Últimos temas
» Donde hubo fuego, cenizas quedan
Hoy a las 4:37 por Uko

» ¿Quién quiere rolear X? [Ideas]
Hoy a las 2:52 por Schadenfreude

» Etherial's Dreams
Hoy a las 2:50 por jibriel

» First Floor - Group II - Atracciones Ryan
Hoy a las 2:49 por Schadenfreude

» Misión I: La granja.
Hoy a las 2:40 por Schadenfreude

» —ℬut first we'll live
Hoy a las 2:27 por Schadenfreude

» Identifying Marks
Hoy a las 2:10 por Magik

» A place called home
Hoy a las 1:43 por Magik

»  It ain't no life to live like you're on the run
Hoy a las 1:42 por Red Panda

» Darling [Afrodita]
Hoy a las 1:09 por Haydn

» La tierra que nos vio nacer [Rakish]
Hoy a las 0:21 por Thyra

» Dont Run Away (Caronte)
Hoy a las 0:20 por Haydn

» ♠ Don't let me go.
Hoy a las 0:07 por Hellcat

» Meant to be?
Hoy a las 0:03 por Harley

» ➹ This is no longer an era of swords and spears
Ayer a las 23:46 por Sheena

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

A flesh for cash business

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A flesh for cash business

Mensaje por Soupy Twist el Jue 13 Jul - 1:32

A FLESH FOR CASH BUSINESS
Django Unchained| 1x1 | CS


"Following his deal with Dr. King Schultz, Django gets new boots, shirt and saddle. Handsome cowboy hat included. But he keeps Ace Speck's bloody coat, he'll need it as they hole up in the mountains for the winter"

El invierno ha sido crudo el pasado mes, no obstante todavía no ha pasado lo peor. El negocio de cazarrecompensas es lucrativo. A más feroces y osados los criminales, más ceros hay bajo su retrato. Schultz y Django ya han conseguido abatir varias bandas de villanos, pero el invierno es largo y la caza acaba de comenzar.

Nuestros dos héroes se dirigen a una pequeña ciudad de Texas en busca de sus siguientes víctimas, siguiendo el apestoso rastro de calamidades. Entre tanto, el joven Django todavía tiene mucho que aprender, a pesar de que sea un natural del tiroteo.

King Schultz
Christoph Waltz × Bountyhunter × Soupy Twist
Django
Jamie Foxx × Deputy × Hiroine



Stuff:

Gracias, Snicket :'):




Si Brette merece una estatua se dice y ya:






De mis personajillos:




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
549

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Hiroine el Jue 13 Jul - 12:56

Dynamite training.
Django × Pequeño pueblo × 10:30am

Los interminables murmullos de la gente eran algo común en estas instancias. Un mes ya había transcurrido desde el momento en el cual el hombre que cabalgaba tan sólo unos metros detrás de él le había hecho una suculenta propuesta. Una propuesta de ayudarlo a matar hombres blancos para conseguir amasar una fortuna. Los motivos de Schultz eran desconocidos para Django. Sus propias motivaciones personales eran mucho mas simples y cualquier hombre que se encontrara del otro lado de su arma los podría comprender. Pero no los motivos del doctor. Muchos de los objetivos que ambos habían asesinado y cambiado por dinero no se detuvieron a aceptar la realidad que estaba frente a sus ojos. Un negro no montaba un caballo. Un negro no mataba blancos. Un negro no podía llevar armas. El mundo era arcaico en muchos sentidos. Pero quizás las motivaciones de Schultz eran para encaminar el mundo hacia territorios mas avanzados. Pero Django en toda su simpleza no era el hombre para descubrir dichos motivos. Django era simplemente el puente y el recipiente de toda posible enseñanza.

La banda que estaban buscando ahora tomaba el nombre de un tal John McCallister. El señor McCallister, o como Schultz lo llamaba, por lo visto era culpable de una lista de crímenes bastante larga. Si su memoria le era de alguna utilidad, los mas importantes eran asesinato, robo, violación y por supuesto...adulterio. Su recompensa era bastante importante, esencialmente dado el hecho de que el adulterio había sucedido con la esposa de un juez corto de temperamento. El doctor había analizado de forma correcta, dadas las últimas "operaciones" de la banda, que se encontraban en algún lugar cercano al pueblo al cual ambos estaban llegando. El plan por lo visto era observar a la gente, superficialmente, para luego decidir el mejor punto donde ambos podrían claro empezar a hacer preguntas. Aunque Django en toda su simpleza ya había comprendido una verdad sobre el buen doctor. Siempre tenía un plan en mente. Y ni siquiera a su ayudante lo revelaría sin algo de treatricalidad.

- La gente blanca por lo visto no se acostumbrará nunca a ver un negro sobre un caballo. Dígame doctor, donde es que finalmente vamos a comenzar con la ronda de preguntas, claro si es que puedo saberlo. - Dijo mirando de reojo hacia el doctor, media sonrisa adornaba su rostro lleno de cicatrices. Si su intuición le llevaba a algo, era el hecho de que como toda misión, empezarían bebiendo una cerveza. - O iremos al bar como de costumbre? - Una chaqueta de cuero adornaba su torso, mientras montaba un caballo gris oscuro. Las armas ocultas de todos los ojos que estaban dispuestos a juzgar rápido y pensar lento. - Diga la orden doctor.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Soupy Twist el Jue 13 Jul - 14:29

Dynamite training.
Schultz × Pequeño pueblo × 10:30am

El cadencioso balanceo al ritmo de las pisadas de Fritz se sumaba a la blanca monotonía que les rodeaba. Altos perennes árboles espolvoreados de nieve se levantaban a sus lados, delimitando el camino que seguían. Al final del trayecto se distinguía ya con claridad el pueblo al que se dirigían. Un pobre lugar mal comunicado en la inmensa Texas. Nada nuevo.

Los grises ojos del doctor permanecían clavados en la espalda de Django, y como si dotaran de rayos láser, podía ver las cicatrices que la recorrían. La brutalidad con la que algunos hombres, tan solo por tener piel más clara, trataban a otros no tenía justificación ni perdón. Si en manos de Schultz estuviese, el concepto de esclavitud ni siquiera tendría una palabra para denominarlo.

Apenas traspasaron las puertas del tejano pueblo, las indiscretas miradas se clavaron en su compañero. Insintivamente King espoleó a su caballo para situarse al lado de su compañero, atrayendo alguna de las juzgadoras miradas de los locales. Le asqueaba aquel tratamiento que siempre les brindaban. Como si se tratasen de una anomalía de la raza humana. Schultz le había cogido mucho cariño a Django, lo que acentuaba este sentimiento de aversión que se veía obligado a ocultar.

- ¿Acaso no es el bar un buen lugar para empezar nuestras indagaciones? - Contestó con su sedosa voz. - Si hay un lugar que reúne a todos los desgraciados yo diría que es el bar. - "O la horca" pensó para sus adentros. - En cualquier caso hace demasiado frío para que nos quedemos fuera y Fritz y Tony necesitan reponerse del viaje. - Añadió acariciando las crines de su fiel corcel. - Tendremos que pasar por la misma aclaración de siempre, por supuesto... - Su mirada se desvió a la manga de su tupido abrigo gris bajo la que guardaba su pequeño y útil revólver.




Última edición por Soupy Twist el Jue 13 Jul - 15:45, editado 1 vez



Stuff:

Gracias, Snicket :'):




Si Brette merece una estatua se dice y ya:






De mis personajillos:




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
549

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Hiroine el Jue 13 Jul - 15:36

Dynamite training.
Django × Pequeño pueblo × 10:30am

Las miradas no iban a terminar, por lo que el que una vez fue un miserable esclavo en una de las tantas plantaciones, había optado por una opción mas sencilla. Ignorarlos era complicado al principio. El hecho de tener un arma en el cinto y a un mercenario caza recompensas como apoyo le habían llenado la cabeza de ideas en un comienzo. Pero como siempre su propio carácter impulsivo se veía sabiamente atenuado por el que fungía como su mentor. El doctor parecía odiar el concepto de esclavitud, estar en desacuerdo, pero por obvias razones que hasta Django podía comprender aún no le había confiado su libertad. Django no era una persona resentida. Él le había ofrecido un trato que el con gusto tomó. Aquello era infinitamente mejor que estar a la merced del látigo o sometido a la enfermiza voluntad de la pelea de mandingos. Cuando el doctor se postró a su lado, Django sonrió. Como siempre las palabras del buen doctor siempre lograban alcanzar la mente de todos. Incluso una tan simple como la del propio pupilo que él había escogido.

- Los infelices tienen 4 bares en este pequeño pueblo, me imagino que usted ya sabe cual es la mejor opción. - Django acomodó sus características gafas y soltó una buena cantidad de saliva. Sus modales no eran del todo propios aún. Pero por el bien de su perdida esposa estaba mas que dispuesto a mejorar en todo sentido. No solo en el manejo de las armas de fuego. - Usted habla, yo no disparo o hago nada hasta que usted me autorice, como siempre nuestra supervivencia mutua depende de su habilidad para manejar las situaciones hostiles. Usted habla, yo me quedo detrás como un guardaespaldas. ¿Me faltó algo, doc?

El tono final fue acompañado por una sonrisa. Era cierto. El invierno era cruento con todos los seres que caminaban sobre la tierra. Y sus caballos siempre habían probado ser lo suficientemente fieles como para dejarlos perecer ante algo tan trivial como el frío. Django visualizó un establo perfectamente preparado para atender a los equinos compañeros de ambos. Se dirigió hasta allí y dejó a Tony a cargo de los hombres que operaban susodicho establo. Una vez que ambos hubieran bajado, se giró hacia el doctor y con calma le preguntó, mientras encendía un cigarro de tabaco que sacó de su chaqueta. Solo faltaba que el doctor tomara la batuta del acto que estaban a punto de poner en escena.

-¿Entonces, cual bar primero, doc?







Última edición por Hiroine el Jue 13 Jul - 17:53, editado 1 vez
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Soupy Twist el Jue 13 Jul - 17:31

Dynamite training.
Schultz × Pequeño pueblo × 10:30am

-Ahí, mi joven amigo, es donde entra nuestra capacidad de observación. - Levantó el dedo índice hacia el cielo al pronunciar estas palabras, luciendo una amplia sonrisa que fulgía entre el bosque de canas que tenía por barba. Acto seguido barrió la calle con la mirada y rápidamente reparó en los cuatro locales a los que Django se había referido anteriormente. Anotó mentalmente su posición y continuó su trayecto.

- Solo una cosa más. Necesito que estés atento a los parroquianos y que memorices todos aquellos que parezcan particularmente enfadados cuando yo exponga mis intenciones. - Explicó alzando ambas cejas y culminando su intervención arqueando sus labios con tono de astucia. - Los reconocerás por su reflejo de llevar la mano a la pistola o arma de su elección. - Terminó Schultz.

El doctor redirigió su atención a Fritz, que se había detenido ya al lado de Tony y se disponía a sacar provecho de un saco de heno que había cerca. Con un ágil movimiento, el alemán descendió del caballo y se ocupó de pagar a los encargados del establo. Como de costumbre, le dio a Fritz unas palmadas en el costado como despedida y volvió a poner la mirada en la calle principal. No tuvo que esperar mucho antes de que la primera señal se hiciese visible, a saber, una botella de vodka que salió disparada de la puerta de uno de los cuatro establecimientos.

- Aquel. - Señaló con decisión el local mencionado y tomó la delantera, llegando rápidamente a la entrada del bar. - Django, necesito que prestes mucha atención a la expresión de estos hombres cuando entremos. Recuerda lo que te he dicho. - Hizo una última advertencia.

- Buenas tardes, caballeros. - Irrumpió acto seguido en la abarrotada atmósfera del lugar. Las voces y risas que se podían escuchar desde el exterior parecieron apagarse cunado, al ser llamados la atención por King, diferenciaron la figura de Django tras él -o más que la figura, la piel-




Stuff:

Gracias, Snicket :'):




Si Brette merece una estatua se dice y ya:






De mis personajillos:




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
549

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Hiroine el Jue 13 Jul - 18:08

Dynamite training.
Django × Pequeño pueblo × 11:00am

¿Parroquianos? No tenía ni idea, ni siquiera estaba cerca, de lo que podía significar aquella palabra. Pero dado el hecho de que ambos estaban a punto de entrar en un terreno enteramente hostil, decidió guardarse la pregunta para otro momento. Dejó a Tony en el establo y recordó a la perfección las indicaciones del doctor. Si bien no sabía lo que la palabra podía significar, el resto de las palabras del hombre al que ahora seguía tenían un sentido. Estar atento a cualquier infeliz que intentara levantar su arma. Quizás parroquianos eran aquellos que iban a ser merecedores de la atención de su actual empleador. Chasqueó la lengua y se detuvo cuando el doctor hizo lo mismo. Escuchó el bochorno que se hacía mas y mas prominente en el interior de la cantina elegida. La última advertencia provocó que Django desabrochase su pesada chaqueta de cuero curtido. No podía retrasarse con ese condenado botón si las armas comenzaban a dispararse inmediatamente.

- Entendido. - Dijo Django. Si había algo en lo que era bueno, era en jugar el papel que el doctor requiriera en sus planes, incluso si para él no tenían demasiado sentido. Para una persona como Django tenía mas sentido entrar disparando, darles a los mas feos en las rodillas y sacarles información metiendo un cuchillo en las heridas consiguientes. Pero claro, él era un esclavo por el momento y el doctor era el que tomaba las decisiones. Sin contar el hecho de que hasta ahora habían tenido el suficiente éxito en sus misiones hasta el momento.

No duró mas que cinco segundo el incesante ruido en la taberna. Cinco segundos tardaron todos los blancos borrachos en quedarse callados ante la entrada de ambos. Schulty jugó con ellos de la misma forma que siempre hacía. Caballerosidad y teatro. Pero ahora las palabras de su mentor cobraban sentido. Le pidió analizar las miradas de todos los allí presentes por un motivo en particular. Aquellos que tuvieran mas odio en su mirar, serían los elegidos. Y Django estaba acostumbrado a sentir ese mirar. Sin contar con el hecho de que los que lo miraban en ese momento con el mayor odio, sin sorprenderlo, estaban sentados en una mesa alejada de todo el bochorno. Dos hombres, trajes negros, una mano sobre la mesa, la otra potencialmente empuñando su arma. Django estaba en guardia. No era un experto aún pero juzgando todo por el olor de aquella cantina, no necesitaba serlo. Sus reflejos eran veloces y en una situación como esa, le serían mucho mas que útiles.

- Los dos que están sentados en la parte de atrás. - Le susurró Django al doctor mientras él mismo barría con su mirada al resto de los blancos allí presentes. Todos no eran mas que una manga de borrachos sin dignidad alguna. Pero ninguno parecía estar en un estado competente como para levantar ni mucho menos empuñar un arma. Se mantuvo serio y alerta, esperando a que el doctor hiciera lo suyo. Si algo le decía su intuición era que ambos necesitaban que el aire estuviera mas relajado. Pero no diría nada, si Schultz era algo, era listo. Todo estaba en sus manos.





Última edición por Hiroine el Jue 13 Jul - 23:51, editado 1 vez
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Soupy Twist el Jue 13 Jul - 20:58

Dynamite training.
Schultz × Pequeño pueblo × 10:30am

-Vaya, no esperaba que fueran tan poco disimulados. Mejor, más vale no levantar los humos del resto más de lo necesario. - Contestó en un susurro a la intervención del joven. - En todo caso quizá sea más recomendable hacer una advertencia. Esta gente parece no ser muy amiga de las sorpresas y siento decir que nosotros tampoco lo somos. - Volvió a dirigirse a Django. - Muestra tu pistola cuando yo muestre la mía.

- Veo que tienen ustedes interés en mi amigo Django. - Se giró para dirigirse a la multitud. - Debo informarles de que Django es un hombre libre, y por tanto se comportará como tal. Espero que nadie tenga ningún problema. - Apartando el pesado abrigo de la parte derecha de su cintura, la escasa iluminación del bar brilló sobre una bien cuidada pistola. El dueño del bar, que hacía rato rechinaba los dientes, pareció estallar al escuchar la intervención de Schultz, puesto que se dirigía hacia los dos hombres a acaloradas zancadas. De su mano derecha colgaba un rifle cuyo sonoro clack al ser recargado retumbó por todo el bar. No obstante, antes de que pudiera levantarlo contra los dos caza-recompensas, el dorado mecanismo oculto bajo la manga de Schultz se desplegó, apuntando claramente a la frente del dueño.

- Según yo lo veo tiene usted dos opciones. O bien vuelve a su lugar tras la barra del bar y nos trae dos buenas cervezas a mi amigo y a mí o bien va usted o algún delegado suyo a llamar al sheriff, que sin duda alguna desalojará el local haciéndole perder clientela. Todo por un hombre libre. - Schultz paró brevemente y alzó las cejas, esperando que sus palabras calasen en la espesa mente de su anfitrión. - Por supuesto también está la opción de que yo apriete el gatillo que tengo bajo el dedo y le vuele los sesos aquí mismo pero creo que ninguno de los dos querría eso.

- Lo que yo pensaba. - Comentó en voz baja al ver la determinación del dueño convertirse en indignación, que a su vez reveló con un gruñido y una mirada de desprecio ante sus recién llegados clientes. - ¡Estaremos en aquella mesa del fondo! - Exclamó King cuando su interlocutor ya se alejaba. - Vamos Django, tenemos información que conseguir y no nos hemos ganado precisamente la simpatía de esta gente.




Stuff:

Gracias, Snicket :'):




Si Brette merece una estatua se dice y ya:






De mis personajillos:




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
549

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Hiroine el Vie 14 Jul - 0:29

Dynamite training.
Django × Pequeño pueblo × 11:00am

Django era simple, sí, pero era perfectamente cauto cuando debía serlo. Mortal y preciso cuando su vida y por consiguiente la de su mujer estaban en juego. Mentiría al decir que la vida del buen doctor tampoco se había convertido en algo importante para él. No solo por que su propio destino estaba atado al suyo propio. Sino por que era el primero que lo miraba con respeto. Que lo trataba como a un igual. Como a cualquier otro blanco que hubiera podido encontrar en su camino. No...era incluso mejor que eso. Muchas veces, Schultz, lo trataba mejor que a los blancos. Tal y como si en él hubiera un recentimiento nato para con aquellos que se proclamaban dueños de vidas ajenas. Por una razón tan simple como la diferente tonalidad en la piel de los demás. El doctor era el primer amigo que Django hacía en mucho tiempo y estaba perfectamente preparado para morir por él de ser necesario.

-...- El silencio de Django vino acompañado de un ligero movimiento de cabeza. Asintió ante aquél último murmullo del doctor. Por lo visto él no era el único en sentir la tensión en el aire. Vamos, que la misma bien podría cortar un trozo de acero si seguían así las cosas. Pero si su intuición no le fallaba, el doctor estaba a punto de dejar en claro que ninguno de los dos eran las perras de nadie. Un punto debía quedar en claro y Schultz para toda la preferencia suya para con la diplomacia y demás, no se dejaría intimidar como si nada. No sonrió al escuchar el comentario de que era un hombre libre. No lo era, aún, pero confiaba en que pronto lo sería. Pero para lo que a los blancos ebrios les importaba, Django debía ser el puto presidente de la comunidad negra. Un hombre que estaba en todo su derecho de defenderse llegado sea el caso. Una vez que el doctor se quitó su chaqueta Django hizo lo mismo, solo que fue menos sutil que el buen dentista. Una vez que su chaqueta estuvo fuera de sus hombros, la mano derecha de Django estaba empuñando firmemente su arma, mas no la quitó de su funda. Un punto, al igual que el que estaba probando el doctor al apuntarle al dueño del establecimiento. Vengan. Todo siempre puede terminar con sangre. - Siempre tan sutil, doc.

Django siguió a su mentor, no sin mirar de reojo a todos los demás allí presentes. Se acercó a la mesa y no se demoró en tomar asiento. No era una persona que ocultara sus intenciones ni tampoco el simple hecho de que ahora estaba mas alerta que nunca. Él nunca dejaría de empuñar su arma. No hasta estar seguro de que nada ocurriría. Aunque claro, teniendo en cuenta su suerte, los disparos podían empezar en cualquier momento.

Ahora sólo quedaba jugar su papel por un poco mas de tiempo. Su paciencia pronto sería recompensada.







Última edición por Hiroine el Jue 27 Jul - 12:08, editado 1 vez
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Soupy Twist el Mar 18 Jul - 13:26

Dynamite training.
Schultz × Pequeño pueblo × 10:30am


Paulatinamente los locales volvieron a sus conversaciones, pasando a etiquetar lo recién sucedido como otra de las excentricidades de algún loco que soñaba que los negros tenían los mismos privilegios que los blancos. La tensión de la amenaza también se disipó con gran facilidad. Al fin y al cabo en Texas podía pasar cualquier cosa, particularmente en alguno de aquellos bares de mala muerte.

Schultz se sentía incómodo habiendo tenido que realizar una entrada de aquella manera. Por lo general prefería evitar la violencia en la medida de lo posible, pero cuando era necesaria no dudaba en hacer uso de ella, eso sí, siempre dentro de la legalidad. Por ese motivo, aunque no quería mostrarlo, tenía una cierta incomodidad respecto a su situación actual. Sin embargo en aquel momento, en aquel lugar, no solo actuaba de cara a su deber sino que además quería que toda aquella gente viera a Django comportarse como uno de ellos, fuera de los roles de color.

Retirándose el sombrero King se encaminó hacia la mesa señalada y tomó posesión de una de las sillas. Su posición no era completamente arbitraria; justo a su lado estaba el grupo de hombres al que su compañero había señalado pocos instantes atrás. En cualquier caso debía actuar rápido si no quería que aquellos hombres se fueran. “Perdonen, caballeros.” Se giró y tocó a uno de ellos con su dedo índice. “¿Conoce usted al señor McAllister?” Schultz no esperaba que le dieran toda la información de buenas a primeras, ni mucho menos, particularmente conociendo la hostilidad que aquellos hombres proferían a gente como Django. Aquella no sería una fácil conversación y en esta ocasión tenía la impresión de que utilizar la fuerza no iba a brindarles la victoria.

“¿Quién pregunta?” La gran espalda a la que se dirigió el doctor se dio la vuelta mostrando una peluda cabeza con un bigote de extraordinario tamaño sobrepuesto a una boca de húmedos y endiablados labios. Los pequeños entornados ojos del hombre a su vez le daban a aquel rostro una expresión de profunda fiereza, sin embargo parecía querer ahogarla en alcohol a juzgar por sus encendidas mejillas –que bien podían ser fruto de una creciente ira ante la interrupción-.


[/quote]



Stuff:

Gracias, Snicket :'):




Si Brette merece una estatua se dice y ya:






De mis personajillos:




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
549

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Hiroine el Jue 27 Jul - 12:38

Dynamite training.
Django × Pequeño pueblo × 11:00am

El silencio invadió nuevamente el ambiente por unos instantes. No por una simple cuestión de que ellos impusieran miedo en los locales o algo por el estilo. Sino por que quizás ellos se dieron cuenta de que no valían la pena. Un blanco que seguro usaba al negro de mula o de culo para follar. No que fuera verdad pero los norteamericanos sureños y mas en pueblos como aquél no se caracterizaban por ser profundos de pensamiento. Por eso Django encajaba tan bien, de no ser por su color de piel. Si bien no era el personaje mas grande, nunca lo había sido, cierto era también que Django nunca fue un cobarde. Sin importar de quien se tratáse, mandingo, blanco, negro, lo que fuere...Django lo miraría a los ojos con valentía. Siempre había sido valiente. En el pasado en mas de una ocasión había recibido los azotes del látigo en lugar su esposa, tan solo para protegerla y escudarla de ese dolor. Y ahora la escudaría de todo lo que se interpusiera en el camino de ambos compañeros. En ningún momento y bajo ninguna circunstancia dejaría de empuñar el oculto cañón de su pistola. Schultz debía de lograr relajar a los objetivos con sus palabras elegantes y encanto europeo como él lo llamaba. A Django le correspondía estar alerta de cualquier tipo de sorpresa.

Al momento que ambos mercenarios tomaron asiento, Django soltó una buena bocanada de aire, la cual había estado casi atascada en sus pulmones mucho mas de lo realmente necesario. Mantuvo su grueso abrigo por encima de su brazo derecho el cual mantenía cruzado dado que la mano del mismo estaba aún firmemente empuñando el revólver. Miró a los tres hombres, por mucho los mas amenazantes y disgustados por su presencia, y luego dirigió su mirar hacia la barra. Mientras el doctor hizo lo propio, Django observó como el dueño de la cantina servía las dos cervezas con una mueca de disgusto siempre presente en su rostro. La rabia que plagaba su mirar estaba dirigida enteramente hacia el doctor, el cual acababa de humillarlo en su propio hogar. Django esbozó media sonrisa y se quitó finalmente su sombrero, dejando el mismo colgado de su silla. Del bolsillo izquierdo de su pantalón sacó su pequeña bolsa de tabaco, los papeles y una cajita de fósforos. Armó rápidamente un cigarrillo y miró el intercambio del doctor con los demás hombres, prestando especial atención al mastodonte que contestó la pregunta del doctor.

- Señorita, toque algo de música. - Dijo Django mirando de reojo a la mujer sentada en el piano, la cual se había quedado visiblemente pasmada ante lo sucedido. Con presteza y dichosa habilidad, Django arrojó una moneda con dos dedos, la cual cayó en la pequeña vasija. La misma era utilizada para que la mujer guarde sus ganancias, evidentemente. El sonido de la moneda arrojada por Django pareció sacarla de su trance, a lo que el moreno reaccionó moviendo la cabeza para darle el último empujón. Muchos de los locales miraron por sobre sus hombros la acción del "negro" claramente desaprobando la misma. Sin embargo cuando Django se giró a encontrar sus miradas, estos separaron las mismas y volvieron a sus asuntos. - Gracias. - Dijo con voz segura, regresando su mirar hacia el del gigante, el cual ahora estaba completamente dado vuelta. Mirándolo mas a él que al doctor. Algo natural pero la verdad era que ese hombre tenía mas aire de animal que de hombre. - Doc...- Dijo Django, recordando lo que habían hablado anteriormente entre ambos. Una palabra era suficiente para que Django le pusiera una bala entre las cejas. Ese hombre no parecía cooperativo, pero si él moría quizás los otros dos se verían mas disuadidos para responder. O quizás simplemente noquearlo, si bien el tamaño era demasiado dispar, Django estaba convencido de que podía hacerlo de ser necesario.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Soupy Twist el Lun 28 Ago - 23:35

Dynamite training.
Schultz × Pequeño pueblo × 10:30am


El áspero ambiente, para nada acogedor, parecía arañar las palabras intercambiadas entre ambos interlocutores a pesar de que Schultz se encontraba haciendo uso de su tono más sedoso y sus palabras más respetuosas. King todavía podía notar las fugaces pero intensas miradas que el hombre le echaba a Django desde su posición, aunque decidió ignorarlas puesto que no les convenía volver a enemistar a aquella gente.

"Un interesado en negocios." Contestó saliéndose por la tangente. Acompañó sus palabras de un suave gesto y una amplia sonrisa. "¿Qué clase de negocios?" Insistió la gran espalda sin quitar la vista de Django. "De aquellos que involucran grandes cantidades de dinero. Estoy seguro de que el señor McAllister no querría perderse oportunidad como esta." King se interpuso entre el hombre y su protegido, buscando contacto con las pupilas de su oponente. No quería que perdiese concentración en la conversación y recordase el asco y odio que les había servido como guía a los caza-recompensas.

"McAllister no negocia con amigos de los negros." Concluyó el hombre que, sin esperar respuesta alguna, volvió a darse media vuelta.

"Me parece que tan solo nos resta esperar." El alemán imitó al hombre, dirigiéndose ahora a Django. Levantó la recién llegada jarra de cerveza hasta su incipiente sonrisa, dejando el plateado bigote cual ola encrespada. Acto seguido, un ruido tras él llamó su atención. Tan solo le hizo falta echar un vistazo para comprobar que uno de sus vecinos de mesa se encontraba abandonando el local en aquellos instantes.

"Vamos.
" Señaló a su compañero dejando la jarra sobre la ajada madera y tirando un par de monedas a su lado.



Perdón por tardar tanto pero estaba de vacaciones y apenas conseguí contestar unos pocos roles entre un viaje y otro pero no pude llegar al tuyo :c



Stuff:

Gracias, Snicket :'):




Si Brette merece una estatua se dice y ya:






De mis personajillos:




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
549

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Hiroine el Sáb 16 Sep - 3:33

Dynamite training.
Django × Pequeño pueblo × 11:00am

El intercambio fue corto, no duró mucho. No era algo que nadie de los allí presentes se hubiera imaginado, claro. Después de todo aquellos eran miembros de una banda de hombres blancos caracterizados por su salvajismo y racismo, sentados enfrente de un alemán amigo de un negro. El mastodonte era por lo visto el jefe de aquél pequeño grupo, seguramente sería un tipo importante en el grupo criminal. Schultz siempre estaba un paso por delante de Django, a la mas ligera noción de que los mirares de ambos pudieran estar poniéndose mas intensos de lo necesario, se puso entre ambos y tomó nuevamente el control de la situación. En su mundo, Django ya estaría teniendo una competencia al mejor estilo de los mandingos. Pero el mundo del doctor no era el suyo y aún tenía mucho que aprender de aquella profesión. Había que ser listos primero. Luego había que disparar.

Sin embargo las palabras de King no llegaron a ningún sitio. Lo utilizaron a él como excusa para omitir cualquier palabra llamativa que saliera de sus labios. Podían parecer estúpidos, pero algo le decía a Django que ellos ya habían adivinado que lo mejor era evitar escuchar al doctor. Sus palabras los confundirían y quizás aceptarían algo que no debían. Sabio movimiento. Ese hombre siempre parecía tener éxito a la hora de convencer a las personas que incluso lo quieren ver muerto de aquello no sería conveniente para ellos mismos. Pero aquellos hombres habían tenido un mal presentimiento y optaron por despachar a uno de los tres para que, seguramente, avisara a su jefe que un ama negros lo estaba buscando en el pueblo. Schultz reaccionó de forma inmediata. Teniendo casi el mismo tiempo de reacción, Django se puso de pie, no sin antes ponerse su chaqueta y su sombrero, y dejó el bar en compañía del mayor.

- Doctor...estoy seguro de que nos seguirán los otros dos. - Dijo mientras guardaba su revólver, mirando en todas las direcciones intentando ubicar rápidamente al que había sido despachado por los otros dos. Django hizo un gesto con la cabeza indicando la dirección en la cual lo había ubicado, sonriendo al retomar la palabra. - Usted sígalo, yo perderé a los otros dos y me aseguraré de que no nos sigan. No se preocupe, no haré un alboroto en el pueblo. - Le dijo con confianza. Un tiempo atrás seguramente habría intentado molerlos a golpes, sufriendo numerosas heridas en el proceso. Pero ahora tenía un par de ideas que le servirían de mucho a la hora de perderlos y potencialmente noquearlos de la mejor forma posible. Después de todo no había aprendido tan solo a disparar. - Confíe en mí. Lo encontraré después.

Django aún era de su propiedad, pero también en muchas ocasiones el doctor había dado lugar a que él opinara y tuviera voto. Si los dos iban entonces las fuerzas en la base de McCallister serían mucho mayores. Si de alguna forma se podía deshacer de dos ahora, lo haría. El doctor debía de encontrar la base de mientras. Era el mejor curso, y seguramente pronto escucharía una respuesta positiva salir de los labios de su mentor y amigo.







AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
102

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A flesh for cash business

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.