Últimos temas
» > A place we can call home
Hoy a las 13:47 por Sheena

» 2. La guinda del pastel
Hoy a las 13:34 por Ghawazee

» 33. The good ones
Hoy a las 13:07 por Sonder

» 55. Individuals and numbers
Hoy a las 12:46 por Sonder

» - No I in Threesome -
Hoy a las 8:41 por Libertine

» 《 - I hope you hear me
Hoy a las 1:49 por Plpp56

» Von Voyage
Hoy a las 1:34 por Plpp56

» ♫ Just call my name I'll be there in a hurry
Ayer a las 21:40 por Storm Queen

» ♫ You're the cure, you're the pain
Ayer a las 21:08 por Storm Queen

» ♦ Toujours Pur.
Ayer a las 20:46 por Nat Xavier

» × Between rage and serenity.
Ayer a las 20:07 por Nat Xavier

» — This war will end us all.
Ayer a las 19:31 por Nat Xavier

» ¿Quién quiere rolear X? [Ideas]
Ayer a las 19:17 por Saraswati

» • Accidentally in Love
Ayer a las 16:22 por Plpp56

» 05. Revenge is sweet and not fattening
Ayer a las 14:12 por Python Labubie

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

Von Voyage

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Von Voyage

Mensaje por Choco el Lun 22 Ene - 1:08

Von voyage
El primer viaje del Hetalia AxisPower56 y sólo podía pilotarlo el capitán más joven que había visto la aerolínea. Vincent van Rijn, un holandés que con sus a penas 27 años ya tenía más horas de vuelo que cualquier otro empleado. Su tripulación sólo podía ser la mejor. Entre ellos se encontraba un español carismático pero para la paciencia de Vincent no era a quien quería rondando cerca suyo. Para desdicha suya, hay cosas que no puede controlar. Antonio era coqueto y extremadamente abierto al contacto físico. No tenía pelos en la lengua para decirle lo que le apetecía hacerle.

Terminaron así en la misma habitación de hotel, compartiendo cama. La tensión entre los dos se volvió insostenible al grado de exhibir una atracción que el holandés no podía entender. Se imaginaba a sí mismo sometiéndolo y mostrándole cuanto deseaba poseerlo. El inconveniente mayor era la prometida que estaba esperándole en Inglaterra con esa ilusión de convertirse en su esposa. Pero quizás un obstáculo de menor importancia para el español, que piensa aprovechar al máximo su próximo vuelo juntos.



○ personajes ○






Vincent van Rijn


27 años ○ Holland (APH) ○ Plpp56




Antonio Fernández Carriedo


35 años ○ Spain (APH) ○ Choco
crackship • Hetalia • 1x1
phoenix ⚓️




AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Lun 22 Ene - 4:59

“El celoso no lo es por un motivo: lo es porque lo es"
Doce horas de vuelo continúo, sabía que debía descansar pero simplemente no podía. Su cuerpo le pedía más tiempo dentro de aquella ave metálica atravesando el cielo. Aún podía volar y nadie en la aerolínea se atrevía a contradecirlo, por algo había llegado a su puesto con tanta rapidez. Le respetaban al mismo tiempo que le temían, era cordial pero no les sonreía. Siempre tan estoico.

Llegó del viaje express que hizo por la madrugada y volvió en seguida. Después de que sus compañeros casi le rogaran que descansara para poder volver a subir a pilotar tuvo que ceder. No le gustaba que los demás pensaran que estaba cansado cuando era el único capaz de aguantar más de doce horas continuas de vuelo. Aunque sería la primera vez que podría romper su propio record y hacer quince. Eso era lo que realmente le importaba, no descansar. Descansar no generaba dinero.

Y, sin embargo, algo le perturbaba. En cuanto cerró los ojos las imágenes de lo que había sucedido se reproducían como si de una película de antaño se tratase. No había sonido, sólo los labios de aquél sujeto sobre los suyos. Frunció el entrecejo cuando le pareció sentir esos insanos besos que habían compartido. Abrió los ojos de golpe, no volvería a bajar la guardia de esa manera, sobre todo cuando estaba pensando sólo en una cosa. O, mejor dicho, en una persona.

Su busca sonó. Ni siquiera se tomó la molestia de revisarlo, esa era la indicación para presentarse a su siguiente vuelo. Cogió su maleta y caminó a su paso, con esas largas piernas era fácil que llegase pronto. Siempre tan puntual. ¿Debía enviarle un mensaje al español? Fue amainando el paso. Cada vez más despacio. Eran tantos sus pensamientos por ese sujeto que ahora le parecía verlo a lo lejos. Respiró profundo y retomó el paso, para su infortunio la imagen no se disolvía.

— Capitán van Rijn — Ignoró lo que creía la imagen del español, pensaba que si hacía de cuenta que no existía pronto desaparecía.

¿Horas de vuelo, capitán? — Preguntó la chica pelirroja sin dejar de mirarlo. Atraía demasiadas miradas por su físico pero, quizá más que por lo bien parecido, por su alta responsabilidad laboral.

Doce — Respondió sin duda alguna, así cualquiera pensaría que podría con otras doce horas sin descanso.

— Esperen un momento aquí, por favor — La chica dio vuelta y fue a verificar la información. El rubio se giró a ver al castaño. Entonces no era una alucinación. Suspiró interno, era bueno saber que aún su mente no estaba cansada y podía hacer aquél viaje en óptimas condiciones.

— Antonio — Lo saludó añadiendo un movimiento ligero de cabeza — No tenía idea que estarías aquí también. ¿Dormiste bien? — Dio un vistazo fugaz al cuerpo del español, recordando así la noche que habían estado a punto de pasar.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Lun 22 Ene - 18:28

"Vuelo2574 París- Berlín
Lo peor de aquella revisión de uniforme era que se estaba meando. Daba saltitos disimulados mientras aquella mujer de barbilla fina y ceño fruncido escaneaba con su mirada su atuendo y le “aconsejaba” mejorar su nudo de la corbata si no quería que terminase poniéndole una falta en el informe a la empresa. Estaba seguro que ella se la tenía jurada desde hacía mucho tiempo, cuando, tratando de ser agradable con ella nada más conseguir aquel empleo, le preguntó si estaba soltera. Ella se lo tomó como un coqueteo más formal, y no le agradó verle unos días después diciéndole lo mismo a una compañera más.

Después de pasar por la revisión y hacer una parada rápida en los baños públicos casi llegó tarde a su vuelo, por lo que literalmente corría por entre los viajeros, tratando de alcanzar su puerta de embarque.  

No tardó en distinguir aquel cabello rubio entre la multitud y ese uniforme que tanta justicia le hacía a un cuerpo así de tonificado. Así que Vincent, alías Superman, volvía a coincidir con él en las nubes… Su sonrisa más traviesa pronto iluminó su rostro, mientras sus piernas le animaban a moverse más deprisa. No eran las únicas en acelerar marcha. Su propio corazón también parecía impacientarse ante el reencuentro, atraído por los recuerdos de sus labios. No podían culparle por haberse insinuado a aquel tipo cañón, a pesar de ser compañeros de trabajo. Ni siquiera sabía si estaba permitido en contrato (aunque él ya había salido un par de veces con Francis). Pero no había podido evitarlo. Había sido… simple instinto humano. Aunque el brillo en los ojos del holandés se asemejaba más al de un animal hambriento cuando los enfocó hacia él, cosa que solo animó a su propia adrenalina.

-Fortachón. ¿No deberías estar durmiendo a pierna suelta en la habitación de algún hotel? No puedes volver a volar tan pronto. – se acercó a él, para sacudirle una pelusa imaginaria del hombro, solo para tocarle. Se tomó su tiempo en la caricia, a propósito. –Aunque… Me alegra volver a encerrarme un par de horas contigo en una máquina voladora.- se acercó a su oído.-  Podrías poner el piloto automático durante un rato y yo me siento en tu regazo y…

Su sugerencia fue interrumpida por Francis, que le envolvió en sus brazos como saludo.

-¡Mi querido Antonio! Me alegra que nos hayan vuelto a destinar. ¡Espero que en esta ocasión nos dejen compartir habitación!

-¡Jajaja! Ya veremos, Francis.- Trató de quitárselo de encima. Por suerte la voz del altavoz anunció la última llamada a su vuelo, por lo que tuvieron que prepararse para embarcar. Antonio le dedicó un guiño a Vincent antes de tomar su maleta y encaminarse hacia el corredor.

Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Lun 22 Ene - 23:01

“Son los celos un monstruo engendrado y nacido de sí mismo"
Para ser honestos disfrutaba esa mirada que el castaño estaba dedicándole. Fue cuando el respondió de la misma manera pero se detuvo especialmente en sus labios. Como lo imaginó, aún percibía la sensación de la noche anterior. Sin embargo, su semblante continuó impasible por muchas ganas que tuviera de sujetarlo de las muñecas y ponerlo contra la pared para poder volver a comer esos labios que le parecieron más deliciosos que un cigarro después de la comida.

Siempre estoy listo para el siguiente vuelo — Podría decirle que quien le preocupaba era él, pero parecía estar en plena forma. Frunció el ceño al ser testigo de cómo su copiloto lo abrazaba con tanta confianza. Le dio un pequeño tic en el ojo y aprovechó que la chica volvía con el permiso para procesarlo en la computadora y alejarse un poco. Ante el guiño de Antonio no pudo más que volver a pensar en lo bien que podrían pasarlo en el siguiente hotel.

Después de dejar su maleta fue directo a la cabina y se preparó para el despegue, intentó ignorar al francés que no paraba de hablar. ¿Se daría cuenta que en ocasiones hablaba en francés y Vincent apenas podía seguirlo? Su francés no estaba tan pulido. Por suerte regresarían a Berlín, con un poco de suerte regresaban a Francis en otro vuelo. No era que le desagradara, era esa interacción que tenía con el español lo que crispaba sus nervios.

Dio la bienvenida a sus pasajeros con ese peculiar tono de voz que mostraba la seguridad que debían tener al viajar con él como capitán y que, pese a todo, el francés era de los mejores copilotos en la aerolínea.

Regreso en un momento — Anunció a Francis que estaba hablando de una chica que había conocido, Vincent tenía ese don de poner atención a todo a su alrededor, sobre todo cuando le hablaban en un idioma que no dominaba al cien.

Era la primera vez que dejaba su lugar en la cabina que no fuera para ir al sanitario, todo por culpa de esas crecientes ganas de ver al moreno. Tomó el teléfono que conectaba con el área de azafatos y pidió que exclusivamente Antonio fuera a la cabina a dejarle una botella de agua. Algo completamente innecesario, pero él no iba a cruzar por el avión. Bastó con dejar su lugar por aplacar sus ansias.

Tardaste — Lo reprendió cuando lo vio cruzar la puerta. Lo sujetó de su muñeca y sin esperar a que contestara lo puso contra la puerta del baño y hundió su lengua en su cavidad. Sí, justo como lo recordaba.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Mar 23 Ene - 18:18

"Vuelo2574 París- Berlín
El protocolo transcurrió con total normalidad. Los pilotos ocuparon su puesto y los azafatos recibieron a los pasajeros. Una vez todos acomodados, Antonio demostró con mímica el procedimiento en caso de emergencia mientras su compañera lo explicaba en inglés y francés y alemán. A él no se le daban especialmente bien los idiomas, así que prefería plantarse entre los asientos y hacer aquellos gestos ridículos mientras todo el mundo le ignoraba, excepto algun que otro novato en vuelos. Se sentó en su lugar mientras el vuelo despegaba y una vez el avión se estabilizó en el cielo comenzó su paseo entre los asientos para atender las necesidades de los pasajeros. No fue hasta ese momento que no se dio cuenta de quien viajaba en la sexta fila de primera clase. Hizo una ligera mueca de fastidio al ver a aquel inglés tan insufrible que le llamaba y se acercó a ver qué ocurría.

-Anthony. Si me traes un vaso de brandy y me deleitas con tu compañía durante un rato estaría bien.- pidió el rubio entre susurros, dejando que Antonio le amoldase la almohada.

-Le recuerdo una vez más, señor Arturo, que yo no estoy incluido en su billete.- se escusó él con la amabilidad que pudo. Se apartó para irse pero el inglés le sostuvo con firmeza de la muñeca y le dedicó una mirada intensa.- Mi compañera Stacy le traerá su bebida.- añadió el español con una sonrisa fingida. Se alejó hacia la cabina de refigerios, donde su compañera preparaba ya un par de refrescos para otros pasajeros.- ¡Santa madre de Dios! ¡Ese tipo toma a propósito mis vuelos, estoy seguro!- se quejó mientras ella aguantaba la risa. En aquel momento el teléfono de la sala resonó y ella contestó.

- El capitán quiere una botella de agua.- la chica la tomó de la estanteria y se la tendió. Él sonrió sin mucho disimulo, olvidándose así por completo del inglés.

Cruzó el avión hacia el área de baños y descanso de la tripulación, con toda la naturalidad que pudo reunir para no verse como un impaciente alocado. En cuanto vio allí a Vincent supo que tenía todas las de ganar.

- Tengo más pasajeros a los que atender, sabes?- replicó con serenidad. Y la botella cayó al suelo con un ruido sordo mientras los dos se encerraban en el estrecho baño.

Antonio no se anduvo con ceremonias. En lugar de abrazarle estampó sus manos abiertas contra los tonificados gluteos del capitán y pegó su cuerpo al opuesto para hacerle entender sus demandas. El beso duró varios segundos, pero finalmente fue necesario respirar, por lo que el castaño tuvo que apartarse un poco.

- Jesus de mi vida, qué bien sabes besar, fortachón.- susurró contra su boca, alzando sus manos por su espalda, alcanzando sus cabellos rubios y enterrándolas entre ellos.- Espero que podamos pasar un par de días en Berlín antes de despegar de nuevo, sin viajes repentinos.- le regló otro pequeño beso y le miró con travesura.- Tú y yo solos en el hotel, sin salir de la cama~- tentó.



Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Jue 25 Ene - 23:47

“El celoso no lo es por un motivo: lo es porque lo es"
Fue tarde cuando comprendió el error que había cometido, jamás había bajado la guardia de esa manera. Sus instintos no le habían jugado una mala pasada como esa. ¿Qué había ocurrido con él? Pensaba demasiado, su hermana ya se lo había dicho. Se preocupaba demasiado por todo, pero es que sus instintos le dictaban que no dejase todo en manos incompetentes. Y la mayoría de las personas que lo rodeaban entraban en esa definición.

Más a su favor tenía que estar atento cuando había personas que ponían su seguridad en sus manos. Una responsabilidad tal no la tomaba cualquiera. Estaba siendo egoísta. Rememorando algunos meses, o quizá años, atrás se daba cuenta que no había hecho una acción como la que estaba haciendo. Antonio removía mil cosas en sus entrañas, no todas agradables.

Y yo tengo un avión que pilotar — No quería hablar de las implicaciones que tendría si supieran que abandonó su lugar por un asunto personal. ¡Y qué personal! Respiró hondo para recuperarse después de aquella demanda. El sonido de la botella le molestó, quería controlar todo y el que la botella se haya escapado le ponía de malas — No puedo controlar mis viajes — Pero realmente podía rechazar un vuelo, tenía las horas suficientes para negarse a subir a un avión. Lamentablemente Vincent no era una persona que buscara escaquearse del trabajo.

Recorrió los brazos del español, paseó sus manos por su espalda hasta que lo obligó a pegarse por completo a su cuerpo. Sintió como su respiración se agitaba al mismo tiempo que la propia comenzaba a alterarse. Tenía una guerra de emociones que debía menguar. Antonio representaba tanta tentación que a penas podía respirar.

Hay una reservación para tres personas, uno de nosotros va a regresar — Deseaba tanto que fuera Francis. Pero había pensamientos que no podía expresar en voz alta, o, más bien, no quería — Gracias por el agua — Tomó la botella sin agacharse demasiado, sus largos brazos hicieron todo el trabajo — Te veré después.

Salió primero del baño no sin antes sujetarlo de la nuca y estamparle un último beso, más intenso y dejando toda su respiración en él. No sabía si lo volvería a ver antes de llegar a su destino y no quería volver a sentir como algo le carcomía dentro. Aún les faltaban horas en el aire y tenía que controlar eso que despertó cuando tuvo aquél encuentro con el moreno. Lo maldecía y se maldecía a sí mismo por haberse permitido llegar a ese punto.

Abrió y cerró la puerta con tanto cuidado que Francis se enteró que había regresado hasta que tomó el mando. Vincent simplemente le dedicó una mirada, sabía que se podía leer perfectamente que se había ido a entretener un poco.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Sáb 27 Ene - 13:48

"Vuelo2574 París- Berlín
La reticencia en el holandés para dejarse llevar era algo que le atraía todavía más de él. Hacia aquella conquista un reto. Y aunque había accedido a verle durante su viaje y aquello ya le ponía de mejor humor, entendía que Vincent todavía no estaba listo para “desmelenarse” por completo. Era un hombre con mucha rectitud y sentido de la obligación. Era, básicamente, lo opuesto a él. Era demasiado delicioso tentarle.

-Y yo no puedo controlar mis impulsos, así que espero que estés cerca cuando lo necesite. - le picó, solo porque le enfurruñaba un poco su decisión de dejarle a medias. Vamos, que un polvo rápido en el baño no le iba a matar. Hasta los pasajeros lo habían hecho alguna vez, y además Francis estaba a los mandos; no era como si el avión fuese a estrellarse por eso. Claro que éste pensamiento fue suficiente para que cambiase de opinión. Antonio era algo supersticioso, así que se tocó con cierto disimulo la pequeña cruz de plata que su uniforme escondía en su cuello y dejó que Vincent le regalase el último beso antes de apartarse de él. –Mmm… Creo que te perdonaré por ahora. –bromeó.

En cuanto el piloto regresó a la cabina de mandos él suspiró y volvió a la zona de pasajeros. No tardó en preguntarle a su compañera si tenía otro vuelo programado para ese día y ella desveló el misterio al decir que sí, que saldría en otro vuelo dos horas después de su llegada. Entonces, Francis, Vincent y él se quedarían en Berlín. Sabía que Francis tenía un par de conocidas allí y seguramente pasaría la noche con alguien, así que las posibilidades de acostarse con Vincent aquella noche eran altas. Normalmente con tanto trabajo los vuelos se le hacían cortos, pero aquel iba a ser eterno.

Cuando la voz de Francis anunció a los pasajeros que aterrizarían en veinte minutos y les ordenó mantenerse en sus asientos con los cinturones de seguridad puestos, Arthur volvió a llamar a Antonio. Él fue a regañadientes a atenderle.

-Estaré en el Steigenberger Hotel.- le pasó al bolsillo una tarjeta con su número de teléfono.- Si te apetece venir, llámame.- como siempre, el inglés sonaba demandante y altivo, como si en realidad le estuviese haciendo un favor al castaño. El azafato le sonrió como pudo y regresó a su lugar también.

El avión aterrizó en el aeropuerto de Schönefeld cinco minutos antes de la hora supuesta y Antonio y su compañera fueron a las puertas para despedirse de los pasajeros. Nuevamente Arthur le dedicó una mirada segura antes de bajar.

-¡Ese insufrible inglés!- se quejó a su compañera en cuanto todos bajaron y quedó solo la tripulación. Tomó una bolsa de plástico y empezó a pasearse por los asientos, para recoger los envoltorios de comida o botellines usados que hubiesen quedado. - ¿En qué trabaja exactamente? Siempre está en el avión. En MIS aviones. – recalcó, mientras ella reía.- Y siempre me da su número y la dirección de sus hoteles.- De espaldas a la cabina de pilotos, no vio que Vincent y Francis salían justo al mismo tiempo que él sacaba de su bolsillo la tarjeta del inglés y la mostraba a la azafata.

Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Lun 29 Ene - 17:54

“Son los celos un monstruo engendrado y nacido de sí mismo"
Sólo esperaba que sus impulsos lo mantuvieran alejado de problemas. Y por "problemas" se refería a que no terminara en otra habitación que no fuera la de él. No lograba concebir la idea de Antonio entregándose a alguien que no fuera él, por otro lado sabía que era imposible pedirle que se contuviera. Esos pensamientos lo atormentaron un rato hasta que comprendió que debía concentrarse en lo importante por ahora, y eso era llegar con bien a su destino.

No habló demasiado. Francis estaba acostumbrado a las pocas palabras que el holandés le dedicaba. Por lo regular el francés no le paraba el pico y el otro escuchaba, así fue como se enteró de toda la vida personal del otro. No tenía mucho por aportar pero siempre le contestaba, ya fuera con un monosílabo o un simple gruñido para indicar que estaba escuchándolo. Esta vez fue la excepción. De repente el capitán se perdía en sus pensamientos y volvía sólo cuando el otro le daba un codazo.

Por favor, te cedo los honores — Habló cuando informó su posición y en cuanto tiempo estarían aterrizando. Vincent amaba su trabajo o, más bien, amaba todo lo que tuviera que ver con trabajar porque no conocía otra cosa en la cual volcar su atención. Hasta ese momento. El haber pasado la batuta a Francis de avisar a los pasajeros que estaban por llegar a su destino sólo era indicativo de que algo ya no andaba bien.

Francis no preguntó ya que el holandés era demasiado hermético. Quizá le hacía falta una buena noche de copas y desenfreno, una noche donde sacar todo eso que parecía tener guardado y que un buen día le iba a explotar. Tal vez esa sería esa noche.

Tomaron sus cosas cuando ya no había pasajeros en el avión, los únicos que deberían estar a bordo era el personal. No esperaba escuchar aquella sentencia de parte del moreno. ¿De quién estaba hablando? Alargó la mano y le quitó la tarjeta. 'Arthur Kirkland', leyó. Arrugó más el entrecejo, de ser posible. Le devolvió la tarjeta y dio la vuelta sin hablar. Esa incomodidad que sentía creció y realmente detestaba no poder quitarse de la cabeza a Antonio.

Justo al llegar al hotel Francis se excusó, había sonado su busca donde lo solicitaban para hacer un vuelo de regreso junto con la otra chica que los acompañaba. Eso no le agradó a Vincent, quien enseguida marcó a la oficina. Su instinto le obligó a pedir ese vuelo pero fue rechazado. Tenía que quedarse con Antonio en ese hotel ya que debían estar presentes en el cóctel al que habían invitado al personal de la aerolínea y los únicos en la ciudad con tiempo libre eran ellos.

Antonio, — Le habló por primera vez desde que bajaron del avión — en una hora tenemos que bajar al salón de eventos. Nos han invitado a un coctel…

Aquí tiene, capitán — La chica en recepción le extendió una llave.

Se habían solicitado dos habitaciones.

Debe haber un malentendido, capitán. Llamaron de parte de la aerolínea indicando que sólo ocuparían una habitación doble...Revisaré la información — Intentó teclear pero Vincent la detuvo.

Parece que me dieron la información errónea — Miró a Antonio — Gracias, iremos nosotros mismos a la habitación — No quería que les ayudaran con su equipaje, en primera, porque no quería gastar en algo tan banal como una propina y, segundo, porque no llevaban tanto como para que les ayudaran — Parece que después de todo sí compartiremos habitación — Le susurró cuando ya estaban en el ascensor.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Lun 29 Ene - 20:27

"Hotel Sofitel Berlin Gendarmenmarkt”
Por un momento ni entendió por qué la tarjeta había volado de sus manos y parpadeó confuse. Pero en cuanto volteó y la vio en manos del piloto se mordió el labio con una expresión propia de un niño al que habían pillado con unos petardos ilegales. Antonio no estaba acostumbrado a dar explicaciones de sus actos. No solía tener la necesidad de justificar con quien salía o con quien se acostaba. O, en aquel caso en especial, quien intentaba tirarle los tejos a él y por qué. Y el caso era que el español no había tenido nunca relaciones estables o largas. Podía salir con alguien durante un tiempo y tomarle cariño, pero nunca llegaba a un compromiso total. Pero ahora había algo en su interior que se revolvió y le provocó la imperiosa necesidad de decirle a Vincent que no debía preocuparse por Kirkland.

No tuvo la oportunidad de hacerlo, pues el rubio salió después de devolverle la tarjeta, con una expresión algo taciturna que indicaba que no pensaba hablar por el momento. Antonio maldijo a Arthur en todos los idiomas y tiró la tarjeta en la bolsa que cargaba su compañera.

Trató de hablar de cualquier cosa para romper un poco la tensión entre ambos, que se incrementó cuando el resto de la tripulación se despidió para tomar otro vuelo. En el taxi cambió hablaron mucho. El castaño había dejado la mirada perdida al frente y hacia una ligera mueca con los labios, mientras pensaba en la mala pata que había tenido.

No salió de sus pensamientos hasta que por fin Vincent le habló en el mostrador de recepción del hotel, donde Antonio se había apoyado con gesto informal mientras esperaban el check-in.

-¿Qué? Se supone que tenemos que descansar. Eso es explotación. - se quejó. No le gustaban nada las fiestas de etiqueta. Y como lógicamente no había traído ropa formal en su pequeña maleta de viaje, le tocaría quedarse con el uniforme puesto. Cuando iba a algún evento en uniforme la gente solía revolotear a su alrededor de forma un poco molesta.

Claro que su fastidio desapareció cuando escuchó el bien recibido error de la aerolínea. Sus ojos brillaron con cierta avidez, mientras tomaba su maleta para correr al ascensor junto con el rubio.

-¿Sabes qué? He decidido que no iré a ese cóctel.- soltó con serenidad, antes de lanzarle una mirada cargada de determinación.- Tendrás que convencerme para que lo haga.

Era un juego, claro. Y como no había ningún botones ocupándose del ascensor en aquel momento acompañó su demanda con un coqueto pellizco en el trasero del otro. Ya se había olvidado por completo de Arthur. Él era así de simple.

La campanita sonó cuando llegaron a su planta. Antonio arrastró su maleta por pasillo enmoquetado, caminando con un paso ligero y seguro.

-¿Por qué no has llamado a la compañía para solucionar el error de la habitación?- le picó.- Parecías muy decidido a querer irte en el vuelo de Francis.- aquello no le había agradado mucho, la verdad.  

Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Miér 31 Ene - 16:33

“El celoso no lo es por un motivo: lo es porque lo es"
A Vincent no se le pasó por la cabeza, en ningún momento, que su trabajo fuera explotador. Todo lo que ha trabajado ha sido por puro placer. Claro, eso incluye el dinero que ha ganado a lo largo de los años. Y esa era la razón principal por la que la palabra descanso y él no se llevaban bien. Vincent no acostumbraba a tomar tiempo libre cuando podía estar haciendo algo de provecho.

Podrías pensarlo como una especie de descanso — Si lo analizaba crudamente no era trabajo exactamente, podrían hacer un par de relaciones laborales pero estarían bebiendo y relajándose (a palabras de su jefe) — Relajar y disfrutar, eso fue lo que dijo — Susurró sin pensar que Antonio podría escucharlo.

Vincent no era inocente, sabía la manera en la que el español quería que lo convenciera. Su enojo aún no se disipaba por completo, lo peor era saberse consciente que no podía estar molesto o, mejor dicho, celoso. Su cuerpo, como reacción, dio un imperceptible salto. Tenía en mente el por qué ninguno de los dos debería ir al cóctel. Debía encargarse de ese asunto con el español.

Caminó justo después que él, deleitándose con el bien formado trasero que se exhibía con ese contoneo tan descarado. Abrió la puerta de su habitación y miró directo a sus ojos verdes. Le gustaba esa mirada y ese contraste que hacía con su piel morena. No era normal que estuviera mirando con tanta atención el cuerpo de Antonio, podría disfrutar de su sexualidad sin tapujos pero no era obvio como Francis, por poner un ejemplo.

Aún me gustaría ir en ese vuelo pero hay algo que se llama prudencia y por mucho que lo desee, mi cuerpo no aguantará un vuelo más — Esperó a que entrara para sujetarlo del brazo y así evitar que se alejara — Si compartimos habitación ahorramos viáticos, iremos al cóctel porque todo lo que podamos beber y comer será gratis — No había manera de que se perdiera una cena sin costo alguno — Y, lo más importante, nos debemos una noche — Lo puso de nuevo contra la pared, como lo había hecho en el avión, y volvió a saborear dentro de su cavidad sin esperar consentimiento alguno. De lo único que podía estar seguro en ese momento era lo mucho que deseaba a ese español; lo deseaba como jamás había deseado a alguien. Ni siquiera a su prometida. Un flashazo lo obligó a cortar el beso y detener las caricias que estaba otorgándole al cuerpo del castaño —  Me daré un baño — Avisó con la esperanza de tener un momento a solas y que no se le ocurriera al otro seducirlo en la regadera. Aunque tenía que admitir que esa idea no le desagradaba del todo, podían ahorrar agua al mismo tiempo que pasaban un rato exquisito — ...mientras podrías buscar algo que ponerte, no necesitas ir demasiado elegante —  Para el holandés bastaba con un traje cualquiera, no es que tuviera muchos. Eran demasiado caros y se usaban pocas veces.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Jue 1 Feb - 19:05

"Hotel Sofitel Berlin Gendarmenmarkt”
Una persona con más sentido se habría molestado o alterado cuando la camisa que debía ponerse comenzó a mojarse en medio de aquel juego. ¿Qué se supone que iba a ponerse ahora? ¿Tendría que bajar a recepción a buscar un modo de secarla? Eso habrían sido preguntas acertadas para aquel momento. Pero como Antonio no era de los que pensaban en las consecuencias de sus actos impulsivos, en lo único que pensó entonces fue en lo placentero que se sentía el contacto del agua tibia sobre su cuerpo cuando estaba en compañía. Además, Vincent también resultaba culpable de su situación, porque no rechazó su acercamiento. Por el contrario, le instó a mantenerse cerca, consiguiendo que su pulso metiese la tercera marcha cuando su imaginación se volvió demasiado húmeda. Desde que conoció a Vincent estuvo seguro de que quería acostarse con él; y la idea de que le tomase a horcajadas en la ducha contaba como un premio gordo.

Pero para su desgracia, el rubio sí tenía más sentido del deber que él. Antonio casi veía una hazaña que pudiese apartarse en aquel momento y recordar lo del cóctel, que el castaño ya creía olvidado.

-Pero nadie va a enterarse si no…!- empezó, casi alarmado por que le dejase en un momento tan crítico para su erección. –Vincent, tenemos la habitación solo para…- el rubio salió de la ducha, para su mayor frustración. - ¡Oh, por el amor de Dios!- exclamó en su idioma natal, alzando las manos al cielo y dejándolas caer derrotado.

No le quedó otra que salir también, tomando una toalla para secarse un poco mientras regresaba al cuarto con la firma idea de hacerle cambiar los planes de nuevo. Sin embargo, el rubio ya se estaba vistiendo. ¡Con lo bien que estaba cuando no llevaba nada encima!

-Voy a pedir una compensación en el sueldo por este tipo de actividades. - replicó con descaro, tomando la camisa que le daba el otro para cambiarla por la suya. Y ya no era solo por verse privado del sexo con el capitán, sino también porque no entendía por qué tenía que seguir “trabajando” para la aerolínea una vez que el vuelo hubo llegado a su destino. Se suponía que les dejaban una habitación de hotel y un par de días libres para descansar, no para asistir a actos sociales. Antonio nunca era capaz de seguir las conversaciones en esos eventos. Medio ambiente, las subidas de bolsa…. No tenía tanto vocabulario extranjero para ello y en aquellos momentos estaba demasiado…inquieto como para prestar mucha atención.

Vincent salió antes que él, así que, haciendo caso omiso a su consejo, se quitó de nuevo la camisa grande del rubio y se puso una camiseta blanca de manga corta. Con la chaqueta encima, la cual arremangó hasta los codos también por la alta temperatura de la calefacción del hotel, parecía más un diseñador de moda que un azafato, por el estilo informal. Pero decidió que siempre habría alguien dando la nota más que él, así que salió por fin.

En el ascensor sacó su teléfono y buscó algunos términos en el google traslate, para poder desenvolverse mejor.

-Die Umwelt…. Die neue Technologie… Unsere Reise… Rrreise… - la R jamás le salía bien, así que la practicó hasta que la campanita del ascensor le indicó que estaba en el lobby.

Cuando salió localizó al momento aquella cabellera rubia que perseguía, aunque tenía bastante mérito, porque la mayoría de los presentes eran rubios también. Vincent estaba hablando con un hombre de aspecto adinerado, manteniendo su porte serio y formal. Alguien le ofreció una copa a Antonio y le indicó que se pusiera una indicación en el pecho con su nombre y el de la compañía para la que trabajaba. Ya identificado se acercó a su acompañante mientras bebía un sorbo de champagne y trataba que la espuma no le subiera por la nariz. ¿Por qué nunca había buen vino tinto en aquellos lugares?

-¿Und wie war ihre Reise, denn?- estaba diciéndole el hombre a Vincent cuando él llegó a su lado. Le dedicó una mirada curiosa a Antonio y le tendió la mano para presentarse. - Ludwig.

-Antonio. Ich komme aus Spanien.- benditas clases básicas.

-Ah. Español… ¿Es piloto también? - siguió el hombre, ahora en inglés. Quizás porque veía más probable que le entendiera así. Pero pronto regresó su atención a Vincent sin esperar a que le respondiese Antonio y volvió a hablar en alemán como si nada, hablándole de… a saber qué, pronto se perdió, así que se alejó para buscar algunos canapés.

Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat


Última edición por Choco el Jue 8 Feb - 11:59, editado 1 vez
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Mar 6 Feb - 2:57

“Son los celos un monstruo engendrado y nacido de sí mismo"
Se deshizo de toda la ropa, la dejó doblaba en el lavabo y colocó una toalla a un lado de la regadera. Cada detalle debía ser cuidado tan meticulosamente o se volvería loco. Sobre todo cuando su cabeza estaba saturada de pensamientos que no deberían existir. No es que fuera excesivamente moralista, sólo que la situación era completamente diferente. El culpable era él por haber impulsado todo lo que ha sucedido, y lo que quería que sucediera.

Abrió las llaves y esperó a que el agua estuviese templada. ¿Eso que había visto era una cara de decepción? Claro que habría podido compartir habitación con cualquier otra persona, alguien que no tuviera un problema con el orden. Y, sin embargo, sólo se veía desnudo bajo las sábanas con el español. Ni él se creía que sintiera tal atracción por un hombre como lo era Antonio.

Entró a la ducha tan pronto el agua se templó. Estar bajo la regadera le relajaría y encontraría la manera de deshacerse de aquellos pensamientos libidinosos. Si bien no pensaba que estuviese mal querer romper el trasero del moreno, pero no era adecuado cuando había una mujer esperándolo para casarse. Había contraído un compromiso y no podía faltar a este.

Marguerite Williams. Tenía que marcarle, pedirle que fuera a donde estaba y así aclarar todo el asunto. O hablar con el español y pedirle que se alejara, si continuaba acercándosele de esa manera tan descarada sus instintos le ganarían y terminaría haciendo algo de lo que quizá podría arrepentirse.  

La sensual voz de Antonio lo regresó al aquí y ahora. No. Ya sabía lo que quería y lo tomaría. Si Antonio se estaba arriesgando, ¿por qué él no?

Creí que vendrías antes — Lo tomó de las manos y lo acercó, logrando que su camisa se mojara. Se preguntaba como el español lograba convertir todo en algo tan erótico — Tengo algo más duro que te puede gustar — Paseó sus manos por la espalda ajena y comenzó a besarle el cuello. Deslizó sus manos por el cuerpo del moreno y comenzó a dejarse llevar por la seducción. Si no se detenía en ese momento tendría que llegar hasta las últimas consecuencias — Antonio, tenemos que ir al cóctel… — Le susurró al oído. Mordisqueó su lóbulo y se alejó ligeramente — …tan sólo espera, espera unas horas — Eso último, a pesar de haberlo dicho en voz alta, lo dijo más para sí mismo.

Volvió a dejarlo con las ansias tan expuestas y se maldijo por eso. No lo esperó y salió del cuarto de baño. Fue secándose en el camino y dejó al último el cabello. Comenzó a vestirse con un traje sencillo color gris omitiendo la corbata. Se concentró tanto en sí mismo que no notó si Antonio lo había seguido o no.

¿Te has secado? Tenemos que irnos, entre más pronto estemos ahí podremos volver… — Quedó al aire la frase, simplemente no podía terminarla o volvería realidad aquél deseo que prefería mantener entre las cuatro paredes de esa habitación. Al ver que aún no se había vestido fue a buscar entre sus cosas una camisa — Toma, ponte un saco y procura no quitártelo, así no notarán lo grande que te queda — Aconsejó acomodándose el cabello — Te espero en el lobby. Y es en serio Antonio, no tardes o haré que vayas a ese cóctel aunque sea arrastrándote por todo el hotel — Amenazó y salió sin hacer algún otro ruido.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Jue 8 Feb - 11:59

"Hotel Sofitel Berlin Gendarmenmarkt”
Una persona con más sentido se habría molestado o alterado cuando la camisa que debía ponerse comenzó a mojarse en medio de aquel juego. ¿Qué se supone que iba a ponerse ahora? ¿Tendría que bajar a recepción a buscar un modo de secarla? Eso habrían sido preguntas acertadas para aquel momento. Pero como Antonio no era de los que pensaban en las consecuencias de sus actos impulsivos, en lo único que pensó entonces fue en lo placentero que se sentía el contacto del agua tibia sobre su cuerpo cuando estaba en compañía. Además, Vincent también resultaba culpable de su situación, porque no rechazó su acercamiento. Por el contrario, le instó a mantenerse cerca, consiguiendo que su pulso metiese la tercera marcha cuando su imaginación se volvió demasiado húmeda. Desde que conoció a Vincent estuvo seguro de que quería acostarse con él; y la idea de que le tomase a horcajadas en la ducha contaba como un premio gordo.

Pero para su desgracia, el rubio sí tenía más sentido del deber que él. Antonio casi veía una hazaña que pudiese apartarse en aquel momento y recordar lo del cóctel, que el castaño ya creía olvidado.

-Pero nadie va a enterarse si no…!- empezó, casi alarmado por que le dejase en un momento tan crítico para su erección. –Vincent, tenemos la habitación solo para…- el rubio salió de la ducha, para su mayor frustración. - ¡Oh, por el amor de Dios!- exclamó en su idioma natal, alzando las manos al cielo y dejándolas caer derrotado.

No le quedó otra que salir también, tomando una toalla para secarse un poco mientras regresaba al cuarto con la firma idea de hacerle cambiar los planes de nuevo. Sin embargo, el rubio ya se estaba vistiendo. ¡Con lo bien que estaba cuando no llevaba nada encima!

-Voy a pedir una compensación en el sueldo por este tipo de actividades. - replicó con descaro, tomando la camisa que le daba el otro para cambiarla por la suya. Y ya no era solo por verse privado del sexo con el capitán, sino también porque no entendía por qué tenía que seguir “trabajando” para la aerolínea una vez que el vuelo hubo llegado a su destino. Se suponía que les dejaban una habitación de hotel y un par de días libres para descansar, no para asistir a actos sociales. Antonio nunca era capaz de seguir las conversaciones en esos eventos. Medio ambiente, las subidas de bolsa…. No tenía tanto vocabulario extranjero para ello y en aquellos momentos estaba demasiado…inquieto como para prestar mucha atención.  

Vincent salió antes que él, así que, haciendo caso omiso a su consejo, se quitó de nuevo la camisa grande del rubio y se puso una camiseta blanca de manga corta. Con la chaqueta encima, la cual arremangó hasta los codos también por la alta temperatura de la calefacción del hotel, parecía más un diseñador de moda que un azafato, por el estilo informal. Pero decidió que siempre habría alguien dando la nota más que él, así que salió por fin.

En el ascensor sacó su teléfono y buscó algunos términos en el google traslate, para poder desenvolverse mejor.

-Die Umwelt…. Die neue Technologie… Unsere Reise… Rrreise… - la R jamás le salía bien, así que la practicó hasta que la campanita del ascensor le indicó que estaba en el lobby.

Cuando salió localizó al momento aquella cabellera rubia que perseguía, aunque tenía bastante mérito, porque la mayoría de los presentes eran rubios también. Vincent estaba hablando con un hombre de aspecto adinerado, manteniendo su porte serio y formal. Alguien le ofreció una copa a Antonio y le indicó que se pusiera una indicación en el pecho con su nombre y el de la compañía para la que trabajaba. Ya identificado se acercó a su acompañante mientras bebía un sorbo de champagne y trataba que la espuma no le subiera por la nariz. ¿Por qué nunca había buen vino tinto en aquellos lugares?

-¿Und wie war ihre Reise, denn?- estaba diciéndole el hombre a Vincent cuando él llegó a su lado. Le dedicó una mirada curiosa a Antonio y le tendió la mano para presentarse. - Ludwig.

-Antonio. Ich komme aus Spanien.- benditas clases básicas.

-Ah. Español… ¿Es piloto también? - siguió el hombre, ahora en inglés. Quizás porque veía más probable que le entendiera así. Pero pronto regresó su atención a Vincent sin esperar a que le respondiese Antonio y volvió a hablar en alemán como si nada, hablándole de… a saber qué, pronto se perdió, así que se alejó para buscar algunos canapés.

Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Lun 12 Feb - 4:21

“El celoso no lo es por un motivo: lo es porque lo es"
Rumbo al lobby fue pensando en lo mal que la estaba pasando y en que seguro el español lo estaría pasando peor. Habiendo comenzado todo no tenía cara para decir que era incorrecto. Deseándolo al grado de sentirse enfermo no podía simplemente escaparse, aparentar que todo estaba bien cuando el dolor en la entrepierna estaba creciendo. Tanto tiempo controlando sus emociones con tal perfección que asustaba, ahora tenía que reprimir el libido que cada vez crecía más. Esos momentos a solas los agradecía, no era cosa fácil simular cuando el español estaba cerca de él.

Se colocó su nombre, tomó una copa de champagne y miró a las personas a su alrededor. Aún no eran muchas. Maldito o bendito sentido de la puntualidad. Conocía algunas caras, otras le eran completamente indiferentes. Había una en especial que le llamó la atención. Ludwig Beilschmidt, dueño de la mejor aerolínea alemana. No tenía mucho que se había formado pero pronto llegó a una popularidad monstruosa. Empresa familiar. Sabía que Gilbert Beilschmidt era el mejor piloto de la aerolínea; aunque sabía el por qué Gilbert tenía más horas de vuelo que él, le generaba una envidia abrumadora.

Herr van Rijn  — Saludó el alemán que había estado observando sin reparo alguno, incluso cuando fue pillado simplemente se quedó quieto. Como si supiera lo que Ludwig haría a continuación.

Herr Beilschmidt — Respondió Vincent alzando la copa y bebiendo, mostrándose poco interesado.

No sabía que lo encontraría en este lugar, cualquiera pensaría que conseguiría batir su propio récord de horas de vuelo seguidas  — Continuaron hablando en alemán, alejándose un poco de los que iban llegando. 

Era mi intención pero mi vuelo fue reprogramado — Era mentira pero el otro no tenía por qué saber la verdad.

Eso me alegra, — Ahora sí el holandés prestó atención, ¿por qué le alegraría? — así puedo hablar sobre una propuesta que tengo en mente para usted, capitán. Hace mucho que buscaba una entrevista con usted.  

¿Negocios?

Así es, pero antes de hablar de ello…¿por qué no me cuenta que tal su vuelo?  

Justo antes de poder responder Antonio apareció. Vincent le estudió de pies a cabeza y sin dar crédito a lo que estaba viendo. ¿Cómo terminó vestido así? Claro que atraía miradas de algunos curiosos, ¡claro que lo hacía!, de la mayoría excepto la completa atención de su interlocutor, quien realmente parecía interesado en hablar sobre aquella misteriosa propuesta.

Ah. Español… ¿Es piloto también?

No. Pero sí es compañero mío, el cual podemos mantener alejado de esto.

Me parece bien; si no tiene problema en que se entere de la propuesta que tengo para usted.  

No creo que haya problema alguno…

Directo, entonces. Cómo sabrá la aerolínea Fritz International ha comenzado con excelente aceptación en Alemania, estamos creciendo a una velocidad asombrosa y necesitamos sólo a los mejores. ¿Sabe a donde quiero llegar, cierto?

Me imagino

Sus servicios no serán baratos, lo sé, pero es la mejor inversión que podemos hacer en estos momentos. Si el día de mañana no está ocupado podemos hablar mejor de esto — Le tendió su tarjeta y, después de echarle una rápida mirada, el holandés la tomó — Con permiso.

Ludwig se alejó y Vincent ni siquiera lo miró. Para nadie era secreto que todas las aerolíneas habían tratado de persuadir al holandés para adquirlo pero nadie había podido llegarle al precio. La diferencia con Ludwig Beilschmidt era que él sí podía costearlo. Incluso podía triplicar su sueldo. Vuelos más largos. Más trabajo. Tendría que considerarlo.

Alzó la mirada sólo cuando escuchó unas risas a lo lejos. Antonio estaba saboreándose unos canapés y parecía intercambiar algunas palabras con un sujeto que no le agradó a primera vista. Guardó la tarjeta en su saco y caminó a grandes zancadas hacia donde estaba el español. Tenía que evitar que se metiera en problemas.

¿Has comido suficiente? — El sujeto en cuestión había tomado al moreno del brazo y parecía querer llevarlo a quien sabe que lugar. Vincent le echó una de sus tétricas miradas y éste le fue soltando poco a poco hasta disculparse por tener que retirarse tan pronto — Buena compañía te consigues – Lo dijo a modo de sarcasmo mientras se terminaba el champagne y pedía otra copa. Tenía el estómago revuelto por la plática con Ludwig y se le revolvió más cuando el otro sujeto apresó a su compañero de esa manera poco amistosa — Antonio, ¿por qué te gusta tanto provocarme? — Se inclinó para susurrarle al oído, aprovechando para mirar su trasero de manera descarada sin que nadie lo descubriera — ¿Pensabas que así más pronto terminaríamos en la habitación? Porque lo has logrado — Fue su última sentencia antes de morder su lóbulo al alejarse de su rostro. La idea de obtener más dinero y la vestimenta de Antonio le habían excitado bastante.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Mar 13 Feb - 21:17

"Hotel Sofitel Berlin Gendarmenmarkt”
Antonio no era de esas personas que podían mantenerse al margen de los actos sociales con facilidad, abstenerse de conversar y permanecer en una zona apartada observando a los demás sin necesidad de interactuar. De hecho, aquel comportamiento le habría parecido aburrido y habría vuelto aún más largas las horas en ese cóctel. Así que en cuanto consiguió acercarse al buffet y tomar un par de bocaditos muy adornados empezó a hablar con dos señoras que descubrió frente a él. Las mujeres rondaban los cincuenta años y estaban en la ciudad de vacaciones con sus esposos. Eran franceses y era la primera vez que visitaban Berlín, así que Antonio les aconsejó algunos lugares con amabilidad.

-No pareces un guía turístico.- aquella voz hizo voltear al español, para encontrarse con un hombre que le tendía una copa nueva (la suya la había vaciado hacia tan solo unos segundos, así que lo más probable era que el individuo lo hubiese visto). – Quizás podría contratar tus servicios para mañana. Me vendría bien compañía en la ciudad.- Le sonreía y parecía altamente interesado en él, cosa que halagó a Antonio. No podía evitarlo, le gustaban los cumplidos.

-Es porque no lo soy. Soy azafato de vuelo.- respondió con gracia, tomando la copa que le entregaba y dándole un suave sorbo, lo justo para mojarse un poco los labios, solamente.- Y la verdad es que no tenía intención de salir del hotel hasta que salga mi próximo avión, así que no siento decepcionarte.

-Auch.- rio el otro con juego, reconociendo el rechazo.- Es una lástima. Me habría gustado invitarte a almorzar al menos.- le miró de arriba abajo con descaro, cosa que no pasó desapercibida para el español, quien sonrió con cierta gracia.- Quizás… nos podamos conocer en el hotel. ¿qué dices?

-Jajajaja!- la risa de Antonio fue tan sincera como descarada, cosa que sorprendió al tipo y atrajo a su vez algunas miradas recatadas. Estaba pensando qué diría Vincent si les viese, y al mismo tiempo su imaginación jugueteaba con una representación del holandés en una situación similar. ¿Cómo habrían sido las cosas si Antonio no le hubiese prestado atención a Vincent desde el principio? ¿Le habría coqueteado él, o no se habría atrevido? Era raro imaginarle soltando aquellas frases de manual. El tipo seguía mirándole, así que tuvo que disculparse.- Lo siento, lo siento… Me… distraje con mis cosas.- sacudió la cabeza y la mano por inercia, volcando sin querer algo de champagne y mojándose la camiseta- ¡Me cago en…! – soltó en español, apurado ahora.

El chico, recuperado de la fuerte impresión que causaba el castaño, no tardó en ofrecerse a llevarle al baño para limpiarse, tomándole del brazo. Pero en aquel momento apareció el holandés más estoico de toda la fiesta y el pobre tipo no tardó en alejarse.

-]Chico listo.- Murmuró Antonio, viendo como se iba. Centró su atención de nuevo en su compañero de vuelo, dedicándole una sonrisa traviesa.- Tú también parecías entretenido con Herr Ludwig.- acentuó a propósito, como burla, aunque quizás eso solo hizo que pronunciase mejor. Carajo.- ¿Le conocías?- preguntó con curiosidad, antes de beber de nuevo, olvidando así la mancha. La sonrisa volvió a bailotear en sus comisuras al escucharle y tuvo que morderse el labio cuando atrapó con juego y cariño su lóbulo. - ]Válgame Dios. ¿Quien provoca a quien?- se quejó, un poco frustrado.

Le tomó de la manga y se dirigió con él hacia las enormes puertas de cristal que separaban el hall techado de la terraza. Había un balcón grande con balaustrada de piedra para evitar el desnivel con el jardín. Dejó su copa en la balaustrada y apoyó las manos, mirando las estrellas. Después volteó a verle, con una mirada claramente receptiva.

-¿Cúal es tu plan para llevarme a la cama?- le picó, recordando sus pensamientos junto al buffet.


Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Lun 19 Feb - 19:59

“Son los celos un monstruo engendrado y nacido de sí mismo"
Estaba seguro que Antonio no comprendía a que grado se había enganchado a él; era todo lo contrario a lo que Vincent llevaba como bandera. Por su lado, el español era despreocupado y el holandés se preocupaba demasiado por mantener el control. Dos polos demasiado opuestos para realmente tener algo más que una relación laboral. O, por el contrario, eran tan diferentes que podrían pasar esa delgada línea en cualquier momento. En cambio, Marguerite era tan apegada a su personalidad. Lo único que lo ataba a ella era el compromiso que había hecho con ella debido a la presión de sus padres, y porque, antes, no había nadie que le alterara. No como lo alteraba el español.

Bebió de la champagne, para suerte del otro tuvo la decencia de retirarse antes de que Vincent tuviera que hacer uso de la fuerza que poseía pero usaba poco. No tenía interés en hablar sobre su plática con Ludwig, era algo que prefería mantener en secreto hasta que existiera una resolución por ambas partes. Mirando al español, ¿realmente estaría dispuesto a dejar la aerolínea?

¿Qué? — No fue que no escuchase su pregunta, sino que le sorprendió ya que no creyó que fuera a interesarle ese asunto — No realmente, pero cuando se trata de negocios a veces puedes ser algo más...confiado.

Lo siguió sin queja alguna, en otro momento se habría detenido en el instante en que le tomó de la ropa. Odiaba que las personas tiraran de su ropa. En el camino dejó en una bandeja su copa al mismo tiempo que la intercambiaba por otra. Mientras volvía a vaciar el líquido en su garganta se detuvo a observar al moreno. Le atraía más cuando se perdía en sus pensamientos, olvidando todo a su alrededor. Algo que él no podía hacer.

Podría embriagarte, pero ambos sabemos que eso no hace falta, ¿no te parece? — Siguió bebiendo hasta terminarse la champagne; su aguante al alcohol era increíblemente alto — O puedo simplemente tomarte aquí, delante de todos… — Un par de curiosos los observaban, pronto desistían y seguían su conversación. Tampoco es que todos estuviesen al pendiente de lo que hacían. El rubio caminó hasta Antonio y lo arrinconó en el balcón, puso sus largos brazos a los costados para evitar que intentara alejarse, aunque dudaba que lo hiciera — Voy a compensarte por dejarte hace rato — Se acercó a sus labios, tentando al español, pero en el camino se desvió a su cuello. Sus dientes presionaron con cuidado hasta que la excitación fue grande que tuvo que presionar con más fuerza hasta sacarle un quejido. Tomó la mano de Antonio y la colocó en su entrepierna para hacerle ver como lo ponía y eso que aún no hacían nada — ¿Nos vamos ya? — Preguntó con un tono de ansiedad que no era característico en él. Si no se iban en ese momento entonces sí que iba a hacer alguna salvajada delante de aquellas personas.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Miér 21 Feb - 12:22

"Hotel Sofitel Berlin Gendarmenmarkt”
La sugerencia del alcohol como incentivo al sexo le hizo reír un poco por dos motivos. El primero, porque no era una idea muy imaginativa. Algun que otro hombre ya se había aprovechado de la bebida para estar en la cama con Antonio. Aunque, todo había que decirlo, Antonio nunca se había cegado tanto como para acceder a algo que no quisiera hacer él mismo estando sobrio. El segundo motivo de su gracia era el carácter del mismo Vincent. Aquel hombre resultaba jodidamente sexy incluso siendo un poco torpe a la hora de coquetear. Le encantaba. Aquel hermetismo le volvía loco.

Como si estuviera hipnotizado por los avances de su estoico acompañante, alzó los brazos para recibirle, dejándolos enlazados tras su nuca. La tibieza de sus cuerpos unidos pronto se convirtió en el aliciente perfecto para obedecer todas las demandas de su capitán.

-A ti te dejaría tomarme donde deseases, fortachón. Incluso en la misma mesa de canapés. - susurró con gracia, influenciado por la adrenalina que cosquilleaba en su estómago.

Dejó escapar un suspiro admirado por sus destrezas sobre su cuello, y tuvo que morderse con fuerza los labios para evitar atraer miradas cuando sintió cómo presionaba más. Su aliento le quemaba y notaba su propio pulso acelerarse.

-¡Por el amor de Dios…!- dejó escapar finalmente en su idioma. El grande cuerpo del rubio le escondía del gentío que seguía conversando en el hall, y al mismo tiempo evitaba que viesen su mano sobre su bulto. La perversidad de la propia situación terminó de excitarle y por inercia se pegó más contra el cuerpo del joven piloto al tiempo que masajeaba el evidente bulto de sus pantalones. –Si ya hemos cumplido, no hay más motivos para alargar esto.- respondió.

Su copa quedó allí abandonada sobre la balaustrada. Se movieron deprisa entre la multitud, esquivando a unos y a otros con cortos saludos. Ludwig Beilschmidt les dedicó una mirada cargada de curiosidad desde su lugar, pero Antonio ya no le prestó atención. No se detuvo hasta que cruzó el pasillo y llegó de nuevo al ascensor. Las puertas no se había llegado a cerrar del todo cuando ya tomó con fuerza al rubio de la camisa y le atrajo a su boca, invadiéndola. Su lengua ávida saboreó aquel gusto a champagne mientras ascendían lentamente, planta por planta…

-¿Alguna vez…- empezó entre besos- … te han montado…. - sus manos le desfajaban la camisa en busca de algo de piel.- …como a un toro mecánico?...- sus dedos fríos treparon por fin hasta sus tersos pectorales.- Porque eso es lo que tengo pensado hacerte, capitán… Voy a subirme encima de ti toda la noche…

Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Lun 26 Feb - 23:20

“El celoso no lo es por un motivo: lo es porque lo es"
Ahí estaba de nuevo, esa exaltación en su cuerpo que no podría ocultar demasiado. Había un problema en su entrepierna que requería resolverse a la brevedad. La respuesta del español llegó pronto, todo su cuerpo reaccionaba a los estímulos y su boca sabía expresarse perfectamente. Si estuviesen en Holanda, donde se sentía completamente libre, no tendría reparo en tomarlo delante de un par de miradas lascivas, enseñarles que sólo él podía poseer a un hombre como Antonio.

Sus manos se pasearon con una pizca de descaro por su trasero. Escuchar aquella expresión de los labios del moreno no hizo más que elevar su ego. Poco le importó pasar desapercibido y que algunos murmuran por la prisa que esos dos llevaban. Alcanzó a ver de reojo a Ludwig, su mirada era tan penetrante que le fue imposible ignorarla. Ya tendría tiempo de analizar su propuesta, por ahora tenía otra cosa en mente.

Mil imágenes de Antonio invadieron su cabeza. Todas y cada una las gozó como si realmente estuvieran sucediendo. Pero ahora que las tenía tan vívidas, definitivamente las llevaría a cabo. En el ascensor se dejó llevar por sus impulsos, el deseo sólo incrementó. Se le nubló la cabeza y los pensamientos sólo estaban enfocados en lo que haría en la cama con el español. El ruido del aparato le pareció tan ajeno.

No toda la noche… — Fue su respuesta en un tono bajo, grueso y cargado con esa sensualidad que sólo él podía transmitir gracias a su ecuánime personalidad — Y espero que me dejes vivir esa experiencia — Dejó que le desabotonara pero en cuanto tuvo el pecho al desnudo lo sujetó de las piernas, se las abrió y lo alzó para tenerlo contra una pared del elevador. Logró mantenerlo en el aire poniendo toda su fuerza y sujetándolo de los glúteos, su lengua repasó su cuello con ansia hasta que la campanilla sonó.

Así lo llevó hasta el cuarto hasta el momento en que abrió la puerta fue que lo dejó en el suelo sin dejar de sujetarlo. Una vez adentro comenzó a quitarle la ropa, quizá fue un poco brusco y la agrandó un poco. Cerró la puerta con un rápido movimiento de su pie y se quitó él mismo la camisa. Esta vez no estaba pensando en el TOC que le atacaba en ocasiones, aunque él lo negara. Siguió besándolo sin dejar de despojarse de la ropa hasta que sólo quedaban los interiores.

Ven… — Dijo sólo para enfatizar el jalón que le hizo a su brazo; se acomodó a la orilla de la cama y lo colocó entre sus piernas de manera que pudiera disfrutar de sus gluteos al mismo tiempo que sentía como se endurecía su miembro — Antonio...no voy a lograr contenerme, si te empiezo a hacer daño tendrás que detenerme… — Porque no estaba seguro de poder hacerlo por sí mismo. Mordisqueó su abdomen disfrutando cada espasmo que el cuerpo ajeno no podía controlar.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Mar 6 Mar - 12:15

Spoiler:
"Hotel Sofitel Berlin Gendarmenmarkt”


El pecho tonificado del holandés apareció a su vista cuando el último botón de su camisa perdió la batalla contra la impaciencia del español. Como un telón las prendas se abrieron para que él pudiese colar sus manos y explorar cada pequeño pliegue de aquel cuerpo escultórico. Sentía como sus manos ardían contra la piel de gallina del contrario, pero dudaba en que el rubio estuviese pasando frío. El ambiente era ya demasiado candente. Soltó una exclamación de sorpresa y éxtasis al ser levantado de aquel modo. El ascensor sufrió un pequeño desequilibrio por el impulso que lo hizo balancearse durante unos segundos con más brusquedad y las luces parpadearon, pero pronto se estabilizó. Antonio se alegró por ello, pues aquel tipo de máquinas solían detenerse en seco ante cualquier desestabilidad y habría sido un poco bochornoso (aunque muy divertido) que fuesen los bomberos a sacarles.

De todos modos era más bien pequeña la parte de su conciencia que se detenía a pensar en aquellos momentos en las consecuencias de sus actos locos. En ese momento lo que mantenía ocupada su mente era la fuerza y la dominancia que le brindaba Vincent. Aquel comportamiento de alfa no solo le atraía hasta rozar la obsesión, sino que también le volvía loco y desesperado por más. Si el ascensor se paraba finalmente…. ¿Sería capaz de mantenerle así, a horcajadas, durante todo el tiempo hasta que alcanzase el orgasmo? La campanilla de aviso de planta frenó sus ansiosas cuestiones, pero respondió sobre la resistencia del piloto. Sorprendido, el español se dejó cargar hasta el cuarto, lo que solo aumentó sus expectativas sobre aquel encuentro destinado.

-¡Jesus!- exclamó cuando llegaron y el rubio empezó a desvestirle con avidez. No perdió más tiempo en aturdirse y él mismo ayudó, sacándose la camiseta de un tirón. De vez en cuando Vincent le atacaba con besos que volvían más complicada la hazaña de desvestirse mutuamente, pero al final solo quedaron en ropa interior.

Cargado de adrenalina pronto se vio sentado sobre su capitán, disfrutando de los escalofríos que le producía el contacto de ambos vientres unidos.

-Por Dios, Vincent, no me hables como si fuera una virgen- medio rio medio jadeó, pues había iniciado un leve vaivén con su pelvis para provocar un continuo roce con su excitación.- Creo que seré capaz de tomar y aguantar todo lo que sepas hacerme.- le tomó de la nuca y hundió su lengua en la cavidad contraria, iniciando una batalla constante entre lenguas mientras su bailoteo se volvía más brusco. Su ropa interior comenzaba a humedecerse, tanto por sus fluidos como por los del rubio. Cortó el beso cuando llegó a un punto de placer bastante alto como para estremecer todos sus músculos.- Oh, Dios!- alzó la mirada al techo y se arqueó, impaciente.- Tócame, Vincent. Empieza a tocarme, por Dios!- exclamó, al tiempo que se bajaba la goma de los bóxers para liberar su miembro inquieto.

Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Miér 7 Mar - 3:41

“Son los celos un monstruo engendrado y nacido de sí mismo"
+18:
Sabía que no debía subestimar las habilidades de Antonio en la cama, por los roces que habían tenido le quedaba claro que había experimentado lo suficiente para no asustarse sin embargo él no tenía idea de cómo iba a reaccionar cuando ya lo tuviera a su completa merced sin ropa que les estorbara. Había tenido ya algunos encuentros sexuales donde, por lo regular, se controlaba lo suficiente para no lastimar a la otra persona. Antonio era tan diferente. Sus instintos estaban reaccionando sin que él tuviese el suficiente control.

Era la primera vez que sentía tanta excitación corriéndole por todo el cuerpo, sentía espasmos concentrándose en su entrepierna que exigían ser liberados. Continuó lamiendo su abdomen escuchando algo que ya sabía. Pronto se vio idiotizado por ese beso lujurioso que sólo el español podía darle, que sólo él podía sacarle al holandés. Pocas veces dejaba que lo besaran así, de hecho sólo una vez en toda su vida besó a alguien de esa manera. No era el momento de pensar en eso.

Tomó el miembro de moreno con una mano y comenzó a subir y bajar, primero de una manera lenta y luego comenzó a apretar un poco para luego moverla a mayor velocidad. El simple hecho de ver al otro hizo que su corazón se agitara y abriera un poco los labios para dejar escapar pequeños suspiros. Una vez el miembro de Antonio alcanzó la erección que Vincent consideró la adecuada, lo tomó de la cintura y lo tiró boca abajo sobre la cama.

Colocó su cuerpo sobre él y comenzó a presionar su erección entre sus nalgas. Movió su pelvis un poco antes de acercar su boca al oído del azafato.

Abre bien las piernas — Ordenó ya cuando se estaba acomodando, en cuanto Antonio hizo lo que se le pidió, Vincent no pudo más y dejó que su miembro abriera para sí la entrada del español. Observó como éste desaparecía y el interior del español le recibía mucho mejor de lo que esperaba. Le apretó de una manera tan dolorosamente sensual que no contuvo el gemido ronco que provino desde su garganta. Sujetó su cadera, acarició un poco y antes de comenzar con las embestidas le dio una nalgada que en seguida se marcó con un rojo que tuvo como respuesta prender más al holandés.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Miér 14 Mar - 1:15

"Hotel Sofitel Berlin Gendarmenmarkt”

Spoiler:

Pronto la mano del rubio obedeció sus demandas y el castaño no pudo evitar soltar un fuerte suspiro de satisfacción mezclado con un jadeo salvaje que indicaba que quería más. No tenía pudor alguno en un momento como aquel. No le avergonzaba que otro hombre estuviese masturbándole mientras él permanecía retorciéndose sobre su regazo sin más oficio que el de disfrutar. Antonio era muy consciente de que su imagen en ese momento era tentativa para Vincent. Ver como otro hombre se regocijaba de las habilidades manuales del capitán debía  constituir un signo de poder. Antonio le regalaba ese momento de gloria para excitarle al máximo y posteriormente deleitarse con los beneficios sobre aquel colchón.

-Aagh!- como era de esperar, un hombre del carácter y la firmeza de Vincent no iba a andarse con rodeos. Y en cuanto el miembro de Antonio alcanzó un buen estado de excitación, terminó con los juegos eróticos y le tiró sobre la cama. -¡Jajaja! Por supuesto que lo quieres así.- se jactó con una sonrisa traviesa, al verse de espaldas. Movió un poco el trasero a modo de invitación, y terminó de retirar su ropa interior para exponerse a él por completo.- No vamos a adornar el hecho de que estamos aquí para follar como animales, verdad?- un fuerte suspiro de placer terminó con sus palabras cuando sintió el calor del cuerpo ajeno sobre el suyo. Su aliento le daba escalofríos y se arqueó cuanto pudo para pegarse más el pecho del otro.- Espera… Tienes que prepararme primero, y necesitamos un condón.- sus advertencias, aunque sensatas, sonaban demasiado falsas también. Sobre todo por el hecho de que mientras las formulaba estaba abriendo sus piernas cuanto podía para recibirle cuanto antes.

Y vaya que la espera valió la pena. El gemido opacó sus propios y fuertes latidos. Su propia impaciencia superó al dolor de la penetración y lo convirtió en algo alarmantemente exquisito que se extendió por toda su columna vertebral para erizarle el vello de la piel. Y si podía estar más predispuesto, el momento fue cuando Vincent le azotó. El gesto le robó una exclamación placentera y su cuerpo se movió por propia voluntad, buscando más fricción.

-Aah! Dios mío, Vincent! ¡De verdad eres como un toro!- le animaba entre gemidos, mientras su mente comenzaba a disolverse por el placer. Hundió sus dedos entre las sábanas y bajó el tronco hasta que su cara las acarició también, buscando un ángulo más exagerado que permitiese al rubio embestir con más fuerza.- ¡Aah, joder! Sí!- envuelto en adrenalina, llevó una mano hacia su propia nalga para abrirse él mismo más, girando un poco el cuerpo para poder verle a la cara. Su rostro debía estar igual de humedecido y rojo.- Di-dime… cuanto… me deseas…- demandó, cobrándose por fin su anterior entrega de poder. Ahora era el turno del capitán de verse rendido a sus pies.
Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat


Última edición por Choco el Lun 19 Mar - 20:10, editado 1 vez
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Jue 15 Mar - 17:32

“El celoso no lo es por un motivo: lo es porque lo es"
+18:
No tenía intención de guardar en secreto su posición predilecta, era obvio que era un obseso del control y Antonio lo había aprendido en poco tiempo. La manera en la que se comunicaban no era la usual, al menos no la que el holandés quería evitar por ello no podía estar más que encantado al no tener que estar expresando su descontento, que obviamente eran más que sus diversiones. El moreno enseguida se acomodó a pesar de expresar cierto interés por el uso de anticonceptivos, quizá en otra ocasión el rubio habría coincidido con él pero bien sabía que no corrían riesgo. Sabía que no lo decía en serio y tuvo que rechazar la pequeña intención de buscar un preservativo.  

Disfrutó la sensación del interior del español apretándole y casi expulsándolo debido a la fuerte estocada que hizo para poder entrar. Por no hablar de las que estaban agarrando un ritmo y fuerza constantes. Tenía la certeza de poner controlar la fuerza con la que azotaría su exquisito trasero, para infortunio suyo Antonio lo disfrutó más de lo que pensaba. Y hablamos de infortunio porque eso sólo avivaba su fuego interior. Volvió a nalguearlo cuando habló, le gustaba escuchar sus frases entrecortadas por la excitación y la falta de aire. Al momento en que el moreno se reacomodó, el miembro del holandés entró y salió con mayor facilidad pero ésta vez llegó más al fondo. Emitió un gemido desde la garganta e inclinó un poco el cuerpo hacia adelante y así concentrarse en su movimiento de pelvis.

La petición que hizo cortó esa concentración que adquirió, no así las embestidas que si bien sí bajaron de intensidad. No culpaba lo dicho, mucho menos su deseo, después de todo en esos momentos ciertas necesidades se incrementaban de una manera incierta. Aceptar tener tanto anhelo por alguien no era propio de alguien como el capitán. Salió de un golpe y se recostó, atrayendo a Antonio hasta ponerlo encima y dejar que se montara por sí mismo.

Antonio, estoy loco por ti — Tan cierto, jamás en su vida había sido así de honesto. Alargó la mano para hundir su lengua una vez más; el beso estaba cargado con lujuria, claro, pero también existía algo más, algo que Vincent no quería reconocer. Porque reconocerlo lo volvería débil, lo volvería presa fácil. Impensable. Admitir, aunque imposible, que, quizá...tendría un astisbo de enamoramiento hacia Antonio Fernández.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Lun 19 Mar - 21:33

"Hotel Sofitel Berlin Gendarmenmarkt”

Spoiler:

Los movimientos bruscos de Vincent le dejaban fácilmente sin respiración. Su cuerpo dolía por las fuertes embestidas, pero era un dolor exquisito. Hacia que su imaginación volase a nuevos y sádicos métodos de placer que esperaba con impaciencia poder probar, si bien no aquella misma noche, la mañana siguiente. Quería montárselo con su capitán en todas partes. ¡Dios! Si hasta se dejaría coger en la zona de azafatos del avión. Los siguientes viajes iban a ser muy tortuosos para las fuertes necesidades de su cuerpo.

Su pecho ya se había perlado de sudor y sus jadeos se habían vuelto roncos por la falta de aire cuando el rubio pasó a un ritmo más lento y provocador. Se mordió el labio con satisfacción y meneó las caderas al nuevo ritmo de las embestidas, aprovechando el respiro para buscar más placer por sí mismo. Las sábanas bajo su cuerpo ya recibían salpicaduras de fluidos cuando el rubio se liberó del calor de su entrada para recostarse. Antonio no se sintió alarmado ni frustrado por el cambio repentino. Por el contrario, se volvió hacia él con ansia y soltura y se colocó encima de su regazo sin dudarlo.

Durante un momento, todo pareció detenerse. Los ojos verdes se encontraron con los azules tras asimilar aquellas palabras. Era lo que había deseado escuchar, y no era la primera vez que escuchaba tales confesiones durante el sexo apasionado. Pero había un tinte distinto, o tal vez unos matices que el mismo Antonio encontró sin buscarlos en la voz del rubio. De repente no era un instante de placer y diversión, sino algo mucho más real.

-Todavía no…- murmuró, antes de recibir con ansiedad su boca. Tomó con su mano derecha la dureza de su amante y usó la izquierda para alzar sus caderas y poder conducirla hasta su entrada de nuevo. – Todavía puedo hacer que te vuelvas más loco.- una pervertida sonrisa se unió al brillo lascivo de sus ojos cuando empezó a descender sobre el miembro del holandés. Así se sentía más hinchada y su entrada la apresaba de manera dolorosa para él. Se sujetó mejor a los costados del rubio y empezó a moverse despacio, hacia arriba y abajo y hacia detrás y hacia adelante por igual. Sus movimientos eran continuos y experimentados. Atrapaba el miembro de Vincent durante unos segundos y lo dejaba escapar a medias antes de volver a apresarlo. Su cabello salpicaba gotas de sudor sobre el cuerpo ajeno, el cual empezó a acariciar, arañándolo un poco y acariciando sus pezones con deleite. Volvió a inclinarse en busca de sus labios, para morderlos y lamerlos mientras continuaba con su baile privado.

Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Plpp56 el Lun 26 Mar - 1:46

“Son los celos un monstruo engendrado y nacido de sí mismo"
+18:
Claro que estar preocupándose en cosas como lo que estaba pareciendo sentir por el moreno le obligaban a desatender los movimientos tan precisos impuestos contra el cuerpo ajeno. Apretó los ojos para volver a concentrarse en el acto sexual tan espléndido que le brindaba Antonio. Cada que daba una estocada sentía como su interior se contraía y apretaba con tanta fuerza que era una lucha por volver a sacarlo y repetir la acción. Se había embelesado con la imagen de la espalda perlada en sudor que le presentaba el español y de ser por él se habría quedado así, hasta que el recuerdo de las palabras del otro inundaron su cabeza.

Tenerlo ahora sobre él lo obligó a aceptar lo real que era todo. ¿Por qué tenía ese deseo de que no quería que todo terminara? Empotrarlo toda la noche y en cualquier lado donde el ansia les ganara se hizo el anhelo más vital que cualquier otro pensamiento. Y no sólo era por lo que estaban compartiendo mientras desarreglaban y ensuciaban aquellas sábanas, estaba siendo consciente pese a no poder permitírselo, aún no.

Las palabras de Antonio le sonaron a una dulce amenaza que estaba dispuesto a aceptar. No perdió de vista el rostro del moreno mientras se deslizaba en su firme erección. Gruñidos roncos salieron de su boca expresando cuán loco estaba ya por su azafato. No imaginaba meneos del español eran precisos, ágiles, demasiado perfectos. Advertía como su piel se erizaba al contacto con las uñas del otro, su cuerpo se alzó de manera tan imperceptible que se confundió con un profundo suspiro que salió en cuanto el español volvió a besarle.

Abrió los labios y convirtió ese beso en un contacto excesivamente lujurioso, metió la lengua en esa cavidad que se había aprendido de memoria. Saboreó por completo sintiendo como cada vez más abría la boca, comiéndolo por completo. El movimiento de su pelvis reaccionaba a la danza sensual que Antonio tenía sobre su cuerpo; no iba a soportar más. Se elevó ligeramente hasta sentarse y apoyarse sobre su mano derecha para mantenerse en equilibrio, dobló las piernas para que el otro se acomodase mejor entre sus piernas. Comenzó otro golpeteo contra sus glúteos con mayor profundidad, de esa manera podía sentir como golpeaba el fondo de Antonio.

Aghh...Antonio, muévete más… — Ordenó una vez más al mismo tiempo que comenzaba a aumentar ritmo y velocidad.
Vincent | Capitán | 27 años
Hellcat


Última edición por Plpp56 el Jue 5 Abr - 16:26, editado 1 vez




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
166

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Choco el Dom 1 Abr - 23:10

"Hotel Sofitel Berlin Gendarmenmarkt”

Spoiler:

El rubio respondió a su beso con tanta lujuria que consiguió lo que Antonio creía imposible, prenderle más. Sentía que iba a explotar antes de tiempo si Vincent seguía tomándole con tanta intensidad, a pesar de que siempre alardeó de su gran resistencia y duración en el acto. Sus bocas se separaron tan solo cuando respirar fue necesario. Antonio soltó un gemido entrecortado por la falta de aire y cerró los ojos para concentrarse en aguantar el ritmo. No había mentido cuando dijo que quería enloquecerle, así que lo dio todo en sus rápidos y constantes movimientos, mientras sus manos acariciaban el pecho del piloto.

-Aah…ahm!….- El cambio de posición de Vincent le hizo sentirle mucho más, lo que apagó los leves pensamientos que quedaban despiertos en su mente. Teniéndole ahora por completo dentro de él se acomodó mejor y dejó que le guiase un poco. Santo Dios, Vincent tenía mucha fuerza! Le encantaba. Simplemente le tenía encantado. –N-no puedo…- se vio en la obligación de responder a su petición.- Si continuo así… voy a….- reservó el resto de aire porque no vio necesario seguir. Sus pulsaciones aumentaban al mismo ritmo que las penetraciones de Vincent. Alzó las manos para enredar sus dedos en el mojado cabello rubio y se relamió los labios húmedos de la excitación. El calor en el cuarto era insoportable ya. El castaño hizo quería complacerle y moverse más rápido, pero en aquella posición era demasiado delicioso y de verdad que no aguantaría. Haciendo uso de toda su fuerza de voluntad se levantó un poco para dejar que Vincent saliera de él y se acomodó contra la cabecera de la cama, de cara al otro. Alzó las piernas dobladas para dejarle ver la entrada y él mismo se abrió con los dedos, impaciente.

-Vamos…. Ahora sí. Házmelo con fuerza así, Vincent. Voy a gritar todo lo que no está escrito si me rompes contra la cama- rogó y demandó al mismo tiempo, retorciéndose de agitación contra las sábanas, como un animal en celo.

Antonio | Azafato | 35 años
Hellcat
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Von Voyage

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.