Últimos temas
» ~ You could be loved again
Hoy a las 18:12 por Carrie_B

» Set fire to the rain
Hoy a las 15:53 por Young Sheldon

» Petición de Subforos.
Hoy a las 15:39 por Arson

» What happened to our love?
Hoy a las 13:35 por Storm Queen

» > You were my lesson I had to learnt
Hoy a las 12:11 por Sheena

» > Winter in my broken heart
Hoy a las 10:46 por Sheena

» • Accidentally in Love
Hoy a las 8:32 por Chirymo

» > A drop in the ocean
Hoy a las 0:50 por Sheena

» > Akō jiken
Hoy a las 0:02 por Sheena

» ➤ Justice will prevail
Ayer a las 23:34 por Nightingale

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 23:33 por SapphireDragon

» ➤ Lights will guide you home
Ayer a las 23:28 por Nightingale

» Death is equal
Ayer a las 23:17 por Arson

» > Tied together with a smile
Ayer a las 19:28 por SapphireDragon

» Sea green
Ayer a las 17:51 por SapphireDragon

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

• Reaching out in this mourning air •

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

• Reaching out in this mourning air •

Mensaje por King Buzz el Sáb 4 Nov - 23:54

Recuerdo del primer mensaje :


Reaching out in this mourning air
Romance — Drama — Ciencia Ficción — +18

La tecnología ha llegado a puntos inimaginables. Vivimos en un mundo extremadamente moderno; donde las guerras no ocurren y donde los científicos han sido capaces de recrear el alimento desde los laboratorios. Así es el panorama actual, ¿increíble, verdad? Pero... ¿y las relaciones interpersonales entre los propios humanos? Eso es otra historia. Al menos para Connor.

Connor lleva soltero desde hace cinco años. Entablar ningún tipo de relación con cualquier persona se le hace extremadamente complicado; todo está tan estructurado, todo es tan artificial que simplemente se siente alienado de la sociedad en la que vive. Su rutina no es mala; no le falta de nada, pero el llegar a casa para sumirse en el más extremo de los silencios... está ya siendo demasiado para él. Por eso, un día su grupo de amigos lo fuerzan a descargarse una aplicación para conocer gente. Aunque al principio se vio reacio ante aquello... bueno, una cosa llevó a otra y acabó hablando con una chica. Una chica que parecía ser la chica perfecta para él.

Lo que él no sabía es que esa chica era un androide.

SoMa es una de las mayores empresas tecnológicas, con un prominente auge durante los últimos años. Hace poco, han presentado un último proyecto con un alto porcentaje de polémica: androides humanos para el servicio de la sociedad. Cualquier tipo de servicio. Los androides aún están de prueba; pero unas quinientas muestras han sido ya lanzadas para testear si seguirán con la comercialización de ellos en profundidad. Uno de los amigos de Connor decidió contactar con la empresa para que esa chica con la que Connor hizo match lo ayudara en la tarea de ayudar a su amigo a... no sentirse tan solo ni ser tan miserable. Lo que pasa es que ellos no le dijeron nada; nuestro protagonista ignora completamente el hecho de que esa mujer sea un producto creado tras la tutela de esta gran empresa.

Tampoco nadie le dijo que ese androide sería el único en empezar a tener sentimientos y emociones humanas de verdad.

Ni que él se enamoraría.

¿Podía pasar algo más?  

Si, algo más podía pasar... el proyecto se cancelaría. Por lo que retirarían a todos los androides del mercado.

Connor Smith
34 años — k. h — Arquitecto — King Buzz
Sally Harris
28 años aparentes — e. c — Androide  — Zoldyck
Hellcat


Última edición por King Buzz el Dom 5 Nov - 0:04, editado 1 vez
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
43

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: • Reaching out in this mourning air •

Mensaje por King Buzz el Vie 23 Mar - 22:16


Love is blindness
Connor — En casa — Con Sally

El cálido contacto de aquél beso casi lo hizo temblar. Connor sabía que ella seguramente era consciente de lo nervioso que estaba desde hace rato (como para que no, siempre se le hizo muy difícil esconder ese tipo de cosas) pero aún así; Sally parecía seguir a gusto en su compañía. Que vino fuese entonces; no la haría de rogar ni esperar en ese punto de la cita donde todas las cartas estaban puestas sobre la mesa; podía pedirle lo que fuera que él se dejaría un riñón en complacerla. Embobado se halló pues, observando la dichosa silueta desaparecer; tardando en ponerse las pilas a la hora de buscar dos copas y dar con un vino que no le hubiese costado menos de diez pavos. Connor rememboraba la última sonrisa de aquella mujer antes de abandonar esa pequeña porción de su morada; sabía que quería que no se cortara. Al menos, que no se cortara en el aspecto de la primera fase del contacto físico que ya habían quebrantado anteriormente... parecía algo tan sencillo pero al mismo tiempo se le antojaba muy tedioso. Podía imaginar cómo comportarse, o qué hacer; pero a la hora en la que la tenía frente a él, las cosas cambiaban.

Sí que tenía razón en el aspecto de que debía relajarse un poco.

Abrió la botella de vino y lo sirvió en las dos copas; Connor las agarró, dispuesto a dar inicio a su marcha al salón, pero, antes de mover los pies; decidió cambiar de idea y tragarse de un tirón el contenido de la que tenía en su mano derecha. Dejó de nuevo la otra en la encimera de su cocina; y llenó nuevamente su vaso. Ahora sí se veía dispuesto a aparecer ante Sally como el ser humano decente que se suponía que era.

Con una sonrisa inocente, encontró a la joven deslizando sus dedos por las hojas que conformaban su trabajo con un aura curiosa. No le molestó; Connor era un tipo bastante relajado en ese aspecto, aunque a veces demasiado. Dejó que Sally tomara una copa mientras escuchaba su opinión respecto a ellas; y una vez hubiera acabado, no pudo no resistirse a no darle un beso, bastante superficial, sobre los labios ajenos.

Si, bastante más... creo que no tener a una muchedumbre observando qué siguiente paso damos o no, ayuda bastante a no mantenerme en tensión, eso y... — Era el momento de tocar un poco más; o besar de nuevo, o hacer alguna de esas ñoñerías de película donde se gira la mano alrededor de la ajena y cada uno toma vino de la copa del otro pero, bueno, Connor. — y música.

Se alejó un instante de Sally para acercarse hacia el tocadiscos que tenía no muy lejos; buscando un vinilo que le costó sin lugar a dudas mucho, mucho dinero; pero del que jamás se arrepentería de habérselo gastado. Ese disco podía considerarse como uno de los mejores discos de la historia; de esos que uno pone cuando duda exactamente qué tipo de música escucha tu invitado y quieres quedar bien. Ese disco que sirve cuando alguien te pide pinchar música y tampoco se te viene nada a la cabeza. Es un comodín, ni más ni menos, pero un comodín de oro. Imposible encontrar ser humano viviente que no le guste ese maldito disco; se puede como mucho dar con un sujeto que reaccione impasible ante la melodía, transpirando la común indiferencia que lleva a etiquetar el jazz como música de fondo, sin más. ¿Pero que provoque desagrado, o molestia? No, no, no... imposible. No existe ser viviente en la Tierra que pueda reaccionar mal a Kind Of Blue de Miles Davis; y Connor no estaba hoy para arriesgarse con algo más raro y particular. No estaba como para arruinar la velada que tenía por delante. Así que se sintió orgulloso de sí mismo cuando dio rienda suelta a la música junto con un trago del vino; tenía todo lo que necesitaba en ese momento, incluyendo a Sally en la ecuación del manual perfecto de "cómo hacer que se sienta cómoda la chica que te gusta en tu casa"

Qué crack.

Su sonrisa, enorme, ya no era del todo inocente; o bueno si, pero tenía un toque infantil que difícilmente era de apreciar en un hombre en su treintena. Era esa sonrisa que, en este caso en particular, denotaba la rojez en su nariz, y la soltura de quien se encuentra bajo los efectos del alcohol... en ese punto donde puedes sentir una pizca de balanceo y la risa floja que se escapa por cualquier intrínseco detalle que a nadie le hace gracia pero a ti sí. A ti, y a tus amigos borrachos. El escenario actual no incluía terceros apestados de una testosterona ciertamente privilegiada; en ella estaba ese punto de balance de estrógenos que ahora mismo le apetecía bastante. Lo suficiente como para hacer que su mano libre rodease la cintura ajena sin tapujos o titubeos de por medio. Connor quería disfrutar de Sally como quien disfruta del buen vino. Y eso iba a hacer.

Ahora sí; puedo anunciar con la más honesta verdad que no estoy nada nervioso y en todo caso, la que va a acabar un poco nerviosa, vas a ser tú.
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
43

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: • Reaching out in this mourning air •

Mensaje por Zoldyck el Sáb 24 Mar - 0:21


Love is blindness
Sally — En su casa — Con Connor
Realmente Connor había tomado su consejo y se había relajado, o más bien se había lanzado del todo, puesto que nada más terminó de hablar plantó un leve beso sobre sus labios, como si estuviera esperando que acabara para hacerlo, impaciente como un adolescente. Ese gesto le hizo sonreír levemente, escuchando sus próximas palabras y riendo levemente. La verdad es que era un alivio no tener a un montón de personas observando cómo se daban su primer beso, aunque al menos para Sally había sido cómo si no pudiera percibir al resto de personas a su alrededor. Lo que había sentido se la había tragado por completo. La morena miró interesada como Connor se movía por el salón, después de decirle simplemente esa palabra “música”. Lo miró con una sonrisa y la copa de vino entre sus labios, dando leves sorbos. Le gustaba el hecho de que la casa del humano fuera tan antigua, por así decirlo. Era casi imposible encontrar a alguien que tuviera un tocadiscos y vinilos en esa época.

Es impresionante que tengas algo como un tocadiscos. ¿Te costó mucho encontrarlo? — Le preguntó interesada mientras él buscaba el disco y finalmente lo ponía. Las notas inundaron el ambiente, rasgándolo levemente. El saxofón y el piano sonaban en una armonía excelente. Su base de datos calificó aquella canción como Kind of Blues de Miles Davis. Era una magnífica canción del jazz de los años sesenta. A pesar de que no tenía ninguna voz, sólo era instrumental, el ritmo se contagiaba y era genial para tener una charla o siquiera mecerse un poco en un lento baile. La sonrisa que el hombre le dirigió cuando se giró hacia ella le hizo sonreír divertida, parecía un niño pequeño cuando ha hecho alguna travesura y Sally se preguntó si es que el alcohol ya le había hecho efecto. En cuyo caso no tenía mucha resistencia al alcohol. Pensando mecánicamente, si quería que aquella cita tuviera un éxito real y consumar aquella noche su relación no debería de beber mucho más.

Pero Sally no pensaba aquella noche como un androide más, más bien se preocupaba de que Connor pudiera sentirse mal más adelante. ¿Debería ella de alterar sus sentidos para estar a la par que él? No le sería difícil modificar su cuerpo para simular un estado de leve embriaguez, aunque le asustaba un poco el hecho de que eso pudiera interferir con sus otros comandos. Sally se sorprendió ligeramente cuando él se acercó a ella y le rodeó la cintura, atrayéndola así un poco hacia su cuerpo. Una de las manos de ella se situó sobre su pecho, la otra aún mantenía la copa de vino a un lado; podía sentir la cálida de mano de Connor sobre su cintura, como si la tela de la camisa fuera demasiado fina y estuviera tocando su piel directamente. Las palabras del humano la hicieron reír levemente.— Diría que estás algo borracho, sí.— Afirmó ella, asintiendo con la cabeza levemente, sonriendo divertida. Después lo miró por un momento a los ojos, de forma intensa y sin desviarlos en ningún momento.

¿Pretendes ponerme nerviosa?— Dijo ella, en voz baja a sabiendas de que él la escuchaba. Sugerente, divertida, provocadora. Era difícil poner nerviosa a un androide, buen intento intentándolo. La música llenaba el lugar de un ambiente de sensualidad e intimidad que le encantaba, que recorría su piel como una suave caricia. Llevó la copa de vino a sus labios y tras pegar un leve trago paseó su lengua por sus propios labios, lentamente, sólo para mirarlo después.— Creo que puedo volver a ponerte nervioso cuando quiera.— Sopesó ella, provocándolo, cerca de sus labios. Su mirada osciló entre sus ojos marrones y sus labios y terminó por morder su labio inferior, tirando levemente de él hacia ella, sólo para ver qué hacía, cómo reaccionaba. Si quería algo más esa noche o consideraba que tomarse algunas copas de vino ya estaba bien para terminar una cita. No quería ir agresiva con él, tenía miedo de que se asustara si era así. Así que prefirió andar lento, a su lado, para que él la llevara por donde prefiriera.
Hellcat


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2308

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: • Reaching out in this mourning air •

Mensaje por King Buzz el Sáb 24 Mar - 1:26


Love is blindness
Connor — En casa — Con Sally

Ese comentario de Sally sobre su embriaguez le robó una leve risa, tenue y suave. Estaba borracho sí; pero también estaba un poco más borracho de lo normal por lo que ella le provocaba. Aquél cúmulo de endorfinas parecían no cesar de dispararse dentro de su cerebro; Connor era un cóctel de sensaciones placenteras bajo aquél menudo cuerpo. Pero la cosa se torció ligeramente cuando de golpe la sonrisa desapareció del rostro ajeno, y ella inició la revancha de aquél duelo sobre quien podría poner más nervioso a quién. La intensidad de las dos miradas se batían como en un partido de tenis; desviándose por momentos hacia los labios, hasta que fue Sally la que dió el primer paso, y Connor sintió como hervía por dentro. Aquella mordida y actitud de lo más segura de sí misma y atrevida, estaba deshaciendo la supuesta seguridad que el hombre había adoptado minutos antes; joder, ¿cómo se podía mantener erguido en sí mismo ante eso? Menos mal que había alcohol de por medio, porque sino, nuestro protagonista habría tirado la toalla desde hacía rato.

No, no, no.... no; no me vas a ganar en esta. — Comentó con una sonrisa; sin darse cuenta que el agarre que mantenía en la cintura de Sally se había intensificado — Yo ya tengo una edad, Sally; y aunque parezca que no he tenido una cita en la vida, creo que sé cómo ponerte nerviosa. — En realidad, no tenía ni puta idea, estaba improvisando; Connor quería tirar de la cuerda hasta ver dónde llegaba a ceder. Al menos por su parte, porque así como le venía el coraje... se le podía ir en una milésima de segundo — Y creo que se me ocurre por dónde empezar.

La tensión sexual (al menos por su parte) se estaba desbordando tanto por todas partes que se lanzó a sus labios con vehemencia. De esa que te hace chocar los dientes al principio; pero eh, no pasa nada, es de lo más normal cuando empiezas a liarte a muerte con alguien por primera vez. En otro tipo de situaciones; esos detalles le hubieran cortado el rollo, o le hubieran robado una risa... pero Connor, ahí, en ese momento, ya no estaba más por las risas. Estaba por otra cosa y su cerebro se le estaba nublando.

Cumplió su fantasía del día; meter sus manos por debajo de la falda de Sally y apretarle los muslos. Ahora, mis lectores, os preguntaréis, ¿qué pasó con la copa de vino? Bueno... la copa de vino a tomar por culo. Connor no escuchó el ruido del cristal romperse; ni tampoco le importaba si manchaba o no el suelo. Lo único que podía escuchar era el hambre que tenía dentro de su cerebro. Acabó acorralando a la mujer contra una pared; y sus manos manejaban aquellas extremidades hasta levantar dichosas, suaves, largas, y pulcras piernas para que se colocasen alrededor de su cintura; él las seguía apretando; y se controlaba para no empezar a llevar los dedos hacia dónde todavía no estaba muy seguro de llevarlos; no tan deprisa, sin del todo ser consciente de cómo estaba reaccionando Sally ante todo lo ocurrido en unos escasos segundos. Ni si quiera prestaba atención a la copa ajena; si parte del contenido se derramaba en él, en sus bocetos, o donde fuese el fatídico destino de aquél vino; lo único en lo que podía pensar era lo bien que se sentía la lengua de Sally y lo increíble que era sentir sus senos pegados a su pecho y el calor del resto de su cuerpo.

Entreabrió los ojos; aminorando la profundidad del beso pero no del agarre.

Me vas a volver loco. — Fue lo único que llegó a atisbar pronunciar, enmarcado en un susurro.
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
43

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: • Reaching out in this mourning air •

Mensaje por Zoldyck el Sáb 24 Mar - 2:07



AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2308

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: • Reaching out in this mourning air •

Mensaje por King Buzz el Sáb 24 Mar - 15:18


Love is blindness
Connor — En casa — Con Sally

Sally le robó una sonrisa en mitad de aquél desenfreno del que se veía incapaz de controlar; tenía razón, no habían empezado (un poco sí, pero no a puntos álgidos) y aún así... sí, Connor sentía que perdía la cabeza. No podía evitarlo; llevaba todo el día con un calentón grande como una catedral, escondido a la fuerza y por decoro; uno que estaba desapareciendo conforme Sally abría las puertas a la intimidad. Agitado, embriagado por aquél deseo que le abrasaba las entrañas, permitió que ella se moviera con cierta libertad y se dejó hacer subyugado bajo boca y manos ajenas. Liberó las piernas de la mujer; y pudo notar como una de sus manos se cerraba en puño, aguantando la respiración y las ganas de romperle la falda, darle la vuelta y follársela sobre la mesa que tenía en el salón. Sin esperar a preliminares ni hostias; aquí y ahora, y punto. Pero no; en el fondo, agradecía que ella hubiese optado por amansar un poco aquella inesperada pero viviente bestia que a veces le salía de dentro cuando le tenía muchas, muchas ganas a alguien.

Sally comenzó a desabotonarse la camisa con un palpable erotismo que forzó a que sus ojos devoraran cada nuevo atisbo de aquél cuerpo que pronto lo tendría desnudo y junto a él. Lo único que podía apreciarse de Connor en ese momento, era como el pecho le subía y bajaba debido a la insipiente respiración; le estaba costando mucho no hacer nada, quedarse quieto y darle a ella el poder de decisión; uno que sabía que en ese momento, iba a un tempo bastante más bajo que el propio y al que debía de adaptarse, o en su caso, buscar un punto en medio que fuera tanto bueno para él como para ella. Los dedos de la mujer se colaron por los pliegues de su ropa; un pestañeo, y ya la tenía ronroneando sobre su propia anatomía descubierta. Sus ojos, que estuvieron tan centrados en la figura marmórea de Sally, cuando se reencontraron contra sus pupilas, Connor se sorprendió al leer el ansia que había en ellas. Pero se sorprendió más aún al leer algo que antes no había leído; eso que leía era la maravilla de cuando anhelas mucho algo por primera vez en tu vida; y desde que conoció a Sally, Connor nunca llegó a leer algo tan honesto y transparente en la mujer anteriormente. Era extraño; no era algo que esperaría de alguien como ella, pero aún así, no le desagradaba. Avivaba la llamarada interna que amenazaba con calcinarlo vivo.

Mientras volvían a besarse, lento (un poco a su pesar), dejó su camisa caer y atrajo a su compañera hacia él. Sus manos se mecían con lentitud y cuidado por el cuerpo de Sally; hasta que dieron con la cremallera de la falda y se permitió el lujo de bajarla, dejando a la mujer solamente con la ropa interior. Los besos se repartieron más allá de la boca de ella; y aunque hubiera deseado morder con ahínco y apretar con la lujuria grabada a fuego sobre sus venas, Connor la trataba como artesano que acaba de pulir su última obra maestra. Admiraba aquél cuerpo que parecía perfecto; había estado con más de una mujer en su vida, pero nunca antes se encontró con algo tan... tan bien esculpido. Y algo, seguramente ese pequeño destello que intercambiaron cuando se miraron anteriormente, le decía que se lo tomara con calma; porque Sally temblaba de curiosidad y de sensaciones fuera de su control bajo sus manos. Estaba seguro de ello; la forma de moverse, de besar, de explorar, y de mirarlo simplemente se lo estaba gritando.

Acabó de rodillas frente a ella; mirándola desde aquella posición, se sentía bendito. Se sentía completamente entregado a esa impoluta y extremadamente bella imagen que lo miraba más arriba de él; expectante. Justo la cabeza de Sally cubría una de las bombillas del techo; detalle que provocaba que la luz se acompasara a esa beatificada imagen creando un halo alrededor de su cabeza. Y él era todo un creyente. Connor tuvo que bajar los ojos para seguir besando; lo suficiente hasta colocar sus labios sobre el monte de Venus y soltar un suspiro cargado de sofoco. La notaba erizarse; removerse como pez fuera del agua; y eso a él le encantaba. Joder, llevaba todo el día queriendo hacer eso. Todo el día. Y si por él fuera; no sacaría su cara de entre aquellas piernas nunca.

La lentitud sin lugar a dudas era exasperante: hubiera ido a saco, pero de nuevo, estaba haciendo un esfuerzo sobrehumano por no apartar la lencería de Sally del tirón e invadirla con su lengua sin pudor alguno, y sin parar hasta que sus gritos fueran lo suficientemente intensos como para que los vecinos tuvieran que quejarse. En cambio, empezó atisbando aquél territorio no explorado con la nariz; y una sonrisa que no se le borraba de la cara al ir notando las pequeñas reacciones de la mujer. Su boca acabó sustituyéndolo; esta vez besando sin tapujos, pero aún manteniendo la suavidad y la calma. Se permitió concederse el gusto de apartar hacia un lado el encaje que cubría los labios de Sally, y cuando pasó la lengua más de una vez; Connor de nuevo tuvo que recapacitar en no dejarse perder en aquella práctica que...  bueno, era su favorita.

Levantó la mirada.

¿Quieres que siga?

Dime que sí, joder, porque puedo hacer esto por tres horas si quieres.

Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
43

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: • Reaching out in this mourning air •

Mensaje por Zoldyck el Sáb 24 Mar - 16:04



AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2308

Localización :
Lucis.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: • Reaching out in this mourning air •

Mensaje por King Buzz el Jue 29 Mar - 0:24

Esto ya se ha subido de tono amigooos:

Love is blindness
Connor — En casa — Con Sally

El consentimiento de Sally casi lo arrastra a usurpar con su boca aquella deleitosa carne cual mero aroma arrancaba el más extremo salivar e insaciable apetito. Connor se hubiera quejado como niño al que no se le permite saborear más golosinas; pero el beso de aquella mujer amansó nuevamente esa creciente ansia, ensalzada por la voz de la razón: tal cual ella lo dio a entender, no era buena idea continuar en el salón. Se limitó a sonreír ligeramente y alzar las cejas; mientras se incorporaba, y Sally deambulaba con elegancia hacia su habitación.

Si bien, Sally podía estar debatiéndose internamente ahogada en aquella cuestión sobre qué decisión tomar o no respecto a lo que estaba cocinándose entre ellos: Connor solo podía pensar en una única cosa. Y eso estaba alrededor de las ingles de aquella mujer. Quería socofarse entre ellas; no le importaba si moría aquella noche asfixiado, sinceramente. Así era el extremo del deseo que acarreaba. Y así en extremo era lo mucho a él le gustaba hacerle sexo oral a una mujer. Connor podía pasarse horas; o podía prestar su humilde servicio por más de dos veces, le daba igual: no había nada mejor que alguien que se le sentara en la maldita cara y que ese alguien fuese portador de una vagina.

Se lo estaba imaginando y ya está, no daba más de sí.

Las piernas se le movieron por sí solas; llegando hasta donde estaba ella. Sus manos investigaron la anatomía ajena, mientras no dejaba de desenvolver besos que tocaban cualquier punto aleatorio en el cuerpo de Sally; la fue arrastrando a la habitación. Unas luces se encendieron; pero fueron las mínimas para que aún la estancia se mantuviese ligeramente oscurecida pero con la suficiente iluminación para que los dos pudiesen reconocerse. La música seguía acompañando la escena aunque ahora se conformaba en un murmullo que parecía grabarse cual pentagrama en la piel de la mujer; y Connor no tardó en bajar por su estómago, quitándole los tacones y las bragas. Una sonrisa perló su cara; suspiró, y tuvo que soltar algo antes de ponerse manos a la obra. Era Connor, no podía no callarse.

Me cago en Dios, eres extremadamente bella.

Y le iba a comer todo el coño.

Joder, si, al fin, bien...

BIEN.

Aquél ansiado momento por fin había llegado; con las rodillas en el suelo y el resto de su cuerpo curvado conforme la forma del colchón; colocó las piernas de Sally sobre sus hombros: tiró de su cadera con fuerza hacia él. En cuanto se llevó todo su genital directamente a su cara, pensó... pensó que sí, realmente, aquello era lo puto mejor de estar vivo. Todo su cuerpo ardía; y ardía cada vez más cuando hacía más presión con la lengua e investigaba aquél desconocido y húmedo terreno que iba cobrando diferentes sensaciones conforme sentía cómo ella se adaptaba, y vivía aquello que él nunca sabría exactamente cómo era en aquél menudo cuerpo. Perdió la sensación del tiempo completamente; pero aún así, Connor, gracias a la experiencia y a su propia visión de cómo las cosas deberían funcionar generalmente en la cama, aminoró un momento la marcha.

¿Vas bien? Si quieres que lo haga de otra forma distinta dímelo, o más fuerte, o no tanto; pero quiero hacerlo lo máximo posible hasta que veas las putas constelaciones.

No, no era muy romántico que digamos, porque al fin y al cabo...

¿Qué más se le puede pedir a un hombre?
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
43

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: • Reaching out in this mourning air •

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.