Últimos temas
» Dark arrow
Hoy a las 4:19 por Seishiro

» There's a fucking pony head in my bed! [Buzón]
Hoy a las 2:01 por Magik

» Don´t let me down
Hoy a las 1:53 por Magik

» VI. In light of the seven
Hoy a las 1:27 por Willow

» Death is equal
Ayer a las 22:29 por Nightingale

» Hide and seek
Ayer a las 20:41 por SapphireDragon

» The ghost of Christmas present
Ayer a las 20:35 por Fenrir

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 15:57 por SapphireDragon

» ─Play With Fire
Ayer a las 7:17 por Seishiro

» Why don't we find out?
Ayer a las 3:50 por Nébula

» You were my lesson I had to learnt
Ayer a las 1:17 por SapphireDragon

» Oh somewhere deep inside of these bones...
Ayer a las 1:13 por Shadows Takes All

» Reality just killed magic.
Sáb 18 Nov - 23:28 por Winter Wiccan

» Set fire to the rain
Sáb 18 Nov - 19:27 por Young Sheldon

» ~ Beauty, courage & nobility
Sáb 18 Nov - 17:33 por FireFly

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

♠ Don't let me go.

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Lun 11 Sep - 16:58

Don't let me go
Owari No Seraph | Anime | Romance/Angst + 18
El mundo jamás volverá a ser como lo conocieron. Una guerra sin fin por la supervivencia, por no rendirse ante el imperio de los vampiros. Experimentos, demonios y armas. El límite de sus fuerzas y la ética pisoteada en una realidad que creyeron imposible. Todo parece estar permitido, nada separa la vida de la muerte.

Sangre y heridas que no siempre se cierran. Atrocidades que todos tratan de ignorar, la última meta es conquistar y destruir. El ejército Imperial japones no parece que vaya a detenerse ante nada, capaces de sacrificar a sus propios soldados para crear un arma definitiva. Atrapados o poseídos, hasta la confianza se vuelve el arma más letal. Pocos son los afortunados en poder sobrevivir, ninguno solo.
Guren Ichinose
Teniente Coronel
24 Años
Novocaine
Shinya Hiragi
Mayor General
24 Años
Hellcat

Roanoke





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Lun 11 Sep - 23:45

1. A lost battle
Guren ・ Nagoya
La sensación era bien conocida para Guren. Orden y caos al mismo tiempo. Inseguridad y determinación. Miedo y coraje. Violencia y fracaso. Victoria y derrota. Dos personalidades enfrentadas dentro de su cabeza, de su cuerpo. Una quería salvar a su familia. La otra destruir el mundo tal y como era conocido. La primera ansiaba el perdón de todas las personas a las que había herido. La otra ya no tenía esa clase de sentimientos.

Una era fría, mortal y negra. A la otra todavía le quedaba algo de fervor, de pasión, de luz. Una luz que se apagaba poco a poco, con cada día que pasaba. Su transformación a un demonio completo había estado cada vez más cerca y, sin embargo, él lo había ignorado y ocultado. Todavía no sabía si había sido por miedo al rechazo o porque, simplemente, sus amigos tenían cosas mucho más inmediatas de las que preocuparse.

El caso es que dejó que el demonio se apoderada poco a poco de él. Permitió sin apenas resistencia que tomase su cuerpo y lo usase a placer para cumplimentar sus oscuros deseos. Y ya no había vuelta atrás. Ya no había un solo fuego encendido a su alrededor que pudiera calentar sus manos, ni su alma. Todo estaba cada día más apagado, más cercano a la muerte que a la vida.

Al final, el control se resbaló de sus dedos y acabó perdido en la nada. Todavía era dueño de sus acciones cuando el demonio dormía, pero cuando despertaba... Sembraba el caos a su paso. Un caos estudiado, meditado fríamente y bien establecido. Pero caos al fin y al cabo. Sangre a su alrededor, como en alguna de sus peores pesadillas.

Lo peor de todo aquello, era presenciar impotente la escena. Ver sus manos moverse sin poder detenerlas. Ver su espada matar sin haberlo ordenado. Causar dolor sin desearlo. Tan solo era un espectador en aquella barbarie. A veces se preguntaba si, todo lo que había hecho en su vida, de verdad había merecido la pena.

Y por fin el día llegó. Ese día en el que ya no pudo ocultar más su verdadera naturaleza. Aquel día terrible en el que sacó a relucir su yo más oscuro, más escondido, más despiadado. Y los ojos de sus amigos, de su familia, estuvieron allí para presenciarlo. No más secretos, no más mentiras. Pero sí mucho más dolor. Primero el sufrimiento en los ojos de Yu, cuando le clavó su espada. Luego en los de Shinoa y todo su equipo, a los que había tratado más como hermanos pequeños que como subordinados.

Lágrimas escaparon de unos ojos que ni siquiera eran ya suyos. Fruto de la desesperación, de la ira, de la impotencia, del miedo. El Guren de verdad todavía estaba allí metido, después de todo. El Guren de verdad todavía tenía remordimientos, y aún era capaz de sentirse culpable. Capacidad que, su demonio, había perdido años atrás. Y ahora era ella la que estaba en control, de modo que todo lo que él sintiera o desease no era más que un plano secundario de la realidad. Un acto aplazado que nunca saldría a los focos de aquel escenario.

Pero lo peor de todo aquello fue cuando terminó. Cuando tuvo que enfrentarse al azul del cielo y su furia. La mirada acusadora, decepcionada, de una de las pocas personas a las que sabía que no podía traicionar, Shinya.

Aceptó su golpe solo porque Mahiru no tenía motivos para apartarse. Guren tampoco habría querido evitarlo, sabía que se lo merecía. Y, de pronto, las palabras salieron de sus labios. Unas palabras cargadas de verdad, que desvelaron aquello que ambos habían estado ansiando desde que tan solo eran niños: poder. Poder para acabar con la jerarquía del Ejército Imperial Demoníaco. Poder para las familias menores. Poder para los rangos bajos. Poder para los hijos adoptados.

Sin embargo, y aunque su corazón siempre había ansiado aquello de manera obcecada y egoísta, no fue él quien habló. Fue aquel demonio que, desgraciadamente, lo conocía mejor de lo que se conocía a sí mismo.

Ojalá hubiera habido otra manera.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Mar 12 Sep - 0:38

1. A lost battle
Shinya ・ Nagoya
Habían ido hasta Nagoya sabiendo que sería un imposible, sabiendo que podría ser un suicidio. Shinya ni siquiera debería estar ahí, solo había dejado todo atrás para unirse al escuadrón de Guren. Solo había estado ahí, como apoyo incondicional. Había sangrado junto aquellos críos, había tomado la horrible decisión de dejar a su mejor amigo atrás. A nadie le había dolido más que a él, Yu solo creía conocerle pero le quedaba mucho por saber. Sangre y sacrificio, dolor y rechazo es lo que había moldeado el temple de ambos hombres.

Hiragi ahora. Kureto lo trataba como el menor de sus hermanos, pero la verdad es que Shinya había llegado ahí sobre los huesos rotos de otros muchos. El mejor, el más fuerte. La inocencia que desprendía estaba rota y extinta. Crueldad en estado puro, una que se había negado a mirar de nuevo a los ojos hasta que el terror se desató en Nagoya. Hombres y mujeres gritando, la sangre sobre la piedra y el amigo volviéndose contra su propia familia. Kureto siempre había querido llegar demasiado lejos, los Hiragi siempre iban demasiado lejos y él era la prueba pero aquello.

Byakkomaru en su mano. Podría haber disparado, en la distancia y con un final ¡bang! que habría resonado para siempre en su subconsciente. Le tembló el dedo sobre el gatillo, fue incapaz de disparar incluso cuando Guren atravesó a Yu con su espada. Débil, al final era débil. Sin importar cuántos hubiese matado en su camino a la supervivencia, él no sería una de sus víctimas.

Cruzó el campo de batalla, entre enemigos y amigos. Confusión y gritos, nadie estaba a salvo en aquel caos. El infierno se había abierto al fin bajo sus pies y estaba escupiendo cada uno de sus pecados. Lo detuvo, antes de que alcanzase a los niños que había tomado bajo su propia tutela. Ojos zafiro encendidos, brillantes y furiosos. Dolido. En cada puñetazo le dolió, en cada estúpida respuesta y, sobre todo, en el brillo rojizo de sus ojos.

Violeta extinto, junto a su humanidad. Él no estaba allí, el Guren que él conocía jamás habría traicionado a su familia así. El Guren que él conocía habría muerto por ellos, habría sacrificado hasta su última gota de sangre.— ¡Maldita sea Guren! —Gruñó abalanzándose de nuevo sobre él. Esta vez lo tomó por las solapas del cuello de la chaqueta, volvió a agitarlo.— Sé que estás ahí dentro ¡Da la cara!¡Guren, da la cara! —Gritó aferrándose a lo último que le quedaba: no, Guren no podía haber cedido. Guren no podía ser un demonio.— ¡No puedes dejarme!¡No así! —Añadió agitándolo de nuevo.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Mar 12 Sep - 1:06

1. A lost battle
Guren ・ Nagoya
Y aquello era lo que tanto había estado temiendo. Más que el simple hecho de convertirse en un demonio, más que el terrible destino de perderse a sí mismo: enfrentarse a la impotencia de sus amigos. Por supuesto que Shinya quería salvarle. Claro que su mejor amigo seguiría teniendo esperanza, a pesar de que no hubiese un solo indicador que le alentase a albergarla. La irracionalidad de sus sentimientos simplemente le impulsaba a querer traerlo de vuelta, a recuperar al Guren que ya no sería. Pero eso era solo porque no estaba dentro de su cabeza; porque no entendía la envergadura de aquel problema.

Y aun así, a pesar de que se sabía a sí mismo perdido, la fe del otro le hizo por un momento recuperarla él mismo. Su cuerpo seguía todavía bajo el influjo del demonio que le controlaba. Podía sentirla cada vez más furiosa dentro de su cabeza. No porque la hubiesen descubierto. No. Kureto ya sabía de su situación desde hacía ya mucho tiempo. Era porque se sentía traicionada. Traicionada por los sentimientos y emociones de Guren. Por cómo, a pesar de que sabía que era imposible, todavía estaba luchando por liberarse de aquella maldición.

¿Dejarte? —. Una frívola carcajada escapó de sus labios. Su voz, totalmente antinatural —. Hace ya mucho tiempo que me fui, Shinya. ¿Cómo no pudiste verlo?  —. Canturreó el demonio, como si aquella situación le entretuviera. Aun así, y a pesar de la frialdad que Mahiru mostraba en ese momento, Guren sabía que en realidad la rabia la estaba consumiendo. Probablemente porque Guren todavía seguía intentando gritarle a Shinya que se marchase de su lado. O que no lo hiciera nunca. Que corriera mientras todavía podía, como el resto. Pero, al mismo tiempo, que no le dejara. Deseaba salvar a Shinya, alejarlo de él y de todas las atrocidades que estaban por venir. Sin embargo sabía que, si lo perdía, ya no quedaría una sola esperanza en su vida.

De nuevo, la lucha del egoísmo contra el afecto. Pero esta vez no era Mahiru contra Guren. Era Guren contra Guren. Un enfrentamiento titánico contra sus propios sentimientos. Necesitaba a Shinya a su lado. Era lo único que le quedaba. Lo único que siempre había estado ahí, como un pilar inamovible. Su único recuerdo de humanidad. Sin embargo, no creía merecerle. No, peor aún. Sabía bien que no le merecía. Ni su compasión, ni su fe, ni su lealtad. Nada. Absolutamente nada.

Y quería gritarle todas esas cosas. Quería decirle que lo necesitaba. Quería decirle que se marchara. Quería suplicarle que lo salvara. O que se salvase a sí mismo. Pero la voz que salió de sus labios no fue la suya. Y las palabras que enmarcaron aquella situación tampoco fueron ninguna que él hubiese dicho jamás —. ¿Qué estabas haciendo como para no darte cuenta de lo que estaba pasando? Tal vez... ¿Intentabas ganarte el favor de tu hermano? ¿Demasiado ocupado con asuntos de los Hiragi? ¿Y si.... Te subestimé? ¿Luchabas en la sombra por el poder que crees que te corresponde? ¿Tan importantes eran esos asuntos, como para desatender a tus amigos, a tu familia? ¿A mí... Como hace tan solo unas horas?


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Mar 12 Sep - 1:40

1. A lost battle
Shinya ・ Nagoya
Aunque Guren no había levantado su espada contra él, Shinya sintió igualmente la hoja deslizarse entre sus costillas. Certera y letal, como cada palabra que jamás creyó oír de aquellos labios. Palabras que sabía que solo sonaban como él -a medias- pero que no por ello dolían menos. Recuerdos mezquinos que se teñían de rojo entre sus manos, enturbiando sus ojos claros del peliblanco con la amenaza real de dejar derramar las lágrimas que creía extintas.

El favor de su hermano, la familia Hiragi, la lucha por el poder.

Lo soltó empujándolo hacia atrás y se miró los dedos, rasguños y sangre que debía ser suya pero, por un momento, no lo fue. Manos menudas, niños regando el suelo. Sangre y felicitaciones: había ganado. Su lucha por el poder, había ganado ser un Hiragi y el favor de su hermano. Ya lo había ganado a costa de un precio que había elegido ignorar. No había visto nada de aquello porque tenía los ojos aguamarina vendados, se había negado a mirar más allá. Byakkomaru se reiría de él por ser tan cortos de mira, por tener tan excelente puntería y, sin embargo, estar tan ciego.

Yo no he sido quien los ha traicionado, quien ha matado a su familia... —Esta vez al menos no había sido él. Esta vez había elegido ser leal, había elegido no estar solo y el resultado había sido nefasto.— Y tu... tu tampoco... —Porque tenía que creer que había sido el demonio y no él.— ¿Me oyes Guren? ¡Esto no es tu culpa! —Todos sabían a que se exponían cuando trataron de vencer vampiros usando demonios. Era un riesgo que asumían, otro de los muchos sacrificios que habían realizado por el bien de la humanidad. Humanidad que quizás destruyesen por codicia y egoísmo.

Déjale ir. —Pidió tratando de mostrarse sereno y autoritario. Un ruego bajo sus palabras, la súplica de alguien que había perdido demasiado para dejarle ir también a él.— Tómame a mi en su lugar, soy un Hiragi y no un segundón. —Perderse ahí y ofrecerle un día más a Guren para seguir adelante, para salvarlos a todos. O salvarse a sí mismo. Eso le valía. Decidido se cernió sobre él una vez más, esta vez rodeando la empuñadura de su espada con una mano en un intento de sacarla.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Mar 12 Sep - 18:46

1. A lost battle
Guren ・ Nagoya
La acusación de Shinya, sobre traicionar a su familia, hizo que Guren arañase las paredes de sus entrañas en un intento desesperado por escapar de ellas. No podía dejar que su viejo amigo pensase de aquella manera. No quería permitir que albergase una sola duda sobre sus acciones. Su pasado estaba manchado en sangre. Había hecho cosas terribles. Había usado a la gente para conseguir sus objetivos. ¿Pero aquello? ¿Atacar a su propia familia con su espada? Eso no lo habría hecho jamás. Ni aunque su propia vida dependiese de ello.

Fueron sus siguientes palabras las que hicieron que dejase de retorcerse, por unos segundos, dentro de su propia conciencia. Jamás pensó que, en una situación así, todavía fuese capaz de sentir alivio. Shinya aún tenía algo de fe en él. Aún creía en su buena voluntad, en su derrota contra el demonio. Al menos, y solo al menos, tenía algo a lo que aferrarse para tratar de luchar. Por experiencia propia sabía que no había nada que pudiera hacer contra el demonio. Ella era la poderosa, más cuando estaba en control de su cuerpo. Aun así, él todavía seguía rebelándose, aunque no fuera fructífero.

Una fría risa escapó de sus labios cuando le suplicó que le dejase marchar, cuando evidenció su desesperación al pedirle que lo tomase a él. Guren, de haber estado en sus cabales, habría intentado noquearle de un golpe tan solo para que dejase de decir tonterías. Él sabía que Mahiru no tenía ningún interés en abandonar su cuerpo, no después de todo lo que había conseguido con él. Aun así, Guren no podía permitir que Shinya se hiciera el héroe en una situación como aquella. O, en realidad sí, ya que no había nada que pudiera hacer para impedirlo.

Su mano se cerró entorno a la ajena sobre la empuñadura de su espada. Lo tomó con fuerza, impidiéndole moverse mientras era él mismo quien sacaba el arma de su funda y le obligaba a apuntarla contra su cuerpo. La hoja cortando ligeramente la piel de Guren a la altura del cuello, dejando que un pequeño hilo rojo de sangre comenzase a brotar. Aun así, no era una herida fatal. Tan solo una advertencia por parte de Mahiru. Una amenaza.

No abandonaré este cuerpo voluntariamente —. Sentenció, todavía obligando a Shinya a empuñar el arma que, de moverse un solo milímetro más, podría matarle —. Además... —. Añadió, con una sonrisa que podría haber congelado el aire. Su cuerpo echándose hacia delante para quedar un poco más cerca del del otro, buscando una cierta intimidad fingida. La espada corriendo por su piel, sin que él se inmutara, derramando un poco más de sangre —. Si eres un Hiragi, es solo por mí.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Miér 13 Sep - 1:08

1. A lost battle
Shinya ・ Nagoya
Atrapado. Siempre lo había estado. Bajo el peso de un apellido que había aceptado como propio, un respeto y unas responsabilidades que habían atado sus brazos bajo una fingida libertad. Mayor General del ejército, la voz que otros seguían y el cargo que otros admiraban. Si tan solo supieran cómo se había abierto paso Shinya para alcanzar la cumbre, como le habían obligado a abrirse paso. Atrapado, entre la vida y la muerte hasta su último aliento. Ahora, era la mano de Guren -o quién movía sus hilos- quien se aseguró de devolverlo a esa precaria situación. Sus dedos no pudieron más que cerrarse sobre la empuñadura y mantener la suficiente fuerza para no cercenar el cuello del moreno. Tenso, en guardia. Un movimiento en falso y sería el causante de su muerte.

Esa era una muerte que no podría jamás soportar sobre sus hombros. Las otras las había olvidado, las había enterrado pero Guren era distinto. Una constante en su vida, un gruñido que le había hecho reír. Sus malos modos y sus desplantes, la forma que tenía de ver a través de sus ojos azules y de entenderle. Amenazar con la muerte de Guren sería una estupidez, estaba claro que Shinya no pondría el punto y final. No tenía nada más que ofrecer por él, al final solo era un chico adoptado y alguien de una familia menor ¿Quién iba a preocuparse realmente por ellos? Carnaza que los Hiragi podían sacrificar.

De... —Las palabras murieron en los labios del peliblanco al oír aquellas palabras. La verdad a plena vista que jamás había sido capaz de ver: Mahiru. De verdad había estado ciego, de verdad había sido incapaz de ver cuánto poder podía tener sobre él. Por un momento tembló y trató de apartarse, solo la sangre fresca lo retuvo por el bien de Guren.— Me gané ser un Hiragi. —Espetó en respuesta. Algo de lo que, en realidad, no se sentía orgulloso pero Mahiru no le había ayudado a ganar los combates, no le había ayudado a vencer a la muerte. Solo había sido el trofeo.— Déjale ir, la batalla ha terminado ¡Déjale ir! —Y esta vez Byakkomaru volvió a materializarse en su mano libre.

Pasó el filo de la bayoneta por debajo de la hoja de la espada, tratando de mantener el afilado metal lejos de la piel de Guren.— Te sacaré a la fuerza si hace falta. —Aseguró entre dientes. La rabia y la tristeza reflejadas en sus ojos claros, la impotencia.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Miér 13 Sep - 13:37

1. A lost battle
Guren ・ Nagoya
A pesar de que su cuerpo estaba tenso y férreo, Guren se sentía como si estuviera temblando en ese momento. Sabía que aquellas palabras le habían dolido a Shinya. Sabía que el peliblanco había enterrado aquellos recuerdos en lo más profundo de su memoria desde hacía mucho, mucho tiempo. Por su propio bien.

Pocas personas, probablemente tan solo los Hiragi y él mismo, sabían del infierno por el que había pasado el joven para llegar a donde estaba. La diferencia entre los primeros y él era que a ellos no les había importado en absoluto dañarle, hundirle y destrozarle. Todo para sacar el máximo beneficio de su situación. Él, por el contrario, se había enterado solo porque se lo había contado y, desde el minuto cero, se había esforzado por salvarle de aquellas pesadillas. Pesadillas que ahora acababa de resucitar.

Lo hiciste —. Respondió, sin vacilar un solo segundo —. Fuiste el mejor de todos. El más sanguinario, el más brillante, el más letal. Mis felicitaciones, has conseguido mucho en muy poco tiempo —. Guren guiñó un ojo de forma artificial, todavía demasiado cerca del otro. No tenía la más mínima idea de lo que estaba sucediendo a su alrededor, pero parecía ser que a la sombra demoníaca de lo que una vez fue Mahiru, le daba igual.

De nuevo, una risa fría escapó de sus labios cuando apuntó la bayoneta también contra él, aunque fuera en un intento de salvarle. Sin previo aviso, soltó su mano y lo dejó a él con ambas armas, sin alejarse un solo paso de su posición. A Guren no le habría importado en absoluto morir en ese momento, pero sabía que no podía ser. En primer lugar, porque todavía le quedaba mucho por hacer. Mucho por intentar arreglar, aunque eso fuera más un sueño que una realidad. En segundo lugar, porque sabía que Shinya no sería capaz de matarle ni aunque de ello dependiera su propia vida.

Adelante —. Ronroneó, por lo bajo. Sus brazos abriéndose como invitándolo a que le atacase —. Todo tuyo para intentarlo —. Sus ojos rojos brillaron con un halo de maldad, incluso de rabia, por primera vez mostrando algo que no fuera frivolidad. Mahiru estaba poniendo a prueba a Shinya. A los dos, en realidad.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Miér 13 Sep - 15:13

1. A lost battle
Shinya ・ Nagoya
La rabia corriendo por todo su cuerpo, el pasado derramándose por sus ojos. El brillo siniestro, frío. Ningún Hiragi mantenía su humanidad intacta, no por el demonio que portasen consigo sino por cuanto habían perdido en el camino. Desviados del camino, monstruos en el interior. Cuanto habían hecho para sobrevivir solo unos pocos lo sabían pero, evidentemente, nadie alcanzaba el poder sin mancharse las manos de sangre. Los vampiros no estaban del todo equivocados al proclamar que eran egoísta y codiciosos, al ver lo peor de ellos. Los humanos solo querían ver lo mejor de sí mismos e ignorar lo demás, los vampiros veían la otra parte.

Sabía que podía cercenarle el cuello, teóricamente podía. Jamás lo haría. En su lugar tiró su espada, tan lejos como pudo y retrocedió un paso apuntándolo con su rifle. A esa distancia era imposible que fallase, una bala en el pecho o en la frente y todo habría terminado. Tan sencillo como un último ¡bang! que no había sido capaz de darle en la distancia.

No lo hagas Shinya. —La voz de Byakkomaru resonó en sus oídos, el majestuoso tigre blanco enredando la cola en su pierna de forma protectora. Tan solo sentado a su lado, el guardia perenne de su portador.—Déjame matarle antes de que él lo haga. —Un rugido pendenciero tras sus palabras. Algo que que siempre estaría en la cabeza del peliblanco, conversaciones internas que todos tenían antes o después con sus armas.— No, no le hagas daño. —Replicó Shinya.— Tendrás que confiar en mi en esto.—Añadió con una pequeña sonrisa, la del niño que estaba a punto de hacer una travesura bajo los ojos de su padre.—A veces creo que te odio, no sé porque no te he consumido ya. —Contestó el tigre bufando.— Porque me quieres Byakkomaru. —Se burló el Hiragi sacándole la lengua. Por toda respuesta el tigre frotó su cabeza peluda contra la de él y apretó el gatillo.

La bala pasó por encima del hombro de Guren, el tigre azulado materializándose con un rugido. Shinya no perdió el tiempo en abrazarse al moreno, inmovilizándolo, y cerrar los ojos.— Buenas noches Guren. —Murmuró esperando que Byakkomaru volviese, confiando en el demonio para esquivar los órganos vitales de ambos. Solo necesitaba tiempo, solo necesitaba que alguien apagase su cuerpo con la esperanza de que Guren fuese el que despertase después.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Miér 13 Sep - 15:48

1. A lost battle
Guren ・ Nagoya
Los ojos de Guren siguieron el recorrido de la espada al caer al suelo. No tenía ningún tipo de prisa por recuperarla. Después de todo, podía invocarla siempre que quisiera y esta volvería a aparecer en sus manos. De hecho, podría haber recurrido a ese truco en aquel mismo instante. En un solo segundo, volvería a estar armado. En dos, podría haber atravesado fatalmente el pecho de Shinya sin que este se diera ni siquiera cuenta de lo que estaba pasando.

Sin embargo, parecía ser que Mahiru tenía unos planes totalmente diferentes para ambos. Quería ver hasta dónde estaba dispuesto a llegar Shinya: por la humanidad, por su familia y, en última instancia, por Guren. Lo lógico en aquel momento habría sido matarle, condenando al demonio a quedarse atrapado en la espada para toda la eternidad. Esa era la única manera plausible y segura de evitar que causara más estragos. De evitar que hiciera más daño. Sin embargo, tanto Guren como Mahiru sabían que no iba a ser capaz de hacerlo. Por muy enfadado que estuviera, por mucho daño que hubieran podido hacerle con sus palabras. Incluso aunque estuviese apuntándole con su bayoneta. No iba a hacerlo.

No iba a disparar. Guren lo sabía perfectamente. Y, si lo hacía, no sería para matarle. En ese aspecto, Shinya siempre había sido débil. Debilidad que él conocía demasiado bien, porque la compartían. Si hubiese sido al revés, si Shinya hubiese estado poseído y de él dependiera pararle los pies, tampoco le habría hecho daño. Así de idiotas eran los dos, en el fondo. A lo mejor por eso se habían caído tan bien en el pasado. Un par de estúpidos que fingían comerse el mundo pero que, en el fondo, no estaban dispuestos a sacrificar a aquellos a los que amaban. Kureto había tenido razón al decirle que, con esa actitud, jamás iba a llegar a nada.

El disparo ni siquiera inmutó a Guren, que se mantuvo quieto en su sitio. Mahiru tensa dentro de él, intentando adivinar cuál sería el siguiente paso de Shinya. Guren sabía que iba a hacer alguna estupidez propia de su mentalidad, pero no era capaz de avanzar cuál. Eso ponía nervioso al demonio, que no quería perder y que, por algún motivo, veía su derrota demasiado cerca. No en vano los conocía tan bien a ambos.

De pronto, los brazos de Shinya rodearon su cuerpo, inmovilizándolo y tranquilizándolo al mismo tiempo. Fuera lo que fuere, ya estaba hecho.

Rápidamente, sintió a Byakkomaru envolverlo. Y no fue una sensación agradable. Fue como si sus entrañas se contrajeran, se congelaran. Un dolor intenso se propagó por cada parte de su cuerpo, pero no llegó a saber si era fruto de alguna herida abierta o de alguna tortura mental. Seguramente, y tratándose de un demonio negro, las dos a la vez. Su fuerza se desvaneció poco a poco, haciendo que sus músculos fallaran incluso a la hora de mantenerlo en pie. Su cuerpo se habría precipitado al suelo de no hacer sido por el férreo agarre de Shinya y, justo un segundo antes de perder la conciencia a causa del terrible dolor, sus ojos tomaron de nuevo su habitual tono liláceo.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Miér 13 Sep - 22:47

2. Back to me.
Shinya ・ Hospital
El brillo violáceo permaneció en su recuerdo incluso después de perder la consciencia. Byakkomaru, en efecto, evitó dañar en exceso a Shinya pero eso solo evitó que fuese una bala mortal, no que el Hiragi terminase herido y perdiendo sangre. Arañazos y golpes, más emociones de las que un cuerpo humano debería poder aguantar sin colapsar. La batalla estaba terminada, Guren volvía a estar seguro entre sus brazos y Shinya se permitió el lujo de dejarse ir. Inconsciente, contra el duro suelo y aplastado por el peso del moreno. Ese era su último recuerdo, el único real al menos.

Los recuerdos lo devoraron mientras estaba inconsciente, abrieron todas las heridas posibles y hurgaron en ellas a dedos descubiertos. Dolor, lamento y agonía. La risa retorcida de Mahiru, unos ojos rojos que lo perseguían en cada esquina. El infierno lo había devorado y no parecía querer dejarlo ir hasta que un rugido animal lo detuvo todo. Un destello azulado seguido del pelaje blanquezino de Byakkomaru. Shinya se abrazó a su cuello, enterrando el horror contra el tigre y, al fin, logró abrir los ojos.

Sin saber dónde estaba o cuánto tiempo había pasado inconsciente. Un techo blanco, con humedad en un par de esquinas, lo recibió. Su uniforme se había perdido, en su lugar vestía simple pantalón y camiseta blanca. Había marcas en su brazo de haber tenido un gotero y varios vendajes a lo largo de sus brazo, uno más amplió cubriendo su hombro derecho por donde asumía que Byakkomaru había salido tratando de herirlo lo menos posible.

Rápidamente giró el rostro sobre la mullida almohada, y allí estaba. Plácidamente dormido, parecía tranquilo: Guren. Despacio, y haciendo una mueca por el dolor, parecía que le habían pasado un camión por encima de todo el cuerpo, se levantó de su cama y recorrió los dos pasos hacia la de su compañero.— Guren... —Lo llamó con suavidad. Una suavidad que no se correspondió con el dedo que comenzó a darle golpecitos en la mejilla, en la frente y la nariz.— Despierta Ichinose de una vez, me sigues debiendo una explicación. —Añadió incrementando la velocidad y la fuerza de los golpes con un solo dedo.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Miér 13 Sep - 23:28

2. Back to me.
Guren ・ Hospital
Las pesadillas coparon su inconsciencia. Cabellos violetas envolviéndole. Al principio de forma dulce, luego violentamente, hasta apresarlo y ahogarlo. Varias veces sintió cómo se le cortaba la respiración, cómo se perdía de nuevo a sí mismo en la oscuridad para que, luego, los mismos sueños volvieran a repetirse. Como una ruleta, como si su mente no fuera capaz de pensar en otra cosa.

Poco a poco, aquellos sueños en los que sentía que se asfixiaba dejaron paso a otros más extraños si cabía. Un animal salvaje atacándole y causándole un dolor indescriptible. Le costó varios intentos darse cuenta de que esa bestia que, en su mente aparecía casi sin forma, era Byakkomaru. Y entonces todo comenzó a tener sentido.

Su mente recordó el aeropuerto. Su espada atravesando a Yu. El Serafín del Fin... Shinya. ¡Shinya! Su mente se revolvió ante el simple recuerdo de todo lo que había hecho, de las cosas que le había dicho bajo la influencia del demonio. En otras ocasiones, cuando había sido tomado completamente por Mahiru, los recuerdos que le quedaban de ello eran borrosos, amorfos. Aquella vez, todo estaba tan nítido que incluso le dolía.

Esa no había sido la primera vez en la que era poseído, pero sí que había sido la más intensa. Por no decir la más traumática. A lo mejor debería empezar a asumir que la situación no estaba bajo control. Tal vez debería buscar ayuda ahí fuera. ¿Pero en quién podía confiar? En Shinya, al menos ahora tenía a Shinya. Pero eso no era del todo bueno. De hecho, era una catástrofe. Guren no habría querido que su compañero supiera de aquella situación. Arrastrarlo a aquel infierno, con él, era egoísta y denunciable. La culpa de todo era suya y solo suya.

Sumido en el mar de sus recuerdos, pensó que la voz dulzona que llegó a sus oídos, no había sido más que otro producto de su imaginación. Sin embargo, pronto sintió algo molesto golpearle la cara. Primero de forma soportable, luego insistentemente, hasta sacarlo de quicio. Y de aquella manera, su conciencia comenzó a regresar.

Abrió ligeramente los ojos, parpadeando varias veces. Se sentía desubicado, perdido. Ni siquiera recordaba el momento exacto en el que se había desmayado. Su cuerpo rígido bajo lo que parecían unas sábanas cuidadosamente colocadas sobre él. Le dolía todo, para qué mentir, aunque la peor parte se la había llevado su costado derecho. Juraría que algo le había roto al menos una costilla. Nada que no pudiera soportar, al menos.

Y, de pronto, la voz irritante de Shinya volvió a traerlo en sí. Su mano se alzó de manera patosa hasta cogerlo de la muñeca para que parase de hacer aquello. Evidentemente, sin fuerza alguna más que para sujetarse en él —. Qué haces, idiota —. Gruñó por lo bajo, aunque su voz acabó traicionándole y, más que fastidio, evidenció alivio.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Jue 14 Sep - 0:12

2. Back to me.
Shinya ・ Hospital
De nuevo aquel brillo violáceo, uno que había esperado volver a ver con el corazón en un puño. Merecía la pena el riesgo, el dolor ardiente de su hombros si Guren volvía a ser Guren. Gruñendo, protestando y poniendo mala cara. Sin poder evitarlo, Shinya sonrió con esa mezcla de inocencia y tranquilidad que siempre lo caracterizaba. El terror de nuevo remitiendo tras sus ojos claros, por supuesto no estaba todo perdonado y la herida que más dolía es no saber si sería capaz de perdonar, de olvidar. No lo que había dicho, que ahora sabía que solo era veneno procedente de Mahiru, sino lo que había hecho a su familia. Los cuerpos que había atravesado con su propia espada.

La expresión tranquila no se borró de sus mejillas ni siquiera cuando el moreno cogió su muñeca, se limitó a mover la otra mano y darle un golpe algo más fuerte justo entre ceja y ceja.— Asegurarme de que estás despierto y eres tu. —Contestó apoyándose en la barandilla de su cama. Debía admitir que estaba cansado, demasiado para pasar mucho tiempo en pie pero no quería alejarse demasiado tiempo de su camilla. El miedo de perderlo de nuevo, y esta vez para siempre, recorriendo cada célula. Le habían enseñado a combatir el pánico, a seguir adelante en el campo de batalla y a perder amigos, pero Shinya había decidido olvidarlo todo.

¿Dónde está mi gracias? —Pidió soltándose de su agarre con un leve tirón. Al menos Byakkomaru le había hecho caso y no le había matado, confiaba en su demonio pero precisamente porque le conocía sabía como de protector podía llegar a ser. Había algo en Guren que, realmente, no le agradaba nada al tigre. Una amenaza velada que Shinya no era capaz de ver pero él sí, algo que le hacía recelar. Siempre había estado ahí, pero el peliblanco había optado por ignorarlo.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Jue 14 Sep - 16:00

2. Back to me.
Guren ・ Hospital
Soy yo —. Gruñó, como única respuesta. Los recuerdos de todo lo que había sucedido, nuevamente, atenazando su memoria. Había matado a su familia. Había asesinado indistintamente a vampiros y amigos. Había atravesado a Yuu con su espada. Había traicionado a todo el mundo y, lo peor de todo, había hecho daño a Shinya. Demasiadas cosas con las que lidiar de golpe. Solo quería volver a dormirse y, preferiblemente, no despertar nunca. Sin embargo, sabía que no enfrentarse a todo aquello sería lo más cobarde que habría hecho en su vida. Había cometido un error, ahora tocaba enmendarlo.

Su mano cayó pesadamente a la cama cuando el otro se retiró de su agarre. Guren suspiró largamente y cerró unos segundos los ojos, intentando poner en orden todos sus pensamientos y recuerdos. Desgraciadamente, no lo consiguió. Y dudaba que fuera a recuperarse de ello nunca.

Haciendo un esfuerzo sobrehumano, dada la situación en la que se encontraba, apoyó las manos en la cama y se incorporó patosamente hasta sentarse. Todo su cuerpo reprochándole al instante el movimiento, totalmente innecesario. Le dolía todo. Tanto era así que ni siquiera sabría decir dónde estaba herido de verdad, dónde magullado y dónde podría tener algo roto. No le importaba demasiado, en realidad. Siempre salía de aquellas situaciones más o menos airoso. Ni que aquella fuese la primera paliza que se llevaba en su vida.

Sus ojos se clavaron en la blancura de las sábanas durante un rato, perdidos. Por algún motivo, no encontró las fuerzas suficientes como para mirar a Shinya a la cara, a pesar de la confianza que se suponía que había entre ellos. Aquello había llegado demasiado lejos. Ni siquiera era capaz de pensar en sí mismo como Guren. A lo mejor ya hacía demasiado tiempo que se había convertido en otra cosa, y ni siquiera había querido verlo.

Dónde está Yuu —. Fue lo primero que preguntó, ignorando completamente las palabras del otro —. Y Shinoa, y el resto —. Aquellos jóvenes habían sido para él como hermanos pequeños. Aunque, especialmente, el primero —. Qué ha pasado con ellos.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Jue 14 Sep - 16:33

2. Back to me.
Shinya ・ Hospital
Y Guren jamás se podría hacer a la idea de cuánto significaban aquellas dos palabras para el peliblanco. Él volvía a ser él, y Shinya esperaba que no volviese a irse. No sabía como impedirlo, y ahora que sabía que era Mahiru entendía cuánto le costaba al moreno resistirse a ella. Encontraría la forma, debía haber alguna forma para evitar que Guren cayese de nuevo en sus manos. Alejándolo de Kureto, de su horrible experimento.

En el fondo sabía que aquella tregua solo era figurada. Nada cambiaría que Kureto había sacrificado a sus propios hombres, que había jugado con poderes que no le correspondían y había experimentado en niños. Nada cambiaría todo lo que había ocurrido en Nagoya a pesar de que Shinya quisiera conformarse, tenía su explicación a medias. Quería con todas sus fuerzas perdonar a Guren y fingir que no había sido su culpa pero ¿Cuánto era real y cuánto era mentira? ¿Desde cuándo Kureto sabía cómo manejarle?

Tenía que alejarlo de su hermano mayor, tenía que alejarlo del ejército y de aquella guerra que terminaría por barrer lo que había sobrevivido de la humanidad.

Con cuidado... —Murmuró bajando la barandilla de la cama para sentarse en el borde de la misma, cerca de su compañero. Empujó sus piernas reclamando más sitio y se limitó a sonreír de forma insolente, brillante y despreocupado. Un niño jugando, siempre un niño a pesar de que su infancia había muerto hacía mucho, mucho tiempo.— Intenté que Byakkomaru fuese suave contigo. —Mencionó encogiéndose de hombros. Al menos no le había matado, era algo.

Sabía que tienes un punto débil con esos críos. —Shinya se felicitó a sí mismo ensanchando su sonrisa. El frío Guren Ichinose, tan indiferente y tan cálido con aquellos que le importaban. A menudo la gente no era capaz de ver más allá del desdén, pero Shinya lo hacía todo el tiempo.— Escaparon, todos ellos. —Y es lo único que sabía. Se había interpuesto entre Guren y ellos ofreciéndoles una salida rápida, solo esperaba que mientras permaneciesen juntos pudiesen sobrevivir.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Vie 15 Sep - 14:04

2. Back to me.
Guren ・ Hospital
Guren apartó ligeramente las piernas para dejarle más espacio a Shinya. No pensaba decirlo en voz alta, pero su cercanía conseguía calmarle, hacerle sentir un poco más seguro. No sabía hasta qué punto podría estar poniendo en peligro al peliblanco tan solo por dejarle estar a su lado, pero lo que sí que podía asegurar con certeza era que lo necesitaba justo donde estaba ahora. Si hubiera despertado, solo, en aquella habitación, sin una sola cara conocida a la que aferrarse, a lo mejor habría entrado en un pequeño estado de pánico. Al menos, aunque todo su mundo se había acabado de desquebrajar en Nagoya, seguía teniendo una seguridad constante: Shinya.

Qué atento —. Bufó, con algo de ironía, cuando mencionó a Byakkomaru. El demonio, por algún motivo, había decidido perdonarle la vida. Sin embargo, tampoco había sido especialmente sutil en su ataque.

Después de unos segundos, Guren se decidió a alzar la mirada hacia el rostro de Shinya, tan solo para encontrarse con su habitual sonrisa pintada en él. No podía entender cómo diablos era capaz de mantenerse de aquella manera en una situación así, pero debía reconocer que era un soplo de aire fresco en sus habituales pensamientos oscuros y negativos. Aun así, él sabía perfectamente que el otro, en algún lugar de sí mismo, debía estar enfadado con él. Tenía motivos para estarlo, después de todo. Aquella sonrisa no era del todo sincera, y Guren lo sabía.

Bien —. Fue todo cuanto dijo, denotando un profundo alivio en su voz. Le habría gustado saber si Yuu se había recuperado de la herida que le había infringido. Suponía que sí, porque el chico era fuerte y obcecado, pero eso no hacía que Guren se preocupase menos. Por no hablar del Serafín del Fin. Esa había sido la función del joven desde el principio, y los dos lo habían sabido e incluso habían pactado que así sería. A Yuu no parecía importarle ser utilizado por él, y a Guren no le había importado tener que hacerlo así, hasta que vio los resultados. Era, sin lugar a dudas, una de las criaturas más peligrosas del universo en ese mismo instante, y estaba suelta por ahí. Lo único que le quedaba era confiar en él para que no hiciera ninguna locura de consecuencias desastrosas.

Pero eso no estaba en su poder ahora. Lo único que podía hacer era intentar minimizar las consecuencias de sus propios actos. El plan se les había ido de las manos y, aunque Guren había estado desde el principio de acuerdo en algunas de las cosas horribles que habían hecho, la batalla del aeropuerto simplemente había roto todos sus esquemas. Sí, habían ido demasiado lejos. Todos ellos, y él estaba dispuesto a asumir su parte de la culpa. Sin embargo, también era perfectamente consciente de que la lucha no había acabado y de que, en el fondo, seguían necesitando a Kureto aunque fuese un psicópata.

Conocía a Shinya lo suficiente como para saber que no iba a estar conforme con nada de aquello. Y en cierto modo admiraba su valentía, su idealismo. No merecía ninguna de las cosas que le habían sucedido. La primera de todas ellas, él mismo: sus mentiras, sus verdades a medias y el daño que le había hecho antes de caer inconsciente. Definitivamente, él debería haber aspirado a mucho más que a aquel mundo de mierda que estaban urdiendo.

Shinya —. Lo llamó, con voz suave. Un pequeño suspiro escapando de sus labios, al mismo tiempo que fijaba sus ojos en la mirada azulina del otro —. Lo siento —. Dijo finalmente, suponía que no tenía que dar muchas más explicaciones. Tampoco era hombre de muchas palabras.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Sáb 16 Sep - 1:24

2. Back to me.
Shinya ・ Hospital
La tensión podía palparse, el peso de lo que había ocurrido no era indiferente para ninguno de los dos. Palabras escuetas y miradas esquivas, Shinya ni siquiera estaba seguro de no querer darle otro puñetazo. Ya le había dado mucho, le había disparado. Para ser exacto había disparado a ambos, a la vez. Poco o nada podía hacer más al respecto, seguir adelante como había hecho toda su vida. Ser el mejor, engañar y mentir. Fingir esa inocencia que todos tomaban por verdadera, ser el eslabón débil solo para encontrar el momento preciso para atacar. Nadie dijo que Shinya fuese del todo noble u honesto, para la nobleza siempre había tenido a Guren.

Mirada perdida de nuevo. Ambos podían jurar que no estaban completamente en esa habitación, que parte se había quedado en aquel aeropuerto y en las atrocidades que se habían cometido. Shinya estaba seguro que su hermano mayor no iba a dejar pasar su momento de rebeldía, sus palabras de insolencia. Kureto era mucho más marcial y duro que eso, y en algún momento tendría que pagar. Ya no le importaba, no después de lo que había visto. Su desprecio a los Hiragi estaba demasiado vivo en su recuerdo, en la forma de cerrar ambas manos en firmes puños de nudillos blancos y rojizos por la piel rasgada tras los puñetazos que le había dado a Guren.

Echó la cabeza hacía atrás, suspiró apartándose el flequillo de los ojos azules y devolvió la mirada al moreno. Inocencia desaparecida, la sonrisa desvanecida. Tras la máscara perpetua el adulto, el asesino a sangre fría miró a los ojos a su mejor amigo. Fingía ser un niño, precisamente porque le habían arrebatado su infancia. Sentado, sobre aquella cama la disculpa fue el detonante.

No puedo perdonar a mis hermanos. —En plural. Ni a Kureto ni a Mahiru, porque de alguna forma sabía que ella podía escucharle. Al primero por volver a utilizar niños, por asesinar indiscriminadamente a su propio ejército y, a la segunda, por quitarle a la persona que más le importaba.— En cambio tu... —Y sus facciones se relajaron de nuevo, como si jamás hubiese mostrado otra cara que no fuese aquella sonrisa vacía.— Estás muy mono cuando te disculpas. —Le guiñó un ojo divertido y ladeó la cabeza.

No, a él tampoco le había perdonado del todo pero lo intentaba.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Sáb 16 Sep - 15:12

2. Back to me.
Guren ・ Hospital
Cualquiera podría haber pensado que a Shinya todo aquel asunto le traía sin cuidado. Sus miradas huidizas, sus sonrisas socarronas, su expresión de niño inocente. Todo parecía apuntar que el horror estaba perdonado y enterrado, que el peliblanco no le había dedicado ni siquiera un par de segundos de reflexión antes de borrarlo de su memoria. Y a él también le habría gustado ser una de esas personas. Sin embargo, Guren conocía a Shinya mejor de lo que se conocía a sí mismo.

Sabía perfectamente que las sonrisas eran falsas, que la inocencia era falsa, que las palabras eran falsas. No había ni una sola verdad es sus gestos, en sus discursos. Y, si le hubiesen preguntado en aquel momento qué era lo que más odiaba en el universo, Guren habría respondido que la sonrisa de Shinya. Porque era una sonrisa fría, estudiada, ensayada hasta la saciedad. No mostraba alegría ni denotaba ningún tipo de tranquilidad. Al contrario, era el escudo que él utilizaba para no evidenciar que estaba destrozado, para hacerse el fuerte delante de todo el mundo. Guren tenía su ironía y su desdén. Shinya tenía esas sonrisas rotas. En el fondo, era lo mismo.

Y si ya las odiaba de por sí, mucho peor era pensar que era a él a quien se la estaba dedicando. Guren entornó ligeramente los ojos y lo miró acusadoramente —. Déjate de estupideces —. Respondió, a pesar de que nada le habría gustado más que poder creerse la mentira de Shinya y seguir adelante con ella. Si tan solo hubiese aceptado sus palabras... Pero eso no habría sido más que poner un parche en la herida sangrante. Podría haber contenido el dolor un rato pero, en el fondo, seguía abierta e infectada.

Guren chasqueó la lengua, visiblemente enfadado, y agarró un puñado de sábanas sin darse cuenta, apretándolas entre sus dedos. Por más que intentase tranquilizarse, a cada segundo que pasaba se sentía más perdido. Su mente reproduciendo una y otra vez los recuerdos de todo lo que había sucedido en el aeropuerto. Sabía que eso iba a poblar sus peores pesadillas durante el resto de su vida, y el mero hecho de pensar que Shinya pudiera odiarle por aquello, no lo arreglaba en absoluto. Aunque tampoco podría culparle de ello, claro.

Sé perfectamente lo que hice, esto es tan culpa mía como de Kureto y de Mahiru —. Aceptó sin más. Por mucho que intentase convencerse a sí mismo de lo que no había sido así, los hechos decían lo contrario —. Ayudé a Kureto a urdir este plan, aunque no conociese su alcance. Y dejé que Mahiru me poseyera y me usase para sus fines.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Sáb 16 Sep - 17:43

2. Back to me.
Shinya ・ Hospital
Shinya habría preferido no tener que oír todo eso. Obviarlo, ignorarlo. A menudo era su mejor mecanismo de defensa: olvidar. Pero eso no haría desaparecer la sangre derramada o el daño que habían hecho en aquellos niños. Si bien no habían comenzado el experimento lo habían terminado. El peliblanco no debería estar sorprendido, él era otro infante destrozado por la crueldad y la codicia del ser humano. Los Hiragi siempre habían ido muy lejos. No un Serafín del Fin, pero lo habían convertido en un asesino. Piel pálida tiznada de la sangre de aquellos que había matado, quizás por eso siempre se había llevado tan bien con Byakkomaru: ya era un alma condenada por sus pecados.

Y me dejaste fuera. —La primera recriminación. No lo pudo evitar, tampoco la acusación en sus ojos claros. No había confiado en él, le había dejado al margen. Probablemente porque Guren sabía que Shinya se habría opuesto, pensaba seguir oponiéndose. Quizás Kureto tomase represalias, estaba seguro de que lo haría, pero no iba a seguir adelante con toda aquella locura. Podían empezar a llamarle traidor o desertor, no le importaba. Sus días como Mayor General del Ejército Imperial Japonés habían terminado.

Empleando ambas manos, y quizás más fuerza de la que debería, empujo a Guren por los hombros tumbándolo de nuevo sobre la cama y, acto seguido, echó la cabeza sobre su pecho bostezando.— Cállate Guren, tengo sueño. —Y no quería hablar de ello, no quería seguir hundiéndose en algo que ni siquiera tenía claro. Solo quería retenerlo donde supiese que estaba bien, ahora mismo bajo parte de su cuerpo y su cabeza. El latido de su corazón bajo su oído y el calor que irradiaba. Estaba vivo, ambos lo estaban por el momento.

Bostezó nuevamente y cerró los ojos fingiendo estar dormido, aún medio sentado en la cama. No era la postura más cómoda para sus heridas, probablemente tampoco para las de Guren pero después de todo se merecían algo de dolor. Sobre todo el moreno. Parte de él quería disculparlo, otra gran parte sabía que era culpa suya.— No puedo odiarte. —Murmuró. Incluso si jamás pudiese perdonarle su implicación tampoco podría odiarle. No a él.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Dom 17 Sep - 12:04

2. Back to me.
Guren ・ Hospital
Los ojos de Guren se entornaron cuando el otro le acusó de haberlo dejado fuera. Sí, aquel no había sido su mejor movimiento como amigo. Le había ocultado a Shinya, igual que a todo su equipo, lo que el Ejército Imperial Japonés se llevaba verdaderamente entre manos. ¿pero qué otra cosa podría haber hecho sino? Decirles la verdad habría supuesto ponerlos en peligro, sobre todo de cara a Kureto. A la mínima señal de rebeldía o de oposición, el Hiragi los habría aplastado Eso no era algo que Guren se pudiera permitir, especialmente porque ya los había perdido a todos una vez, no pensaba dejar que eso volviera a suceder en ningún tiempo cercano.

De modo que eso había hecho: ocultáserlo todo. El plan descabellado de Kureto. Los experimentos con los niños. El Serafín del Fin. Su implicación en la adopción de los críos de aquel orfanato. Su posesión por parte de Mahiru. Aunque se lo hubiera contado a todos, igualmente, no habrían podido hacer nada por subsanar ninguna de esas situaciones. De modo que estaban mejor así: ignorantes. Sin embargo, esos tiempos se habían acabado. Ahora todo había explotado delante de sus narices y, de la misma manera en la que sentía a Shinya distante, Guren suponía que su equipo también comenzaría a estarlo. Les había traicionado, cuando siempre había sido él mismo quien les había inculcado que no debía tener secretos entre ellos.

Las manos de Shinya le pillaron por sorpresa, de modo que no pudo hacer nada por resistirse a que lo tumbara de nuevo en la cama. Por unos segundos, se sintió terriblemente confuso. ¿Estaba intentando librarse de él un rato? ¿Que se callara la boca? ¿Se habría enfadado por las palabras que acababa de decir? Parecía ser que ninguna de las anteriores.

El peso de su cabeza sobre su pecho le hizo abrir los ojos, momentáneamente confuso. Sin embargo, no tardó mucho en suspirar ligeramente y rodear su espalda con los brazos, atrayéndolo a él de manera delicada. De la misma manera en la que él estaba destrozado, suponía que el cuerpo de Shinya también. Acababan de volver de la guerra, después de todo.

Sus palabras le hicieron suspirar, aunque en cierto modo agradeció que no quisiera hablar de nada de todo aquello en ese momento. Él no habría sabido qué decir. De hecho, ni siquiera sabía todavía cómo sentirse.

Ponte bien —. Le pidió, al ver que estaba en la que probablemente debía ser la postura más incómoda del mundo. Una pequeña palmada en la parte baja de su espalda, indicándole que se tumbara de una forma más humana —. Vas a hacerte daño —. A pesar de todo lo que había pasado, y de todo el daño que le había hecho, el instinto protector de Guren todavía seguía alerta, incluso en una situación tan tonta como aquella.

Las muestras de cariño y las ñoñerías no eran su especialidad pero, en ese momento, agradeció infinitamente la compañía y la cercanía de Shinya. Sus cuerpos tan cercanos que incluso podía sentir el lento vaivén de su respiración, indicándole que estaba vivo, que estaba bien. Que seguía a su lado —. Intentaré no darte más motivos para hacerlo —. Susurró, a sabiendas de que en esa distancia podía oírle.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Dom 17 Sep - 16:19

2. Back to me.
Shinya ・ Hospital
Después de todo lo que habían vivido, antes y después del apocalipsis, el final de cada capítulo parecía marcado por el mismo punto. Ellos dos, juntos. Ante la adversidad, ante cada derrota y ante cada victoria. Dejarlo atrás en manos de aquel vampiro había sido lo más duro que había hecho en su vida, y apenas hacía unos días de eso. La montaña rusa de emociones se hacía complicada de controlar incluso para alguien como Shinya. Siempre en control, siempre con ese humor negro que ahora se hacía pedazos.

Vamos a morir todos, así que pensé en venir a ayudarte ¿Dónde está mi gracias?

El inicio de aquel último capítulo. Enmascaraba el dolor que sería contemplar aquella realidad, aún no las tenía todas consigo a pesar de estar pendiente de cada respiración del moreno. Está bien se repitió una y otra vez tras los ojos cerrados. El hombro le quemaba, los moratones varios que se había hecho en las diversas peleas pedían un descanso pero Shinya no se movió. Había terror y lágrimas amontonadas tras sus parpados, ni podía ni iba a llorar pero no por falta de ganas. Olvidar se le hacía imposible esta vez, traicionado y furioso con todos, incluido él mismo. Atrapado, como siempre y como nunca a la vez.

Desertar era una traición, y no iba a pedirle a Guren que siguiese su camino. Solo desaparecer mientras pudiese, quizás buscar a los mocosos por su cuenta. Mantenerlos a salvo, mantener a Yuu lejos del alcanza de su hermano mayor. La guerra ahora era un prisma de muchas caras, no solo había vampiros o humanos.

Shinya dejó escapar una risita burlona y se incorporó lo justo para mirarle a los ojos.— Cuidado Guren, alguien podría pensar que te preocupas de verdad por mi. —Se mofó tumbándose correctamente en la cama a su lago. Sin importa qué pudieran pensar de ellos, o de él. Casi todo el mundo en las altas esferas del ejército sabía que Shinya tenía un claro talón de Aquiles en el moreno. Le había justificado en infinidad de reuniones, le había defendido y, claramente, por eso Kureto le había dejado también fuera de sus planes: Shinya jamás habría dejado que utilizase a Guren.

No mientas. —De nuevo cerró los ojos apoyando la frente contra el hombro de su compañero, procurando esta vez no echarse encima para no hacerle daño.— Vamos a morir en algún momento.Y entonces te odiaré Guren, por marcharte donde no pueda seguirte añadió solo para sí mismo.— Y si no me dejas dormir de una vez, a lo mejor me lo replanteo.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Dom 17 Sep - 21:13

2. Back to me.
Guren ・ Hospital
Dolor. Eso era todo cuanto era capaz de sentir en aquel momento. Dolor físico, en todas y cada una de las partes de su cuerpo. Dolor mental, en todas y cada una de las partes de su cabeza. No había escapatoria para el sufrimiento del que ahora mismo estaba siendo víctima. No había lugar en el que esconderse de aquella culpa. Y aun así, a pesar de todo, la simple presencia de Shinya a su lado era un pequeño parche. No hacía que la agonía se esfumara, porque eso era simplemente imposible, pero sí que la hacía mucho más llevadera. Mucho más humana.

Y fue entonces, mientras sentía cómo Shinya se acomodaba a su lado en la cama, cuando se dio cuenta de que ya había tomado la decisión egoísta de necesitarle. Sabía que su situación era delicada, y que probablemente el destino o la propia voluntad de Shinya acabarían arrebatándole su única fuente de paz. Sin embargo, mientras pudiera tenerle, no pensaba renunciar a él. Aunque solo fueran unos minutos, momentos tan efímeros como aquel mismo. Lo aprovecharía por si algún día se encontraba a sí mismo echándole de menos.

Probablemente, cuando era más joven, habría pensado que la situación era embarazosa. Cualquiera podría haber entrado en aquella habitación y encontrarlos acurrucados en la misma cama, sacando las conclusiones que le viniera en gana. Pero, en ese mismo instante, le habría dado igual que hubiese entrado todo el Ejército Imperial Japonés. Nada podría pararle de disfrutar de aquel pequeño oasis de paz que el otro le estaba regalando, probablemente sin ni siquiera saberlo. Era su momento, la calma antes de la tormenta que se avecinaba. El futuro era incierto y oscuro, pero ahora tenía en sus manos una hoguera para calentar la caverna de sus miedos y malas decisiones. ¿Quién en su sano juicio la habría apagado, cuando la necesitaba más que el aire para respirar?

Cuando estuvo totalmente acomodado, volvió a rodearlo con sus brazos suavemente, sin ejercer presión sobre su piel por si tenía la mala suerte de apretar alguna herida —. Más te vale no morirte —. Le gruñó, aunque con tono más cansado que ninguna otra cosa. Sus ojos cerrándose sin que él se diera ni siquiera cuenta —. Pues cállate —. Fue lo último que dijo. Había tantas cosas que se le habían quedado en el tintero... Pero ni siquiera estaba seguro de poder decirlas en voz alta, de modo que esperó que aquel abrazo que estaban compartiendo hablase mil veces más alto de lo que podría hacerlo su boca.

Y así comenzó a caer dormido, con la terrible certeza de que Shinya ya no estaría a su lado cuando despertase.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Lun 18 Sep - 0:04

2. Back to me.
Shinya ・ Hospital
Por primera vez en su vida -o de las pocas veces- Shinya obedeció. Cedió a la tranquilidad, a la necesidad de simplemente estar ahí. Tratar de recuperarse de las heridas que no se veían. Abrigado por el calor que Guren irradiaba, contagiado por el latido de su corazón. Por un momento, por largos minutos enteros fingió que todo estaba bien. Fingió que no estaban en el fin del mundo, que no tenían una sentencia de muerte firmada, que mañana no habría otra batalla y que la sangre no bañaba sus manos. Fingió que simplemente estaba arropado por una persona que quería, quizás la que más quería. Algo que no se había planteado, solo había surgido.

Al contrario que Guren, y a pesar de los ojos cerrados, Shinya no fue capaz de ceder al sueño y al cansancio. En su lugar volvió a abrir los ojos, sin moverse, tan solo observando el pecho de Guren subir y bajar con tranquilidad. Shinya siempre había sido el observador, no por nada su arma era un rifle. Byakkomaru solo ampliaba una afilada vista que Shinya ya traía consigo.

Por un momento sonrió, de forma leve pero sincera, al darse cuenta en el ángulo privilegiado que estaba contemplándolo. Justo por debajo de su mentón, los mechones oscuros salpicaban su frente y en general parecía tranquilo, sosegado. Ni rastro del dolor que había visto en Nagoya, la lucha interna que no podía ganar. El peliblanco suspiró y volvió a perder la noción del tiempo hasta que la puerta de la habitación se abrió.

De inmediato Shinya se llevó un dedo a los labios para indicarles que guardasen silencio y se levantó con algo de trabajo de la cama. El mentón alzado, como los Hiragi le habían enseñado a mostrarse, sin miedo en la mirada azulada.— Mi hermano ha sido muy rápido esta vez. —Mencionó encogiéndose de hombros con la indiferencia habitual.— Y os ha tocado a vosotros arrestarme, está bien, está bien... No pasa nada. —Y Shinya sonrió. Esa sonrisa que tranquilizaba a todos, que hacía que todos pensasen que era débil e ingenuo. Fácil de manejar, probablemente porque Kureto sabía que Shinya no era tan sencillo de abatir había aprovechado que aún estaba débil.

Señor Shinya nosotros... —Comenzó uno de ellos.— Vamos, vamos. Que no queremos que Guren se despierte ¿verdad? —Indicó Shinya dedicándole una última mirada al moreno sobre la cama. Quizás la última en mucho tiempo.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Novocaine el Lun 18 Sep - 14:04

2. Back to me.
Guren ・ Hospital
El sueño se lo llevó mucho más rápido de lo que había planeado. El calor de las sábanas y del cuerpo de Shinya, la comodidad del colchón. La tranquilidad de saber que, aunque de manera efímera, estaba a salvo. Todas aquellas circunstancias le llevaron a calmarse, por primera vez en mucho tiempo. A respirar hondo y sumirse en un estado de relajación que desembocó en un sueño sin pesadillas, muy diferente al que había tenido antes de despertar. La oscuridad le envolvió, o más bien le abrazó, y así estuvo durante unas cuantas horas.

Sin embargo, aquella utopía no iba a poder durar para siempre. Voces lejanas, que al principio ni siquiera fue capaz de entender, comenzaron a molestar a sus oídos. Y luego, de pronto, su foco principal de calidez desapareció de su lado. Eso lo incomodó. Lo quería de vuelta.

Con uno de sus habituales gruñidos, abrió los ojos tan solo para encontrarse a Shinya incorporado. Todavía confuso por el sueño, se frotó los ojos mientras hacía un esfuerzo por sentarse también. De nuevo, todos sus músculos suplicándole que dejase de hacer gilipolleces en forma de calambres de dolor —. Qué haces —. Le preguntó, en un susurro. Sin embargo, no necesitó ninguna respuesta porque pronto pudo vislumbrar a los soldados que había en la puerta. Los conocía a todos, a algunos incluso los había tenido bajo sus órdenes en misiones.

Sabía que la culpa de lo que fuera que estuviese pasando no era de ellos pero, aun así, no dudó en dirigirles una dura mirada, como retándolos a que se acercasen. Tenía todas las de perder, por supuesto, pero eso no hacía demasiada mella en su orgullo —. Por qué estáis aquí —. Casi ordenó —. Quién os ha mandado y con qué derecho —. Guren sabía perfectamente que Kureto no lo detendría de aquella manera, así que la respuesta evidente era que estaban allí por Shinya. A él todavía lo necesitaba tal y como lo había tenido hasta ahora y, para que Mahiru pudiera seguir haciendo de las suyas, él tenía que estar suelto. La pregunta era, ¿tanto se le había ido la pinza a ese idiota como para arrestar a su propio hermano que, además, era un símbolo de poderío familiar dentro del propio ejército? Parecía ser que sí.

Aun así, no iba a dejar que aquello sucediera sin oponer un mínimo de resistencia, de modo que así se quedó, retándoles y posicionando su cuerpo entre ellos y Shinya. Si le dieran un guantazo para apartarlo, seguramente, lo desmontarían sin más. Sin embargo, sabía perfectamente que sus hombres no se atreverían a tal cosa... A no ser que la situación fuese de una delicadeza extrema.


pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1444

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Hellcat el Lun 18 Sep - 19:58

2. Back to me.
Shinya ・ Hospital
Marcharse en silencio, si los alborotos y llamadas de atención tan típicas del moreno, ya no parecía una opción. Shiya dejó escapar un largo suspiro y le sacó la lengua, ese aire infantil y soberbio tan típico de él. Todo iba a ir bien, era algo con lo que el peliblanco ya contaba. Se había revelado contra Kureto delante de todos, su hermano no se lo perdonaría tan fácilmente. Tampoco temía de forma inminente por su vida. No confiaba en que Kureto le tuviese ningún tipo de cariño, pero era práctico y ejecutar a un Hiragi no sería bueno para nadie. Sobre todo, teniendo en cuenta que Shinya resultaba más útil que Seishiro en el campo de batalla. Fuerte e inteligente, no por nada los Hiragi lo habían adoptado como uno igual.

Vamos, vamos Guren no montes un escándalo. —Tono tranquilo, casi juguetón. Con una mano sobre su hombro lo apartó de su camino.— Kureto solo quiere demostrar lo que pasa si te portas mal, tu se bueno y descansa. No querrás a dos Hiragi enfadado ¿verdad? —Los ojos claros de Shinya buscaron los de su mejor amigo -si es que esa expresión no se le quedaba corta- intentando calmarlo antes de que hiciese una locura, o se abriese alguna de las heridas.

El teniente general Kureto ha dado la orden de llevar al calabozo al mayor Shinya... —El más valiente se atrevió a empatar la mirada de Guren, a pesar de que conocía muy bien la fama de este. La fuerza y el mal carácter del moreno era sabida por todos, y muchos incluso habrían comenzado a oír los rumores de lo sucedido en Nagoya. Si antes Guren ya podía aterrorizarlos, al contrario que Shinya, ahora probablemente les daba pavor. En otro momento Shinya lo habría aprovechado, ahora solo quería verlo de nuevo en la cama y descansando.

Puedo descansar igual de bien aquí, que en el calabozo —Shinya le dio un último golpecito en la mejilla a Guren antes de acercarse a sus “captores”.— Así que nos veremos en unos días, a Kureto se le pasará. —Y esta vez le dio la espalda mientras caminaba hacia la puerta porque sabía, que si alguien podía encontrar la mentira en sus ojos aguamarina era Guren. No pensaba volver, lo soltase Kureto o escapase él no había forma de que Shinya tolerase quedarse en el ejército sabiendo lo que sabía.





OTP:

Ty Magik
I'M THE EVIL QUEEN:
AvatarCamposContacto
avatar
Mama Pato
Mensajes :
6148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ♠ Don't let me go.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.