Últimos temas
» The Force will guide us
Hoy a las 12:51 por MissJarlaxle

» ♠ Kneel before me.
Hoy a las 4:02 por Hellcat

» Petición de Grupos
Hoy a las 0:29 por MissJarlaxle

» The most illogial being.
Hoy a las 0:17 por Novocaine

» 20. I hate that
Ayer a las 21:46 por Sonder

» 21. Coach
Ayer a las 20:02 por Sonder

» Death is equal
Ayer a las 19:42 por Nightingale

» > Living After Midnight
Ayer a las 19:13 por Sheena

» > Deep within my heart a special place for you
Ayer a las 17:45 por Sheena

» ⨯ We are the hunters
Ayer a las 17:17 por Sonder

» Rebellions are built on hope
Ayer a las 15:52 por Nyadeh

» Reality just killed magic.
Ayer a las 15:28 por Novocaine

» L i t t l e DARLING
Ayer a las 6:57 por Space Voyager

»  ❃ We Belong Together
Ayer a las 1:06 por Hellcat

» ❃ An Algorithm for Dating
Ayer a las 0:45 por Snow

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

|| Yellow Light ||

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

|| Yellow Light ||

Mensaje por Aversiteespabilas el Jue 13 Jul - 12:50

PLOT · 1X1 · CIENCIA FICCIÓN · X
A pesar de las innumerables advertencias, las estadísticas, las inequívocas señales del deterioro del planeta... el ser humano se había negado a escuchar. Para cuando las grandes multinacionales del planeta y los dirigentes mundiales se decidieron a actuar, era demasiado tarde. El proyecto de desarrollo sostenible se había desmoronado en sus manos, miles de especies acababan extintas a un ritmo vertiginoso, el aire y el agua ya no eran adecuados para el desarrollo de la vida.

Sin embargo, no era demasiado tarde para escapar de aquel mundo destruido y empezar de nuevo. Mil quinientos años antes del desastre, el astrónomo Steven Vogt había descubierto lo que se llamaría el planeta ricitos de oro: "Ni muy caliente, ni muy frío", Gliese 581g (/ˈɡliːzə/). Después de cientos de viajes de prueba, durante los cuales se comprobó que las condiciones del planeta eran aptas para la vida, la NASA comenzó a enviar allí a los primeros seres humanos. El éxito de estas primeras misiones fue aplastante, y dada la situación de la Tierra, la publicidad que se le dio a los primeros viajes con familias civiles fue muy efectiva. A las personas que aún no estaban demasiado afectadas por la excesiva contaminación se les ofrecía una nueva vida, lejos de la Tierra y por tanto de compartir su mismo destino. Los viajes continuarían durante generaciones, y por muy sorprendente que pudiera parecer, todos ellos resultarían un éxito.

Por supuesto, las familias más tardías tenían bastante más apego a la Tierra que el resto, y resultaba más duro para ellas adaptarse al nuevo mundo. Sin embargo, la esperanza de una vida mejor les ayudaría a seguir adelante y, poco a poco, dejar atrás el miedo a lo desconocido.

Año terrestre: 4000 d.C. Año colonial: 110 d.G. (Después de Gliese). Una nueva aventura espera...
 
Era normal que Catherine no quisiera marcharse de la Tierra cuando era todo lo que había conocido desde nacer. Ninguna persona de su generación que siguiera viviendo en la Tierra podía concebir un mundo con aire limpio, enormes jardines y cielos de colores, donde se pudieran ver eternamente las estrellas. Aquello eran simples fantasías. Pero por otra parte Gliese era muy real. La televisión no hablaba de otra cosa, no dejaba de bombardear a la población con imágenes y promesas de un mundo ideal. Pero el billete a ese mundo era un billete de no retorno.
Finalmente, tras incontables discusiones en casa, sus padres resolvieron que se embarcarían en aquel viaje de seis meses hacia Gliese. Pero si hacían esto en lugar de quedarse y morir con su planeta... sería por el bien de su querida hija.
Catherine (Cathy) Clayton · 18 · Luca Hollestelle · Ozías


Adam es el descendiente más lejano del descubridor original de la tierra prometida. Siguiendo los pasos de su veneradísimo antepasado, ha estado colaborando en las incansables labores de investigación en Zarmina, la zona habitable de Gliese. Nacido en la Tierra por circunstancias inesperadas, a los cinco años viajó hacia las colonias y desde entonces ha vivido con la comunidad de científicos más antigua del planeta, junto con sus padres, un geólogo y una bióloga. No es que sea un prodigio de la ciencia, aunque entienda algunos conceptos, pero su familia insiste en que su carácter atrevido y su curiosidad es justo lo que necesitan en este mundo.
Adam Vogt · 20 · Nathaniel Buzolic · Aversi


CRONOLOGÍA

[url=I.]I.[/url]
[url=II.]II.[/url]
[url=III.]III.[/url]
...

Yellow Light


His daughter.

Randomness:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
339

Localización :
Fandom Heaven

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: || Yellow Light ||

Mensaje por Ozías Wayer el Jue 4 Ene - 9:49

Capítulo 1
Afueras del barrio - 15:07 - Despejado
“Catherine, es la última vez que lo repito”, “No es NO”, “Compórtate según tu edad y deja de dar problemas”. Resonaban las palabras de mis padres en mi mente, incluso luego de haberme encerrado en mi habitación de un portazo como el que nunca antes había dado. Estaba… furiosa, sin poder comprender cuáles eran las bases del estúpido miedo que les daba a mis padres la idea de dejarme salir a recorrer las cercanías del lugar. Las cercanías, era lo único que pedía. Me senté en mi cama, con la espalda apoyada contra la pared, mientras soltaba un suspiro. No pretendía parecer una niña caprichosa, ni hacer todo un escándalo, pero realmente me ponía de los nervios que me trataran como a una bebé, cuando ya era mayor de edad y todo. Además, la idea de venir a este planeta había sido de ellos, con mis obvias (e insistentes) sugerencias, considerando la posibilidad de una vida mejor. “Papá, mamá, noticias, no vamos a encontrar una vida mejor encerrados en esta pelota que tenemos por casa” Pensé, de mal humor.
Apenas llegamos, todo era muy nuevo, definitivamente diferente a las tierras cubiertas por plantas marchitas, aire apenas respirable y sin disponibilidad de agua potable; la flora y fauna era totalmente diferente a la que alguna vez se había observado en la Tierra y, aunque los profesionales se jactaban de que estábamos en un área segura y demás cosas, me resultaron lógicas las inseguridades de mis padres sobre mis deseos de salir a explorar el lugar. No conocíamos nada del lugar, y era mejor adaptarse primero. Sin embargo, ya llevábamos más de tres semanas allí, y podía enumerar con los dedos de una mano la cantidad de veces que me habían dejado salir de aquella casucha de arquitectura extraña. Ya no hablábamos de precauciones, o un poco de sobreprotección, sino miedo irracional a lo que podría llegar a haber ahí afuera, sin, realmente, ninguna base a ciencia cierta. Actualmente estábamos en una especie de… ¿Barrio? En el que se encontraban otras familias que habían llegado con nosotros, donde en teoría deberíamos aprender la dinámica de esta nueva sociedad, hasta que nos adaptáramos a las condiciones que el planeta proporcionaba. Créanme, mis padres salían a cumplir con sus responsabilidades, ya que nadie estaba allí de regalo, pero a mí me mantenían dentro de la casa como prisionera. Ya comenzaba a pensar que estaban enojados conmigo por algo, y eso no era más que un desquite de bronca.

Unos minutos luego de haber pasado a ignorarlos por completo y encerrarme en mi habitación, escuché que alguien tocaba la puerta y, antes de que llegara a decir nada, mis padres entraron. Mi papá parecía un poco cansado, ya queriendo terminar de discutir por una vez, pero mi madre… bueno, ella se parecía más a mí. Estaba de brazos cruzados, con su cabello colorado acomodado perfectamente en una trenza que bajaba por su espalda, y con la mirada más llena de enojo que pudiera haber visto. Digamos que ambas teníamos un carácter fuerte, y chocábamos con una constancia increíble.

-¿Qué?-
Les dije, simplemente, de mal humor.

-Tenemos que salir- Finalmente dijo mi padre con un suspiro cansado. Mi cara de indignación fue prácticamente instantánea, por lo que pude deducir de su expresión de “Ya no molestes más”. Claro, los señores iban a salir a andar a sus anchas mientras yo, la pequeña y delicada Catherine debía quedarse, nuevamente, encerrada.

-Ni se te ocurra hacer alguna estupidez, o tendrás serios problemas-
Agregó mi madre, imponiéndose, como de costumbre.

Puse los ojos en blanco por un segundo y tomé el reproductor de música que tenía sobre la mesa de luz, poniéndome los auriculares y dedicándome únicamente a demostrarles a mis padres que la discusión había terminado. Mi madre se mostró exagerada y terminó por salir de la habitación mientras decía cosas que no llegaba a escuchar y moviendo las manos de una forma casi frenética, lo que debo decir que me hizo sacar una pequeña sonrisa. De todas formas, tenía que agradecerle, ya que al parecer me había dado la mejor idea que se me podría haber ocurrido. Estaba a punto de hacer la mayor estupidez que ellos pudieran tener en mente. Apagué la música, y esperé atenta hasta que ellos se hubiesen ido de la casa. Busqué mis zapatillas, que solo dios sabría dónde las dejaba tiradas cada vez que me las sacaba, y luego esperé durante algunos minutos, con la intención de asegurarme de que ya se hubieran alejado de la casa. Me acomodé el cabello en un rodete improvisado y lo cubrí con mi capucha, considerando que mi colorada cabellera se podría distinguir a la distancia, y me escabullí por la ventana de mi habitación. Miré en todas direcciones, cerciorándome de que mis padres no estuvieran en las cercanías, y empecé a caminar. Poco a poco fui apretando el paso, hasta que comencé a trotar y luego a correr, con una mezcla de adrenalina y alegría por finalmente haber hecho lo que quería. Avancé hasta una zona que tenía una pendiente un poco escarpada, con una cantidad de guijarros que no consideré hasta que resbalé y comencé a rodar por las rocas. No, no me rompí ningún hueso, y gracias a dios la pendiente rápidamente se convirtió en una zona llana cubierta por una especie de pasto de un color verde azulado. Ya para esas alturas se me había caído la capucha, el rodete se me había desarmado, y las rodillas de mi jean estaban desgarradas, con un poco de sangre por los raspones causados por la caída, aunque no les presté especial interés. Quedé sentada en el suelo, donde comencé a reír como una estúpida para cualquiera que viera la situación desde afuera. Yo, por mi parte, no podía creer todo lo que había pasado, sin haberme divertido tanto desde mi llegada.
Ozías Wayer


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: || Yellow Light ||

Mensaje por Aversiteespabilas el Dom 7 Ene - 20:50

Capítulo 1
Sector Residencial, 77-C, jardines - 15:10 - Despejado
"Mamá."
Era prácticamente la primera palabra que pronunciaba en todo el viaje, y al parecer no estaba surtiendo efecto alguno porque mis padres, que iban unos cuantos metros delante de mí, no me habían escuchado o bien me estaban ignorando. Con un suspiro, di un par de toques con el talón en el costado del quiescisaurio en el que montaba para que fuera un poco más rápido. Básicamente les poníamos ese nombre por su similitud con los famosos dinosaurios terrestres, aunque más allá de su forma externa vista de lejos, no tenían una biología comparable en absoluto a un reptil terrestre. De hecho, aunque viajábamos montados en ellos y eran de las especies mejor conocidas de Zarmina, seguíamos investigándolos a fondo. Bueno, a ellos y a toda especie, organismo y ecosistema que pudiera existir en el planeta.

Ese era precisamente nuestro trabajo. Generación tras generación, nuestra entusiasta comitiva se había entregado por entero al estudio exhaustivo del nuevo hogar de la humanidad. Lo que se dice una colonización en toda regla. Casi me apenaba ver a las indefensas criaturas de Zarmina entre las tenazas y los instrumentos científicos de mi madre y su equipo... Pero no podía negar que los descubrimientos de mi madre, Angela Vogt, habían revolucionado en poco tiempo la calidad de vida de los humanos en el planeta. Por ejemplo, hacía décadas que podíamos comer carne, y la ganadería de mollis gigantes estaba en pleno auge en las ciudades. Bueno, en casi todas, las más nuevas aún disponían de reservas de comida terrestre que mezclar con los alimentos de Gliese importados, para que se fueran acostumbrando a los nuevos sabores. En mi sincera opinión, la comida de la Tierra me parecía lo más asqueroso de lo que disponíamos en el planeta. Quizá la atmósfera no le venía bien a la comida, a saber. ¿A lo mejor el aire era demasiado puro? Pff. No me interesaba especialmente, no era un científico. Si estaba allí era por insistencia de mis padres. Y hablando de mis padres...

"¡Mamá! ¡Eh, mamá!" Mi ágil montura color púrpura, de nombre Bubbles, aceleró un poco, sorteando algunas rocas y saltando arbustos en lo que abandonábamos el Bosque Sanguino.
"Ya, ya, Adam, ¿qué es lo que pasa? ¿No puedes preguntarlo cuando lleguemos? Ya te he dicho que si te adelantas demasiado rompes la formación."
"Pfff. ¿Para qué necesitamos formación aquí? No hay nada, en dos minutos será todo pastos, cercas y cúpulas de colores."
Mi madre suspiró, alzando las cejas con una expresión cansada que ya la caracterizaba. "Lo sé... Y ya sé que las ciudades te aburren, pero todos necesitamos un baño de verdad."
"Y tú, afeitarte esa barba de simio de un mes." Añadió mi padre un poco más adelante, sabiendo de sobra que la mía no tenía ni punto de comparación con su propia barba de simio.
No pude evitar soltar una carcajada con aquel comentario. Había veces en las que, aunque me costara admitirlo, mi familia me conocía más de lo que creía. No, no me agradaba demasiado la idea de la ciudad. ¿Estar quieto en un mismo sitio? ¿Seguro y protegido de todo sin ninguna inquietud por nada más? No, no era mi tipo de vida. Quizá era por eso que aún no me había marchado del Comité Científico... en el que tampoco parecía encajar del todo. Me incliné un poco para acariciar a Bubbles, suspirando con algo de decepción. "¿De verdad tengo que quedarme para la conferencia?"
"¿No quieres ayudarnos a captar nuevos reclutas?"
"Meh..."
La mueca en mi cara debió de convencer del todo a mi padre, quien se encogió de hombros dirigiéndose a su mujer como si estuvieran manteniendo una conversación telepáticamente. Finalmente mi madre tomó la palabra.
"Bueno, en ese caso no tienes que ir a la conferencia, ya eres mayorcito. Pero POR FAVOR, date una ducha, lava la ropa y aféitate un poco. Si tardamos demasiado, puedes dar un paseo por 77-C, a lo mejor encuentras algo interesante."
"Lo dudo." Concluí la conversación, aunque por dentro ya estaba sonriendo ante mi victoria. Ya era hora de que pudiera hacer lo que me diera la gana por una vez. Más o menos...

No tardamos en llegar a 77-C, la zona residencial más moderna de Zarmina y por tanto la que ocupaban los colonos terrestres más recientes. Dudaba que fuéramos a encontrar algún potencial científico allí. Los mejores ya estaban en nuestras filas. ¿Y cuántas personas brillantes quedaban exactamente en la Tierra?

Si bien aquella pequeña pseudo-ciudad no tenía nada especial o inusual en comparación al resto, sí tenía que admitir que el paisaje era bastante bonito. Pastos suaves hasta donde alcanzaba la vista, el cielo estrellado, las luces perpetuas en cada casa iluminando la calzada, y a lo lejos el Monte de los Colmillos enmarcando las dos pequeñas lunas que orbitaban el planeta. Me separé del grupo para entrar en una de las casas, enseñando mi acreditación del Comité Científico. Básicamente los habitantes de las ciudades estaban obligados a compartir sus recursos con nosotros, los nómadas, en las (raras) ocasiones en las que hacíamos una visita. De modo que sin perder tiempo fui a asearme y lavar la ropa, dejándola fuera para que se secara mientras el chaval de 15 años que vivía allí me observaba con sumo interés, de una forma que casi asustaba. Me hizo mil preguntas sobre Bubbles, porque obviamente no había visto antes a un quiescisaurio en persona. Respondí todas las que pude antes de marcharme a dar una vuelta por allí. No había demasiadas personas porque muchos habían ido a escuchar la conferencia del Comité Científico. Mejor. Más tranquilidad. Dado que no confiaba en mi nueva "familia de acogida" para cuidar de mi montura, me lo llevé conmigo mientras paseaba.

Apenas tuvimos que andar demasiado para llegar a los extensos campos de las afueras, donde Bubbles detuvo sus temblorosos pasos y abrió sus cuatro ojos luminiscentes, emitiendo su característico gorgeo burbujeante al ver la silueta de una chica tirada en la hierba, riéndose.

"Anda, mira lo que hemos encontrado." Imité la risa de la contraria, tratando de transmitir que venía en son de paz, y poco a poco hice amago de acercarme hasta ella. Por mi escasa experiencia con los terrícolas imaginaba que en un principio se asustaría de mi aspecto y mi... animal. Además, dado que había dejado gran parte de mi ropa secándose, iba descalzo y no llevaba más que unos pantalones y una capa bastante holgados. "Es... un bonito día, ¿a que sí?"
Aversiteespabilas


His daughter.

Randomness:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
339

Localización :
Fandom Heaven

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: || Yellow Light ||

Mensaje por Ozías Wayer el Vie 19 Ene - 20:57

Capítulo 1
Afueras del barrio - 15:12 - Despejado
No tenía ni idea cómo iba a explicarles a mis padres cómo había pasado todo aquello, pero sinceramente no me importaba mucho. Aún no podía creer que estaba tirada sobre el pasto observando aquel anaranjado cielo, lleno de estrellas, algo que nunca había podido ver en la tierra. Al menos desde que había nacido, la polución era tal que resultaba imposible poder ver claramente el cielo, y ni hablar de las estrellas. Todo aquello era demasiado… nuevo, pero fascinante. No podía entender cómo era que mis padres no me dejaban salir, con toda la belleza que éste nuevo mundo albergaba.

De pronto escuché alguien riendo cerca de mí, lo que hizo que me volteara rápidamente, pero una extraña criatura captó completamente mi atención. No tenía ni la menor idea de lo que era, con aquellas largas patas traseras, piel violeta y cuatro increíblemente llamativos ojos, al menos para mí. No fue hasta que me puse de pie y me acerqué al animal que me di cuenta de que había un hombre a su lado. –Dios santo- Dije con una media sonrisa, preguntándome a mí misma si podría tocarlo. O tocarla, lo que fuera. Justamente eso iba a preguntarle a la persona que creía que acompañaba a la criatura, cuando pude notar el buen parecido que él tenía. Me lo quedé mirando por un segundo y, aunque podía decir que no llevaba mucha ropa, me esforcé por no deslizar un poco la mirada. “No, solo quedarás como una estúpida, tenga abdominales o no” Pensé, para luego mostrar una media sonrisa. -¿Es tuyo?- Le pregunté, finalmente.

Aún recordaba quedarme después de clases con Jenna, una amiga mía que aún estaba en la tierra, debajo de las gradas del gimnasio, cuando los chicos de último año tenían educación física, y nosotras estábamos como unas estúpidas discutiendo acerca de cuál de todos era el más lindo. Claro, teníamos catorce años en esa época, pero por un segundo me volví a sentir como aquella pequeña y plana chica apenas adolescente.

-Soy Catherine, por cierto-
Me presenté, habiéndome olvidado de hacerlo antes, para variar. Tenía que admitir que no era muy buena para conversar con desconocidos, como si terminara olvidando que se trata simplemente de… bueno, personas que no conozco. Entraba en confianza fácilmente, lo que no era algo exactamente bueno.
Ozías Wayer


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: || Yellow Light ||

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.