Últimos temas
» — A dance you won't forget ↫
Hoy a las 3:09 por Alétheia

» • Accidentally in Love
Hoy a las 3:03 por Chirymo

» ♠ Kneel before me.
Hoy a las 2:59 por Storm Queen

» ♠ Your mouth is poison, your mouth is wine
Hoy a las 2:53 por Hellcat

» ♠ This hell you put me in.
Hoy a las 0:51 por Hellcat

» 53. Gray birds
Ayer a las 23:34 por Sonder

» ♦ More than us
Ayer a las 22:59 por Neliam

» 01. Please, take everything but not my Gucci's bag
Ayer a las 21:53 por Neliam

» — We are all mad here ↫
Ayer a las 20:23 por Infamous

» 52. Fellows
Ayer a las 19:51 por Sonder

» Petición de acciones Admin
Ayer a las 19:29 por Sonder

» Just don't give up.
Ayer a las 18:45 por Winter Wiccan

» Fuck family politics
Ayer a las 18:36 por Dornish sun

» Wilted and faded.
Ayer a las 18:25 por Winter Wiccan

» Almost the end
Ayer a las 18:07 por Sagittarius

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

Two hidden hearts.

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Two hidden hearts.

Mensaje por Winter Wiccan el Miér 25 Abr - 19:41

Two hidden hearts.
Fred Almgren
28 | Jack Falahee | Winter Wiccan
Muchas veces, todo ocurre por una casualidad. Un joven enfermero presencia un accidente después de una guardia y su vida da un giro de ciento ochenta grados. Una promesa del fútbol americano se deja llevar por el alcohol y descubre que las cosas nunca son como la sociedad quiere.

En los tiempos donde todo se abre y las leyes se van modificando para que el amor sea libre, no todo el mundo puede disfrutar eso. El dinero, la fama, cualquier cosa puede irse, en ocasiones, con un chasquido de dedos. Para preservar su vida, muchos tienen que esconderse con una máscara que desaparece cuando vuelven a sus casas, a sus vidas ocultas.

Sin embargo, como todo hilo, tensar demasiado una relación puede suponer la ruptura de esta. Una historia de amor y secretos, escondida detrás del fervor de los cánticos de los aficionados.
Ryan Hamilton
28 | Justice Joslin | Plpp56
Plot | 1x1 | Realista | Plpp56 & WW.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
640

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two hidden hearts.

Mensaje por Plpp56 el Jue 26 Abr - 0:20

Two hidden hearts
solo・cuarto de hospital・mañana
Fiestas y alcohol, era todo lo que podía recordar. Un dolor en el pecho extendiéndose por todo el cuerpo le impedía levantarse de la cama. Casi era como si hubiese pasado semanas sin moverse. Después de haber acostumbrado a sus ojos a la iluminación, giró un poco la cabeza y descubrió el suero. Un hospital. Inhaló profundo y cerró los ojos. Las imágenes llegaron como si de una película de terror se tratase.

Todo el equipo se encontraba celebrando la victoria de ese fin de semana, llevaban dos días en casa del linebacker. No era para menos, eran el equipo favorito para llegar al superbowl y lo habían demostrado en ese último partido, por lo que durante las siguientes semanas se dedicarían a darlo todo en los entrenamientos y, por supuesto, en los partidos restantes, mero trámite. En una fiesta como la que ellos solían organizar no todo era risa, bromas, apuestas, drogas y sexo en dónde y cómo pudieran. No, a veces se veían frenados por algún mala copa que causaba problemas peleándose con otro jugador o hacía alguna escena donde se ponía a llorar por cualquier cosa. Esa noche no fue la excepción, salvo que ésta vez fue diferente.

Le habían quitado el teléfono a uno de los suplentes como broma pesada al verlo más metido ahí que prestando atención al festejo. Además que así evitaban que se tomaran fotos y terminaran en la prensa. Se lo fueron pasando de uno en uno como críos de secundaria hasta que uno miró la pantalla. Lo que encontró frenó todo el ambiente y los obligó a parar la música. Le echaron una mirada fulminante después de reunirse y descubrir lo que les había ocultado. Fueron señalándolo y propinándole tremendos golpes en el cuerpo hasta que decidieron echarlo, no sin antes las amenazas propias para que dejase el equipo si no quería pasarla peor. Ryan, quien no había visto el teléfono al estar ocupado con una de las porristas, preguntó. Se arrepintió al instante.

Tomó sus cosas y salió de la casa. Aún tenía alcohol corriéndole por el cuerpo y una ira que crecía más al no encontrar al suplente. Sabía que no debía haber reaccionado así pero la furia cegó su juicio y todo lo que había hecho por ocultar su verdadera naturaleza. Aceleró comenzando a alejarse y olvidando que salió a buscar al suplente. Ni siquiera recordaba su nombre. Las calles estaban vacías, salvo por unos cuantos peatones que esperaban algún taxi para volver a sus casas después de una noche de juerga.

Divisó mal el desnivel vehicular y, gracias a la velocidad que llevaba el auto, no pudo frenar a tiempo. Se elevó unos metros y el auto giró, se removió dentro de éste gracias a no haberse puesto el cinturón de seguridad. Creyó escuchar como un par de sus costillas se rompían por el golpe al volante, ¿o habrá sido con algo más? Daba igual. Le había parecido una escena en cámara lenta. Así que así se sentía. No vio su vida pasar, como decían algunos, lo que vio fue la silueta de un hombre antes de perder el conocimiento. ¿Qué cara habrá hecho al descubrir que el quarterback favorito iba en el automóvil?


Era todo cuanto podía revivir. Tragó saliva con trabajo, Estaba vivo. Debería estar feliz, sentir esa emoción por seguir ahí, sin embargo lo que sentía era tanta decepción. Quizá podía culpar al equipo por ello, al suplente por haber permitido que descubrieran su homosexualidad o al idiota que hizo el desnivel, empero, lo cierto era que el único culpable era él. Tenía que ser honesto consigo mismo, aprovechar el estar casi inmóvil por el accidente y confesar quién era realmente. Soltó una risa apagada. Los soñadores no deberían morir nunca. Apretó el botón que tenía a su lado, podía moverse un poco más pero el dolor le recordaba que aún no estaba del todo bien. Un doctor debía hablar con él, alguien, quien fuera. Tenía mil lagunas atormentando sus recuerdos que necesitaba, ipso facto, conocer su estado real. Y, sobre todo, que le dijeran que sucedió con los partidos, con el equipo... con su carrera.




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two hidden hearts.

Mensaje por Winter Wiccan el Vie 27 Abr - 19:09

Two hidden hearts
con ryan・cuarto de hospital・mañana
“El paciente de la cama 12 se ha despertado. Creo que deberías hablar con él.” El encargado de la unidad de cuidados intensivos fue directo al grano. Fred había vuelto de la guardia con las mismas ojeras, el mismo tono apagado, pero con mil preguntas en la cabeza que resonaban con las que oía en su televisor. Ryan Hamilton, una estrella del fútbol, en un accidente, solo, y el enfermero le había salvado la vida. Sin embargo, la idea de enfrentarse, cara a cara, con la estrella del fútbol americano era intimidante. “De acuerdo.” Asumió su responsabilidad y fue hacia el pequeño box, cubierto por cortinas para evitar las miradas de los curiosos. Aunque fuera un hospital de alta categoría, los paparazzi podían hacerse pasar por familiares de otros pacientes de la planta.

Traqueó. Su pulso se disparó al ver a aquel hombre, cabeza de revistas y televisores, tendido en la cama, conectado a más máquinas que compañeros podía tener en el campo. “Hola. Soy Fred Almgren y soy el enfermero encargado de su cama aquí. ¿Cómo se encuentra, señor Hamilton?” Se presentó, sin hacer ningún gesto como darle la mano. Todavía podía ver las marcas de las heridas en su cuerpo.

Se acercó un poco más al hombre, remangándose el pijama del hospital y dejando ver su tatuaje de la bandera LGBT. No lo hacía a propósito, era un acto reflejo para sentirse cómodo. “Supongo que se preguntará qué hace aquí, lo cierto es que…” Dicho esto, relató lo que aconteció dos noches atrás, cuando salía de su guardia:

< Seis de la mañana. Fred salía de una de las peores guardias en su corto contrato en el hospital. Pacientes en parada, familias llorando… Cada segundo en los cuidados intensivos era una puñalada directa a su corazón, que solo quería sacarle de ahí para poder respirar sin que su pecho doliera. Iba a pedir un taxi y, quizá, echar una cabezadita en él cuando sucedió todo. Un coche, a una velocidad mayor de la permitida, pasó perpendicular a él, encontrándose con uno de los badenes de la carretera.

Volcó.

Fue a cámara lenta. Un vehículo de alta gama dando una vuelta de campana sobre una calle desierta. No lo pensó. Salió corriendo en el auxilio de la posible víctima. Tuvo suerte de que el coche no sufrió más daños de los necesarios. Mientras se acercaba, llamó a emergencias. El tiempo corría en su contra.

Un hombre, inconsciente, en el asiento del conductor. Solo. No dudó en extraerlo del vehículo, buscando algo que le indicara que el hombre no estaba tan grave como parecía.

Se equivocaba.

No captaba el pulso y, a partir de ese momento, todo pasó a gran velocidad. Solo, tratando de mantenerle con vida a base de masaje cardíaco, esperando una ambulancia. Los brazos le ardían, el corazón le iba a estallar, pero no podía dejar que ese hombre muriera de una forma tan cortante, con toda la vida por delante.

Una vez y otra y otra, repitiendo los movimientos de la resucitación hasta que la ambulancia acudió en su ayuda y Fred se desplomó, despertando en el hospital, en la cama que había en su sección, con todo su equipo felicitándole al despertar y un paciente en la cama, a salvo.
>

“Y eso es todo. Tiene fracturas graves en las costillas y le hemos drenado un sangrado en el cráneo, pero está bien. Ha estado inconsciente durante dos días y, básicamente, desde el hospital han pensado que lo mejor es que solo tenga una persona con la que hablar hasta que le demos el alta, para evitar filtraciones a la prensa.” Tener que hacer de nexo era algo que se le antojaba muy extraño, más si tenía en cuenta quién era su paciente, pero si lo habían decidido así, tenía que acatarlo. “Si necesita cualquier cosa o preguntar algo, soy su hombre. Básicamente, voy a ser su carcelero aquí.” Rió, tratando de relajar la situación.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
640

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two hidden hearts.

Mensaje por Plpp56 el Lun 30 Abr - 23:25

Two hidden hearts
con Fred・cuarto de hospital・mañana
Contar el tiempo era vital. Para un deportista lo era todo, el cuerpo agota recursos y a cierta edad todo termina. La frustración de no saber que había sucedido creaba un nudo en la garganta el cual sólo podía deshacer con un potente grito desesperado. Jugueteó con el pequeño control entre sus dedos tratando de mantener la calma, no quería ceder ante la impotencia que cada minuto crecía más al recordar la manera en la que había terminado ahí. Al menos lo recordaba así. La cabeza le dolía al visualizar el momento en que todo habría quedado reducido a nada.

Estaba por intentar levantarse en un acto de exasperación cuando la cortina se abrió para darle paso a un joven, al menos esa impresión le dio. Se acomodó lo más lento que podía para evitar que el dolor volviera a su cuerpo. El chico no tenía la culpa de lo que le había pasado, no tenía por qué desquitar su furia con él pero el dolor e ignorar su estado comenzaban a ser más fuertes que cualquier razonamiento lógico.
Iba a desviar la mirada y responder cuando los colores en su piel atrajeron sus pupilas como si de un imán se tratase. Vaya, tal vez podría llamarlo destino o casualidad. Soltó una risa apagada y desvió la mirada. No, el chico que estaba atendiéndole no tenía la culpa. Mantuvo la boca cerrada mientras Fred le contaba lo que había sucedido al perder la consciencia. Cuando hubo terminado su explicación no le quedó de otra más que mirarle con cierto asombro y completo agradecimiento. De no haber sido por él habría muerto. Aunque...echó una mirada a sus piernas y sólo esperaba que fuera cuestión de tiempo para poder dejar el hospital y volver a los entrenamientos.

Gracias, Fred — Más que agradecer la información, lo que agradecía era que no le haya preguntado la razón de la velocidad con la que iba y mucho menos de su descuido. Tal vez podía pasar por un estúpido accidente automovilístico causado por el alcohol, algo bastante común. Ya se encargaría de hablar con el equipo del por qué su salida tan abrupta — Tal vez tenga muchas preguntas que hacerte y no sé qué tanta información tengas. Estaré probándote — Le bromeó haciendo uso de todas sus fuerzas, alargó la mano en una especie de cámara lenta hacia el tatuaje del chico, no dijo nada, simplemente se quedó pensando en la libertad que él no tenía, que había rechazado al entrar en un mundo tan machista y por lo cobarde que era al no aceptar a quien realmente era. Regresó al momento deteniéndose al mismo tiempo que obligaba a su mano a cerrarse; no podía estar pensando en eso cuando lo importante era volver al campo — ¿Crees que tarde mucho en salir de aquí? Tengo...partidos pendientes — Le sonrió dejando claro que no pasaba nada si se relajaba un poco. Ahora que le ponía atención, caía en cuenta de lo bien parecido que era, sobre todo con aquella sonrisa que le pareció sincera — Espero que seas un carcelero fácil, puedo ser bastante quisquilloso — Le guiñó el ojo e hizo ademán de querer sentarse con la espalda un poco más erguida — Y creo que necesito un poco de ayuda — Quizá era un poco patético que alguien de su complexión estuviese solicitando apoyo de aquél chico que a primera vista era mucho más liviano que él.  




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two hidden hearts.

Mensaje por Winter Wiccan el Mar 1 Mayo - 14:28

Two hidden hearts
con ryan・cuarto de hospital・mañana
Notaba algo raro en aquel hombre. Uno de los jugadores más conocidos de la liga de fútbol profesional, frente a él, como paciente y, sin embargo, Fred podía notar que el deportista ocultaba algo. Había una perturbación en el ambiente, como un silencio tácito por parte del jugador. Notó como se fijaba en su tatuaje y, poco después, extendía la mano. Quizá se sentía incómodo respecto a su sexualidad, no sería ni el primero ni el último, por mucho que le doliera al enfermero. “Pero, de todas formas, si no está conforme con que yo sea su enfermero, por las razones que sean, puedo llamar a otro compañero. Lo fundamental es que esté cómodo dentro del hospital.” Comentó, tras el agradecimiento y aquella broma, que no sabía hasta qué punto era inocente.

Pensó tranquilamente en la pregunta que le hizo, notando el gesto de su cara, aliviándose. “Lo normal son seis semanas. La primera estaría de reposo aquí mientras le evaluamos y vemos la gravedad de la fractura. A partir de ese momento, le daríamos el alta y podría empezar con la rehabilitación. Su equipo está al tanto de todo esto.” Le comentó, dejando claro con una sonrisa a medias que no había problemas con su baja. “Y puedo ponérselo muy difícil si me lo propongo, señor Hamilton. Para empezar, no puede levantarse. Reposo absoluto una semana incluso para hacer ese tipo de movimientos. Lo siento, eso implica también ir al baño.” Hizo un pequeño gesto con sus hombros, indicando que aquello no tenía discusión posible, mientras se acercaba para mirar los drenajes que llevaba puestos. En el cráneo, una pequeña cicatriz y, por lo demás, lo habitual en casos como el suyo.

“Si no le molesta, tengo que levantarle la sábana.” Comentó, aunque esta ya estaba movida por el esfuerzo del jugador de fútbol. La deslizó con cuidado y evaluó la fractura. “Vengo en un segundo. Cuando vuelva, si prefiere otro enfermero, aviso a mis compañeros y ya se encargan ellos de tratarle.” Afirmó, saliendo a por el material. Al salir, la gran mayoría de los que trabajaban en ese turno estaban tras el cristal, cubierto por una cortina, tratando de ver algo. “Sí, es el jugador de fútbol. No, no podéis entrar.” Dijo, desanimando sobre todo a los estudiantes que pasaban por ahí. Cogió lo que buscaba: bolsas térmicas de frío. Volvió con una pequeña sonrisa en su rostro, sentándose en el sillón que tenía disponible, esperando la respuesta del paciente.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
640

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two hidden hearts.

Mensaje por Plpp56 el Miér 2 Mayo - 21:25

Two hidden hearts
con Fred・cuarto de hospital・mañana
¿Cómo es que no estaría conforme si era bastante profesional? Tal vez su acción la había tomado a mal. No lo culparía, que suerte que se detuvo a tiempo para no tocarlo o se prestaría para alguna otra interpretación. Apostaría que tantos cuidados le pondrían peor, no necesitaba de atenciones especiales. Era un paciente más y parecía que su enfermero lo comprendía. Tanto daba su orientación sexual.

En cuanto escuchó cuanto tiempo estaría en espera de su recuperación supo el significado de la frase: ‘sentir el mundo encima’. La emoción cargada de esperanza que había dejado que cruzara por su cuerpo desapareció al instante. Sus párpados bajaron hasta dejar en evidencia lo mal que lo estaba pasando.

Así que lo saben… — Murmuró perdido en sus pensamientos. No quería ser un paciente realmente difícil,pero esas palabras no le subían el ánimo en lo absoluto. Le dedicó también una sonrisa, un poco más ligera, dejando ver un pequeño hoyuelo en su mejilla — De acuerdo, Fred. Intentaré seguir tus indicaciones — Ya que las órdenes sólo las daba él en el campo de juego, nadie más.

Dejó que quitara la sábana, el dolor lo mantuvo en la cama y evitó retorcerse. Pensaba que si mostraba cierta mejoría, aunque fuese ficticia, podría salir antes pese a que las radiografías lo delatarían al instante. Estar solo siempre lo hacía reflexionar sobre cosas que no quería en su mente. La imagen del suplente se le vino a la cabeza, se preguntaba que habría pasado con él. Estaba seguro que no regresó al equipo y él había sido un pésimo líder. Tenía que haberlo defendido, en vez de eso, se protegió como siempre lo había hecho.

Los murmullos llegaron a su oído, rió por la insistencia de las personas afuera por verlo. Usualmente era accesible con los fanáticos, siempre poniendo buena cara, firmando cuantos autógrafos quisieran y posando para las fotografías que terminarían en internet. Y en ese momento no se sentía con ánimo de hacerlo, de levantarse para atenderlos. Sonrió ampliamente cuando Fred los alejó; comprendió, entonces, que no había mejor persona para estar al pendiente de él.

Te quiero a ti, — Soltó después de medio minuto que pareció una eternidad. Giró la cabeza según sus movimientos — y estaría bien si me llamas por mi nombre. El “señor Hamilton” es mi padre — Soltó casi en suspiro. Le molestaba que le llamaran con ese arquetipo por algo tan simple como no estar acostumbrado a ello. Creció escuchando que así le llamaban a su padre, y durante mucho tiempo el único “señor Hamilton” sería él — Fred, necesito un favor. Un favor que nadie puede saber que te he pedido. ¿Está claro? — Le miró directo a los ojos — Había un suplente, Mark Walker. ¿Podrías investigar si continúa en el...en mi equipo? — Detectó cierta confusión en su enfermero y volvió a esbozar una pequeña curvatura con de labios — Es lo único que pediré fuera de tus obligaciones. Palabra de querterback — Intentó bromear justo como lo hizo él tan sólo para disipar la tensión. Así de cuidadoso, por no decir cobarde, tenía que ser para que no relacionaran su reacción en la fiesta con la homosexualidad de Mark.




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two hidden hearts.

Mensaje por Winter Wiccan el Jue 3 Mayo - 21:40

Two hidden hearts
con ryan・cuarto de hospital・mañana
El alivio se apoderó de su cuerpo al escuchar cuatro simples palabras. Muchas veces se había visto en situaciones incómodas por aquel tatuaje, fruto de una mala decisión en la universidad, pero su encuentro con el señor Hami… Ryan no iba a terminar de esa manera. “De acuerdo, Ryan.” Respondió, acercándose con las bolsas de frío.

Cruzó sus ojos con los ajenos cuando escuchó aquella petición tan extraña. Fred nunca se había encontrado en la situación de ser el informante de un paciente, pero todo eso era excepcional en cada segundo que pasaba el quarterback en la cama del hospital. Liberó una risa calmada cuando éste lo hizo, pensando en cuál sería la razón tras aquella petición extraña. “Está bien, puedo buscar a ¿Mark?” Preguntó, tratando de acordarse del nombre del chico. “Pero primero tienes que dejarme trabajar.” Respondió, llevando las bolsas a la zona herida. Había un cardenal de gran tamaño, unido a vendajes que buscaban mantener las costillas en su sitio. “Te va a doler.” Advirtió, antes de colocar el frío contra la herida. Notó como la piel de Ryan se tensaba y se apartaba un poco, negando con la cabeza. “Te lo advertí. Esto no puede ser peor que los placajes que te dan, igualmente.”

Había muchas preguntas que podía hacerle al jugador profesional, todas relacionadas con la noche en la que sus vidas se cruzaron de una forma tan intensa y rocambolesca. Sin embargo, algo le decía que, con el tiempo, descubriría que le llevó a tener ese accidente y a estar tan borracho esa noche.

“Ahora vengo. Voy a dejar las bolsas y a encargarme de una cosa.” Le dijo, quitando todos los aparejos y guiñándole un ojo, dejando claro que iba a cumplir ese encargo peculiar. Tiró el material desechable a la papelera y fue hacia uno de los despachos, vacíos. “Mark Walker…” Dijo, ausente, mientras tecleaba su nombre en el buscador. No tardó nada en encontrar muchos resultados, contradictorios, pero que todos llevaban al mismo jugador de fútbol de reserva dejando el equipo por una lesión extraña, sobre la que no daba detalles. Antes de volver a la habitación, cogió un café de máquina, bebiéndoselo por mucho que le quemara. Había dormido mucho tras el accidente, pero algo le decía que necesitaría la cafeína. Ahí se encontró con el jefe de los cuidados intensivos, que dijo que Ryan tenía prioridad y que, si hacía falta, solo tenía que quedarse a cargo de él. El enfermero lo agradeció, teniendo en cuenta esas circunstancias tan peculiares.

Volvió a la habitación, dirigiéndole una sonrisa a Ryan. “Tengo noticias, pero creo que no te van a gustar.” Se sentó en el sillón que había en la habitación, sin perder contacto visual con él. Se llevó los dedos al puente de la nariz, un gesto habitual en él cuando tenía que decir algo que sabía que iba a sentar mal. “No sé si esto tiene que ver con lo que pasó hace un par de noches, pero Mark se ha retirado del fútbol. Dice algo de una lesión, pero no da detalles. En las fotos sale llorando.” Anunció, esperando la reacción del jugador.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
640

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two hidden hearts.

Mensaje por Plpp56 el Lun 7 Mayo - 5:46

Two hidden hearts
con Fred・cuarto de hospital・mañana
De verdad le hacía sentir bien que no pusiera trabas a la petición de dejar de hablarle por 'usted', Fred era un buen tipo y pronto olvidó el tatuaje. Leyó en su mirada cierto desconcierto y esperaba que reaccionara como había estado haciéndolo el tiempo juntos. No podía hablar de lo sucedido, aún no. Soltó el aire que había mantenido dentro dejando que una nueva sonrisa más confiada se dibujara en su rostro.

Seguro dejarle hacer su trabajo sería más fácil que lo que había pedido. Sus nulos conocimientos sobre el tema hicieron que se confiara de modo que bajó la guardia. Al sentir el frío sobre su herida soltó un pequeño quejido que le obligó a doblarse ligeramente ya que el dolor se extendió a su abdomen. No se tomó en serio la advertencia de Fred y ahí estaban las consecuencias.

Estoy acostumbrado a los placajes, no a que una herida haga reacción en cadena — Refiriéndose al dolor abdominal que sintió al quejarse olvidándose que seguramente tenía heridas por la mayoría de su cuerpo. Increíblemente se fue sintiendo, poco a poco, mejor conforme Fred hacía su trabajo, no tardó demasiado en habituarse al frío. Estuvo a punto de pedirle que no se fuera pero el guiño le hizo saber que es lo que haría. Asintió para luego cerrar los ojos y dejarse llevar por la sensación, de cierta manera, relajante.

Tenía las defensas tan bajas que estuvo a punto de quedarse dormido, abrió los ojos de golpe al escuchar al enfermero. Dentro de su mente sabía lo que le diría, sin embargo al escucharlo lo tendría todo claro para que sus dudas desaparecieran.

¿Llorando…? — Repitió para sí mismo intentando pensar en lo que conocía del chico. En el campo lo recordaba entregado, apasionado, se notaba cuánto se esforzaba para lograr un lugar dentro de los titulares. Un poco de culpa llegó a él, por haber permitido que llegasen tan lejos como para golpearle. Independiente a la razón nadie debía haber reaccionado así. Las consecuencias siempre llegaban a mayor escala que la causa — Gracias — Cerró el tema deseando que no le preguntara nada. Esta vez fue él quien le miró con curiosidad; se mantenía tan profesional que le parecía irreal. Tal vez, otra persona en su lugar ya le habría atacado con mil preguntas — Ya que vamos a pasar tiempo de calidad juntos deberíamos conocernos. Aunque algo me dice que no hace falta que diga mucho sobre mí me gustaría saber sobre ti, Fred — Una figura pública, fuera actor, deportista, cantante, o lo que sea, siempre tenía reflectores apuntándole a cada paso que daban. No se ponían a pensar que sólo estaban haciendo su trabajo como cualquier otro y lo que menos querían es que su intimidad fuera exhibida y vendida al mejor postor — Ryan Hamilton, 28 años y no sé bailar. Tu turno — Esperó sin apartar la mirada de él. Le gustaba el ambiente que formaba a su alrededor, inspiraba cierta confianza que tal vez debería atribuirle a su profesión pero intuía que no era necesariamente así.




L  O  V  E - G  A  L  L  A  V  I  C  H:
Sterek ♡:
Love is Love:


AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two hidden hearts.

Mensaje por Winter Wiccan Ayer a las 17:58

Two hidden hearts
con ryan・cuarto de hospital・mañana
No sabía qué tenía que ver Mark en todo aquello, pero sospechaba que aquel accidente en el que su vida se cruzó con la de Ryan tenía algo que ver. “Sí, se le veía muy afectado en las fotos.” No quiso decir nada más, pues el otro muchacho empezó con aquel ejercicio en el que podían trabajar juntos. Fred sonrió, con un pequeño gesto en su cabeza, sentándose en el sillón que estaba al lado de la cama del chico. Le habían quitado el resto de los pacientes, salvo él, por una cuestión de agenda. No podía quejarse, sinceramente. “Te sorprendería, no suelo seguir mucho el mundo de la prensa rosa. Sé dónde juegas y poco más. Mi padre es muy fan, por cierto.” Otra cosa era que se hablara con su padre, pero aquello era algo diferente.

“Me llamo Fred Almgren, también tengo 28 años, y todo lo que hago en la cocina se quema.” Soltó una breve risa, ya que tenía ese pequeño gran problema que le limitaba a ensaladas y comida para llevar que no tuviera mucha grasa. “Pero sí que sé bailar, bailo muy bien según me han dicho. También me encanta coger mi moto y perderme por la costa, ver qué puedo encontrar.” Respondió, siguiendo aquel pequeño juego. Muchas veces no podía conocer a sus pacientes. Estaban sedados, estaban solo de paso o, directamente, ni siquiera estaban. Era una buena manera de desconectar del trabajo de aquella sección. “La verdad es que siempre me he preguntado un poco cómo sois vosotros. Entrena, juega, prensa, entrena, juega, prensa. Quiero decir, no quiero sonar mal, pero nunca os he imaginado teniendo una vida muy real, como si siempre estuvierais agarrados a la cámara y os mirara en todo momento.” Hizo una pequeña disertación sobre el mundo de los focos. Conoció a alguien que estaba dentro del armario mientras buscaba a alguien que le quisiera solo por los focos. ¿Hasta qué punto tenían que sufrir de esa manera? No lo sabía y no quería hacerlo. Fred decidió ser libre y no se arrepentía de todos los puentes que se habían quemado por eso.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
640

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Two hidden hearts.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.