Últimos temas
» 32. Drivin me wild
Hoy a las 6:56 pm por Nightingale

» — You are a beautiful monster
Hoy a las 6:53 pm por Mrs. Scotty

» 31. You've got that young blood
Hoy a las 6:48 pm por Sonder

» 05. I woke up on the wrong side of reality
Hoy a las 6:11 pm por Nightingale

» 01. This is the place, brother
Hoy a las 5:31 pm por Python Labubie

» 06. Caught in a bad dream
Hoy a las 5:28 pm por Nightingale

» ❃ Kiss Kiss Bang Bang
Hoy a las 3:21 pm por Mrs. Scotty

» 04. Young and menace
Hoy a las 1:57 pm por Sonder

» 30. Just a club
Hoy a las 1:11 pm por Sonder

» What's somebody like you doing here? [+18]
Hoy a las 11:31 am por Winter Wiccan

» Donde hubo fuego, cenizas quedan
Hoy a las 11:05 am por Winter Wiccan

» Just don't give up.
Hoy a las 10:16 am por Winter Wiccan

» ~ You could be loved again
Hoy a las 9:15 am por SapphireDragon

» 03. You make me feel weird
Hoy a las 5:15 am por Incaendium

» Some Cupid kills with arrows, some with traps
Ayer a las 10:35 pm por Soupy Twist

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

Veni, vidi, vici

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Veni, vidi, vici

Mensaje por Origato el Miér Ene 03, 2018 1:40 am

Recuerdo del primer mensaje :

Vini, Vidi, Vici
Roma antigua - Gladiador AU
Un joven príncipe ofrece un trato al mejor gladiador del coliseo: dejar las batallas y mudarse al palacio con él. La condición es, tiene que enseñarle cómo pelear en batallas y como fiel sirviente, deberá hacer todo lo que le diga. Claro que, el gladiador no es una niñera. Quiere su libertad pero se muerde la lengua con ciertos desplantes de cierto mocoso malcriado. Las comodidades del palacio son muchas pero todo tiene un límite.
Amatius Regillus
18 años | Príncipe Romano | Niels Schneider
Hijo del rey Amatius Cethegus. Fue criado únicamente por su padre, ya que su madre falleció al nacer. Cethegus es un hombre justo, aunque muy severo y sin mucha paciencia. Es un líder admirado y capitán de guerra respetado. Sus únicos vicios son las mujeres y el vino. Regillus siempre ha buscado complacerlo aunque es bastante caprichoso y cabeza dura. Tiene una mente ávida para la arquitectura y la construcción pero el pueblo admira a un rey que sabe pelear y gana imperios. A sus 18 años ya es más que un hombre y ser rey es su meta en la vida pero para eso necesita ganar el voto de sacerdotes, miembros del senado, del pueblo y lo más importante, de su padre. Que hasta el momento no ha echo.
Helmut
28 años | Gladiador Germano | Ian Bohen
Capturado hace unos 10 años en una incursión más allá del Rin, hijo del jefe de la tribu, que siendo tan joven y siendo una tribu germánica no consideraba que fuese necesariamente a heredar, sino que tenía que demostrar su valía en combate y tal, y lo hizo, pero se motivó tanto consigo mismo, digamos, y sus habilidades, que en la batalla se adelantó demasiado de los suyos y quedó rodeado por los romanos. Y aunque derribase a varios antes de ser capturado, no tardó en ser cubierto de grilletes y llevado a Roma.
©️ RED FOR SS


I was born in a thunderstorm
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Dornish sun el Dom Ene 14, 2018 4:57 pm

I'll make a man out of you
con Regillus. Mañana. Palacio.
Las palabras del príncipe parecían destinadas a distraerle, o simplemente a ponerle en su lugar. Era, en cualquier caso, un intento fallido. No dudaba de que el príncipe lograría ponerle contra las cuerdas, ya lo había hecho en el día anterior. Pero aquella era su arena, le gustase o no.
Dormir entre almohadas ablanda el cuerpo.– Un leve gruñido escapó de su garganta, un sonido gutural, como una advertencia en pleno combate, más que una señal de enfado alguno. –Además, no todos los días puede uno golpear a un príncipe de Roma sin temer las consecuencias.– Aquello no fue seguido de carcajada alguna, pese a ser un comentario cargado de cierta acidez.

Los ataques de Regillus venían con demasiada ansia, algo que ciertamente no era malo de por sí. Tenía algo de vigor, si bien no el suficiente para suponer una dificultad. Helmut se limitó a apartar sus golpes o a esquivarlos, su lanza golpeando el gladius del príncipe, y no su cuerpo. No tenía que hacer de cada golpe una lección, al fin y al cabo, y por el momento su oponente no estaba demostrando ser una molestia suficiente. Su nueva vida, si iba a limitarse aquello, iba a ser más aburrida de lo que esperaba, además de lo molesto que serían el resto de sus interacciones fuera del palacio. No sabía cuánto aguantaría las provocaciones de un príncipe pomposo descargándose en esas lecciones, pero por el momento quitarle la razón de una manera tan sencilla, tan natural para el germano, era algo gratificante.

Otro ataque destinado a su cuello, que fue bloqueado sin problema. Pero, esta vez, Regillus demostró más astucia de la que el germano le había considerado capaz. Si bien logró apartarse para que el bloque no fuera más doloroso de lo debido, el príncipe dio en el blanco: a escasos centímetros de su entrepierna, el germano tendría un pequeño moratón durante los siguientes días. Soltó un pequeño grito, más por la sorpresa que por un dolor auténtico, y se echó hacia atrás de un salto.–Está bien, subamos un poco el nivel.– En aquel momento, Helmut hizo girar la lanza, esta vez para apuntar directamente hacia el príncipe, y allí donde había estado hasta ahora tratando de esquivar y defenderse, el germano pasó al ataque. Lanzadas dirigidas al hombro y a los muslos del príncipe, nunca a zonas vitales, pero igualmente rápidas y tempestuosas, destinadas a que, aunque pudiese esquivar alguna, todas le hiciesen retroceder aún cuando no golpease, valiéndose no sólo de su experiencia, sino de su mayor tamaño y fuerza para intimidar al próximo líder de Roma.





Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
784

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Origato el Lun Ene 15, 2018 8:29 am

I'll make a man out of you
con Helmut. Mañana. Palacio.
No iba a admitirlo en voz alta pero su comentario sobre tener la oportunidad de golpearle, era algo divertido. Esta vez al menos no se lo tomó personal y pensó que de estar en su lugar, quizá hubiese creído lo mismo. Y si pudiera, golpearía también a algunos de los miembros del senado sólo para protegerse con la excusa que era un entrenamiento. Pero el haber asestado al menos un golpe había provocado al fin una sonrisa de satisfacción en los labios del joven.

Se apartó un poco también para contemplar su hazaña. Aunque no hubo mucho tiempo para alardear antes que el gladiador se pusiera a la ofensiva esta vez. Regillus trató de evitar sus ataques, aunque sólo pudo atinar a bloquear unos de sus intentos. Pero en cada paso que daba hacia atrás para alejarse de su alcanze, se daba cuenta -entre golpe y golpe- que esto era justamente lo que el otro estaba buscando. Hacerle retroceder. Un golpe en su muslo derecho finalmente le hizo trastabillar y caer hacia atrás.

Sentado en el suelo, trató de bloquear un último ataque dirigido a su hombro, que terminó en su espada siendo lanzada hacia un lado. El rubio le miró desde el piso con cierto enojo infantil. - ¡Eso no es justo! - Jamás había sido derribado al suelo por nadie. Probablemente porque su antiguo tutor no se había atrevido, así que estar justo a merced de uno de sus propios esclavos, no era algo exactamente digno. Se llevó una mano al hombro, que era sólo uno de los lugares que le dolían en este momento. Sin lugar a dudas, a pesar de la armadura de cuero duro, estaba seguro que habría más de un moretón grande en su cuerpo.





I was born in a thunderstorm
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Dornish sun el Lun Ene 15, 2018 4:06 pm

I'll make a man out of you
con Regillus. Mañana. Palacio.
Pudo ver cierta desesperación en el rostro del príncipe. No la de un hombre que se daba cuenta de lo cerca que estaba de la muerte, pero la de una persona que se había dado cuenta de cometer un error fatal cuando era demasiado tarde. Por un momento, Helmut había dejado de sonreír,
inmerso en aquella racha de embates, pero ésta pronto volvió, ladeada cuando el culo del príncipe cayó sobre la arena. No se detuvo, no hasta tenerle completamente doblegado. La espada de Regillus cayó a un lado con un golpe seco, y Helmut colocó la punta de la lanza en el mentón del príncipe.

¿Justo?– Aquella palabra le hubiera podido hacer reír, pero simplemente confirmaba lo que ya sabía. Era el maestro de un niño, por grande o poderoso que fuera. Así que la palabra salió con un tono de ligero enfado, su sonrisa sustituida por un ceño fruncido.–La vida no es justa. La guerra no es justa, y en la batalla de nada te servirá gritar justicia.– Apoyó la punta de metal ligeramente contra la piel suave del príncipe. De haber estado afilada,
habría decorado aquel cuello con una gota de sangre, pero enseguida la apartó, yendo a recoger la espada que había quedado apartada.–Tu título no te protegerá. Más vale que lo aprendas.– Farfulló. A él no le había servido, hacía ya diez años. Probablemente Regillus no se fuera a ver nunca en una situación de peligro real, una en la que pudiera aprender una lección, así que Helmut ni siquiera entendía porqué se molestaba en decirlo, más como una acusación que como una lección. Le tendió su gladius, su expresión totalmente seria y la sonrisa fruto de haber vapuleado al príncipe,
totalmente ausente. De una forma u otra, no había sido tan liberador como hubiera podido pensar.





Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
784

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Origato el Mar Ene 16, 2018 5:17 am

I'll make a man out of you
con Helmut. Mañana. Palacio.
Pese a que sus armas no estaban afiladas, el más joven experimentó por primera vez lo que realmente significaba estar a merced de alguien. En el suelo, con el extremo de la lanza en su cuello y con el germano mirándole desde arriba, se sintió... algo indefenso. Y por unos segundos, antes que Helmut pudiera regañarle, su posición en Roma y todo lo demás dejó de existir. Las palabras severas del otro, provocaron que esa sensación aumentara. Sería así como moriría, seguramente, si su padre lo enviaba a la guerra que, probablemente haría cuando se hiciese un poco más mayor. Había romanos de su edad que ya habían sido enlistados como soldados.

Un rey jamás iría él mismo al campo de batalla pero un ataque en cualquier momento, podría ser posible. Y de ser necesario, incluso los líderes tenían que enfrentarse al enemigo. Y no había mayor deshonra para un líder romano que huir dejando a su ejército atrás. Más valía morir en el campo luchando. Así era como su padre se había ganado el título de emperador después de todo. Conquistado guerras y ganándose un bien merecido título de estratega. Se puso de pie, sintiendo ya el cuerpo un poco magullado y recibió la espada que el otro le daba, aún sopesando sus palabras. - Nadie se había atrevido a hablarme así. - Respondió finalmente, alzando la mirada al otro. Asintió una vez, entendía lo que quería decir y suponía que teniendo eso mente, sus entrenamientos serían diferentes. - Hagámoslo de nuevo. - Estaba seguro que terminaría apaleado por el otro... sería una mañana muy larga.






I was born in a thunderstorm
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Dornish sun el Mar Ene 16, 2018 11:44 am

I'll make a man out of you
con Regillus. Mañana. Palacio.
Se encontraba, de pronto, muy cansado.
No un cansancio físico, si bien su arremetida contra el príncipe le había dejado jadeando levemente. Era un cansancio de otro tipo, uno que le pedía poner fin a esa situación. Casi contuvo un suspiro, esperando otra respuesta altiva del príncipe. Callar, eso era lo que tendría que haber hecho. Sin embargo, tal réplica no llegó, o al menos no como él esperaba. Helmut frunció ligeramente el ceño, y pudo notar cómo sus labios se separaban ligeramente, sin que él lo hubiese pensado siquiera.

Supongo que te has rodeado de aduladores o cobardes– resolvió finalmente, algo incomodado, sospechoso incluso de que la respuesta no hubiese pasado por llamarle salvaje, o amenazarle con latigazos. Tragó saliva,
antes de volver a una posición defensiva, tomando la lanza entre ambas manos.–Está bien. Y asegúrate de agarrar el gladius con más fuerza esta vez.– Le dio la oportunidad de lanzar el primer ataque, pero donde antes el combate había consistido en una serie de turnos, primero con el germano defendiéndose y después pasando a un enfurecido ataque, dejó esta vez que se formase un diálogo: tan pronto como evadía uno de los ataques del príncipe, la lanza de Helmut replicaba, buscando las aperturas que no dejaba de abrir en su defensa con cada ataque. Tal vez, y sólo tal vez, fuese a ser capaz de enseñar algo. No obstante, esta vez, Helmut no sonreía, inmerso en el entrenamiento pero, de alguna forma, ausente del mismo y con la mente en ningún lugar en particular.





Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
784

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Origato el Miér Ene 24, 2018 7:33 am

I'll make a man out of you
con Helmut. Mañana. Palacio.
Quizá, pensó. Quizá sí estaba rodeado de aduladores. No podía esperar otra cosa. Había sido el único que, a diferencia de otros hijos de líderes de Roma había sido criado para convertirse en el sucesor de su padre. Pese a todo, aún estaban los senadores y los sacerdotes. Gente a la que tenía que ganarse su respeto. Ser el hijo de un estratega militar tampoco lo hacía fácil. Y Regilus creía que, al menos poder defenderse en batalla era sólo el primer paso para poner ganarse un poco de respeto por parte de su padre. Quien, desde siempre, lo consideraba caprichoso y malcriado. Con la mente fuera del campo y dentro de filosofía y construcciones. Cosas que no le darían más ventaja a Roma contra otros imperios.

Volvió a caer al suelo, aunque había perdido la cuenta esta vez. Había ido aprendiendo en cada golpe, cómo evitar ciertos de sus ataques pero podía ver que aún tenía mucho por entrenar. Esta vez tardó más en sentarse en el suelo, agitado y respirando entre jadeos. El sudor bajaba desde los alborotados rizos rubios hasta la arena y su mano ardía, con lo que parecían ser ampollas que empezaban a aparecer por el peso y el uso del gladius. Se limpió el sudor con el dorso de la mano sin soltar la espada y se levantó como pudo. Aún con una expresión orgullosa en los ojos. - De nuevo. - Le dijo, apartando con una seña del brazo a uno de los sirvientes que había corrido a ofrecerle agua. - Denle un gladius. - Ordenó a otro sirviente, que corrió enseguida a llevársela a Helmut. - Suficiente con la lanza. Pelea conmigo como si estuviéramos en el Coliseo. - Su tono era imperativo, y estaba seguro que terminaría en el suelo una vez más pero estaba cansado de ser el niño que todos creían que era. - Tú mismo lo dijiste, ¿no? En la batalla mi título no importa así que... pelea enserio esta vez. - Tomó aire, y atacó de nuevo, de imprevisto y con fuerza girando aldedor de sí mismo para llevar la espada directo al cuello.







I was born in a thunderstorm
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Dornish sun el Miér Ene 24, 2018 12:46 pm

I'll make a man out of you
con Regillus. Mañana. Palacio.
Helmut no estaba controlándose tanto como antes, aunque la mayoría de sus ataques estaban más destinados a hacer retroceder al príncipe y buscar que se defendiese como pudiera, más que a acabar un combate tras otro. Podía ver que, aunque le derribaba, no caía siempre con la misma facilidad, y una vez él acababa en el suelo, Helmut tenía que hacer uso de aquella voz en el fondo de su conciencia que le instaba a parar. El entrenamiento, pese a ser únicamente eso, había aumentado en intensidad, y a cada momento que el príncipe acababa en el suelo, Helmut se tomaba un momento para inspeccionar su estado. Sudoroso y cansado, probablemente mucho más de lo que acostumbraba. Aquella idea, tal vez, le hubiera hecho sonreír en otro momento. Pero los sirvientes a su alrededor seguían acercándose a Regillus como si fuese un elemento delicado, otra estatua más del patio.
Helmut apretó los labios, guardándose el gesto de aprobación para sí cuando vio que el príncipe apartaba al sirviente.

Tomó el gladius recién ofrecido, y arrojó la lanza a un extremo del patio, sin cuidarse de tendérsela a nadie.–Si pelease como en el Coliseo, no habría príncipe de Roma, y cuando el sol se alzase dejaría de haber una cabeza sobre mis hombros. Pero sea.– Iba a lanzar un ataque, pero apenas tuvo tiempo de bloquear el que Regillus le lanzó, de nuevo dirigido a su cuello. Esta vez Helmut se encargó de volver el combate más feroz, como un lobo rondando a su presa,
lanzando fintas aquí y allá y trazando círculos alrededor del príncipe para que no dejase de mirar en todas direcciones. Su manejo de la espada era mucho más dinámico, y hacía del combate algo más cercano. El sudor, que hacía unos minutos había empezado a perlar su frente, ahora se deslizaba entre su barba y sus mejillas. En un momento en el que quedó frente a frente con el príncipe, sus gladius entrelazados, golpeó con la rodilla el estómago de Regillus para hacerle retroceder, llevando de inmediato el gladius hacia su pecho. No, jugar limpio no era una opción cuando luchabas por tu vida en la arena.





Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
784

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Origato el Lun Ene 29, 2018 1:36 pm

I'll make a man out of you
con Helmut. Mañana. Palacio.
Nunca había tenido una experiencia semejante de batalla hasta que el germano había llegado. Por primera vez lo sentía como un reto y no como una tarea más que tenía que completar sólo porque se le había inculcado que lo hiciera. La forma de pelear del otro se volvió más rápida. Era diestro con el gladius y era un arma más certera que la lanza, que hasta ahora había usado más para enseñarle sus puntos débiles. Sentía la sangre correr más a prisa por su cuerpo y en cada movimento, su corazón no dejaba de dar vuelcos con cierta emoción.

No es que fuera un amante del dolor físico pero la batalla que el otro estaba mostrando, era un cambio diferente, era alguien que lo tomaba enserio como un verdadero rival. Pese a que aún fuera un trabajo de maestro y alumno, la emoción de tener todos sus sentidos en alerta en cada movimiento del gladiador, le hacía sentirse diferente. Incluso cuando fue capaz de bloquear uno de sus ataques, sosteniendo su propia gladius contra la del otro, una sonrisa de pura dicha se asomó en su boca. No porque se burlara o porque hubiese sido capaz de sostenerle un golpe, sino porque se sentía... vivo.

Aunque esa nueva sensación se esfumó un poco en cuanto sintió el aire que salía desde su estómago y que le hizo retroceder. De ser una gladius con filo, habría terminado con la espada clavada entre las costillas. El príncipe tomó aire agitadamente, con los ojos aún brillando con la emoción provocada por la adrenalina que acaba de sentir y porque... bien, le había dejado sin aire. Regillus asintió, mirando al otro y reconociendo el golpe final de la pelea. - Suficiente - Logró decir cuando pudo recuperar el airea. Sus piernas empezaban a temblar y ni siquiera se había percatado de ello. Verlo pelear de nuevo, como había estado haciendo en el Coliseo por años, le hacía recordar las primeras batallas que presenció aún siendo niño al lado de su padre. En cierta forma había admirado la forma en que había ganado todas esas peleas. Parecía invensible. - Ahora te ves más alto. - Se enderezó, haciendo a un lado su espada para limpiarse el sudor con el brazo. - Dime, ¿alguna vez te has dado un baño romano? - Lo dudaba pero quizá anteriormente había tenido la oportunidad de hacer algo así en los baños públicos de la ciudad aunque su antiguo maestro parecía un hombre bastate firme y ambicioso. Dudaría que pagase para que sus gladiadores pudieran asearse en una sesión completa en los baños.





I was born in a thunderstorm
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Dornish sun el Lun Ene 29, 2018 5:33 pm

I'll make a man out of you
con Regillus. Mañana. Palacio.
La lucha le volvía otra persona, una fiera capaz de abalanzarse sin escrúpulos contra el cuello de alguien con quien había estado compartiendo la comida hasta aquella mañana. La arena le había obligado a matar o ser matado, pero donde toda su vida había estado luchando contra el enemigo,
uno con casco y sin rostro, aquellos diez años le habían hecho luchar con gente que conocía, con compañeros, o incluso buenos amigos. Ahora era libre de aquel ciclo, pero igualmente parecía adoptar esa distancia consigo mismo cuando tomaba el gladius y luchaba, como si no quisiese ser enteramente consciente de lo que hacía, no hasta que hubiera terminado.

Pero cuando el príncipe anunció que había de ser suficiente, Helmut retrocedió, bajando la espada. Por un momento, juraría que había visto que sonreía, pese a estar en clara desventaja y a estar siendo abatido por un bárbaro como él. No había sido hasta que el combate había terminado que aquella imagen entró realmente en su mente. Le miró con el ceño levemente fruncido, tratando de buscar una explicación a aquella expresión. Él sonreía cuando combatía, sí, incluso reía. Pero era algo que le había valido fama de lunático, y no consideraba que el príncipe lo fuese. Trató de apartar aquellas ideas de su cabeza,
concentrarse en su propia respiración entrecortada y jadeante. Las piernas del príncipe temblaban, y por un momento pensó que se iba a caer–No has estado mal... para una primera vez.– Dijo, su tono normalmente hosco algo más amable esta vez. Todavía no había visto en él lo que debía darle grandeza, pero al menos había dejado de parecer un niñato caprichoso.–No, jamás. Un barreño con agua fría era todo lo que teníamos. He oído que ablandan el cuerpo.– Su ceja se enarcó levemente, y antes de poder decir algo más, se giró para devolver su gladius al lugar donde lo habían dejado antes de comenzar el entrenamiento.–No sé si será verdad.– Terminó por conceder finalmente. Su maestro nunca les había dejado ir, con aquella excusa. Tampoco los había echado en falta, por supuesto, pero no era tan iluso como para creer las palabras de aquel hombre. Se giró de vuelta hacia el príncipe.





Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
784

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Origato el Miér Ene 31, 2018 1:53 pm

I'll make a man out of you
con Helmut. Mañana. Palacio.
¿Un cumplido honesto viniendo de él? Al menos sonaba genuino y no como si se estuviese forzando a decirlo, en una especie de reconocimiento para elevarle el ego y que le dejase en paz. - De eso se trata. - Si acaso se le debiera ablandar el espíritu al viejo tacaño pero esos baños no estaban destinados para los esclavos. Pero había pensado que un baño y un masaje de aceites era algo un poco más común para los guerreros. Especialmente alguien como Helmut, que se había ganado la fama en la arena y ya se había consolidado un nombre en el Coliseo. - Pero luego de que te ablandan el cuerpo, viene la mejor parte.- Probablemente aquello no le hiciese ningún sentido al germano. Quién sabe pero se le hacía curiosa la idea... - Vamos, te llevaré a las termas. - Esta vez, a diferencia de las otras ocasiones, le hizo una seña con la mano, invitándolo a seguirlo mientras le daba instrucciones a los sirvientes para que preparasen su viaje y se encargaran de todo al llegar allá.

Las termas era un complejo gigantesco fuera del palacio aunque no por ello menos impresionante. Los techos altos y las paredes estaban recubiertas de mármol y oro. Y los pisos de mozaicos coloridos. Había lugares para entrenar como pequeñas arenas, jardines, áreas para jugar con pelota o sentarse y charlar. Al llegar, de inmediato fue reconocido y la gente se hacía a un lado para dejarle pasar, mientras que los miembros de familias ricas que él mismo conocía, le saludaban de lejos con un ademán respetuoso. La primera sala, el área más grande, era una especie de piscina enorme, con fuentes de mármol. Había hombres de todas edades ya que las mujeres sólo asistían en la mañana.

Podía llegar a ser algo intimidamente y a pesar que había hombres de todos estatus sociales aquí, decidió que lo mejor era tomar una sala privada. - Empezaremos con agua templada y después iremos aumentando la temperatura del agua en distintos baños. - Explicó, siguiendo a los esclavos que le esperaban en el recinto. Entraron a un cuarto más pequeño, aunque de techos altos que tenía una piscina mediana. Regillus extendió un poco los brazos, esperando a ser despojado de sus ropas e indicando a los esclavos que hicieran lo mismo con Helmut. Mientras ambos eran desnudados, el joven miró con detenimiento el cuerpo desnudo del otro. Estaba abiertamente en su derecho puesto que él lo había comprado aunque ahora que estaban los dos en las mismas circunstancias, tal vez fuese diferente. - ¿Sabes nadar? - preguntó, sí con burla esta vez, sonriéndole de lado antes de darse media vuelta para finalmente entrar en el agua y estirar sus músculos, nadando un poco él mismo.





I was born in a thunderstorm
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Dornish sun el Miér Ene 31, 2018 7:39 pm

I'll make a man out of you
con Regillus. Mañana. Palacio.
Su expresión debió mostrar su extrañeza.
Una ceja enarcada y los labios medio abiertos a la espera de decir algo, soltar alguna queja o emitir cualquier sonido. No entendía del todo lo que estaba ocurriendo, pero en parte seguía preguntándose qué venía después de los baños en las termas. Jamás se hubiese imaginado, no obstante, que fuese a ser 'invitado'. Ni siquiera habían ocupado un lugar en su mente: otro lujo que los romanos usaban para acomodarse y ablandarse, eso había sido todo. Parte de él quería rechazar el ofrecimiento, con la misma testarudez del día anterior. No quería nada de él, no quería ese estilo de vida. Sin embargo, probarlo no podía ser tan malo, comprobar cómo realmente los romanos se daban a un lujo indebido. Y estaba seguro de que si rechazaba la oportunidad, la situación sería peor. No sólo porque no fuese a repetirse, sino porque tal vez Regillus pasase de nuevo a ser un niñato altivo que le consideraba poco más que un salvaje. No le importaba su opinión, pero dado que se había decidido a hacer su tiempo ahí lo menos incómodo posible, no quería darle excusas para molestarle, no más allá de las horas de entrenamiento.

Quién sabe, aquello probablemente no fuese a repetirse.

Le siguió, un paso por detrás y mirando a su alrededor a todo lo que debía prepararse. Los sirvientes del príncipe parecían saber qué hacer. ¿Cuántos años llevarían allí? Cuando hubieron llegado, mal que le pesase, su mirada se desvió hacia el techo y trató de captar toda la grandeza de la arquitectura. Era fácil perderse en algunos detalles que, para la mente del germano, no tenían función alguna más que aparentar y ostentar, aunque tal vez algún arquitecto hubiese tenido una opinión al respecto. No era el tamaño lo que impresionaba a Helmut, al fin y al cabo pocos edificios había más grandes que el Coliseo,
sino la mera idea de que aquello había tenido que llevar un esfuerzo considerable.

Tal vez se quedó mirando demasiado tiempo, pues cuando bajó la mirada, Regillus estaba varios pasos por delante, saludando a otros romanos evidentemente ricos. Helmut debía llamar la atención como un ciervo en una choza o una mujer en la escuela de gladiadores. Devolvió una mirada hosca a los dos jóvenes que se le quedaron mirando, e ignoró a los que le dedicaron alguna mirada de soslayo.

Entiendo...– Comentó, todavía algo abstraído por su entorno. El príncipe pareció guiarle hasta una sala privada, aunque, como siempre, se encontraban rodeados de siervos. Aquello era casi incómodo para el germano. No es que nunca hubiese tenido alguien ayudándole, un siervo de hecho, pero tantas atenciones para un simple baño parecían excesivas. Dejó que le desnudasen, y si bien no tenía ningún problema con su propia desnudez, o con que otros le viesen,
sí lo tenía con que le tocasen. Nada más le despojaron de sus ropas, se apartó de ellos, y pudo ver cómo el príncipe se fijaba en él. Helmut le devolvió la mirada, aunque con el ceño fruncido y las ganas de preguntarle qué estaba mirando. Cualquier intención de preguntarle y ser tan basto como de costumbre desapareció cuando el príncipe le lanzó aquella pregunta.–Lo suficiente como para no ahogarme en un charco cubierto.– Gruñó, siguiendo a Regillus. Era una ligera mentira. Todo lo que hubiera aprendido de nadar siendo pequeño llevaba años sin oportunidad alguna de ejercitarse,
por lo que cuando se sumergió, no fue tan confiado como para apartarse demasiado del bordillo. Por suerte, podía tocar el suelo de la piscina. El agua estaba templada, y sus músculos pronto agradecieron algo que no fuese sudor frío.

Debía llevar un rato en la piscina cuando por fin se apartó del bordillo y se acercó al centro, chapoteando un poco.–¿Puedo preguntar una cosa?– Una pregunta retórica, pues enseguida lanzó su pregunta, a riesgo de que, de nuevo, aquel niñato se riese de su ignorancia.–El agua... ¿Cómo la mantienen caliente?– Sabía que el calor debía de venir de algún lado, que no estaban constantemente calentando barreños, como era obvio. De hecho estaba seguro de que si guardaba silencio podría averiguarlo eventualmente él solo. Pero el silencio de aquella situación,
de estar a solas con su amo, no era tampoco excesivamente cómodo. Aquel joven tan pronto interponía una distancia evidente entre ellos como tenía aquellos gestos tan... extraños y que confundían al gladiador.





Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
784

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Origato el Jue Feb 08, 2018 3:30 am

I'll make a man out of you
con Helmut. Tarde. Termas.
Había aprendido a nadar desde que era un niño. Principalmente porque los griegos lo hacían también y Roma no se podía quedar atrás. Para ellos, era parte de su dedicación al deporte y las actividades físicas. Los romanos estaban más enfocados en el arte de la guerra y eso era de lo que más se mofaban de los griegos. Su afán con las artes, las ideas sobre el significado de la vida pero sobre todo, su inclinación hacia enamorarse de la belleza. Regillus encontraba esta afición algo particular pero con los años, había entendido a apreciar las palabras de los maestros griegos. Había arte en el hombre e inclusive la lucha de un gladiador era un poema a los dioses. Ver chapotear al gladiador, sin embargo, le sacó una risa.

El joven continuó nadando a su alrededor. Extendiendo los brazos en círculos largos y nadando hacia atrás con los ojos en los murales que había en el techo. Paisajes de jardines y cielos azules con mujeres usando vestidos blancos y translúcidos. Hasta que escuchó que Helmut le preguntaba algo. Nadó hacia él extendiendo los brazos y las piernas, contemplándole aún con una expresión socarrona por haber tratado de aparentar que estaba en completa calma en la piscina. Pero su pregunta le emocinó un poco. - Debajo de cada piscina hay largos canales que llevan agua caliente. - Explicó haciendo señas sobre el agua. - De la misma forma en que los ríos corren por la cauce marcada en la tierra, es posible guiar agua corriendo creando cauces bajo el suelo. Y cuando el agua llega hasta las termas, pasa por hornos en los sótanos, que la calientan. - Regillus era un apasionado por este tipo de cosas. Si bien los dioses eran los creadores de lo que los rodeaba y del destino mismo, los mortales podían trabajar haciendo este tipo de invenciones y le resultaba maravilloso.

Nadó hacia el centro, mirando al otro y preguntándose... ¿por qué había decidido traerlo aquí? Tenía demasiada curiosidad por verle experimentar las termas por primera vez en su vida pero además, empezaba a crecer en él un curiosidad genuina por Helmut. El germano a pesar de ser gruñón y obstinado, era una de las pocas personas a su alrededor que le hablarían con la verdad, pese a que no tendría que hacerlo. O quizá intentaría matarlo en la próxima práctica, cualquiera de las dos. - ¿Crees que puedo aprender a pelear? - Esta vez de pie, con el agua cubriéndole desde la cintura, el rubio miró una de sus manos, que ya tenía apollas y algunos cortes por el peso y fricción de la espada. No que le doliesen o las lamentara, pero las veía como una señal de debilidad.





I was born in a thunderstorm
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Dornish sun el Jue Feb 08, 2018 4:38 pm

I'll make a man out of you
con Regillus. Mañana. Palacio.
Dedicó una mirada furibunda al príncipe, aunque no dijo nada. El germano estaba visiblemente incómodo, no por la desnudez mutua, aquello no podría afectarle menos, sino porque no podía encontrarse más ajeno a su elemento. En las termas, todos los romanos con los que se habían cruzado eran de una capa social privilegiada, todos patricios si había podido identificarles bien, y aunque Regillus hubiera tomado una sala privada, igualmente en aquella piscina de agua templada el germano evidenciaba ciertas carencias. Así que, cuando apreció la sorna con la que el príncipe le observaba, sólo pudo responder con una mirada hostil. Dio gracias a que su pregunta hubiera conseguido apartar la atención del príncipe de su forma tan torpe de nadar, por lo que prestó la debida atención a su respuesta. Hornos bajo las termas. Su mirada se fue, casi por instinto, al suelo, bajo el cual debían estar esos hornos. Viendo cómo era el edificio en el exterior, aquello debía ser un gasto constante de combustible, algo que parecía que Roma se podía permitir.

Parece demasiado esfuerzo para un baño caliente.– Comentó, casi para sí, aunque lo dijese en latín. No obstante, hubiera mentido de haber dicho que no lo encontraba, en parte, admirable. Aunque fuese para un lujo innecesario, aunque fuese para ablandarse, la mera técnica en todo aquello era algo difícil de imaginar sin haberlo visto. Se apartó a la zona menos cubierta de la piscina, donde por fin podía caminar con comodidad, el nivel del agua llegando algo por debajo de su cintura. Su nuevo amo parecía disfrutar hablando de los ingenios de su gente. Ingenios que debían haber sido conseguidos por mentes brillantes que no conocía.

La pregunta del más joven le arrancó un pequeño gruñido. Helmut no tardó en caminar hacia él, al ver que se estaba mirando las manos. Con un movimiento que no pretendía ser delicado, aunque tampoco excesivamente rudo, tomó la mano diestra del príncipe y tiró de esta para examinarla, acercándosela al rostro.–Hoy sangran y supuran. Mañana entrenaremos con tu mano vendada, al día siguiente lo haremos sin vendas para que se endurezcan.– Apoyó un dedo en una de sus ampollas,destinado ese gesto a recordarle el dolor de lo que estaba haciendo, el esfuerzo que debería invertir.–Aprenderás, si te esfuerzas y me haces caso. Si esto no es un capricho, aprenderás. Ahora eres pequeño y blando, pero podrás fortalecerte.– De hecho, el príncipe era tal vez demasiado pequeño, aunque aquello podría jugar en su favor, una vez aprendiese cómo moverse.





Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
784

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Origato el Vie Feb 09, 2018 4:33 am

I'll make a man out of you
con Helmut. Tarde. Termas.
Que le agarrase la mano le tomó por sorpresa. Esto no era en absoluto adecuado para alguien que había sido comprado. Tocar así a su amo sin sun permiso, sin tener otra función como vestir o ayudar, era casi escandaloso. Y, sin embago, el oven permaneció de pie, permitiendo que le examinara la mano. - ¡Ah! - Soltó en cuando Helmut tocó una de las heridas. Aquello sí que había dolido. Cuando estaba entrenando se había olvidado por completo. Estaba enfocado en vencer al otro que simplemente quería seguir luchando. Y ahora no lo sentía tampoco pero los golpes recibidos en el entrenamiento seguro se sentirían mañana también.

Apartó su mano para meterla en el agua de nuevo y encontrar esa sensación de alivio gracias a la temperatura fresca de la piscina. - No es un capricho. Y tampoco soy pequeño. - Todavía crecería o eso suponía. Y además, los germanos eran considerablemente más altos que los romanos y más blancos también, por los que había llegado a ver él mismo y por las descripciones que había escuchado de su padre. - Usas mucho esa palabra. 'Blando'. - Se cruzó de brazos, examinándolo de arriba a abajo con una ceja arqueada. - ¿Qué siempre has entrenado así de duro? ¿Siempre has sido tan...? - Iba a decir 'gruñón' pero justo ahora no parecía tener esa expresión de furia en la cara y no quería provocarla así que intentó otra cosa. - ¿Estoico?





I was born in a thunderstorm
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Dornish sun el Sáb Feb 10, 2018 8:42 pm

I'll make a man out of you
con Regillus. Mañana. Palacio.
Apretó los labios, aunque no asintió ni sonrió, cuando vio cómo metía la mano en el agua. Por supuesto que debía de dolerle, era así como se empezaba. Si no se rendía, algún día vería esas heridas del primer día como buenos recuerdos. Mantuvo la misma expresión seria cuando afirmó que aquello no se trataba de un capricho. No tenía razones para no creerle, pero tampoco para hacerlo. Para el germano, él era el nuevo capricho de un príncipe que tenía todo y que había buscado la forma de llenar su tiempo en una vida llena de lujos. Si tenía razón o se equivocaba, bueno, el tiempo lo diría. Lo cierto es que durante la noche había empezado a pensar,
rodando en su nuevo y cómodo lecho, que probablemente dentro de dos lunas se encontrase trabajando en el palacio, pero para cargar comida en el almacén, limpiar los suelos de mármol o alguna tarea similar.

Pero por el momento, trataría de dar un voto de confianza.

El tiempo lo dirá.– Comentó simplemente, encogiéndose de hombros.–Todos empezamos siendo blandos.– Su mente por un momento se marchó lejos de aquellas termas, a un entorno mucho más frío, al barro debajo de sus uñas y las ramas de un árbol enredadas en su pelo. Su primer entrenamiento no había sido tan civilizado como el de aquella mañana, y había acabado con el hijo de Alaric ensangrentado y casi suplicando que terminasen.
Pero aquello había sido hacía mucho tiempo.–No. Pero hace demasiados años que tuve que empezar a serlo.– Al fin y al cabo, Helmut había vivido siempre a lo grande: había luchado con agresividad, había bebido sin control,
y había buscado la gloria por cualquier rincón que pudiera encontrarla. Y aquello había terminado de forma abrupta y fatal–Roma no perdona a sus enemigos.– Su voz fue áspera, y en ningún momento apartó la mirada del príncipe. Él haría lo mismo que su padre en unos años, no le estaba revelando ninguna verdad escondida. Hacía años había pensado que la muerte hubiera sido un destino menos cruel que enviarle como esclavo a Roma, que obligarle a luchar por su vida para el entretenimiento de los que habían sido sus enemigos. Ahora, simplemente, estaba demasiado cerca de olvidar que su vida había sido diferente. Se había acostumbrado, e incluso había aprendido a compartir algún momento con los que eran sus compañeros de batallas.

Tras unos segundos, Helmut se dio la vuelta, buscando la salida de la piscina. Se sentó en el bordillo, dejando que sus pies aún descansasen en el agua tibia.–¿Por qué no has aprendido a luchar hasta ahora?– Preguntó, realmente con cierta curiosidad. Tenía sus propias teorías de porqué los romanos poderosos no entrenaban a sus hijos cuando eran pequeños, incluso en la familia imperial. Pero estaba seguro de que habría alguna explicación más satisfactoria.





Spoiler:

AvatarCamposContacto
avatar
STAFF
Mensajes :
784

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Veni, vidi, vici

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.