Últimos temas
» 02. They call the Rising Sun
Hoy a las 14:22 por Nightingale

» 04. Bad moon rising
Hoy a las 14:15 por Nightingale

» Cuando el pasado y el presente chocan entre sí.
Hoy a las 4:18 por Hani

»  ❃ We Belong Together
Hoy a las 0:47 por Hellcat

» Hunt season
Hoy a las 0:02 por Dice Master

» To the ends of the earth
Ayer a las 22:08 por Nyadeh

» ♫ This isn't my idea of fun
Ayer a las 20:10 por Storm Queen

» ~ You could be loved again
Ayer a las 19:33 por Carrie_B

» 02. Pretty Little Liar
Ayer a las 16:40 por Incaendium

» ♫ The most human of us all
Ayer a las 14:24 por Hellcat

» Pirate's song
Ayer a las 3:45 por Ghawazee

» 03. Defiance.
Ayer a las 2:56 por Incaendium

» 1. Say something.
Ayer a las 0:32 por Mrs. Scotty

» Wild Jurassic
Ayer a las 0:15 por Momo

» 01. This is the place, brother
Dom 10 Dic - 23:09 por Python Labubie

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

Shot through the heart

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Mar 21 Nov - 3:43

Shot through the heart
HANZO, 38 AÑOS.
Tony Thornburg, Party Poison.
2076.

Overwatch ha sido reagrupada, y Jesse McCree, como tantos otros, responde al llamado. Si bien él era parte de la división oculta, Blackwatch, el recibir un mensaje de aquellas personas a las que alguna vez consideró familia alcanza para llevarlo de un lado al otro del mundo, desde Nuevo México hasta Gibraltar, persiguiendo aquella nostalgia que nunca ha podido sacudirse de encima.

Hanzo Shimada jamás se uniría a una organización heróica, porque está lejos de ser el bueno en una historia. O bien, jamás se hubiese unido si su hermano, al que creía muerto, no lo hubiera convocado tras instarlo a elegir un lado en el conflicto que estaba por explotar. Atado a su sentido del deber, también atraviesa el mundo para llegar a la base española que servirá de sede a Overwatch.

---

El recién llegado es hermano del mejor amigo de Jesse, aquél que intentó asesinarlo diez años atrás, ese que lo despojó de su cuerpo y lo dejó al borde de buscar la muerte. No hace falta ser un justiciero para pensar que eso no huele bien, lo mires por donde lo mires.
JESSE, 37 AÑOS.
Wes Bentley, Nébula.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Mar 21 Nov - 5:53

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
Las navidades solían ser épocas agridulces para Jesse McCree, noches cortas y llenas de júbilo, un momento absurdo, si se ponía a recordar todas las festividades que pasó en solitario, o peor aún, en pésima compañía. Navidad y año nuevo solían catalogarse como momentos idóneos para realizar asaltos, o movimientos ilícitos de cualquier índole. Las personas solían traer la cabeza en otros asuntos, se formaban grandes aglomeraciones y ni hablar del alcohol. Perfecto para pasar desapercibido ante aquellos que no deben enterarse de lo que haces aunque no debieras. Pero hoy en día su realidad era muy diferente; ya no dormía en las mazmorras de Gibraltar, mucho menos en un sucio cuartel. Y aunque prefería el primero al segundo, la actualidad se sentía mil veces más auspiciosa. Razón por la que no se cortaría al admitir que la mismísima noche del veinticuatro había soltado algunas lágrimas a la hora de despedirse de Winston, Emily y Lena. Necesitaba un instante de soledad, un momento para recordar que había recuperado a su familia, y desear que continuara allí por mucho tiempo más.

Iban tres días desde la noche buena, aún no regresaban todos los agentes de sus respectivas casas. Tampoco habían misiones programadas. Tiempo libre que solía disfrutar más de la cuenta. No era como que hubiese mucho que hacer en Gibraltar, pero podía intentar cocinar algún que otro pastel-fallidos, por supuesto- cuidar su huerta; la flor de su calabaza era la mejor parte, cada día estaba más grande. Lo que era un milagro considerando el frío que hacía afuera; también las pesas y el campo de tiro eran una buena inversión de tiempo, aunque siendo sinceros, holgazanear resultaba más tentador luego de los panoramas puramente familiares que lo rodearon los últimos días. Sentirse en casa, no tenía precio.

Yacía sentado en el sofá desde algunas horas atrás, solo traía unos pantalones de gimnasia, ya que se había auto convencido de utilizar las pesas por el bien de su cuerpo y de su mente para cuando regresara Ángela y notara su aumento de peso. Hundía una banana en el bote de mantequilla de maní que había entre Winston y él, para luego llevárselo a la boca, acabando con la mitad en menos de diez segundos.— No sé, colega... me da tristeza ese pobre mono...— Comentó acerca de la película que lo tenía al borde de las lágrimas. El Planeta de los Simios, o algo así se llamaba. Elección de su compañero, por supuesto.— Deberíamos ver ToyStory de nuevo, mejor...—Se estaba preparando para las réplicas del científico, cuando un traqueteo en la puerta los desconcentró a ambos. El americano miró interrogante, para luego levantarse sin mucho rodeo.— Tranquilo, camarada, yo voy...— Anunció dirigiéndose hacia aquella puerta que rara vez-Por no decir nunca- golpeaban. Se sentía algo paranoico al respecto, lo admitía. Casi lamentaba no traer su arma-y el serape, ya que la calefacción estaba al máximo, y digamos que su composición biológica no encajaba demasiado bien con el frío-, pero los asesinos no golpean la puerta ¿o si?
 








You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Mar 21 Nov - 16:38

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
"Eres bienvenido en Overwatch, Hanzo, si de verdad quieres enmendar tus errores" le había dicho Genji cuando lo contactó por teléfono. Al principio, el mayor había sentido algo de paranoia de que su número de móvil fuera tan fácil de rastrear, pero al expresar su preocupación al respecto, su hermano había asegurado que tenía sus recursos. No había servido para aplacar sus dudas, pero no iba a ponerse a presionar el tema por esa vía de comunicación, menos cuando Genji le había hecho el favor de contactarlo. No entendía qué clase de delirio podría haberlo llevado a otorgarle el perdón ni creía merecerlo, pero la vida de Hanzo le pertenecía para hacer lo que quisiera con ella, y si Genji lo quería en Overwatch, fuera por la razón que fuera, allí estaría él, esperando que entrara en razón y decidiera buscar la justicia por mano propia.


El mapa con la ubicación exacta del Watchpoint en Gibraltar le había llegado al móvil, como le había prometido su hermano, unos minutos después de finalizada la llamada. Esa semana, Hanzo había llegado a Londres tras unos cuantos días de viaje en bus, barco y caminando. Cuando uno era el heredero prófugo del clan Shimada, nunca se tenían suficientes precauciones al moverse por el mundo buscando despistarlos. Pasó el mes siguiente a la llamada de Genji andando hacia el sur, hasta el lugar que ese mapa marcaba como destino. Como le había sido indicado, justo al este del estrecho, sobre costas españolas, estaba aquél conjunto de edificios que hacía a la base, ahora única, de la organización. Y Hanzo, práctico como era, no pensó en otra opción más que en golpear la puerta.

No tuvo tiempo de admirar la vista que lo recibió unos segundos después; lo primero que pensó fue que el hombre delante suyo estaba demente, andando así de ligero de ropas cuando hacía tanto frío. Hanzo, personalmente, tenía una polera ajustada, una un poco más suelta encima, un sweater y una parka larga sobre todo eso... Y aún así no estaba calentito debajo de toda esa ropa, quizás porque había estado andando a pie durante tres horas y eran casi las once de la noche. Completaban su look un par de guantes de lana, jeans y botas de cuero que llegaban casi hasta sus rodillas. Vestía negro de pies a cabeza, hasta su bolso y la funda en la que cargaba el arco lo eran.

No alcanzó a suavizar a tiempo la expresión para parecer más agradable. Estaba pasándolo bastante mal en aquél clima. Le dolían las piernas, sobre todo las rodillas, donde sus prótesis se encontraban con la piel. Más de una vez, al hacer alguna visita a un médico para ver que su salud estuviera bien, le habían dicho que tenía que quitárselas para descansar, pero como tenía poco tiempo para hacerlo pues... Solía ignorar aquél consejo, lo que lo llevaba a sentir dolor de cuando en cuando, en particular si andaba durante mucho tiempo. Se aclaró la garganta y alzó la mirada, aún enmarcada por sus cejas fruncidas, para encontrarle los ojos a quién tenía delante. —Hola. Busco a Genji —el tono en su voz había hecho que sus palabras sonaran más a pregunta, pero no le importaba en esos momentos. Desvió la mirada al interior del edificio, buscando alguna señal del cyborg al que ahora debía llamar hermano, pero no encontró nada. Su cuerpo decidió que ese era un buen momento para estremecerse, dejando en evidencia lo poco que hacían las ropas por aplacar su malestar. Clavó los ojos en el suelo, rogando que el hombre no lo hubiera visto.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Mar 21 Nov - 18:32

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
Nada más abrir la puerta, el viento gélido golpeó sus pectorales como un centenar de agujas; agujas extremadamente finas y afiladas que penetraban su oscura piel. Aún así no se encogió, no demasiado al menos, aunque en un leve instinto de supervivencia, su brazo metálico frotó el contrario, en un vano intento de entrar en calor. Las paranoias ya no servían de nada, no tenía una bala entre las cejas y con eso bastaba para bajar algo la guardia ante ese misterioso sujeto que yacía frente a sus ojos. Agachó un poco la mirada, encontrándose con un par de ojos asiáticos que resultaban vagamente familiares por alguna imprecisa razón; parecía perplejo, pero aún así aterradoramente implacable ¿Quién sería ese sujeto? No tenía idea, pero era alguien por quien estaría dispuesto a desperdiciar varias horas de apreciación. Sus rasgos eran filosos, interesantemente precisos. Casi como si hubiesen sido cincelados a conciencia. Aunque la persistente y ambigua familiaridad que lo rodeaba, era sin dudas, el principal de los atractivos. A tal nivel llegó su abstracción que casi olvidó que el desconocido yacía de pie en medio de la noche, bajo un clima insoportablemente frío, eso y su propia desnudez parcial. Estaba a punto de ofrecer algo caliente-incluso si el hombre se había equivocado de dirección- cuando el nombre de alguien demasiado cercano irrumpió entre ambos.

¿Genji?— Cuestionó como único indicio del despertar de su trance. Ese nombre resultaba lo suficientemente importante para el vaquero, como para reaccionar. A veces se preguntaba si se trataba de la culpa o de su intensa amistad actual. No importaba demasiado, si ese hermoso individuo era amigo de Genji, pues no merecía seguirse congelando las pelotas allí afuera.— Oh... Sí, darlin’, pasa, pasa...— Se hizo a un lado para dejar ingresar finalmente al japonés, cerrando la puerta a sus espaldas justo después de notar como se estremecía su pequeño cuerpo.— Que modales los míos... Tendrás que perdonarme, Sweetheart Nos pillaste volando bajo, no esperábamos a nadie.— Declaró deteniendo un instante, sin mucha conciencia, su mirada en el formado trasero ajeno que resaltaba bajo aquellos ajustados jeans. Digamos que el autocontrol en esos aspectos jamás había sido una característica de Jesse McCree. Aunque en esta ocasión la parka dificultaba su visual.

Mira Camarada, quien llegó...—Anunció, adelantándose hasta el sofá, donde yacía Winston engullendo su quinta banana.— Es el amigo del que nos habló Genji. Pero parece una paleta helada.— Bromeó carcajeando ligeramente.— Bueno, darlin, Genji no está... Pero por ahora no puedo seguir permitiendo que te encojas así.— Notó como el contrario intentó ocultar su gesto de debilidad, pero Jesse consideraba que no había nada de que avergonzarse.— Vamos, camarada, en la cocina tenemos café, ronpope...—Ofreció comenzando a caminar en dirección a la estancia mencionada.










You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Mar 21 Nov - 22:48

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
Pocas veces había estado tan aliviado de entrar a un lugar cálido. No, cálido era poco decir, dentro de aquél edificio hacía calor y de repente entendió por qué el tipo estaba tan ligero de ropas, aunque a Hanzo jamás se le hubiese ocurrido andar con el torso desnudo en compañía de nadie que no fuera familia. Incluso así lo hubiese hecho con cautela y de manera selectiva, pero parecía que el otro no tenía vergüenza. En realidad le fue obvio que así era, sobre todo cuando comenzó a hablar y a soltar apodo tras apodo como si se conocieran de toda la vida, como si tuviera permiso. —Hanzo. Mi nombre es Hanzo —murmuró en dirección al americano, con una mueca entre incomodidad y disgusto que no pudo mantener lejos de su expresión. Asintió ante las disculpas que le ofrecía, pensando que no había nada de lo que disculparse. Nadie ahí le debía nada, ni siquiera su hermano.

Siguió al hombre hasta un sofá en el que yacía frente a un televisor un... ¡¿Mono con armadura?! Parecía que el cansancio evitaba que mantuviera el rostro compuesto, porque se sintió a sí mismo abrir los ojos como platos y tuvo el impulso de cubrirse con ambas manos para evitar ser más transparente, aunque lo resistió y mantuvo los brazos a los costados. En su defensa, Genji había mencionado al pasar que Overwatch estaba llena de rarezas, pero jamás se hubiese imaginado esa. —Hola —alzó una mano en dirección al primate, la que llevaba libre, y luego apoyó el bolso en el suelo y comenzó a desengancharse la funda de Storm Bow de la espalda.

La broma sobre su estado no le hizo ni la menor gracia, y tampoco logró ablandarlo la risa del contrario  aunque para otras personas podía llegar a ser contagiosa. Dejó todo el equipaje que tenía encima apoyado detrás del sofá y se abrió la parka para quitársela. La apreciaba mucho afuera, pero ahí adentro iba a terminar enfermándose si no se adaptaba al calor tras ese cambio de temperatura. Eso implicó también quitarse el sweater, aunque conservó ambas poleras. La de abajo era demasiado ajustada para usarla sola frente a desconocidos, y Hanzo tendía a pasar frío de todas maneras.

Ir a la cocina sonaba a una idea excelente, y su estómago venía quejándose hacía ya unas cuantas horas. No había querido detenerse a comer, la ansiedad de volver a encontrarse con su hermano no le hubiese permitido tener comida en el estómago ni quería perder un segundo más de lo necesario. Claro, enterarse de que Genji no estaba Gibraltar fue una decepción al mismo tiempo que fue un alivio, y su hambre comenzaba a hacerse notar. —Tengo comida sin preparar en el bolso, ¿supongo que tienen una arrocera? —preguntó, asumiendo que la respuesta sería sí porque... ¿Qué clase de lugar en el que vivía un japonés no la tenía? Ni se le pasó por la cabeza que su hermano fuera incapaz de ingerir alimentos —Me gustaría cocinarme algo, si no es molestia —y calentarse un poco de sake, aunque no lo mencionó, para terminar de quitarse el frío de encima y tranquilizarse un poco.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Miér 22 Nov - 3:38

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
A lo largo de su vida, Jesse había tenido la dicha-o desdicha, depende del lado del que se le mire- de conocer y lidiar con un sin fin de personas: Simpáticas, amables, tímidas, extrovertidas, sadicas, locas, desquiciadas. Pero sin lugar a dudas, la mayoría de ellas habían sido difíciles de tratar. Tercos, enojones, o simplemente muy disciplinados. Pero si de algo podía jactarse, era de cuantas de ellas se había ganado, convirtiendo a Jesse, incluso, en uno de sus más cercanos. Reyes, por sólo nombrar un buen ejemplo. Un hombre tan duro, que era difícil verlo relajando sus músculos faciales; el mismísimo Genji, quien en un comienzo resultaba ser un dolor en el trasero... Ambos terminaron siendo sus cómplices, sus compañeros, aunque claro, en direcciones muy opuestas. Hoy las cosas habían cambiado, tanto con el primero como con el segundo, lo que no dejaba de convertir aquellas en dos buenas bases para proponerse una meta similar con el complicado hombre que tenía en frente. Se notaba a la legua que Hanzo-como había señalado-no era de aquellos que sonríen, y era aún más evidente que no solo se trataba de su condición de recién llegado.— Está bien, está bien... Hanzo entonces.—Accedió finalmente, alzando sus manos a la altura de su pecho. Recordaba esa actitud de algún otro lado, y sabía que aquel nombre también le sonaba en la misma dirección. Pero, como últimamente ocurría, no tenía ganas de indagar demasiado. Era un amigo de Genji, seguro lo mencionó antes.

Alzó su ceja derecha al notar el dilema que se dibujaba en el rostro del japonés al divisar al espécimen que yacía frente a sus ojos. No lo culpaba. Winston era algo interesante de ver, aunque para ser sinceros, para él resultaba tan normal que ya casi olvidaba que el común de la gente no estaba habituada a ver gorilas que hablan. Carcajeó bajito, en un imperceptible siseo, por la simple razón de no incomodar al científico, sabía cuánto le incomodaba que recalcaran su condición de primate. Estaba a punto de comenzar a caminar a la cocina cuando notó que el hombre comenzaba a desvestirse. Persiguió sus movimientos con más curiosidad de la debida, fijándose en lo marcado de sus músculos, y ahora si, en el perfecto montículo que se formaba al acabar su espalda. Bien, definitivamente, ese visitante le estaba agradando más de lo permitido, más aún considerando que estaba relacionado con Genji.

Si, claro, vamos, sweetheart... digo, Hanzo. Lo siento, es costumbre, ya sabes... Encanto sureño y esas cosas.—Bromeó, haciendo un gesto con el sombrero que en ese momento, no traía.— Puedes dejar tu ropa en el sillón mientras. Te tenemos un cuarto preparado.— Lo habían arreglado apenas Genji señaló que tendría invitados. Caminaba tranquilo por el corto pasillo que llevaba a la cocina, seguro de que el pequeño japonés le pisaba los talones. Porque era bajísimo, por cierto.—  ¡Claro que no es molestia...Hanzo!— Exclamó masticando con algo de dificultad su nombre.— pero no tienes porqué usar tu comida, aquí todos compartimos.— Señaló ingresando por fin, y dirigiéndose a encender la cafetera con rapidez. De pronto también moría por beber algo. Señaló con su índice una máquina redonda que parecía recién sacada de su envoltorio. Después de todo, nadie sabía utilizarla aparte de Genji, quien apenas podía comer una vez por semana.— Esa supongo que es la arrocera ¿no? No se ocuparla, pero obviamente  tú sí. Siéntete como en casa.— Se apoyó de brazos cruzados contra la encimera de mármol, permitiéndose ahora si, admirar esos preciosos rasgos. Su nariz parecía trazada con regla, y ni hablar de la precisión de la línea de su barba. Casi podía sentirse como un vago ante ese hombre que de seguro llevaba días viajando.— Y... ¿Como llegaste? No sentí ningún helicóptero, o algo... —Cuestionó estirándose para agarrar un paquete de galletas que, seguramente, le pertenecían a Lena, pero ya habría tiempo para dar explicaciones.

 








You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Miér 22 Nov - 4:49

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
Obedeció la instrucción de dejar la ropa sobre el sillón, en el respaldo, más porque le parecía lo lógico que porque el otro lo hubiese ofrecido. De no haberlo hecho, seguro Hanzo hubiese terminado por hacer lo mismo con o sin permiso. Luego de asegurarse de que sus ropas estaban fuera de riesgo de caer al piso, y lo más lejos posible del mono, volteó a ver al hombre que lo había recibido, atrapándolo con la mirada sobre su espalda… O bueno, más abajo que eso.

No pudo evitarlo. Esa vez fue él quién soltó una pequeña risa burlona por lo bajo −la del contrario a su reacción frente al primate no le había escapado− al notar que estaba admirando su trasero, y no pudo detener tampoco el impulso de querer provocarlo. A simple vista, ese miembro de Overwatch no le había parecido atractivo, y lo que era peor, hasta estaba irritándolo un poco con su actitud tan amistosa y la amabilidad que le profesaba. ¿Es que acaso no sabía quién era él, no entendía que tenía que tratarlo con indiferencia como mínimo? Tal vez por eso fue que quiso molestarlo así, y aprovechando que tenía que agacharse a buscar sus bolsas de comida del equipaje, lo usó de excusa para mostrarse un poco más al americano, manteniendo las rodillas rectas al inclinarse para que esos músculos que tanto parecían haberle llamado la atención quedaran expuestos y marcados a través de sus jeans ajustados.

Se enderezó unos segundos después, una vez que ya tenía la comida entre sus manos, tratando de mantener su expresión en un rango neutral para poder fingir que no había hecho nada extraño de ser cuestionado al respecto. A decir verdad, no se imaginaba que el otro fuera a hacerlo, pero con una persona que parecía tan directa y habladora nunca podía saberse. —Encanto sureño… Me imagino —musitó más para sí que en forma de respuesta, con clara ironía en la voz, mientras lo seguía por el corto pasillo. Trató de empujar a un costado de su mente la idea de que le habían preparado una habitación porque el latir acelerado de su corazón al oírlo no podía ser buena señal, y porque de todas formas no iba a poder descansar en ella, como no podía descansar en cualquier otra.

No me gusta ser una molestia —aclaró a modo de justificación cuando al llegar a la cocina abrió sus propias bolsas para extraer los ingredientes que necesitaba de ellas. No traía consigo carne porque el viaje había sido largo, así que muchos platos elaborados quedaban fuera de la ecuación. Pero tenía té verde, arroz y unos cuantos saborizantes como wasabi disecado, algas nori, semillas de sésamo y una pequeña bolsa de bubu arare, suficiente para hacer un ochazuke decente y llenarse el estómago. —Pero me gustaría… Usar algunas de sus verduras. Pagaré por ellas —no aceptaría eso de compartir, y lo que es más, se apresuró a respaldar el pedido con un —Era un viaje largo y caminé buena parte de él, no traje nada que pudiera echarse a perder —que al mismo tiempo respondía el cuestionamiento sobre cómo había llegado.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Miér 22 Nov - 5:30

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
Alzó una de sus cejas al notar como el japonés se inclinaba hacia adelante con notoria malicia. Quizás no lo hacía a propósito, pero Jesse, por su parte, sentía claramente como su sangre comenzaba a burbujear al notar lo perfectamente formada que se hallaba esa retaguardia... Definitivamente, lo había hecho a propósito, la carcajada previa, lo ladino de su expresión. Pequeño desgraciado, el juego de la provocación era de a dos, y Jesse, de todos, era el rey.

Una vez la luz de calentar de la cafetera se encendió, Jesse se sirvió una taza de aquel oscuro líquido sin quitarle la mirada de encima al recién llegado.— ¿Te sirvo una taza? Es muy buen café... Lo trajeron de Sudamérica unos colegas.— Ofreció bebiendo su oscuro brebaje, aunque el más bajo parecía demasiado ocupado siendo cauto, como para atender a sus intentos de hospitalidad.— ya dije que no tienes que pagar nada, darlin’— aclaró nuevamente, acercándose al refrigerador que yacía junto al asiático, situándose peligrosamente cerca para así abrir ambas puertas, logrando que el pequeño cuerpo ajeno quedase a una mínima distancia de sus brazos. También quería molestar, y sabía que con eso cumpliría parte de su cometido .—... No hay muchas verduras, porque bueno... Ha hecho frío ¿sabes? Me da flojera salir, y Winston no disfruta conducir.— Comentó señalando en dirección a la sala.— Puedes usar lo que quieras...— Zanjó alejándose finalmente, para así regresar a sus galletas y a su privilegiado panorama a distancia, encontrando cada vez más detalles favorables en ese peculiar individuo.

Espera...—Cortó el discurso ajeno alzando una mano, abriendo los ojos con notoria sorpresa.— ¿Me estás diciendo que viniste caminando hasta aquí? — Cuestionó incrédulo. Él mismo había caminado terrenos mucho más inclementes que aquel, pero por obligación, por mera necesidad.—¿Acaso estás loco, camarada? — Cuestionó sin intentar ocultar su incredulidad.— Hubieses dicho a Genji que nos avisara. Te hubiera ido a recoger en el camión...— Negó ligeramente, observando como el hombre se paseaba al interior de la cocina, al parecer, ineludible con su decisión de cocinar.— Oye... ¿Sabes que no tienes que cocinar después de haber subido una montaña a pie, verdad?...— Cuestionó con genuina preocupación. Él, por su parte, no era precisamente un buen cocinero, pero podía arreglárselas para ayudar un poco a ese cansado hombre.— Deberías ir a tomar una ducha mientras yo te preparo tu comida japonesa... — Dudó por unos segundos antes de continuar.— Bueno, solo comida, no japonesa...— Sus conocimientos vagos no daban para tanto, pero en algo podía ayudar.
 








You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Miér 22 Nov - 19:24

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
Mientras su compañía daba vueltas por la cocina aprovechó a poner el arroz dentro de la arrocera, que era lo que más tardaría en cocinarse, y agregó el wasabi junto con el agua para comenzar a saborizar su sobrio plato. En Japón, esa comida era más una colación que un plato principal, pero bastaba para lograr la sensación de saciedad que buscaba en esos momentos, antes de retraerse a la habitación que ahora sabía que tenía preparada. No quería estar alrededor de esa gente más tiempo del necesario. Eran los amigos de Genji, no suyos, y no le correspondía invadir.

No bebo café —se apresuró a responder, haciendo evidente su desagrado ante el olor al fruncir la nariz. Siempre se le había hecho muy fuerte, una sobrecarga a sus sentidos que no podía tolerar. Tenía el vago recuerdo de cuando era pequeño grabado en sus fosas nasales más que en su mente: la mezcla entre café negro y ceniza de cigarrillo de cuando su padre los apagaba en los restos de líquido del fondo de una taza. Aunque pensar en Sojiro nunca le había evocado molestia, su memoria olfativa parecía tener otra opinión al respecto. —Tú tampoco deberías, son las once de la noche —apuntó, a modo de consejo. En realidad eso de que producía insomnio era una excusa. Nada podía empeorar su poco descanso para ese punto.

Tenía que admitir que la calidez de aquél cuerpo, sumado al tamaño en comparación a él mismo, le resultaban llamativos, y que si ese hombre lograba dejar de hablar tanto ni siquiera le parecería un mal prospecto para una noche. Aún así no lo había invitado a salvar tanta distancia, por lo que más que imaginarse en una situación sensual buscó alejarse, dirigiéndole una mirada que decía lo mucho que acababa de incomodarlo. Esperó que volviera a su lugar lejos de él para abrir la heladera por sí mismo, y examinarla en busca de ingredientes que pudiera usar para hacer de su plato algo aceptable. Mientras, escuchaba al otro a medias, al menos hasta que mencionó a su hermano.

La situación con Genji es... —comenzó a explicar, deteniéndose antes de poder soltar el 'delicada' que iba a terminar la frase. No tenía por qué divulgar lo que pasaba entre los dos a desconocidos, suficiente tenía con que supieran que era su hermano, y mucho más con que, aún así, aquél individuo decidiera ser hospitalario por quién sabía qué estúpida razón. —No me gusta molestar, como bien ya dije. Me trajo hasta aquí cerca un hombre en su vehículo, apenas caminé unas horas —se justificó, minimizando la situación. En realidad, Hanzo la consideraba mínima. En otras ocasiones había andado mucho más, terminado agotado, y aún así se las había arreglado para hacer su cena como la tradición mandaba. Otras pocas se iba a dormir con el estómago vacío, aunque la sensación no era del todo molesta sino hasta a veces reconfortante.

Que le ofreciera cocinar era la gota que rebalsaba el vaso. No entendía esa preocupación por su bienestar ni mucho menos las razones detrás de su comportamiento, pero le resultaba imposible tolerarlo. Sentía desconfianza y lo que era peor, le costaba encontrar una manera de expresarlo, de alejarse sin poner en ridículo a Genji o dejarlo mal parado con sus actitudes. Al final, cuando escuchó lo de la ducha, se volteó a mirarlo, tratando de expresar su molestia a través de su rostro, que nunca le era difícil, y preguntando indignado —¿Huelo mal? —como si todo lo que hubiese sacado de la amabilidad contraria fuera que estaba quejándose de su hedor de manera indirecta. No estaba seguro de tenerlo siquiera; solía traspirar poco y en invierno mucho menos, además de que nunca olvidaba echarse desodorante.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Miér 22 Nov - 23:18

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
No podía despegar sus ojos del cuerpo de ese pequeño hombre, ya no tanto por su envidiable físico y sus deseables atributos, sino más bien, por lo increíble que le parecían sus movimientos y gestos. Incluso en aquel ambiente tan relajado, parecía deslizarse con sigilo, como una diminuta serpiente que utiliza hasta el más recóndito agujero para pasar desapercibida. No comprendía ni de lejos su actitud, pero hace ya mucho tiempo que Jesse declinó de aquella ardua tarea que era comprender a las personas. No por un sentimiento de desdén, sino que todo lo contrario. McCree amaba a las personas, a todas y cada una; amaba desentrañar sus vidas, conocer aquello que ocultaban bajo el rostro que portaban frente a la sociedad. Amaba hacerlo, y no por malicia, más bien por satisfacción personal, algo así como un gustillo adquirido a saber cosas que el resto no. Conocer los motivos del resto, significaba dejar de odiar, o algo así. Quizás por eso adoraba caer bien a ellos, los poseedores de caracteres complicados, lo adoraba por el desafío que significaba visualizar bajo su máscara, ya que defendían su mundo interior con tanto recelo, que traspasar sus capas significaba una gloria tan grande, que alimentaba ese pequeño espacio de su ser que se alimentaba de las relaciones interpersonales. Hanzo, en particular, parecía un desafío incluso más grande.

Lo observaba de lejos aunque tenía claro que estaba incomodando, también tenía claro que su repentino acercamiento, había logrado aquel efecto, pudo percibir su tensión abarcando sus fornidos músculos. —No pasa nada, aunque no beba café, me cuesta dormir. —Se encogió de hombros restándole importancia al asunto. De pequeño, pegar pestaña no era demasiado problema, pero ya a mediados de la época de Black Watch, su mente estaba tan sobrecargada, que el sueño parecía haber renunciado a su amistad. — Un té entonces, chocolate caliente, ronpope… cola de mono —Ofreció el último, haciendo uso de su clásico, aunque algo oxidado español. Ya estaba rendido, el japonés no iba a aceptar nada, pero estaba contra sus principios dejar de insistir.

La arrocera comenzó a funcionar rápidamente, incluso cuando la porción ingresada era extraordinariamente pequeña. Hanzo era pequeño, pero… ¿Cómo esperaba que ese puñadito alcanzara para ambos? — Si quieres más arroz, tenemos, darlin’, Genji siempre compra costales…—Comentó ahora rebuscando en las puertas el objeto mencionado. Regresó ligeramente al hombre, apretando sus labios. — ¿Tres horas?... Genji parecía realmente feliz de que vinieses, no molestas. —Afirmó, acercándose a la mesa en la que comían cuando había poca gente en la base, tomó asiento y rebuscó en sus pantalones, encontrando lo que esperaba: un puro, el cual posicionó inmediatamente entre sus labios, sin siquiera encenderlo aun. Podía parecer irónico, considerando que aquel era su atuendo de entrenamiento. — Tranquilo, Hanzo…—Otra vez aquella molesta  familiaridad, sumada a la incomodidad que significaba para él llamar a la gente por sus nombres completos. — Te gustará este lugar, son todos muy simpáticos…Aunque ni creas que no noté como miraste a Winston. — Comentó señalando con el puro en dirección al cuarto. — Hasta parecía que hubieses pillado a alguien tocándose con tu foto. — Bromeó llenando la estancia con una sonora y poco discreta carcajada. — Winston es la mejor patata del costal… Solo procura no llamarlo “mono”, lo odia en serio…—Comentó levantándose para agarrar los fósforos y encender finalmente su cigarro.

Una vez permitió por primera vez al humo invadir su boca, este no se mantuvo demasiado tiempo allí, ya que una pequeña risa volvió a escapar sin recato. —Dios santo, no, darlin — Negó refiriéndose al comentario acerca del olor ajeno. — Tu hueles a rosas en comparación a como olería yo si hubiese caminado tres horas…—Su cuerpo poseía unas reacciones bastante molestas en cuanto a aquello se refería. — Solo quiero que vayas a relajarte, debes estar cansado, dolorido y muerto de frío…No pienses mal de mí. — Lo señaló con el cigarrillo una vez más. — Encanto y hospitalidad sureños, ya sabes…—Guiñó gesticulando una vez más con su sombrero fantasma.

 








You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Jue 23 Nov - 5:40

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
Odiaba la forma en la que los ojos del más alto parecían no abandonar su figura en ningún momento. Desde la vista periférica podía notar que lo observaba sin ningún reparo, como si no fuera de pésima educación, como si su noción de lo que era o no educado fuese inexistente o como si las enseñanzas impartidas por su familia importaran un bledo. Pocas veces recordaba haber observado a gente fuera de su círculo familiar durante más de unos segundos, y en particular hacía eco en su mente una en la que su madre le había dado un cachetazo que hizo arder su mejilla durante días por hacerlo. Había aprendido, eso era seguro, y consideró emplear la misma técnica con el americano. Era amigo de Genji, tuvo que recordarse.

¿Alcanzaba con asentir de cuando en cuando al monólogo interminable que acompañaba ese acento? Lo traía sin cuidado que el otro tuviese dificultades para dormir. Hanzo también, y no por eso andaba compartiendo su pesar con desconocidos. Había cosas que eran para guardarse, para sufrir en la intimidad. —Hmm —murmuró en un sonido ausente y poco comprometido que evidenciaba que la tarea de cortar las cebolletas que acababa de extraer de la heladera ocupaba buena parte de su mente. Eso, o que tener una conversación no estaba muy alto en la lista de intereses. Dejó el cuchillo a un lado cuando terminó su tarea y terminó por voltearse a ver al otro, esperando que darle un poco de atención aplacara esa necesidad constante que parecía tener de parlotear. —¿Para qué necesitaría más que esto? Es lo que voy a comer —frunció el entrecejo, confundido por el cuestionamiento. Odiaba que se metieran con su forma de hacer las cosas, mucho más cuando era obvio que llevaba el suficiente tiempo haciéndolas para no equivocarse.

La mención de su hermano, sobre todo junto a la idea de que pudiera estar feliz por su llegada... Bien, era algo que no se esperaba. Sintió como el corazón le daba un salto en el pecho, aunque no le pareció una emoción del todo agradable. Casi inmediatamente después comenzó a sentir que se le dificultaba respirar, como si alguien estuviese rodéandole la garganta con las manos. Alzó las propias para palparse el cuello, sentir la piel ahí, el calor y el fluir de la sangre que aún circulaba como unos segundos atrás. No, no, nonono; el murmurar constante de su mente ofreció una sucesión de negativas, algunas de las cuales se manifestaron a través de su voz aunque no pudo reconocerlo −mucho menos detenerse. Partiendo de sus manos y a través de cada una de sus venas se extendió un frío que lo hizo volver al implacable invierno que azotaba Europa puertas afuera, ese que acababa de sacudirse de encima en el ambiente cálido que ahora lo sofocaba. De repente estaba en otro lugar, uno en el que los bordes de su consciencia se desvanecían y los recuerdos lo invadían, desordenados y agresivos, y en el que los colores se mezclaban en uno solo: el de la pasión, donde la palabra era más padecimiento que cualquier manifestación de deseo.

Se le pasó un momento que podía haber durado dos años, y cuando volvió a la realidad se dio cuenta de que sus mejillas estaban húmedas y otra sensación, esta vez más real y de la que era consciente, se apoderó de él: horror. ¿Acababa de derramar lágrimas frente a ese extraño? Siempre se había dicho que esos momentos, que no lograba comprender del todo, eran para vivirse en soledad. Se sintió humillado y traicionado por su mente, y aunque abrió la boca varias veces para excusarse, justificarse, algo... Debió parecer un pez fuera del agua gesticulando así. Su costado más retraído le gritaba que se marche, que abandone Gibraltar para nunca volver, mientras que el otro decía que fingiera que no había ocurrido nada. Finalmente entornó los ojos en dirección al hombre, se aclaró la garganta y ordenó: —Apaga el cigarro mientras cocino, el olor es insoportable.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Jue 23 Nov - 17:11

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
Sus labios se abrieron y cerraron en un ridiculo boqueo de pez ante la seca aclaración ajena ¿Realmente planeaba preparar arroz solo para sí mismo? No se lo esperaba, para ser sinceros. Más que mal, era un desconocido, apenas llegado a un lugar en que lo estaban recibiendo con amabilidad ¿No debería al menos preguntar, ofrecer? Así al menos, dictaban sus modales, recibir, cobijar, ser hospitalario. Pero quizás estaba sobreestimando al japonés. Paseó su mirada a través de toda la cocina, decidiéndose dificultosamente entre encontrar alguna excusa para la actitud contraria, o molestarse y marcharse definitivamente. La verdad, ya comenzaba a cansarse un poco de aquella situación.— Ya veo...— Respondió finalmente, para luego darle una larga calada a su puro, buscando en el humo algo de paciencia.— Eres algo tímido ¿Eh Hanzo? — Cuestionó sin ninguna intension de sonar malicioso; más bien quería suavizarse. Tenía claro lo difícil que puede ser llegar a un lugar nuevo, en el que no conoces a nadie.— Me hubiera gustado probar tu comida japonesa... Genji no cocina muy bien.—Comentó rodeando sus palabras con una nube de humo y una carcajada.— No le digas que te dije eso, camarada... Aunque seguro él ya lo sabe.— Comentó recordando alguna desagradable preparación de repollo quemado que el cyborg le preparó durante su época de Black Watch. Ahora, con su nueva forma de ver la vida, comer arroz y servilletas fritas era suficiente.

Estaba a punto de profundizar un poco más en sus anécdotas relacionadas con Genji-después de todo, era el único tema que los podía unir de manera positiva, logrando así, quizás, una mejor reacción por parte del más bajo- cuando un agudo jadeo, seguido del inconfundible quejido chirriante de la asfixia, encendieron su instinto en menos de medio segundo. Hanzo estaba... ¿sufriendo un ataque de pánico? Un salto de sus poderosas piernas lo catapultó de la silla que mantenía su peso hasta ahora; se apresuró a un costado del hombre, quien parecía estar siendo estrangulado por un par de manos fantasma. Apoyó ambas manos en los hombros ajenos, sujetándolos con firmeza, pero sin fuerza; había visto algunas crisis de pánico en su vida, y sabía cuán importante era mantener la calma.— Tranquilo, camarada, te tengo... todo está bien.— No mentiría, estaba preocupado, se notaba que el estrés cargado por esos amplios hombros eran razón suficiente para sufrir algo como aquello. Presionó levemente el cuerpo ajeno, guiándolo hasta la silla que él mismo ocupó minutos atrás.— Puedes superarlo.— Lo acomodó a pesar de lo tenso de sus músculos, los que en menos de un instante, se relajaron casi antinaturalmente.

Pudo percibir la incomodidad del rostro ajeno al despertar del transe, sus mejillas húmedas, sus ojos enrojecidos. Estaba sufriendo en serio, y lo peor, lo había evidenciado frente a un completo extraño. A su juicio, no tenía nada de que avergonzarse, esas cosas pasan todo el tiempo. Él mismo había aprendido a lidiar con un par; luego de sus primeros asaltos en Deadlock; luego de perder su brazo. La vida es dura cuando no vives como el promedio, pero al juicio de McCree, valía la pena, y expresarlo en voz alta es lo mejor que te puede suceder. Quizás cuantas cosas malas llegaron a atormentar la vida de ese pobre hombre. Razón suficiente para levantarse y rodearlo con fuerza entre sus descubiertos brazos, realizando quizás un acto suicida, pero tan sincero que era imposible de suprimir para alguien como Jesse. Apretó el puro entre sus labios.— Todo está b...— Estaba dispuesto a seguirlo animando, cuando otro ladrido por parte del japonés, le ordenó apagar el cigarro. Sus castañas orbes se abrieron en sorpresa antes de liberar una escandalosa carcajada.— Okey, okey... Eso no me lo esperaba.— Con dos largas zancadas se aproximó al lavabo, llenando un gran vaso de agua, al cual agregó cuatro generosas cucharadas de azúcar. Apagó el puro en un pequeño cenicero cercano y regresó a la mesa con su arcaica receta contra la tristeza.— Esto te hará bien. Mi madre solía preparármelo...—Ofreció entregando el vaso al esquivo japonés.








You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Jue 23 Nov - 20:05

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
Era la primera vez que pasaba por un episodio extraño de esos en compañía de alguien. Jamás lo había visto en otra persona tampoco. En soledad, solía permitir que vinieran y se fueran al antojo de su mente, hasta había llegado a incorporarlos como algo natural de cuando en cuando. De entre todas las respuestas que pensó que alguien podía tener al ver ocurrir semejante anomalía, la suavidad con la que veía que el americano estaba tratándolo era tal vez la más desconcertante.

De un segundo a otro lo rodeaban dos enormes brazos, atrayéndolo a aquél cuerpo ancho y oscuro, a ese torso aún desnudo. Todas las luces rojas se encendieron en su cerebro, una tras otra a medida que enviaban la señal a su boca, a su voz poco responsiva, a sus manos. Cualquier cosa para quitárselo de encima. Apenas había conseguido dar la orden de que deje de fumar a su alrededor; no fue capaz de decir mucho más luego de eso, no cuando su lengua parecía enredarse sobre sí misma y sus brazos pesaban a los costados de su cuerpo. Por suerte, el otro se separó de él cuando lo oyó, aunque soltó una estruendosa risa que sólo empeoró su sobresalto. Hanzo suspiró aliviado cuando tuvo registro de que había recuperado su precioso espacio personal. Se relajó un poco más sobre el respaldo de la silla, y siguió con curiosidad en la mirada la presencia que cruzaba los pasos hasta el lavabo para acatar a su agresivo pedido.

Podría haber pensando en el hombre como débil, siguiendo el mandato de un tipo que acababa de conocer −un tipo que había atacado a uno de sus compañeros de Overwatch tiempo atrás, que casi lo había asesinado, que había tenido esa intención. Sin embargo, le pareció que esa descripción no le quedaba, por mucho que intentara hacerlo encajar en ella por toda esa suavidad, esa compasión, esa amabilidad... Ese encanto sureño que decía poseer. —Pfah —soltó un sonido burlón cuando le posó delante ese vaso de agua, ese que había visto completar con azúcar. Vaya desagrado. —No necesito esto, americano —deslizó sus propios dedos por la mesa hasta hacer contacto con la base del vidrio, empujando lenta y deliberadamente el pequeño recipiente en dirección al otro, devolviéndoselo. Clavó sus ojos oscuros, aún vidriosos, sobre el marrón de los contrarios con una intensidad desafiante, casi retándolo a insistir —. Ya estoy bien —acompañó la afirmación curvando una de las comisuras de sus labios hacia arriba. A modo de aviso concluyó: —No soy un niño, no necesito que me trates como a uno. Me conformo con que me dejes en paz.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Vie 24 Nov - 2:43

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
Llevaba un rato prestándole al japonés una atención muy diferente a la prestada anteriormente, una atención más inocente, pero también más intensa. No quería perderle el rastro a ninguno de sus gestos. El sujeto estaba conmocionado, y no se perdonaría a sí mismo dejarlo a su merced en caso de que el pánico regresara prontamente y quizás con más intensidad. Le gustaba creer que era bueno consolando a las personas, le gustaba creer que sus amplios hombros hacían de buen soporte para las penas ajenas. Era un sentir algo egoísta, pero también altruista. Nada hacía más feliz a Jesse que las sonrisas sinceras de quienes lo rodean. Por ahora, aunque no había logrado ni una pequeña mueca sincera por parte ajena, mantenerlo vivo y cuerdo era más que suficiente. Apretó los labios un par de segundos, persiguiendo esta vez el vaso de agua que le había entregado, sorprendiéndose ingratamente por su seca y arisca respuesta, sumándole ese odioso apodo que incluso él, la persona más tolerante de Overwatch, detestaba. Golpeó sus pies con la punta de sus zapatillas de deporte. Había tocado límite, uno no tan alto, pero límite al fin y al cabo. Se puso de pie, alcanzando un paquete de servilletas que yacía a medio abrir sobre la encimera; cogió un puñado al mismo tiempo que su puro.— Está bien... Hanzo— Recalcó la pronunciación del nombre ajeno, agarrando el vaso con agua, e intercambiándolo por las servilletas.— te dejo solo. Pero te advierto que aquí todos vivimos en comunidad. Si uno come, todos comemos ... Y todos somos adultos — Le señaló la arrocera pobremente rellenada antes de vaciar el agua en el lavabo. — No rompas nada ¿Okey, darlin’? — y de dos zancadas abandonó la cocina.

Realmente se sentía molesto, su cabeza luchaba por aplacar aquel sentimiento tan negativo, pero parecía imposible, o eso creyó. Nada más avanzó la mitad del pasillo, el recuerdo de los jadeos ajenos invadió su conciencia, eso sumado a lo novato de Hanzo. No podía dejarlo solo, no podía actuar así con tan vulnerable ser. Seguramente, solo estaba nervioso ¡Rayos Jesse, como la has cagado! Golpeó su frente en un teatral gesto, decidiendo finalmente, que lo mejor sería esperar allí afuera. Sin mucha dificultad arrastró su espalda a través del muro, cruzando sus piernas al finalmente caer sentado. Buscó una pequeña cajetilla de fósforos con la cual volvió a encender su puro. Al menos tendría que guiar a Hanzo a su cuarto. No pasaba nada.








You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Vie 24 Nov - 3:56

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
Se sintió aliviado de ver al americano marcharse. Desde el segundo en que le había abierto la puerta hasta entonces, el tiempo sin charla o de contemplación había sido escaso. Hanzo valoraba mucho la tranquilidad, incluso en momentos en los que no estaba haciendo nada, pero mucho más en aquellos en los que tenía que enfocarse. Cocinar era uno; hasta a la hora de hacer el té por las mañanas prefería estar solo, o si tenía que ser acompañado, prefería hacerlo en silencio. Jamás le había parecido incómodo, pues peor aún era sostener una charla sin sentido.

Comió muchísimo más calmo que de haber estado acompañado de aquél miembro de Overwatch. No obstante, no era tan duro como para reconocer que su compañía, aunque molesta, había sido necesaria. Sin él no hubiese podido llegar a la cocina a llenarse el estómago, ni se hubiera enterado de que lo esperaba una cama --hacía varios días que no gozaba de la comodidad de una. Entre eso y las palabras que le había dicho antes de marcharse, logró que el japonés sintiera algo de culpa, o al menos que se sintiera desagradecido ante su hospitalidad, lo cual era inexcusable para alguien con su nivel de educación y modales. Hizo una segunda porción de ochazuke, y mientras ésta se preparaba aprovechó a limpiar los platos sucios que estaban en la cocina. No eran suyos, pero sí de aquella comunidad, y aunque no aceptaba pertenecer y sólo estaba ahí por Genji, hasta que él regresara no le quedaba otra.

Al salir al pasillo invadió su nariz otra vez ese olor intenso a humo del puro que fumaba el americano. Por un segundo pensó que había quedado en el ambiente tras su partida, pero al bajar la mirada se encontró con que el hombre estaba sentado en el suelo en mitad del corredor. No iba a mentir, no lo esperaba. Había salido de la cocina con el bowl, dispuesto a alcanzárselo hasta el sofá donde supuso que estaría de vuelta. Se sentía un poco ridículo, pero no lo suficiente como para evitar acercarse hasta él y extendérselo. —Aquí tienes, americano —no sabía su nombre... ¿Se lo había dicho? —. No esperes gran cosa. Es comida de relleno, de medianoche... Nada especial —advirtió, por si tenía alguna expectativa. A Hanzo le gustaba bastante, pero sabía que la gente de otros países solía encontrarla un poco insulsa, aunque él hacía su mayor esfuerzo para que estuviera bien saborizada.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Vie 24 Nov - 5:04

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
Luego de acabar su puro, el tiempo parecía hacerse eterno. Ya no sabía que hacer en aquel pasillo solitario. No era como si no estuviese acostumbrado a la soledad, pero lo cierto era que luego de tantos años separado de sus seres queridos, la soledad no era precisamente su amiga. Bueno, no todo el tiempo. De vez en cuando necesitaba de aquellos momentos en los que el silencio aprendía a cobijarlo, compartiendo con el adictivo aroma y sabor de los puros, del bourbon, de la noche... Pero esta no era la ocasión, no era ocasión para meditar. Necesitaba asegurarse de que Hanzo estaba bien, y no poder verificarlo con sus propios ojos lo estaba volviendo loco. Suspiró pesadamente, utilizando ambos brazos para apegar sus muslos contra su pecho en un vano intento de cambiar de posición, ya comenzaba a acalambrarse.

Estaba punto de ponerse de pie para regresar a la cocina, cuando los ligeros pasos del más bajo irrumpieron en el pasillo, acercándole sin mucha delicadeza , un pequeño bowl humeante y delicado. Sus ojos se abrieron en sorpresa; sin lugar a dudas, aquello era lo que menos esperaba. Al menos sus palabras lograron remecer la conciencia ajena. Dedicó una sincera sonrisa a su acompañante, poniéndose de pie con un gesto sutilmente ágil, logrando divisar en el camino, el contenido de plato ofrecido. Un cristalino caldo amarillento, coronado por una pequeña porción de arroz, algas de sushi-o como se llamaran- y un montón de bolitas que no recordaba haber visto antes. No mentiría, el aroma desprendido por aquellos alimentos era, como menos, peculiar. Algo levemente ácido, suave... glutinoso como el arroz. No se veía apetitoso para nada, pero jamás saldría de su boca. Él estaba acostumbrado a comer enormes porciones de comida, no importaba quien las hubiese preparado o de que tipo fuesen, mientras fuesen enormes y contuvieran carne, estaba bien. No obstante, el hecho de que Hanzo se hubiera tomado la molestia de preparar un plato especialmente para él, y más aún, considerando la minúscula porción de arroz cocinada, era sobrante mencionar cuanta felicidad comenzaba a gestarse en el centro de su pecho. De seguro su rostro lo expresaba con creces.

Estiró su diestra, cogiendo el pequeño recipiente.— Gracias darlin... huele delicioso.— A los ojos de Jesse, no había mejor reflejo de las intenciones de otros, que su comida.— ven, regresemos a la cocina.— Siguió su propia orden, acomodando el plato en una punta de la mesa, donde tomó asiento.— Me perdonarás, pero mi maestría con los palillos da pena.— Se excusó con una sutil sonrisa, comenzando a comer más lento de lo que le gustaría.— Escucha, dar..., digo, Hanzo...— Comenzó, llevándose una pequeña bola de arroz a l boca. Al fin y al cabo, lo estaba disfrutando más de lo esperado.— Discúlpame por lo de hace rato...—El arrepentimiento teñía su voz, a pesar de que seguramente cualquiera, lo dejaría pasar. Para él era imposible.— Sé que eres nuevo... y quizás estás nervioso. Está bien, me excedí...— Continuó dedicándole ahora toda su atención.— Estarás bien aquí... todos son amables. No se enojan como yo...— Comentó soltando una pequeña risita culpable.— Pero como recompensa, te haré un tour nocturno por la base ¿Que dices?








You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Vie 24 Nov - 20:18

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
La sonrisa del americano era contagiosa, o lo hubiese sido frente a cualquier otra persona excepto Hanzo Shimada. Por lo menos no estaba frunciendo el entrecejo, lo cual era mucho decir no sólo por su personalidad sino por el estado mental en el que estaba; había tenido un ataque en la última hora, le dolían las piernas y tenía ganas de dormir. La idea de una habitación privada le resultaba atractiva, sobre todo para quedarse ahí evitando a los miembros de Overwatch hasta el regreso de Genji. A pesar de que quería irse, siguió al otro a la cocina como le había pedido, aunque permaneció de pie apoyado contra una pared en lugar de sentarse. —Puedes comer con cuchara si se te da mejor —ofreció, señalando el cajón donde ahora sabía que estaban los cubiertos.

Era un tipo extraño, ese amigo de Genji. Hanzo no podía entender por qué se disculpaba. Aunque había sido un poco atrevido al asumir que iba a hacerle de comer, en cierta forma lo que le había dicho tenía sentido, sobre todo considerando que él era un invitado ahí y que estaban haciéndole un favor al no dispararle ni bien le habían visto la cara. Él mismo no hubiese tenido esa consideración al encontrarse cara a cara con alguien que hubiera intentado asesinar a un aliado. —No soy tímido ni estoy nervioso —sintió que era necesario aclarar, y para probar su punto le dirigió la mirada directo a los ojos, tal vez con demasiada dureza. —Soy así —no sentía vergüenza de ello tampoco, mucho menos podía darse cuenta de lo mal que le hacía aislarse —, pero no te preocupes. No necesito estar bien ni que se molesten en acomodarse a mi presencia. No planeo quedarme durante mucho tiempo.

Hablaba de sí mismo como un peso, como si estuviera de más ahí. No sólo pensaba en Overwatch, sino entre los amigos de Genji más allá de las asociaciones que tuvieran. Su hermano tenía derecho a hacer su vida lejos del desgraciado que se la había arruinado. Con suerte, cuando pudieran hablar, sería capaz de hacerlo entrar en razón con respecto a eso. Mejor, tal vez hasta podría convencerlo de que acabar con la vida de Hanzo era la única forma de darle un cierre a ese capítulo de desgracias que le habían traído los Shimada al menor de los herederos. No guardaba muchas esperanzas al respecto, su hermano parecía cegado por una idea de perdón estúpida e insensata.

Tenía planeado irse a dormir luego de darle esa porción de comida, pero el último ofrecimiento del hombre lo hizo reconsiderar. Conocer la base le ayudaría a andar con independencia, a escapar la presencia de otros y evitarlos, saliendo a horarios extraños de su habitación. Al final asintió. —Tomaré tu tour nocturno, americano.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Vie 24 Nov - 21:38

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
Por milésima vez en la noche, sus ojos se clavaron en el rostro ajeno, ya más relajado, pero aún increíblemente inexpresivo. Alzó su diestra lentamente, palpando su propio entrecejo con cierto misterio.— Te pondrás arrugado si sigues así, darlin’— Advirtió esbozando una sutil sonrisa. No conocía la vida ajena, pero a su juicio, siempre se podía encontrar una buena razón para sonreír, y esperaba férreamente, poder conseguir que su nuevo compañero lo hiciera. Regresó a su comida, acabando rápidamente con los últimos vestigios de arroz, y posteriormente con la sopa, directo del tazón, tal como le enseñó Genji la primera vez que lo vio ingerir alimentos. Suspiró alegremente, acariciando su vientre, el cual yacía increíblemente satisfecho, seguramente más por las bananas que por ese pequeño tentempié. Pero debía admitir que la sopa logró encender su alma, como siempre.— Estaba muy bueno...—Elogió al mayor haciendo un gesto de aprobación con sus pulgares.— pero... ¿Estás bien con eso? — Cuestionó con más sigilo del empleado anteriormente, no quería provocar otro episodio de pánico ni ira. Hanzo relajado era mejor que todas sus versiones hasta ahora.— Si quieres algo más... puedes cogerlo.— Señaló las pequeñas puertas que adornaban toda la parte superior de la cocina.

Se sentía satisfecho de recibir al fin una respuesta positiva por parte ajena, razón suficiente para ponerse de pie, aproximarse y palpar su hombro con una camaradería que, para lo que él están acostumbrado, resultaba demasiado delicada.— Entonces comencemos.— Utilizando sus brazos enseñó la cocina en general, dirigiéndose primero a una puerta pequeña que yacía en la esquina izquierda, la cual abrió, exhibiendo un cuarto largo lleno de anaqueles.— Mira, aquí guardamos las provisiones. Todo es de todos... Normalmente salimos una vez cada dos semanas a comprar. Cada uno pide lo que quiera o necesite.— Comentó sin entrar en mucho detalle.— Me gusta salir en los camiones. Así que... si un día quieres acompañarme.— Esperaba algún día ganarse su aprecio como para despertar aquel sentimiento en el japonés.— Me dices y salimos. Hay unos lugares muy buenos para comprar...— Cerró la puerta tras de sí, y se dispuso a salir de la cocina.

Comenzó a caminar en dirección opuesta a a la sala, recorriendo algunos pasillos que contaban con interminables filas de puertas, la mayoría llenas de maquinaria sin interés o circuitos necesarios para el funcionamiento de Athena.— Bien, aquí al fondo del pasillo... Está la enfermería.— Comentó llegando finalmente a un cuarto que despedía aquel aroma a asepsia característico de los hospitales.— Tenemos buenos doctores. No sé si Genji te ha hablado de Angela, ella es muy importante para él, bueno y para todos aquí...— Señaló su brazo prostetico antes de abrir la puerta y revelar aquel lugar que más que una enfermería, era un hospital.

No sabía explicarlo a ciencia cierta, pero recorrer Gibraltar, y mejor aún, mostrárselo con orgullo a un nuevo miembro, hinchaba su pecho, lo llenaba de una alegría tan intensa que era difícil de definir. Enseñar el lugar que llamas hogar superaba cualquier otra sensación de dicha. Era como ser consciente, despertar y descubrir una vez más cuan afortunado Te ha hecho la vida. Incluso después de todo.








You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Sáb 25 Nov - 4:54

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
Si su compañía estaba mintiendo sobre haber disfrutado de la comida que Hanzo había hecho, era un mentiroso excelente. Asintió al elogio y a su gesto, pero el comentario de que iba a arrugarse si seguía así le importó tan poco que conservaba la misma expresión.  —Yo estoy bien. No suelo comer mucho —explicó, sintiendo la necesidad de justificarse por su pequeña porción, antes de agregar —. La cena debería ser liviana y no incluir mantequilla de maní —. Con eso sí curvó las comisuras de sus labios en una sonrisa, aunque más que amistosa parecía tener intenciones de molestar. Recorrió el torso del contrario con la mirada, deteniéndose unos segundos en su abdomen, y concluyó: —Aunque no pareces alguien a quién le importe demasiado.

Hacía años que no entablaba una amistad con alguien, y le parecía fuera de lugar elegir hacerlo con uno de los amigos de Genji. Sentía que invadía un territorio que no era el propio, que se hacía un lugar que no le correspondía en la vida que su hermano había reconstruido luego de que él la destruyera; no quería faltarle el respeto así. Sin embargo, aquél tipo parecía decidido a no permitir que Hanzo llevara adelante esa resolución. A pesar de la palmada, a la que hizo una mueca apenas imperceptible de molestia, lo siguió por la cocina en ese recorrido. Las explicaciones también eran útiles, sobre todo esa de que todos compartían; hizo la nota mental de guardar sus cosas en la habitación que le correspondía. —Si necesito algo me aseguraré de ir contigo—respondió al ofrecimiento, no con la idea de hacerle compañía en mente, sino sabiendo que si simplemente pasaba una lista de compras para que las hicieran por él alguien iba a equivocarse.

Siguió al más alto por el pasillo en silencio, manteniendo la mirada al frente la mayor parte del tiempo aunque no podía evitar lanzarle alguna que otra ojeada curiosa. Ese sí que era un tipo raro, desde su apariencia, pasando por su acento, hasta −y en particular− el trato que estaba dándole a Hanzo. Sin duda actuaba así por respeto a Genji, aunque no dejaba de sorprenderle lo bien que ocultaba el desagrado que debía tenerle. La mención sobre la importancia de la tal Angela para su hermano logró desviar hacia otro lado su interés antes tan fijo en el americano y sus ilegibles intenciones. —Esta Angela es... ¿Pareja de Genji? —no pudo evitar la pregunta. Cuando eran jóvenes, las únicas personas que parecían importantes para el menor de los Shimada eran aquellas con las que se acostaba.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Dom 26 Nov - 3:59

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
Al mantener la mirada fija en el rostro ajeno, no le costó demasiado reconocer el momento exacto en que sus ojos decidían tomarse un discreto paseo por su pecho, el cual descendió rápidamente hasta el vientre. En un comienzo, la permanente sonrisa abandonó sus labios, más por desconcierto que otra cosa, aunque aquel gesto se desvaneció por completo al notar que Hanzo no estaba apreciando sus atributos, sino todo lo contrario. Se sabía atractivo, siempre fue así, incluso en Deadlock, cuando no era más que un niño flacucho jugando a ser pistolero. Posteriormente las cosas cambiaron; Blackwatch, aparte de una indulgencia que no merecía, le entregaba tres comidas diarias, bebidas y tentempiés a destajo. Algo de lo que creyó no gozaría nunca más después de perder a su Madre. Razón suficiente para dejar de lado las pretensiones y concentrarse en llenar la tripa. La virgen bendiga a la genética-tal como decía su madre-ya que gracias a eso, sus entrenamientos y los leves cuidados que permitía a Mercy procurarle, aún lucia bien. Apoyó ambas manos en su levemente abultada barriga y carcajeó.— La mantequilla de maní es la base para cualquier buena dieta, sweetheart. Sigue mi consejo.— Bromeó, ahora señalando la discreta sonrisa que luchaba por no huir de los labios ajenos.— Si lo haces... Tendremos más preciosas sonrisas como esa.—Realmente el gesto positivo favorecía muchísimo al japonés.

Disfrutaba aquel recorrido como un descubrimiento propio. Gibraltar era fascinante e irreal, sin importar por donde se le mirase. Un lugar increíble, y aunque distaba mucho de un hotel cinco estrellas, o incluso de la base vaquera que siempre imaginó tener de pequeño, no había nada más que pudiese desear. Ahí había comodidades, y espacio para todo lo que se te pudiese ocurrir. Desde hacer ejercicio hasta mirar las estrellas. Todo, todo lo que te puedas imaginar. Él mismo lo había experimentado.

Se permitió observar de soslayo al silencioso japonés, sabía que le estaba dedicando furtivas miradas, y no mentiría, estaba lejos de desagradarle. Sabía que si yo pillaba in fraganti, la sutil caricia de la mirada ajena se desvanecería por completo. Si que era guapo ese hombre; su perfil, su cabello largo y entrecano enmarcando sus idílicas facciones, sus cejas, incluso su voz... Se hallaba Yam inmerso en su contemplación del recién llegado, que la pregunta logró tomarlo por sorpresa. Alzó una ceja divertido y posteriormente rascó su barba con algo de inquietud.—Pueees...—Comenzó intentando darle misterio a la situación, aunque ciertamente estaba muy lejos de ser. Genji y sus relaciones eran un tema algo delicado, no por nada que hubiese quedado sin resolver, pero el apacible nuevo Genji, se caracterizaba por su misteriosa capacidad de evasión.— Creo que... Genji está saliendo con alguien más.— comentó con algo de cautela. Quizás su amigo no deseaba revelar su vida privada.— Y Angela... digamos que últimamente tiene otros intereses.— Carcajeó ligeramente, apagando por fin, la luz de la enfermería.— ahora vamos a los hangares ¿Te parece? — Cuestionó retóricamente, agachando su rostro lo suficiente para encontrarse de frente con esas facciones que lo traían tan hipnotizado.








You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Dom 26 Nov - 8:25

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
Siguió las manos del morocho hasta que llegaron a palpar su estómago. Ya había estado mirando allí, pero el gesto seguido del cumplido que acababa de lanzarle a su sonrisa despertó otro tipo de curiosidad en Hanzo; una que hizo desvanecer tan rápido como había llegado alzando los ojos para encontrarse con los contrarios. —No gracias, americano —el gesto no abandonaba sus labios, pero era obvio que buscaba burlarse más que reírse con él. Era la única forma de mostrarse sociable que conocía: a través de esos juegos que no terminaban de definirse entre la enemistad y la amistad. Sólo había tenido una persona antes que encajaba el título, Akiko, su prometida. Con ella, por su simple condición de mujer, acercarse tanto emocional como físicamente había sido infinidad de veces más fácil. —Prefiero poder correr sin esforzarme cuando lo necesito —agregó a su provocación, entornando la mirada que aún sostenía sobre el café de los ojos ajenos.

Venía relajado, incluso su cauteloso cuestionamiento sobre la tal Angela había sido en plan conversacional −en cierta forma, esperaba la negativa. Como él mismo, sabía que Genji tenía preferencia por personas del mismo sexo, aunque su hermano se había permitido la libertad y el descaro de perseguir sus deseos hedonistas como si fueran lo primero en la vida. No estuvo tan relajado de enterarse que salía con alguien más, hasta se mantuvo en silencio un breve instante antes de responder, esperando que su sorpresa no del todo placentera hubiese pasado desapercibida. —Y… ¿Con quién sale? —inquirió con cautela, intentando hacer pasar la pregunta como casual. No estaba seguro de qué sentimientos afloraban en su interior a raíz de tener esa información, aunque el instinto protector parecía ser lo más presente. Era un idiota; se recordó con pesar que el mayor peligro en la vida del menor de los Shimada lo representaba él mismo.

No había mucho que ver en la enfermería, ni en ningún lado a decir verdad. Estaba tomando el tour para tener un mapa mental de ese lugar y luego poder andar solo, lejos de los miembros de la organización (o huir de ser necesario, le susurró su mente). Cuando su guía apagó la luz al final del pasillo y volteó a verlo, Hanzo seguía aún algo ensimismado con la información de que Genji podía llegar a tener una pareja. La risa que lo acompañó fue la que hizo que alzara los ojos otra vez, encontrándose a una muy corta distancia del hombre que le venía sirviendo de compañía. —Es tu tour. ¿Me estás preguntando a mí? —volvía a lanzarle una sonrisa ladina, provocadora, acompañada de otra burla; para sus adentros, en un segundo de hipnótica observación, pensó que el desaliño ajeno tenía un cierto atractivo. Uno que podía admirar, aunque no estaba entre sus planes acortar ninguna distancia. Todo lo contrario, dio un paso atrás y concluyó: —Vaya guía. Me inspiras mucha confianza.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Mar 28 Nov - 0:26

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
No podía despegar la mirada de la sonrisa dibujada en el rostro ajeno. Se notaba que no era del todo sincera, y para nada suave o empatica; más bien parecía burlarse silenciosamente, reír entre siseos al tiempo que recorría sigilosamente su cuerpo, rastreando e identificando hasta la más pequeña falla para así continuar con ese malintencionado jueguecillo que había comenzado. No le ofendía ni en lo más mínimo. Jesse tenía demasiado claras sus atribuciones y facultades como para permitir que un comentario como aquel le afectase. Por el contrario, notar como sus esfuerzos habían conseguido fruto, por más pequeño y ambiguo que fuese, llenaba su pecho y vientre de orgullo. Hanzo sutilmente alegre era algo digno de admirar. Esas angulares facciones adquirían un nuevo significado con el simple hecho de ser direccionadas ascendentemente.— Jesse, japonés, me llamo Jesse.— Corrigió con diversión, remarcando su sureño acento-aún más de ser posible- no quería volver a ser llamado de aquella incomoda manera.— Jesse McCree, para ser exactos.— puntualizó, agachando el ala de su imaginario sombrero una vez más. Ya comenzaba a extrañarlo.

Luego de apagar la luz y cerrar las puertas de la enfermería, su atención regresó a su acompañante, quien parecía bastante contrariado con respecto a la relación de Genji ¿Sería que ese sujeto sentía algo más que amistad por su amigo? No lo culparía. Él mismo perdió la cabeza por el Shimada algunos años atrás. Genji era encantador, incluso cuando no lo intentaba. En especial cuando no lo intentaba. Jesse creía haber acompañado al japonés durante su época más oscura, y aún así se enamoró perdidamente. No imaginaba cuánto podría haber significado conocerlo en su forma natural- y no solo físicamente hablando-. Lastima por Hanzo, Genji 3.0 no parecía demasiado dispuesto a escaparse de aquella esponjosa nube de paz que la meditación le otorgaba.— Pues...—Comenzó rascando su nuca con las yemas de sus dedos.— No sé si estaré metiéndome entre las patas de las yeguas, darlin’, pero...trajo a alguien de Nepal.— Comentó vagamente, también fingiendo algo de desdén al respecto. No mentiría, en un momento resultó incómodo enterarse, pero las cosas se organizaron medianamente rápido.— Un monje, ya sabes...— No estaba seguro si sería prudente proporcionar más información que aquella. Después de todo, apenas Hanzo lo viera, toda posible incertidumbre resultaría aplacada.

Te pregunto porque...— Estaba dispuesto a explicar hasta que notó que el más bajo solo estaba intentando desafiarlo. Alzó una ceja con diversión y revancha. Le encantaban los desafíos.— Lo hago por tu propio bien, sweetheart— Respondió caminando en dirección al pasillo, deteniéndose justo a un costado del japonés, agachándose ligeramente, al tiempo que su voz se volvía más grave y rasposa, deslizándose directamente hacia el oído ajeno.— Podríamos acabar accidentalmente en un lugar demasiado pequeño y oscuro para tu agrado ¿eh, darlin?...— Murmuró utilizando aquel tono que sólo sus conquistas tenían la dicha de conocer. Aquel tono nebuloso, pesado como el vapor, cálido, húmedo... Se irguió en toda su longitud, avanzando resueltamente, fingiendo que aquel instante no había sido más que producto de la imaginación de su compañero.—¡ A los hangares entonces, camarada!— Exclamó avanzando con largas zancadas a través de ese oscuro pasillo que parecía encender luces ante su mera presencia. Que bella era la vida.














You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Sáb 2 Dic - 21:49

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
Debía admitir que, por mucho que estuviese disfrutando de decirle americano así de despectivamente, enterarse de su nombre era un alivio. Deseaba relajarse, dejar de consumir tanta energía en seguir un juego que no tenía sentido como venía haciendo. —Mac… Cree —pronunció por lo bajo, quedándose con el apellido en lugar del nombre. Los nombres eran muy íntimos, dignos de una relación que ellos no tenían ni tendrían jamás. Si permitía que lo llamara por el propio, además de todos esos estúpidos apodos, era porque no esperaba que un americano llegase a entender del respeto y la cercanía que uno y otro implicaban. Aunque era un amigo de Genji, su hermano menor no era un ejemplo a seguir en ese aspecto ni en ningún otro que fuera propio de su cultura. McCree bien lo había dicho: ni siquiera cocinaba bien.

Sintió como el americano lo examinaba tras sus preguntas sobre el menor de los Shimada. No podía leer bien qué decían esos ojos que se posaban sobre él, pero podía imaginarlo: de seguro estaría pensando en lo peligroso que era, lo controlador… Tener un hermano asesino que luego andaba preocupándose por si salías o no con alguien no era exactamente algo que podía hacerte sentir seguro, así que tenía sentido que McCree se preocupara por Genji; hasta era admirable. Hanzo desvió los ojos, frunciendo el entrecejo ante las palabras ajenas. ¿Qué era eso que decía de las patas de la yegua? No tuvo mucho tiempo de meditarlo, perdía relevancia frente a la información nueva sobre su hermano y el desdén del hombre al revelarla. Tal vez ese monje no era alguien que hiciera feliz a Genji, quizás hasta era malintencionado… Hanzo tendría que lidiar con eso si así era.

Estuvo a punto de inquirir más al respecto, pero de repente el contrario volvía a invadir su espacio personal, esta vez para susurrarle al oído con aquella voz dulzona y grave que insinuaba una intimidad inexistente.. Se le erizaron todos los pelos de la nuca, aquellos que no eran suficientemente largos para estar sostenidos por la pequeña coleta en mitad de su cabeza, y sintió como los músculos de su cuerpo volvían a tensarse, como su garganta se cerraba… Dios, que estupidez que su cuerpo necesitara otra presencia humana de cuando en cuando, tanto que aquella completamente indeseada podía lograr algo así. Necesitó un segundo para componerse, pero al final se dio media vuelta y echó a andar tras él para alcanzarlo. No iba a seguir ese juego por el camino que McCree lo había llevado sino por uno que conocía mejor. —Diría que quedar encerrados en un lugar pequeño y oscuro es más peligroso para ti que para mí… McCree —la advertencia estaba clara en su voz, pero su reputación haría el resto, supuso. Entrecerró los ojos, clavándole una oscura mirada encima —. Yo si fuera tú me preocuparía más por mi bien que por el de mi compañía.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Nébula el Dom 3 Dic - 3:25

The twelve day of Christmas gave to me...
Jesse McCree
con Hanzo, 27 Dic. .
Sí, definitivamente Hanzo sentía algo por Genji. La preocupación y desconfianza que tiñeron sus expresiones en menos de un segundo eran imposibles de ignorar ¿Que estaría pensando? Apostaría el brazo que le quedaba a que un inmenso recelo comenzaba a propagarse en su interior, infectando poco a poco sus tensas entrañas. Insistía, no lo culpaba. Personalmente, siempre habían existido razones para desear cuidar al menor de los Shimada. Su historia, sus demonios, su poder... todo en él era una bomba de tiempo. O al menos lo era cuando lo conoció. Ahora Genji no necesitaba nada de eso, no necesitaba alguien que sintiera ansiedad por él, y mucho menos alguien que le mantuviera la mirada encima para cerciorarse de su bienestar. Más bien, todo lo contrario. Quizás por eso, Jesse ya no encajaba en el espacio tan exacto que un día le fue otorgado.— Genji está bien ¿sabes, darlin? No hay de qué preocuparse.— aclaró palmeando el fuerte hombro ajeno, notando al paso, lo bien ejercitado que estaba.— El monje... es un buen tipo.— Lo era. Silencioso, displicente, calmo y centrado. Todo lo que el nuevo Genji necesitaba.

Caminaba con la cabeza en alto, orgulloso de su reciente accionar. Era consciente de sus habilidades de conquista. Siempre fue poseedor de estas; incluso cuando era un niño, atraer gente no era un problema para Jesse McCree. Se sentía bien por conseguirlo también con ese atractivo hombre. Sabía que Hanzo era infranqueable, pero no pasaría desapercibido para sus ojos el escalofrío que recorrió su columna al percibir la cercanía, y peor aún, su voz. Ay madre santa..., si no fuera porque le parecía inapropiado incurrir en esas lides con un amigo cercano de Genji, ya hubiese obedecido a sus bajos instintos, acorralando ese compacto y fornido cuerpo contra la pared, inmiscuyendo su rodilla en aquel lugar que hace morir a los valientes. Mordió su labio inferior con fuerza, luchando por gobernarse, luchando por borrar todas aquellas imágenes tan impropias-aunque digamos que la propiedad nunca había sido una de sus características- Sin embargo, las palabras emitidas por el japonés no ayudaban demasiado a conservar la pureza de la situación.

Lo observó de reojo, sonriendo de lado al notar lo bajito que se veía desde esa posición. Alzó su ceja derecha y sin esforzarse demasiado por ocultarlo, una seductora carcajada escapó de sus labios al tiempo que intentaba decidir si el pelinegro intentaba provocar o intimidar.— Eso tendría que juzgarlo por mí mismo, sweetheart— Respondió en un grave murmullo. Era obvio que Hanzo intentaba intimidar, pero estaba muy lejos de lograrlo. Jesse sabía cómo defenderse, y lo sabía de sobra. Incluso considerando lo mortífero que podía lucir su nuevo compañero.— Podrías mostrarme de lo que son capaces esas manos...—Guiñó descaradamente antes de rebosar el ambiente con otra de sus intensas carcajadas. No importaba cual fuese la situación...imaginar al japonés en batalla lo calentaba tanto o más que rodeándolo con sus finos dedos.

Al ingresar al hangar, las luces se encendieron de inmediato, exhibiendo las espléndidas naves que servían de transporte para las misiones.— Estos son nuestros juguetitos... Nos llevan donde queramos.—Señaló las compuertas que solían recogerlos de las batallas.—y también salvan nuestros traseros ¿Sabes a que me refiero, no? —Comentó sonriendo, y dirigiéndose a un sector escondido detrás de los colosos.— Dime, Hanzo... Vi que traías una funda de arco.— Inquirió como que no quiere la cosa.— Podríamos venir a entrenar juntos un día...— Sugirió encendiendo al fin, la luz de un cuarto con validación de huella digital, la cual Athena no tardo en verificar.— Esta es mi sala de entrenamiento favorita...—Señaló, mostrando con su brazo metálico todas las dianas y trampas que se alzaban en aquel lugar.








You're like Stars in The Sky
BECAUSE I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT SKY
AND I DON’T EVER WANT TO STOP LOOKING AT YOU. BUT I KNOW I CAN NEVER CALL YOU ONE WORD, MINE.

oveja
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Party Poison el Lun 4 Dic - 3:50

The twelve day of Christmas gave to me...
Hanzo Shimada
con Jesse, 27 Dic.
Oír que Genji estaba bien, que el monje era, como acababa de decirle el americano, un buen tipo, ponía algunas de sus preocupaciones en stand-by. Claro que no podía guiarse exclusivamente por la opinión de un hombre como Jesse McCree, pero dado que su hermano y aquella compañía que parecía tenerlo tan ocupado no estaban en Gibraltar, le quedaba sólo esperar para poder emitir su propio juicio. Y lo haría, claro, como hacía con todo.

Las miradas del contrario amenazaban con despertar en él un sentimiento contraproducente e indeseado, uno que comenzaba con un cosquilleo en la parte de baja de su abdomen y buscaba extenderse. Tragó saliva y se forzó a olvidarlo, con ese autocontrol tan característico suyo. —Oh, sweet-heart —moduló aquella palabra con suficiente desagrado en el tono como para que fuera obvio que estaba burlándolo, a él y su actitud despreocupada ante las amenazas. Podía tomárselas tan a broma como quisiera, pero lo único que detenía a Hanzo de asesinarlo eran un sentido de la moral hacía poco adquirido y la relación del hombre con su hermano, el daño que podía causar en la que él estaba a punto de reconstruir con Genji. De que era capaz estaba seguro, y se le ocurrían millones de formas de hacerlo. Si había algo en lo que era experto, era en buscar formas creativas de arrebatarle la vida a una persona; podía culpar a casi toda una vida en un clan yakuza por enseñárselo. —Créeme, no quieres ver mis manos alrededor de tu cuello... —se volteó a mirarlo, clavándole los ojos con lo que, esperaba, tuviera más de intimidatorio que del deseo que acababa de tener que forzar a marcharse. —Deja esta tontería —gesticuló entre ambos con una mano, refiriéndose al descarado coqueteo −o burla, era más probable− que no paraba de lanzarle junto con esas malditas miradas.

Había pasado demasiado tiempo desde la última vez que había tenido sexo, podía culpar a eso por sus sentimientos inesperados y mal dirigidos. La llegada a los hangares por lo menos logró darle otra cosa en la que enfocarse. Recorrió con la mirada aquél enorme sector de la base, deteniéndose en las naves en perfecto estado, brillantes, inmaculadas. Escuchaba la voz opuesta casi como sonido de fondo, aunque su capacidad de abstracción siempre había sido nula, razón por la que la meditación no le funcionaba. No, no entendía a qué se refería con eso de salvarles los traseros, jamás había pertenecido a un equipo ni nada similar; Hanzo salvaba su propio trasero la mayoría de las veces, o lidiaba con las consecuencias de no conseguirlo.

Cruzó el sector detrás de McCree, siguiéndolo hasta aquella habitación. La propuesta sobre ir a entrenar juntos cobró sentido cuando, al ingresar a la sala tras la verificación, encendió la luz y quedaron a la vista, sin que fuera necesario que los señalara, los múltiples blancos de práctica de puntería. —¿Disfrutas de ser humillado, entonces? —no pudo evitar que la soberbia tiñera sus palabras, y le clavó los ojos con una ceja alzada para acentuar aquél desafío que sus palabras habían lanzado.








LOOKS LIKE IT'S AMATEUR HOUR
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
77

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Shot through the heart

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.