Últimos temas
» > A place we can call home
Hoy a las 13:47 por Sheena

» 2. La guinda del pastel
Hoy a las 13:34 por Ghawazee

» 33. The good ones
Hoy a las 13:07 por Sonder

» 55. Individuals and numbers
Hoy a las 12:46 por Sonder

» - No I in Threesome -
Hoy a las 8:41 por Libertine

» 《 - I hope you hear me
Hoy a las 1:49 por Plpp56

» Von Voyage
Hoy a las 1:34 por Plpp56

» ♫ Just call my name I'll be there in a hurry
Ayer a las 21:40 por Storm Queen

» ♫ You're the cure, you're the pain
Ayer a las 21:08 por Storm Queen

» ♦ Toujours Pur.
Ayer a las 20:46 por Nat Xavier

» × Between rage and serenity.
Ayer a las 20:07 por Nat Xavier

» — This war will end us all.
Ayer a las 19:31 por Nat Xavier

» ¿Quién quiere rolear X? [Ideas]
Ayer a las 19:17 por Saraswati

» • Accidentally in Love
Ayer a las 16:22 por Plpp56

» 05. Revenge is sweet and not fattening
Ayer a las 14:12 por Python Labubie

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

A drop in the ocean

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A drop in the ocean

Mensaje por Novocaine el Dom 28 Ene - 23:39


a drop in the ocean
Crackship | Free! | 1x1

El mundo les esperaba al salir de la escuela. Por primera vez en sus vidas, Haru y Makoto no se enfrentaban a los escollos de la vida juntos. Tomando caminos separados, cada uno optó por aquella formación que era mejor para su futuro. Makoto en la universidad. Haru en el agua.

Pero el peso de la distancia no se hizo esperar. Las dudas y los miedos a perderse mutuamente fueron amenizados por los kilómetros de suelo entre uno y otro. Sin embargo, una visita a penas prevista por parte de Makoto estaba a punto de cambiar las cosas.

haruka nanase
18
nadador
-
-
sapphiredragon
makoto tachibana
18
nadador
-
-
Novocaine



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1505

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Miér 7 Mar - 22:40


1. Together again
Con Makoto
En la playa
Media tarde

Varios meses habían transcurrido desde que se graduaron en preparatoria. Parecía mentira que esa etapa de su vida hubiera llegado a su fin. Atrás quedarían los entrenamientos después de clase en la piscina del instituto, esos momentos en los vestuarios en los que Nagisa no callaba ni debajo del agua mientras Rei trataba de explicarle alguna cosa de forma inútil y Makoto los miraba con esa sonrisa que le caracterizada, una que siempre tenía para todo el mundo. Gou al otro lado de la puerta, esperándoles a que salieran y  metiéndoles prisa para empezar el entrenamiento tal y como había planeado.

Ahora su vida había cambiado radicalmente, algo que ni él se habría imaginado medio año atrás. De hecho, por entonces, cuando los exámenes finales estaban a la vuelta de la esquina y el campeonato nacional estaba a apenas unos días, el amante del agua no se había planteado lo que quería hacer con su vida. No tenía unas malas notas, ni mucho menos. Quizás alguna carrera de ciencias podría haberse propuesto pero no era algo que le llamase la atención. De hecho, lo único que le hacía feliz era nadar, sentirse libre flotando en el agua. Lástima que aquello no fuese una carrera o un trabajo… Mentira, sí que lo era: natación competitiva.

Nagisa, Rei, Gou, Makoto e incluso Rin le habían animado a tomar ese camino y muchas habían sido las veces en las que los había ignorado. Incluso se había llegado a enfadar por la presión que estaba comenzando a sentir por ello. Decían que tenía talento pero tener talento o no a Haru le daba lo mismo-Nada por él… y había vuelto a la natación esos dos últimos años por ellos. No porque quisiera llegar a ser un conocido nadador internacional u olímpico, no. Entonces, ¿qué se suponía que iba a hacer con su vida?

La respuesta a esa pregunta no la obtuvo hasta que Rin le llevó a Australia, le mostró el lugar en el que había estado entrenándose todo el tiempo que estuvieron separados. Y entonces supo que, aunque persiguiera ser el mejor del mundo, si deseaba continuar con lo que de verdad disfrutaba, solo le quedaba esa salida. Porque, sencillamente, no se veía haciendo otra cosa que no fuese nadando en una piscina.

Al regresar a Japón, meditó un poco más su elección, antes de llamar al ojeador que le abordó en la final del campeonato nacional. Y ahora, ahí estaba. Entrenando día tras día, sintiéndose como un verdadero delfín en el agua, Haru había sido reclutado para el equipo de natación de Japón. Resultaba algo extraño meterse en el agua sin la compañía de sus amigos… Sin la compañía de Makoto.

Muchas habían sido las veces en las que había pensado en su mejor amigo, rememorando multitud de recuerdos, desde que eran unos simples críos hasta hacía unos meses. Lo echaba de menos… algo que, sin duda, no admitiría en voz alta delante de nadie. Y eso que hablaban cada pocos días para saber cómo se encontraban. El único problema era que no era lo mismo. Y no le gustaba para nada.

Tras continuas semanas de entrenamientos sin descanso, finalmente concedieron a Haru unos días para poder descansar y regresar a casa, algo que no dudó en hacer. De hecho, ni siquiera se lo dijo a Makoto, pensando que lo más probable sería que él tuviera exámenes, proyectos o cosas semejantes de la universidad que le impedirían ir para reencontrarse. No quería que se comiese la cabeza por no poder verse. El muchacho de ojos verdes era demasiado bueno y sería capaz de echarse la culpa de no poder ir aunque fuese cosa de la universidad.

Nada más llegar a su antigua casa tras horas de viaje, Haru dejó caer su bolsa de viaje. Tomó una toalla y sus chanclas y se fue directo a la playa. Se moría de ganas de poder observar el vaivén de las olas y su característico sonido, igual que se moría por meterse para nadar. La verdad era que extrañaba la visión del mar diariamente y su característico aroma. Aroma de su hogar.

Con un suspiro, tras varios minutos sentados sobre la arena, el muchacho se volvió a incorporar quitándose la camiseta y los pantalones, debajo de los cuales –como siempre– llevaba su bañador.



AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1263

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A drop in the ocean

Mensaje por Novocaine el Dom 8 Abr - 0:36


1. Together again
Con Haru
En la playa
Media tarde

La universidad se le daba bien a Makoto. Era más complicada que la preparatoria y también mucho más exigente, pero al menos el chico tenía muy claro que aquello era lo que quería hacer: enseñar a los más pequeños las cosas que sabía. Siempre se le habían dado bien los niños, a decir verdad. Seguramente porque había convivido durante todos los años de su adolescencia con sus dos hermanos pequeños. No habían sido pocas las veces en las que se había quedado en casa a cuidar de ellos, mientras sus padres estaban fuera. Era una gran responsabilidad, pero él siempre la había aceptado sin rechistar.

Además, al joven también se le daba bien cuidar de otras personas. Lo había demostrado varias veces con sus compañeros del equipo de natación, incluso con Haru. Su paciencia, por algún motivo, era infinita. Y eso lo convertía en un maestro excelente o, al menos, eso era lo que decían todos los orientadores de la universidad. Ver que, además de querer aquello, también se le daba bien, no había hecho más que darle más fuerzas para continuar. Todavía era un estudiante de primer año, de modo que no iba a poder dar clases hasta dentro de un par más, pero ya se moría de ganas por que llegase aquel momento.

Cuando llegó a casa para su pequeño descanso de primavera, le contó a sus padres todo lo que había hecho en su ausencia. Estos escucharon atentamente e hicieron muchas preguntas, siempre interesándose por la vida de su hijo. Sin embargo, Makoto se sentía bastante cansado después de los recientes exámenes finales y, por ello, tenía ganas de pasar un rato solo paseando por la que era su ciudad natal.

Al final, cuando ya no quedaban demasiadas horas para el anochecer, sus pasos lo guiaron a la playa. El agua, que tantas alegrías le había dado, también continuaba provocándole un poco de miedo. Desde su infancia y aquel accidente en el mar, en el que había perdido a su viejo amigo. Las olas todavía le provocaban pequeños escalofríos en la espalda pero, aun así, se descalzó y comenzó a caminar por la orilla mientras la espuma acariciaba sus pies.

Dado que todavía hacía bastante frío, en la playa apenas había gente. Tan solo un par de niños jugando al fresbee, algunas personas paseando a sus perros y otros pocos haciendo ejercicio en la arena. Nada más.

Por eso mismo, se sorprendió cuando, unos metros más adelante, se encontró con una pila de prendas que le resultaron bastante familiares. En primer lugar, porque nadie en su sano juicio se habría zambullido en aquel agua congelada a no ser que tuviera muchas ganas de hacerlo y, en segundo, porque ya las había visto antes. O, al menos, eso le parecía.

Curioso, frunció el ceño y se giró hacia la línea del horizonte, donde el agua se fundía con el cielo, hasta que finalmente encontró perturbaciones en la superficie que indicaban que alguien se estaba moviendo dentro de ella. Sin querer molestarle, salió de nuevo a la arena y se sentó junto a aquella ropa, esperando a que su dueño volviera y, con un poco de suerte, ver que era quien él esperaba.



pain is inevitable suffering is optional;


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1505

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A drop in the ocean

Mensaje por SapphireDragon el Sáb 26 Mayo - 20:34


1. Together again
Con Makoto
En la playa
Media tarde

Cualquier persona normal se habría echado atrás nada más el agua del océano hubiera rozado la piel desnuda de sus pies, completamente congelada por el invierno y apenas templada por los días soleados de primavera. Sin embargo, Haruka era de todo menos normal y le daba absolutamente lo mismo la temperatura a la que el agua se encontrase. A fin de cuentas, todo era habituarse a ella y entrar en calor nadando de manera continuada y sin parar.

Cuando se hubo acercado lo suficiente y el agua rozó sus pies desnudos, su rostro apenas varió; sin embargo, el vello de prácticamente su cuerpo entero se erizó y se le puso la piel de gallina. Una reacción inevitable pero que ignoró por completo. Mientras avanzaba poco a poco, alejándose de la orilla, y el nivel del agua sobrepasaba ya sus rodillas, el muchacho de ojos azules alzó la mirada del agua y observó el horizonte. Un sentimiento de plenitud le embargó y suspiró, feliz de haber regresado a casa después de todos esos meses.

Tras un par de minutos y tras haber avanzado lo suficiente, con rápido y elegante movimiento, Haru se metió bajo el agua y comenzó a nadar. Con patadas fuertes y rítmicas, acompañadas de esas brazadas tan delicadas y hermosas que caracterizaban su forma de nadar. Así estuvo, avanzando de un lado a otro en una misma zona del mar, hasta que perdió la noción del tiempo.

Con la respiración ligeramente acelerada y esa sensación de cansancio, el muchacho se quedó bocarriba, flotando y mirando el cielo con esas tonalidades anaranjadas que suponían el atardecer. Entonces cerró los ojos y simplemente se centró en sentir: El roce del agua, su frescura, esa sensación de absoluta ingravidez y tranquilidad que lo envolvía, el ir y venir de las corrientes que lo mecían suavemente. Si por él fuese, viviría allí, en el mar junto a todas las criaturas marinas. Puede que, en otra vida, hubiera pertenecido a ese mundo. Puede que hubiera sido un delfín, su animal favorito.

Sin saber exactamente cuánto tiempo había transcurrido y tan solo guiándose por el avance del sol en el cielo, Haru decidió salir finalmente del agua. Conforme iba acercándose a la orilla, se pasó la mano por el cabello oscuro y lo agitó ligeramente, tratando de deshacerse de parte del agua de esa forma, a la par que alzaba la mirada en dirección a donde había dejado todas sus cosas.

Para su sorpresa, había una silueta sentada junto a ellas. Una que reconocería en cualquier parte. A fin de cuentas, llevaban toda la vida juntos, ¿no?

Makoto… —le llamó justo cuando le quedaban apenas unos metros para llegar a su altura. Numerosas gotas se deslizaban por su piel y las de su cabello caían graciosamente por gravedad directamente a la arena. Observó a su amigo con esa expresión imperturbable suya, aunque la alegría de haberse encontrado con él se había reflejado en sus ojos desde el primero momento. Le había echado mucho de menos… Aunque no sería algo que fuese a decir en voz alta ni mucho menos.



AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1263

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A drop in the ocean

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.