Últimos temas
» ~ You could be loved again
Hoy a las 7:19 pm por SapphireDragon

» What we were | Wyca
Hoy a las 7:05 pm por Thyra

» Part Of Your World | (PRIV) +18
Hoy a las 6:23 pm por Faceless

» The Mercenary Brotherhood
Hoy a las 5:36 pm por Sagittarius

» > Song of the seven seas
Hoy a las 5:35 pm por SapphireDragon

» You were my lesson I had to learnt
Hoy a las 5:35 pm por SapphireDragon

» Petición de Subforos.
Hoy a las 4:46 pm por LadyOctopus

» Petición de acciones Admin
Hoy a las 1:16 pm por Carrie_B

» ♠ You left me in the dark
Hoy a las 12:38 pm por Sonder

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Hoy a las 12:20 pm por SapphireDragon

» Be careful out there.
Hoy a las 11:50 am por SapphireDragon

» This is hell and we can't leave
Hoy a las 7:07 am por Party Poison

» I remember everything about you
Hoy a las 1:07 am por Magik

» —The mighty fall.
Hoy a las 12:19 am por Neliam

» A place called home
Hoy a las 12:00 am por Neliam

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

Flügel der Freiheit!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Flügel der Freiheit!

Mensaje por Aversiteespabilas el Dom Ago 13, 2017 12:34 am


Flügel der Freiheit!
Crackship | 1x1 | Shingeki no Kyojin
Grisha Jaeger no había mentido. Todo lo que durante tantos años la humanidad (o mejor dicho, lo que se creía que era la humanidad) había estado tratando de averiguar sin éxito; la información que guardaba la única esperanza de acabar con la amenaza de los titanes, su pasado, y por consiguiente, su futuro... les había sido revelado por fin. De pronto aquel mundo en el que vivían, aquella prisión adornada con mentiras y terror, se había vuelto demasiado pequeña. Asfixiante incluso. ¿Pero era la vida mejor más allá de las paredes, más allá del... océano? La respuesta ahora era clara: no. Y esta vez, el enemigo contra el que tenían que luchar no eran los titanes, sino el mundo exterior. Humanos contra humanos, algo que para la población de Paradis resultaba inconcebible. Salir significaba encontrarse con un mundo vasto y hostil que sólo quería verlos a todos muertos. Pero era una salida, y no iban a encerrarse de nuevo.

Han pasado cuatro años desde la revelación de aquel sótano, y la población de Paradis, aunque algo recuperada de la conmoción de conocer toda su historia, está confusa y expectante hacia los extranjeros más allá del océano. Se habla de la guerra, del origen de los titanes, de las paredes, de Marley, de la familia real, de que ya es hora de que el Cuerpo de Reconocimiento haga algo al respecto de todo esto. Pero este último no ha estado ocioso todo ese tiempo, ni mucho menos.
Perderse en palabrerías nunca fue su estilo y tampoco lo es ahora, ya que mientras Armin y el cuerpo militar se preparan para la guerra inminente en la isla, Eren Jaeger, poseedor del titán de Ataque y la Coordenada, se encuentra en Marley con una misión igual de importante: informarse. Caminar por las mismas calles que aquellas gentes, respirando su aire, investigando sobre su tecnología, leyendo sus libros, escuchando sus conversaciones; para así no sólo comprobar la veracidad de los escritos de Grisha... sino conocer lo mejor posible a las personas que ahora son, sin duda alguna, sus enemigos. Nunca sospecharían de él, un soldado gravemente herido y demasiado traumatizado para ser una amenaza. Nunca sospecharían que Paradis estuviera llevando a cabo un plan de ese calibre, con su rudimentaria tecnología y sus mentes infantiles. Nunca se imaginarían que la Coordenada, eso que buscaban tan desesperadamente, paseaba tranquilamente delante de sus narices.

Pero hay algo más que Eren tenía en mente al ofrecerse para aquella misión, algo que no tenía que ver con su forma irresponsable de lanzarse al peligro (esta vez). Algo que aún desconoce. Alguien que aún desconoce. Alguien cuyo recuerdo araña sus pensamientos por las noches, que se mezcla tanto en su memoria como en la de su padre y a veces le transmite miedo, otras odio, otras una profunda tristeza. Su hermano. La única persona a la que, por algún motivo inexplicable, cree que puede aferrarse en busca de respuestas en aquel mundo extraño y enorme.

Y al acercarse el momento de su primer encuentro, a la puerta de la morada de un enemigo de Paradis, de Eldia, de la humanidad; Eren nota cómo se le erizan los pelos de la nuca igual que al estar sobre su caballo, esperando a que se abran las puertas de las paredes. Igual que al hundir los dientes en su mano hasta casi arrancarse la carne, con el corazón encogido y la adrenalina inundando sus sentidos. Después de esto vendrá la guerra. Después de la guerra, su libertad.
PERSONAJES
Eren Jaeger | 19 | Aversiteespabilas
Zeke Jaeger | 29 | Hiroine
Cronología
© RED FOR SS


Última edición por Aversiteespabilas el Mar Ago 15, 2017 10:21 pm, editado 1 vez


His daughter.

Randomness:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
328

Localización :
Fandom Heaven

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flügel der Freiheit!

Mensaje por Hiroine el Dom Ago 13, 2017 3:26 pm

Welcome, brother.
Noche × Casa de Zeke × Marley

Un año de vida era todo lo que le quedaba. Tenía demasiadas cosas pendientes, demasiados asuntos que tenía que cerrar. Doce años había ostentado el poder del titán bestia y ahora se le estaba acabando el tiempo. Prodigio, salvador, el héroe lo habían llamado un sinfín de veces. Pero ninguno conocía la presión bajo la cual había vivido toda su vida. Desde los sueños deformados de su padre y la rebelión hasta la fé casi ciega que Marley posaba en él dado el hecho de que había superado todas las expectativas de sus superiores. Retener su inteligencia en su forma titán, su habilidad de transformar Eldianos en titanes comunes. Su velocidad, su fuerza, su inteligencia y su incomparable capacidad estratégica. Como una demostración de la fé que posaban en él lo habían nombrado comandante general, dándole mando y control sobre incluso las tropas de Marley, además claro del control total de los restantes poderes del titán que había en la nación. Los entrenamientos de la nueva generación incrementarían radicalmente este año en intensidad dado que dos guerreros tendrían que heredar el poder de tanto el titán bestia como el del titán acorazado. Y Zeke tenía pensado irse en grande. Si la maldición de Ymir lo sacaría del mundo, entonces él se aseguraría de que Marley tuviese el poder de Ymir antes de que muriese.

No fue una sorpresa para él, encontrar a esa persona en su puerta. Su rostro no se inmutó, sino que por el contrario una sonrisa tranquila apareció en el mismo. Zeke acomodó sus gafas, mientras rememoraba sus propias palabras. Mientras rememoraba la cruenta guerra de hacía cuatro años. Detuvo su caminar al momento que de su pesado saco militar sacaba un cigarrillo. Encendió el mismo y levantó su mirar buscando encontrar el ajeno de una vez por todas. Por lo visto había madurado lo suficiente como para no comportarse como un niño ya. Bien, era capaz de al menos comprender sus intenciones de no alertar a nadie de su presencia. Muchos lo catalogarían como estúpido, pero Zeke entendía las motivaciones del hombre postrado delante suyo. Y las respetaba, ciertamente lo hacía.

- Veo que encontraste lo que sea que Grisha mantenía oculto, lo cual finalmente te reveló la verdad del mundo. - Zeke le dió una honda calada al cigarrillo y centró su mirar en el ajeno. - Bienvenido, Eren, al mundo real. Si tus intereses son en algo similares a los míos, permíteme pasar y bebamos una taza de té. Hay cosas de que hablar, me imagino. - Zeke dio un par de pasos al frente, pero restaba esperar a la respuesta de Eren. Si seguía tan impredecible como antes entonces sería problemático. Esperaba que no lo fuera.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flügel der Freiheit!

Mensaje por Aversiteespabilas el Mar Ago 15, 2017 10:12 pm

Welcome, brother.
Noche × Casa de Zeke × Marley

Le había costado horrores convencer al Cuerpo de Reconocimiento de que le permitieran salir en aquella misión, especialmente a Mikasa y a Armin. Habían estado juntos toda la vida, incluso en momentos de miedo y desesperación. Juntos eran más fuertes. Además, era obvio que Mikasa no estaba dispuesta a dejar a su hermano adoptivo solo en una tierra que no conocían de nada, a merced del enemigo. Pero Paradis necesitaba a Mikasa y a Armin, especialmente ahora que sabían que Marley podría preparar otro ataque en cualquier momento. Pero Paradis y su escasa —escasísima— fuerza militar necesitaban, más que nada, información. El mismo Eren ardía por saber, y no sólo sobre armamento y la escala de su poder sobre los titanes. Tal era su determinación que pudo ganar esa batalla y ser el elegido para infiltrarse en las filas enemigas. Deseando que volviera sano y salvo, su familia, su hogar, despediría en silencio a la esperanza de la humanidad, que ahora cruzaba el océano hacia el mundo.

Pasar desapercibido fue más sencillo de lo que pudiera parecer. El número de heridos sin identificación ni familiares que recibían atenciones en Marley era lo suficientemente grande como para que no le echaran en falta si desaparecía. Sólo tuvo que fingir estar herido de gravedad, por ejemplo cortándose una pierna. También se le ocurrió que cubriéndose los ojos con una venda no sería tan fácil de identificar para alguno de los cambiantes que ya lo hubiera visto. Por supuesto eso implicaba dañarse un ojo de verdad, y aunque le quedaba otro para ver, únicamente el dolor era suficiente como para sacar sus mejores dotes de actor. Incluso se chocaba sin querer con las paredes de vez en cuando, siseando y jadeando como a veces hacía el resto de soldados. ¿Hablar? Eso apenas necesitó hacerlo. Decir que era eldiano parecía ser suficiente, y muchas veces ni siquiera eso. Su uniforme decía todo lo que no podían sus palabras.

Durante un par de semanas pasó cerca de muchas personas de diferente condición social, algunas más amables que otras, algunas más cuidadosas y atentas que otras; pero a Eren nada de eso le importaba. Podía ver cómo era la situación en aquella sociedad, cómo la guerra, el odio, la supremacía de unos humanos sobre otros era el pan de cada día en aquel lugar. Para Eren eran todos o bien enemigos, o bien cobardes. Y sin embargo, había algo en muchas de esas personas que no le permitía enfurecerse y de alguna forma le hacía dudar. Pero tenía una misión y no podía fallar, no podía hacerse preguntas. Así que culpaba al dolor, o al cansancio, y volvía a centrarse en su objetivo.

Sin embargo de vez en cuando, en sueños, en aquellos momentos en los que la falta de actividad o las vistas a la ciudad le llevaban a recordar momentos pasados, un rostro venía a su mente una y otra vez. Alguien que quería conocer de una vez por todas, aun sabiendo que era su enemigo. Una persona que tal vez podría poner fin al infierno que quemaba en su cabeza. ¿Pero podía arriesgarse a dar la cara ante él? Sus instrucciones habían sido claras: No ser reconocido, recopilar información, buscar la forma de regresar. Pero no sería capaz de volver sin haber visto al dueño del titán bestia.

Por fin había permitido a sus poderes de titán que regenerasen su pierna y cerrasen sus heridas. Había localizado a Zeke hacía unos días, y después de observar desde las sombras sabía por fin dónde podía encontrarlo aquella noche. Se paró cerca de la puerta, evitando la luz que emitían aquellas extrañas farolas "eléctricas", y esperó hasta que éste había llegado. No tuvo que mover un músculo para que Zeke sonriera y comenzara a darle la bienvenida con tono relajado, cosa que hacía que a Eren le hirviera la sangre. ¿Tanto le satisfacía ir siempre un paso por delante? ¿No podía ese idiota sorprenderse siquiera una vez? Pero Eren se mantuvo callado, sin levantar la mirada aún hacia él. Al parecer Marley siempre había ido un paso por delante, pero pronto, muy pronto... iban a conocer el fracaso. Los recuerdos de su padre volvieron a fluir por su mente, haciendo que apretara los dientes.

Zeke hizo una pausa para sacar algo de su bolsa, lo que logró que Eren girara por fin la cabeza para mirar a su hermano. Sus ojos se posaron en el humo del cigarro, como analizándolo. Todo en Marley le parecía tan extraño... Aquellas calzadas tan limpias, los enormes edificios, los artilugios eléctricos, los transportes que no se valían de potencia animal, todo era alienígena. Todo parecía mágico e ideal por fuera, pero por dentro se escuchaban explosiones y rezumaban olores asquerosos. Como el olor del cigarro. Y así olían también las personas.
Eren se cubrió la boca para toser suavemente, aunque el fuego de sus ojos no se había debilitado. Dio un paso por fin bajo la luz, revelando su figura al completo. "Zeke..." Su tono no se decidía entre afirmación y pregunta. Era increíble cómo su supuesto hermano podía hablar sin esfuerzo en una situación así, y sin embargo para Eren mantener la cabeza fría al hablar era todo un reto. "No he venido hasta aquí a través del océano para hacer las paces. Pero sí hay... cosas de que hablar..." Tomó aire, bajando la mirada de nuevo para dar otro paso hacia la puerta. Por su forma de andar se le veía algo nervioso, aunque se obligaba a sí mismo a relajarse. Por un momento parecía que inclinaba la cabeza en un medio asentimiento. Para cuando levantó la mirada de nuevo volvía a haber determinación en sus ojos. "Así que no te hagas ilusiones."





His daughter.

Randomness:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
328

Localización :
Fandom Heaven

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flügel der Freiheit!

Mensaje por Hiroine el Mar Ago 15, 2017 10:50 pm

Welcome, brother.
Noche × Casa de Zeke × Marley

Siempre hay que estar un paso por delante de todos. Siempre hay que ser mas inteligente. Siempre hay que planear todo tal y como si fuera a salir perfectamente como de la peor forma posible. Desde una joven edad, Zeke había demostrado dotes de liderazgo, pero mas aún de pragmatismo. Siempre estaba por delante de sus maestros, de aquellos que intentaban oficiar como sus enemigos, y esencialmente de sus propios amigos. La mas importante lección que su padre le había dado era la de ser cauto. La de siempre juzgar a todo el mundo por igual, sin importar que tipo de intenciones profese, o que ideales ostente su alma. Aliados o enemigos, siempre había que cuidar la espalda de uno mismo y de ser necesario empujar a alguna que otra persona fuera del camino. Las respuestas físicas de Eren se veían inútilmente escondidas por el muchacho. Sus deseos de reprimir esa incandescente rabia serían eficientes para con la mayoría. Pero no con Zeke. No con él. Era sencillamente demasiado observador.

La decisión mas sencilla sería obviamente detener a su medio hermano por la fuerza, arrebatarle la coordenada y así concluir todo incluso antes de que comenzara. Si bien había tenido cuatro años para prepararse, seguramente bajo el tutelaje de ese demonio Ackerman, Zeke estaba seguro casi en un 90% de que podría derrotar a su hermano menor llegado sea el caso. Pero los reportes de Reiner sobre todo lo que experimentó en sus enfrentamientos con Eren y ese "incidente" lo mantenían alerta. No había forma de confirmar que el contacto físico dotara a Eren de control sobre la coordenada. Pero de ser así ese titán no debió ser otra que su propia madre. Merecido final. Pero Zeke optó por centrarse en su medio hermano, mas allá de sus pensamientos. Pasó a un lado de él, ignorando de cierta forma aquella advertencia. Seguía siendo un niño aún, pero el hecho de que ahora podía contenerse con éxito le indicaba que había madurado de cierta forma.

- Adelante entonces, bienvenido a mi hogar. - Le dijo con calma al momento que abría la puerta. Encendió las luces e ingresó. Dejó la puerta abierta esperando a que lo siguiera de cierta forma. Dejó su pesado abrigo cerca de la puerta y le señaló a Eren la sala de estar. Le indicó que tomara asiento, él de mientras se encargaría de preparar el té. No demoró mas de diez minutos en tener las dos tazas listas con las hierbas destilando su característico sabor. Dejó las bebidas sobre la mesa y se sentó en la posición opuesta a su medio hermano. No sonrió, no rompió el silencio aún. Se incorporó y le puso dos cubos de azucar a su té, el cual revolvió. Probó la bebida, para luego finalmente levantar su mirar y encontrar el ajeno. - Las paces son una imposibilidad a este punto. Pero sí prometí salvarte de las mentiras de nuestro padre, Eren. - Dijo con calma, su tono no era agresivo como el del menor, pero si mantenía una total y absoluta firmeza. - Sin embargo me imagino que tus preguntas son mas urgentes. Y viendo la inminencia de nuestro futuro conflicto no veo por que no responder a tus preguntas. - Zeke entonces dejó la taza sobre la mesita y aclaró su gargante. - Puedes estar tranquilo, no haré nada fuera de lo ordinario. Una pelea aquí no beneficia a nadie. Por lo que reitero, pregunta.

Removió el saco de té de la taza y fijó entonces su mirar en el ajeno.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flügel der Freiheit!

Mensaje por Aversiteespabilas el Sáb Ago 19, 2017 2:11 am

Welcome, brother.
Noche × Casa de Zeke × Marley

Bienvenido. Por supuesto que era bienvenido, se dijo Eren, clavando la mirada en la nuca del contrario cuando éste se dio la vuelta. Sabía lo importante que era la coordenada, era consciente de que habían estado buscándole durante mucho tiempo para arrebatársela, y ahora se estaba entregando sin más. Todo por tener la oportunidad de comprender su pasado. Aquella iba a ser una batalla entre los que sabían todo y los que acababan de aprender algunas cosas. No iba a ser una guerra justa, pero aquella era precisamente su mayor fuerza. En sus enfrentamientos más recientes Marley los había subestimado. La debilidad de su enemigo era su arrogancia.

Entró en la casa, pero no se quitó el abrigo. Caminó por los pasillos observando cada detalle, pero no dijo nada. Se sentó, pero no se puso cómodo. De hecho, su rigidez sugería lo contrario a comodidad. Eren era una bomba que al más mínimo signo de amenaza no dudaría en estallar. Ciertamente prefería hablar a luchar, al menos en aquel momento. Ya no era un niño que se alteraba por tonterías... pero no iba a dejar que Zeke le tocara un pelo.

Esperó en silencio a que terminara aquel ritual del té, con la respiración relajada pero los músculos aún tensos. Siguió en la misma posición cuando su taza fue colocada frente a él, y no hizo siquiera amago de cogerla. Por unos momentos pareció como si se hubiera quedado en trance mirando cómo el contenido de la taza giraba lentamente. Fue aquello de "las mentiras de nuestro padre" lo que hizo que sonriera por un instante. ¿Mentiras? ¿La persona que había escrito las crónicas de la historia del mundo, de su familia y de los titanes, las cuales habían iluminado a la humanidad? Si algo había hecho Grisha era mostrarles la verdad que les había sido arrebatada, y él mismo estaba comprobando la verdad de sus palabras en ese momento. ¿Qué clase de mentiras?

En un segundo volvió a su semblante serio. Al parecer, ahora Zeke consideraba que sus preguntas eran más importantes que todo lo demás. Tenía que admitir que le había tocado un enemigo bastante considerado, pero aquello significaba que tendría que pensar en algo sobre lo que inquirir. Tenía muchas dudas, sí, pero no todas eran de las que uno puede transmitir con palabras fácilmente. Algunas eran como sentimientos. Otras eran demasiado generales, de las que le gustaría decir "cuéntame todo lo que sepas sobre...". Por supuesto, nada le garantizaba que podía confiar o creer en lo que Zeke le dijera, pero por el momento sólo le interesaba escucharle.

Apenas había empezado a pensar en esto cuando Zeke habló de nuevo, tratando de tranquilizarlo. Ya se le ocurría un ejemplo de pregunta, ¿por qué una pelea ahí no iba a beneficiar a nadie? ¿Tenía miedo de perder contra él? O más curioso aún, ¿no le interesaba la coordenada tanto como para aprovechar aquella oportunidad? Pero por supuesto, no podía preguntar eso... Era parte del gran misterio de Marley, la extraña doble moral de la gente. Las personas que había conocido en la isla tenían un objetivo y sus acciones iban orientadas directamente hacia él, no se paraban para tomar el té ni ponían los intereses del enemigo frente a los propios. ¿Por qué habrían de hacerlo? ¿Por qué responder preguntas cuando lo que se busca está sentado enfrente de uno?

Correspondió la mirada de su hermano, dejando una corta pausa para pensar en lo que iba a decir ahora. Analizaba de algún modo la mirada del contrario, buscando alguna señal de que todo aquello fuera una trampa, pero no encontró nada. Era difícil apartar los ojos de él. Su aspecto y el brillo de sus gafas le recordaban tanto a su padre... Se atrevió a relajar un poco los hombros, aunque seguía sin tocar siquiera su taza. "¿El Gobierno tiene acceso a tus conversaciones privadas?" Hizo la primera pregunta despacio y en voz baja, sin apartar la mirada de los ojos de su interlocutor. Había oído de otros soldados eldianos que era práctica común entre sus superiores escuchar conversaciones privadas, comprobando así que no había entre ellos ninguna señal de rebelión. ¿Habría alguien escuchando en casa de Zeke? Porque si era así, debía tomar precauciones extremas al hablar, y especialmente al hacer preguntas.





His daughter.

Randomness:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
328

Localización :
Fandom Heaven

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flügel der Freiheit!

Mensaje por Hiroine el Dom Ago 20, 2017 10:01 am

Welcome, brother.
Noche × Casa de Zeke × Marley

El libro abierto que Eren era, un placer extraño para una persona como Zeke. Todas esas reacciones, esos pensamientos. Te mataré esto, te mataré aquello. Titanes de mierda, se van a morir por que yo los voy a matar. Grito por aquí, grito por allá. Si este simio estúpido se mueve de más le arrancaré la cabeza. Pero para su sorpresa lo que podía leer ahora era algo completamente diferente. No veía al niño que conoció cuatro años atrás. Podía ver la diferencia en esos ojos suyos. Ahora encontraba enfrente de sí a un guerrero marcado por la experiencia. Su rabia se veía exitósamente contenida ante cada pequeña provocación que Zeke vociferaba muy adrede. Cauto, no dejándose llevar por la cordialidad ni por el hecho de que las palabras de su medio hermano le indicaban que no había motivos de los cuales preocuparse. Claro que había cosas de las que preocuparse, estaba en territorio enemigo, en la casa del enemigo mas letal que podría encontrar en toda esa nación. Mantener la compostura y verificar si es verdad lo que el enemigo dice. Ese era el plan de Eren, hacerlo hablar sin creer ni una palabra. Pero claro...entonces nunca sabría distinguir entre mentira y verdad. No es que fuera un problema de Zeke por supuesto.

Zeke pudo visualizar sin problemas lo que sus últimas palabras ocasionaron en su medio hermano. Lo mismo sucedió con aquella frase repetida de hacía mas de 4 años. Las mentiras de Grisha Jaeger. El haber descubierto el diario de su padre seguramente había logrado que Eren se creyera toda la historia de la revolución de Eldia y la reestoración al poder de la misma. El hecho de que Zeke no era otra cosa mas allá de ser el responsable de que todo se fuera al demonio. ¿Era eso realmente importante? Pensó para sus adentros mientras su mirar se desviaba del ajeno por unos instantes. La taza de té suspendida en el aire mientras un pesado y sonoro suspiro se escapaba de sus labios. Se encontraba muy relajado, y así siguió incluso después de escuchar finalmente la pregunta de Eren.

Zeke cerró los ojos por unos instantes, mientras devolvía la cabeza a su posición natural. Abrió los ojos y se quitó los lentes con toda la calma del mundo. Acercó los mismos a sus labios y humedeció el cristal con su aliento. Tomó un pequeño pañuelo y mientras limpiaba los lentes, sonrió con calma y retomó entonces la palabra. - En vistas de la misión venidera he solicitado que los micrófonos de mi casa sean retirados. El gobierno de Marley nos ve a nosotros, los cambiantes, como herramientas monstruosas que solo sirven para ganar guerras. Pero por alguna razón muchos de ellos me respetan lo suficiente como para aceptar algunos pedidos. No, el gobierno no tiene idea de que estás aquí. Y no tengo intención de que lo sepan. - Una vez que terminó de limpiar sus lentes, se colocó los mismos y tomó de nueva cuenta su taza de té. - Lo que tambien me lleva a aclarar algo que creo que es importante. No te tengo miedo, Eren. Si lo tuviera estaría plenamente dispuesto a destruirte en mi propio hogar. Sin embargo, el hecho de que lograras infiltrarte es un insulto a la capacidad de Marley de defenderse. Si una pelea comienza aquí y ahora, las demás naciones no verán la nación triunfadora de un conflicto de 4 años. Sino que verán una nación débil y fracturada. Tu no tienes la mas mínima esperanza de escapar si te transformas. Eso lo sabes muy bien.

Zeke no temió instigarlo ligeramente. Si bien el control de su hermano menor sobre su temperamento había aumentado considerablemente, lo cierto era que no por ello se tenía que creer superior. Era una hormiga en un nido de víboras. Y su vida dependía enteramente de la curiosidad de Zeke y de su sentido para con el honor entre enemigos.

-Siguiente pregunta.

Dijo, sonriendo de igual forma.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flügel der Freiheit!

Mensaje por Aversiteespabilas el Lun Ago 21, 2017 12:36 pm

Welcome, brother.
Noche × Casa de Zeke × Marley

Eren no pudo evitar preguntarse una vez más qué estaba haciendo allí y por qué había accedido a entrar en aquella casa. Quería información, pero ni siquiera estaba seguro de qué tipo de información, ni siquiera estaba seguro de si algo de lo que escuchara iba a ser verdad. Entonces, ¿de qué le servía todo aquello? ¿Cuál era la verdadera razón de que estuviera ahí sentado? Aquella palabra, "micrófonos", señaló hacia una respuesta que no le gustaba nada. Aún le resultaba difícil imaginarse un objeto que llevase sonidos de un lugar a otro sin más, como si las paredes o la distancia no existieran. Le impresionaba igual que le había impresionado ver aquellos navíos acorazados gigantescos sobre la superficie del océano. Y además de eso, aunque jamás lo admitiría ante nadie, aunque intentara erradicar aquel sentimiento por todos los medios... Eren estaba aterrorizado.

Pocas veces había sentido algo que no fuera rabia y dolor, y sin embargo, cuantas más cosas conocía, cuantos más recuerdos rescataba de la memoria de su padre... más piezas del miedo por el que había pasado su padre se transmitían hacia él. El miedo que provocaba estar a merced de otros como un simple esclavo, el miedo de saber que en cualquier momento su hermana, sus amigos, su esposa... él mismo, podían ser ejecutados sin más, porque sus vidas no importaban para nada. Y sin embargo ahí estaba, frente a una persona que había accedido a ser una máquina de guerra para Marley. ¿Y era él quien quería salvarle?

Toda aquella situación todavía le confundía. Le confundía la actitud tranquila de Zeke, le confundía la supuesta ausencia de micrófonos y el hecho de que Zeke hubiera pedido que se retiraran a tiempo para su llegada, le confundían sus argumentos para tener una tregua, le confundía hablar de "las demás naciones". Se suponía que ahora tenía todo lo que debía saber para llevar a cabo su misión, se suponía que todo estaba claro, que conocía la verdad... Pero aun así Eren no podía estar seguro de nada; ni siquiera ahora que su propio hermano estaba frente a él, dispuesto a responder todas sus dudas, podía fiarse de aquellas respuestas. Esa lucha de pensamientos entre saberlo todo y no saber nada hacía despertar de nuevo el fuego de la ira en su interior... Y ese fuego se avivaba cuando miraba a la persona frente a él, tan segura de sí misma, tan relajada, tan... arrogante. Creía que lo sabía todo, que lo podía todo. ¡Creía incluso conocerle a él!

"¡Tú no sabes nada de mí!" Hizo un pequeño amago de levantarse, sus ojos reflejando un brillo húmedo. Era como si le hubieran agarrado el corazón de repente. Casi se había sorprendido a sí mismo al levantar la voz así. Sus manos apretaban el asiento.

Eren sabía mucho más de Zeke que Zeke de él. Eren ya le había visto a través de los ojos de su padre, había visto cómo había llegado a ser lo que era, mientras que Zeke no había tenido más que testimonios de Reiner y Ber-... Sólo pensar en ellos hacía que Eren se contuviera un poco. ¿Qué cosas le habrían contado? ¿Zeke lo sabía todo sobre su época de entrenamiento juntos? De pronto tras sus recuerdos de aquellos años veía pintada la mirada atenta de su hermano. Malditos micrófonos, malditos... dibujos fotográficos, maldita electricidad. ¿Acaso había algo que su hermano ignorara? ¿No había nada que pudiera darle una mínima ventaja en aquella batalla?

"Tsk..." Siseó suavemente, como echándose la bronca a sí mismo, mientras se volvía a sentar despacio. Después de un pequeño temblor que era reflejo de su ansiedad, respiró en silencio, finalmente dejando que la calma volviera a su ser. Por mucho que odiara admitirlo, Zeke tenía razón... para no variar. Eren no tenía ningún poder allí, al menos de momento. No servía de nada actuar como si tuviera las cartas ganadoras.
Bajó la mirada una vez más hasta la taza, que todavía no había tocado, expresando en un suspiro su resignación. Después de todo lo que había pasado quería estar tranquilo... necesitaba estar tranquilo. Descansar un poco de los pensamientos que se arremolinaban en su cabeza. Hacerlo ahora, cuando se encontraba a las puertas de una guerra, parecía tan estúpido... En ese sentido, podría decirse que envidiaba a Zeke.

Tan pronto como alargó la mano hacia su taza empezaba a arrepentirse de hacerlo. Nunca habría imaginado que se rebajaría tan fácilmente a participar en el juego de su enemigo. ¿El gesto de coger la taza significaba que le daba un voto de confianza? ¿Que iba a intentar acercarse a su medio hermano? ¿Que iba a intentar controlar sus impulsos por el momento? Quizá no significaba nada en concreto... pero lo cierto es que su primer sorbo de ese té caliente contribuyó a que sus músculos se relajaran un poco. Arrugó ligeramente los labios: le faltaba algo de azúcar.

Estuvo tentado de hablar sobre su padre, pero apenas acababan de empezar la conversación y era demasiado pronto para sacar a la luz su único punto en común. A ojos del contrario podría parecer que intentaba, en efecto, hacer las paces. No podía permitir eso. Así que escogió otro de los enigmas a los que había estado dando vueltas. Tenía mucha curiosidad por saber lo que respondería, además teniendo en cuenta que ese era un tema delicado. Por lo menos lo parecía a ojos de Eren.

"Zeke." Llamarlo por su nombre le producía una extraña sensación, quizá originaria de los recuerdos de Grisha. No le importaba que fuera la única persona frente a él. Era una sensación casi agradable. Dejó la taza en la mesa con cuidado. "¿Cómo controlas a los titanes?"





His daughter.

Randomness:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
328

Localización :
Fandom Heaven

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flügel der Freiheit!

Mensaje por Hiroine el Lun Ago 21, 2017 4:39 pm

Welcome, brother.
Noche × Casa de Zeke × Marley

La primera exaltación de la noche. Llegó mas tarde de lo que incluso él mismo había previsto. Pero claro, había una clara diferencia sobre lo que esperaba encontrarse a lo que deseaba encontrar enfrente suyo. Sus expectativas mas realistas giraban en torno a un Eren mas maduro, pero uno que a la mas ligera de las provocaciones era capaz de soltar una amenaza tal y como si Zeke fuera el que estuviera en pleno palacio de la isla Paradis. Sin embargo no fue una amenaza lo que llegó a sus oídos. Fue todo lo contrario, fue una negativa, intentando sin éxito alguno enmarcar un claro límite. Eren estaba intentando que su hermano mayor se mantuviera alejado de su mente. Pero como podía siquiera desear aquello, una irrealidad total y absoluta. Pero por supuesto que no estaba en él tampoco romper la burbuja del joven enfrente suyo. Todo lo contrario, lo que quería era expandir su burbuja, aunque sea un poco.

Sus deseos se vieron cumplidos al ver a Eren racionalizar la situación tal y como él mismo lo haría. El riesgo de la misión era directamente proporcional a la fiereza de su hambre de conocimiento. Eren se lo jugaba todo por saber mas de los recuerdos que ahora merodeaban su mente. Y Zeke era precisamente lo que necesitaba. El interés casi mórbido que ambos demostraban por los motivos ajenos era casi tal que rivalizaba con el mismo interés de su padre para con el resurgimiento Eldiano. Herencia genética quizás. No era importante. Ambos estaban en la misma sintonía, Eren tomando la taza de té no era mas que una extensión de lo que acababa de pensar. La situación era mas provechosa y entretenida si le seguía el juego a su hermano mayor. Y este le daría su tan deseada recompensa. Respuestas.
Zeke tensó ligeramente la vista. La relajación súbita de su hermano no era una sorpresa, pero si algo a lo que debía de prestar atención. El resto de sus expresiones se mantenía de igual forma. Zeke era un maestro en lo que significaba mentir y ocultar sus verdaderas intenciones. Escucharlo mencionar su nombre por primera vez fue ciertamente extraño pero no por aquello menos placentero. Su juego iba a dar sus frutos, de eso estaba seguro. Por lo que escuchó, sin sorprenderse en absoluto por su pregunta. O era eso o era sobre su padre. O quizás sobre el por que podía mantener tantas facultades humanas en su forma de titán. El orden le daba igual, él sabía que esos eran los misterios que rodeaban a su figura. Incluso en Marley.

- ¿ Como controlo a los titanes? - Repitió con un tono mas ligero y calmo que el empleado por su hermano menor. Zeke acomodó sus lentes y soltó un pesado suspiro, al momento que dejaba la taza medio llena sobre la mesa. Cuando su espalda estuvo de nueva cuenta apoyada sobre el respaldo, este sacó otro cigarrillo y lo encendió. Al momento de exhalar por primera vez retomó la palabra. - Si estas aquí es por que tienes cierto nivel de conocimiento del origen de los poderes que ambos poseemos, ¿No es así? Es entonces seguro que la respuesta a la pregunta que acabas de hacer ya se encuentra en tu mente. Lo que tu quieres es una confirmación. - Le dijo con seguridad mientras devolvía el cigarrillo a sus labios. Le dio una honda calada la cual exhaló sin problema alguno. El humo siempre hacia arriba, claro. - Me imagino que entiendes de lleno la razón por la cual pudiste utilizar la coordenada una sola vez, ¿O no? Fue por que tocaste el titán de mi madre, Eren. El concepto de la importancia de la sangre real es algo conocido para tí. Después de todo, el primer rey de Paradis no era mas que una simple rama de la verdadera familia real. El motivo radica en la sangre que hay en mi interior, por mi madre, tengo media herencia Fritz. Es por eso que nuestro padre pensó siempre que yo sería el indicado para guiar a los Eldianos a la victoria. No puedo negar que incluso para los estándares establecidos por aquellos que ostentaron al titán bestia antes que yo, mi control sobre mi poder de titán es excepcional. No puedo revelarte el método, por supuesto, dado que somos enemigos de guerra. Pero me imagino que no es una respuesta que no te esperaras ya.

Zeke hizo una pausa. Dejó el cigarrillo en un cenicero que había en el centro de la mesa y tomó su taza de té. Terminó la misma y la dejó de nueva cuenta sobre la mesa. La pregunta no había sido sorpresiva, por supuesto. Pero incluso alguien como su hermano menor ya debería de haberse dado cuenta de la importancia que juega el tipo de sangre en el control de los poderes de titán. Aunque claro, mas allá de su propia herencia sanguínea, Zeke siempre había tenido un talento excepcional a la hora de manejar sus propias habilidades. Se preguntó por unos momentos hacia donde iría la siguiente pregunta. Le intrigaba de verdad.

- Ahora me pregunto...¿Que sigue?




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flügel der Freiheit!

Mensaje por Aversiteespabilas Ayer a las 2:23 am

Welcome, brother.
Noche × Casa de Zeke × Marley

Eren asentía levemente a lo que decía el contrario. Se permitió acercar la mano a los terrones de azúcar, poniendo uno en su taza y removiendo sin ruido. Aquella respuesta, suponía, iba a ser más un por qué que un cómo. De hecho, si le hubiera dado una respuesta con un método detallado probablemente no le habría creído. Ojalá poder conversar sin las riendas de la guerra en la boca...

Era cierto que ya tenía una idea bastante clara sobre todo lo que le estaba contando, pero como él había dicho, quería una confirmación. Quería tener la certeza de que tanto lo leído, como lo recordado, como lo que escuchaba de Zeke coincidía. Así no sólo se acercaría más a la verdad, sino que le ayudaría a reafirmarse en ese nuevo mundo y sus normas, a perfilar sus objetivos. Hacía ya demasiado tiempo que su principal objetivo había sido matar a todos los titanes, barrer del mundo a cada uno de ellos. Desde entonces su objetivo había ido cambiando y confundiéndose, hasta algunas veces llegar al punto de resignarse y simplemente obedecer órdenes. Pero había cosas que tenía grabadas en su mente, su reserva inagotable de furia y voluntad para luchar, y nadie podría borrarlas. La esperanza de libertad que veía en los ojos de Armin. Las muertes horribles de sus compañeros. Mikasa, mil veces más hermana suya de lo que Zeke sería jamás. Enorgullecer a su padre, quien le había confiado su misma vida sin pensarlo dos veces. Vengar a su madre.

Le daban ganas de comentar lo irónico, y a la vez lo trágico, que era que la madre de uno hubiera devorado a la del otro. Estaba seguro de que eso Zeke no lo sabía. Casi había abierto la boca para decir que debía ser horrible que su madre fuera convertida en titán, pero se dio cuenta a tiempo de que no merecía la pena decir eso. Zeke fue quien la transformó en titán. No sentía lástima alguna por su madre. Dudaba que ese hombre pudiera entristecerse por algo. Decidió dejarlo estar por el momento.

"Aquella vez no tenía ni idea de lo que ocurría... Ni tuve mucho tiempo para averiguarlo." Dijo a modo de comentario sobre el día que descubrió la coordenada. Ese día había sido una auténtica tragedia, pero no podía evitar sentirse bien al recordar el momento en que, por un segundo, todo había estado conectado. Había sido como si toda la energía del mundo pasara por su persona. En un instante lo había visto todo, todos. Tanto titanes como seres humanos, moviéndose como pequeños latidos por su propio cuerpo. Era extraño y, en cierto modo, maravilloso. Jamás se había sentido tan grande. "... Pero ahora lo sé. Fue al tocar a Dina cuando logré activar la coordenada." Su expresión seria no cambió cuando una pequeña lágrima furtiva asomó a su ojo izquierdo. La secó con dos dedos. "Si puedes controlar a los titanes pero aún necesitas quitarme la coordenada, interpreto que tu poder tiene bastantes limitaciones." Como el mío, pensaría Eren para sus adentros. Sólo tenía que averiguar cuáles eran.

No tenía miedo de haber dicho aquello último en voz alta. Esa pregunta había servido como una especie de prueba. En su respuesta Zeke no sólo había dejado claro que hablaba con Eren, el poseedor de la coordenada, sino que había hablado de su ascendencia real, de su padre y el objetivo que había tenido para él. No era un experto en las estrategias de Marley, pero estaba bastante seguro de que aquellos no eran temas de los que a uno le gustaría pregonar por ahí, y si tenía la más mínima intuición sobre los intereses de su hermano, no eran temas de los que hablaría con sus superiores. En otras palabras, Eren estaba seguro de que la conversación era sólo entre ellos dos. La respuesta a su primera pregunta era la verdad. No podía imaginar otra posibilidad, salvo que el Gobierno en realidad no confiara en Zeke. Algo que, a juzgar por lo que veía, le parecía improbable. Eren pareció hincharse un poco, ahora que una parte de sus inseguridades se había disipado.

Tomó un largo sorbo de té antes de hablar de nuevo, dispuesto a satisfacer esta vez la repentina curiosidad de Zeke. "Tienes razón, cómo controlas a tu titán... es impresionante." Su tono se volvió un poco más áspero casi sin quererlo. "Cómo olvidar la masacre en Shiganshina. Hasta disfrutarías con ello... Apuesto a que eres la mejor herramienta monstruosa del mundo. Marley tiene suerte de tenerte."
Dejó la taza en la mesa, soltando un poco de aire por la nariz. Desde que había llegado a Marley apenas había tenido la oportunidad de abrir la boca, y ahora que podía hablar cuanto quisiera delante de la roca inamovible que era su hermano, no iba a pasar sin intentar apelar a sus emociones. Detrás de aquel tono agrio, Eren se preguntaba por qué una persona de sangre real y eldiano se dejaría tratar como una simple arma. Él también luchaba como titán, por supuesto, pero quienes lo conocían lo veían como a un soldado, como a un camarada, un amigo con mucho carácter que casualmente tenía poderes. De ahí el apodo de 'esperanza de la humanidad'...

"Pero supongo que ni siquiera tú llegarías hasta aquí sin práctica... ¿En cuántas guerras has luchado? Háblame de... las otras naciones." Consideró que aquella era una buena pregunta. En Paradis se sabían cosas de Marley, pero apenas nada de "el resto de naciones", ni de la relación que estas últimas tenían en la actualidad con Marley. "¿Usáis a los titanes para luchar contra personas?"





His daughter.

Randomness:
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
328

Localización :
Fandom Heaven

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flügel der Freiheit!

Mensaje por Hiroine Ayer a las 9:46 pm

Welcome, brother.
Noche × Casa de Zeke × Marley

Honestamente y por primera vez en mucho tiempo Zeke se encontraba a sí mismo sorprendido. Los altos mandos de Marley, los demás Eldianos y principalmente los demás guerreros. Incluso su amiga cercana Pieck, ninguno de todos ellos lograba exceder el razocinio de Zeke. Nadie lo podía sorprender en su tierra. Todos para él eran una especie de pieza de ajedrez con una finalidad determinada. Era capaz de preveer al menos la mayoría de los eventos que le rodeaban. La última vez que se había visto a sí mismo sorprendido fue cuando cometió el error de subestimar la inteligencia del comandante Erwin y la monstruosa fuerza de Levi Ackerman. Pero eso le sirvió para aprender de sus errores. Pero por lo visto aquella conversación tendría mucha mas utilidad de la que había considerado. Puesto que ahora estaba aprendiendo algo nuevo. Su hermano menor, descrito por todos como un enojón que no piensa sino que se enoja ante la mas mínima provocación, estaba demostrando que sabía jugar al ajedrez, tal y como él lo había estado haciendo desde el comienzo de la velada.

Por aquello Zeke se encontró incapaz de esconder su propia sonrisa. Había enmascarado todas sus reacciones hasta ese momento. Pero aquello era sencillamente demasiado perfecto. Eren no solo estaba comportándose como él deseaba, sino que estaba superando incluso sus mas altas expectativas. Estaba resistiendo sus actitudes, sus embistes pasivos, para arremeter con potencia verbal. Demostraba y alardeaba sobre el conocimiento que tenía. Se regodeaba también en su propia ignorancia y de alguna forma convertía la misma en un arma plenamente diseñada para corroer los nervios de su hermano mayor. El hecho de utilizar el nombre de su madre. El llamarlo arma con un claro tono de disgusto en la voz. Y hasta osaba incluso formular teorías sobre los propios talentos de Zeke. Aquella reunión le estaba demostrando algo. Ciertamente Eren era tan peligroso como Levi. Y que sus enemigos habían ciertamente evolucionado increíblemente en los cuatro años que habían transcurrido. Hecho que no hacía mas que reafirmar la convicción propia y de todos los que habitaban en Marley. Todos los poderes de titán tenían que ir a Paradis. De lo contrario todo terminaría aún peor que la última vez.

La última pregunta de Eren no lo sorprendió, para variar claro. Por lo visto se estaba reservando las preguntas sobre Grisha incluso para mas adelante. Su hermano menor estaba intentando obtener información, mientras que al mismo tiempo intentaba discernir entre mentira y verdad. Una tarea para nada sencilla, si por lo menos pudiera tener algo de fé en su hermano mayor entendería que mientras pudiese él le revelaría algo de información. No toda, obviamente, pero ciertamente un poco. Para que todo sea mas interesante. Tomó el cigarrillo que aún permanecía encendido y con calma soltó la bocanada de humo. Levantó los ojos y cruzó su mirar con el de su hermano menor. Fue en ese entonces que Zeke rompió el silencio de nueva cuenta.

- Mi madre, mi control sobre mi propio poder, las demás naciones, calificarme como un arma...- Zeke contó con los dedos de la mano, pero sin dejar de sonreír en ningún momento. Ladeó la cabeza al momento que aclaraba su garganta. - Me sorprendes, Eren, en serio que lo haces. No muchos pueden hacerlo si te he de ser honesto. Te felicito. Pero has mencionado tantas cosas que debo de tomarme mi debido tiempo para responder, ¿No crees? - Le dijo al momento que acomodaba su camisa y con calma se ponía de pie. Le hizo un gesto a su hermano menor para que no se alarmara. No iba a hacer nada estúpido, esperaba que entendiera que sus intenciones no eran las de pelear. Pero Zeke siempre había sido ligeramente teatral. No iba a cambiar ahora. Con calma acomodó sus lentes y se acercó a un hogar que había a la derecha de él y a la siniestra de Eren. Puso un par de trozos grandes de madera en una posición conveniente, al momento que siguió. - La coordenada fue concebida como algo eternamente superior a lo que tú y yo podemos siquiera imaginar. Por el contrario, mi control sobre mi propia habilidad de titán no es en absoluto limitada. Es en extremo superior a lo que cualquiera pudiera haber imaginado siquiera. Poderes que tan solo le pertenecen al titán fundador...poderes que yo también puedo utilizar. Yo no quiero la coordenada para mi propia persona, sino para asegurar el futuro de los que vendrán después de mi. Ese deseo no se ve potenciado por mesquinas venganzas o por simples pretenciones de poder. Si realmente crees eso, Eren, entonces me estas simplificando demasiado.

Zeke no sentía verdadero interés en el resurgimiento de Eldia. Pero tampoco estaba en sus planes pretender que la extinción de los suyos sucediera pronto. El mundo los veía como demonios, monstruos que eventualmente perderían su utilidad y debían ser asesinados. La coordenada era esencial para la supervivencia Eldiana. Y tanto en las manos de un Reiss, como en las manos de Eren, ese poder permanecería en las sombras. Cualquiera llamaría los pensamientos de Zeke como de preservación propia, pero entonces esas personas no comprendían realmente la decisión de convertirse en un guerrero. 13 años era todo lo que uno tenía. A cambio de 13 años con el poder, uno entregaba su propia vida. Uno dejaba de ver su vida como algo valioso, lo único valioso es lo que se puede lograr con el poder que uno posee. Pero compartir aquello con Eren no tenía sentido. Paradis se tomaría demasiado tiempo en comprender la realidad del mundo. Quizás él podría impregnar un poco de la misma en su hermano menor. Al menos una pequeña porción de la misma.

- ¿Las demás naciones? - Zeke se volteó aún permaneciendo en cuclillas. El fuego detrás de él ya estaba encendido. La madera quemándose hacía ligeros sonidos al momento que desprendía mínimas chispas. - No tiene sentido hablar de otras naciones, Eren. Una clase de historia no tiene demasiado sentido. Sólo puedo decirte una cosa, tómalo como una premonición si quieres. - Zeke se incorporó al momento que regresaba a su asiento. Le dio la última calada al cigarrillo y apagó el mismo en el cenicero. - Las demás naciones son mas avanzadas a nível tecnológico que Marley. Lo que significa que en el mundo hay demasiadas armas diseñadas para contrarrestar el poder Eldiano. En otras palabras, Eren, hay una infinidad de armas en el mundo destinadas a exterminar a los titanes. - Zeke se quitó los lentes y los dejó sobre la mesa. - ¿ Eso satisface tu curiosidad? Ahora es mi turno de hacer una pregunta. - Zeke entrecruzó sus dedos delante de su rostro, dejando solo visibles sus ojos, los cuales no se despegaban de los ajenos. - ¿ Tienes alguna idea de por qué Marley está interesado en Paradis? Además de la coordenada, claro está.




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
80

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Flügel der Freiheit!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.