Últimos temas
» VI. In light of the seven
Hoy a las 7:33 por Elric

» Dark arrow
Hoy a las 4:19 por Seishiro

» There's a fucking pony head in my bed! [Buzón]
Hoy a las 2:01 por Magik

» Don´t let me down
Hoy a las 1:53 por Magik

» Death is equal
Ayer a las 22:29 por Nightingale

» Hide and seek
Ayer a las 20:41 por SapphireDragon

» The ghost of Christmas present
Ayer a las 20:35 por Fenrir

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Ayer a las 15:57 por SapphireDragon

» ─Play With Fire
Ayer a las 7:17 por Seishiro

» Why don't we find out?
Ayer a las 3:50 por Nébula

» You were my lesson I had to learnt
Ayer a las 1:17 por SapphireDragon

» Oh somewhere deep inside of these bones...
Ayer a las 1:13 por Shadows Takes All

» Reality just killed magic.
Sáb 18 Nov - 23:28 por Winter Wiccan

» Set fire to the rain
Sáb 18 Nov - 19:27 por Young Sheldon

» ~ Beauty, courage & nobility
Sáb 18 Nov - 17:33 por FireFly

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project
function selectCode(e) { var doc = document , text = $(e).closest("dl").find(".cont_code,code").get(0) , range, selection ; if (doc.body.createTextRange) { range = document.body.createTextRange(); range.moveToElementText(text); range.select(); } else if (window.getSelection) { selection = window.getSelection(); range = document.createRange(); range.selectNodeContents(text); selection.removeAllRanges(); selection.addRange(range); } }; $(function(){$("dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd.code, dl.codebox:not(.spoiler,.hidecode) > dd > code").closest("dl").find('dt').append('Seleccionar')});

1. When two great minds get together

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

1. When two great minds get together

Mensaje por Invitado el Miér 6 Mayo - 16:59

When two great minds get together

Albus Dumbledore era un chico normal, como otro cualquiera, salvo por el hecho de que su corazón albergaba una profunda tristeza. Su día a día no era nada comparado con la de los demás de su misma edad, debía dejar los juegos de lado para convertirse en un hombre, en el cabeza de familia que todos esperaban que fuera, que sus dos hermanos menores necesitaban. Él no era suficientemente fuerte para poder hacerlo pero la condición de su hermana y la mirada perdida de su hermano le daban fuerzas de donde no tenía para poder sacarlos adelante como podía.

Los vecinos se portaban bien con ellos, les daban comida y alguna que otra cosa que necesitaran y no podían comprar, Albus intentaba rechazar todo lo que le ofrecían pero llegó un momento en el que el dinero escaseaba y tenía que guardar su orgullo bajo llave por poder poner un plato de comida sobre la mesa. Odiaba esa situación, odiaba tener que depender de limosnas o del sueldo mísero que recibía su hermano trabajando en la taberna del pueblo como camarero, lo odiaba tanto que varias veces por semana se sentaba en el escritorio que un día fue de su padre y se quedaba ahí, pensando en cómo sacarles adelante sin matarse en el intento.

Nunca conseguía una solución para ello, siempre acababa desesperado observando el cuadro de todos los miembros de su familia al completo y hundía la cabeza entre sus manos para después cargar una sonrisa y salir a estar con su hermana. Ella era especial, ella habría sido una buena madre, una buena tía, pero su estúpido destino la hizo ponerse en un lugar a una hora que no debía estar. A partir de ahí todo comenzó a revolcarse en estiércol y todo pareció sumirse en lodo.

Ese día era uno de esos días en los que el mundo le parecía una auténtica mierda, el joven caminaba por el pueblo en busca de algún trabajo que hacer, en busca de algún cartel en alguna puerta, algo que le diera dinero para poder seguir manteniendo esa estúpida familia pero el resultado parecía ser el mismo, nada por ninguna parte. Observó la calle mientras avanzaba, la gente hacía sus compras matinales como si nada, él envidiaba eso, envidiaba a la gente que poseía el dinero suficiente para permitirse gastos tontos. No sabía desde hacía cuanto tiempo llevaba sin comprarse una camisa nueva o unos zapatos, había perdido la cuenta.

Mientras continuaba su búsqueda una cabellera rubia hizo que se quedara completamente quieto, Gellert dirigía sus pasos hacia él. Lo primero que pensó fue en salir corriendo, el muchacho le cohibía, su mera presencia hacía que la piel de Albus se erizara y su estómago se cerrara completamente. Pestañeó dudoso y alzó una mano a modo de saludo, quizá para llamar su atención o por pura educación.

Albus | Valle de Godric | con Gellert
© RED FOR SS
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: 1. When two great minds get together

Mensaje por Volko el Miér 6 Mayo - 18:28

When two great minds get together

Gellert pateó una piedra del camino enlosado, dejando salir a flote el resentimiento que lo había tenido de morros toda la mañana mientras acompañaba a su tía en una sesión de compras que llevaba por propósito alentar al encantador pero afectado muchacho. No había encontrado particularmente ardua la tarea de encarnar al adolescente marchito tras su expulsión del colegio de magia. Bathilda Bagshot podía ser la mejor historiadora del mundo, pero pecaba de ver con buenos ojos al único hijo de su fallecida hermana.

¿Cómo evitar aprovecharse de aquello?

Lamentaba profunda y pasionalmente el error cometido seis años atrás, cuando insistió vehementemente en ingresar al Instituto Durmstrang. Había llegado a sus oídos que aquella era la mejor de las instituciones, pues contaba con una perspectiva mucho más liberal sobre el estudio de las artes oscuras. No pareció ni llegó a importarle la política de no-aceptación de hijos de muggles. No era la pureza de sangre lo que movía los hiluchos del mundo de Gellert Grindelwald. Lo único que buscaba desde que tenía uso de razón era explorar los límites físicos y psicológicos de la magia negra, pero su fanatismo había cruzado la línea moral. A raíz de repetidos incidentes de parecida naturaleza, había sido expulsado sin concluir la educación básica de cualquier mago. Tampoco parecía necesitarla.

Gellert es un joven mago brillante, o eso defendía en las incontables cartas que su tía había inscrito a diferentes instituciones que pretendían hacer eco de lo que ella llamó 'experiencias vitales para un muchacho con inquietudes mágicas' y no jugarretas, como otros preferían llamarlo a modo de justificación de su expulsión. Pero a él nada de eso parecía importarle, pues se limitaba a mantener el mentón erguido, las manos propiamente cruzadas en la baja espalda y aquella mirada inquietantemente espabilada para alguien de su edad. Sin lugar a dudas daba la imagen para la que había nacido: la de alguien grande.

Desapercibidos entre muggles, él y su tía visitaban las tiendas locales en busca de ropa más adecuada a esa época del año. Ya despojado de su uniforme, ahora el joven búlgaro se encontraba en necesidad de otras mudas. No le faltaba el dinero, pues su mentalidad no encajaba con la de alguien que debe preocuparse de los galeones que le quedaban, pero tampoco parecía hacer alarde de aquello. Se limitaba a asentir y negar a los comentarios de su tía, dejándola escoger a ella las telas con las que podría enfundarse, hasta que lo vio a través de la vidriera del escaparate. Albus Dumbledore.

Disculpándose, salió a su encuentro con la corazonada de que ese chico podía convertirse en su único aliado. Había escuchado parte de su historia, que no toda, y tenía inquietudes que resolver. No tardó en alcanzarlo, pero pese a que su andar fue rápido, nada delató un sobreesfuerzo por alargar las zancadas. No se le movió un pelo de la cabeza, y la media sonrisa que gastaba siguió allí cuando lo tuvo delante.

Buenos días, Albus —saludó el rubio, señorial y altivo, pero con ese deje pícaro en las cuatro pecas que guardaba posesivamente sobre su respingona nariz. Ante el breve silencio que se instauró entre ambos, se adelantó, llevándose una mano al pecho—. Gellert. Grindelwald —bromeó, volviendo a presentarse de forma innecesaria. Era consciente de que su presencia era suficientemente notoria como para ser recordado.

Gellert | Valle de Godric | con Albus
© RED FOR SS


Feast your eyes! Glut your soul
on my accursed ugliness!

let the hype begin:






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1128

Localización :
Deambulando como poeta enfermo por páramos infinitos donde sólo pastan ilusiones olvidadas, amores extraviados y obsesiones mutiladas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1. When two great minds get together

Mensaje por Invitado el Miér 6 Mayo - 18:58

When two great minds get together

El muchacho, inquieto, sonrió ante la amplia sonrisa de Gellert. No se había fijado antes pero le llamaba la atención su forma de ser, esos aires de grandeza que expulsaba por cada poro de su piel y su pose elegante pero natural. Era tan diferente a Albus que el chico no podía hacer otra cosa que compararse y sentirse totalmente inferior. Incluso sus ojos eran más vistosos que los suyos, el pobre pelirrojo intentó no exteriorizar su descontento personal al sentirse tan pequeñito a su lado y mantuvo su media sonrisa — Buenos días — respondió el saludo para después parpadear confuso, ya conocía quién era, la pequeña broma del rubio pasó totalmente desapercibida por el inocente Dumbledore.

Sé quién eres, te recuerdo — confesó volviendo a alzar su sonrisa, por un momento se quedó en blanco, sentir la mirada ajena clavada en él propinó una pequeña patada en su bazo haciendo que el bello de su nuca se erizara. Echó la culpa mentalmente a una pequeña corriente de aire para después ladear un poco la cabeza — ¿cómo estás? ¿interesante tu estancia por aquí? — preguntó intentando disimular su curiosidad por él entre unos buenos modales.

Le habían llegado rumores, por supuesto, todos conocían su expulsión de la liberal y purista escuela de magia y hechicería Durmstrang pero no sería él quien preguntara, la personalidad santurrona y poco cotilla de Albus no le permitía meter sus narices donde nadie le invitaba. Aunque eso no quitaba que el joven sonriente provocara una especie de interés en él, todo su aura hacía que el pelirrojo quisiese acercarse, sufría una atracción horrenda por él desde la primera vez que lo vio, desde que juntaron ambas manos a modo de saludo y sus ojos se toparon.

No sabía explicar por qué pero Gellert le inspiraba sentimientos que jamás había sabido de su existencia pero era consciente de que esa sonrisa ladina enfrente de él hacía que deseara poder observarle de más cerca, mucho más cerca de lo que se podía realmente enfocar algo sin bizquear, pero él quería saber.

Albus | Valle de Godric | con Gellert
© RED FOR SS
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: 1. When two great minds get together

Mensaje por Volko el Miér 6 Mayo - 19:32

When two great minds get together

Lo escrutó sin minar la sonrisa, siempre evocando una imagen de sí encantadora. Albus parecía un muchacho interesante. Había escuchado decir incontables veces durante su cena del día anterior lo inteligente que era, y también había llegado a sus oídos la reputación de buen mago que se había formado entre las paredes de un castillo que nunca vería amanecer por culpa o gracias a una decisión tomada seis años atrás. Se preguntó cuán inteligente llegaría a ser ese muchacho, con aquella expresión tan reservada y todas aquellas pecas apuntilladas sobre el rostro. Su piel, pálida, las acentuaba a diferencia del disimulo con el que lucía Gellert las propias sobre una dermis dorada.

No me ofendería si no lo hicieras —mintió el rubio, dejando que dos hileras de dientes blancos asomaran entre unos labios medidamente carnosos—. Pero me halaga que lo hagas, amigo. —Aquella palabra nació bien estudiada de las profundidades de su ser. Gellert era conocedor de cuan importante era la complicidad. Se adelantó un paso y, en confianza inusual, apoyó la mano en el hombro ajeno para estrechárselo. Sintió más hueso que músculo, pero no le desagradó. Albus se le antojaba una persona de carácter nervioso, alguien sufrido, y su físico sólo secundaba la hipótesis.

Interesante lo será hasta que se terminen las vacaciones y debas volver a la escuela —comentó a modo de respuesta, palmeando su hombro antes de recuperar su brazo y hundirlo en el bolsillo de aquellos pantalones impolutos de corte recto. Una suave y agradable brisa de verano acarició sus hebras doradas mientras aguantaba la mirada de Albus—. Prefiero no plantearme qué será de mí cuando eso ocurra. No me malinterpretes, adoro a mi tía, pero no es la mejor de las compañías. —Esbozó una sonrisa pícara y se recompuso enseguida, mirando en dirección a la tienda. Dentro, Bathilda Bagshot seguía comprando.

Gellert | Valle de Godric | con Albus
© RED FOR SS


Feast your eyes! Glut your soul
on my accursed ugliness!

let the hype begin:






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1128

Localización :
Deambulando como poeta enfermo por páramos infinitos donde sólo pastan ilusiones olvidadas, amores extraviados y obsesiones mutiladas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1. When two great minds get together

Mensaje por Invitado el Miér 6 Mayo - 20:04

When two great minds get together

Amigo. La palabra no significa nada para Albus pero en su boca significaba algo más, algo más que le hizo estremecerse ante el contacto, no de una forma temerosa sino impaciente. Impaciente por algo que no sería capaz ni de pensar, siguió manteniendo la sonrisa e incluso se atrevió a intensificarla más, sería un imbécil si le rechazara, ya se sentía demasiado agobiado por estar siempre hablando con las dos mismas personas como para desaprovechar la ocasión de charlar con alguien más, alguien ajeno, alguien que no sintiera pena por él y que no le miraba como se miraba a los animales enjaulados de una perrera.

Una pequeña franja se instauró en su frente, pendiente de las palabras del joven perfectamente aliñado como si acabara de salir de un catálogo de modelos. No había pensado en ello, en ir de nuevo a la escuela, cumpliría diecisiete ese mismo verano y no estaba obligado a volver pues se suponía ya mayor de edad como para trabajar y poder empezar sus estudios de aprendiz en cualquier oficio. No dijo nada, pestañeó dirigiendo la mirada hacia el punto donde Gellert había mirado y asintió — ¿demasiada historia en vuestros temas de conversación? — se animó a bromear, sabía que con esa mujer siempre saldría algún tema histórico, él lo había comprobado cientos de veces cuando se había topado con ella por el pueblo o en alguna cena que organizaban sus padres.

Seguro que no es tan mala compañía, siempre puedes aprender algo y dudo que haya algo en el mundo que la haga más feliz — soltó de pronto, había estado escuchando que Gellert iría al Valle desde que a la señora Bagshot le había llegado la carta de Durmstrang, nunca se habría atrevido a imaginar que su familiar sería tan encantador, tan llamativo, tan dispar a ella — estuvo hablando mucho de ti antes de que llegaras, pareces ser una bendición del mismísimo Merlín — ocultó su propio deseo en sus palabras, Albus necesitaba que él fuera esa bendición.

Albus | Valle de Godric | con Gellert
© RED FOR SS
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: 1. When two great minds get together

Mensaje por Volko el Miér 6 Mayo - 22:55

When two great minds get together

Había algo de belleza escondida en ese rostro delgado y angular del mayor de los Dumbledore. Era como mirar un cristal de bordes resquebrajados. Atrapaba la luz del lugar y la transformaba en algo bonito cuando sonreía, lo cual lo perturbó y aturdió algunos instantes. Gellert no estaba preparado ni dispuesto para esa clase de apreciaciones, por lo que se recompuso enseguida y se limitó a asentir ante sus palabras. Desde luego, su tía no perdía ocasión de inflarle la cabeza de conocimientos. Debía admitir que jamás lo habría considerado útil, hasta que un apellido apareció en sus conversaciones: Mykew Gregorovitch.

Pero aquella era otra historia.

Ya sabes cómo son estas mujeres —bromeó él, moviendo los dedos en la mano ya caída. De alguna manera, las yemas se rozaban de forma nerviosa, buscando el contacto perdido. Apartó la mirada, no era un tema agradable a tratar. Ambos eran socialmente huérfanos—. No saben sino alardear de sus seres queridos.Queridos. ¿Qué tendría el amor que ver en todo aquello? Volvió su rostro hacia el muchacho pelirrojo, comprendiendo que la acidez de estómago era compartida a esas alturas. De golpe, sin previo aviso, volvió a dejar crecer una amplia sonrisa ladina en el rostro y le palmeó la espalda para reconfortarlo.

No creas nada de lo que te digan de mí, Albus —murmuró mirándolo directamente a los ojos. Hundió en él como dos dagas calientes esos ojos azules, derritiendo carne, músculo y huesos. Llegó a verlo por dentro, o eso intentó. Sentía los pómulos endurecidos y atrofiados de aguantar la sonrisa tanto tiempo. No era un chico de encuentros largos y agradables. Recortó las distancias para subir la mano con la que le había palmeado la espalda y rozó con los dedos aquella nuca pálida y desnuda. Era como coger a un animal doméstico confiado de que su dueño no lo desnucará para cenarlo. La bondad en aquellos ojos tristes era dura de soportar para alguien como él—. Te reto a conocerme por ti mismo. —Fue apenas un susurro.

Rompió el roce en su nuca y hundió las manos en los bolsillos para balancearse sobre sus botines puntiagudos justo cuando su tía empezó a golpear el cristal de la tienda desde dentro, reclamando su atención. Gellert asintió con la cabeza, con la espalda recta y un mechón cayendo por la frente de forma casual. Volteó la cabeza para volver a observar al desconcertado y joven Dumbledore.

¿Mañana al amanecer en el cementerio? —lo citó el rubio, enarcando las cejas con la picardía del que esconde o trama algo. La inocencia en su semblante era meramente anatómica, pues había algo que lo delataba como traidor de las primeras impresiones. Solía esforzarse en esconder esos detalles, pero una parte de él era conocedor de la única verdad que ahora le importaba: Albus tenía que verlo tal y como era. De lo contrario no sabría si tenía un amigo o un enemigo.

Gellert | Valle de Godric | con Albus
© RED FOR SS


Feast your eyes! Glut your soul
on my accursed ugliness!

let the hype begin:






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1128

Localización :
Deambulando como poeta enfermo por páramos infinitos donde sólo pastan ilusiones olvidadas, amores extraviados y obsesiones mutiladas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1. When two great minds get together

Mensaje por Invitado el Jue 7 Mayo - 18:58

When two great minds get together

Albus continuó mirando hacia la tienda observando a la mujer mientras compraba, siempre le había parecido muy simpática y nunca se había quejado por sus charlas históricas, al revés, le gustaba bastante poder mantener conversaciones con ella, como con Gellert. Soltó una pequeña risa, completamente distraído de lo que podía estar haciendo su compañero que cuando sintió la palmada en plena espalda tuvo que contener un grito, asustado por aquella reacción y un tanto avergonzado recompuso su rostro en una sonrisa inocente para después quedarse en un silencio propio de los funerales.

Gellert le contradecía interiormente, había algo en él que le hacía querer correr como una pequeña gacela en la sabana africana pero lo compensaba con todo lo demás, con sus ojos azules, con esa manera de mirarle y con él en general. Los ojos del rubio parecían ansiar respuestas, tanto que sintió como si le clavaran miles de agujas incandescentes por el cuerpo cuando continuó mirándole con tanta fijeza. Su tacto se le antojaba pecaminoso, como si cada centímetro de su piel le intentara corromper o le quisiera llevar por una senda llena de espinas. Dumbledore se dejaba llevar si era él el maquinista, si era él quien le guiaba a través del camino.

Tragó saliva extasiado por el momento, demasiado aturdido como para poder contestar algo al instante. Sabía que le había retado, no le hacía falta ese tipo de desafío porque ganas no le faltaban en absoluto pero había algo detrás que no le terminaba de convencer, ese miedo por sentirse tan poca cosa a su lado, por minar su grandeza, por no saber cuan grande iba a ser la sombra de tan alto árbol.

P-por supuesto, allí estaré — apenas en un hilito de voz logró contestarle, aún afectado por la cercanía que todavía mantenía el otro chico. Se podía ver un leve rubor encima de sus pómulos, no hacía falta ser demasiado observador para darse cuenta de que Albus era un animalillo asustadizo del bosque, todavía no sabía cómo diantres había acabado en gryffindor si todas sus facetas se relacionaban directamente con ravenclaw, no era valiente, lo estaba demostrando acobardándose ante Grindelwald.

Albus | Valle de Godric | con Gellert
© RED FOR SS
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: 1. When two great minds get together

Mensaje por Volko el Jue 7 Mayo - 21:29


When two great minds get together

Gellert cruzó una pierna por detrás de la otra, lustrando de forma maniática aquellos caros botines puntiagudos con la pernera de la otra extremidad. Detestaba que las pocas veces que bajaba la cabeza en un acto de redención sinsentido, ellos no le devolvieran su reflejo cuando no había ningún espejo cerca. Sabía que el aspecto era importante cuando uno no era tan mayor como para vivir del talento o la reputación.

Excelente —concluyó uniendo las manos ahora en su espalda, a la altura de los lumbares. Tenía por costumbre adoptar posiciones propias de retratos familiares. Tal vez precisamente porque había carecido de todos los que desearía tener. Sonrió hacia el pelirrojo con un buen humor latente en sus mejillas. De nuevo, la palidez de Albus le hacía la competencia y a su vez le regalaba una imagen que lo descolocó. ¿Era rubor aquello que cubría sus mejillas? Ladeó un tanto la cabeza, sospechando algo que no creía necesario en su plan hasta lo intuyó. ¿Tú también, mi querido Albus?

Excelente —repitió para sí, ahora en un murmullo que hizo eco de la primera vez que lo dijo. Asintió con la cabeza y procedió a retroceder sin darle jamás la espalda. No, no iba a darle la espalda hasta que Dumbledore lo forzara a hacerlo—. No me falles, Albus —le gritó desde la puerta de la modistería—. Ahora somos amigos —concluyó.  La sonrisa se acentuó y saludó alzando una mano con la palma abierta a la altura de los hombros antes de meterse en la tienda y cumplir el papel de sobrino ideal.

Gellert | Valle de Godric | con Albus
© RED FOR SS


Feast your eyes! Glut your soul
on my accursed ugliness!

let the hype begin:






AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
1128

Localización :
Deambulando como poeta enfermo por páramos infinitos donde sólo pastan ilusiones olvidadas, amores extraviados y obsesiones mutiladas.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1. When two great minds get together

Mensaje por Invitado el Jue 7 Mayo - 21:54

When two great minds get together

El muchacho se quedó paralizado ahí, sin saber muy bien qué hacer, observando al otro joven. Sus poses parecían estudiadas pero le salían de una forma tan natural que el desgarbo de Albus parecía casi ridículo, eran tan diferentes que el pelirrojo seguía sintiendo esa inferioridad en su presencia, esa sonrisa gamberra mezclada con una cara angelical que tantos quebraderos de cabeza le estaba empezando a crear.

Continuó observando al muchacho caminar hasta que en la puerta de la tienda volvió a dirigir su palabra hacia él, no pudo quitar la vista de esa preciosa imagen, de esos cabellos rubios contrastando con el fondo y la estúpida sonrisa que le hacían temblar las piernas. Negó con la cabeza para después asentir con demasiada rapidez, con nerviosismo y con ganas de que fuera ya la hora de encontrarse a solas con él, de descubrir cómo era realmente y de saber de él.

Él también alzó la mano a modo de despedida, casi igual que había hecho al principio para llamar su atención y cuando vio desaparecer al chico en el interior del comercio tragó saliva incapaz de darse la vuelta, por si quisiera volver a hablar un rato, pero entendió que no debía ser tan egocéntrico, que eran amigos pero que tampoco era tan prescindible en la vida ajena. Volteó no sin antes echar otra mirada a Gellert en el interior de la tienda manteniendo una charla con su tía y suspiró, recordando los escasos centímetros que les habían separados minutos antes. Caminó de regreso a casa suspirando de vez en cuando, completamente perdido en sus pensamientos para con Grindelwald, y no de una forma casta y pura como se debía pensar de los amigos.

Albus | Valle de Godric | con Gellert
© RED FOR SS
Invitado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Re: 1. When two great minds get together

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.