Últimos temas
» The North Remembers
Hoy a las 12:46 por Red

» Dark arrow
Hoy a las 8:10 por Bastet

» Confieso que...
Hoy a las 5:23 por Bastet

» Why don't we find out?
Hoy a las 3:29 por Party Poison

» I knew you. I know you
Hoy a las 2:27 por SapphireDragon

» ─I feel it coming
Hoy a las 2:19 por Momo

» ~ Silver was a rarer metal than gold
Hoy a las 2:14 por SapphireDragon

» Save me from the Dark (+18)
Hoy a las 1:51 por SapphireDragon

» ➤ A drop in the ocean
Hoy a las 1:42 por SapphireDragon

» Seeing yu smile, make me feel so happily, too.
Hoy a las 1:14 por SapphireDragon

» The Courage To Say I Love You
Hoy a las 1:00 por SapphireDragon

» ¡No apagues la llama!
Hoy a las 0:38 por SapphireDragon

» Pigs must be killed
Hoy a las 0:26 por Songbird

» ~ We could be heroes
Hoy a las 0:10 por SapphireDragon

» Plastic Love
Ayer a las 21:19 por Seishiro

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Lichtgestalt el Mar 4 Jul - 4:54

Sometimes you get the best light from a burning bridge.
1x1 - Canción de Hielo y Fuego - Sagittarius y Lichtgestalt
Las tierras de la tormenta se han cimentado sobre la catástrofe y es así como logra mantenerse; sorteando cada adversidad - por intervención divina o no -, el territorio ha resistido los embates del tiempo, las continuas luchas e intrigas entre las distintas huestes que integran su población.

La muerte del usurpador y la posterior guerra de los cinco reyes acarrean sangrientas consecuencias para todo Poniente, dejando grandes pérdidas a su paso. Divididos entre quienes reconocen el "legítimo" derecho de Stannis según la ley de primogenitura o quienes apoyan a Renly Baratheon debido a la simpatía que despierta, cruentas luchas se suscitan en un territorio otrora fuerte, poderoso. Siendo las disputas internas lo que merma el poderío de la región, dos clanes se alzan como los instigadores de dicha rebelión, negándose a respetar antiguos tratados que versan sobre límites territoriales.

Como último recurso para recobrar la paz perdida, el acuerdo nupcial entre Connington y Errol busca sanar viejas heridas, dejando atrás cualquier rencilla producto de la ambición personal. Ambos lores recurren a su descendencia en pos de unir ambas casas, pasando por alto cualquier opinión de los involucrados, forzados a pensar en común.

Kaiser y Cicely, dos jóvenes cuya libertad fue cortada de tajo, unen sus vidas por el bien mayor. La aversión es mutua pero las apariencias son lo más importante, fingiendo que la predestinación existe. Puertas para adentro y sin tener que fingir, el odio es la emoción reinante, alimentándose de antiguas rencillas que no han olvidado todavía.

¿Podrán ambos ser capaces de cumplir con el deber sin morir en el intento?
Sterick Connington
Heredero de Griffin's Roost | 19 años | Alexander Ludwig | Sagittarius
Cicely Errol
Lady de Haystack Hall | 18 años | Adelaide Kane | Lichtgestalt

LINKS DE LOS CAPÍTULOS AQUÍ
© RED FOR SS
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Sagittarius el Lun 17 Jul - 0:16

La Boda Tormentosa

"Había un oso, un oso, ¡un oso!, era negro, era enorme, ¡cubierto de pelo horroroso!"

Los sonidos de los instrumentos del bardo que entretenía el banquete nupcial se escuchaban en todo el salón principal del Nido del Grifo, al sureste de Desembarco del Rey, apenas a unos cuantas cientos de leguas de distancia de la gran ciudad, capital del Reino. El heredero sabía bien que aquella ciudad olía a mierda, mientras que en su hogar era privilegiado, sin tanta gente, ni tantas ratas; al oeste se encontraban las grandes montañas que protegían el Nido de cualquier ataque enemigo; al sur se encontraba el Bosque, y al este la Bahía de los Naufragios de Bastión Tormenta, de la cual su casa era vasalla.

"¡Oh, ven, decían ellas! ¡Oh, ven ahora a la feria! ¿A la feria?, dijo él. Pero es que soy un oso. Negro, enorme, cubierto de pelo horroroso."

El bardo seguía amenizando la ceremonia nupcial; ya lo peor había pasado, Kaiser juró desposar a Lady Cicely ante el septo de los siete dioses; su padre lo había obligado a casarse con ella. "Sé hombre y protege a tu familia, a tus señores y a tus futuros hijos" le había dicho semanas atrás, justo después de la muerte del Rey Robert. En el estrado se encontraban los Señores de las Casas Errol y Connigton junto a sus esposas; aquél día era histórico, ya que incluso había miembros de las casas Baratheon como invitados especiales. Si bien no asistieron Lord Renly o Lord Stannis por cuestión de seguridad, si lo habían hecho algunos de sus vasallos, como los Swann de Timón de Piedra; los Caron de Canto Nocturno, el asentamiento más allegado a Altojardín y Dorne; los Morrigen de Nido de Cuervos; los Tarth de Castillo del Crepúsculo; los Baratheon, entre otros.

Aquél matrimonio protegía Bastión Tormenta, primeramente porque Nido del Grifo se encontraba al sur, mientras que Pazo Pajar al norte, lo que significaba que la Casa Baratheon estaría protegida por los cuatro puntos cardinales. "Si hubiera un ataque contra la Bastión, caería primero Puerta Bronce y Pazo Pajar, al menos" pensaba el joven, aunque por otro lado, como esposo de la hija de Lord Errol, le correspondía cuidar a su familia también.

La canción prosiguió ante los hombres y mujeres que se encontraban disfrutando el manjar; claro, no era una cena digna para un rey; con la guerra de los cinco reyes los suministros escasearon, y apenas el orden sobrevivía en Desembarco del Rey tras la muerte del Rey Robert. "Vivimos en tiempos difíciles" y como tal, Sterick había sacrificado sus gustos por la doncella con la que se casaría; la recordaba de la niñez, una niñez donde había odiado a los Errol y sobre todo, a su hija. El hombre estaba enamorado de alguien más, de una doncella de otra casa, la hija de Ser Wylde, de Aguasmil, quienes también estaban invitados a la boda, pero por obvias razones, solo el Señor de la Casa y su esposa había asistido. - Si ella se hubiera presentado, tal vez....tal vez me hubiera negado. Tal vez por eso decidió no venir, porque sabía lo que yo haría." El error de Lady Wylde había sido nacer al sureste de Bastión Tormentas, en la ciudad de la punta de la bahía. "Maldigo a la geografía, maldigo al Rey Robert, maldigo a los cinco reyes", pensó, ya que por diversos factores la boda sucedió.

Si acaso Aguasmil se encontrará al norte y fueran vasallos de Lord Stannis, la boda con la persona que amaba se habría concretado, pero no, le tuvo que tocar la mala suerte de casarse con alguien a quién aborrecía. No negaba que era hermosa, lo era, incluso su madre había observado que tenía buenas caderas, y por ende, serpia fértil. Pero ¿de que servía la fertilidad si no había amor?

"Bueno, hasta el maldito oso de la canción tuvo más suerte que yo", se dijo con ironía mientras observaba el asado de cerdo que llevaban a la mesa; en la sala, había emblemas de ambas casas, de la Casa Errol  un pajar de oro en campo leonado, y de la Casa Connington de Nido del Grifo y su emblema con dos grifos mirandose uno al otro en colores plata y gules; así como el famoso venado de la Casa Baratheon; al final de cuentas, aunque Renly y Stannis se disputaban la corona, ambos estaban cubiertos bajo ese emblema. - ¿Os gusta la comida, querida esposa? - preguntó carraspeando la garganta, mirando al frente, no hacía la pregunta por cortesía, si no responsabilidad. Fuera como fuera, con su matrimonio, ganara Stannis o Renly, quedarían bajo protección. El problema eran los Lannister, siempre los Lannister. - ¿Estáis emocionada porque en cuestión de minutos nos encamaremos? - preguntó apenas en un susurro, a su oído para que solo ella pudiera escuchar. - Porque yo no.-

quién, dónde, cuándo.


¿The good or the bad one?
I prefer to be both


Spoiler:
AvatarCamposContacto
avatar
Joker
Mensajes :
1292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Lichtgestalt el Mar 18 Jul - 3:54

La Boda Tormentosa

<< Somos tan dignos de los Connington como cualquiera y tú eres la prueba. >>

Cicely Errol recordaba bien esas palabras. Eran las mismas que su madre le había dicho antes de verla casarse con Sterick Connington, repitiéndolas hasta el cansancio. Rosella Errol no veía ni concebía mejor futuro para las tierras de tormenta que el unir su casa a otros vasallos en vez de buscar alianzas con extranjeros cuyas intenciones jamás serían sinceras. Ella había sido el principal artífice de aquella boda, el cerebro tras las negociaciones y quien influyó más en Lord Errol para concertar dicho matrimonio

Por esas y muchas razones más, Cicely la odiaba.

No importaba que fuera la mujer que le había dado la vida o que estuvieran celebrando el que debería ser un día importante y feliz, no; la doncella Errol — recién convertida en Connington mediante la vía del casamiento — quería acabar con toda esa farsa cuanto antes, despachar a los invitados a sus respectivos horas, deshacerse de su entrometida madre y prescindir del esposo que había sido obligada a tomar. No lo veía como un aliado pero sí como un estorbo, alguien a quien no podría llegar a querer por mucho que cualquier mujer dijera lo contrario o echase en cara cuán afortunada era por casarse con un hombre guapo, fuerte y viril ¿De qué le servía eso si no sentía nada? La sola idea de acabar en la cama con él generaba un malestar que era imposible no sentir pero se esforzó en disimular.

— No. — Los últimos acordes de la canción sobre el oso todavía reverberan en la sala principal cuando Cicely resolvió — por fin — dar réplica a las palabras de su ahora esposo. — Las cosas van a cambiar apenas tome posesión de este lugar. — En todo momento mantuvo la mirada fija en los invitados, evitando hacer contacto visual con él. — La comida, por ejemplo. Os aseguro que cualquier cocinera de paso pajar puede hacer mejores cosas que esto… — No había probado bocado pero sí llevaba gran parte de la fiesta revolviendo el plato que tenía enfrente, rehusando alimentarse por temor a ser envenenada o algo peor. — No os queda más remedio que ceder, desgraciadamente. Ahora que soy vuestra esposa es responsabilidad mía todo lo que concierne al manejo de una casa. — Era una lástima que todo sucediera así porque de conocerse en otras circunstancias, seguramente se habrían llevado bien o serían amigos.

El encamamiento. Ante la sola mención, ella no pudo menos que temblar. Conocía poco y más bien nada acerca de ese momento tan íntimo entre esposos, obteniendo sus nociones básicas gracias a consejos de madre a hija o pláticas entre mujeres que habían pasado ya por eso. En general, todas solían aconsejarle asumir un rol pasivo, abrir las piernas con docilidad y mostrarse dispuesta ante su esposo para dejar que hiciera cuanto quisiera con ella; sabía que sería doloroso porque a decir de su madre y hermana << Es difícil que algo tan grande encuentre cabida en un sitio tan pequeño >>.

— Hagamos un trato. — Negociar se le daba bien. Generalmente evitaba castigos culpando a otros o solía conseguir que su padre consintiera algún capricho suyo tras mucho conversar al respecto, manipulando la situación. — Si os abro las piernas y dejo que me preñéis como vil animal ¿Me evitaréis el ritual de encamamiento? Aseguraos de poner vuestra cosa donde debe ir y hacer lo que debe hacerse para engendrar un hijo pronto, así no tendréis que acostaros conmigo nunca más. — Haría lo que fuera necesario para sobrevivir a ese matrimonio costara lo que costara. Quizás renunciaría a entregar su virginidad por amor pero lo prefería a ser víctima del oprobio, a ser manoseada por cualquier hombre en su camino al lecho nupcial.

Su gélida mirada se clavó en él por primera vez, sin variar un ápice la expresión imperturbable que lucía. — Pero si no me lo evitáis — Siseó, cargando de veneno cada una de sus palabras. — Os cortaré la garganta y algo más. — Sus dedos viajaron hasta el cuchillo más cercano, blandiéndolo con sutileza. Solo la atenta mirada de su madre consiguió hacerla desistir. — Nada de besos o contacto más allá del necesario. No quiero que me manoseéis porque se os antoja y no pidáis cosas que jamás haré. Quizás estemos casados pero mi cuerpo sigue siendo mío, consideraos afortunado porque seréis el primero, nada más. — Creyendo que había dejado las cosas bien claras se dispuso a disfrutar el resto de la fiesta hasta que el momento crucial llegó, con varios lores aproximándose a la mesa principal para llevarse a los novios en senda procesión.

— ¡Es hora del encamamiento! — El primero en alzar la voz fue Lord Caron, borracho como ningún otro. — ¡Poned vuestro empeño y hacedle un hijo pronto! Os lleváis una muchacha preciosa que seguro estará bien dispuesta. — Una serie de improperios haciendo alusión a la virginidad de Cicely se hicieron escuchar tras una ola de vítores y frases aún más soeces.

Ella se mantuvo firme, inmóvil. No pensaba abandonar su sitio si no era bajo sus términos, en compañía de Sterick y no víctima de la lujuria desmedida de borrachos sin control.
Con Sterick, Nido del grifo, Noche.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Sagittarius el Miér 26 Jul - 5:08

La Boda Tormentosa

"Amé a una doncella hermosa como el verano, con la luz del sol en el cabello. Amé a una doncella roja como el otoño, con el ocaso en el cabello"

Era evidente que el heredero de Nido del Grifo no digeriría bien la comida al estar escuchando canciones románticas como aquella que cantaba el bardo; se decía que era una canción de origen myriense y que la mujer de la canción cambiaba de tonalidades de cabello según la estación en la que se encontrara. ¿Se referiría a las formas que una mujer tenía de cambiar de actitud en cuestión de segundos, tal como lo había demostrado su esposa? < < "Trata a una esposa con educación y siempre dale obsequios, doncellas, servidumbre, manjares exóticos, y háblale con romanticismo y jamás tendrás necesidad de otra mujer." > > había dicho su padre; en las Tierras de las Tormenta, así como en los Siete Reinos era muy común el hecho de que existieran bastardos.

¿Pero como era posible que dijera eso, cuando, Ronnet, su hermano menor, tenía ya un bastardo llamado Ronald Tormenta? ¿Había delirado ya su Señor padre, Ser Ronald? A veces pensaba que su hermano, apenas un año más chico que él, le tenía envidia, y había buscado engendrar a cualquier hijo para poseer las tierras en algún momento.

"Para empezar, que suerte que nuestro tío Jon se largo de este lugar"

De eso habían pasado ya varios años; aquél individuo era legítimamente el heredero de Nido del Grifo hasta que se fue por ordenes del Rey Loco Aerys, por lo que éste nombró a su padre castellano del Castillo Nido del Grifo y luego de unos meses, lo condecoró como Señor del Asentamiento. No obstante, el error de su padre había sido unirse al bando rebelde durante el asesinato de Aerys. Al término de aquella guerra, Robert Baratheon permitió a Ser Ronald se quedara sus tierras; gracias a su perdón ahora se encontraba allí, frente a sus cuatro hijos, Sterick, Ronald, Raymund y Alyanne, desposando al mayor de ellos.

A un costado de su mesa, en el estrado, se encontraba Ronald, el segundo en sucesión, observando con recelo a su hermano; a veces Sterick pensaba que tramaba algo para ganar la tierra de su padre; el rubio se llevaba mucho mejor con Raymund, de trece años, y con Alyanne, de diez años.

Sterick estaba un poco nervioso al pensar en el sexo. Su hermano Ronald le había la sensación que había experimentado cuando se acostó con una de las hijas de uno de los señores de su padre; < < Ha sido la máxima experiencia > >, dijo textualmente, el rubio pensaba que mentía solo por hacerse el más interesante de los hombres y ahora se preguntaba para qué había servido. Un bastardo, su sobrino. "Nieve, Ríos, Piedra, Colina, Pyke, Mares, Tormenta, Flores, Arena" esos eran los nombres para bastardos, apellidos comunes para gente común. Al ver a los Wylde, de Aguasmil, Sterick se preguntó que hubiera pasado de haber tenido un bastardo con su hija.

Tendría que conformarse con Cicely, la chica era hermosa, pero ante los ojos de Sterick era una entrometida que le había arruinado su infancia y su vida. - ¿Quién crees que eres, esposa? - la última palabra la dijo de forma despectiva, ¿de verdad creía que las cosas cambiarían? Le hervía la sangre que faltara el respeto a los cocineros de su padre, pero más a su persona. - Por ahora, porque cuando Alyanne tenga edad suficiente....no sé que haré para que ella sea la encargada.- admitió sin reparo, tal vez podría mandar a su esposa a atender a las hermanas silenciosas.

Mientras su mente trataba de forjar una idea para zafarse de ese matrimonio escuchó atento las palabras de su esposa. El trato parecía bien pero sucedería nada malo si la hacía sufrir unos minutos. - ¿Y quién dice que no os abrirás de piernas con todo y el ritual del encamamiento? Seguro que todos los invitados, mis hermanos, por ejemplo, harían que mi señora estuviera lista para  la acción.- notó su gélida mirada, que correspondió con resentimiento. - No haré esto por tus insulsas amenazas. ¿Crees que te tengo miedo? Soy un caballero. En cambio tu, ¿que te enseñaron? ¿A bordar? ¿Cocinar? ¿Pujar para cuando nazca nuestro hijo? - sacó un resoplido de aire metiendo otro bocado a la boca, y prosiguiendo a hablar. - Lo hago para evitar acostarme con vuestro cuerpo más de una vez. Creo que por fin, en algo concordamos, mi señora. - en aquél momento se puso de pie, ignorando que la joven había tomado el cuchillo. La cosa iba a ser más sencilla, tan solo debía de excitarse y meter su entrepierna al interior de la mujer, sin besos, sin caricias, claro, ¿y como jodidos se iba a excitar al ver a la persona que más odiaba? ¿Tendría que imaginarse a la hija de Ser Wylde?

- Han de disculpar, mis señores. - dijo relamiendo sus labios, pidiendo permiso para hablar ante su padre, sus vasallos e invitados de los "reyes" Stannis y Renly. Una vez recibió la aprobación de parte de su padre, prosiguió. - Quiero darles las gracias por su presencia. No será necesario el encamamiento, podremos prescindir fervientemente de este ritual. Corren tiempos impredecibles en los Siete Reinos y no me gustaría importunarlos, además de que mi señora esposa no se encuentra fuerte en estos momentos, cualquier otra impresión pueda hacerla desmayar, como ver mi polla de fuera en medio del banquete. -  todos empezaron a reír, "Perfecto, ya me los voy ganando" .- Como podéis observar, mi señora esposa no ha comido nada, dice que el viaje le fue pesado. Independientemente de esto, en cualquier momento podrían ser necesarios mis señores para reportarse ante Ser Stannis y Ser Renly; estoy seguro que lo que ha pasado esta noche, frente a los ojos de los Siete Grandes, podrá servir como ofrenda y como ejemplo a los posibles malentendidos que pueda haber entre la Casa Baratheon. Alzad pues sus copas, brindemos por Nido del Grifo, Poza Pajar,  por nuestro recién fallecido Rey Robert, y por el futuro de los Siete Reinos. ¡La Danza de Hierro, bardo! - Lord Canon puso una mueca de descontento, mientras que los demás, borrachos, alzaron sus copas y disfrutaron la siguiente canción sin rechistar de su decisión, incluso su Señor Padre, lo miró con una sonrisa de asentimiento, siempre decía que si sus vasallos obedecían sus palabras, su lealtad estaría asegurada.

El heredero volvió a sentarse dando un sorbo a su copa y le susurró a su esposa. - Listo, ahora espero que mi señora no se ponga rígida en la cama y se preñe en la primera ocasión. - respiró hondo y se levantó para tomar la mano de su esposa y poder retirarse ante sus aposentos. - Suelte el cuchillo mi señora, no lo necesitaremos, y temo que lo vaya a morder al sentirme dentro de su cuerpo; por cierto, creo que en las reglas se le olvidó mencionar que no puedo hablar durante el acto sexual. - eso era un punto para Sterick, tal vez no tendrían ritual de encamamiento público, pero le daría su propio ritual de comentarios, a solas.



quién, dónde, cuándo.


¿The good or the bad one?
I prefer to be both


Spoiler:
AvatarCamposContacto
avatar
Joker
Mensajes :
1292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Lichtgestalt el Jue 3 Ago - 2:23

La Boda Tormentosa

El camino hacia la habitación nupcial fue lento, tortuoso. Cicely estaba segura de que el lento andar de su esposo se debía únicamente al deseo que manifestaba por hacer que todo fuera mal, sin importar las alianzas o el prestigio de ambas familias. Ninguno habló durante el trayecto pero no hizo falta; ambos sabían bien lo que sucedería una vez que traspasaran el umbral de aquella puerta e intuía que cada uno estaba mentalizándose a su manera, dándose valor. Para ella, sería la primera vez que estaría compartiendo la cama con algún hombre, por no decir que también tendría que mostrarse tal cual llegó al mundo, algo que sin duda tampoco deseaba hacer. Para los hombres era todo mucho más sencillo, la desnudez se veía como algo normal y las aventuras con mujeres se celebraban, lo que no sucedía tratándose del círculo en que ella se desenvolvía.

Una vez dentro, Cicely avanzó hasta posicionarse junto a la cama, evitando mirar a su interlocutor. — Se necesitará bastante vino. Creo que estar sobrio no es un requisito y podréis hacer lo vuestro sin necesidad de recordarlo mañana. A decir verdad, yo tampoco quiero. — Si se hubiera casado por amor, estaría feliz de tener intimidad por fin con el hombre al que llamaba esposo pero las cosas con Sterick eran todo lo contrario: No solo no quería estar cerca de él, tampoco lo deseaba y dudaba mucho que con ese antecedente fueran capaces de engrendar un hijo en condiciones. — Pero antes, recemos. Que la madre sea benévola con nosotros, así nos concederá la dicha de tener progenie cuanto antes y no habrá necesidad de acostaros conmigo nunca más. — Era difícil esconder la ponzoña presente en sus palabras así que no se esforzó, sino todo lo contrario. De entre todas las cosas, el verse a solas con él estaba resultando más difícil de lo que había supuesto y no se sentía capaz de cumplir con el deber impuesto, aunque para eso la habían educado.

Arrodillándose a los pies del lecho, Cicely se dedicó a orar en silencio, demorando tanto como fue posible; al erguirse, procedió a desatar los cordeles que ataban su vestido porque no estaba dispuesta a permitir que Connington la desvistiera. La prenda cayó a sus pies dejándola vestida con un sencillo camisón que no se molestó en retirar. Si quería cumplir con su deber, Kaiser debería apañárselas con lo que había, con el poco interés de la joven en consumar el matrimonio. — ¿Listo? Espero que sí. — Sin mucha ceremonia se recostó sobre el colchón, cubriéndose lo necesario, dejando al alcance solo el área de las piernas para llevar a cabo la consumación. Con suerte, todo pasaría bastante rápido y sería tan malo que no tendría por qué recordarlo.

— Imagino que estaréis lo bastante excitado ¿No? Fea no soy. Seguro puedo conseguir que se os levante y me hagáis un hijo pronto. — Deslizó los dedos para alcanzar la tela del fino batón, subiéndola hasta sus rodillas. El resto le correspondería a él, quien seguramente tenía mayor experiencia en esos temas. — Haced que pase rápido, por favor. No quiero que me toquéis si no es preciso. Cuanto más pronto os vaciéis en mí, antes podréis dar por terminada la consumación. — Tiempo, de eso se trataba todo. Necesitaban tiempo para acostumbrarse a estar juntos y aún más, para encontrar placer en el cuerpo del otro, lo que jamás sucedería a su parecer.

Con Sterick, Nido del grifo, Noche.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Sagittarius el Lun 7 Ago - 6:03

La Boda Tormentosa


El heredero de Nido del Grifo estaba seguro de que su vida jamás tendría alegría, que sus aspiraciones amorosas no serían cumplidas. Podría ser que la chica de Pazo Pajar pudiera darle hijos, una familia, un estatus, pero jamás le daría amor, y de eso estaba seguro; aquellos pensamientos se volvieron intensos ante aquél silencio que se formó en la penumbra conforme subieron las escaleras hasta su habitación nupcial.

No era la primera vez que él tenía sexo, puesto que recordaba aquella ocasión en que una joven y guapa moza, apenas unos años más grande, le había enseñado los placeres de la vida y las artes sexuales. Ella le había dicho que no tuviera cuidado con su semilla, ya que había asegurado que tomaría aquél té de extraña preparación para no engendrar un hijo. No obstante, esa ocasión era diferente, pues el sexo buscaría exactamente lo opuesto.

- Vino, claro.- dijo el hombre, quieto en el umbral de la puerta, sin saber bien como proceder; sabía los pasos a ejercer, con aquella moza todo había sido demasiado fácil, sin ataduras ni miedo, incluso había repetido en algunas ocasiones, pero no era lo mismo, en aquél momento no iba a existir arrepentimientos, y allí en el lecho nupcial era claro que si lo habría; tendría que consumar el matrimonio, como si aquella fuera una necesidad para sellar su unión ante los dioses y el pueblo mismo.

- Sabéis que muchas doncellas sueñan con esta noche, con la noche en que consumen su matrimonio. Me pregunto cuantas de ellas de verdad están enamoradas.- era una extraña cosa de pensar, pero claro estaba, que la Madre sabría llegar hasta ellos. Sterick pensaba fervientemente en el Guerrero, si bien se le rezaba para las victorias en las batallas, también para pedir coraje. - Recemos pues.- el rubio se quitó los guanteles, y los dejó en una de las pequeñas mesas, prosiguiendo a arrodillándose junto a ella.

Tragó saliva pensando en el Guerrero, la Madre, a la Vieja también, orando porque las cosas marcharan bien en su Fortaleza a partir del momento en que sus dos Casas se habían unido. El heredero Connington iba a proseguir a desvestirle pero ella no lo permitió, así que tan solo se quedó observando, pero él debía hacer lo mismo, así que comenzó por la cubierta de piel por encima del jubón, la cual depositó a un lado, después prosiguió con su ropón y el jubón que llevaba las dos águilas de su casa, hasta que quedó en calzones.

"Joder, esto es más difícil de lo que pensé" pensó mientras se quedaba de pie, observando como la mujer iba tan solo en el camisón; no era que no le gustara la imagen que veía, de hecho, no había sido muy necesario el esfuerzo, era hombre después de todo y los hombres caían muy bajo cuando de anatomía de la mujer se trataba; pero era la presencia y personalidad de la chica lo que lo molestaba, más aún si no podría tocarla. - Supongo, mi señora. - dijo negando con la cabeza sin poder si quiera pensar en su siguiente movimiento.




quién, dónde, cuándo.


¿The good or the bad one?
I prefer to be both


Spoiler:
AvatarCamposContacto
avatar
Joker
Mensajes :
1292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Lichtgestalt el Vie 11 Ago - 2:12

La Boda Tormentosa


Con Sterick, Nido del grifo, Noche.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Sagittarius el Vie 18 Ago - 3:49

La Boda Tormentosa




- ¿En cuanto tiempo cree que los dioses nos permitirán saber si engendramos un hijo?  - preguntó puesto que eso era cosa de mujeres; a él solo le habían enseñado a como meter su virilidad en el cuerpo de una mujer, y a través de la practica con la moza. No conocía más allá de eso, Sterick, básicamente era un novato en temas de cama y responsabilidad de familia. Además, era un caballero y como tal, sabía cuales eran sus obligaciones como esposo, pero de igual forma sabía que no tendría que serle fiel de no quererlo, más aún cuando tenía que seguir las ordenes de Ser Renly o anteriormente del propio Rey Robert, ahora Rey Joffrey, y que significaría estar lejos de casa, pudiendo conquistar a alguna moza o prostituta.

La mujer, sin embargo, se envolvió en sus ropas y pretendió dormir. En ese momento pensó oportuno colocarse ropa, pero no lo hizo, tan solo se cruzó de brazos, mirando el techo, pensativo. Suspiró, pero de nada le sirvió tratar de dormir, tuvieron que pasar varios minutos hasta que sus ojos le imploraron descansar.

Al abrir los ojos nuevamente, el amanecer se hacía presente por el cortinaje de sus ventanas; Sterick se levantó en cuestión de segundos, sabía que tendrían que tomar un baño para despedir a sus huéspedes aquella mañana en que seguramente seguían de fiesta; y con ello continuarían su vida juntos. No le gustaba de ninguna manera imaginarse que todos los días tendría la misma rutina con su esposa, y sobre todo, odiaría tener que explicarle al curioso de su hermano menor y sus otros invitados como fue su primera noche de bodas. - Es hora de desayunar con los invitados, y despedirlos. - se colocó los calzones y las botas esperando a que los sirvientes asistieran para llevar agua caliente, esperaba al menos tener que bañarse separado de su esposa, ¿al menos le podrían dar esa privacidad?

Habitación, Amanecer, Boda.


¿The good or the bad one?
I prefer to be both


Spoiler:
AvatarCamposContacto
avatar
Joker
Mensajes :
1292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Lichtgestalt el Dom 27 Ago - 3:44

La Boda Tormentosa

Oficialmente, era una Connington.

Y no lo era solamente porque el día anterior pronunciara votos ante un altar, no. La mancha carmesí en sus sábanas indicaba que la consumación del matrimonio era un hecho, que Sterick y ella se pertenecían y tenían como deber engendrar hijos que dieran continuidad a su linaje, a ser posible una prole numerosa para no preocuparse por temas de sucesión. Por tal motivo, su primer pensamiento fue acudir donde el maestre para recibir algún consejo que permitiera a la joven lograr un embarazo pronto, así su esposo no tendría que volver a tocarla. — Pediré que las criadas os acerquen un barreño y agua caliente. Desconozco como hacéis las cosas aquí pero… — Consciente de que estaba hablando de más, resolvió permanecer en silencio y hacer lo que decía, así él no tendría queja alguna. Además, cuanto menos tiempo pasaran juntos, menor sería el hastío.

Ataviada con una sencilla bata y llevando consigo las sábanas hechas un lío para cubrir la sangre, su primer recorrido lo hizo a las habitaciones de la Septa, quien acabó guiándola hasta el maestre para dar fe sobre la consumación. Hacer eso del conocimiento público era importante puesto que así nadie dudaría sobre su estado una vez que consiguiese preñarse y tampoco de sus hijos. Recibió de buen grado las indicaciones conforme las recibía, retirándose para indicar a la servidumbre que debían llenar la tina en la habitación que ahora compartía con su esposo, jabón y esencias para hacer de la experiencia algo más grato. Sabía que conforme se sucedieran los días aprendería de su nueva familia, se adaptaría a ellos pero eso no implicaba perder ciertas costumbres de su lugar de origen.

Sterick se había portado tan bien dentro de lo que cabía esperar y por eso ella se mostraba agradecida. Volvió antes de lo previsto y lo encontró ajustándose las ropas del día anterior. — Ya he ordenado que os preparen un baño aquí, será mi turno después. — Indicó, eligiendo bien las palabras que diría a continuación. Esperaba que pese a todo, lograran tolerar sus respectivas existencias. — Mi madre me enseñó que parte de las obligaciones de una esposa era ayudar a su esposo con estos temas, como el baño y esas cosas. No sé qué pensaréis al respecto pero me gustaría asistiros en esta cuestión. Sé que valoráis vuestra privacidad y respeto eso pero no quiero ser una extraña para vos. Quiero sentirme como en casa, pese a que sé que no iniciamos con buen pie. — Instantes que le parecieron horas fueron suficientes para que al menos tres doncellas llevaran el barreño y los baldes con agua tibia, acorde para un buen baño.

Despidió a las chicas con un ligero asentimiento y sonrisa puesto que lo cortés en nada quitaba lo valiente, encarando nuevamente a Connington. — Hablé con el maestre. — Enunció, una vez estuvieron solos. No iba a darle los detalles de la plática pero sí lo más importante. — Dijo que… que habéis hecho un buen trabajo. Con el favor de los dioses, en una o dos lunas sabremos si es que hay o no un crío en mi vientre. Aun así, conmina a que sigáis intentando embarazarme. Dice que es mejor asegurarse. — Se encogió de hombros para restar importancia al asunto pero el carmín de sus mejillas evidenciaba la pena que sentía por hablar de ello tan abiertamente.

Con Sterick, Nido del grifo, Noche.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Sagittarius el Mar 29 Ago - 5:05

Una decisión


No sabía las reglas después de casarse, no lo habían educado de esa manera; sabía las normas de caballerosidad con la gente noble, los títulos que tenía que usar, pero fuera de eso, no sabía más que blandir la espalda, tirar el arco, usar alguna hacha y protegerse con el escudo.

¿Para que serviría tener esposa si no era para que lo orientara en las otras tareas que tenían que ver con la familia y el hogar? El dar un heredero a Nido del Grifo no solo aseguraba la vida pacifica del asentamiento, si no que daba prosperidad reduciendo la probabilidad de una guerra; claro que Sterick confiaba en que sus hermanos no lucharían contra su propio hijo en caso de que éste fuera un heredero sano y capaz. Sabía que su hermano Ronnet podía ser un buen asesor o tal vez capitán de su armada, y a su hermana Alynne podrían casarla con algún otro señor de otras tierras prosperas, mientras que Raymund podría ser un escudero y después podría convertirse en un caballero; incluso a veces el propio Sterick pensaba en él como su propio escudero, tenía la edad suficiente ya.

- Gracias...mi señora.- dijo en voz bastante solemne, una cosa era conocer a su esposa antes del matrimonio, pero una mucho más diferente era después de compartir el lecho matrimonial. Mientras que su señora se iba, se volvió a acostar en la cama, seguramente su Señor padre ya se encontraba dando otro banquete de despedida, y estaría dando las gracias a todos los asistentes; pero había un problema mayor en la cabeza del heredero de Nido del Grifo: La Muerte de Robert.

Apenas una semana había sucedido y se decía que los Señores de las Tierras de los Ríos, del Norte, del Rejo, y de todos los lugares, estaban indecisos en sugerir al Rey, que por naturaleza y linaje debía de haber sido el propio Joffrey, ese niño rubio del que había escuchado algunas historias; pero por otro lado, parecía que Stannis, el hermano de Robert, se encontraba enviando cartas acerca de que esos hijos eran unos bastardos que no merecían la corona, que ni siquiera tenían sangre Baratheon. Aquello era demasiado descabellado, ¿como era posible que eso sucediera? Sterick pensaba en su caso, había visto sangrar a su señora esposa, ¿como fue posible que el Rey Robert no se hubiera dado cuenta de que había depositado su semilla en la Reina?

Se levantó para ajustarse las ropas, hasta que sus pensamientos se vieron irrumpidos por la presencia de su esposa, apenas incorporándose para observar como la servidumbre llegaba a preparar la tina de agua caliente. - De acuerdo, me parece bien.- dijo en el tono más sencillo posible, bastante extrañado de adoptar esa forma de vida. - Si vuestra madre le enseño eso, no veo porque no debemos de seguir sus indicaciones.Si queréis sentirte como en casa, no soy nadie para impedirlo.- aseveró cruzándose de brazos, sin saber en que consistía el ayudar en el baño; Sterick no era tanto de ese tipo de baños, prefería ir al río que desembocaba en el mar a darse una ducha, como los demás de su pueblo, aunque su madre nunca estuvo de acuerdo en tomar la costumbre pueblerina, sobre todo porque decía que no infundía respeto en su gente. - Mi señora madre dice que debo aprender más de ustedes. A mi me gusta ir al río a limpiarme, puedo soportar el agua fría. - se burló al ver que tres doncellas ya se encontraban llevando los baldes con agua tibia; una de ellas había visto el torso semidesnudo de Sterick, sonrojándose en el proceso y haciendo que éste solo sonriera de lado.

Se quitó las prendas en su totalidad, quedando desnudo ante su señora esposa una vez se fueron las doncellas. - ¿Y si el favor de los dioses no es suficiente? ¿Si tenemos un hijo, creéis que no será necesario un segundo? Podríamos tener un segundo hijo o hija, para casarlo con un noble de Puerta de Bronce, o Nido de Cuervo, así protegeríamos a nuestras dos casas en el sur y en el norte. - Sterick era un buen estratega, pero para su mala fortuna le faltaba tiempo, la Guerra se acercaba y ni todos los herederos del mundo podrían alejarla. - Tengo que mover mis piezas en caso de que Ser Renly o Ser Stannis decidan hacer un movimiento.- confesó volviendo al tema del embarazo. - Dos lunas son suficientes, intentaré preñarle hoy de nuevo.- dijo como si fuera algo que pudiera calendarizarse. - Pero por el bien de tu pueblo y el mío, es que es necesario que me des un heredero. - notó el rubor en la mejilla de su esposa, pero para entonces ya el rubio se había metido a la tina de agua tibia. - Odio el agua tibia...voy a ir a nadar al río, quiero que me acompañéis. - murmuró sintiendo como la piel se empezaba a calentar por el agua; seguramente si Cicely no lograba convencerlo, su señora madre terminaría por regañar a su esposa.


quién, dónde, cuándo.


¿The good or the bad one?
I prefer to be both


Spoiler:
AvatarCamposContacto
avatar
Joker
Mensajes :
1292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Lichtgestalt el Mar 29 Ago - 7:16

Una decisión.

Una leve sonrisa se instauró en su rostro cuando lo vio acceder de buen modo, a ser asistido. Ella quería ser buena esposa y si bien el matrimonio entre ambos era por conveniencia y no amor, quería que transcurriese en paz; los herederos no llegarían jamás si entre ambos existían emociones negativas o no había complicidad y a ninguno le era conveniente el no engendrar. —Desconozco las implicaciones de una guerra, mi señor. Y lamento mi ignorancia al respecto pero así como a vos os enseñaron el arte de blandir una espada, a mí me instruyeron para obedecer y callar frente al que sería mi esposo. Supongo que en eso he fallado, tomando en cuenta que os amenacé con un cuchillo y por poco hago que no me toméis en el lecho, siendo vuestro derecho y mi obligación. — Se arrepentía, sí, pero no lo suficiente como para castigarse por ello siempre. Además, tan pronto le diera hijos, estaba segura que Sterick perdería interés por ella o se buscaría una amante.

— Pero si sé que si no fuera importante, vuestras preocupaciones serían otras ¿No es verdad? — Arrodillándose junto a su esposo comenzó a deslizar una pequeña toalla  perfumada con esencias, buscando llevarse la suciedad del cuerpo. Sterick era un nombre limpio, simple, facilitaba bastante las cosas y ahorraba el tener que preocuparse por cometer algún error a Cicely asumiendo las tareas de casa. — No depende de mí y tampoco depende de vos el que lleguen los hijos. Pero si de algo os sirve o siquiera os consuela, pondré todo cuanto esté a mi alcance para facilitar las cosas. — Su mano se perdió en el borde que marcaba el agua y tocó más allá de donde debería, limpiando las partes pudendas. — Os abriré las piernas todas las veces que sea necesario y si conseguimos la preñez, trataré de daros tantos hijos como sea posible. Cumpliré mi deber y espero que cumpláis el vuestro, que no me neguéis la semilla porque sin eso, de nada valdrían mis esfuerzos. — Renly Baratheon o Stannis no esperarían a que ella pariese hijos para llevarlos a la guerra pero esperaba dar los suficientes para ser reconocida, para que Sterick la tuviese en cuenta en los asuntos importantes y no como un mero objeto.

No tenía mayores habilidades pero se consideraba inteligente y si bien de estrategia militar ignoraba muchas cosas, esperaba que su esposo  supiera — y tomara en cuenta — su opinión al respecto.

Tampoco podía negar que los hábitos simples de su esposo despertaban en ella curiosidad. Jamás había acudido al río para otra cosa que no fuera mirar y el bañarse en agua helada no entraba dentro de sus planes pero sentía curiosidad al respecto. Así pues, terminó ayudando al muchacho a ponerse en pie y tras pasar un lienzo para que secase su cuerpo, acercándole las ropas. — Os acompañaré pero solo porque quiero que me sigáis explicando todo eso. Por la manera en que habláis de la guerra, imagino piezas enormes de un sitrang que se mueven según dicten unos pocos. — Bastaron minutos para que preparase nueva ropa para él y también para ella, llevándose una serie de implementos para no tener que ir o volver repetidamente al asentamiento.

Afortunadamente para ambos, la familia no vio con malos ojos el que la pareja se ausentase pues comprendían la situación: una guerra en ciernes significaba marchar pronto, Sterick debía irse llevando consigo la certeza de un hijo en camino.

— Alguna vez oí decir que el Norte es el territorio más grande ¿Sabéis a quién apoyarán? Cualquiera conoce la amistad entre el difunto rey Robert y Eddard Stark. — A poca distancia, Cicely bordeaba los obstáculos que iba encontrando en el camino, tratando de no quedarse atrás. Él conocía bien ese sendero así que era más rápido y diestro en su andar. Finalmente consiguieron llegar, reclamando ella asiento sobre una piedra lo bastante cerca del agua como para mojar las pantorrillas, dejando que él se bañase a distancia, aunque se aseguraba de hacerse oír. — Porque si vos pelearéis no es posible hacerlo por dos. Y se dice que Renly no tiene madera de rey… — Enunció, levantándose las faldas para no mojarlas. No sabía si era conveniente o no el bañarse ahí o si su esposo la protegería de miradas indiscretas. — Se oyen muchas cosas sobre él, mi señor. — Puntualizó, justo a tiempo en que se acercó lo suficiente como para que ella le arrojase algunas gotas de agua a la cara, reclamando atención.

Con Sterick, Nido del grifo, Mañana.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Sagittarius el Lun 4 Sep - 4:00

Una decisión


Las noticias viajaban rápido a través de los cuervos que sobrevolaban las ciudades y fortalezas de Poniente gracias a los Maestres que en sus quehaceres tenían la domesticación de dichos animales. Esperaba que así como se enteraban rápidamente de los cotilleos, lo hicieran ante cualquier movimiento de Renly o Stannis.

- Nunca hemos sido un Reino de paz, siempre hay diferentes problemas; que nos hubieran educado para creer que todo estaba bien era una mentira. Una Guerra implica la destrucción total; tal vez no recuerde los años que tardaron en recuperarse de la Guerra del Rey Robert contra el Rey Aerys....eramos demasiado pequeños para enterarnos de la magnitud. - trató de explicar, pero no sabía si su esposa lograría entenderle, las mujeres generalmente no se metían en esos temas. - Todo por un rey paranoico y loco, veo un gran problema en que ahora haya tres posibles reyes.- era claro que en cualquier caso, apoyarían a Ser Renly, si aquello se volvía algo de decisión.

- La historia nos dice que un hombre con paranoia puede causar estragos. La traición de un solo pueblo, de los Darklyn, hizo su perdición y también de la Casa Hollard en la Resistencia de Valle Oscuro, ¿de que sirvió eso? Simplemente de que el Rey se volviera paranoico.  - lo siguiente era historia, la muerte de Rickard y Brandon Stark, la Rebelión de Baratheon y Stark, y lo que vino después.

Al hombre ya poco le importaba que la mujer lo hubiera amenazado con un cuchillo, no la creía capaz de hacerlo, al menos no enfrente de toda la gente, pero quiso darle gusto a su petición sabiendo que a él tampoco le agradaba mucho la idea acerca del Encamamiento. Las palabras de su ahora mujer lo tomaron por sorpresa, no estaba acostumbrado a tal nivel de sinceridad con nadie a su alrededor. - En realidad tuviste suerte, otro hubiera sido capaz de mandarle castigar, supongo. - la chica no era tan mala después de todo, pero aún así Sterick no estaba enamorado de ella, y odiaba a sus padres por haber visto el interés de sus tierras, pero ¿acaso no estaba pensando lo mismo para su futuro?

- Me resulta inquietante pensar en que nuestra moneda y los impuestos se incrementen por una guerra. - hasta ahora había tres probabilidades. Mientras pensaba en eso no se daba cuenta que tal vez su señora esposa no entendiera esos temas, pero tal vez cuando él estuviera en batalla necesitaría que alguien pudiera quedarse a cargo y pudiera ser estratega, y en su hermano mayor a veces no creía confiar.

Dejó que la toalla perfumada empezara a hacer efecto pero no podía sentir aquella incomodidad de no tener un agua realmente pura donde pudiera lavarse. Al sentir la mano de su esposa sobre sus partes pudendas, no pudo evitar excitarse de nuevo, haciendo que eso lo hiciera carraspear la garganta, más aún con las palabras que su esposa decía en abrir las piernas.
- Nunca te la negaré. Tenlo por seguro.- no veía la hora en volver a probar preñarla, era una sensación que le había gustado, y quizá, cada vez tendrían más confianza para hacer diferentes cosas, o eso pensaba él al recordar a la moza.

- Cuénteme como es Pazo Pajar.- sabía que era un lugar verdaderamente cercano pero ignoraba sobre su tierra, la que sería de sus hijos.- ¿Podríamos hacer negocios allá? ¿Poner establos? ¿Herrería? - el hombre siempre veía las formas de aprovechar sus recursos. - Tal vez una taberna o una costurera para adornar los vestidos de las doncellas. Al parecer tienes buen gusto para eso. - él no sabía de esas cosas, pero siempre había visto a la mujer como alguien que sabía buscar sus ropajes.

En cuanto salieron de la habitación envuelto en sus ropajes, la guió por las estancias en las que ella tendría que poner orden. - Esos son Podrick, Taywon, Trent, los cocineros, puedes pedir lo que necesites, siempre que haya suministros. Todos los días, a las nueva de la mañana llegan las provisiones directas desde Nido del Cuervo al sur, y desde Puerta de Bronce, y claro Bastión Tormetas. Podrick se encarga de llevar la contabilidad.- aseguró caminando hasta donde se encontraban las mozas. - Wendolyn, Iris, Marvelin, quedarán a tus ordenes en la limpieza.- cada una de ellas hizo una reverencia a su señora. Sterick sabía que había demasiada muchedumbre en el Castillo, gente que tal vez no recordaba de nombre, pero siempre había sido adepto de conocer a su gente.

Su esposa era inteligente, y lo pudo notar por analogía que dio respecto al sitrang. - Voy a salir con mi señora esposa al lago. - ordenó, otra opción era tomar el camino a la Bahía de los Naufragios, pero para ello tendrían que bajar al Cabo de la Ira, aquellos riscos elevados que protegían el Castillo por los tres flancos. - Luego iremos, si le parece bien, a la Torre del Este, la más alta del Castillo, ofrece una hermosa vista de los bosques del oeste, los riscos y el mar al este. - las puertas del Castillo se abrieron mientras que el joven heredero tomaba la mano de su esposa para guiarla por el camino sinuoso. - Será rápido. - dijo dejando que sus guardias quedaran al son de la puerta; había un acceso trasero que daba directo con las murallas principales del Asentamiento, por lo que no tendría que bajar por las calles principales y que el pueblo observara su presencia, si no que, tenían un paraje privado para ellos mismos, alejados unos metros de la muralla principal entre las montañas. A su alrededor había un pequeño lago que se conectaba con las murallas de la ciudad, y al otro lado simplemente la vista gracias a los enormes acantilados que había hacía la Bahía del Naufragio.

Al llegar a la orilla del lago, dio un vistazo atrás, observando a lo lejos a sus dos guardias, estaban lo suficientemente lejos como para observarles; no había nadie a la deriva, pero a la izquierda cientos de varas más allá, se podría ver actividad en la ciudad. - Estamos solos, sienta la libertad de meterse si así le placiera. - dijo quitando sus propias ropas hasta quedar desnudo frente a ella. Sus rubia barba y vello tanto en el pecho como en su cuerpo, daba pequeños brillos ante la mirada del sol. Sterick se introdujo en el agua, pero no quedó demasiado lejos de ella para seguir conversando. - Siempre he pensado que el Norte es demasiado grande para controlar. No sé decir a quién apoyarán, espero que sea a Renly, aunque...como bien observarías, el Rey era amigo leal de Eddard Stark, la aún mano del pueblo. - había escuchado esos comentarios sobre Ser Renly, pero ¿quien lo aseguraba así? - Tendré que tomar una decisión acertada, pero espero por nuestros pueblos que nuestra unión, haya servido para que Ser Renly y Ser Stannis vean que es posible unirse.- notó aquellas gotas que su esposa lanzaba levemente. - ¿Porque no vienes? Prometo que mis guardaespaldas no vendrán si no se lo pido. comentó, lo único que se podía ver eran las murallas del castillo tras de sí y nada más, a su alrededor solo agua.

En aquél momento varios cuervos atravesaban el pequeño lago, eran aves que llevaban cartas y que se dirigían directo a la Torre del Maestre. - Seguro que para la cena, el Maestre Quebhor nos tendrá novedades.- y ¡vaya que novedades! Aquella carta llevaba un mal presagio para el Reino: Lord Eddard Stark era considerado un traidor al nuevo Rey, Joeffrey, y Robb Stark había tomado el mando de Invernalia y agrupado a todos sus vasallos; eso llevaría a subsecuentes acciones a tomar por parte de todo el Reino.

quién, dónde, cuándo.


¿The good or the bad one?
I prefer to be both


Spoiler:
AvatarCamposContacto
avatar
Joker
Mensajes :
1292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Lichtgestalt el Jue 7 Sep - 2:19

Una decisión.

Tenía en claro que no amaba al hombre que ahora era su esposo pero se sorprendió por encontrar su conversación agradable, interesante a tal grado que era incapaz de no prestar atención. Sterick resultó ser más instruido y versado en distintos temas que de hecho, Cicely disfrutaba con aquellas lecciones en forma de pláticas; ella no podía considerarse tampoco del todo ignorante pero la educación recibida iba más por el lado práctico: cómo llevar un hogar, cómo administrar los recursos para mantener un asentamiento correctamente, esforzarse por parir la mayor cantidad de hijos posibles y educados en la fe de los siete, nada comparable a intrigas políticas y movimientos de tropas. — Escribiré a mi padre esta noche. Seguro estará complacido por el interés manifiesto en las tierras que han de ser nuestras y de los hijos que tengamos. — O al menos esas eran las intenciones del patriarca Errol, que al tener un heredero varón débil e inútil por enfermedad o vicio, no podía hacerse cargo del asentamiento que correspondía.

Finalmente acabó cediendo ante las palabras de su esposo y se despojó de las ropas para entrar al agua, quedándose solo en camisón; toda mujer debía mantener cierto pudor y aunque él ya conocía cómo lucía estando desnuda, quería esforzarse en que no la viera como una mujer casquivana o disoluta sino como una esposa digna de todo respeto y consideración. El agua fría la hizo estremecer e instintivamente buscó cierta cercanía con él, permitiéndose sujetarlo del brazo para no caer. — No puedo decirle que hacer pero quizás pueda ofrecer mi consejo y si no, al menos un oído atento para escuchar cualquier inquietud que tenga a fin de que pueda tomar la mejor decisión. Se supone que entre esposos no existen secretos, al menos eso se pretende. — Y quería participar. Quizás entre los dos dieran con una buena resolución, una que mostrara que si se tenía voluntad y suficiente determinación, incluso aquello unido por la conveniencia o el odio podía funcionar.

Como lo suyo, aunque no sintieran nada el uno por el otro.

Después del baño ambos marcharon a los sitios que Sterick había prometido, dando una imagen que muchos seguramente envidiarían: un matrimonio joven y apacible al que auguraban buenas cosas. Con ese paseo, ella no podía evitar sentirse un poco menos hostil, de hecho encontraba la compañía de su esposo como algo bueno, lo que ya era decir tomando en cuenta el mal inicio de la vida en común. La torre del Este fue una agradable sorpresa para ella, que acostumbrada a los viejos torreones y muros del asentamiento que la vio nacer, no conocía sino un panorama gris, tan viejo como su padre. Entre amena charla y una caminata tranquila, la pareja gozó de un tiempo en relativa calma hasta la hora de la cena, donde era evidente que existía tanta tensión que nadie ahí disfrutaba el suculento banquete ante ellos. Se hablaba de guerra, traiciones y muertes con la misma facilidad con que se charlaba del clima, que según los maestres “Pronto llegaría el invierno más largo y frío en los últimos mil años” pero a nadie parecía importarle salvo para saber si las provisiones resistirían, si serían suficientes para soportar una guerra o el pésimo clima.

Cicely se mantuvo en silencio durante toda la velada, salvo para agradecer las atenciones que su familia política y la gente del servicio tenía para con ella. Según había oído decir, la tarea de cerrar filas con el asentamiento de los Errol recaería en manos de Sterick así como también se encargaría del propio, sin duda una gran responsabilidad. Dando fin al banquete y asignadas las tareas correspondientes — en ella recaería el papel de contabilizar suministros, exigir que las casas cadete cumplieran con su parte, hacerse cargo de la servidumbre — se retiró más temprano que su esposo pues seguramente él tendría otros asuntos por resolver.

No fue sino hasta la medianoche que lo sintió llegar, tratando de hacer menos ruido porque seguramente no quería despertarla. Ella sí lo hizo, incorporándose en la cama para mirarlo. — ¿Cómo le fue? — Apartó las mantas para darle espacio, daba igual si se acostaba con las prendas puestas o no. — ¿Entramos en guerra oficialmente? Pobre Lord Eddard. — Susurró. — Mi padre siempre dijo que no había hombre más honorable que él en los siete reinos, excepto quizás Lord Jon Arryn, la antigua mano del rey ¿Sabe qué le harán? Lo acusaron de traidor pero quizás su hijo pueda negociar su libertad… o su ida al muro. — Conocía eso, sí. A los indeseados se les llevaba a la guardia, quizás el Stark tuviera esa opción.
Con Sterick, Nido del grifo, Mañana.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Sagittarius el Jue 14 Sep - 3:25

Una decisión


Sterick tenía algunos conocimientos que había heredado de las historias que su padre solía contar, desde Aegon, hasta Brandon el Constructor, los Ándalos, los antiguos dioses, hasta las leyendas de la creación del Muro; todo ello le apasionaba, casi igual que las armas, escudos, flechas, y las mujeres. El primogénito Connington tenía al fortuna de haber sido inteligente, algo que muy pocos hombres podrían alinear con las armas, pero como tal, tenía sus debilidades, y las suyas eran las armas de larga distancia, así como los combates cuerpo a cuerpo; era mejor y más letal con la espada.

- Me complacería que los hicieses. - aseguró respecto a la carta a su padre, ya tenía muchos planes para su futuro que habían sido analizados por su familia y avalados también.

Le gustaba el cuerpo de su esposa, eso no lo podía negar, y a decir verdad, en menos de veinticuatro horas; al menos podía decir que ya no le caía tan mal, todo era meramente responsabilidad. Agradecía el hecho de que fuera una esposa digna de todo respeto, y que tuviera aquél pudor. Se mantuvo fuerte dentro del agua, colocando los pies en el fondo, que le llegaba a la altura del abdomen, mientras que sostenía el peso de su esposa para que no cayera. - Os agradezco sus buenas atenciones. - sus palabras eran nobles, Sterick no dudaba de ellas; al final de cuentas, ambos habían cumplido su palabra y se habían casado. - Lo sé, los consejos siempre son buenos. - no era muy asiduo sobre la opinión de las mujeres en la guerra, pero más de una vez su madre le había callado la boca con sus instrucciones. El hecho de pensar que entre ellos no existirían secretos le hizo creer que no era algo muy viable, sobre todo porque el hombre aún estaba enamorado de la hija de aquél puerto tan cercano, pero aún así asintió.

Los ojos de la gente se fueron moviendo sobre ellos conforme regresaron a la fortaleza y se adentraron a la Torre, con vistas hacia los acantilados en un momento solitario. Después asistieron a la cena; en aquél banquete se hablaron de todos los tópicos del momento, y que si acaso Ser Renly o Ser Stannis harían algún movimiento perspicaz, sobre todo sobre como estaban preparados los Connington para cualquier eventualidad. - Nuestros hombres y los de Pazo Pajar están listos.- y con ello se refería a que él lideraría a todos y cada uno de lo cientos de hombres que acompañarían a Ser Renly o Ser Stannis a la Guerra, pero ¿a cual de ellos podrían servir? Esa decisión la tomaría su padre y después de la cena ya le habría dado claras instrucciones.

Después del banquete prosiguió a hablar con su padre primeramente, y posteriormente con sus hermanos respecto a las responsabilidades de cada uno de ellos; a su hermano menor, Ronnet le ordenó que le acompañaría a la batalla, luchando a su lado; a su hermano Raymund, le especificó que sería escudero de una de las familia de Pazo Pajar, y a Alynne le indicó que acompañara a su esposa en las tareas del hogar, contabilidad, servidumbre y todos los asuntos del hogar.

- Parece que llega una Guerra- dijo en cuanto se acostó en la cama, agotado de trazar estrategias con su padre, de dar indicaciones a los herreros, a los dueños de caballerías, a sus vasallos y a los hombres de su padre. Había tratado de no hacer ruido pero poco había funcionado; se adentró al interior de su cama, no sin antes desprender todas sus prendas, excepto su gran ropa interior. - Ser Stannis Baratheon está reuniendo a sus vasallos. Creemos que irá tras Desembarco del Rey, o contra Bastión Tormentas, pero no creemos que eso sea viable, toda vez de que su hermano Renly es el Señor del asentamiento. Aún así, no debemos bajar la Guardia. - no creía capaz de que entre hermanos existiera esa Batalla, pero ¡que equivocado estaba! - Ser Renly se encuentra en Altojardín, al parecer negociando con los Tyrell. tomó aire para proseguir. - Robb Stark, ahora Señor de Invernalia, comanda un ejército de hombres del norte y marcha hacia el sur, al parecer tratará de rescatar a su padre y hermanas en Desembarco del Rey, mientras que aún no se dicta sentencia...el Muro parece ser una buena opción para un traidor. - era un prologo de una terrible guerra que estaba a punto de estallar. - En pocas palabra el Reino es un caos. - sabía lo que eso implicaba. - Somos el asentamiento más cercano a Bastión Tormentas, Ser Renly ha dado ordenes especificas para nuestras fortalezas. Los Errol y los Connington debemos defender el Bastión y resistir en caso de que Ser Stannis tome una mala decisión- si bien la flota de Lord Stannis era grande, se especializaba en barcos y no propiamente en caballería.

- Partiremos en cuatro días para la vigilancia del Bastión Tormentas. Nuestra gente mañana cargará provisiones, armas y llegarán nuestros más cercanos vasallos. Todos se prepararán. Necesito que también lo hagáis, mi señora. - murmuró a sabiendas de que su gente sería la más afectada por la Guerra, pero también, sabiendo que el Norte sufriría también sus estragos, aunque por el momento fueran dos batallas diferentes. - Necesito invertir en armas y en todo lo necesario. Las arcas de mi Casa están a vuestra entera disposición para su administración. Alimentar a nuestros huéspedes, soldados y toda la gente que se nos una en armas, comprar las provisiones y estar en contacto con el Maestre en mi ausencia. Mis padres viajarán a Altojardín para reunirse con Ser Renly. - él tendría que entrenar en los días restantes al sector que lo acompañaría a defender Bastión Tormentas.


quién, dónde, cuándo.


¿The good or the bad one?
I prefer to be both


Spoiler:
AvatarCamposContacto
avatar
Joker
Mensajes :
1292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Lichtgestalt el Sáb 16 Sep - 3:53

Una decisión.

Las palabras que obtuvo su esposo eran precisamente algo que no deseaba escuchar pero procuró que la sorpresa no fuera obvia en su rostro. Si tenía cuatro días antes de marchar a defender Bastión de Tormentas, eso también repercutía en el matrimonio puesto que ahora estaban a contrarreloj, a reserva que Sterick marchase confiando en dejarla con un niño en el vientre. — Tendréis mucho trabajo entonces. Aun así tengo un mal presentimiento con todo esto, esposo. La fama de Lord Stannis es bien sabida ¿No le cortó los dedos a un mercader? Pero no pienso contradeciros, no estaría bien. Solo puedo decir que estaré esperando vuestro regreso y haré lo posible porque estés orgulloso de mí, de vuestra casa y espero que del primer hijo que os dé. — La guerra duraría meses, seguramente pariría antes de anunciarse el término del conflicto y si las cosas seguían tan mal, el comunicarse sería casi imposible.

Tenía bien presentes las condiciones en que ahora vivían y cómo cambiaría todo según se inclinara la balanza. Un solo hombre podía ser la diferencia entre perder o ganar. — Tenéis las arcas de mi familia a disposición, eso lo sabéis. También contáis con la dote que os fue otorgada en el momento de casaros conmigo, podréis equiparos con lo mejor que el dinero pueda proveer para el combate. Quizás no os alcance para acero valyrio pero no estaréis desprotegido. Compraos una buena armadura, armas de calidad. Si organizamos bien las finanzas de ambas casas, alcanzará para todo y más. — A primera hora pensaba ponerse a revisar la contabilidad y haría traer de su hogar los mismos libros para ver qué tan bien estaban en términos económicos. Imaginaba que no les iba tan mal si había alcanzado para realizar una boda en condiciones.

E instintivamente fue buscándole, necesitada de calor y afecto; sí, era de noche y debían dormir pero con cuatro días disponibles antes de la partida de su esposo, Cicely debía hacer todo lo posible por quedar embarazada. Con pequeños besos y caricias fue propiciando un mayor contacto entre los dos; situándose Sterick entre sus piernas y tras breves roces en las partes pudendas lo sintió introducirse en ella, más fácilmente que la noche anterior. Se permitió dedicar algunos momentos a recorrer el cuerpo de su esposo, ávida de mayor intimidad entre los dos. Le permitió besarla, dejándose instruir según lo que él sabía, aprendiendo de la forma en cómo se movía, cómo la acariciaba. Sin resistirse se entregó a él, al placer que brindaba Sterick.

El amanecer los sorprendió abrazados, entrelazados sus cuerpos como si fueran uno. Aquel día era un intento más, una manera de buscar ese hijo tan ansiado y a su vez, una oportunidad para poner en orden todo lo que debía quedar resuelto antes de partir, razón por la cual la ahora señora Connington abandonó esa cómoda postura en brazos de su esposo para despertarlo, instándole a ponerse en pie. — Seguro os están esperando. — Murmuró, segundos antes de buscar cobijo nuevamente entre su pecho cubierto de pelo.

Con Sterick, Nido del grifo, Mañana.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Lichtgestalt el Sáb 23 Sep - 5:59

Previo a la guerra.

Contándose ya el penúltimo día de adiestramiento para las tropas que marcharían a defender Bastión de Tormentas, los preparativos en Nido del Grifo no hacían sino aumentar con cada minuto que pasaba; ahí, cada persona tenía un deber, un motivo por el cual estar ahí o cumplir a cabalidad con sus tareas, especialmente los señores del asentamiento, Sterick y Cicely, quienes en ausencia de los padres del futuro Lord, habían asumido labores de adiestramiento y administración de víveres, cumpliendo cada uno con lo suyo como mejor podían, lidiando a su vez con los problemas que generaba el encargarse de tantas personas que debían alimentar o convivir pese a no conocerlos. Aun así la pareja había hecho lo correspondiente según su rango y posición, con ella administrando los recursos con mano de hierro sin permitir el desperdicio mientras Sterick seguía adiestrando a los soldados en tácticas y escaramuzas militares.

En el poco tiempo libre, los recién casados aprovechaban para terminar de alguna manera o de otra en el dormitorio; conscientes de su responsabilidad y la guerra venidera habían tomado en serio — quizá demasiado — su tarea de engendrar hijos, preferentemente varones. A pesar de cuán arduo se volcaban a dicha tarea, el ansiado heredero no llegaba pero el maestre solía tranquilizar a la muchacha asegurando que “La ansiedad es mala consejera” y que cuanto menos lo esperase tendría en sus manos a un bebé tan fuerte como el padre, enviándola a beber cuantos brebajes podía o sugiriendo ciertas “maneras” de intimar que podían favorecer la concepción de varón — veladamente dejaba caer consejos referentes a ciertas posiciones — que Cicely no se atrevía a sugerir a su marido por miedo, por recato. Aun así existía mayor complicidad entre ellos, le permitía tocarla como mejor creía, ya las ropas no eran necesarias e incluso se daba el lujo de recorrer ella el cuerpo de su marido.

Aquel día era prácticamente el último. La futura señora del asentamiento se abocó de lleno a las tareas que correspondían a ella pero en cuanto tuvo un tiempo libre, se fue rumbo al patio, donde su esposo supervisaba a los vasallos y brindaba nuevas armas según los recursos que tenían. Al verla llegar, los banderizos reverenciaron a la joven mujer como saludo, gesto que ella correspondió del mismo modo; poco a poco estaba acostumbrándose al sitio y a tratar con todos, manteniendo a raya a Ronnet cuando quería imponer alguna cosa o gastar innecesariamente. — Mi señor. — En deferencia a su esposo, la dama mantuvo la reverencia unos instantes más para luego incorporarse. — Veo que las gestiones financieras han resultado bien y os ha alcanzado para todo cuanto habéis pedido. — Se disculpó con los señores de otros asentamientos, buscando cierta privacidad al momento de hablar con Sterick. Mientras seguía frente a él se permitió recomponer sus ropas, adecentándole para mantener intacta su imagen de señor, eso era importante también. — Quería preguntaros algo ¿Os alcanzó mi dote para nuevas armas? Puedo daros mis joyas si las necesitáis, no quiero que vayáis desprotegido. — Acarició los cordeles de la camisa, anudándolos bien ya que con el ajetreo se habían deshecho. — Mi padre os ha enviado un cuervo. — En sus manos dejó el fino pergamino cuyo sello denotaba que ella no lo había leído.

En dicha misiva, el patriarca Errol manifestaba una profunda pena por no ser capaz de acudir con ellos a la guerra, aduciendo severas dolencias que le mantenían postrado en una silla; maldecía reiteradamente a su prole por darle un heredero enfermizo y débil y en forma especial a sus tres hijas por ser hembras, no varones. Constaba además su deseo por escrito de concederle a él regir sobre las tropas de Paso Pajar como lo habría hecho él. — ¿Qué os dice? — Se atrevió a preguntar, curiosa.

Con Sterick, Nido del grifo, Mañana.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Sagittarius el Lun 25 Sep - 5:51

Previo a la Guerra


El trabajo se había incrementado en los días posteriores a la mala noticia sobre la Guerra, sobre todo en su entrenamiento y en el patio principal del castillo. Sobre Stannis no debían confiarse, tal como su esposa le había aclarado en sus conversaciones, ¿que honor podría tener un hombre como aquél? Estaba claro que Ser Stannis solo convivía con marinos borrachos y poco confiables. Las negociaciones que sus padres habían hecho previo a su boda, sirvieron para que Nido de Águilas se fortaleciera, cada vez más, contando con las arcas de la familia de su esposa, además de los dotes y los terrenos. El heredero del Castillo de los acantilados, pidió a todos sus herreros que forjaran la mejor armadura en esos cuatro días.

Las dos noches anteriores había necesitado el calor de su señora, cada día se sentía en más confianza para introducirse en ella, e incluso sus caricias eran mejores que la noche anterior; notaba en Cicely mayor apertura y menos desconfianza, tan era así que le dejaba acariciar su cuerpo de diferentes maneras o incluso besándola en los labios.

El hombre llegaba agotado cada noche, después de dar instrucciones, haber despedido la comitiva de sus padres, ordenar el ejército, analizar los mapas de la bahía; pero aún así cumplía con sus obligaciones como esposo, tomando a Cicely en cada noche, esperando que su semilla pudiera engendrar un hijo. Cada amanecer Sterick proseguía a tomar sus responsabilidades, pero su esposa también hacía lo propio, dando ordenes a la servidumbre cada noche para que el desayuno estuviera listo nada más el Señor temporal despertara.

Aquella mañana era la penúltima que pasaban juntos. - He de contarte una historia de mi familia. - murmuró al alistarse. - Hace unos años, mi padre buscó a un anciano que tenía conocimientos sobre el otro lado del Mar Angosto. Lo mandó traer desde su pobre casa ermitaña, en las montañas casi de camino a Nido del Cuervo.- era algo de lo cual se arrepentía. - El hombre había estado en Qohor, donde supuestamente poseen todo el conocimiento para forjar acero Valyrio. Mi padre le ofreció dinero a cambio y le dio dos hombres para su cuidado, uno de ellos su mano derecha, Ser Dwan Parne.- respiró hondo para proseguir a explicar. - El anciano, al negarse, fue amenazado por los consejeros de mi padre. Después de años de viaje, solo regresó el tercero de sus hombres, Ser Valter Estermont, el anciano supuestamente murió de camino de regreso, y Ser Dwan murió bajo extrañas circunstancias.. - Sterick no se había mostrado bastante de acuerdo en el viaje y sus dudas recaían en Valter. - El punto es que le fue entregada a mi padre una espada de Acero Valyria, la cual tomaré el día que sea Señor de Nido del Grifo, aunque mi padre la tiene resguardada, me ha dicho que piense en un nombre.- mientras tanto, tenía que luchar con una espada, la cual había nombrado "Neblina" puesto que siempre en el castillo, al estar hasta arriba de acantilados, amanecía envuelto en nubes y neblina. - Nunca estuve de acuerdo con algunas decisiones de mi padre, pero como hijo mayor que soy, tuve que acatarlas. Cuando sea Señor de este Castillo, voy a tener que tomar decisiones más responsables. Solo espero que los dioses le den larga vida a mi padre.- murmuró con una mala corazonada de la Guerra, incluso si él moría, su posesión terminaría a manos de Ronnet, ¿y que pasaría con Cicely?

En esos momentos, la dinámica del Castillo había cambiado, ahora bajo las ordenes de Sterick. Estaba bastante estresado, sobre todo porque le gustaba supervisar la mayor parte de las cosas, era un tanto obsesivo con eso. - Mañana, antes de irnos se unirán nuestros aliados del sur, de Nido de Cuervos, Ser  Lester Morrigen ha mandado a Ser Guyard Morrigen para el viaje- indicó sonando algo cansado pero la situación apenas comenzaba. - Ser Valter Estermont se quedará aquí, pero no lo he nombrado castellano, nombré a Ser Dravor Blacktyde. - últimamente había visto a Valter muy unido a Ronnet, su hermano, y eso podía solo significar que algo tramaban.

El día transcurrió con total normalidad, Sterick se encontraba haciendo estrategias en el mapa de la bahía, mientras que los vasallos le seguían. El hombre se apartó de los demás dando indicaciones cuando vio a su señora. - Al parecer, mi señora, la armadura me ha quedado bien.- no la estaba usando puesto que su herrero se encontraba dando los últimos detalles; el rubio se había dado la tarea de buscar puntos débiles y los había encontrado, sobre todo en el espacio que había entre sus axilas y las hombreras y su cuello. A Sterick no le gustaba portar la armadura completa.

Al caminar a su lado Sterick carcajeó. - ¿De verdad mi señora ha venido para preguntarme sobre el dinero? ¿Porque no admitís que me va a extrañar? - bromeó para después carraspear la garganta, a veces tenía que sacar lo inmaduro que era. Al sentir la mano de su mujer, se la besó con delicadeza, mientras que se acercaba al oído para susurrarle algo. - Ríete como si te estuviera coqueteando. ¿Mi señora me haría el favor de cuidar a Ser Valter?..sabe que no confió en él.... - murmuró para que nadie escuchara; mientras tanto el hombre del que hablaba los miraba desde el otro lado del patio. Era un hombre adulto, casi mayor, que tenía un par de propiedades, y era parte del Consejo de su Señor, de ojos separados y nariz respingada, y sin una sonrisa en la mano.

Recibió la carta de las manos de su señora, la cual abrió de pronto, mientras que observaba el patio en general y como su hermano bromeaba con otro caballero, cosa que le hizo rodar los ojos. "¿Es que nunca va a madurar?" Sintió los nervios fluir por todo su cuerpo cuando supo que su suegro manifestaba su preocupación de que no sería capaz de ir a la guerra, mientras que, a lo lejos, su mejor amigo, Ser Grennan, se encargaba de las tropas que entrenaban.

El rubio cruzó los brazos mirando de lejos al Maestre, y luego a Ser Dravor Blacktyde. No. Esa decisión tenía que tomarla él, y solo él. - ¿Que sabéis de las tropas de vuestro padre? - no quería que su esposa conociera la idea acertada que tenía su padre sobre engendrar mujeres, y por lo tanto, volvía a sentirse presionado por embarazar a su esposa. - Vuestras tropas vienen del Norte de Bastión Tormenta, eso significa que los veré en la retaguardia. Sin embargo, quiero saber quien es el Capitán de sus hombres y cual es su especialidad, ¿alguna idea, mi señora? - seguramente no conocería gran cosa pero si a la gente de su padre.



quién, dónde, cuándo.


¿The good or the bad one?
I prefer to be both


Spoiler:
AvatarCamposContacto
avatar
Joker
Mensajes :
1292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Lichtgestalt el Miér 27 Sep - 5:40

Previo a la guerra.

En esos días de convivencia, Cicely había aprendido más de su esposo que de cualquier otra persona; disfrutaba sus charlas porque cada una contenía enseñanzas importantes, amaba la tierra que lo vio nacer puesto que algún día no muy lejano sería de sus hijos también y sobre todo, adoraba esas bromas espontáneas. Y sí, cuando pensaba que tendrían poco tiempo para conocerse o acostumbrarse al otro durante una guerra en ciernes, agradecía bastante el tener la oportunidad de convivir con él. — Cuando vos admitáis que me extrañaréis… — Se divertía, por supuesto. Provocar a su esposo le gustaba e incluso llegaba a ser pícara sin caer en lo vulgar, todo ello con el objeto de tentar a Sterick y que no demorase para acudir al dormitorio. Pero sí, realmente echaría de menos muchas cosas suyas, todo en realidad. De reojo logró captar las miradas indiscretas de ambos hombres así que procuró fingir como mejor podía, besando su esposo para hacer todo más creíble. — No lo consideréis como un favor. Soy vuestra, esta es mi tierra y por tanto mi deber. Quizá sería bueno que aprovechéis la noche instruyéndome sobre cómo empuñar siquiera una daga. — Una proposición descabellada que para ella tenía bastante lógica.

A continuación — siendo blanco de miradas furtivas todavía — procedió a explicar su punto. — Sé que dejáis hombres leales para protegerme pero no quiero depender totalmente ¿Y si vuestras sospechas son ciertas? Solo tendré dos opciones para él: La muerte o el muro. Me habéis enseñado que la guardia de la noche se tiene en cuenta al momento de ser misericordioso pero si rehúsan, sabéis lo que viene. En el peor de los casos, si logran superarnos en fuerza o número os aseguro que caeré junto con el nido antes de permitir que enarbolen estandartes ajenos. — Aquello lo dijo con tanta seguridad, tanto aplomo que no había duda en sus palabras: resguardaría el asentamiento en ausencia de su esposo y lo haría bien, como de ella se esperaba. Pensaba también en el futuro, en las distintas posibilidades ¿Y si había un bebé en su vientre? Necesitaba protegerse e impedir que llegasen a él en última instancia pues se convertiría en un enemigo, un posible opositor.

Decidió sin embargo concentrarse en los asuntos más próximos, toda vez que aún existían dudas sobre su preñez y con el poco tiempo, sería un milagro si lograban concebir un hijo así. — Seguramente os encontraréis ahí con Lord Allister Herston. Mi padre confía en él su vida sin dudarlo, dado que mi hermano carece de fuerza o salud para siquiera sostener un cuchillo. Le he visto pocas veces pero la gente de Pazo Pajar celebra el valor que posee, corean sus victorias en cualquier fiesta. — Con el objeto de seguir conversando, Cicely se sujetó firmemente al brazo ajeno, relatando lo poco o mucho que sabía de él. — Quizá no le gustéis, querido. Tiene pocas pulgas y en general muy mal talante, es soldado de la vieja escuela… — Suspiró, acongojada al pensar en esa posibilidad. Sterick tenía el don para ganarse la confianza de otras personas pero Herston era difícil, mucho. — Algo se os ocurrirá para anexarlo a vuestras filas, cooperará bien. Y yo confío en vos más que nadie, sé que procederéis bien con las tropas de mi padre. — Añadió, sin dejar lugar a dudas.

Sin embargo, todavía existían temas en la agenda que tratar.

— He recibido carta de mi hermana Alayne, mi señor. Ella se ha casado con Orvan Stokeworth, que pertenece a las tierras de la Corona. Fechada desde hace un mes, cuestiona seriamente mi lealtad. — Inconscientemente llevó las manos a su estómago y apretó la tela del vestido, nerviosa. Entregó a su esposo la carta arrugada, prácticamente borrada la tinta. — Irán en contra vuestra, según se lee entre líneas. Quiero que sepáis que mi lealtad es para vos, no tengáis duda alguna. Lo mío es vuestro, sea mucho o sea poco y espero que así sea para conmigo tratándose de vos. — No quería verlo dudar. Se necesitaban, independientemente de cómo fueran las cosas entre ambos.
Con Sterick, Nido del grifo, Mañana.
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
980

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Sagittarius el Dom 1 Oct - 18:08

Previo a la Guerra


No quería pensar en que extrañaría a su mujer, pero tenía que admitir que parte de su persona lo haría, cada noche que pasaba se estaba acostumbrando a su presencia y a su cuerpo en su cama. Aunque claro estaba que Sterick tendría que ausentarse forzosamente para demostrar su valía en las batallas, era su oportunidad para hacerlo, para que todo Poniente viera de lo que era capaz. Todo buen caballero soñaba con la gloria, con que su vida fuera escrita en las canciones de los bardos y la información pasara de generación en generación en los libros que los maestres escribían en Antigua.

Miró a su esposa con cierta lujuria, de no ser porque tenía demasiadas cosas que hacer la hubiera llevado directamente al dormitorio. "Unas horas más" pensaba tratando de evadir lo que su cuerpo sentía. La sorpresa que sentía no fue evidente, eso sin duda alguna sería una oportunidad para que Sterick pudiera garantizar la seguridad de su esposa y futuros hijos. El rubio asintió y besó la mejilla de su señora. - Considérelo hecho.- el hombre seguramente pasaría a la herrería en cualquier oportunidad para solicitar una daga para su esposa.

Ser Valter Estermont era un hombre temido y sus miradas se habían desviado al entrenamiento, aunque el heredero sabía bien que los tenía bastante observados. "¿Cuantos de mis hombres trabajaran para él fortuitamente?" El hecho de pensar en eso, hizo que sus vellos se erizaran del coraje, y del temor de que algo pudiera pasar en su ausencia.  - Habéis aprendido bien, mi señora. - murmuró al escuchar la situación sobre el muro. - Que las doncellas duerman con vos cada noche en mi ausencia; pondré dos guardias de mi plena confianza en tu puerta.- tal vez aquello sería un mensaje para sus enemigos dentro de Nido del Grifo. - Si hubiese una traición dentro de mis muros, dudo que mi mente piense en ser misericordioso...preferiría que sus cabezas pasaran por el filo de "Neblina" - sabía su error, su debilidad impulsiva, no iba a permitir que eso sucediera, pero ¿como garantizarlo si se iba a encontrar fuera? Sin duda estaba orgulloso de lo que su mujer se estaba convirtiendo; de vez en cuando pensaba que hubiera pasado si la Guerra hubiera sucedido antes de su boda, seguramente sus enemigos internos hubieran actuado sin preocupación.

Conocía de oídas a Lord Allister Herston, uno de los señores de Lord Errol; Nido de Cuervos, Nido del Grifo y Paso Pajar juntos serían una buena defensa en caso de que Ser Stannis quisiera dirigirse hasta Bastión Tormentas. - No me voy a dejar doblegar por un soldado tajante.- aseguró sabiendo que su armadura, sus hombres y su renombre funcionaría para que aquél soldado y su ejército los siguiera en la columna. Agradecía el hecho de que su esposa tuviera la confianza sobre él, de alguna manera le daba más apoyo en su autoseguridad.

Cuando escuchó las palabras de su esposa referente a Stokewoth un nudo en el estomago hizo que quisiera se le revolviera el estomago. - Era de esperarse, Ser Dravor Blacktyde y Ser Valter Estermont, visitaron a vuestra hermana por ordenes expresas de mi padre para negociar. Evidentemente Stokeworth no les dio un cálido recibimiento. - si bien no le parecía que Valter hubiera asistido a un acto diplomático, las ordenes de su padre eran incuestionables.

Recibió la carta en manos de su señora y prosiguió a leerla, aunque odiaba la situación tenía que tomar parte de ella.  - Es vuestra hermana, mi señora debe de conocerla mejor que nadie.- murmuró observando al Maestre Quebhor de lejos. - Usa al Maestre para escribir una carta diplomática, donde especifiquéis que vuestro padre coordinó este matrimonio y que lamentáis profundamente que no tengáis los mismos ideales por el Reino. - decía sin tener conocimientos que la visita de los hombres de su padre había tenido mayores consecuencias. - No os preocupéis por sus amenazas entre líneas, si se dirigieran a nuestros muros, Lord Ralph Buckler de Puertabronce nos lo haría saber. - no era del todo afín con las ideologías del hombre, pero al menos sabía que no quería que la región se viera mermada por una guerra. - Mi señora puede confiar en que así sera, estos muros son vuestros, tanto como míos. Y lo serán de nuestros hijos, y de los nietos de nuestros hijos. En estos muros se contarán historias de la unión de Nido del Grifo y Paso Pajar.- admitió con orgullo, caminando a través del campo de entrenamiento, lanzando una indicación. - Quedan al mando de Ser Grennan y Ser Dravor.-   a lo que todos asintieron y prosiguieron a entrenar mientras que el heredero tomaba caballerosamente la mano de su esposa para proceder al comedor principal. - Mis tropas están listas, podríamos ir a nuestras habitaciones a....entrenar.- indicó a uno de sus guardias que se acercara, susurrándole la orden de dirigirse a la herrería y conseguirle una daga mientras él y su señora merendaban.






quién, dónde, cuándo.
[/quote]


¿The good or the bad one?
I prefer to be both


Spoiler:
AvatarCamposContacto
avatar
Joker
Mensajes :
1292

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sometimes you get the best light from a burning bridge.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.