Últimos temas
Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

> You were my lesson I had to learnt

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

> You were my lesson I had to learnt

Mensaje por Sheena el Sáb 15 Jul - 21:10

Recuerdo del primer mensaje :

You were my lesson
I had to learnt
Naruto — 1x1 — Crackship

Se vivían tiempos difíciles en la Aldea Oculta de Konoha y en el mundo ninja en general. Las cinco grandes naciones se preparaban nada menos que para una guerra… una que, por primera vez, no las enfrentaría entre sí sino contra un enemigo común. Por primera vez en la historia todas las Villas Ocultas se aliarían para vencer a un enemigo más grande, uno que perseguía la destrucción completa y el control de cada forma de vida.

Era obvio que no podían permitir algo así. Los países se pusieron enseguida a trabajar y Konoha no fue una excepción. Formó su ejército con todos los shinobi de los que podía disponer. Incluidos los más jóvenes, quienes nunca pensaron que tendrían que enfrentarse a algo de ese calibre. Claro que, como ninjas, estaban preparados para dar la vida por su Aldea, pero una cosa eran las misiones y otra muy distinta algo de semejantes dimensiones. Aunque no había tiempo para asustarse: era lo que les tocaba hacer, y lo harían.

Con esta resolución, los ninjas pertenecientes a los once de Konoha se presentan ante sus líderes, dispuestos a luchar hasta el final. Entre ellos Neji y Tenten, compañeros de equipo desde la infancia. Pese a tener claro que lo que viene por delante va a ser terrible y peligroso, no será hasta que comience realmente el conflicto cuando se den cuenta de la verdadera cara de la guerra. Algo para lo que, por mucho entrenamiento que lleven a sus espaldas, ninguno de los dos estaba preparado.

Personajes




Neji Hyūga | 18 | Shinobi | Sheena



Tenten | 18 | Kunoichi | SapphireDragon



Última edición por Sheena el Lun 22 Ene - 13:37, editado 2 veces


Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
848

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por SapphireDragon el Miér 29 Nov - 22:57

« I. War is coming »

Media tarde || Con Neji || Konoha

Tal y como el muchacho había supuesto, imaginarse a un pequeño Neji junto a ese padre del que nunca hablaba pero al que siempre había añorado y admirado, observando una noche estrellada como aquella, le resultaba verdaderamente enternecedor. Nunca antes había podido evocar una imagen similar en lo referente a él… Siempre había mantenido esa expresión seria y calmada, a veces incluso fría por lo que podía resultar complicado imaginárselo siendo un niño.

— Pero sí sé que nuestra historia está hecha de sufrimiento, de conflictos, de resignación y de injusticias. Mientras se perpetúe el sistema actual, nunca se nos podrá llamar una familia. Hinata está dispuesta a cambiar eso… y yo también. Pienso dedicar toda mi energía a ayudarla. Lo he decidido.

La voz de Neji no era más que un susurro que podría haberse perdido en el susurro del suave viento que soplaba y mecía las briznas de hierba y las hojas de los árboles. Tenten se volvió hacia él, antes de llegar aceptar tumbarse a su lado. Le miró con intensidad, con un brillo en sus ojos y mordiéndose el labio inferior. Había cambiado tanto a cuando empezaron como compañeros en el Equipo Gai… Y se sentía tan dichosamente orgullosa de él.

Si Hinata-chan y tú os lo proponéis, no me cabe duda de que lo lograréis, Neji.. —musitó en voz baja, después de ese pequeño e improvisado beso, con la cabeza ya apoyada sobre su hombro y sus manos aún entrelazadas—. No merecéis que la historia del futuro siga siendo sufrimiento, conflictos, resignación e injusticias —continuó, para fraseando lo que acababa de decir—. Nu-Nunca he entendido porqué un sistema como ese ha perdurado durante tanto tiempo… Tampoco entiendo el sistema en sí. Porque sois familia, se mire por donde se mire —confesó sintiendo que el rubor se hacía más intenso en sus mejillas.

Después de aquello, se sumió en el silencio. Uno que se alargó unos minutos. Aquella tranquilidad propia de la naturaleza le incitaba a dejar de pensar, a dejarse llevar y sentir todo lo que les rodeaba. Y así lo hizo: unos grillos cantando no muy lejos, las primeras luciérnagas asomando en algunas zonas de la pradera, el murmullo del viento cuando soplaba. Pero junto a ella también estaba Neji. Podía percibir el latido de su corazón, la calidez de su piel en sus manos entrelazadas, las caricias de algunos cabellos azabaches dejaban repentinamente sobre su rostro, la tranquilidad que siempre transmitía. También podía percibir el aroma que siempre le acompañaba y que se había vuelto algo propio de su día a día. Ojalá pudiera parar el tiempo en ese momento. Quedarse ahí con él, en esa burbuja, ajenos a la incertidumbre del futuro que les aguardaba.

Sé… Sé que no soy una Hyuuga, pero si necesitáis ayuda o cualquier cosa Hinata-chan y tú, por favor… No dudéis en hablar conmigo, ¿vale? Me gustaría poder hacer algo también —dijo repentinamente. Aquello lo había pensado previamente, sin embargo, no había llegado a verbalizarlo.
Si Neji fue a decir algo en contestación, no lo supo, pues una pequeña exclamación de sorpresa y emoción escapó de sus labios cuando las estrellas fugaces de esa lluvia estrellada comenzaron a surcar el cielo de forma visible para los ojos de la kunoichi.

¡Mira! —señaló casi sin poder contenerse, sonriendo como una niña pequeña y disfrutando como tal—. Es precioso...






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1295

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por Sheena el Lun 4 Dic - 23:10

« I. War is coming »

Anocheciendo || Con Tenten || Konoha

Si Tenten no entendía el por qué de la división de su clan, él mucho menos todavía. ¿Qué sentido tenía estar separados cuando podían lograr mucho más unidos? Así solo conseguían debilitarse cuando lo que querían era todo lo contrario. Además de ser un grupo de personas con el mismo apellido y la misma técnica de sangre, pero no una verdadera familia.

Porque sois familia, se mire por donde se mire.

Al decir la chica aquello, Neji se dio cuenta de lo mucho que había cambiado su percepción sobre ese término. Antes no significaba nada para él, pero con el paso del tiempo y lo que iba aprendiendo de otros comenzó a cobrar sentido. Ahora se alegraba de no albergar odio sino un profundo afecto por su prima, la única persona del clan con quien era cercano. También con Hanabi y Hiashi-sama su relación había mejorado. Pero Hinata, como decía Tenten, era de verdad su familia.

Otra cosa que había aprendido en ese tiempo era que las familias no solo eran las que estaban unidas por lazos de sangre. Porque había familias que se elegían, y eran tan reales o más que las biológicas. Esto le hizo pensar en su compañera una vez más, quien en ese momento reposaba pacíficamente echada sobre él, contemplando la lluvia de estrellas. Hasta donde sabía, no tenía parientes cercanos ni lejanos. Al menos, nunca hablaba de eso. Y sin embargo, no significaba que estuviera sola en el mundo. Si algo sabía con seguridad de ella era que cuidaba y quería a sus amigos como si fueran su tesoro más preciado. Y entendió que era así porque, a falta de ninguna otra, les consideraba su familia. Su equipo, Hinata, las demás chicas… Lo eran todo para ella. Y de alguna manera inexplicable, él entraba dentro de ese grupo.

Al resplandor de las estrellas fugaces sobre sus cabezas se le sumó el brillo de las luciérnagas, que reclamaban el prado donde se encontraban como suyo. Una ligera brisa soplaba, fresca pero agradable, lo suficientemente leve para no hacerles sentir frío. Además, Neji notaba la calidez del cuerpo de Tenten sobre el suyo, el cosquilleo de su respiración, la suave presión de sus dedos entrelazados con los suyos. Nunca había pasado tanto tiempo compartiendo el mismo espacio con una persona. Y lejos de sentirse incómodo, en ese momento solo sentía paz. Una paz sólida, real, tanto como la hierba sobre la que se recostaban o el cielo teñido de añil.

Por desgracia, todo tenía su principio y su fin. Así, aquel momento también llegó a su término, al igual que la paz de la que disfrutaban se rompería al día siguiente, con el próximo amanecer, con el inicio de la guerra. Cuando la luz de la última estrella fugaz se apagó, supieron sin decirse nada que era el momento de regresar. Que tenían que enfrentarse al difícil mundo que les esperaba más allá de ese prado. Despacio, Neji soltó la mano de Tenten y, una vez que se incorporaron, la miró directamente a sus ojos castaños, haciendo definitiva la despedida hasta que volvieran de la guerra.

- Cuídate, Tenten. Nos vemos.





Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
848

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por SapphireDragon el Vie 23 Feb - 20:52

« II. The pain of lost »

Noche || Con Neji || Campo de Batalla

Pasos, gritos, órdenes, chasquidos, golpes, ruidos metálicos de armas… Todo aquello era un campo de batalla; el campo de batalla en el que se encontraba. Si bien eso era todo lo que debía escuchar Tenten en cualquier momento, realmente apenas era consciente de ello. Lo único que era capaz de percibir era su pesada y cansada respiración, junto al latido de sus sienes y el leve dolor que recorría su entumecido cuerpo.

Frunció ligeramente el ceño antes de abrir lentamente los ojos. Parpadeó repetidas veces algo confusa y desorientada. ¿Qué ha pasado…? Sus redondos y castaños ojos tardaron un poco en volverse a acostumbrar a la luz anaranjada de la tarde, así como en enfocar. Fue entonces cuando se percató de los dos ninjas médicos situados a sendos lados suyos

—Al fin despiertas —comenzó diciendo uno de ellos, con una pequeña pero agotada sonrisa en el rostro—. Has tardado un poco más de lo que esperábamos, la verdad —Tenten frunció ligeramente el ceño antes de intentar incorporarse. Ambos curanderos se apresuraron a ayudarla antes de que continuasen informándole—. Según parece… te enfrentaste a dos poderosos enemigos con unas armas ninjas especiales que consumieron prácticamente al completo tus reservas de chakra. Te desplomaste poco después de que terminase el enfrentamiento —conforme el hombre iba hablando, los recuerdos acudieron a su mente: Kinkaku y Ginkaku habían sido los oponentes más fuertes de las fuerzas enemigas y aún no sabía cómo habría logrado enfrentarse a ellos junto a Darui y salir viva de no ser por el hecho de que se hicieran con algunos de los Cinco Tesoros Shinobi, unos que tenían un poder inmenso.

Tras dejar escapar un suspiro, los ojos de la joven kunoichi se entrecerraron en lo que comenzó a echar una mirada alrededor. Parecía que, en el rato que había permanecido completamente K.O., la batalla en ese frente se había resuelto a favor de la Alianza Shinobi. Aunque a costa de muchas vidas y de ninjas heridos en diferentes grados. Le división de médicos no parecía descansar un solo instante entre cada persona que curaban, algo que a la muchacha le pareció encomiable.

Unos minutos más tarde, tras darles repetidas veces las gracias por restaurar prácticamente la totalidad de su chakra, les aseguró que ya había recuperado sus fuerzas y que fuesen a atender a otros, que probablemente requerirían más de sus cuidados que ella. Se quedó sola y parada ahí, en mitad del campo de batalla, con el sonido tranquilo del ir y venir interrumpido por órdenes y quejidos. No pudo evitar dar un respingo en su sitio al sentir una mano sobre su hombro, con cierta familiaridad. ¿Quién narices…?

Antes de terminar de formular la pregunta en lo que se giraba, se encontró a Shikamaru, Ino y Chouji. Estaban tan cubiertos de polvo, suciedad y heridas como debía estarlo ella. Pero, aquello no fue lo que más le llamó la atención, sino el hecho de su presencia en el frente de la Primera División. Ellos pertenecían a la Cuarta División, no tenía sentido su presencia allí… ¿O sí? Definitivamente se había perdido mucho.

Chicos, no es que no me alegre de veros… ¿Pero qué hacéis aquí? —preguntó sin poder contener la curiosidad, en lo que revisaba los rollos que portaba consigo y se aseguraba de que no había perdido ninguno.

—Hemos dividido las fuerzas de la Cuarta División. Una parte hemos acudido como refuerzo de la Primera División, mientras que el resto han continuado el trayecto directamente al campo de batalla principal, donde Naruto y Killer Bee se están enfrentando a un tipo que lleva una máscara —explicó de manera resumida y concisa Shikamaru—. Tenemos que reunirnos con ellos. En cuanto todos los heridos hayan sido tratados, nos marcharemos de aquí… Trata de descansar mientras tanto, nos queda un largo camino por hacer, Tenten.

—————

El manto de la noche ya había caído y se había cernido sobre ellos. La Primera División y la mitad de la Cuarta hacía horas que habían partido del lugar donde habían desempeñado su batalla. Tenten comenzaba a notar el agotamiento acumulado después de todos esos días de lucha y aunque habían restaurado parte de su chakra, estaba haciendo mella. Aun así, la joven kunoichi se esforzó para mantener el ritmo del resto del grupo, corriendo junto a Ino, Shikamaru y Chouji. Les escuchó hablar en más de una ocasión acerca de la situación, entendiendo finalmente que todas las Divisiones finalmente se estaban dirigiendo al mismo punto para combatir al hombre enmascarado. Entonces… Neji, Lee y Gai-sensei estarán allí también. Espero que estén bien.

En lo que pensaba en sus compañeros de equipo, recordando inevitablemente la promesa que Neji y ella habían hecho aquel día antes de marchar en aquel prado, un murmullo generalizado se extendió entre todos los shinobis e incluso lograron divisar ya no demasiado lejos, movimiento y diferentes luces. Parecía que finalmente habían alcanzado su destino.

Parecía haber un alto en la batalla, aunque no comprendía demasiado bien la razón. A pesar de los millares de ninjas que había a lo largo y ancho de la extensión de tierra donde se encontraban, Tenten no perdió la esperanza de encontrar rápidamente a Neji… Y lo vio. Junto a Hinata. Junto al resto de sus amigos. Estaban todos… Y estaban bien. La gente comenzó a encontrarse con sus conocidos y se ponían al día sobre todo lo que había acontecido y en que situación se hallaban en ese preciso instante. Tente, por su parte, acudió rápidamente junto a ellos, acompañada todavía del trío Ino-Shika-Chou.

¡Chicos! —les llamó con la voz tomada por el cansancio, pero sonriendo, verdaderamente feliz de verles de manera momentánea y olvidando la Guerra en la que estaban envueltos.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1295

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por Sheena el Lun 26 Feb - 17:12

« II. The pain of loss »

De noche || Con Tenten || Campo de batalla

Desgaste.

Era la mejor palabra para definir el periodo de guerra que llevaban hasta el momento. No habrían sido más que unas semanas o meses, a lo sumo (era difícil mantener la cuenta de los días en ese caos), pero el enemigo les atacaba constantemente para mermar sus fuerzas lo máximo posible. Antes de que les diera tiempo a recuperarse de la anterior ofensiva ya se les presentaba la siguiente. No tenían apenas tregua, ni descanso, ni tampoco tiempo de desarrollar una estrategia efectiva. Solo podían seguir luchando. Luchando y confiando en que no se les agotaran las fuerzas antes que al enemigo, en que su esfuerzo fuera suficiente.

No pasó mucho tiempo antes de que los altos mandos se dieran cuenta de que era necesario darle la vuelta a esa situación. Si continuaban así, perderían de forma inevitable. Los ninjas médicos que asistían a los heridos en el campo de batalla tampoco daban abasto. No había otra solución: tenían que ir directos a por los que estaban detrás de aquello, finalizarlo de un solo golpe. Era una apuesta arriesgada, pero era la única opción posible.

De esta manera, los diferentes escuadrones recibieron órdenes para dirigirse al punto de encuentro. Las tropas se reunirían de nuevo. Era el momento de comprobar y poner en práctica aquello de “la unión hace la fuerza.” Neji, junto a Hinata y el resto de la Segunda División, llegó en plena noche al campamento base. Allí fueron informados de que Naruto se encargaría de desafiar personalmente al hombre de la máscara; los demás serían su apoyo. Si le vencían, era probable que la guerra acabase o, al menos, que el enemigo sufriera un duro golpe del que le sería difícil recuperarse.

Poco faltaba para ponerse en marcha. Todos notaban el agotamiento en sus cuerpos, la falta de chakra, pero nadie se quejaba. Tan solo faltaban unos pocos escuadrones por llegar. Neji vio a varias personas conocidas, pero no se detuvo a hablar con nadie. Se preguntó si su propio equipo estaría ya por allí o aún no. Justo entonces, Hinata lanzó una exclamación al ver a Kiba a lo lejos. Y si estaba él… sí, en efecto. Unos pasos por detrás apareció Tenten, con el equipo Asuma al completo. Le alivió ver que estaba bien; visiblemente cansada, pero sin heridas. Tal como le había prometido, había cumplido su palabra. Él se había esforzado por hacerlo, también. Y así, hasta el momento, ya fuera por habilidad o por suerte (o una mezcla de ambas) los dos estaban ilesos.

Desgraciadamente, no había tiempo para ponerse al día de sus vivencias. Apenas hubieron intercambiado un breve saludo, se anunció la partida. De nuevo se dirigían al frente, aunque esta vez, irían juntos.

- Te veo bien – le comentó, evaluando su estado con un vistazo rápido al tiempo que marchaba junto a ella - ¿No estás herida?





Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
848

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por SapphireDragon el Miér 28 Mar - 14:20

« II. The pain of lost »

Noche || Con Neji || Campo de Batalla

El alivio de ver a todos sus amigos allí, reunidos como otras tantas veces habían estado en Konoha, se extendió por todo su cuerpo. Cierto era que todos estaban llenos de polvo y alguna herida superficial, agotados por esas largas semanas que llevaban de campaña contra el enemigo, apenas descansando, apenas durmiendo para poder reponer fuerzas.

Cada cual se había reunido con sus compañeros de equipo y Tenten no fue menos. Tras saludar a las chicas, se apresuró en acercarse a Neji, no sin antes mirar a su alrededor, buscando a Guy-sensei y a Lee-kun, divisándolos finalmente junto a Sai y Sakura armando tanto ruido como de costumbre. Sin poderlo evitar, la muchacha esbozó una sonrisa y puso los ojos en blanco. Ni en mitad de una guerra dejan de ser ellos… pensó encantada de que hubiera cosas que no cambiasen.

Tras aquello, se volvió directamente hacia su amigo, examinándolo rápidamente como él había hecho apenas un segundo antes, mientras buscaba al resto de su equipo. Parecía estar perfectamente, pero como a ella, se le notaba el paso de los días y los enfrentamientos continuos. Al menos, ambos hemos cumplido nuestra promesa hasta ahora. Fue ese simple pensamiento el que le llevó a esbozar una de sus más felices sonrisas al muchacho, abriendo los labios con la intención de decir algo, pero siendo interrumpida por las órdenes de partir de los superiores. Dejó escapar un pequeño suspiro, antes de echar a correr junto al joven Hyuuga.

—Te veo bien. ¿No estás herida? —terminó por adelantarse el chico.

Herida… lo que se decía herida no estaba, realmente. Pero el último encuentro con Ginkaku y Kinkaku había mermado prácticamente todas sus fuerzas y aunque los ninjas médicos hubieran hecho un buen trabajo con ella, el cuerpo le seguía doliendo a rabiar en gran parte por haberlo forzado a continuar la marcha para llegar hasta allí. Aun así, no pensaba quejarse. Había muchos que se encontraban en condiciones mucho peores que las suyas.

Sí, estoy bien, tranquilo. Los curanderos se han encargado de las pocas heridas que tenía. Ahora esto como una rosa —le aseguró con una sonrisa. No quería que se preocupase y mucho menos que se propusiera ayudarla, cada uno ya tenía bastante con lo suyo propio… No quería ser una carga más para el muchacho—. ¿Y tú? Pareces estar bien… —dijo a continuación, mordiéndose el labio—. Estamos cumpliendo nuestra promesa de meñique, ¿eh? —susurró suavemente, sin saber si su amigo la habría escuchado.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1295

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por Sheena el Vie 6 Abr - 13:02

« II. The pain of loss »

De noche || Con Tenten || Campo de batalla

Estás cumpliendo nuestra promesa.

De modo que no lo había olvidado, aunque se tratase de una cosa infantil y tonta. Claro que el Neji que hablaba ahora era totalmente distinto al de aquel día. Este Neji ya había conocido la crueldad de la guerra y, aunque no era precisamente nuevo a la hora de soportar injusticias y pruebas difíciles, ésta no se parecía a nada que hubiera conocido. Había visto a personas morir de formas horribles, con el miedo pintado en la cara, con una expresión en la que se leía claramente que no querían acabar así, allí, que querían vivir, que aún tenían muchas cosas por hacer. Había visto a otras muchas volverse de hielo, encerrarse en sí mismas, suprimir toda emoción y distanciarse de sus seres queridos para no volverse locos por el dolor de las pérdidas. Había visto tantas cosas que desearía no haber visto y aun seguía allí, entero y vivo.

Al igual que ella. Tras su sonrisa cansada se adivinaba que no estaba tan perfectamente como aseguraba, pero eso era obvio. Ya bastante suerte era que no hubiera perdido ningún miembro o tuviera alguna herida grave a medio curar, por ejemplo. Lo mismo se podía decir de él y, por ello, podían considerarse afortunados.

- Estoy bien, como puedes ver – tampoco era imperativo hablar de las lesiones que había sufrido en sus campañas.

El tiempo apremiaba. Cada pocas horas llegaban informes de los exploradores, que siempre concluían lo mismo: su llegada era imperativa; Naruto necesitaba asistencia. El hombre enmascarado podía liberar al Juubi en cualquier momento. Por lo cual apresuraron la marcha, ignorando el cansancio y las protestas silenciosas de sus agotados cuerpos.

Cuando al fin llegaron, el escenario era desolador. Los pocos ninjas que hasta entonces estaban dando apoyo a Naruto y su equipo yacían sobre la tierra polvorienta, algunos de ellos muertos, otros desmayados. Por todo el lugar se observaban signos de una batalla anterior. Inconscientemente, Neji se aproximó a Tenten, que se encontraba a su lado, hasta que estuvieron hombro con hombro. Quizá era una reacción instintiva, quizá no, pero no se paró a considerarlo. Ciertas cosas no le importaban lo mismo que antes. Sobre todo, después de poner su vida en manos de otros y tener las vidas de otros en las suyas. Aunque tenía que admitir que, puestos a elegir, prefería que esa persona fuera Tenten. Como ya le había dicho en su día, era la única en quien confiaba por completo para vigilar su espalda, su punto ciego. Posiblemente, en esa batalla ocurriría lo mismo. Y no necesitaba recordárselo, pero igual lo hizo.

- Si acabamos con esto, puede que acabemos con todo – era una posibilidad y, aunque no era la persona más optimista del mundo, prefería tenerla presente. Sería una buena inyección de ánimo para que lucharan con todo – Tenten... encárgate de mi retaguardia. Yo haré el resto.

Lo hacía sonar fácil, como si aquello fuera una de las misiones que llevaban a cabo cuando eran genin. Solo que ahora, ellos y todos los demás se jugaban la vida por el futuro.





Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
848

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por SapphireDragon el Sáb 19 Mayo - 23:44

« II. The pain of lost »

Noche || Con Neji || Campo de Batalla

¿Olvidarse? Sería imposible que la kunoichi fuera capaz de olvidarse de la promesa que hicieron ambos. De hecho, en los momentos de mayor desesperación en el campo de batalla, antes de ese encuentro y cuando los “tipos blancos” que conformaban el ejército enemigo parecían multiplicarse por momentos sin darles un solo respiro, pensar en él y en regresar a Konoha juntos era lo que le impulsaba a seguir a delante y esforzarse, a no darse por vencida en ningún momento.

De hecho, cuando todo aquello terminase… Cuando todo aquel horror fuese solo cosa del pasado, sería sincera consigo misma y con él. Se atrevería a confesarle la verdad acerca de sus sentimientos. Porque sí, entre batalla y batalla, Tenten lo había comprendido finalmente.

“Estoy bien, como puedes ver” fue la sencilla respuesta del joven Hyuuga. Sí, podía verlo y el alivio que había recorrido su cuerpo había sido verdaderamente genuino. De hecho, de camino allí, su corazón había estado encogido y temeroso. Confiaba en él, en sus habilidades y capacidades como shinobi. Pero también sabía de sobra lo sucio que podía llegar a jugar el enemigo… Si estuviera herido de gravedad o peor… El mero pensamiento logró que se estremeciese y sacudió la cabeza repetidas veces, para alejarlo de su mente.

Cuánto tiempo estuvieron corriendo, Tenten no lo podía decir. Pero se le pasó algo más deprisa ahora que estaba en compañía de Neji y escuchaba las voces conocidas del resto de sus amigos de Konoha. Era cierto que se había desenvuelto bien en su división, pero no había nada como conocer a tus compañeros. De no ser por el panorama tan devastador que se encontraron al llegar, podría haber sentido que aquello se asemejaba a una simple misión que la Hokage les había encargado en una localización muy alejada de la Aldea.

Cuerpos sin vida, ninjas moribundos a punto de perecer, sufriendo la agonía de sus heridas mientras que el resto que permanecían en pie se esforzaban en dar apoyo a sus compañeros. Un estremecimiento recorrió de pies a cabeza a Tenten. Apretó la mandíbula mientras sus ojos castaños continuaron escaneando el lugar. A lo lejos, inconfundible, se podía diferenciar a Naruto librando su propia batalla. Una en la que todos ellos estaban a punto de verse envueltos.

Si bien Neji se aproximó a la muchacha buscando apoyo para la lucha venidera, Tenten prácticamente hizo lo mismo de manera inconsciente, hasta el punto de que sus hombros se tocaron. Se atrevió a mirar al joven Hyuuga de reojo, percibiendo las características venas que se marcaban cuando utilizaba su Byakugan.

—Si acabamos con esto, puede que acabemos con todo —soltó como único comentario. La verdad era… que todo el Ejército Ninja se había reunido ahí, mermado en su número inicial de activos pero, ahí se encontraba, sí. Esa era la sensación que daba. Que aquel sería el estadío final de esa Guerra. Que en ese lugar se decidiría su desenlace y su futuro, uno por el que lucharían hasta su último aliento—. Tenten... encárgate de mi retaguardia. Yo haré el resto.

Por algún motivo, algo tan simple resultó ser muy importante para ella. Años formando equipo les había hecho desarrollar una profunda y ciega confianza cuando se tenían que enfrentar juntos a cualquier enemigo.

No tienes ni que pedírmelo, Neji. Sabes de sobra que te cubro las espaldas… Soy la única que puede, ¿verdad? —preguntó con una sonrisita orgullosa de ello, antes de echar mano a su bolsa y al primer pergamino.

Parece… que va siendo hora de sacar la artillería pesada, pensó irremediablemente, con el sudor frío recorriendo su exhausto cuerpo tras largas horas corriendo sin prácticamente detenerse.

A penas hubo pensado aquello, que los primeros clones blancos emergieron del suelo, atravesándolo como si nada, a unos cuantos metros del grupo en el que ellos se encontraban.

Jamás pensé que pudiera cogerle tanto asco a un tipo… Pero definitivamente no soporto esa cara ni un minuto más —comentó frustrada—. Vamos a acabar con ellos de una maldita vez, Neji… Quiero volver a casa. Quiero cumplir nuestra promesa. Además… Hay algo que te quiero decir al regresar —añadió al final con cierta inseguridad, sonrojándose. Sin embargo, se volvió lo justo para impedir que él se percatase de ello.

Fue entonces cuando percibió la presencia de varios enemigos emergiendo bajo sus pies y, de hecho, el primero de ellos, agarró su tobillo. Mierda… Echó mano a uno de sus kunais, a fin de cortar sin dudar un instante el brazo extrañamente blanco.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1295

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por Sheena el Miér 6 Jun - 14:02

« II. The pain of loss »

De noche || Con Tenten || Campo de batalla

Soy la única que puede ¿verdad?

Ante esta pregunta con tintes de afirmación, solo pudo asentir. No hacían falta más palabras: esa complicidad, fruto de años entrenando y conviviendo juntos, no necesitaba de ellas. Tenten se había ganado a base de bien su confianza ciega: había insistido hasta la saciedad, había querido serle útil así fuera como una mera herramienta, se había quedado a su lado cuando él no hacía más que apartar y despreciar a todos los demás. Sí, al principio tan solo se lo consentía porque encontraba útil su aportación en combinación con sus habilidades. Con el paso del tiempo, comenzó a apreciarla sinceramente, sobre todo después de que Naruto le abriera los ojos y aprendiera, con mucho esfuerzo, a aceptar a otros. Empezando por su equipo, por ella. Se transformó en alguien muy diferente a quien había sido hasta entonces. Gran parte del mérito era de Naruto y de Hinata, pero también de la propia Tenten. Por eso le debía tanto. Por eso era la única que conocía su mayor debilidad al cien por cien.

No tardó mucho el enemigo en abalanzarse sobre los molestos refuerzos que pretendían frustrar su victoria. Pero para eso estaban ellos allí, para darle un respiro a Naruto. Él era el actor principal; los demás tan solo secundarios que se ocuparían de que no le estorbasen en su pelea contra el enemigo real. Ciertamente, Neji concordaba con su compañera: detestaba a esa criatura (no estaba seguro ni de que fuera siquiera humano) capaz de replicarse a sí misma cuantas veces quisiera. Debía haber alguna manera de pararle definitivamente. Mientras pensaba en ello, al tiempo que se defendía de los que le atacaban, le llegaron las palabras de Tenten, diciendo que quería volver a casa, que tenía que contarle algo. Muy importante debía ser para dejar constancia de ello en medio de la batalla, pero no pudo dedicarle mucha atención. Él también quería volver a casa…

Los clones blancos parecían no tener fin. No estaba seguro del tiempo que llevaban inmersos en esa pelea, pero de pronto un tremendo y terrible rugido hizo que todos se detuvieran. Neji enfocó su byakugan en dirección al sonido, pero no lo necesitaba para saber qué era lo que encontraría. El hombre de la máscara había cumplido su amenaza: había liberado al juubi. Lo que sí le permitían ver sus ojos era el tremendo poder de aquella bestia, la malicia de la que se componía su chakra. Casi era difícil hasta mirarlo. ¿Cómo podría Naruto enfrentarse a algo así? Porque si alguien era capaz, solo podía ser él. Por mucho que trataran de ayudarlo, su fuerza era insuficiente. Neji miró de reojo a Tenten, que se había quedado paralizada contemplando al monstruo. ¿Qué iban a hacer ahora? ¿Acaso estaba ya firmada su sentencia de muerte?

- Lo ha hecho – dijo en voz alta, poniendo en palabras aquella dura realidad – Es la bestia de Diez Colas.





Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
848

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por SapphireDragon el Vie 15 Jun - 12:27

« II. The pain of lost »

Noche || Con Neji || Campo de Batalla

Uno de los clones blancos salió volando mientras que otro estalló en pedazos por una de sus armas explosivas. Tras aquello, tuvo unos segundos para recobrar el aliento y pasar el dorso de su mano tanto por la frente como por la barbilla, donde pequeñas gotas de sudor cubrían su piel. Por el rabillo del ojo, distinguió a Neji deshaciéndose de unos cuantos más de esos seres. ¿Pero cuántos hay? Es como si continuasen multiplicándose sin parar incluso mientras luchamos…

Mientras ese pensamiento cruzaba su mente, uno de los clones se abalanzó sobre ella. Para esquivarlo, Tenten dio varias volteretas hacia atrás. Apenas había dado la última y se había posicionado de nuevo espalda contra espalda con su amigo y compañero, que la tierra entera completa tembló a causa de un rugido agudo, similar a un chillido. Toda la sangre de su rostro pareció desaparecer y congelarse en el resto de su cuerpo cuando escuchó la afirmación de Neji tras ella.

“Es la bestia de Diez Colas”

Lentamente, se atrevió a volver ligeramente el rostro por encima de su propio hombro, en la misma dirección en la que él estaba mirando. Incluso sin tener el Byakugan, pudo ser capaz de distinguir la enorme figura de Juubi, con sus características diez colas grises que se movían sin ton ni son en todas direcciones, y saber que aquel ser estaba por encima de las posibilidades de ellos dos. E incluso… Naruto es fuerte… ¿Pero de verdad será capaz de derrotar algo así? No estaba solo, les tenía a todos ellos para ayudarle, sin embargo, estaba claro que poco podrían hacer realmente además de estar con él. Y aun así, lucharemos hasta el final. Sea cual sea éste…

Durante el siguiente par de minutos, todo el campo de batalla se sumió en el más absoluto silencio. Incluso sus enemigos se quedaron paralizados mirando la gran figura, parcialmente amorfa, en la lejanía. ¿Qué estaba pasando? ¿Por qué de repente se había detenido todo de aquella manera? Era como… La calma que precede a la tormenta pensó Tenten, moviéndose ligeramente más cerca de Neji, buscando en él la tranquilidad que solía mostrar incluso en los momentos más críticos.

Y entonces sucedió. Un nuevo rugido y un primer movimiento por parte del Diez Colas hacia el frente de la Alianza Shinobi. No podía decir con certeza si había logrado su objetivo o no, pero otros dos seres que parecían también dos Bijuus (probablemente uno era el de Naruto pues tenía aspecto de zorro anaranjado) se alzaron para atacarle de forma simultánea con unas bolas de energía y chakra que hasta ella podía percibir. Si tal era la magnitud que alcanzaban los ataques… ¿acaso no terminarían destruyéndolo todo? Probablemente. No llegó a ver el impacto de aquello, porque nuevamente los clones se aproximaron a gran velocidad hacia ellos.

¡Neji! —le advirtió, aunque probablemente sin necesidad. A fin de cuentas, los sentidos del chico eran mucho más avanzados que los suyos.

Echó mano a uno de sus rollos y lo desplegó rápida y hábilmente frente a ella. Las armas invocadas salieron propulsadas del papel a su orden y encontraron varios objetivos en los que hundirse. De esa manera, logró quitarse de en medio a la primera línea que iba a por ellos de frente a ella. Tras ella, su amigo había logrado también deshacerse de los suyos e incluso evitar que atacasen a uno de sus compañeros algo más lejos.

“Deberíamos ir acercándonos al frente. La mayoría de nuestros compañeros están ahí” le dijo entonces el joven Hyuuga. Tenten tan solo asintió con la cabeza una vez, acompañando aquello con un simple “Vamos”. Juntos, comenzaron a abrirse paso entre enemigos y aliados, rechazando los primeros y tratando de ayudar a los segundos. De manera continua, mantenían la vista en la batalla principal donde Naruto despedía un aura dorada muy brillante que le hacía inconfundible.

En varias ocasiones logró distinguir numerosos puntitos moviéndose y saltando, atacando al unísono: unos maniobrando con lo que parecían ser insectos (probablemente el clan Aburame al que pertenecía Shino), seguida de la aparición de una espesa niebla. Están intentando ocultar sus movimientos de alguna manera… Y de impedir la visión del Diez Colas. Y de hecho, ellos no tardaron en llegar a la zona ocultada. En esas condiciones, a ella le era difícil moverse, pero Neji encabezó la marcha para poder guiarla. No necesitaban comunicarse para saber cómo actuar ayudándose mutuamente. En alguna ocasión, recibió una instrucción para defenderse del ataque de alguno de los clones. Tenten realmente no veía a su oponente hasta que este caía al suelo por los kunais que le había lanzado según las indicaciones que recibía de él.

Finalmente, alcanzaron su meta y se encontraron al lado de Hinata y el resto del Clan Hyuuga. Aunque no muy lejos de ellos, se encontraban el resto de su compañeros, con la misma determinación que ellos a ayudar en aquella guerra.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1295

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por Sheena el Dom 1 Jul - 23:20

« II. The pain of loss »

De noche || Con Tenten || Campo de batalla

Después del rugido atronador que siguió a la aparición del juubi, se hizo un silencio sepulcral. El tiempo pareció detenerse en el campo de batalla. Ni enemigos ni aliados se movían: los primeros, demasiado eufóricos tras lograr por fin su objetivo final; los segundos, sin dar crédito a lo que tenían ante sus ojos. No habrían pasado más de cinco segundos, pero a Neji le parecieron horas. Casi podía ver cómo el desánimo se apoderaba de sus fuerzas, cómo todos y cada uno de los ninjas de la Alianza se preguntaban de qué manea podrían hacer frente a una bestia de ese calibre.

Solo había una respuesta: Naruto. Él era el único capaz de hacerlo. Por eso, su prioridad había pasado de apoyarle a protegerle. Así se lo comunicó su tío Hiashi, que apareció de repente a su lado. Las órdenes eran claras: tenían que ganar todo el tiempo posible para que Uzumaki pudiera entrar en modo sabio. Solo de esta forma, con su poder al máximo, tendrían una oportunidad. Neji asintió para mostrar que lo comprendía; acto seguido, su mirada se desvió a la chica que luchaba a su lado.

- Tenten…

Su intención era decirle que se iba a pelear directamente a la primera línea de combate, que no tenía que seguirle si no quería, que no tenía ningún derecho a pedírselo a pesar de que solo con ella se complementaba a la perfección. Pero no pudo hacer nada de eso, porque su gesto era decidido, su rostro solo mostraba resolución y la única palabra que le dirigió dejaba muy claro lo que pensaba hacer: vamos.

Juntos, se fueron abriendo paso por el campo de batalla repleto de enemigos, dándose indicaciones mutuamente cuando era necesario, deshaciéndose de todos los rivales que se les ponían por delante. Así, con gran esfuerzo, llegaron junto a Hinata y algunos otros miembros del clan Hyuuga. Neji respiró aliviado al ver que su prima no estaba herida, más allá de los ligeros daños superficiales que a esas alturas sufrían todos. Si acaso, lo que más le llamó la atención fue la angustia que percibía en sus facciones, y tuvo claro que estaba relacionado con el protagonista de todo aquello. Sabía de sobra que Hinata veía a Naruto de una manera que nadie más lo hacía y, en esa situación, debía de estar pasándolo realmente mal. Por eso, le colocó una mano en el hombro, intentando mostrarle su apoyo.

- No te preocupes, Hinata-sama. Todos vamos a ayudarle.

Sus palabras fueron secundadas y reafirmadas por Tenten, quien también ponía de su parte para animar a su amiga. Pero fue solo eso, un momento, lo que pudieron concederse. Porque la bestia de Diez Colas se dirigía directamente hacia ellos.

- Tenten, ponte detrás de mí – ordenó. Era simple: tenía que protegerla para que ella pudiera protegerle a él. Al mismo tiempo, debía encargarse de velar por la seguridad de Hinata. No era tarea fácil, pero más le valía no fallar.

Sus vidas dependían de ello.





Rebellions are built on hope
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
848

Localización :
Yokohama

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: > You were my lesson I had to learnt

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.