriba en lo que la observaba. ¿Qué era ese cacharro? La gente de la playa parecía tener de eso también… ¿Sería como un barco? (Sí, al menos el joven sabía lo que era un barco). Eso parecía, solo que mucho más pequeño y solo para una persona. ¿Cuál era el propósito del joven que iba encima? Ojalá pudiera preguntarle…

Sin embargo, como si saliese de un sueño, volvió a recordar que debía de ser precavido y, en esos instantes, no lo estaba siendo, sino todo lo contrario. Por esa misma razón, obligándose a sí mismo a alejarse del extraño, se alejó rápidamente, sin percatarse de que quizás el extremo de su cola había rozado uno de los pies del surfista.



AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
809

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > Song of the seven seas

Mensaje por Sheena el Dom Jul 23, 2017 5:45 pm

Chapter 1
The Surfer & the Merman
Costa australiana | Mediodía | Con Haruka
Cuando Rin se metía en el agua, todo era diferente. Era como si se transformase. No sabía explicarlo: su cerebro desconectaba de lo que había dejado en tierra y se concentraba solo en montar las olas. Casi podría decir que el mar le hablaba, que le aceptaba como a uno de los suyos. Alguna vez había pensado en esto fríamente y se sentía un poco idiota. Por eso mismo nunca se lo había contado a nadie, seguro que se reían de él. Después de todo, era su pasión, pero solo se trataba de algo que le gustaba mucho ¿no?

Ese día no fue diferente. Se alejó de la costa remando con brío, mientras notaba que la brisa aumentaba de intensidad hasta transformarse en un viento fresco y enérgico. Eso ya le gustaba más, ya que no podrían surfear en condiciones si no había olas lo bastante altas. También el aire empujaba unas nubes que empezaron a arremolinarse en el cielo, cubriendo el sol. Las condiciones óptimas.

Estaba a punto de ponerse en pie sobre la tabla para comenzar cuando notó que algo le rozaba el pie. Qué raro, estaba lo bastante lejos de la costa para que fueran algas y tampoco veía ninguna bolsa o resto de basura a su alrededor. Se le vinieron entonces a la mente las historias que contaban algunos veteranos sobre tiburones que se acercaban a surfistas desprevenidos y les arrancaban el pie de un mordisco, pero estaba seguro de que solo eran cuentos para asustar a los jóvenes. Era rarísimo que los tiburones se acercaran tanto a tierra, así que se tranquilizó.

Aún quedaba tiempo antes de que empezara la competición. Por tanto, esta vez sí, logró ponerse en pie y comenzó a tomar las olas que comenzaban ya a elevarse con cierta fuerza. Estuvo un rato calentando, sin preocuparse por nada o nadie más, totalmente absorbido en su particular mundo donde solo estaban el mar y él.

Quizá por eso, no se dio cuenta de que las nubes cada vez eran más negras, el viento más fuerte, la temperatura más fría y las olas más altas. No hasta que una particularmente fuerte le derribó, llevándose la tabla varios metros lejos de él. Fastidiado, se lanzó a nadar a contracorriente para recuperarla. Y fue en ese momento cuando comenzó a caer la lluvia, primero suavemente, luego con más intensidad. Entonces fue consciente de que estaba solo, rodeado por unas aguas que hasta hace unos minutos habían sido gentiles y ahora estaban furiosas, y que solo contaba con la fuerza de sus brazos para regresar a tierra antes de que el mar se lo tragase.


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
521

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > Song of the seven seas

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.