Últimos temas
» Veni, vidi, vici
Hoy a las 7:33 por Origato

» Love's such a delicate thing
Hoy a las 6:19 por Natzabel

» Business of Misery
Hoy a las 1:46 por Dornish sun

» ♠ Kneel before me.
Hoy a las 1:27 por Storm Queen

» 22. He drives me wild
Hoy a las 0:04 por Nightingale

» 20. I hate that
Ayer a las 23:51 por Nightingale

» ➤ Justice will prevail
Ayer a las 23:34 por Nightingale

» ⨯ We are the hunters
Ayer a las 23:25 por Nightingale

» 03. The devil is alive
Ayer a las 22:23 por Nightingale

» > Don't give up on a miracle
Ayer a las 22:04 por Sheena

» Lost souls in revelry
Ayer a las 21:28 por Nightingale

» Petición Afiliaciones Élite
Ayer a las 20:03 por Invitado

» → To heal a broken heart
Ayer a las 19:29 por Choco

» Von Voyage
Ayer a las 18:18 por Choco

» The Good Place (borrador)
Ayer a las 16:30 por Nyadeh

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

00 -Nothing was the Same.-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

00 -Nothing was the Same.-

Mensaje por Miss Wondie el Vie 12 Ene - 22:21


Nothing was the same
21.15 Hs Centro de la ciudad Ethios
Estaba a un paso de pertenecer a la oficina del tesoro. No es que su carrera como detective le disgustara pero realmente pretendía formar parte de las ligas más inusuales, y tranquilas. Para sus padres era un alivio que se hubiera alejado de la Armada, y ahora optara por cambiar de agencia. Para ella significaba nuevos caminos y tal vez, la oportunidad de sanar viejas heridas, algo muy común entre los militares que habían servido en medio oriente.

Éstas serían sus últimas noches atendiendo un caso que jamás llegaría a ningún lado y solo acumulaba papeles en los muebles del grupo de investigación. Tráfico de material tecnológico y armamento ¿Como demonios terminó con eso anclado en su escritorio? Pues era muy sencillo, tenía habilidad como analista, y al parecer era la única en toda la maldita oficina capaz de pasar días enteros leyendo datos bancarios electrónicos.Eso, sumado a un muerto con tintes mafiosos terminaron por convencer al jefe de que aquel sería el último caso de Irina.

Ahora estaba en su terreno. Desde el coche sus ojos barrían la acera atiborrada de gente que llevaba atuendos por encima de un valor sano. Los rastros informáticos habían dejado sus migajas hasta un empresario del rodado. Alguien que comerciaba con autos de alta gama y estaba ganando su buena pasta -¿Que tendría que ver con el tráfico de armas por amor de Dios, no te alcanza con vender un mercedes por mes, en serio?-  Susurró de manera cómica tomando la decisión de interceptarle aún cuando apenas tuviera pruebas casi nulas.

Ira bajó del auto, comprobó que el arma estuviera en su lugar y entró al lujoso pub con gesto cansino, mostrando la placa al gorilla de la puerta. Ella no frecuentaba esos antros de ruido y locura, le recordaban los frentes de combate y su cabeza sufría mostrando dolor ante las memorias. De hecho su idea de tiempo libre era en la terraza del apartamento, con una copa de vino, después de limpiar metódicamente la Glock.

Ahora la música le parecía excesivamente alta, las miradas juzgaban su traje formal y ella solo quería volver a la oficina, dejarle el jugoso paquete junto con la cena a los de interrogatorios, y partir. - Señor kusenov...- Se anunció frente a la mesa de quien pensaba era algún chaparrito calvo, ostentando con las mujeres solo por lo que podía pagar. Estaba equivocada, pero su rostro no la delató. - Soy la Detective McCallani, del departamento de policía de Nueva York...- Desplegó la placa permitiendo que la estrella se notara en su totalidad. - Es necesario que aclaremos ciertas cuestiones, ligadas por ejemplo al lavado de dinero, tráfico de armas... Puedo seguir aquí delante de todos o puede acompañarme a la estación, voluntariamente claro.-  




Última edición por Miss Wondie el Dom 14 Ene - 22:22, editado 2 veces




Precious Time
That is part of the beauty of all literature. You discover that your longings are universal longings, that you're not lonely and isolated from anyone...
You belong.
©️ HARDROCK


You might not reconigze Me:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
62

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 00 -Nothing was the Same.-

Mensaje por Windy el Dom 14 Ene - 22:12

NOTHING WAS THE SAME
21.18 HS ᦸ CENTRO DE LA CIUDAD ᦸ IRINA
Shurik Kusenov disfrutaba de los placeres de la vida nocturna, tenía el suficiente dinero para disfruta ir a uno de los lugares más refinados de la ciudad de Nueva York, pedir su habitual mesa VIP en la que tenía acceso a las vistas de las bailarinas del antro, así como cortesía una botella de Ron añejo con la que compartía con una chica que conoció hace dos semanas en una convención de automóviles.

La vida de Shurik, era de lujos. Poseía una colección de autos, un chofer, pero vivía en la suite presidencial de un hotel de esa misma ciudad, mientras remodelaban el apartamento el cual iba a ocupar. Si era un hombre de dinero, gracias a la herencia de su familia y la mente brillante de un hombre que supo aprovechar sus oportunidades y destrezas.

¿Escondía algo, el señor Kusenov? Sí, detrás de esa sonrisa encantadora, su mirada azul, y su presencia completamente aristocrática. Se escondía un hombre sanguinario, ansioso de adrenalina y poder que se le metía por las venas hasta llegar a provocar una sonrisa maquiavélica.

Shurik Kusenov, era un hombre con un historial sin mancha pero con un pasado y presente bastante agitado en un mundo de tráfico de influencias. Se había involucrado con la Bratva antes de cumplir los quince años, y luego que sus padres murieron pobre suerte en Estados Unidos, en donde trabajo con la Bratva de forma secreta donde era conocido como Etios.

Un nombre bastante popular en las calles de delincuencia organizada, debido a su destreza con las armas y conocimiento de las mismas. Etios quién era alguien codiciado pero protegido por la Bratva por ser uno de los principales asociados cuando se trataba del lavado de activos y tráfico de armas.  

Pero con una carta bajo la manga desde que conoció a “La autoridad” y su equipo, especialmente Starfire quien mantenía su historial, negocios, acciones completamente en balance provocando una lealtad a esta organización del cual solo se unió para disfrute propio ya que el dinero en realidad no era un problema para él.

Ciertamente era un hombre con muchos recursos a disposición, con un alto grado de morbo hacia la adrenalina. Lo que le llevaba a disfrutar de placeres culposos y otros un tanto ilegales, pero en realidad lo que amaba el ruso eran los retos que aparecían por obra del destino o alguna fuerza natural que lo llevaba a esas situaciones en donde las decisiones eran un punto esencial.

Eso fue la detective McCallani, cuando se detuvo frente a su mesa habitual a hablarle sobre el tráfico de armas. La mirada del ruso la recorrió de la cabeza a los pies, disfrutando como dibujaba imaginariamente las curvas de la detective imaginariamente hasta volver a encarar su mirada.

— Detective McCallani, ¿sabe qué hora es? — Pregunto al mirar su reloj marca Patek Philippe, una de las mejores marcas del mundo — si mi reloj no falla son las veintiún horas pasadas, ¿a qué hora termina su turno? — expresó con una sonrisa pícara aprovechando que su acompañante se encontraba en el baño de señoritas.

El ruso tomo el vaso de cristal que estaba en la mesa para terminar su bebida antes de levantarse, dejando en claro la diferencia de estaturas. Era un hombre alto, y no era que la mujer era pequeña pero sus genes rusos ganaban a los estadounidenses.

— Sin embargo, eso no me inquieta. La realidad es que me sorprende que venga a este lugar a buscarme por cuestiones tan serias, ¿Tráfico de armas, lavado de activos? — interrogó con un tono de voz que pasaba por sorpresa con un poco de humor de su parte — creo que existe una equivocación, sin embargo la puedo acompañar sin problema, pero permítame hacer una llamada y despedirme de mi acompañante — dijo al sacar el teléfono celular.

— Buenas noches, Cyrilla. Lo sé, es bastante tarde, sin embargo ha habido algún error, tengo en frente a la detective McCallani del departamento de policía de New York — hizo una pausa escuchando a la mujer que estaba en la línea del teléfono, mientras mantenía la mirada fija en la detective — está bien, gracias — finalizó la llamada.

En ese momento dejó una propina de cincuenta dólares, y observó como su acompañante quien era una mujer de cabello rojizo y sonrisa delicada se acercaba a él — lo siento, preciosa, esta noche debo dejarte — expresó el hombre al momento de besar sus labios — tengo asuntos que resolver, bye-bye — agregó el hombre al momento de caminar hasta colocarse al lado de la mujer castaña.

— Vamos detective, que en este momento hay muchas miradas sobre usted y no quiero que se sienta incómoda debido a su vestimenta — dijo el ruso con una sonrisa retomando sus pasos con dirección a la salida.

— He de suponer que vino en una patrulla — La observo de reojo mientras metía sus manos en los bolsillos al sentir el frío de la noche cuando estuvieron afuera — no tengo intenciones de montarme a una patrulla así que le puedo dar las llaves de mi auto para que maneje hasta la estación, sin embargo, si su celular suena antes que lleguemos a la estación deberá compensar mi noche; yo digo que podemos ir a cenar — indago al sacar las llaves de su auto y extenderlas hacia ella.

— Le prometo que después de la cena, la vengo a acompañar a que recoja la patrulla — dijo con un toque de apuesta en sus palabras, se encontraba completamente seguro que esa noche no llegaría a la estación y que si ella aceptaba el “trato”.

Aquello empezaría a ser una real aventura, una apuesta que estaba dispuesto a ganar.





AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
45

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.