Últimos temas
» We are doomed to repeat our history
Hoy a las 3:36 por Magik

» > Song of the seven seas
Hoy a las 0:00 por Sheena

» ~ You could be loved again
Ayer a las 23:04 por SapphireDragon

» 35. Innocent
Ayer a las 22:29 por Nightingale

» 34. This place is haunted
Ayer a las 22:24 por Nightingale

» Death is equal
Ayer a las 20:59 por Arson

» Petición de Grupos
Ayer a las 19:41 por Carrie_B

» Petición de acciones Admin
Ayer a las 19:39 por Carrie_B

» Luz, Fuego, Destrucción
Ayer a las 17:54 por Arson

» ❝ Burning Desires.
Ayer a las 14:19 por Epoch

» Wizengarts University | Borrador
Ayer a las 14:08 por Cuatro

» ~ Distance is no excuse if we feel the same
Ayer a las 13:05 por Sheena

» Life is passion (+18)
Ayer a las 8:52 por Harley

» 29. Gravedad
Ayer a las 7:33 por Seishiro

» Why don't we find out?
Ayer a las 6:56 por Party Poison

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

The song of the wolf and the snake

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The song of the wolf and the snake

Mensaje por Red el Lun 16 Mar - 14:42

Recuerdo del primer mensaje :

The song of the wolf and the snake
Crackship | Juego de tronos | Post-libros | 1x1

De nuevo un Targaryen se sienta en el trono de hierro, su reina es una princesa dorniense, Arianne Martell, y su poder se extiende por lo largo y ancho de los siete reinos. La larga guerra ha acabado, los traidores han sido ajusticiados, todo ha vuelto a las manos de sus legítimos dueños y la esperanza vuelve a llenar los corazones de los habitantes de cada uno de los reinos.

Sin embargo, los nuevos reyes saben que no pueden confiarse, el lejano Norte siempre ha sido diferente, más salvaje, más libre que ningún otro de los reinos excepto, tal vez, Dorne. Buscando la unidad del reino planean un enlace que unirá por siempre al Norte con las Tierras más al Sur de Poniente. Las dos culturas más contrapuestas del continente se unirán en un matrimonio que estrechará lazos entre dos grandes casas y, además, acercará más al Norte a la Corona, ¿pues qué mejor candidata para el nuevo Lord Stark que una de las primas de la reina?

Loreza Martell, la antigua bastarda y la más joven de las serpientes de arena, contraerá matrimonio con Rickon Stark, el salvaje señor del Norte. Sin embargo, tal vez ambos prometidos tengan algo que decir en contra de esta unión. Las serpientes y los lobos siempre han sido cazadores solitarios, ¿pero podrán esta vez conseguir una alianza?


Personajes



Loreza (Arena) Martell | Princesa de Dorne (Ex-Bastarda) | Katrina Law | Captain_Z
Información:
Octava y última de las Serpientes de Arena. Hija del difunto príncipe Oberyn Nymeros Martell, alias la Víbora Roja y de su amante, Ellaria Arena, hija natural de Lord Uller.

Durante la guerra, siendo apenas una niña, fue aislada primeramente en los Jardines de Agua. Así se mantuvo lejos de la corte de Dorne, que estaba revuelta trás la muerte de su progenitor. Del mismo modo, estuvo distanciada de la influencia de sus hermanas mayores. Con posterioridad, con todas las hermanas cumpliendo con un papel y en puntos distantes de Poniente, ella fue reducida a Sotoinfierno. Allí estuvo con su madre y protegida por su abuelo materno durante todo el transcurso de la guerra.

Con la llegada de Aegon Targaryen, primo de Loreza al pertenecen vía materna a la Casa Martell, los dornienses vieron incentivadas sus motivaciones y reveindicaciones, siendo uno de los principales benefactores del ahora rey Aegon. Arianne Martell, princesa heredera de Dorne, se convirtió en la reina consorte del recién retornado dragón. Cuando la guerra termina, tanto la reina Arianne como Aegon legitimaron a las Serpientes de Arena, poniendolas en orden sucesorio detrás del príncipe Trystanne.

Los años han transcurrido y los lazos de sangre permacen, así como sus deberes y obligaciones. Loreza vio cambiada su contribucción a la familia, convirtiendose en una hermosa pero voluntariosa doncella, tan semejante a su madre como a Nymeria. Su conocimiento de los venenos, así como amor por las escorpiones y serpientes, prevalecieron, la montura una de sus grandes pasiones y la arquería uno de sus puntos fuertes.

Y cuando apenas sentía que comenzaba a vivir, una sorpresa inesperada la alcanzó. Por intromición de su primo y principe de Dorne, así como de Aegon y Arianne, se vio comprometida de la noche a la mañana a Lord Rickon Stark, señor de Invernalia. Algo con lo que no contaba, algo que no ahnelaba … y algo contra lo que peleará contra viento y marea.


Rickon Stark | Lord | Señor del Norte - Salvaje | Jamie Dornan | Red
Información:
No era más que un niño cuando lo perdió todo, primero a sus padres, a su hermano y hermanas mayores, después su hogar y, finalmente, a las últimas personas que le importaban en el mundo. Cuando, entre lágrimas, dijo adiós a su hermano Bran y a los Reed todavía era un niño de verano, indefenso, débil y demasiado tonto. Osha, la salvaje que un día sirvió encadenada en Invernalida y que, de repente, se convirtió en la única persona en la que podía confiar, fue todo lo que le quedó junto a su lobo huargo, Shaggydog.

Viajaron hasta Skagos, siempre en secreto, siempre de noche o por los bosques como bandidos, navegaron por la bahía de las focas, superaron sus costas de aguas traicioneras y el frío glacial y se asentaron como ermitaños en las montañas de una isla llena de leyendas terroríficas. Achacado por el miedo y lleno de rabia y sed de venganza, el niño creció salvaje e imprudente. Fue entrenado por Osha, por sí mismo y por el mismo invierno. Perdió las costumbres ponientis, perdió el miedo, se volvió esquivo y desconfiado, acabó por convertirse en aquello que un día tanto había temido un salvaje. Aprendió a luchar, a rastrear, a disparar con el arco y a pelear sucio con puñales y espadas, a servirse de la naturaleza para vivir y, sobre todo, aprendió a sobrevivir por sí solo.

Cuando fue lo suficientemente adulto, volvió a casa para luchar junto a lo que quedaba de su manada, castigó a los traidores y, sin quererlo, recuperó aquello que le pertenecía por derecho, Invernalia e, incluso, una prometida no deseada venida de las tierras del sur. Sintiéndose como una fiera enjaulada su mayor deseo es rechazarlo todo y volver a su vida solitaria y salvaje, lejos de cualquier civilización, pero no puede negarse, en sus manos recae el futuro del Norte, el legado de su padre, su deber.

Cronología




Última edición por Red el Mar 26 Ene - 15:04, editado 6 veces


You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3849

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: The song of the wolf and the snake

Mensaje por Red el Sáb 24 Dic - 12:49











The white wedding

Invernalia – Frente al arciano  – Loreza Martell

La ceremonia dio comienzo incluso antes de que Rickon se hubiera dado cuenta. Osha inició, con voz solemne y clara, y el abuelo de la joven continuó. Rickon, por contra, tuvo que esperar su momento observando mientras tanto como la novia, su novia, avanzaba hacia él. Estaba bonita, pese a verse claramente incómoda en aquellas ropas, estaba bonita. No de un modo seductor y atrevido, si no más bien de manera... tierna. Rickon no habría sabido definir con exactitud lo que la mujer le transmitía con aquel vestido, pero de alguna manera sintió ganas de reír y no pudo evitar dejar ir una pequeña carcajada, acallada rápidamente por una intensa mirada de Osha.

- Yo soy quien la reclamo. -carraspeó intentando borrar la sonrisilla que todavía quería empeñarse en permanecer en sus labios.- Lord Rickon de la casa Stark, señor de Invernalia y Guardián del Norte reclamo a esta mujer como mi esposa.-Osha asintió y miró entonces a Loreza mietras Rickon observaba como Lord Uller se retiraba poco a poco hasta volver con los suyos, espectadores mudos del enlace.

- Loreza Nymeros Martell, ¿aceptas a este hombre como tu esposo? -

Era una pregunta innecesaria, no había otra respuesta si no una afirmativa, no podía negarse ahora igual que no se había negado antes, pero debían hacer el espectáculo de todos modos. Los reyes querían aquel enlace para asegurarse de manera firme la paz y su pueblo y también lo quería, querían volver a la normalidad. Si sus padres estuviesen allí también lo habrían querido, una esposa con la que dar continuidad a su apellido. Pero Rickon no quería nada de eso.

A su lado Peludo alzó el hocico y aulló segundos después de que ella respondiera. Ya era un hombre casado. Y lo que los dioses han unido, solo los dioses lo separen.

§


You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3849

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the wolf and the snake

Mensaje por CaptainZ el Sáb 31 Dic - 12:35











The White Wedding

El Norte, Invernalia ━  Lord Rickon Stark (Red)


¿Se estaba burlando de ella? Maldito norteño. Loreza lanzó una mirada recriminadora al Stark, ofendida por la pequeña risa que hubiera dejado salir. En cierto modo ella misma se hubiera reído de semejante espectáculo e indumentaria, pero ahora se estaba riendo de ella, en su propia cara. Era una infamia y burla que pensaba cobrarle con creces más adelante. Trato de serenarse, calmar un poco su instinto más primitivo y no darle, ahí mismo, la bofetada que bien hubiera merecido. Permitió que su abuelo tomará las riendas de la ceremonia nupcial, siendo diferente a las comunes de la Fe de los Siete. Al menos se libraba del estúpido encamamiento. Añoró de pronto a sus padres, ambos deberían de haber estado presentes pero no se encontraban, sobretodo la Víbora Roja que debería haber sido quien entregará a Loreza ante el mentecato norteño. Estaba convencida, casi podía jurarlo, que de haber estado Oberyn Martell esa risita no hubiera salido de los labios del Stark.

De pronto escuchó que decían su nombre, había estado tan eclipsada en sus propios pensamientos que perdió el hilo de la ceremonia. Su abuelo había vuelto con el resto de la comitiva dorniense, ubicados a pocos metros detrás de ella, por lo que solo podía significar una cosa; era su turno para tomar la palabra. Observó a Osha y posteriormente – con mucho pesar – a Rickon, tomó aire para impregnar de este sus pulmones y, cuando lo liberó, también lo hizo con una respuesta.

━ Acepto a este hombre. ━

Ya esta, estaba dicho y hecho. Con escasas palabras más, Osha sentenció el enlace con Loreza y Rickon como los nuevos señores de Invernalia y Guardianes del Norte. Con escasas palabras. . . había unido a dos personas nada afines y condenado sus existencias para los restos de la vida. Y la Martell le regaló el primer desplante cuando, debiendo obsequiarse con un beso que sellaría el matrimonio, desvió los labios en el último momento para disponerlos en la proximidad del oído del mismo. Un gesto que visto desde fuera parecía cómplice, pero que en realidad no lo era ━ Ríete de mi nuevamente Stark, y te quedas sin polla. ━

Y ello fue una advertencia de lo que le esperaba.



§


-
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
2842

Localización :
¡A un flash de distancia!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the wolf and the snake

Mensaje por Red el Jue 2 Feb - 12:29











The white wedding

Invernalia – Frente al arciano  – Loreza Martell

Y de repente están casados, de repente es un marido, de repente tiene una mujer, de repente le echan otra cadena al cuello. Rickon Stark nunca imaginó que la vida le depararía un destino como ese, él, el menor de su camada, el hijo pequeño sin función establecida se había convertido en el señor de Invernalia, había prevalecido donde sus hermanos mayores no lo había hecho y ahora era el encargado de prolongar la linea Stark... un montón de cosas que nunca había deseado. No cuando era demasiado niño para entenderlas ni mucho menos después. Pero pese a todo allí estaba, como Loreza, su ahora esposa, estaba también.

Sin embargo, la tensión del momento fue cortada de cuajo por la propia mujer cuando, al inclinarse él para darle el beso que sellaría el enlace, ella desvió los labios imposibilitándole el cometido, para susurrarle a continuación al oído unas palabras que lo dejaron helado. Rickon la observó, era mucho más alto que ella y en aquel traje parecía todavía más pequeña, pero la fiereza en su mirada era imposible de no ver. La amenaza estaba clara y, pese a ello, mientras todos a su alrededor estallaban en vítores y felicitaciones, los labios del joven Stark empezaron a curvarse de nuevo y, de repente, de entre ellos salió una carcajada a la que no tardaron en seguirle otras más. Lo acababa de amenazar con cortarle la polla, ¡a él, su marido! ¡El día de su boda!

Algunos norteños callaron de golpe y, extrañados, contemplaron a su señor, ¿cuánto tiempo ahcía que Rickon Stark no reía de aquella manera? Nadie podía saberlo a ciencia cierta, pero la respuesta a la que se aventurarían la mayoría sería la de años y no se equivocarían. Incluso Peludo observó a su humano con la cabeza levemente girada como si también le estuviera preguntando qué le sucedía.

Calmando poco a poco el ataque de risa ofreció a Loreza su brazo para volver al interior del castillo. Las carcajadas se habían acabado, pero todavía permanecía en sus labios una pequeña sonrisa.- Creo en vuestra amenaza, mi señora. Pero también creo que será inevitable, debéis admitir que si me vierais a mí vestido de tales fachas también reiríais. Pero no temáis no os queda mal, de verdad, creo que os veis encantadora. -ni si quiera él podría recordar la última vez que estuvo de tan buen humor.

El momento de confusión entre lso asistentes desapareció pronto al ver a los recién casados avanzar hacia el interior de la fortaleza donde el convite tendría lugar. Pocos podían sospechar de la conversación entre ambos, a lo sumo la salvaje Osha que puso los ojos en blanco al verlos marchar y negó suavemente. Aquel muchacho tenía mucho que aprender. Confiaba en que su nueva esposa se lo enseñara.

§


You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3849

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the wolf and the snake

Mensaje por CaptainZ el Mar 7 Feb - 16:53











The White Wedding

El Norte, Invernalia ━ Lord Rickon Stark (Red)



No fueron los demás los únicos sorprendidos por la aportación en vivo del señor del Norte. Loreza se separó de él por pura impresión, incluso dio un paso atrás. El rostro era de confusión bastante latente, no por las risas en si mismas – aunque no recordaba haberlo reír así – sido por el motivo de aquella carcajada que florecía sin razonamiento válido ninguno. ¿Acaso no creía en su amenaza? No era velada, bien debía de saberlo él siendo ella hija de quién era. Prefería volver a Dorne e mantenerse en el Norte, por lo que eran alicientes más que renovados para cumplir su encomienda. Pero obviamente parecía no captar ese énfasis.

Lanzó una mirada a su alrededor, solo para cercionarse de que todos ellos estaban como la propia Loreza. Incluso los norteños, que en teoría deberían de conocerle bien, estaban confusos y estupefactos por la impresión causada. ¿Es que acaso se sorprendían de que riese? Era un gesto natural, uno que la descendiente de Nymeria no había visto pero tampoco es que hubiera pasado demasiado tiempo con él como para averiguarlo. No entendía nada. Menos aún cuando él le entregó el brazo para abrirse camino junto a ella.

Sabía y aceptó el gesto, un tanto a regañadientes, pero pronto a su lado escuchó las palabras que le eran mencionadas. Definitivamente era estúpido. ━ ¿Qué no me queda mal? ¿Qué estoy encantadora? Por favor. ━ Con la mano sobrante acarició la tela confeccionada, demasiadas capas de piel y tela sobre su cuerpo. ¡Lo nunca visto, como odiaba el frío norteño! ━ Parezco una gran bola de nieve andante, y tú te estás burlando de mi. Esto te pesará, Rickon. Te doy mi palabra de que no habrá noche en la que puedas dormir en paz sin saber si a la mañana siguiente tendrás o no polla. ━

Y dicho lo cual, en susurros siempre velados por supuesto, llegaron al interior del gran salón de Invernalia. Los alimentos estaban servidos, un gran banquete en honor a los recién desposados que tomaron asiento en los lugares de privilegio. Los costados de ambos se hallaban libres, un montón de sillas vacías, como las vidas perdidas de sus familias en la guerra u ausencias por travesías demasiado largas para acudir. Hubo brindis, muchas risas en los asientos de los nobles vasallos de Dorne y el Norte, pero Loreza no podía evitar sentirse más sola que nunca.

Al día siguiente ya sería la única dorniense en Invernalia, o quizás ni considerada como tal. Y lo peor de todo aún estaba por pasar. . . No solo verlos partir al lugar que añoraría y solo los dioses sabían si vería nuevamente, sino sobrepasar la noche con su . . . ¿Señor esposo? Estúpido Stark, estúpido Norte. . .



§


-
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
2842

Localización :
¡A un flash de distancia!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the wolf and the snake

Mensaje por Red el Miér 8 Mar - 11:30











The white wedding

Invernalia – Frente al arciano  – Loreza Martell

Al entrar al salón del banquete Rickon todavía conservaba cierto amago de sonrisa. Pero al verse rodeado de tantas personas en un espacio cerrado fue perdiéndola gradualmente, siendo substituida por aquella mueca entre la incomodidad y la frialdad que lo caracterizaba mucho más. Se sentó en el lugar de honor, junto a su ahora esposa y alzando la copa de oro con bajorrelieves de huargos y con poco más que un asentimiento de cabeza dio inicio al banquete.

Sabía que Loreza estaba a su lado, casi creía ser capaz de sentir cada respiración, pero no sabía qué decirle. De pronto el pequeño momento que habían vivido en el exterior parecía no haberse producido nunca, ni si quiera recordaba el sonido de su propia risa. Fue entonces, mientras deslizaba hacia debajo de la mesa grandes trozos de carne para Peludo, que un emisario del Valle se acercó hasta el frente de su mesa. Se inclinó cortésmente ante los ahora señor y señora Stark y, tras un carraspeo, se incorporó y desplegó un pergamino. Antes de que empezara a leer Rickon ya sabía lo que diría, sus vestimentas lo caracterizaban como uno de los súbditos del valle, uno de los hombres de Sansa.

-[i] Lady Sansa Stark, señora de Nido de Águilas y esposa de Lord Hardyng, quiere felicitar a su hermano, Lord Rickon Stark en este el día de su enlace. Desea a la pareja una vida larga y feliz así como lamenta no haber podido asistir a tan feliz acontecimiento, pero su estado se lo ha imposibilitado. Envía regalos para su nueva hermana y desea poder reunirse pronto con sus señorías, Lord y Lady Stark.[/b]

Escueta y profundamente educada, tal y como él recordaba a Sansa. Su hermana se había mostrado terriblemente feliz de volver a encontrarlo, pero Rickon se había sentido incómodo con ella, no la conocía, a penas la recordaba y, lo que era peor, se parecía demasiado a su madre. No sabía qué decirle, no sabía cómo tratarla, por lo que la había evitado hasta que se dio por vencida y marchó de nuevo al Valle con su marido. Rickon sabía que estaba embarazada, pero no tenía claro si era por eso realmente por lo que no había acudido o si simplemente era porque no estaba segura de que él fuera a quererla en Invernalia. Rickon tampoco lo sabía.

- Agradece personalmente de mi parte el gesto a mi hermana. -ameritaría más que le escribiera una carta, pero no habría sabido qué decirle.- No sé si los regalos de Sansa serán de tu agrado. -volver a hablar con Loreza tras tanto rato sucedido desde la última vez fue algo torpe, pero no podía ignorarla siempre, no estando sentada a su lado.- Pero lo ha hecho de buena fe, así que... -no supo cómo acabar la frase exactamente, así que agarró su copa y dio otro sorbo de vino por mantenerse ocupado simplemente.

§


You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3849

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the wolf and the snake

Mensaje por CaptainZ el Lun 13 Mar - 17:23











The White Wedding

El Norte, Invernalia ━  Lord Rickon Stark (Red)



Ya en el interior del salón principal, comenzó así el agasajo propio del gran banquete que se encontraba ante ellos. Se hallaban platillos de toda variedad, no solo de carácter norteño; en honor a la novia se habían acomodado varios procedentes de Dorne para deleite de la muchacha – sin duda traídos con ella – así como otros pocos procedentes de las tierras donde el dragón ruge. Habían pasado por allí antes de encaminarse hasta el Norte, de modo que no era nada extraño que obsequios y caprichos de esa y otras índoles hubieran sido demostradas.

Poco a poco los regalos fueron expuestos, aun cuando ya se habían otorgado a primera hora de la mañana. Muchas de las Casas Vasallas del Norte y Dorne, así como Regentes daban sus honores a la pareja nupcial, sobretodo por vínculos familiares que consigo traían: Por mediación de ella la Casa Martell y la Casa Targaryen, por escala de él las Casas Hardyng del Nido de Águilas (que habían sustituido a los Arryn) y a los Tully de Aguasdulces. Fue solo cuando se presentó los presentes traídos por la señora del Valle, hermana mayor de Rickon, cuando aparentemente ambos conversaron.

Loreza apartó la mirada de sus iguales, los dornienses con los que interactuaba, para posarla sobre él. Despidió con decoro al hombre que había dado su comunicado y luego observó a su esposo. Ya se hallaba más calmada de lo ocurrido anteriormente, pero continuaba sin animo de tolerarlo. — He oído que era toda una dama, y que continua siendo. — Algunos la habían mencionado. — Dudo que tengamos gustos similares, pero no me cabe duda de que sus intenciones habrán sido las mejores. Sabré agradecerle. — Loreza podía no estar de acuerdo con algo, pero no era mal agradecida.

— Le escribiré mañana de mi puño y letra. — Añadió como promesa para si misma, pero también para que él se lo recordará. No iniciaría una amistad, no poseía sentido ni motivos, pero al menos no podrían decir de ella que no era agradecida o si maleducada. — ¿Te gusta todo? No has probado apenas los alimentos servidos procedentes de Dorne. ¿Demasiado picante para ti? — Alzó una ceja con diversión, picada con quien ahora era su marido.


§


-
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
2842

Localización :
¡A un flash de distancia!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the wolf and the snake

Mensaje por Red el Miér 19 Abr - 11:25











The white wedding

Invernalia – Frente al arciano  – Loreza Martell

Rickon estaba seguro de que Sansa apreciaría el gesto, su hermana se regía por esa clase de cosas y, aunque no podía estar seguro, por algún motivo sospechaba que su nueva esposa no era de ese estilo pero, aún así prometió escribir a la señora del Valle para darle las gracias personalmente y eso era algo a agradecer. Así lo hizo, con un leve asentimiento, un gesto sutil e incluso algo vago típico de Rickon Stark.

Pensó que volverían a abstraerse de nuevo, siendo compañeros de mesa que parecían ignorarse premeditadamente. Pero contrariamente a cualquier cosa que esperase Rickon, la princesa se dirigió directamente a él para, con buen humor, preguntarle sobre la comida.

Tardó unos instantes en responder, observando fijamente la comida a la que se refería. Ciertamente no era precisamente de su gusto, demasiado picante, pero después de Skaagos cualquier comida se le hacía extraña. La carne de los animales de la isla donde había pasado gran parte de su infancia era dura y a penas tenas sabor, de hecho toda tenía el mismo. Al volver a Invernalia le había costado habituarse a su comida pero, la comida dorniense, era ya demasiado.

- No tengo hambre. -respondió tajante y sencillo. Se dio cuenta entonces de que él no era el único que apenas tocaba los alimentos dornienses, el resto de norteños también los observaban con el ceño fruncido y actitud de esperar que en cualquier momento fueran a atacarlos. Los que se atrevían a probarlos y eran lo suficientemente incautos como para meterse una porción generosa en la boca no tardaban en correr a beber.- Pero quizás algo menos de picante no sería una mala idea, temo que los invitados agoten todas las reservas de bebida de Invernalia.

Loreza estaba intentando hacer un esfuerzo y él debería hacer lo propio también. Pero las conversaciones no eran desde luego su fuerte. Sin embargo, ahora que Peludo se había marchado, probablemente para internarse en el bosque de lobos y llevar a cabo alguna cacería, no tenía ninguna excusa con que distraerse.

- ¿Te gusta a ti nuestra comida? -era una pregunta sencilla e incluso algo tonta, pero era un comienzo.

§


You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3849

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the wolf and the snake

Mensaje por CaptainZ el Sáb 29 Abr - 20:04











The White Wedding

El Norte, Invernalia ━  Lord Rickon Stark (Red)



— Nenazas. —

No le había pasado desapercibido como muchos norteños rehuían de los alimentos dornienses, tendiendo a ser exagerados con sus acciones. Podía comprender que no estuvieran adaptados a estos, incluso que bebieran tras darles un mordisco. Sin embargo, aquello no implicaba el abandono a la mitad del menú.

Ello no haría más que aumentar su desagrado por aquellos que ahora eran sus vasallos, su pueblo técnicamente. — Y supongo que el resto de los norteños tampoco tiene apetito. — Comentó mordazmente, conteniéndose así misma para no saltar en relación al desaire que estaba padeciendo su persona y cultura.

Algunos dornienses se habían dado cuenta, como Loreza intentaban disimular o simplemente cuchicheaban entre ellos. Nuevamente vino a ella el recuerdo del camino desde Foso Caitlin hasta Invernalia; cada quién en su propio grupo, observándose unos a otros con desconfianza.

Qué aquel matrimonio supusiera la unión de dos de los reinos más diferentes y aislados de Poniente no quería decir, sin embargo, que todos dieran saltitos de alegría como podía comprobar. — Lo intento, pero si comiera tanto caliente en Dorne tendría que darme un baño de agua fría para quitarme el sofoco. Como tu gente, que por dar un mordisco a nuestra gastronomía se terminan la jarra. —

Pero no, al final del día Loreza no había contenido la lengua. Esas palabras, cuanto menos, fueron fueron escuchadas por su marido - ¡marido! Aun no se hacía la idea – y no por terceros. Aquello iba a ser más complicado de lo que muchos imaginaban, demasiado para su convivencia.

§


-
AvatarCamposContacto

USER
Mensajes :
2842

Localización :
¡A un flash de distancia!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the wolf and the snake

Mensaje por Red el Mar 13 Jun - 11:21











The white wedding

Invernalia – Frente al arciano  – Loreza Martell

Rickon se encogió de hombros ante el mordaz comentario de su esposa. No podía responder nada para hacer quedar mejor a sus congéneres, no sin que fuera una mentira. Loreza tenía gran parte de razón en enfadarse, realmente le estaban haciendo cierto desplante a los dornienses, pero supuso que el resto de norteños, como él, no podían evitarlo. En el Norte la comida era uno de esos raros placeres, sobre todo para aquellos que habían conocido el verdadero invierno. Pero Rickon no se sintió atacado o molesto por el comentario sobre la comida, si no por algo aparentemente trivial en la aquella última frase de Loreza.

- También son tu gente ahora. -replicó con seriedad.- No debes olvidarlo. -él mismo debía recordárselo a menudo, recordarse quién era y qué hacía allí, dónde estaba ahora y por qué.

El resto de la cena transcurrió demasiado deprisa para el señor de Invernalia. Si había algo que lo incomodase más que la ceremonia y ser el centro de atención en la cena era la supuesta noche de bodas. Aquella misma mañana, como si todavía fuera un niño pequeño, Osha había intentado explicarle que se suponía debía hacer y Rickon, colorado como el niño que no quería ser, escapó de la salvaje. Pero no podía prolongar el momento para siempre.

Todos los ojos en el salón se pusieron sobre él en el momento en que se levantó. En silencio le tendió la mano a Loreza, esperando que esta la tomase para ponerse en pie. Alguien grito una broma obscena desde el fondo de la sala y algunas carcajadas la siguieron. Rickon no prestó atención, pues esta, así como su mirada, estaba sobre su esposa, esperando a que reaccionara: era la hora y ella tenía que saberlo tan bien como él.


§


You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3849

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The song of the wolf and the snake

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.