Últimos temas
» ⨯ We are the hunters
Hoy a las 17:26 por Sonder

» ❃ An Algorithm for Dating
Hoy a las 15:51 por Mrs. Scotty

» — You are a beautiful monster
Hoy a las 15:22 por Mrs. Scotty

» Death is equal
Hoy a las 14:45 por Arson

» Starry night
Hoy a las 12:09 por Oniswed

» Remember who you are fighting for
Hoy a las 2:21 por Novocaine

» That was NOT elementary.
Hoy a las 2:12 por Novocaine

» I shall treasure you in my heart
Hoy a las 1:56 por Novocaine

» Chasing shadows
Hoy a las 1:37 por Novocaine

» ♠ It's a little secret.
Hoy a las 1:01 por Novocaine

» The Wolf and the Flower
Hoy a las 0:14 por Novocaine

» → Tell me no lies
Ayer a las 23:40 por Novocaine

» Venom through your veins
Ayer a las 23:28 por Novocaine

» 21. Coach
Ayer a las 22:09 por Sonder

» 20. I hate that
Ayer a las 21:51 por Sonder

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

Lost souls in revelry

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lost souls in revelry

Mensaje por Nyadeh el Vie 15 Sep - 18:47

Running wild and running free
Lost souls in revelry
Modern au. Bonnie + Clyde.


It's our time to break the rules

Todo cambia una noche. Aquella en la cual la realidad les golpea en las costillas y el temor es el maestro que mueve sus hilos de marionetas huidizas, fugitivas de una ciudad que cree conocerlas. Bonnie quiere ser actriz, su sonrisa es traviesa y seguiría a Clyde al fin del mundo, si esta se lo permitiera. Clyde solo necesita su saxofón y a Bonnie en el asiento contiguo del Ford, pero es la tercera mano, la que siempre ha estado oculta, la que aprende a desenfundar el arma.

El resto, es solo historia.

Historia de cuartillas difundidas en la prensa amarillista y las fervientes publicaciones de la juventud del nuevo milenio, que las ha convertido en sus heroínas. Algunos dicen que son violentas delincuentes, otros que son jóvenes y salvajes. No importa el juicio si no pueden escapar del halo de romanticismo que se ha formado a su alrededor.

Soñaron con ser famosas pero no persiguiendo un camino que solo conduciría a la muerte.


Bonnie Parker
Emily Meade - Nightingale
E. Clyde Barrow
Margaret Qualley - Nyadeh




Última edición por Nyadeh el Lun 23 Oct - 21:19, editado 3 veces





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nightingale el Dom 17 Sep - 12:31

Until I had you on the open road
con Clyde, bar de carretera, por la noche
Llevan días conduciendo y Bonnie ha aprendido a pasar el tiempo anotando en sus propias muñecas posibles versos para canciones que no cree poder llegar a escribir. Siempre que ve como alguien las mira fijamente en un bar o cuando ve al empleado de una gasolinera mirarlas de hito en hito, con el teléfono pegado a la oreja y hablando en voz baja, se dice: ya está, esta vez sí que van a pillarnos.

Pero de algún modo, escapan una y otra vez de las garras del destino que la policía tiene reservado para ellas y siguen conduciendo.

Así que Bonnie intenta relajarse. Si no logra ser actriz en la gran pantalla, lo será en la pantalla de las cámaras de seguridad que logre atrapar su imagen, pero nunca su alma. Si no puede ser actriz, convertirá su cuerpo en arte con letras que versan sobre como no pueden atraparlas, y viven para siempre en la huida, una huida feliz, sin final posible, una huida que será recordada por todos aquellos que las admiren o las odien en la distancia.

En ese momento, con la luz del Sol desvaneciéndose al final de la carretera que dejan atrás, le parece que son invencibles,
la muerte no puede tocarlas, no se atreve, incluso ésta quiere ver a dónde las lleva la historia. Baja los pies del salpicadero y se incorpora un poco:
Me muero de hambre —admite, estirándose en el interior del viejo Ford— ¿No podríamos parar a comer algo?




Beauty & Youth
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
9157

Localización :
Palmetto State University

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nyadeh el Miér 20 Sep - 16:36

Until I had you on the open road
con Bonnie, bar de carretera, por la noche
Las han convertido en estrofas de un poema incapaz de rimar, no importa cuantos puentes mudos deseen unir entre el país y ellas. Las fronteras no son más que contornos desiguales que no pueden contenerlas, de Texas a Nuevo México, y de Nuevo México al fin del mundo.

Las han convertido en mentiras, en historias del día a día que no llegan a ser leyenda porque las leyendas siempre están muertas, en el pasatiempo principal de una juventud que no sabe si quiere rebelarse, contra qué rebelarse.

Las han bautizado como forajidas, aunque tal vez de eso sean las únicas responsables. La ciudad vivió esa noche, en sus manos, en su sangre y quizá vivieron con ella, confiadas hasta que el rugido de la madrugada las desveló a la intemperie. Bonnie y Clyde no son mariposas que sacuden sus alas en libertad, Bonnie y Clyde son estrellas radiantes que esperan arder.

Desvaída, poco definida es la luz que traspasa la luna de su vehículo y le obliga a entrecerrar los ojos, a acostumbrar su mirada a millas de asfalto que son reptiles de fuego y nunca honestos, nunca dignos de su confianza. Sin embargo, cuando la contempla el resplandor que atrapa su cabello parece dorado frente a sus ojos y sonríe, porque esas piernas esbeltas y pálidas en el ocaso se han atrevido a huir con ella.

Su único amor ha sido siempre la música pero Bonnie Parker quizás esté cerca.

No tenemos dinero. —Los billetes de dólar enroscados en la guantera han dejado de ser invitados en ese Ford de carrocería anticuada cuya valía reside en el cariño y la añoranza. Ahora guardan un arrugado mapa de carreteras y un revólver que tan solo han disparado en una ocasión.

Tal vez no sean las delincuentes que los medios han dibujado, tratando de firmar una declaración que ellas no pronunciarían. Pero la osadía siempre fue la esencia en común entre ambas. —¿Crees que puedes correr más rápido que una vieja camarera de Santa Fe? —Sus dedos toman la forma de un arma imaginaria, apoyados sobre la frente de Bonnie. El gatillo es su propia risa y lo presiona cuando se transforma en una carcajada desafiante.




Última edición por Nyadeh el Miér 13 Dic - 23:19, editado 2 veces





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nightingale el Miér 20 Sep - 19:33

Until I had you on the open road
con Clyde, bar de carretera, por la noche
La sonrisa que se extiende por su rostro es de esas que condenan al Infierno a aquellos que se atreven a amarla. Los dedos de Bonnie atrapan un instante el arma imaginaria de su amiga y besa sus nudillos en un gesto tierno que suele darse más que nada en esa dirección. Se inclina hacia ella y susurra desafíos en su oído:
Podemos robar hamburguesas. Y patatas fritas ¿qué crees, que eso nos rebajará el estatus? Ya no seremos portada de periódico si nos dedicamos a delitos menores ¿es eso? —se echa de nuevo en su asiento, un dedo enredado en los cabellos, la mano en la frente en un dramático gesto de disgusto.

Se rodea con los brazos y mira por la ventanilla:
Tal vez podamos probar con un sitio muy perdido de la mano de Dios —pide— Un sitio en el que todavía no hayan oído hablar de nosotras —pide, aunque luego se incorpora, muy erguida y satisfecha en la silla— ¡Podemos disfrazarnos! Verás, nos ponemos unas pelucas, o gorras, o ropa vieja, y verás como nadie se fija en nosotras —asegura, muy contenta con que una de sus ocurrencias vaya a ayudarlas. O eso espera.

Creía que sus problemas serían demasiado alcohol en una fiesta, alejarse cada vez más de sus seres queridos, la frivolidad del mundo del espectáculo y, por supuesto, cansarse de la rutina. Pero nunca habría pensado que pudiera cansarse de una vida en la que nunca sabes dónde estarás al día siguiente.

De no tener la compañía de Clyde, estaría tan perdida que seguramente se habría entregado, las manos alzadas, desprovistas de joya alguna, las lágrimas bañando su rostro:
Además, será divertido.




Beauty & Youth
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
9157

Localización :
Palmetto State University

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nyadeh el Vie 22 Sep - 0:37

Until I had you on the open road
con Bonnie, bar de carretera, por la noche
El pulso de su cuello la ayuda a mantener el equilibrio, no solo en movimiento por una autovía sinuosa sino en el mundo, la ayuda a considerar que puede tener un lugar propio no importa donde se encuentre gracias a ella.

¡Y... bang! Estás muerta. —Sopla la pólvora inexistente con un ademán recargado solo porque puede, porque no solo Bonnie sabe cómo hacerse notar, cómo sonar afectada. Con todo, cree que la envidia, o al menos ese modo de expresarse que ella, con su mirada metalizada y la escarcha formada por debajo de las costillas, no logra alcanzar.

Esos sitios no son para señoritas. —No son para jóvenes que visten camisas y faldas de tablas, no son para jóvenes que todavía guardan las barras de labios en el bolsillo oculto de la mochila. Tal vez sí lo sean para aquellas que tienen un arma más grande que ellas.

Emilie Clyde Barrow proviene de una familia modesta, pero a veces le gusta fingir que no, cuando todavía es de día y no ha perdido un solo instante en extrañarlos, imaginándolos en su dormitorio solitario rezando por ella.

Ha aprendido a conducir con una mano libre, la que acaricia la rodilla de Bonnie cuando no cambia de marcha y ahora examina el paquete de tabaco con la sospecha de encontrarlo vacío. Siempre es ella la que fuma, la que abre la ventanilla y agradece el aire en su rostro y el humo en sus pulmones; si ese viaje no la mata, aquello lo hará.

Un letrero anuncia el próximo desvío a quinientos metros y disminuye la velocidad para acceder —a regañadientes— al aparcamiento. Se detiene frente al llamativo neón de color violeta que alumbra la entrada y entre la nube que arroja de sus labios, observa a su acompañante. —¿Qué me dices? No es Queen’s pero tendrá que servir, seguro que también tiene batidos de chocolate. Y solo tendrás que ser tú misma, Doris Day.

En su cabeza, Bonnie es la reina de corazones. Y Clyde es su jota de picas.







AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nightingale el Lun 25 Sep - 17:34

Until I had you on the open road
con Clyde, bar de carretera, por la noche
Siempre le ha gustado fingir ser otra persona. Era la clase de chica que le contaba una historia falsa a la dependienta de la joyería solo para pasar un rato gracioso, explicándole lo importante que era encontrar el diamante perfecto para la boda de su tía, que iba a casarse con un rico empresario de la costa este. Sus favoritas, sin embargo, eran las tiendas de zapatos que costaban más que el edificio en el que estaban encajadas, donde podía pasarse horas fingiendo necesitar los tacones perfectos para una gala en la ciudad rica más próxima.

Quiere pensar que, aún sin la voz de Day, ella también llegará lejos algún día, cuando estén en un lugar donde nadie las conozca.

Fingir va a ser encantador. Se recoge el pelo, rescata una gorra vieja que desterraron de la guantera a la parte de atrás y en unos minutos parece convertida en otra persona. La camiseta del revés, unas gafas de sol y un poco de chicle imaginario en su forma de mascar.

Se inclina y su nariz juega a rozar la de Clyde unos instantes:
¿Quieres venir, Martha, querida, o prefieres esperar a Jennifer en el coche? —si entra ella sola saldrá en seguida; pero será más divertido si van las dos. Hace mucho que Bonnie no concibe una aventura sin su fumadora favorita.

Sale del coche y se coloca aún peor la camiseta:
Me muero por un batido —comenta, estirándose tanto que le gustaría creer que sus manos alcanzan las estrellas. Se vuelve hacia Clyde y se apoya en el Ford, una pizca de nostalgia en los ojos y toda la ensoñación del mundo en la sonrisa—
¿Crees que algún día tendré mi propia estrella? —ya es famosa, es cierto; aunque no del modo en que le gustaría.

Ladea el rostro, y el cabello le cosquillea en la piel descubierta del cuello:
Aunque, dada nuestra racha, siempre podemos robar una —estira una mano al cielo y finge cerrar los dedos en torno a la que más brilla— Toma, Clyde, esta estrella es tuya —responde al fin, extendiendo la mano hacia ella con una brillante sonrisa.




Beauty & Youth
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
9157

Localización :
Palmetto State University

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nyadeh el Dom 1 Oct - 19:47

Until I had you on the open road
con Bonnie, bar de carretera, por la noche
Su pregunta resulta casi ofensiva y Clyde ladea la cabeza, aproximándose a su rostro de ese modo natural que tiene la inercia de revelar que es incapaz de estar en reposo cuando Bonnie se encuentra cerca. Sus ojos no ven más allá de la tez de la joven y las pestañas indomables, su sonrisa irónica acompaña al tintineo de las llaves, ¿esperar? Siempre han ido juntas. Es algo indiscutible.

Arruga, aún más, el mapa al guardarlo en su mochila. Hay un rotulador olvidado en la guantera pero le divierte señalar su próximo destino con carmín, una línea recta por una carretera tortuosa y una circunferencia alrededor de un nombre irreconocible.

Solían tenderse en la hierba húmeda y contar cuántas noches impolutas cabían en un mes, crear sus propias constelaciones con formas familiares. Entonces ella empezó a observar más a Bonnie y menos al firmamento y comprendió que estaba hecha del polvo de un millar de estrellas, desde el brillo de su cabello hasta el esmalte de sus pupilas.

Tú no necesitas ninguna estrella.

Sabe cómo tocarla, al menos de eso está segura. Sus dedos buscan las llaves de su saxofón igual que buscan la piel detrás de sus rodillas dobladas, y en ese instante atrapan la mano de su acompañante que habitualmente ella misma ofrece sin protestar. —Y yo tampoco. —Clyde solo la necesita a ella. Pero no lo dice, porque cree que tiene derecho a conservar ciertos secretos enteros.

Se obliga a parar frente al mostrador, estudiando la carta tras la barra porque hace horas que no se lleva nada a la boca, más que ese cigarro y nadie puede vivir alimentándose de nicotina. Se obliga porque sabe que si no lo hace, Bonnie pedirá por ella y tendrá que fingir que le gusta el sabor de ese batido o las tortitas con mermelada de arándanos. —Aros de cebolla. Y patatas con mostaza. —Le indica a la camarera, que no se encuentra demasiado lejos de su descripción inicial— ¿Hay alguna estación de servicio cerca? No hemos visto ninguna señal por el camino.







AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nightingale el Lun 2 Oct - 13:07

Until I had you on the open road
con Clyde, bar de carretera, por la noche
De niña, solía ser ella la que recitara esa promesa. Contemplaba las caras muñecas con nostalgia a través del cristal hasta que su madre la tomaba de la manopla de punto y la arrastraba hasta el supermercado a comprar lo que verdaderamente necesitaban. Salvo un día, en que fue su madre la que se detuvo frente al brillante escaparate, con los ojos más brillantes aún, y se agachó y le prometió que algún día le compraría una de esas muñecas: no la necesito, mamá.

Sin embargo, últimamente, siente la dulce tentación de tomar cosas que no necesita simplemente porque puede hacerlo, simplemente porque ahora están a su alcance, donde nunca estuvieron cuando ella era solo una niña, donde nunca estuvieron cuando se dejó el esmalte y la sonrisa sirviendo copas y tragando cumplidos que no había pedido y que tampoco necesitaba,
Si pudiera subirse al techo del Ford y robar el firmamento lo haría, y se divertiría viendo a Clyde jugar con el cambio de marchas mientras la parte trasera del coche deslumbrara a todo aquel que se atreviera a perseguirlas. Tal vez algún día lo haga, cuando lo haya perdido todo —un todo que puede reducirse al secreto que ninguna pronuncia—, antes de que aquellos que se hacen llamar defensores de la justicia la condenen a vivir en un ataúd similar a las cajas de esas muñecas que su familia no podía permitirse.

Digno final para una chica a la que la historia reducirá a muñeca ¿no es así? Solo espera que la recuerden por sus canciones, sus poemas, que aquellas camareras como ella un día lo fue que la traten en las gasolineras abran mucho los ojos al descubrir que la vieron a ella, y no a una de sus interpretaciones, en los días lluviosos o demasiado secos pasados en la carretera.

Le tiende unas gafas a Clyde para que se disfrace un poco antes de sentarse a su lado en la barra, haciendo que el taburete oxidado descienda varios centímetros bajo su peso:
Yo quiero tortitas con sirope y un batido de chocolate. Y también quiero un pedazo de pastel de chocolate —le dice a la camarera fingiendo aún mascar chicle, mientras ésta se vuelve para indicarle a Clyde el camino que les queda hasta su siguiente parada.




Beauty & Youth
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
9157

Localización :
Palmetto State University

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nyadeh el Lun 9 Oct - 22:19

Until I had you on the open road
con Bonnie, bar de carretera, por la noche
El mundo se embellece tras las gafas, rosáceo que no llega a emular la tonalidad del amanecer pero casi y le hace creer que cada madrugada se teñirá de ese color con Bonnie respirando junto a su cuello. Sus labios rojos dejan caer el último residuo de paraíso encendido y la suela de sus botas lo hacen polvo sin clemencia, lamentándolo al instante. Conduce mejor cuando el tabaco la apacigua.

Se desordena el cabello a propósito, esconde los mechones bajo la cazadora, una talla más de lo que necesitaría, y su sonrisa pese a ser habitualmente opacada por la de su compañera, se encarga del resto. La cartera vacía que convenientemente ha depositado sobre la barra también ayuda.

Han cerrado varias estaciones en esta carretera desde que hicieron el desvío a la autovía. Os aconsejaría que siguierais por allí, señoritas. De todos modos, me parece que el viejo Ed todavía trabaja, pero tiene la salida al contrario.

No quiere volver sobre sus pasos, porque regresar siempre significa fallar y mirar atrás tan solo las debilitará. Pero el vehículo necesita combustible y Clyde también.

No se preocupe.

Hay una máquina de discos al fondo, junto a la puerta deteriorada del aseo y las baldosas desgastadas que en su día lucieron celestes y blanco impoluto. No cree que todavía funcione, pero gasta una de las últimas monedas en buscar You never can tell en el repertorio del hilo musical, presionando el botón con cierta esperanza que todavía conserva en el tarro de las propinas, reticente a permitir que se desintegre.

Asombrada, levemente victoriosa, se gira hacia Bonnie cuando los acordes de la guitarra de Chuck Berry sumergen el local a través de los estridentes altavoces. —¿Qué pasa? —Los brazos cruzados, un destello de picardía en la mirada y se traga el anhelo inesperado de atraparla con sus dedos y acercarla a ella, un poco más—. ¿No irás a decirme que no quieres bailar, verdad?

No solo pueden ser fugitivas, no solo pueden ser heroínas, también pueden ser ellas.







AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nightingale el Mar 10 Oct - 13:57

Until I had you on the open road
con Clyde, bar de carretera, por la noche
Bonnie hace girar el taburete bajo el cuerpo, e imagina momentáneamente estar en una de esas grandes producciones en las que de repente todos cantan y bailan. En este momento, se imagina un gran número en La menor para ambas, en un número que empezaría con ella girando sobre ese mismo taburete; claro que, seguramente, llevaría una falda larga para que el vuelo llamara la atención de los espectadores y Clyde sería un actor demasiado mayor para su papel de adolescente, que intentaría besarla en los descansos.

En las historias del cine siempre es así. Un él y una ella. Ella lleva faldas plisadas, rizos en el cabello y la mirada llena de sueños; y él una camisa blanca, el cabello engominado con un único rizo en la frente y una madurez poco propia de su edad.

Ojalá hagan una película sobre ellas, para que las chicas sepan que no está mal mirar a sus amigas como Clyde la mira antes de invitarla a bailar; para que las chicas sepan que no está mal desear un beso como Bonnie lo desea en ese momento. Si estuvieran a solas, tal vez se atrevería. Se alzaría sobre las puntas de los pies sin necesidad de ello y llevaría a Clyde hasta las estrellas, como en las películas.

Pero todo lo que le ofrece es una sonrisa un tanto tímida y una mano pálida que se extiende para descruzar los brazos de Clyde, sujetarse a ella mientras gira y tirar de ella entre taburetes con el tapizado estropeado y baldosas blancas y negras que no brillan con esos colores desde hace treinta años.

Al principio, la timidez se apodera de ella, y los miedos le recorren las piernas como hormigas traviesas, como los dedos de Clyde cuando se distrae al volante, buscándole las cosquillas en el hueco bajo las rodillas; pero se dice que, aunque nunca vayan a tener una película fiel, aunque a ella vayan a ponerla demasiado frágil y a Clyde vayan a robarle el derecho de ser mujer, son libres, siguen vivas ¡y están bailando! ¡son Bonnie y Clyde! ¡las verdaderas Bonnie y Clyde!

Déjame decirte que bailas muy bien, querida: me había olvidado delo bonita que eras bajo el neón de un restaurante de carreterade lo bien que bailas.




Beauty & Youth
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
9157

Localización :
Palmetto State University

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nyadeh el Miér 11 Oct - 1:25

Until I had you on the open road
con Bonnie, bar de carretera, por la noche
Libre, traviesa. Inmortal.

Bonnie ha nacido para ser poesía.

A veces lo es en sus brazos, en el instante en el que sus ojos se ocultan tras las suaves pestañas y los labios de flor abierta son todo lo que tiene para sonreír.

Otras lo es presa de esa melancolía que solo atormenta a los desertores que han dejado algo atrás, cuando le suplica que toque otra canción y no parece ser consciente de que las musas pueden ser caprichosas, pero la de Clyde siempre ha estado a su lado.

Una oda al crimen que juega a rozar los confines de su propio pentagrama, solo por el deleite de comprobar hasta dónde pueden llegar. Si el límite es la bahía de la muerte o hay algo más allá; un lugar donde serán recordadas, aunque los libros de historia no hablen de ellas.

Su mirada es insensible a la luminosidad pero la de Bonnie siempre logra cegarla y desencadenar una risa forjada en acero a través de la cual el mundo le resulta un poco menos decadente. Tal vez sea ese su destino, hacer de la nación su propiedad y de su propiedad, una tierra mejor. Donde los errores puedan ser borrados si el deseo es suficiente y no tengan que correr en contra del tiempo, incapaces de disfrutar de un hogar.

Querida. La mueca de contrariedad no permanece en su rostro, acostumbrada al afán romántico de su compañera, siempre más dispuesta a interpretar un personaje que a representarse a sí misma. —No es cierto. —Su dedo índice da un toque en la nariz respingona—. Sabes que lo mío no es el baile. —Ya no tiene por qué disfrazarse de alguien más, su vida no resulta tediosa, ahora parece incluso tolerable.

Casi ha olvidado que hace horas desde la última vez que sintió la necesidad de lavarse las manos, de deshacer el rastro de la sangre.

Pero el encanto no pervive, se quiebra como lo hacen todos los hechizos, con el silencio que prosigue a la lluvia de faros que atraviesan el amplio ventanal y los motores del vehículo policial estacionado junto al suyo, el único que se ha acercado a ellas en millas.




Última edición por Nyadeh el Lun 6 Nov - 22:06, editado 1 vez





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nightingale el Jue 12 Oct - 21:38

Until I had you on the open road
con Clyde, bar de carretera, por la noche
Le sonríe, encogiéndose de hombros y dando una vuelta sobre sí misma, imaginando lo bonita que sería la escena si llevara un vestido con falda de vuelo. Gira tal y como lo hace el coche de policía para encajar en la plaza de aparcamiento con mayor facilidad de la que encontrará su conductor para encajar en uno de esos taburetes que parecen chinchetas en comparación con él.

Bonnie deja de bailar, interrumpiendo la magia, y mientras Berry ahoga las últimas notas de la canción y las inunda el silencio y la angustia, la camarera aparece para indicar que las tortitas están listas. Se las sirve en la barra, en el taburete contiguo a ese hombre que ya le ha mirado las piernas primero a ella y luego a Clyde y a pensado varias veces en cómo sería llevárselas al baño.

Sin amedrentarse, Doris Day, con la barbilla alzada en sintonía con los respingones pechos que abultan bajo la camiseta, recorre el espacio que los separa antes de que Clyde pueda evitar que cometa una estupidez y atrapa el bote de sirope que se encuentra más cerca de su uniformado acompañado. Se sirve una buena ración sobre las tortitas, apretando el bote con ambas manos antes de limpiar lo que se ha derramado en la punta con un dedo y llevárselo a la boca, sin dejar de mirarlo:
¿Es que no tiene a una pobre mujer esperándole en casa? —pregunta, con todo el odio que siente hacia el cuerpo que ahora representa sus perseguidores.

No la reconocerá, está segura ¡o que la reconozca! ¡Jennifer y Martha puede que no, pero Bonnie y Clyde pueden correr más rápido que una camarera y que un policía gordinflón!

Coge su plato de tortitas, los cubiertos envueltos en una servilleta y se contonea hacia una de las mesas, inclinando el cuerpo como si fuera a sentarse par deslizarse en uno de los desgastados sofá. La mesa tiene una mancha de algo pegajoso que cubre con el servilletero roto antes de ponerse una servilleta en el cuello de la camisa para empezar a comer tortitas, muy digna:
Hm.... —echa la cabeza hacia atrás y deja escapar un buscado gemido de satisfacción— Está caliente aún.




Beauty & Youth
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
9157

Localización :
Palmetto State University

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nyadeh el Lun 6 Nov - 22:08

Until I had you on the open road
con Bonnie, bar de carretera, por la noche
Clyde piensa en los monstruos de su infancia, ocultos bajo las sábanas o guardados en los armarios, siempre esperando a la noche. Igual que esperan ellas, porque de noche todas las sombras se confunden.

No sabe cuándo se han convertido en las pesadillas que solían atemorizarla años atrás; Bonnie y sus manos delicadas, ahora capaces de ahogar a alguien y ella misma, atenta al chasquido de un arma como si se tratara de una de las notas de su saxofón. No sabe si siempre lo han sido y la madrugada en la que alcanzaron el firmamento tan solo hizo estallar lo ineludible.

La punta de sus botas golpea la máquina en desuso, de algún modo resentida por haber creído en la promesa de una vida lejos de la culpa, lejos del destierro. Ya no es una niña, cree no haberlo sido desde que conoció a Bonnie —radiante, impredecible y la única razón que se le ocurre para querer tomar un desvío al infierno— y solo las niñas se permiten tener sueños.

Es curioso, todos dicen que su compañera es la que siempre se mantiene en penumbra, a la sombra de la joven que las guía a través de tortuosas autovías deterioradas, de la joven que tiene un revólver en la guantera y demasiado miedo a enfrentarse a la realidad. Sin embargo, es Clyde quien se esconde en ese bar de carretera, tras la cortina de su cabello, al advertir la placa en el pecho del hombre.

Su mano aferra la cartera que ha abandonado sobre la barra hace un instante, protegiendo su nombre por encima de todo y quizá sea eso, por lo que Bonnie es mejor que ella, porque Bonnie podría engañarse incluso a sí misma.

¿Nuestro amigo? —Ceño fruncido, se inclina para observar al oficial y no le desconcierta que su mirada tropiece con la de él, cuando trata de buscarlas entre las mesas. Indignado o excitado, el efecto es el mismo. De pronto, se siente un poco menos segura—. Porque te diría que él está caliente. Debe ser la primera vez que el pervertido se encuentra con dos chicas por aquí.

Hundidas en mostaza, las patatas terminan en su boca y después sus dedos, saboreando los restos. —Acábate eso rápido. Será mejor que nos vayamos.







AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nightingale el Lun 6 Nov - 22:37

Until I had you on the open road
con Clyde, bar de carretera, por la noche
Cuando la mirada del policía se centra al fin en la comida que ha pedido él mismo, los gestos de Bonnie dejan de ser tan exagerados para pasar a ser algo más nerviosos:
Sí, será lo mejor —no le importa darse prisa con esas tortitas: la verdad es que están mucho mejor de lo que esperaba, y eso ya es bastante teniendo en cuenta el hambre que tiene.

¿Lo mejor de ser Bonnie Parker?
Que todo le parece sacado de una película: el baile, las tortitas, los gestos de Clyde, e incluso las luces del coche de policía entrando en la cafetería mucho antes que él, como el miedo en sus cuerpos poco antes de salir corriendo.
¿Lo peor de ser Bonnie Parker? Que a veces olvida que eso no es una película: que el baile ha tenido un final amargo, que las tortitas dejan en realidad bastante que desear, que Clyde actúa así por algo que ninguna de las dos parece dispuesta a admitir y que realmente están en peligro, que, realmente, podrían alcanzarlas y encerrarlas, que, en una persecución o un tiroteo, podrían morir.

Es más fácil que tu vida parezca sacada de una película si la importancia que le das es la que le darías a una buena historia contada a través de una pantalla, donde importan más las apariencias y los mensajes que puedas extraer de ella que la sangre, el miedo y el dolor.

Bonnie está asustada, pero el sirope lo endulza todo:
¿Estás lista para correr? —pregunta al fin.




Beauty & Youth
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
9157

Localización :
Palmetto State University

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nyadeh el Miér 13 Dic - 23:20

Until I had you on the open road
con Bonnie, bar de carretera, por la noche
Siempre hay algo en ella que no quiere continuar huyendo, que ya no puede hacerlo y levanta la mirada, provocadora y felina.

Porque Bonnie no lo merece, ninguna merece ser exhibida como una criminal a causa de un incidente. ¿El resto? El resto ha sido solo supervivencia. No pueden descansar en un anticuado Ford que nació el mismo año que sus padres y no pueden alimentarse de la chapa desconchada del maletero.

Entonces observa su reflejo en el cubierto junto a su mano y las ojeras comienzan a ser algo más que una imperceptible debilidad, se ha dejado el carmín en el último de los cigarros y parece que se ha mordido los labios en un arrebato por aparentar ser mayor de lo que es. Y tropieza con esa barra granate de cosmético en su bolsillo, porque lo único que es capaz de hacer que se sienta segura es ese revólver que sigue guardado en el coche. Ni siquiera sabe si se atrevería a llevarlo con ella, qué paradoja.

Lo peor, es que se conoce a sí misma.

Lo peor, es que siempre está preparada para correr.

Siente que llevan haciéndolo durante meses y está cansada de eso, de haberlas empujado a esa vida sin reposo. Pero si se entrega no volverá a ver a Bonnie e incluso una vida en la carretera es mejor que una vida sin ella.

No sé qué es lo que tienes… —Es tan tenue que apenas se escucha, quizás no quiere que sea escuchado. Porque Clyde debería saberlo, Clyde sabe por qué se ha enamorado de la música y esta, es aún más inexplicable que la joven a su lado, cuya mano busca con los dedos hasta que forman una prisión en su muñeca y puede guiarla hacia la salida.

Caminando alrededor de una trampa para animales, evitando la mirada del hombre y de la mujer detrás de la barra, hasta que llama su atención con un grito afilado porque se han llevado la cartera vacía. Solo entonces, corren.




Última edición por Nyadeh el Dom 31 Dic - 18:49, editado 1 vez





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nightingale el Jue 14 Dic - 12:52

Until I had you on the open road
con Clyde, bar de carretera, por la noche
Bonnie no tiene mucho tiempo para procesar lo que dice su amiga, pero tampoco le da especial importancia. Se esfuerza en parecer invisible, sin hacer ruido al andar, una baldosa blanca, una negra, como en un tablero de ajedrez en el que ellas no son más que peones que se negaban a avanzar de uno en uno a ojos de la ley.

A la rubia no le importa lo que piensen los demás, porque Clyde es su reina y su victoria, y lo que piense el resto no importa. Intenta —si es que eso puede intentarse— que no se le acelere demasiado el pulso para que la mano de Clyde alrededor de su muñeca no note que, a pesar de su sonrisa, está muerta de miedo.

Para no tenerlo, procura imaginarse cómo sería esa escena si fuera todo una ficción. Seguramente el policía gordo diría: ¡eh,
alto ahí!
pero para empezar a perseguirlas tendría primero que ponerse en pie, y con toda esa masa que tiene seguro que le es difícil. La sonrisa que se dibuja en los labios de Bonnie es afilada.

Ese gordinflón... ¡no va a poder con ellas!

Se zafa de Clyde y, justo al pasar junto a la salida, vuelca un expositor de postales, que vuelan por todas partes y se desperdigan por el suelo, creando una barrera de destinos de ensueño entre ellas y el gordinflón:
¡Corre! —ahora es ella la que se apodera de la mano de Clyde, y la que da el impulso para reanudar la carrera. Solo unas puertas dobles más y la libertad.

Ahora solo tienen que alcanzar el coche.




Beauty & Youth
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
9157

Localización :
Palmetto State University

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Nyadeh el Dom 31 Dic - 18:50

Until I had you on the open road
con Bonnie, bar de carretera, por la noche
En Nuevo Mexico solo hay dos clases de puestas de sol.

Esa a la que dar la espalda en el porche de una granja, tras el silencioso desierto de Chihuahua o aquella a la que enfrentarse en el filo de una carretera, entre la arenilla y el calor jugando a derretir incluso el capó que corta la línea del horizonte.

Los héroes nunca la atraviesan de espaldas, aunque les ciegue la mirada.

Clyde se despide con un ademán desvergonzado. Sabe que no serán las únicas que no han querido pagar por un poco de sirope en unas tortitas de receta de abuela entrañable, los rebeldes han existido siempre. Tal vez sean las únicas a las que ese oficial reconoce, por un letrero en su comisaría.

Le gusta pensar que han ofrecido una recompensa por ellas, aunque la fiebre del oro se haya transformado en la necesidad de algo menos brillante, menos tangible y la gente no desee salir de sus hogares ni siquiera a perseguir un sueño.

Se toma la libertad de guardarse una de esas postales en el bolsillo, a riesgo de herirse con algo más que el papel —con el recuerdo de su familia que todavía aguarda por ella—. Quizás la use para escribir a alguien o deje que Bonnie lo haga, Bonnie sabe cómo usar las palabras. Quizás la firmen ambas y aquella tarjeta recorra el país, al igual que ellas.

Un centenar de paisajes en un antro cerca de Santa Fe, un centenar de oportunidades y Clyde, con escasas millas en sus hombros, no puede reconocerlas todas pero escoge el monte más elevado, donde nadie la escucharía gritar.

Empuja a Bonnie sobre sus rodillas, tirando de la puerta del coche que se queja del maltrato incesante al que no sobrevivirá por mucho tiempo. El asfalto apenas es visible a través de su cabello deslumbrante pero la excitación le hace presionar el acelerador con violencia y sus manos se unen en el volante, juntas.

¡Y la policía sigue a cero en el marcador! —Se ríe, estridente y con restos de pólvora, como si estuviera drogada. Tal vez lo esté: de adrenalina, de restos de mostaza en los labios y el aroma de la piel del cuello de Bonnie.  







AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1466

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lost souls in revelry

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.