Últimos temas
» Art means freedom
Hoy a las 16:24 por Storm Queen

» ♠ Kneel before me.
Hoy a las 15:42 por Storm Queen

» Set fire to the rain
Hoy a las 15:39 por Kalel

» Kingdom of hell
Hoy a las 15:23 por Storm Queen

» 9. Let me in.
Hoy a las 14:37 por Storm Queen

» ❃ Let's Misbehave
Hoy a las 14:24 por Hellcat

» 4-Don't be a woman that needs a man...
Hoy a las 12:56 por Storm Queen

» 2. Bullshit.
Hoy a las 12:34 por Storm Queen

» 3-She's in control
Hoy a las 11:59 por Storm Queen

» — Time to start over again.
Hoy a las 11:46 por AuraBelmont

» Gods among men
Hoy a las 11:40 por Storm Queen

» ♠ Find my way back.
Hoy a las 3:24 por Natzabel

» Almost the end
Hoy a las 2:57 por Sagittarius

» 01. All the world have demons
Hoy a las 0:01 por FireFly

» 49. Perseverance
Ayer a las 23:28 por Sonder

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

Pirate's song

Página 6 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Jue 20 Jul - 14:20

Recuerdo del primer mensaje :

Pirate's song
Crackship | 1x1 | Disney

Segunda estrella a la derecha, y todo recto hasta ela amanecer. Nunca Jamás parece el escenario perfecto para un cuento de hadas; sin embargo, no debe juzgarse un libro por su portada.

Tras la llegada de tres extraños, los hermanos Darling, las cosas se tuercen. Campanilla, celosa por la relación que comienza a forjarse entre Wendy y Peter Pan, no parará hasta encontrar una manera de deshacerse de ella; por otro lado, el capitán Garfio comienza a desesperar al no hallar manera de poner fin a la vida de su archienemigo.

CAMPANILLA
HADA | AMBER HEARD | GHAWAZEE
Campanilla es un hada que siempre ha habitado Nunca Jamás.

Peter Pan y ella conforman, posiblemente, el dúo más característico de este mundo.

Sabe muy bien cuál es su sitio, y no permitirá que nadie la desplace.
CAPITÁN GARFIO
HUMANO | COLIN O'DONOGHUE | ONISWED
A bordo del Jolly Roger, Garfio y su tripulación surcan los mares en busca de riquezas.

Tras perder la mano por culpa de Peter Pan, se obsesiona con vengarse, razón por la cual ha permanecido tanto tiempo en Nunca Jamás.
Cronología

01. Enemigos al cuadrado | Cerrado
02. Midiendo al rival | Cerrado
03. Malabares con la suerte | Cerrado
04. Paso y traspié | Cerrado
05. Jugada maestra | Cerrado
06. Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas | Cerrado
07. Tormenta en alta mar | Cerrado
08. A toda vela | Abierto
09. Capítulo

©️ by Farah.


Última edición por Oniswed el Mar 10 Abr - 20:42, editado 6 veces
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Jue 15 Mar - 3:14

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

Mentiría si dijese que aquella nueva experiencia no me estaba resultando agradable y es que, conforme el calor aumentaba en mi gaznate y consecuentemente estómago, todo se me antojaba mucho más liviano, más despreocupado, más... simple. Ignoraba a ciencia cierta el motivo pero no me desagradó hasta que llegó el momento en que, tras las palabras de Killian, todos comenzamos a levantarnos. Que mareo más tonto de repente.

Pero no pasemos por alto ese pequeño detalle: Killian. Acababa de descubrir, de forma absolutamente casual, el que parecía ser el nombre real del conocido como Capitán Garfio. Garfio para los enemigos, como yo hasta el momento. Killian... Killian... De hecho, hasta me descubrí vocalizándolo sin darme cuenta a modo de asimilación. Desde luego, parecía que aquellas bebidas transformaban un pelín a una. Mientras me agarraba a la mesa para que esta dejara de moverse momentáneamente, seguía pensando en el nombre. Afortunadamente, pude erguirme sin problema enseguida.

- Uhm - comencé, al verlo acercarse a mí y tender uno de sus brazos. El cual, por supuesto, acepté más por necesidad que por gusto - ¿Y tú en qué grupo de esos tres te incluyes? No sé por qué pero no te veo muy hecho al baile - quise bromear al tiempo que veía como nos dirigíamos a la puerta de la taberna y esta se quedaba, a nuestras espaldas, considerablemente vacía.

Traspasamos el umbral y me dejé guiar hasta el Jolly Roger. Sabía dónde había sido anclado el barco, sin embargo, si hubiese tenido que llegar por mi cuenta... Bueno, lo cierto es que habría sido curioso de ver cuanto menos el cómo volaría si ya me medio mareaba andando - Noto... Noto... - no encontraba la palabra... pensaba lento - Noto como entumecida la cabeza - aunque bien cierto era que, al salir de aquel ambiente embotado y cerrado, el aire fresco me acababa de regalar una dosis de despeje importante - No estoy segura de que me guste mucho esta sensación, ¿sabes? - continué diciéndole a Garfio como si de un amigo de toda la vida se tratase.

Muchos de los marineros nos acompañaron en el camino y otros tantos, como bien me había avisado el pirata, se fueron por sendas distintas vete tú a saber para qué. Tampoco es que me importase demasiado, a decir verdad. El navío imponente apareció enseguida, unos pocos minutos después de seguir andando, y cuando me vi atravesando su pasarela en calidad de invitada y no de víctima, me sobrecogió una especie de angustia que me recordó a un pasado demasiado reciente. Fruncí el ceño e intenté alejarlo de mi mente.

- Siempre había creído imposible poder poner mis pies en tu barco sin ser acribillada - compartí con quien seguía brindándome uno de sus brazos a modo de apoyo con una media sonrisa dibujada a lo largo de las comisuras de los labios - Y ya ves... - tripulante del mismísimo Jolly Roger. Ni más, ni menos. Parecía increíble. Lo era, de hecho - Oye, ¿te importaría si voy a tu camarote a despejarme un momento? O bueno... No, claro... A tu camarote no porque eres el capitán... es decir... - entrando en terreno desconocido en tres, dos, uno - No sé muy bien dónde debo ir... porque claro, si soy tripulación, estaré con ellos, ¿no?... O sea, si me quiero lavar la cara pues... ¿Voy a sus aposentos? ¿Que a la vez son los míos? O... ¿Cómo va esto? ¿Dónde duermo? - uff, cuantas cosas así de repente.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Lun 19 Mar - 17:40

situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

En efecto, y para que quedara constancia, yo no era el alma de la fiesta precisamente. De hecho, mi modus operandi solía ser hacer turismo por las distintas tascas hasta encontrar alguna muchacha que quisiera corresponderme. Sin embargo, por razones obvias, esta vez el plan había cambiado. No sabía en qué podría acabar el dejar sola al hada entre mis hombres.

Lo cual me llevaba a plantearme una de sus preguntas, que llegó a modo de verbalizaciones a velocidad de vértigo. Me reí, divertido por su infantil manera de desenvolverse, acrecentada por el alcohol. De repente había disparado tantas frases que no sabía por cuál comenzar a aclarar - Rubia, por partes - vigilaba, al mismo tiempo que procedía a organizar las respuestas en mi cabeza, su caminar para asegurarme de que no se comía la gravilla -. En primer lugar, no, yo no bailo - la miré con una ceja enarcada, queriendo resaltar ese hecho: si acaso pensaba insistir, que supiera que sería inútil -. En segundo lugar, sí, puedes ir a mi camarote a echarte agua porque creo que la necesitas con bastante urgencia.

Una cosa iba a dejar clara y es que me ponía enfermo compartir mi espacio personal. Mi camarote era mío, y nadie entraba ahí sin mi permiso. Mi cama, mi escritorio y mis cosas. Viviendo durante meses en un barco, uno aprendía a apreciar la intimidad. Si alguna vez entraba ahí alguna señorita, no tardaba en despacharla con cualquier excusa; intentaba no ser especialmente brusco, pero el caso era que compartir esas cuatro paredes no encajaba en mis planes.

Claro, que ahora se me presentaba un problema: Campanilla. No quería dejarla sin vigilar, pese a que sería sospechoso mantenerla alejada del resto de tripulantes. Estaba, por otro lado, un pequeño factor que debía tener en cuenta: había sido todo tan precipitado, que no había cama disponible. Que yo supiera, no quedaba ninguna litera libre. Fruncí el ceño.

- Hasta que te encontremos un lugar entre la tripulación, dormirás en mi camarote. Normalmente te daría una manta y te diría que disfrutaras del suelo, pero me has pillado en plena euforia de volver a casa - sonreí ampliamente,con las comisuras algo tensas -. Mañana te enseñaré el barco como es debido, porque ahora mismo no creo que vayas a retener ni la mitad, señorita. No sabía que un bicho tan minúsculo pudiera tragar tanto.

El Jolly Roger apareció frente a nosotros. Tenía las velas recogidas y la bandera guardada. Ese puerto aceptaba la llegada de navíos... no oficiales, por llamarlo de algún modo; es decir, que no teníamos que seguir el protocolo de izar el estandarte del reino que nos patrocinaba pues, como era fácil de deducir, ninguno costeaba nuestras acciones. Al menos, no a esas alturas. Subimos por la rampa de madera, precedidos por el jolgorio que se había trasladado a su interior.

Eché un vistazo por encima, sorprendido de la cantidad de hombres que habían decidido quedarse - Intentad que Stevenson no rompa el laúd cuando llegue. Y tú, Read, a echar la pota al mar, ¿estamos? - lo señalé con un dedo, a sabiendas de que ninguno estaba en condiciones de coger una fregona. Iría ebrio, pero no pensaba permitir que mi barco oliese a estercolero. Aún con Campanilla aferrada a mi brazo para mantener el equilibrio, viré para atravesar la cubierta hasta la puerta de mi camarote.

Notaba el frío del mar colándose a través de mi camisa, pese a que el alcohol me aislaba parcialmente de la realidad. Fue entonces cuando recordé dónde estaba mi casaca y el hecho de que la necesitaba - Si me disculpa, señorita - abrí un bolsillo que quedaba a la altura de su cintura, sonriéndole de manera burlona, rescatando la llave del camarote. La giré una vez introducida en la cerradura y, voilá, primera parada del tour.

No era la primera vez que estaba ahí, y tampoco había nada más allá de lo que estaba a la vista. Como, por descontado, no iba a necesitar conocerse ese lugar, decidí que no era necesario hacer una exhaustiva enumeración del mobiliario - De acuerdo, Campani... Tienes un nombre larguísimo, ¿todas las hadas tienen uno así? - me quejé, mirándola unos pasos por delante de ella. Cogí la jarra donde tenía agua y la vertí en la bandeja para que pudiera refrescarse un poco -. Voy a llamarte Tink. Es más asequible. Anda, ven, que no queremos que te de un bajón.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Lun 19 Mar - 22:09

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

Me sorprendió su respuesta y es que, aunque la opción de dormir en su camarote se había pasado fugaz por mi cabeza, nunca pensé que fuera a llevarse a cabo. A fin de cuentas, ya no se trataba solo de su posible atracción por la intimidad sino que, además, ahora yo ya no era un secreto para nadie y, por lo tanto, podría perfectamente acabar como diana de claros cuchicheos. A mí lo cierto es que me daba bastante igual, al menos en el estado de soberana despreocupación que me encontraba en ese momento - Ah, por eso no te preocupes - dije entonces respecto a su mención de la manta y el suelo, dando un pequeño manotazo al aire para enfatizar mis palabras - Recuerda que quepo en un cajón - y bien cierto era, en Nunca Jamás no había dormido ningún día con el tamaño que en esos momentos tenía. Cuanto menos espacio necesites para dormir, más cómodo será hacerlo donde toque.

Reí ante un par de comentarios de dos de los piratas más dicharacheros y me dejé guiar hasta el camarote no sin antes percatarme de unas pocas miradas lanzadas a ambos y a nuestra improvisada ruta. ¿Sería lo mejor aquello? Bueno, a fin de cuentas el que más tenía que perder era Garfio, así que.

Observé cómo hurgaba en el bolsillo de la casaca que llevaba puesta y, nada más entrar a un camarote que ya me conocía pero que no por ello dejaba de generar cierta perturbación en mi estómago, me la quité dejándosela encima del colchón. Que frío así de repente - Le devuelvo al capitán lo que es suyo - dije antes de acercarme a donde me instaba para echar algo de agua en mi cara. No me notaba mal, todo sea dicho, pero ese calorcito interno que ahora luchaba con el frescor nocturno externo, creaba una sensación de lo más interesante - Tink, me gusta. Algunas hadas me llaman así - estuve de acuerdo antes de recoger el montón de mechones que de repente se me habían soltado (o de los que no me había percatado hasta el momento) antes de inclinarme ante aquella pequeña balsa de agua. Pues estaba fresquita. ¿Y secarme? ¿Con qué? Ah, ahñi habñia lo que parecía una pequeña toalla.

- Oye, ¿y qué planes has hecho para tu nueva vida fuera de Nunca Jamás? - pregunté entonces mientras me secaba la cara y decidía que aquel moño iba a estar mejor desecho que como en esos momentos estaba - ¿Algún destino en mente? - me quité la sujeción del alborotado peinado y decidí peinar el cabello muy por encima con los dedos. Nunca lo había notado tan áspero como desde que me había hecho a la mar cual polizón y es que, por lo visto, demasiada sal era lo que tenía. Menudos enredones. No obstante, en cuanto estuve medianamente conforme volví a recogerlo solo que esta vez en una cola alta.

- Por cierto, ¿habrá alguna manera de conseguir otro atuendo? Creo que es hora de guardar este - recalqué mirando con algo de pena la verde vestimenta que me había acompañado desde que tenía uso de razón. Que me encantaba, por cierto, pero no creía apropiada ni mucho menos cómoda para lo que se avecinaba.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Sáb 24 Mar - 20:47

situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

Me senté en el catre, recogiendo la casaca que me tendía el hada. La observé mientras, con movimientos entorpecidos, se rehacía el recogido y se refrescaba. Lo cierto era que a mí tampoco me vendría mal hacer lo propio, pues el vaivén del barco acrecentaba sin duda la neblina que empañaba mis ojos, fruto del alcohol.

Llegaba a mi camarote el eco de los gritos y las jarras entrechocar, así como el de los cantos de tinte obsceno que comenzaban a entonarse de manera descoordinada. No recordaba la última vez que había visto a mis hombres tan animados. No pude contener un suspiro de alivio, mientras me frotaba la barba incipiente de la que debería ocuparme mañana o pasado. La idea de un motín había estado tan presente, la tensión tan palpable, que el volver a escucharles con ese corte dicharachero me había quitado una losa de los hombros.

Levanté la mirada al escuchar su pregunta, sonriendo de medio lado - Planes - repetí, riendo entre dientes. Había estado tan centrado en poner rumbo a una tierra donde no hubiera hadas (al parecer, una petición relativa), ni niños vestidos con pieles, ni sirenas (eso sí lo echaría de menos), ni pedantes prepúberes con capacidad de volar... que se me había pasado completamente cuadrar el siguiente paso -. De momento, volver a la normalidad. A la mayoría ya se nos ha olvidado el caminar sobre adoquines - me pasé la mano por el pelo, alborotándolo un poco al sentirlo aplastado por el viento salado. Me volví a levantar, acercándome a su posición. De manera desgarbada, apoyé la cadera en la mesa donde había dispuesto el agua, quedando así frente a ella, con los brazos cruzados sobre el pecho.

- Y, en efecto, la primera parada es encontrarte algo más acorde a la situación. Aunque sea una pena perder de vista ese vestido - "en este contexto", añadí mentalmente. No diré que repasé su cuerpo sin mucho esmero en ocultar la parsimonia, de arriba a abajo. ¿Sus curvas? No haré comentarios al respecto, señoría -. Creo que sé quién puede ayudarnos en esta tarea - no sabía si seguiría por aquí, pero cierta pirata de humor deplorable se había quejado frente a mi persona del poco mercado de ropas cómodas para la tarea en el sector femenino; había nombrado un par de puertos donde solía remendar su ropa y, si no me equivocaba, este era uno de ellos. No había mucha variedad, la mayoría no eran muy dados a dejar a piratas campar a sus anchas.

- El plan posterior... Bueno. El ponerse al día nos corresponde a Smee y a mí; mañana descubrirás lo que es el paso previo al encanto de altamar - sonó un estrépito que me hizo girarme con la ceja alzada, imaginándome que había traído barriles y que ya se les había caído el primero. La risa y los insultos posteriores confirmaron mi sospecha. Lancé una carcajada, negando con la cabeza. Un día iban a cargarse el barco, lo sabíamos todos. Por suerte, recuperaron rápido la situación, ya que empezó a sonar música poco después.

Busqué con la mirada entre los estantes, buscando... Ah, ahí estaba. Una botella de vino que compré en una ciudad de las costas griegas, poco antes de conseguir el billete de ida a Nunca Jamás. Allí había decidido que lo reservaría para cuando pudiera celebrar el tener la cabeza de Pan decorando el cabecero. Sin pretenderlo, eché una mirada al hada; no era lo que tenía pensado, pero al menos sí que le había extirpado a ese niño un pedazo de él - Como miembro oficial de esta tripulación, puedes elegir: descubrir qué buscan por las calles los que se han perdido por ahí, unirte a la que tienen montada en la bodega o, como oferta única por ser novata, un tour con el apuesto capitán del barco. Es decir, moi - me señalé con un movimiento de la mano, sonriendo de medio lado.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Dom 25 Mar - 1:37

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

Planes. Que conciso, pensé. Me limité a responder con una sonrisa de medio lado mientras lo veía levantarse de nuevo y acercarse a la posición que yo ocupaba, apoyándose sobre la mesa de manera relajada y recordándome que, como era evidente, la única manera en que podría apoyarse era esa. A fin de cuentas, era su territorio, su casa. Su barco.

me miré yo también de arriba a abajo tratando de entender a qué había venido ese repaso, pero lo dejé estar y es que la perturbadora idea que acababa de surcar mi mente prefería dejarla ahí, en la mente. Imagina que se me va de las manos, la fastidio y me quedo sin Nunca Jamás y sin el Jolly Roger. Vaya plan el mío - No te preocupes, seguirá estando para ocasiones especiales - contesté adoptando más o menos un tono similar de voz al suyo y nadie comentó nada más al respecto - Pues tengo ganas de empezar a aprender... dije entonces siguiendo el curso de la conversación al tiempo que daba un par de pasos hacia él y me giraba cuando un estruendoso ruido llenó el navío entero. Al ver el rostro de Garfio y escuchar la informalidad de los piratas, deduje que no había de qué preocuparse - Sobretodo a tratar con ellos - concluí de manera improvisada pero honesta, entre risas.

- Uhm... En la bódega parece que estan armando una fiesta muy entretenida - respondí entonces a raíz de la última propuesta del capitán del barco. Me acerqué hacia la puerta del camarote y la entreabrí un poco para fisgonear la cubierta. había varios piratas de aquí para allá pero todos acababan dirigiéndose hacia el mismo agujero. Cerré de nuevo y me giré a Garfio desde aquella posición - Pero creo que sería un error poco elegante declinar esa última oferta - dije con una expresión facial que casaba muy bien con el tono de voz cómplice que acababa de salir de no sé qué parte de mis entrañas. Había sido salir de Nunca Jamás y empezar a... Bueno, eso. Aquí ya no era mi enemigo, ¿no? Amplié la sonrisa pícara y me giré para pegar la espalda a la puerta señalando el pomo de esta con mi pulgar - ¿Salimos entonces?
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Dom 25 Mar - 3:43

situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

No sabría decir si sonreí por su respuesta o por su tono. Quizá por el gesto de acercarse. No lo sabía. Cogí aire, mirándola directamente a los ojos. Trataba de no pensar en lo perturbador que se me antojaba aquello, pues lo cierto era que, pese a que la mujer que tenía delante no parecía precisamente una criatura de cuento, no podía parar de verla como lo que realmente era: un hada. Sin embargo, había algo absolutamente efectivo para olvidar los detalles molestos: el vino. Y yo tenía una botella que rogaba ser abierta.

Su decisión no pudo complacerme más, y no iba a intentar ocultárselo - Respuesta correcta, rubia - felicité en tono cómplice y sarcástico -. Te vas a adaptar la mar de rápido - dicho esto, fui hasta la estantería donde guardaba, entre otras cosas, la botella. El primer paso fue deshacerme del garfio. En su lugar, coloqué una especie de vendaje de cuero que había hecho de manera improvisada en Nunca Jamás para no tener que encontrarme de frente con la ausencia de mano. Suspiré hondo, cerrando los ojos un segundo. No había cruzado la línea en la que empezaba a ser un hecho en lugar de una novedad.

Hecho el cambio y asegurado el cierre del maletín de piel, tomé la botella y un par de mantas del catre, que doblé sobre el brazo. Hasta que le encontrara algo mejor, se tendría que bastar con eso si no quería coger una neumonía la primera noche - Ah, y una cosa más - apoyé por necesidad la botella en la mesa, llevando la mano hasta la cinta de su pelo. Con un suave tirón, para no hacerle daño, deshice el recogido, ahuecándole un poco el pelo para que cayese sobre su espalda, dejando que mis manos se entretuviesen en sus mechones -. Ahora eres pirata, no bailarina de ballet. Si te dejas eso tan tirante vas a acabar con dolor de cabeza - me encogí de hombros, completando la explicación. Yo no hacía las reglas.

Recuperando todos los bártulos, cada uno en su sitio, puse rumbo a la puerta - Venga, vamos - hice un movimiento con la cabeza, dándole énfasis a mis palabras -. Y si empiezas a tiritar, dímelo - el calor seguía impregnado en la tierra, pero el mar era traicionero, y nunca sabías cuándo ibas a necesitar una capa más de ropa. Me mantuve a su altura, echándole vistazos sin ser plenamente consciente de que lo estaba haciendo. Maldita cerveza.

- Bueno, rubia, te presento el alcázar - abarqué con un movimiento el brazo la inmensidad de la zona que más había transitado, al ser desde la cual se entraba y salía -. Te va a encantar fregarlo de arriba a abajo - le guiñé un ojo. Siempre era mejor eso que el casco, podía sentirse afortunada. Miré el palo mayor, llegando hasta la cofa. En situaciones como esta, en la que los hombres se dispersaban buscando cada uno su entretenimiento, solía subirme ahí. No obstante, esa vez tendría que dejarlo pasar. Era mi espacio privado durante unas horas y, al igual que mi habitación, no estaba dispuesto a compartirlo.

Continué avanzando hasta unas escaleras que conectaban con el castillo. Pese a que no iba a ceder en cuanto a enseñarle mi pequeño escondite, sí que no iba a tener problema en mostrarle otro punto muy socorrido de un barco cuando los hombres se encontraban abajo. Continué la marcha hacia proa, sintiendo que el aire iba y venía con las olas, revolviéndome el pelo (que clamaba por un corte urgente) - Como en casa, en ningún sitio - dejé la botella en el suelo, frunciendo el ceño cuando fui a coger la manta con la mano. Noté un escalofrío en la columna, que podía traducirse en una palabra: rabia. Me estaba familiarizando con esa sensación, ya que de vez en cuando aparecían pequeñas acciones que, de pronto, recordaba que no podía realizar con normalidad.

Acuclillado, extendí hacia un lado la manta torpemente, y después hacia el otro. Menudo cuadro. Con un bufido, me dejé caer - Venga, que, por el momento, no muerdo - señalé el hueco a mi lado. Pegué la espalda a la baranda del bauprés, flexionando una rodilla para poder apoyar el codo. Sujeté la botella mientras, con la boca, la descorchaba con un sonoro "pop" -. Pero, vamos, que si quieres que muerda, no hay problema - le guiñé un ojo, ofreciéndole el primer trago.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Dom 25 Mar - 4:08

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

¿Ponerme nerviosa porque deshiciera mi recogido y entrelazase sus dedos entre mi pelo? Que va, para nada. En absoluto. ese rubor era culpa de la bebida de la taberna y de nada más.

Me mantuve en silencio mientras lo veía coger y dejar cosas, cambiarse el garfio (lo cual debo admitir que me pareció sumamente curioso y tendría que acostumbrarme a Garfio sin garfio) y me invitaba a dejar el camarote atrás - ¿Te ayudo? - me ofrecí por el mero hecho de no ir de vacío. No obstante, como tampoco hubo que recorrer un gran espacio, pareció no importar. Miré mientras tanto a nuestro alrededor y me pregunté cómo de amplia sería la bodega comentada previamente por Killian para que en cubierta no hubiera nadie. Literalmente. El ruido me decía que, por lo visto, todos habían decidido mudarse a la cueva en cuestión desde la cual retumbaba el jolgorio - Parece que se lo están pasando en grande - comenté sin más.

Tras ello seguí al capitán del barco y subí unas escaleras que ya tenía vistas aunque no transitadas. Noté cómo la brisa marina se hacía notar y fueron varias las veces que tuve que apartar unos cuantos mechones detrás de la oreja. Con lo cómodo que habría sido un recogido... Pero bueno. Vida nueva, peinado nuevo.

Me agaché para ayudarle a colocar las mantas en cuestión. No es que quedasen de exposición, pero por lo menos cubrían una extensión suficiente como para que dos personas se sentasen sobre ellas - Me gustaría ver qué responden tus hombres ante la misma insinuación... - quise bromear mientras volvía a aparecer esa puñetera sonrisilla en mi rostro y me dejaba caer a su lado, colocando la espalda también pero adoptando una postura algo tranquila, relajada. Tirité un poco así que alargué los brazos para alcanzar la segunda manta - ¿Quieres? - le ofrecí mientras me tapaba y la levantaba en señal de que había de sobra para él.

- ¿Qué es? ¿Lo mismo de la taberna? - pregunté mientras cogío la botella y olisqueaba por encima. Fruncí el ceño y compuse una mueca de desagrado. No obstante, decidí que habíamos venido a jugar - Ugh, qué es esto - dije tras el primer pequeño trago. Miré la botella esperando que ésta respondiese a mi pregunta y di otro más. Bueno, seguía sin gustarme de primeras, pero quién sabía, por lo menos daba calorcito.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Dom 25 Mar - 20:23

situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

- ¿Acaso crees que te pongo ojitos sólo a ti, rubia? - me reí, respondiendo a su comentario. Para aclarar cualquier duda: sí, absolutamente sí. Aunque, por desgracia, tendría que darlo por terminado cuando amaneciera y comenzara a ser una más de la tripulación.

Me había acostumbrado a la ausencia de luz artificial debido a mi estancia en la isla natal de mi acompañante por un tiempo que definiría mañana al coger cualquier diario. Era reticente a comprobar la fecha, todo sea dicho. No quería comprobar cuál era el desfase temporal entre ese lugar y el mundo que yo quería considerar como real.

El caso era que, a la luz de hogueras y faroles de aceite dispersos, uno se acostumbra a mirar hacia arriba por la noche. La bóveda del color de la tinta que nos cobijaba estaba llena de estrellas que no reconocía, lo cual me parecía... desolador. En Nunca Jamás, ni siquiera el cielo era el mismo. Aquí, en ese puerto, incluso podía apreciarse más que en el centro de la ciudad, pero el número de luces titilantes reducía considerablemente debido al efecto de las dispersas farolas y la luz que salía de las tabernas.

Me giré cuando escuché su pregunta, acerca del vino. Solté una carcajada al ver sus muecas, negando con la cabeza - No puedo esperar a verte bebiendo ron - era el estereotipo por antonomasia. Una pata de palo, un parche, un loro y una botella de ron. ¡La vida pirata es la vida mejor! -. Sí, es vino. De un tipo diferente, pero sí - tomé de vuelta la botella, llevándomela a los labios para catarlo. Nada mal, debía decir. Si volvíamos a pasar por allí, ya sabía dónde hacer una parada.

- Bueno, bienvenida a... ¿cómo lo llamábais? ¿Tierra firme? - inquirí, mirándola con una sonrisa de medio lado, dando otro trago antes de volver a ofrecerle la botella -. No tenemos indios, pero estoy yo, que es un factor que gana por goleada, obviamente - maticé, enarcando las cejas como si fuera de tontos no darme la razón. Porque lo era.

Apoyé la cabeza en la madera, intentando localizar en el cielo aquellos dibujos arbitrarios que una vez veías, no podías enfocar de otra manera - Debo reconocer que me preocupaba que Nunca Jamás me estuviera arrebatando los encantos. ¿Tres días y un secuestro, y dudabas a la hora de elegir venir conmigo? Deplorable - sonreí al vacío, intentando no pensar que había accedido simplemente por una mentira en la que se había visto envuelta. La moral no era lo mío.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Dom 25 Mar - 21:05

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

Asentí ante su mención sobre Tierra Firme. Por lo visto, sí, así era. No obstante cabe destacar que aunque había realizado varios viajes a aquel mundo, el puerto en que nos encontrábamos no me sonaba de absolutamente nada. También es cierto que nunca me había parado en un lugar más de un día completo y que el hecho de cambiar las estaciones demandaba rapidez más que atención, pero bueno - Muy bien, veo que has prestado atención a las hadas alguna vez - aunque ignorase por completo cómo se había enterado de aquel término.

Me dejé resbalar un poco y moví los dedos de los pies haciéndome gracia a mi misma al verlos bajo la manta la cual, por cierto, garfio había ignorado de mala manera. Dejé caer el pedazo que había dispuesto para él y terminé por mirar al frente mientras lo escuchaba hablar - Voy a pedirte un favor, Garfio - comencé entonces algo serie y con la mirada perdida en algún punto de la cubierta - Nada de Nunca Jamás, del secuestro de Wendy, de las palabras de Peter, de mi traición... Nada hasta que hayan pasado unos días - le pedí girando el rostro y buscando sus ojos con los míos que se habían tornado sombríos - Por favor - concluí. No esperaba que lo entendiese ni que lo compartiese, pero sí que mostrase un mínimo de respeto ante una petición así. Necesitaba digerir todo aquello, tratar de entender lo que había ocurrido y, por qué no decirlo, superar algo que en esos momentos su mero recuerdo todavía me hacía sentir puñales en el estómago. Tragué saliva y volví a desviar la mirada pasando por alto un breve instante aquella botella. Al poco, la cogí y le di un pequeño trago de nuevo.

- ¿Cómo llegaste a convertirte en el Capitán Garfio? - quise saber ignorante de si era una pregunta apropiada o no. Lo cierto era que me importaba más bien poco - Te llamaría Killian porque me parece mucho más bonito pero claro... Eres mi capitán, a fin de cuentas - aunque no os creáis que me atraía mucho la idea eso de "mi" capitán. No me gustaba sentirme propiedad de nadie.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Dom 25 Mar - 21:32

situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

No debería pillarme desprevenido el hecho de que quisiera apartar los sucesos de los últimos días hasta que se viera en condiciones de digerirlo uno a uno. Campanilla había sufrido un cambio drástico, o al menos eso me parecía, en cuestión de unas semanas. Recordaba la llegada de Wendy, aunque en principio no la había tomado sino como un estorbo más, no merecía más consideración. Ahora me daba cuenta de que esa pelirroja había sido un castigo para unos (el hada) y un regalo para otros (servidor).

Pese a que me parecía una estupidez que se regodearse en su tristeza, pues lo hecho, hecho estaba, asentí - Descuida - de todos modos, el hada de Nunca Jamás se había quedado en ese lugar. En el momento en que había aparecido en la taberna, pasaba a ser una pirata en formación. Fruncí el ceño. Dioses, tendría que enseñarle... Todo.

Fruncí el ceño ante su pregunta. Capitán Garfio... Ni siquiera me preocupé en reprimir el bufido que salió por mi nariz, como si me tratase de un animal enfadado -. Lo de Garfio es nuevo. Mis hombres son muy... graciosos - dije la última palabra entre dientes, rodando los ojos. Alcé el muñón, encogiéndome de hombros -. Supongo que queda más amenazador que capitán Jones, ¿no? - me observé lo que antes fue una mano. A veces sentía que aún podía crispar el puño. El fantasma parecía no dispuesto a irse. Cogí la botella y bebí de nuevo, echando de menos en ese instante el efecto que ya se me había pasado.

- Lo de capitán, ya sabes: una lucha a vida o muerte con el que fue mi predecesor, terminada con el cuerpo desollado de este secándose colgado del palo mayor mientras las gaviotas lo devoraban - relaté sin más, reclinándome como ella misma había hecho. De reojo, observé su rostro, sonriendo al ver su expresión -. Es broma - aclaré. Los piratas éramos más civilizados de lo que pensaba la mayoría. No todos. Pero muchos, sí.

- Y, no, llamarme Killian no es opción. A Stevenson se lo perdono de vez en cuando, porque es un niño - no tenía claro si había cumplido los veinte. No sería yo quien pondría la edad como traba, consciente de mi propio historial en aquel mundo -. Claro, que en otros ámbitos, puedes llamarme como te plazca - enarqué las cejas, divertido. Me había visto privado del entretenimiento de hablar de ese modo con alguien durante bastante tiempo; además, siendo aquella rubia como era, lo disfrutaba mucho más, sabiendo que iban a caer en saco roto.

Tomé aire, siguiendo la trayectoria de una nube que se paseaba lentamente sobre la luna - ¿Sabes lo que es una constelación? - inquirí, realmente intrigado. Mirar al cielo era uno de los actos más primitivos del ser humano, me impresionaría bastante que en esa isla de locos nadie se hubiera dedicado a poner nombre a cúmulos de puntos brillantes.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Dom 25 Mar - 21:49

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

Agradecí internamente la nula insistencia del pirata ante mi petición y lo dejamos estar. Tras ello, la respuesta a mi pregunta. Así que "Capitán Jones", quién lo hubiera dicho. Me costaba recordar más allá del momento en que a Garfio le arrebataron aquella mano. Era de sobras sabido que desde que había empezado aquella extraña relación con él, cierta parte de culpa me carcomía cada vez que pensaba en tal suceso, pero ya estaba hecho y nada iba a arreglarlo - Me gusta - dije entre dientes poco antes de que prosiguiera con su relato. Sería de necios negar que abrí muchísimo los ojos ante él, imaginando en mi cabeza un pobre hombre (que igual de pobre tenía más bien poco) colgado, picotead... Oh, vamos.

Le di un pequeño golpe en el brazo al confesar que estaba bromeando y reí por mi estupidez. Aunque bueno, no sabía hasta qué punto, porque a aquella tripulación la veía capaz de eso y de mucho más - Creo que Capitán Jones estará bien, o Jones a secas, ya veremos - respondí tomándome la licencia de mostrar cierta insubordinación. A fin de cuentas, no sentía en mis entrañas aquella devoción por seguir a un líder que, por lo visto, en la vida pirata se llevaba. Parecía mentira que hubiese sucedido en tan poco tiempo, pero dejar el lastre de ser la secundona de Peter, me había calado.

- Sí, claro, aunque nunca se me dieron muy bien los nombres - respondí a su pregunta. Con la botella por mi parte olvidada entre ambos, observé el manto no muy estrellado y señalé el astro que más relucía - Creo que a esa estrella la llaman Polar... Y poco más - admití mordiéndome el labio inferior, intentando recordar - Digamos que prefería estar con algo entre las manos mientras nos enseñaban todo esto - y estaba muy orgullosa de ello. Me había convertido en toda una manitas.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Dom 25 Mar - 22:14

situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas
CAPÍTULO 06 | POR LA TARDE | TABERNA

Terminé de deslizarme hasta que mi espalda tocó el suelo. Apoyé la cabeza en el brazo izquierdo, flexionándolo bajo esta. Mucho mejor. Un pequeño escalofrío me recorrió el cuerpo al levantarse un poco de brisa repentina, arrepintiéndome un poco de haber rechazado la manta. Me pegué a Tink (pensar en ella de esa manera iba a requerir un tiempo), esperando que no fuera tarde para aceptar la tela sobrante.

Lancé una carcajada ante su última frase, fruto de una mente un tanto pervertida que me habían dejado los años - Malísima elección de palabras - ¿los hombres que ahora mismo se desgañitaban en la bodega? Los causantes. Si algo podía tener un doble sentido, acabaría saliendo a flote. Eran imposibles de tratar -. La más importante es esa, la estrella Polar. O Polaris. Los marineros le debemos la vida a esa estrella - en altamar, era una gran aliada. Las estrellas acababan siendo tu mayor guía, así que una noche despejada siempre era de agradecer, no sólo por las vistas.

Seguí con la mirada la Osa Menor, apuntándome el cursillo de astronomía inicial en la lista de tareas. Siempre me había intrigado lo que el cielo nos deparaba, pero, desde que había descubierto que encerraba mundos cuyo atractivo podía ser engañoso, lo miraba con recelo - Así que eres una manitas, ¿eh? - rescaté su anterior comentario. Podía entender de esa manera por qué sus manos eran duras, sin llegar a ser callosas -. Intentaremos sacarle provecho - siempre había algo que remendar en aquel sitio, aunque normalmente salía más barato comprar una lona nueva que intentar remendarla. Los parches nunca duraban lo suficiente.

Cerré los ojos, sintiendo el vaivén del barco - Oye, suelen ser un poco cabrones al principio. Pero te acostumbrarás a ellos. Si tienes algún problema, Smee siempre está dispuesto a ayudar. El capitán suele tener un puesto más distante porque me encargo de las ofensivas, pero el intendente es como el padre del grupo. Le falta hornear galletas - sonreí -. Todos los hombres son iguales en este navío. Así que no tienes que agachar la cabeza y obedecer - abrí un ojo, mirándola con la ceja enarcada -. Pero como te pongas subidita de tono te ato a la cofa un día sin agua y sin pan.

Volví a relajarme, dejando espacio tanto a la conversación como al silencio. Me tensaba el hecho de sentirme tan cómodo con aquella mujer, pues debía recordarme constantemente que ella no era sino mi venganza materializada. No era una más, por más que fuera a ser tratada así. Era mi trofeo, y más me valía conservarlo. Inspiré hondo, escuchando sus respuestas y formulando otras tantas.

A veces me cansaba ser quien era o, más bien, en quien me estaba convirtiendo. Por una noche, sólo por esa noche, me permitiría librarme del lastre de quien maquina a todas. Por una noche, sería Killian Jones, charlando con su camarada en la proa. Cuando el alba despuntase, volvería a enfudarme la máscara de Capitán Garfio.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Dom 25 Mar - 23:06

Tormenta en alta mar
CAPÍTULO 07 | ANOCHECIENDO | JOLLY ROGER

De las primeras cosas que podía decir que ya había aprendido a dominar en aquellas tierras, era el tiempo. Me había costado un poco pero ya entendía el concepto de segundos, minutos, horas, días, meses y años. La verdad es que era bastante sencillo y estaba segura de que a más de uno le serviría en la ya pasada isla de Nunca Jamás. Después, vinieron los términos piratescos como a mí me gustaba denominarlos. En realidad no tenían nada que ver con la vida pirata sino con la vida en el mar. Muchos tecnicismos referidos a las velas, los amarres, el modo de navegar, las partes del barco, el tipo de oleaje... Un sinfín de cosas que aunque me gustaban, me seguían pareciendo algo complicadas. ¿Lo bueno de todo ello? El compañerismo que, ni por asomo, me habría podido imaginar jamás. Bien cierto es que había de todo, sobretodo y aunque ya hubiera pasado poco más de mes y medio conmigo a bordo, seguía teniendo que aguantar ciertos comentarios, miradas y gestos que cada vez aguantaba menos. Y lo hacía notar. Aún con todo y con eso, estaba bien.

¿Otra novedad? Dormía con todos los demás, dejando atrás el camarote de Jones (como me había acostumbrado a llamarle en mi cabeza). El día que ocurrió aquello admito que me sentí incómoda. Mis prejuicios jugaban malas pasadas en una cabeza ignorante de demasiadas cosas y, aunque las primeras noches fueron algo complicadas, todo se había normalizado. Bueno, todo menos mi olfato, porque seguía convirtiéndome en hada a media noche y yendo a despejar mis fosas nasales un rato al mástil más alto del navío. Que falta les hacía a muchos un bañito diario.

Pues bien, aquel día había amanecido como uno más. Me había despertado y tras asearme como siempre hacía (por mi cuenta y sin que prácticamente nadie se enterase nunca) desperté a un Stevenson que con el tiempo qu ellevaba entre aquellas filas, todavía no entendía cómo se le podían pegar las sábanas. Bueno, la sábana, porque solo había una - Vamos, levanta, marmota. Como llegue a cubierta antes que tú, friegas por los dos - y siempre funcionaba.

El mar había estado algo alterado aquella noche pero nada digno de preocupación. La mañana había salido soleada y el medio día le había seguido similar. A media tarde algún que otro nubarrón se había dejado entrever ligeramente amenazante, pero no había sido hasta aquel momento cuando un viento más frío de lo habitual se lograba colar entre nuestras velas.

Me encontraba en cocina en esos momentos. Me divertía pelar patatas y fruta con Gordon, era un auténtico océano de locas historietas. Una carcajada tras otra aunque me supiese el final, y lo más entrañable de todo, me trataba como si fuese una de sus hijas, esas que hacía demasiado tiempo que no veía. Gracias a él había aprendido a cocinar o, más bien, a defenderme entre fogones. La variedad de comidas no era mucha, todo sea dicho, pero podía ser peor. Me levanté entonces para trasladar los varios kilos de patatas hacia la enorme olla donde solíamos hervirlas y entonces...

El golpetazo que me metí fue más que considerable. En un visto y no visto me encontraba en la otra punta de la cocina con Gordon a mi lado refunfuñando y frunciendo el ceño como si la vida le fuera en ello. Me pidió de un manotazo que soltara aquellas patatas y le siguiera a cubierta. Lo siguiente que dijo no lo entendí, farfullaba muy rápido y para dentro.

Gritos, vaivenes que hacían que apenas una pudiese correr en línea recta. Cuando salí a cubierta vi a todos con las caras empapadas y el oleaje asomándose amenazante.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Dom 25 Mar - 23:40

tormenta en altamar
CAPÍTULO 07 | anocheciendo | jolly roger

La noche anterior había avecinado un día poco alagüeño. Poco antes del amanecer había estado revisando las velas con algunos hombres, asegurándonos de que no había desperfectos. Lo que nos hacía falta era que el viento nos rajase una lona en medio de ninguna parte. Había decidido recompensar la noche en vela con una cabezadita, consciente de que tendría que volver a ponerme en pie en breve.

Lo que no calculaba es que fuera tan en breve. Al principio, simplemente fue un vaivén más abrupto. Después, el viento que martirizaba los cristales terminó por abrir la ventana e invadir la habitación con una lengua de agua. Me puse en pie, maldiciendo por la bajo mientras me colocaba la casaca para cubrirme del aire que cortaba la piel por su temperatura. Cerré las hojas, asegurando los dos cierres.

Salí de mi camarote, observando que no hacía falta dar la voz de alarma, pues todo el mundo se había puesto ya en marcha. Gruñí, dirigiéndome a cubierta para situarme. Llegué al alcázar, donde se encontraba Smee - ¿Algo relevante? - inquirí. Observé las velas, que parecían luchar contra el viento, tan embravecidas como este mismo. Volví a maldecir.

- Nada, capitán. Nos ha sorprendido el temporal, pero de momento no ha entrado agua en la bodega - me informó.

Asentí, acercándome a la baranda para hacerme notar - ¡Escuchadme! ¡Recoged la mayor y el trinquete! - grité, haciéndome notar entre todo el gentío. Escuché respuestas afirmativas de unos cuantos hombres -. Y cuidado con la sobremesana - no sabía a quién encomiarme para que aguantase una travesía más. Antes de comprar nuevas velas necesitamos desangrar algún navío mercante.

Volví a descender a la cubierta, notando que el aire cada vez arreciaba más. Sentía las gotas golpear todas a una en mi cara, sintiendo la sal en mis ojos. Parpadeé, intentando obviar el picor. Entre todas las cabezas, encontré dos que parecían ir siempre de la mano últimamente - Stevenson, Tink, asegurad los cabos de salvamento. Espero que no haga falta, pero no está de más ser precavidos - en cuanto el cielo se teñía de negro, todos tomábamos la precaución de asegurarnos sogas a la cintura, por si alguno caía al agua.

Fui enumerando la lista que había ido elaborando a lo largo de pruebas de ensayo y error - ¡Guardad las balas y la pólvora! ¡Cuidad que no se mojen! Y poned los víveres a buen recaudo, pasar hambre no es un plan que me apetezca últimamente - dicho esto, me encaminé hasta el timón, haciendo primero una parada para asegurarme de que los bejamines del barco habían apretado bien los nudos. Viendo la tensión en sus brazos, decidí que me servía. Subí hasta la rueda, tomando el control del barco para que Smee pudiera dedicarse a poner a salvo lo más esencial: la comida, el agua, las reservas.

Entrecerré los ojos, con estos fijos en el mar. Las olas iban creciendo paulatinamente de tamaño, rompiendo contra el casco. El barco se movía de aquí para allá, y escuchaba la madera quejarse como yo mismo quería hacer. El cielo parecía poco dispuesto a mejorar y, mientras que cortábamos los mares para seguir avanzando, las aguas iban tornándose más oscuras. Suspiré. No quería ni pensar cuánto nos habríamos desviado ya de nuestro rumbo - ¿Ves? Algo que no echaba de menos.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Lun 26 Mar - 0:09

Tormenta en alta mar
CAPÍTULO 07 | ANOCHECIENDO | JOLLY ROGER

Me habían instruido mucho para un caso como aquel, pero claro, hasta el momento todo se había quedado en teoría. Por mucho que hubiera podido plantear ese tipo de situaciones en mi mente, no podían compararse con la realidad y lo sumamente aterrada que estaba en esos momentos. Por suerte, el observar a mi alrededor y ver a todos con un objetivo claro en ojos y mente, hizo que reaccionase rápido.

En cuanto escuché la orden del capitán del barco busqué a Stevenson y ambos fuimos directos hacia el lugar en cuestión. Comenzamos a asegurar pero cometiendo un error imperdonable. Ambos teníamos claros los pasos a seguir: primero debíamos asegurarnos nosotros mismos atando una cuerda alrededor de nuestra cintura, después, la orden en cuestión. ¿Cual fue el error? No dedicarle el esmero suficiente a nuestros amarres, claro que no fuimos conscientes de aquello hasta que pasó lo que no habría imaginado ni en mis peores pesadillas.

Era complicado mantenerse en pie. Notaba, en ocasiones, como mi compañero me agarraba un brazo como buscando asegurarse de que seguía ahí. Yo hacía lo propio. Todo eran gritos pero nada comparado con el estruendo generado por aquella horrible tormenta. Busqué a Jones con la mirada hasta que lo encontré luchando contra un oleaje que llevaba las de ganar hasta el momento. No sabía qué me preocupaba más, si el chirriar del barco o que él no se hubiera atado todavía a nada. Aunque poco duró aquel pensamiento pues, de repente, un tirón hizo que me girase y abriese los ojos al tiempo que comenzaba a gritar la frase más temida. Hombre al agua.

Me asomé dándome igual todo, esperando verle. Lo hice, había quedado colgado de aquellas maneras gracias a un amarre que amenazaba con soltarse en cualquier momento - ¡Aguanta! - le pedí sin pensar, mirando a mi alrededor pero sin ver. No había tiempo. Las olas cada vez eran más y de mayor envergadura. Si seguía colgado y no caía, moriría a golpes [color=green]- Vale -[color] me dije entonces a mi misma sopesando lo primero y único que s eme vino a la mente. Sabía que si salía bien me comería el enfado más grande visto jamás en el capitán de aquel barco, pero sinceramente, si lograba salvar a mi compañero, me daba igual.

Así pues y olvidando el hecho de que en cuanto me transformase, estaría a merced del viento, adopté mi tamaño natural y eché a volar directa hacia el que estaba a punto de besar las olas. El viento en aquel tamaño se acababa de multiplicar por diez y fue entonces cuando me di cuenta de las pocas veces que había tenido que lidiar con una fuerza natural de tal magnitud.

Agarrándome a donde buenamente podía conseguí llegar hasta él gracias a la cuerda que apenas ya le agarraba nada. Sus ojos me hicieron estremecer, estaba aterrorizado. Escuchaba gritos algo más arriba y la cuerda se tensó, haciéndome virar el rostro hacia el lado contrario y viendo cómo unos cuantos piratas trataban de subirle. No iba a dar tiempo, tenía el nudo de su cintura a la altura de mis ojos y estaba a punto de ceder. Me mordí el labio y fruncí el ceño. O iba a por todas o el resultado lo sabríamos todos.

Me froté las manos y cerré los ojos. Parecerá una tontería pero hacía demasiado que no potenciaba mi polvo de hadas, que no me permitía momentos como aquel para mí. Podría llamarse algo así como "pérdida de práctica" solo que todos sabíamos que lo que es innato de uno mismo, jamás se olvida por completo. De pronto, lo sentí en mi fuero interno y al abrir los ojos vi ese repslandor que tanto necesitaba. Aferrada ala ropa de Stevenson, comencé a esparcir polvo de hadas por toda su espalda al tiempo que trataba de anudar de nuevo una cuerda que no paraba de moverse. En cuestión de unos segundos interminables en los que cada vez notaba mis alas más pesadas debido al incesante agua, el cuerpo del pirata comenzó a elevarse lentamente, haciendo que junto a los tirones de sus compañeros, se pudiera recuperar con relativa facilidad.

El siguiente problema vino cuando una ola arremetió contra ambos y yo dejé de sentir el contacto de mis manos contra la cuerda.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Lun 26 Mar - 0:35

tormenta en altamar
CAPÍTULO 07 | anocheciendo | jolly roger

Abajo, todo se había vuelto una locura. Cada cual se ataba su cabo, algo que yo no encontraba tiempo para hacer. Esperaba que la suerte siguiera de mi parte y no me arrepintiese después de no haber tomado esa medida básica. Las olas seguían martilleando, incansables. Las veía alzarse desde lo más profundo, creando verdaderos agujeros en el agua, hacia los que el barco se veía arrastrados. Tratando de esquivar un nuevo embiste, viré de manera violenta, sintiendo cómo la colisión apenas había quedado amortiguada por este gesto.

Mi cuerpo se fue hacia un lado, con el garfio y la mano bien sujetos al timón. Había cerrado los ojos por pura inercia. No obstante, se me abrieron de golpe cuando escuché una frase que preferiría que no hubiera llegado a mis oídos. Busqué con la mirada, encontrando una cuerda tensa que se precipitaba hacia el mar. Palidecí dos tonos, adivinando quién era debido a la proximidad de la rubia neófita. «Que no haga ninguna estupidez», recé en mi fuero interno. Por supuesto, un ruego estéril.

La vi transformarse, quedando así libre de la precaria seguridad que, al menos, servía para mantenerla viva. No sabría decir si me invadió antes la ira o el miedo. No iba a perder a un hombre, no mientras siguiera siendo el capitán de ese barco - ¡Read, al timón! ¡Ya! - bramé, sintiendo que todo mi cuerpo se tensaba.

En cuanto sentí que sus manos se posaban sobre la madera, me solté, corriendo hacia la borda. Me asomé, encontrándome al hada afanosa en agilizar el trabajo. Tragué saliva, viendo que el chaval era izado por la magia - ¡Tirad! ¡Rápido! - miré al hada, tratando de calmarme.

No fue precisamente lo que conseguí. Noté que el estómago se me caía a los pies cuando una ola comenzó a alzarse, viviendo todo lo consiguiente a cámara lenta. Stevenson se aferró a su cuerda cuando el agua volvió a balancear el navío. Cuando miré de nuevo, Campanilla se había esfumado. No tuve mucho tiempo para pensar. Me alejé corriendo de donde me encontraba, corriendo hacia un rollo de soga. Con la velocidad que dan la práctica (pese a la lentitud que otorga el estar tullido, compensando la mano con la boca), encontré el gancho donde asegurar el nudo de un extremo. Mientras corría hacia la borda, lo até a mi cintura.

Sin pensármelo dos veces, manteniendo en mi cabeza simplemente la reprimenda que le iba a caer a esa imprudente a la que una segunda ola había vuelto a tragárse, me lancé al agua. Sentí todo de golpe, desorientándome: el frío calándome la ropa, la piel, los huesos; punzándome como si fueran agujas. Lo siguiente fue el mareo debido a la fuerza del agua, que me llevaba de aquí para allá, haciéndome chocar contra el propio casco. Cuando conseguí saber qué era arriba y qué abajo, subí a por aire, pues el impacto me había vaciado los pulmones. Cogiendo una bocanada, me sumergí, buscando a Campanilla entre la tiniebla sólo dispersada por la poca claridad que se filtraba desde el exterior.

Cuando creía que la quemazón debida a la falta de oxígeno iba a acabar conmigo, la encontré, pataleando de aquella manera. Aferré su muñeca, luchando por volver a alcanzar la superficie. Respirar era complicado, pues incluso cuando el agua no te envolvía, se las ingeniaba para colarse por la nariz o la boca. Tosí, intentando expulsar el exceso que se acumulaba en mi interior.

Pegué dos tirones de la soga, y me respondieron con una leva conjunta - Trans...fór...mate - intenté decir, aún escupiendo agua -. Transfórmate - repetí, de manera más clara -. Hay que aligerar el peso - le insté. Era consciente de que podían alzarnos sin problemas, pero cuanta menos gente hubiera intentando devolvernos a cubierta, más habría encargándose de otros menesteres.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Lun 26 Mar - 0:55

Tormenta en alta mar
CAPÍTULO 07 | ANOCHECIENDO | JOLLY ROGER

Todo se volvió negro de repente. El impacto que recibí no puedo compararlo con ninguna otra cosa que haya vivido hasta el momento. Una mezcla entre desorientación, dolor y frío me invadió por completo y lo único que puedo asegurar es que noté mi cuerpo sin control alguno, dando vueltas sobre sí mismo y con una ligereza impropia de cualquiera. El mar acababa de demostrarme todo su potencial, y os aseguro que a partir de ese momento si es que salía viva, el respeto que le iba a tener iba a ser sublime.

Por fortuna o por desgracia, no sabría decirlo bien, algo en mi cabeza se activó e hizo que recuperara la estatura humana con la esperanza de facilitar así mi búsqueda en caso de que alguien se atreviese a hacerlo. Mentiría si dijese que era lo que esperaba, que sentía miedo de morir o cualquier banalidad del estilo; lo único que sentí en ese momento fue que el destino estaba escrito. Lo que viniera a partir de ese momento, sería un regalo.

No tengo ni idea del tiempo que estuve bajo el agua pero recuerdo cómo comenzaron a quemarme los pulmones. Cómo abrí los ojos y no supe dónde me encontraba, qué estaba rriba y qué abajo. Notaba cómo si algo tirase de mis piernas hacia cualquier lado y yo no tuviera la opción de luchar contracorriente. Intentaba nadar, ir hacia donde parecía vislumbrar algo de luz, pero cada vez costaba más.

Todo empezó a aclararse de repente, incluida mi cabeza, y decidí que ese no iba a ser el último de mis días. Que si lo era, no fuese por derrotismo. Comencé a mover con más afán los brazos y las piernas, zafándome de la fuerza marítima que me arrastraba a saber dónde. De repente, noté algo en una de mis muñecas y antes de poder girarme y reconocer de qué se trataba, noté el viento chocar contra mi cara y mi garganta arder. Arder de una manera que jamás había experimentado. Me picaba, me escocía. A cada tosido, quería arrancármela.

"Transfórmate...", escuchaba en mi cabeza. "Transfórmate". Mirad, no tenía ni idea de dónde salía aquella voz, pero le hice caso. No sé cómo lo conseguí, pero logré transformarme por tercera vez en poco tiempo, sintiendo todo mi cuerpo exhausto.

El ruido se volvió a hacer palpable, las voces, los agarres. Todo estaba como amplificado. Volví a toser y por fin decidí abrir unos ojos que me escocían horrores. Parecía estar rodeada de gigantes, unos gigantes que segundos después, reconocí. Abrí mucho los ojos, mucho muchísimo, haciéndome consciente de lo que acababa de ocurrir mientras seguía sintiendo cómo la madera sobre la que ahora yacía tumbada seguía quejándose y retumbando - Stevenson... - rumié de aquellas maneras al mismo tiempo que notaba mi cuerpo crecer - Dónde está - ¿pero cuanto agua había tragado? ¿Y cómo había regresado a cubierta?
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Lun 26 Mar - 1:09

tormenta en altamar
CAPÍTULO 07 | anocheciendo | jolly roger

Notaba la cabeza darme vueltas conforme subíamos. Parpadeé repetidas veces, intentando orientarme. Sentía la sangre martilleándome las sienes, y un dolor incesante que nacía de la parte trasera de la cabeza. Debía haberme dado con fuerza contra el casco. Cuando lo vi posible, me aupé por encima de la borda, sintiendo los brazos de mis compañeros ayudarme a ello. Llegué al suelo, sintiendo que me vencían las piernas. Caí de manera poco elegante, apoyado sobre los codos y las rodillas, clamando por aire, pese a que respirar era un infierno.

Sentía la garganta como lenguas de fuego que subían. Me di unos golpes en el pecho, comenzando a toser el agua restante que se había quedado en mis pulmones. El oxígeno comenzaba a llegarme mejor, lo cual era un gran adelanto. Escuché a Campanilla hablar, intentando buscarla a mi lado. Parecía exhausta, incluso en ese tamaño diminuto. Mientras yo volvía a tomar conciencia del mundo, su tamaño aumentó.

La escuché de manera lejana, pese a tener a un lado. Notaba la mano de alguien a mi espalda, dándome golpecitos. Apenas era consciente de que estaba temblando - Llevad... - mi voz sonaba ronca, y hablar suponía un bache -. Llevad a Stevenson y a Tink a mi camarote. Dadles agua y traedles ropa seca. Que entren en calor - ordené, hablando a la mayor velocidad que pude para pasar el trago rápido. Me apoyé en Gordon, intentando recuperar el equilibrio. Con una mano presionando mi frente, intentando reducir a base de presión el martilleo que sentía, me enderecé y miré al hada -. Tu y yo vamos a hablar.

- Capitán, no creo que... - Smee venía tras de mí, pendiente de que no tropezara con mis propios pies. No quería ni imaginar la imagen que daba desde fuera, porque pocas cosas había que me pusieran más enfermo que mostrarme débil ante mis hombres -. Quizá debería...

- Smee, cuando necesito su opinión... se la pido. Y no es... el caso - se me rompió la voz al final -. Arg, tráeme agua. Me está quemando desde la lengua hasta la boca del estómago.

©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Lun 26 Mar - 1:21

Tormenta en alta mar
CAPÍTULO 07 | ANOCHECIENDO | JOLLY ROGER

Todo pasó muy deprisa excepto la mirada que garfio me lanzó acompañada de la frase "Tú y yo vamos a hablar". Mentiría si dijese que me atemorizó o rompió algo por dentro porque no fue así, aún en aquel estado de confusión, recordaba cómo había empezado todo. Apreté la madíbula y busqué con la mirada a mi compañero, aliviada al verlo sano y salvo aunque también exhausto tanto por el esfuerzo físico como por el susto.

Varios piratas me ayudaron a ponerme en pie dado que la tormenta seguía su curso. Nos llevarían al camarote del capitán pero eso no significaría que el viento fuese a amainar ni las olas a disminuir. Ambos, Stevenson y yo nos quejamos pidiendo seguir con los demás, pero se nos impidió tal cosa. Una vez dentro del camarote, me senté en la cama del capitán por ser lo que más a mano me había pillado. Que si también me llamaba la atención por eso, que lo hiciese. No iba a empeorar lo que ya estaba fatal de por sí.

De repente me di cuenta de que temblaba por el frío, lo cual fue resuelto parcialmente al cambiarme de ropa. Stevenson hizo lo propio y ambos nos mantuvimos en silencio a la espera de que Killian hiciese acto de presencia. Como digo, la tormenta no perdonaba y el navío seguía en peligro. Afortunadamente, al rato todo pareció comenzar a calmarse, y si bien la lluvia no cesó, si lo hizo la fuerza de aquel enfurecido mar - Nos va a tirar por la borda... - me dijo Stevenson, sentado en el suelo con la espalda apoyada contra la pared - ya hemos visto que podemos volver a subir - fue toda mi respuesta en un banal intento de destensar el ambiente. Se notaba que él le conocía mejor que yo, seguramente, su actitud fuese la más adecuada en cuanto a lo que se avecinaba.

Tras ello, la puerta se abrió de golpe, sin sutileza alguna, y la silueta del Capitán Garfio apareció. Stevenson tragó saliva, yo, sentada todavía en la cama y con los codos apoyados sobre mis muslos, giré el rostro para enfocar el del pirata tan enfurecido como el mismo mar.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Lun 26 Mar - 1:51

tormenta en altamar
CAPÍTULO 07 | anocheciendo | jolly roger

El tiempo transcurrió entre gruñidos y órdenes. Achicar agua, asegurar velas, intentar que no haya más incidentes. Todo se volvió sistemático. Me mantuve en mi posición, con Smee siempre pegado. No es que fuera a desmayarme, pese a las pintas que debía tener. Notaba el frío entumeciéndome los músculos y desconcentrándome más de lo que ya estaba. Por suerte, poco a poco el viento redujo su furia y las nubes comenzaron a abrirse.

El color negro quedó diluido en un gris ceniza que nos recordaba que, más allá de todo, había un sol que volvería a salir cuando le saliera de las narices. Suspiré, reposando la frente en uno de los radios del timón. La adrenalina me había bajado, acrecentando el cansancio. Cuando, con una honda bocanada, volví a enderezarme, vi a todo el mundo del mismo palo. El que no estaba apoyando en el mástil, directamente se había sentado o tumbado. Me froté la cara, girándome hacia mi intendente - No es la primera ni será la última a la que sobrevivimos - le sonreí sin mucho humor, intentando romper un poco el hielo -. Póngase un rato aquí - le pedí, aún a sabiendas de que él mismo se merecía descansar un rato.

Necesitaba cambiarme la ropa con urgencia. Se me pegaba a la piel y hacía rato que los temblores habían dejado de importarme. Lo que daría por un poco de vino caliente, eso sí que no lo sabía nadie. Recorrí la cubierta, palmeando la espalda de este y aquel, intercambiando algunas palabras con los que tenían aliento para ello. Joder, que no se me iba a ir el dolor en la sien.

Llegué a la puerta del camarote, encomendándome a todos los dioses en los que no creía. Iba a... Iba a... Mira, no sabía qué iba a hacer, pero Campanilla iba a cargársela y bien. Moví un poco el cuello y los hombros, sitiéndolos crujir. Entré, quedándome de brazos cruzados ante ambos. Si las miradas matasen, el hada ahora mismo estaría en un charco de su propia sangre - ¿Cómoda, Campanilla? - escuchar mi propia voz me dolía.

- Stevenson - llamé, acercándome -. ¿Te encuentras bien? - era una pregunta sincera tras el tono de cabreo que no quería reprimir. Le eché una ojeada, encontrando sólo un par de moratones en el brazo como todo recuerdo de lo ocurrido -. Ve a que te miren si tienes algo fuera de su sitio - no era una sugerencia, pero parecía ir con retraso -. Aire, Stevenson - ante la mención de su nombre, le faltó tiempo para ponerse en pie con una mueca y largarse.

Eso nos dejaba solos a la última adquisición y a mi persona. Antes de nada, había que establecer prioridades: librarse de la hipotermia ocupaba la cúspide. Me deshice de la camiseta, tirándola en el suelo junto al armario, mientras cogía otra de un tejido más gordo que me reservaba para los atraques en puertos del norte. Sin mucho pudor de por medio, me quité los pantalones y los cambié por otros secos. En ese momento, me sentí volver a la vida.

Apretándome el puente de la nariz, con los ojos cerrados durante unos segundos para intentar hacer un viaje astral hacia el país de la calma y la tranquilidad, me senté en la silla de mi escritorio - Bueno, la heroína del día - comencé, dejando ambas manos (mano y garfio) sobre la tabla -. ¿Me puedes explicar en qué pensabas? - traté de controlar el tono, hablando entre dientes -. Es una orden muy clara, rubia. Una medida de lo más sencilla. Te atas una cuerda a la cintura. No hay que hacer nada más. Si ves que alguien se cae, tiras de su soga. No te transformas en un puñetero bicho del tamaño de un colibrí y ¡lo rocías de polvo de hada! - mi tono fue in crescendo, cosa que mi cabeza no agradeció.

Conté hasta diez, intentando volver a un tono medianamente monótono - ¿Eres consciente de que podrías no haberlo contado? - no sabía qué planes llevaba cuando actuó, pero probablemente no eran muy claros -. En mi barco, se acatan mis órdenes. Y como vuelvas a poner en peligro a alguien por un ramalazo de locura, te dejo en la primera isla que encontremos - apoyé la frente, en la palma, concediéndome un minuto.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Lun 26 Mar - 18:02

Tormenta en alta mar
CAPÍTULO 07 | ANOCHECIENDO | JOLLY ROGER

Rodé los ojos ante su amable "¿Cómoda, Campanilla?". Lo había pillado, no tendría que preocuparse por eso. Quizás hacía dos semanas desde la última vez que se le había escapado a propósito mi nombre al completo. Quise bufar ante los aires con los que había entrado en el camarote, pero decidí tentar a la suerte lo justo. Al menos por el momento.

Stevenson se levantó en cuanto vio oportunidad y, en cuestión de un abrir y cerrar de ojos, volvía a repetirse la escena del capitán del barco y el hada encerrados en el mismo lugar de siempre. Lo observé cambiarse en silencio, pasando por alto el hecho de que por primera vez estuviese viendo partes de su cuerpo que, sinceramente, me había imaginado ver en otra tesitura. No estaba el horno para bollos así que no me las daré de nada diciendo que aproveché para observar el panorama, montarme mis películas o sentirme afortunada; no fue así. De hecho, a mitad de su espectáculo decidí mirar hacia otro lado todavía sentada cómodamente sobre su colchón.

Y ahí estaba, el inicio de la segunda tormenta del día. Como me había imaginado, su tono no se caracterizó por uno calmado, afable ni amigable. Por el contrario, le faltaban un par de tonos a su tez para que las venas le explotasen. ¿Mi rostro? Sin inmutarse, recibiendo todas las acusaciones como si no fueran con él, esperando y haciendo un esfuerzo interno muy grande para no hablar, para no rebatir, para dejarle terminar... hasta que llegase mi turno. Debo decir que me había esperado un discurso más largo, las cosas como eran, pero de necios sería creer que todo lo que tenía que echarme en cara, había quedado ahí. Relamí mis labios y froté mis manos, entrelazando los dedos finalmente y sin deshacer la postura en que me había quedado los últimos minutos.

- ¿Has terminado? - seguramente, no - Para empezar, lo sé. Me sé los pasos, me sé las reglas y créeme, se llevaron a cabo tanto por parte de Stevenson como por la mía porque sí; nos atamos las cuerdas a la cintura - si bien o mal, ya era otro cantar - Otro asunto es que el barco virase de tal modo que acabara con uno de nosotros colgando por la borda y con el otro, de nuevo, cumpliendo las normas de avisar al resto de la tripulación - iba notando un calor interno que conocía demasiado bien - ¿Pero sabes? En el momento en que veo a un hombre a punto de morir y sin tiempo para ser rescatado, es cuando decido qué está en mis manos hacer. El resto no ibais a llegar a tiempo y su nudo se estaba deshaciendo, por mucho que tirásemos, no lo solucionaría.

Me puse en pie y comencé a dar pasos relativamente parsimoniosos de aquí para allá delante de él, parsimoniosos en apariencia, tan solo en eso - El plan era simple: Rociarle con polvos de hada que evitarían que cayese al mar en el caso de que no llegara a anudar de nuevo su cuerda. Sí, al convertirme hice que mi amarre se fuera al traste, de acuerdo; pero no era cuestión de salvarme a mí en pos de otra vida, Killian - no os miento si os digo que ni me percaté de que había pronunciado su nombre de pila - Hice lo que tenía que hacer y no puse en peligro ninguna vida que no fuese la mía - sentencié, con un tono de voz que no daba opción a réplica - Y si eso te sirve de excusa para echarme de este barco, adelante, pero ten muy claro que no soy tu rehén y, por lo tanto, no decides si me quedo o me voy. Ten claro que yo, a diferencia de todos los que estáis aquí, no necesito avistar tierra para echar a volar cuando me plazca.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Lun 26 Mar - 18:29

tormenta en altamar
CAPÍTULO 07 | anocheciendo | jolly roger

Lo que me faltaba era que me respondiera para terminar de ponerme la cabeza como un bombo. ¿Dormir? Sobrevaloradísimo. Nada mejor que perder la cuenta de las horas de desvelo sin saber cuántas le debía a Mofeo. Sin variar la postura, absorbí su avalancha de respuestas, sintiendo la vena del cuello hinchárseme - Fantástico, o sea que lo único que os mando hacer, que era asegurar las puñeteras cuerdas - que era casi de las primeras cosas que se aprendían debido a su falta de complicación - lo hacéis mal. Sí, sin duda, muy fiables ambos - una vez en frío, reconocería que no debía desmerecer el trabajo de ambos, pues si era justo, se habían adaptado bien. Sin embargo, la imagen de la inminente pérdida de dos de mis camaradas en el mar aún tan fresca no es que me permitiera ser especialmente coherente.

Di un golpe en la mesa, frustrado, con el puño, mirándola - ¡No sacrifiques tu vida sin más por otra, maldita sea! Esto no funciona así. Antes de lanzarte a por alguien, tienes que asegurarte que no vas a hacer un sacrificio de mártir, joder - gruñí, frotándome los ojos -. Te honra haber reaccionado tan rápido, pero no de esta manera. Esta vez he sido yo quien se ha tirado a por ti, y por suerte ha salido bien. Pero, ¿y si era otro? ¿Y si salía mal? Dos hombres perdidos en menos de media hora. Es importante el instinto en las situaciones límite, pero no puedes dejar de lado la razón - me eché hacia atrás, apoyando la espalda en la silla. Cogí aire, mirando al techo.

Su última retahíla sí que me dieron ganas de explotar. La miré con cara de pocos amigos, entrecerrando los ojos con incredulidad - ¿Qué, quieres que te dé las gracias por el honor que es tenerte a bordo del Jolly Roger? - solté una carcajada seca, negando con la cabeza. Me hubiera encantado invitarla a irse a tomar por donde no da el sol, pero resultaba que necesitaba que siguiera aquí, que su ausencia se sintiese en Nunca Jamás. Necesitaba guardarme mi moneda de cambio para cuando la ocasión fuese precisa -. Por cierto, te recuerdo que sigues en el camarote de tu capitán - le informé, viendo que no parecía querer levantar sus posaderas. Tenía que empezar a entender que había veces en que era colega, y otras en las que era su superior. Y, en ese momento, era su superior.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Lun 26 Mar - 19:01

Tormenta en alta mar
CAPÍTULO 07 | ANOCHECIENDO | JOLLY ROGER

Preferí no contestar a su nueva acusación porque la íbamos a tener más gorda todavía. Sobretodo porque me conocía obcecada y no me apetecía volver a los viejos hábitos con quien antaño había sido un grano en el mismísimo trasero para mí, para mi gente y para todos en general. Había que ver lo rápido que ebullían los malos recuerdos y las sensaciones nefastas cuando a uno le hervía la sangre, le latía la sien y le temblaban las manos. Tensé la mandíbula ante sus defensas y volví a arremeter - Qué te crees, ¿que actúo sin pensar? ¡Te acabo de explicar por qué he hecho lo que he hecho! - ¡pero si hasta me había transformado ochocientas veces por el mero hecho de ser racional y pensar en facilitarle la labor al resto! Venga ya.

Que nerviosa me estaba poniendo - ¿También es culpa mía que hayas decidido tirarte? Qué, mejor dejamos morir a Stevenson y así nos salvamos nosotros, ¿verdad? Cuestión de números - como si yo le hubiera obligado a tirarse para mi rescate. Que para empezar, me acababa de enterar y estaba notando esa lucha interna que no me ayudaba nada, y para terminar, ¡arg! - Te agradezco el gesto, pero eso no va a hacer que me arrepienta de nada.

Después de aquello, el broche de oro. Lo que de verdad acrecentaba ese ardor interno a zancadas abismales. Paré mi ir y venir y me quedé frente a él, mirándole fijamente y viendo cómo seguía sentado, en su lugar, aferrado a lo único que podía considerar suyo - ¿Sabes cual es la diferencia entre tu tripulación y yo? - le dije, señalando hacia la puerta que ahora quedaba a mis espaldas al tiempo que daba un solo paso hacia él - Que yo no te considero superior a mí.

Y no mentía. Jamás lo había considerado como tal porque, directamente, no me sentía inferior a nadie. Que lo hubiera aceptado como el capitán de aquel barco, no tenía nada que ver. Sabía cual era su posición y cual era la mía dentro de la jerarquía subyacente a aquella vida pirata, pero más allá de ese matiz, nada. Era uno más, como cualquier otro. No le iba a permitir ni que me faltara al respeto ni que vertiese acusaciones sobre mí que no eran ciertas. No recordaba ninguna otra situación en la que me hubiera enfrentado a él de aquella manera, y sinceramente, me aliviaba. Pero las cosas estaban como estaban.

De repente, un déjà vu. Ya había vivido una situación parecida. No recordaba exactamente cual, pero mi rebeldía no sería la primera vez que me jugase malas pasadas.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Oniswed el Lun 26 Mar - 19:22

tormenta en altamar
CAPÍTULO 07 | anocheciendo | jolly roger

Rodé los ojos, gruñendo - Si me he tirado a por ti, pedazo de desagradecida, ¿qué te hace pensar que no hubiera hecho lo propio con un hombre que me da la mitad de dolores de cabeza? - y no ayudó a dejarme manco, no se lo pasó pipa dejándome de imbécil delante de mi tripulación... Era una lista jugosa -. Y, fíjate, lo he hecho sin acabar a merced de las olas ni consiguiendo que otro se tire a por mí. Vaya, resulta que había más opciones - cambié el tono a uno de sorpresa fingida que se entrelazaba con el puro enfado, ira y demás sensaciones que nacían en mis entrañas.

¿Acababa de...? Me reí. Reconozco que me reí, bastante. Y, tan pronto como esta vino, se fue, mientras me ponía en pie tras el escritorio y la miraba fijamente - Qué valiente - me burlé -. A veces me pregunto si donde vi determinación, no era en realidad la prepotencia de una mocosa - no sabía cómo irían las cosas por su hondonada de florecillas y animalitos, pero una vez cruzabas entre mundos, la cosa cambiaba. Y ella no parecía entender que ya no se encontraba en su mundo natal -. ¿Os he pedido que os arrodilléis alguna vez? - inquirí, enarcando una ceja -. No soy vuestro tirano, soy vuestro capitán. El barco necesita que alguien dé órdenes, porque si cada cual hiciera lo que le da la gana... Bueno, quién sabe, a lo mejor el salto por la borda se convertía en deporte durante las tormentas - apreté los dientes, notando la tensión en la madíbula. Me iba a estallar la maldita cabeza -. Si no has sido capaz de interiorizar que, al mismo tiempo que tu igual, soy tu superior... No voy a estar aguantando tus impertinencias - porque, sinceramente, me estaban cansando.

Cogí aire, dejando aparcado el tono sarcástico. Durante un minuto, dejé el silencio asentarse como una losa que cayó pesada entre nosotros - Visto que te gustan las historias cíclicas, volvamos a Nunca Jamás - «Killian...», me avisé a mí mismo. Por supuesto, no me hice caso -. Fuera de mi barco. No es lugar para bichos sin disciplina - sentencié, sin dudas en mis ojos ni vacilación en mi tono.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Ghawazee el Lun 26 Mar - 19:44

Tormenta en alta mar
CAPÍTULO 07 | ANOCHECIENDO | JOLLY ROGER

El sarcasmo al que ese malnacido estaba acudiendo y haciendo más de una alusión, era lo menos apropiado en aquel instante. Sin embargo, debo admitir que lo entendía puesto que yo misma habría recurrido (si es que no lo había hecho ya en medio de aquella vorágine de pensamientos irracionales) a él de haberse dado el caso. O de no haberse adelantado él en su uso, también. Tras ello, vinieron las burlas y los ataques personales, curioso de quien me señalaba a mí como una "mocosa". Increíble.

Opté por callar, por morderme la lengua y envenenarme con ella antes de hacer saltar por los aires un barco que no tenía culpa de nada. Un barco por el que, por lo menos, me quedaba algo de respeto. Por él y por sus tripulantes, no por el engreído que tenía delante en esos instantes. Hubo un silencio entonces por parte de ambos, después de su retahíla de perlas, en el que por lo visto ambos coincidimos por primera vez y aprovechamos para lo mismo: tomar aire. Con una clara diferencia. Sus palabras siguientes se encargaron de deshacer todo el que yo había tomado.

No sabría describir cual fue el top de comentarios que hicieron sentirme como me sentí, pero probablemente, la referencia clara a Peter Pan y mi reciente historia con él, estaría entre los tres primeros. Apreté la mandíbula, más si cabe, notando cómo la rabia en mi interior se desinflaba poco a poco para dejar paso a algo que, claramente, iba a controlar mucho peor. No sé si se me notó, si no, si se dio cuenta o si tampoco lo hizo; pero me dio igual. No pude apartar mi mirada de la suya, fría como un témpano de hielo - A sus órdenes, mi capitán. - dije con toda mi decepción impregnando las dos últimas palabras.

Parecía costarme arrancar, despegarme de unas tablas de madera que parecían aferrarse a mis extremidades como si no hubiera un mañana. Por suerte, no duró demasiado y mis piernas reaccionaron aunque a contracorriente. Mis ojos tampoco querían despegarse de los suyos, sin embargo, terminaron haciéndolo para acompañar al resto de mi cuerpo, decidido en apariencia, a salir de aquel lugar.

No esperaría. Cogería lo imprescindible y me largaría de allí.
©️ by Farah.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
128

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pirate's song

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.