Últimos temas
» Why don't we find out?
Hoy a las 7:45 por Party Poison

» Cambios de botón, url, etc
Hoy a las 2:30 por Invitado

» ➹ This is no longer an era of swords and spears
Hoy a las 1:43 por Sheena

» Death is equal
Hoy a las 1:17 por Arson

» Akō jiken
Hoy a las 1:03 por Sheena

» Concurso de relatos Halloween.
Ayer a las 21:58 por Hellcat

» Confieso que...
Ayer a las 21:15 por Epoch

» 38. Fire from the tongues of liars
Ayer a las 20:38 por Sonder

» Sugerencia para Halloween.
Ayer a las 20:35 por Mrs. Sarcasm

» Son of the Sea
Ayer a las 20:32 por Mrs. Sarcasm

» 37. Suspect
Ayer a las 20:04 por Nightingale

» Pedido de afiliaciones Normales
Ayer a las 19:16 por Invitado

» I AM ELIZA
Ayer a las 19:08 por Hermosodehuerta

» La Sexta Era
Ayer a las 19:01 por Ladie

» 36. Invasion
Ayer a las 17:58 por Nightingale

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

— Memories

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— Memories

Mensaje por Amantha el Lun 11 Mayo - 3:31

Memories
Realidad Alternativa | 1x1 | Drama & Romance
En un mundo en el que una metropolis fue reducida a un simple recuerdo de lo que alguna vez fue, y en un mundo en donde otra ciudad se ha alzado para reemplazar a la antigua metropolis, podemos encontrar dos chicos.

Uno de ellos, un chico de cabello verde que sonríe todo el tiempo y es sumamente ingenuo, y el otro su guardaespaldas, un chico de cabello castaño que es bastante irresponsable aunque tenga sus momentos de inteligencia. Esto no sería tan raro, considerando que en el mundo en el que se vive se divide en Elite y plebe, podríamos decir, y el chico de cabello verde pertenece a una de las mayores familias de Elite de este nuevo mundo.

Pero no es normal, claro que no es normal. Porque el chico que parece ser tan ingenuo no es nada más y nada menos que un Kami. ¡Un dios! Y no solo eso, sino que su guardaespaldas no es solo un chico normal (de todos modos, ¿a quién le sirve tener a un humano cuidando de un dios? por un ingenuo que sea el dios) sino que este chico es un ángel que fue mandado por el Señor de los Cielos especialmente a cuidar del chiquillo problemático que parece presentir que debe protegerlo y le da trabajo. Claro, metiéndose en tantos problemas como pueda traerle al pobre castaño.

¿Sus nombres? Sora y Tsubaki. Y aquí, conocerán sus memorias.
Sora Shiroi
Ángel | Yoh Asakura (S.K.) | MirrorSound
"Hace mucho, mucho tiempo, existió entre las huestes celestiales, un noble y valeroso ángel. Su nombre era: Sora. Fuerte y gentil, admiraba a la naturaleza y gustaba de pasar el tiempo disfrutando de la paz del cielo. Todo habría sido perfecto si tan sólo se hubiese quedado así. Pero llegó el día en el que el señor de los cielos le encomendó la misión más importante de toda su vida.

Pero... No entiendo... ¿Por qué tengo que ir yo?

- Porque él es demasiado importante para nosotros. Además, debes saber que él es aún demasiado joven e ingenuo. Su dulce corazón puede llevarle fácilmente a compartir su felicidad con todas las personas a su alrededor, pero por esa misma razón él podría... -

No quiero. Es demasiado trabajo. Me da flojera. Búscate a otro.

El señor de los cielos se enfadó con esa respuesta y de una sola patada (en la cara) envió a Sora a la Tierra. El agujero que dejó en el piso fue bastante grande y la cara le dolió al levantarse. Pero las personas que estaban en la Tierra estaban tan sorprendidas de que sobreviviera a semejante impacto, que decidieron contratarlo como el guardaespaldas privado de cierto chico."

Y así fue como llegué a este lugar y me convertí en tu guardián. ¿No es genial? Jijiji...

Era lo que relataba el joven Sora a su nuevo amo, Tsubaki Ryouta.

Sora pertenece al universo alternativo de Verdammnis. Es un ángel y el guardaespaldas de Tsubaki, de quien está perdidamente enamorado y es por eso que tolera que le meta en los peores peligros que pueden existir en el universo.

Por lo demás, es un chico tranquilo, educado la mayor parte del tiempo, amable y humilde en el aspecto de que no le gusta presumir de su fuerza o capacidad, también es alguien muy leal a sus amigos y camaradas. No obstante, todas esas cualidades quedan opacadas por un muy particular defecto que él no es capaz de borrar ni queriendo: es extremadamente perezoso.

Para Sora, el día perfecto sería aquel en que haya un buen clima y pueda tumbarse en una colina, bajo un gran árbol, a escuchar música y dormir una larga siesta, sin que nadie le requiera o llegue para estropear su paz. Aunque no parece ser consciente de que ese único deseo es quizás demasiado pedir para alguien que vive como un simple ciudadano en un lugar tan caótico, donde prácticamente debe ganarse el pan de cada día jugándose el cuello cada hora.

Habría que remarcar en algún momento que hay personas, especialmente aquellos que son cercanos a él, que llegan a describirle como el viento o el agua, un ser que se deja llevar por la corriente y a la vez consigue mantenerse inmutable y con su corazón puro, el propio de un ángel. Además del hecho de que, pese a considerarse alguien fuerte psicológica y físicamente, no le interesa ser mejor que los demás y tampoco le gusta entrenar para fortalecerse, mucho menos esforzarse demasiado en cosas que no crea que valgan la pena. Sus intereses están basados en la comodidad, sin importarle el lujo o las riquezas.

Uno podría pensar que un ser así sería incapaz de desempeñar un simple trabajo con propiedad, sin embargo, las cosas son bastante diferentes cuando Sora pone un poco de interés en ello. Cuando se trata del deber, tiene una fuerte motivación para esforzarse al máximo y esta es que mientras más rápido termine todo, más pronto comerá y mientras más se esfuerce, mejor sabor tendrá la comida. Sora es así de simple.

En cuanto a sus amigos, Sora adora pasar el mayor tiempo posible con ellos, no tolera que les hagan daño ni que les falten al respeto, aún cuando es lo suficientemente ingenuo como para perdonar una traición.

Actualmente Sora se encuentra encerrado dentro de los Grandes Espíritus, debido a que el anterior Shaman King Ce Ácatl les invitó a él y a Tsubaki a ser parte de su "juego", cuya finalidad era eliminar por completo el alma del alterego de Tsubaki, Lyserg Diethel. Al final, ellos dos no fueron de ayuda para el plan del antiguo Shaman King y Sora tampoco ayudó en nada a Lyserg, pero terminaron atrapados ahí ya que Hao necesita que recuerden cómo y por dónde llegaron para poder hacerles volver.

Fue adoptado igual que Tsubaki por Jane y Liam Diethel, lo que lo convierte en hermano de Tsubaki, aunque él no se fija en eso y sigue amándolo aunque caiga en el incesto. De cualquier modo jamás se fijaba en que el peliverde era su amo y debía tratarle con respeto.
Tsubaki R. Himura
Kami | Lyserg Diethel (S.K.) | Amantha
Time is the best author...
It always writes the perfect ending

Empezar a describir a una persona no es fácil, pero sinceramente... Tsubaki no es más profundo que un charco de agua. ¡Pero no en el mal sentido! Tsubaki no es más profundo que un charco de agua por el simple hecho de que su forma de concebir la vida en sí misma es tan sencilla que el mismo intenta no tener demasiados contrastes.

Es un joven dulce, de eso no hay duda alguna, pero al tiempo que es dulce también es inocente. Cualquiera diría que después de tanto tiempo viviendo debería conocer un poco más de la vida, pero no es así. Tsubaki no ha vivido para desentrañar los secretos y maldades del mundo, vive totalmente alejado de ese tipo de cosas.

Sus preocupaciones se basan en cosas tan simples como: ¿qué haré mañana? ¿podré salir a divertirme? o ¿cómo podré propiciar un buen ambiente? esas sus principales preocupaciones. El mañana le importa, sí, a todos les importa. Pero Tsubaki es alguien que prefiere más el "ahora". Aquí, ahora. Prefiere el presente, vivirlo y sentirlo.

Es el tipo de persona que pasa desapercibido con facilidad, es muy tímido –demasiado, de verdad– y no le gusta llamar la atención más de lo necesario. Es ingenuo pero es buena persona, y es bondadoso por lo que siempre intentará ayudar a los demás.

Su mente no le deja pensar cosas malas, el pecado no existe en su vida, sus mayores defectos son esa inocencia tan marcada que tiene, al grado de parecer un ciego cuando se trata de cosas de sexuales y de un grado más “complejo” de lo que está acostumbrado, se avergüenza si le mencionas la palabra sexo y que se pone rojísimo cuando empiezas a profundizar en el tema, le incomoda, ocupa toda su inteligencia para salirse por la tangente en estos temas, le avergüenzan de sobremanera.

Su poder de empatía y de sentir los sentimientos de los demás generalmente le puede traer problemas, ya que cuando son demasiado fuertes los siente con demasiada potencia y pueden destruirle por dentro. El único que, dentro de todo, consigue calmarlo es Sora. Está enamorado de él, por otro lado, y ahora mismo están encerrados en la sociedad de los Grandes Espíritus. Tsubaki sigue pensando que deberían ir a ver a su "hermano adoptivo".
Cronología
Es hora de escribir nuestras memorias
— Memoria 1.
— Memoria 2.
— Memoria 3.
— Memoria 4.
— Memoria 5.


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Lun 11 Mayo - 3:56

Un lugar nuevo
Tsubaki era, sin duda alguna, un chico particular. Y todos lo sabían perfectamente, sobre todo el pobre chico que había sido asignado como su guardaespaldas. Sora Shiroi. Para Tsubaki, Sora era alguien muy especial y le quería mucho.

Pero ni queriéndolo mucho hacía caso a las continuas advertencias de "No podemos ir ahí" o "No deberíamos ir a ese lugar ahora". No, ni siquiera así impedía que su curiosidad surgiese. Su padre a veces le decía las mismas palabras que Sora... e igualmente le ignoraba. A los dos.

En fin, como les ignoraba sin más, ese día había dicho durante el desayuno que quería ir al Viejo Tokyo. Las excusas de su padre no se hicieron esperar ("es muy peligroso", "no puedes ir solo", "puede ocurrirte algo") y sin embargo Tsubaki se las arregló de alguna manera para hacerle desistir y asignarle a Sora que le acompañase a donde quisiese ir.

Tsubaki no era caprichoso, aunque su padre se había referido a su repentino deseo de salir fuera como un "capricho", las razones por las cuales quería salir ese día eran simples realmente. La curiosidad. Le carcomía la curiosidad para saber cómo eran esos lugares, porqué le decían que no debía ir.

De cualquier forma, ya habían salido y se encontraban en ese momento en la frontera. Tsubaki se había quitado la capa blanca que tendía a tener encima poniéndose una ropa un poco más normal. Sonriendo, se voltea a ver a su guardaespaldas.

Esto no está tan mal, quizás ustedes estaban exagerando, Sora.
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Lun 11 Mayo - 4:03

Un lugar nuevo
—  Oye, esto de verdad no me convence...

Toda la semana había tenido ese odioso presentimiento que no lo dejaba descansar como los dioses mandan. Y es que teniendo un dueño tan problemático como lo era Tsubaki, las sorpresas aguardaban en el momento menos esperado. Por supuesto que Sora ya debía haberse acostumbrado a ello, pero aún así no pudo evitar escupir su batido durante el desayuno cuando Tsubaki dijo que quería ir al Viejo Tokyo. Sora no conocía demasiado el mundo en el que había aterrizado, pero le bastaban algunos rumores para saber que esa idea era todo menos buena.

No obstante, sus esperanzas de que el padre del chico fuese más sensato y le prohibiera la salida, se fueron al basurero en pocos minutos. Y por si eso no fuese suficiente, a su jefe se le ocurrió ponerlo a él, a Sora, como el guardaespaldas del chico para esa salida. Bueno, a decir verdad, no solamente estaba obligado a seguir al chico peliverde porque aquel señor le mandaba a cuidarlo, él tenía que seguirlo porque Tsubaki era la razón por la cual Sora estaba varado en ese problemático mundo.

Finalmente no había otra opción. Para cuando Sora se pudo dar cuenta, ya estaban frente a frente a la frontera de esa antigua y peligrosa ciudad. Soltando un pesado suspiro, se repitió a sí mismo la pregunta eterna de ¿por qué se había dejado arrastrar hasta ahí cuando podría estar descansando bajo un gran árbol en un día tan lindo? Pero al ver la sonrisa dulce de Tsubaki, no pudo evitar sonreír también, algo más nerviosamente.

Claro que no estábamos exagerando. Este lugar es malo. Vamos, Tsubaki, si volvemos ahora, seguro que alcanzaremos a comer algo delicioso en tu casa.

En realidad, Sora debería estar llamándole Joven Tsubaki, o Amo Tsubaki, o Tsubaki-dono, o Tsubaki-bocchama, pero esos títulos no se le daban para nada al chico castaño.
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Lun 11 Mayo - 4:10

Un lugar nuevo
Tsubaki fijó su atención en su guardaespaldas, sonriendo ampliamente e inocentemente como solo él sabría hacerlo. A ojos de Tsubaki, su padre y Sora seguían exagerando. Estaban en la frontera y desde ahí no se veía peligro.

¡Oh, vamos, Sora! Quiero conocer al menos un poco este lugar, por favor. Una vuelta corta y nos iremos, por favor.

Tsubaki dirige su mirada más dulce a su guardaespaldas, pretendiendo que aceptase que pasasen a ese lugar. No podía evitar la curiosidad, simplemente le carcomía y con eso no se podía hacer nada más. La curiosidad era importante, aunque luego añadió como quien no quiere la cosa para ver si con eso convencía a Sora.

Si vamos ahora a dar una vuelta, luego podríamos ir a otro lugar relajante y podríamos descansar el resto del día. Te dejaré dormir y descansar, no te pediré nada el resto del día. Por favor, ¿si?

Por supuesto que Tsubaki ha añadido el "el resto del día" porque es la verdad. Si hubiese dicho que no le volvería a pedir nada sin añadir el tiempo, seguramente lo hubiese incumplido demasiado rápido, porque en realidad no estaba seguro de si podría estar más de un día sin querer ir a otro lugar nuevo e interesante.

Interesante a los ojos de alguien como Tsubaki, claro está, porque tenía la envidiable habilidad de interesarse justo por los lugares más peligrosos de la ciudad considerándolos interesantes. Quizás era porque Tsubaki no era el ser más... inteligente, que existía, o quizás tenía algo que ver con su confianza innata en absolutamente todo lo que le rodeaba.

Cualquiera fuese la opción correcta, necesitaba conocer ese lugar. Al menos una vuelta rápida, y estando con Sora sabía que no debía preocuparse por nada. Porque Sora le protegería si llegase a darse el caso, Tsubaki confiaba ciegamente en el castaño. No dudaba.
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Lun 11 Mayo - 4:16

Un lugar nuevo
Por supuesto que Sora no iba a acceder sólo porque él dijo que sería una vuelta muy corta. Porque conocía perfectamente a Tsubaki a pesar de que no tenían tanto tiempo juntos. Una vuelta corta en un lugar tan peligroso, podría terminar siendo una metida en un callejón sin salida con una bola de gamberros con parches en los ojos y tatuajes y cicatrices feas por todas partes, blandiendo cuchillos frente a ellos y amenazándolos con sacarles las tripas y venderlas en el mercado negro.

Sin embargo, la segunda oferta de su amo fue un poco más tentadora que la anterior. Poder pasar el resto del día sin tener que preocuparse de nada, sólo con un poco de esfuerzo de su parte en ese momento. Ah, pero tampoco sabía cuándo iban a regresar, ni cuánto tiempo del día le quedaría para disfrutar. Y a decir verdad, tampoco le agradaba demasiado la idea de que Tsubaki no le dirigiera la palabra en el resto del día. No precisamente tenía que darle órdenes o pedirle cosas. La presencia de Tsubaki le alegraba el día y realmente disfrutaba de su compañía. Más si se encontraban en un lugar tranquilo y podía dormir a gusto... Bien, tal vez eso había sido un poco más convincente. Si dejaba al chico solo en esa ciudad peligrosa, no podría descansar en paz ni queriendo. Además no podía abandonarle así como así, él le caía demasiado bien como para hacer eso.

Sora suspiró pesadamente después de haber pensado todo eso y terminar básicamente fatigado de pensar.

De acuerdo... Pero si hay problemas, saldremos corriendo de ahí, ¿vale?

Tampoco era que pudiera decirle que no a su amo y eso tendría que haberlo aprendido desde hacía mucho. Asegurándose de llevar todo lo necesario para adentrarse en la peligrosa ciudad antigua, Sora siguió a Tsubaki todavía suspirando y a ratos llorando cómicamente, llamándole por su nombre y preguntando si ya había terminado su vuelta corta.
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Lun 11 Mayo - 4:18

Un lugar nuevo
Tsubaki es demasiado confiado, y él lo sabe perfectamente, pero en su cabeza no cabe la idea de que pueda pasar algo malo pese a todo lo que le han dicho un montón de veces que de verdad es muy posible que cosas malas le pasen si sigue confiando en todos de la forma en que lo hacen.

Por ello, y como si estuviese en su propia casa, Tsubaki va tranquilamente adentrándose a las ruinas sin molestarse porque Sora parezca querer irse urgentemente, de hecho solo se ríe alegremente cuando le escucha.

Vamos, Sora. Debes relajarte, una vuelta corta es ver un poco. No me estás dejando ver nada y eso es aburrido... ¡Mira! Vamos por aquí.

Y adentrándose a un callejón que parecía de lo más peligroso, Tsubaki encabeza la marcha en esa dirección obligando a Sora a seguirle justo cuando ve que tres personas están peleando solo un poco más allá y mira con preocupación en esa dirección.

Sora, mira. Están peleando... debemos ir a ayudarles, ¿qué pasa si se lastiman?

Puede parecer tonto, y una persona que de verdad no entiende la situación en la que se encuentra, pero Tsubaki en vez de esperar una respuesta camina varios pasos quedándose muy cerca de los tres que están peleando dándose cuenta de un detalle importante. Están peleando por unas joyas y al verlo, recibe tres miradas asesinas que le hacen retroceder atemorizado.

¿Las personas podían ver así? ¿Así eran todas las personas de las Ruinas del Viejo Tokyo? Tsubaki estaba confundido, y por ello cuando le dijeron que se largase prácticamente en un gruñido, hizo caso y se dio media vuelta.

Que miedo... eso pudo ser peligroso...
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Lun 11 Mayo - 4:20

Un lugar nuevo
Sora sintió que de un momento a otro se iba a poner a llorar en serio. A Tsubaki se le había ocurrido precisamente meterse en un callejón oscuro donde parecía que en cualquier momento podrían saltarles encima un montón de piratas para sacarles las tripas.

Tsuubaaakiii…

Sora llamó a su problemático amo por su nombre, justo cuando éste le señaló el trío de matones que estaban adelante peleándose. Por supuesto que le miró con los ojos en blanco en cuanto le dijo que deberían ayudarles, pero antes de que pudiera estirar su mano y suplicarle que se fueran y dejaran a esos sujetos atrás, Tsubaki ya se había adelantado hasta ellos. Sintiendo toda la urgencia que su profesión demandaba, Sora corrió hasta él, con cierta desesperación en la cara. Si Tsubaki se lastimaba… miles de cosas malas sucederían. Pero no estaba seguro de que pudiera enfrentarse a tres gorilas como esos y salir ileso. ¿Y si lo mataban? Ah, no quería ver al anciano (Señor de los cielos, escuchó en su mente y sintió un zape en la nuca) reclamándole por no proteger como era debido a Tsubaki.

Y entonces, para buena o mala suerte, Tsubaki recibió esas tres miradas asesinas que pusieron a Sora en guardia, con una expresión verdaderamente seria y al ver que el peliverde daba media, se lo llevó fuera del callejón y fuera del alcance de esos matones. Una vez que estuvieron a salvo, Sora se aseguró de que nadie les hubiese seguido y nombró a su amo antes de siquiera mirarle.

Tsubaki.

Casi sin darle tiempo a responder, Sora se dio media vuelta y se paró frente a su amo, con una expresión demasiado seria para ser él, el chico despreocupado que Tsubaki tenía por guardaespaldas. Y entonces, antes de decir nada más o dejar que el chico alegara absolutamente nada, Sora le plantó un puñetazo en la cara, obligándolo a caer al suelo.

Si eso te duele, piensa que ellos pudieron haber hecho cosas peores. Hasta ahora no has querido escuchar, pero si sigues actuando así, vas a terminar haciendo que nos maten a los dos. A partir de este momento no voy a escuchar más lo que digas. Terminaremos tu vuelta corta y nos iremos a casa, ¿queda claro? Anda, levántate y camina.
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera


Última edición por MirrorSound el Lun 11 Mayo - 4:23, editado 1 vez



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Lun 11 Mayo - 4:20

Un lugar nuevo
Tsubaki apenas tiene tiempo de reaccionar a la situación, en un segundo escucha a Sora mencionar su nombre y luego está en el suelo. La mejilla le arde, y su mano va hasta su mejilla escuchando a Sora decirle esas palabras.

Tsubaki no demora absolutamente en que sus ojos se llenen de lágrimas, bajando la mirada y sollozando en silencio, abrazando sus propias piernas intentando ahogar sus sollozos de esa forma.

L-lo siento... y-yo no quería... y-yo solo... q-quería... v-ver aquí... s-solo un p-poco...

Tsubaki se sentía mal, la mejilla le ardía y jamás había sentido una sensación tan aplastante como esa. La tristeza, la culpabilidad, que le embargaba en aquel instante impedía la reacción de sus piernas para levantarse. Cuando lo logra, todavía con lagrimas deslizándose por sus ojos, se mueve para dirigirse de vuelta por el camino. Ignorando a su guardaespaldas, sintiéndose culpable y creyendo que si le habla volverá a golpearle.

El terror le recorre totalmente, pensando en otro golpe, el sigue ardiéndole. Un temblor le recorre por completo y busca avanzar más rápido, intentando alejarse de Sora pese a que algunas personas voltean a verle cuando ven que está llorando pero el viejo Tokyo no alberga personas que se preocupen tanto por los demás. Cuando Tsubaki sale del lugar, se limpia un poco las lágrimas, quejándose por lo bajo por el dolor en la zona del golpe.

Vamos a casa... Quiero hablar con mi padre.

Su voz suena ahogada, deprimente, pero no espera una respuesta y empieza a avanzar, con su mirada en el suelo.
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Lun 11 Mayo - 4:22

Un lugar nuevo
Sora suspiró cansado al ver que Tsubaki comenzó a llorar. Es que a Sora no le gustaba para nada verlo llorar, pero no había otra manera de hacerle entender que se había metido en un lugar sumamente peligroso. Por un fugaz momento, Sora pensó que demostrándole a su amo lo que era el dolor, podría acomodar sus ideas y decidir qué era mejor para los dos. Lo que no se esperaba era que le afectara de tal manera que de la nada comenzó a ignorarle. Espera, ¿estaba huyendo de él?

¡Tsubaki! ¡Tsubaki, espera! ¡Tsubaki!

Sora avanzó detrás de su amo, intentando no parecer demasiado preocupado, aunque podía notar fácilmente las miradas de los terroristas que vivían en el Viejo Tokyo, las cuales claramente expresaban su deseo por secuestrar a su joven amo y hacerle quién sabe qué cosas. Sora sintió un ligero escalofrío al percibir esas intenciones pero se esforzó por no ceder ante el miedo y no perder de vista al peliverde, que gracias a su llamativo color de cabello, le indicaba en todo momento dónde estaba.

Para cuando consiguió alcanzarle por fin, Sora intentó hablar con él para explicarle por qué había actuado como lo había hecho. La culpabilidad no le dejaba en paz, porque no se había esperado que Tsubaki fuese a reaccionar de ese modo. Con un ligero dolor en el pecho, no precisamente causado por la carrera que había hecho al seguirle, Sora cortó la distancia entre ambos para poner su mano en el hombro del chico, deteniéndose antes de lograrlo pues éste dijo que quería hablar con su padre.

Sora sintió un terrible peso caer sobre él y el miedo le recorrió completamente. Si Tsubaki le decía a su padre que él lo había golpeado, seguramente su padre lo mandaría a desollar vivo. Con un sudor frío en toda su piel, Sora alcanzó como pudo a su amo y se colocó frente a él una vez más, planeando detenerle aunque sabía que él no iba a escucharle.

Tsubaki… ¿De qué tienes que hablar con tu padre? ¿Le dirás que… que yo…?

No es que hiciese mucha falta que Sora terminara su oración, porque tampoco quería recordar que había golpeado al chico y que éste se había tirado a llorar sin más. Pero tenía que estar seguro de que lo que fuese a decir Tsubaki no iba a afectarle de mala manera. Aunque… seguramente él no le respondería.
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Lun 11 Mayo - 4:23

Un lugar nuevo
Tsubaki es probablemente la persona más particular de todas las que pudieron pisar este lado del mundo. Porque está seguro de que existen peores personas en el mundo con particularidades incluso más raras que las suyas.

Pero había una cosa que destacaba entre todas las peculiaridades de Tsubaki, incluso más que se largase a llorar por cualquier cosa y su insaciable curiosidad. Y eso, es el hecho de que se ofende rápidamente cuando están pensando mal de él o de sus intenciones.

Y no puede menos que tomarse la pregunta de Sora como ofensa. ¿Por quién le tenía? ¿Por alguien que iba a contarle a su padre para que éste lo defendiese? Sonará irónico, pero Tsubaki tenía cierto orgullo oculto y suspiró sin observar a su guardaespaldas.

No. No le diré eso. Quiero decirle que la próxima vez que venga a este lugar, vendré que otros guardaespaldas porque este lugar es peligroso. Seguro se alegrará.

Y pese a su rostro dulce, el tono que Tsubaki utiliza en esa frase es más bien monótono. Pasando por el lado de Sora, Tsubaki continúa caminando con toda la tranquilidad que siempre ha poseído y la sonrisa dulce no demora nada en volver a instalarse en su rostro pese a que siente todo lo que Sora siente y podría largarse a llorar de nuevo fácilmente si sigue teniendo sentimientos tan contradictorios.

Tsubaki luego recuerda algo, cuando por fin han salido del viejo Tokyo aunque siguen en las fronteras pero ya dentro del lado de Verdammnis y piensa seriamente en qué es lo correcto. Porque claro, Tsubaki siempre hace lo correcto y por ello vuelve a suspirar repentinamente agotado y desesperado.

Quiero descansar. Vamos a sentarnos un rato y luego me comunicaré con mi padre para que mande a buscarnos. No quiero caminar.

Quizás ha exagerado en el tono mimado que ha usado, que ha usado adrede, pero no puede evitarlo porque le ha prometido a Sora que descansarían luego de ir al viejo Tokyo y han vuelto. Así que deben descansar, pero sigue enojado y resentido por el golpe que sigue doliéndole (tiene una piel muy delicada), por lo cual ha tomado la decisión de hacerlo parecer un capricho suyo aunque no necesariamente los ha tenido antes... o él no los ha considerado como tal.
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Lun 11 Mayo - 4:24

Un lugar nuevo
Las emociones de Sora fluyeron así: Primero se sintió feliz porque Tsubaki le había respondido cuando pensaba que no lo haría, luego se sintió aliviado porque él dijo que no diría nada a su padre sobre lo que había pasado, pero luego sintió un cierto malestar en su pecho cuando Tsubaki dijo que pediría otros guardaespaldas para acompañarle la próxima vez que estuvieran ahí. Porque después de todo, él era su actual guardaespaldas y escuchar que iba a pedir que alguien, o varios más le acompañaran, le hacía sentir… inútil. Sora había notado que seguía a Tsubaki, no solamente porque su padre y el señor de los cielos se lo habían encomendado. Él también tenía el genuino deseo por protegerle y ayudarle a crecer, aunque eso implicara tener que enseñarle ciertas cosas que podían resultar mal. Como lo que acababa de ocurrir en el Viejo Tokyo.

Todavía sin saber exactamente qué decir, Sora se dio la vuelta y siguió a Tsubaki hasta que éste suspiró y dijo aquellas palabras con ese tono de niño mimado, que hizo que el ángel le mirara por un momento.

Si estás cansado es porque no tienes condición física.

Sora no adivinó para nada la verdadera razón para que su amo dijera que quería descansar, pero igualmente se sentó en el suelo, esperando a que el peliverde se sentara también y una vez hecho eso, se acostó completamente relajado, con los ojos cerrados, las manos detrás de la nuca y una pierna flexionada, apoyada en la otra. Así pasaron segundos, o tal vez minutos, quién sabe, pero a Sora se le antojó demasiado tiempo hasta que se animó a hablar, sin abrir los ojos ni dirigirse concretamente a su amo a pesar de llamarle por su nombre.

Tsubaki… ¿Tú me odias?

Claro que Sora no quería escuchar la respuesta si ésta era afirmativa, pero Tsubaki podía tener sus razones para odiarlo en un momento así. Aunque el chico tan dulce y adorable que tenía por amo difícilmente podría saber lo que es el odio, Sora no quería averiguar de verdad que él no disfrutaba de su compañía tanto como el ángel lo hacía. Y aun así, se hallaba preguntándole eso.
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Lun 11 Mayo - 4:52

Un lugar nuevo
Tsubaki estaba a punto de hacer un puchero porque Sora le ha dicho que no tiene condición física (lo que en realidad es cierto) cuando escucha su pregunta y el peliverde parpadea un par de veces antes de cruzar los brazos sobre su pecho y suspirar pesadamente cuando ya se ha sentado a un lado de Sora.

Tsubaki Ryouta Himura, en ese momento, no entendía qué era lo que pasaba por la misteriosa cabeza de su guardaespaldas. Es decir, él no era un experto para leer pensamientos de las personas (de hecho, no sabía hacer eso, quizás algún día iba a forzar a su padre a enseñarle) pero en cambio se consideraba un experto de nivel avanzado en leer los sentimientos y percibirlos.

Y el hecho de que su propia mente no pudiese desentrañar los sentimientos de Sora por su propia confusión no hacía nada más que enojarle. Porque esa era una de las cosas que difícilmente Tsubaki aceptaba, no le gustaba cuando no lograba percibir los sentimientos porque sentía que podía cometer errores irreparables en el terreno emocional y ese terreno para Tsubaki era simplemente vital.

A pesar de eso, Tsubaki vuelve a suspirar intentando poner en orden sus propios pensamientos y sentimientos antes de responder.

No, Sora. No te odio. Por mucho que me golpees, jamás podría odiarte. Pero siento que...— Tsubaki se muerde el labio antes de continuar— Te causo demasiados problemas, y no quiero tampoco que te enojes conmigo por eso. Prefiero pedir otros guardaespaldas para que ellos puedan recibir el reto de padre en vez de ti. No es porque te odie, después de todo...

Tsubaki se encoge de hombros en ese momento, añadiendo casi por instinto.

Es imposible que yo odie a Sora. Porque yo quiero a Sora.
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Lun 11 Mayo - 20:06

Un lugar nuevo
Sora se alegró inevitablemente en el momento en que escuchó a Tsubaki decir que no lo odiaba. Le miró por un fugaz instante, sintiendo el deseo de levantarse y continuar con una alegre conversación pero desistió de ese deseo en el instante en que le oyó decir que "por mucho que lo golpeara, no podría odiarlo". Es que eso simplemente sonaba mal. Y le hacía sentir aún peor que antes... debería habérselo pensado un poco antes de golpearlo, pero ¡sólo fue una vez! No es que se la pasara golpeándolo todo el tiempo...

Y luego mencionó que quería que otros tomaran el reto por él y eso fue lo que terminó de hundir. Sora podía ser un vago y un perezoso pero tenía su orgullo dentro de todo y no podía dejar de pensar en que no quería que nadie más cuidara de Tsubaki en su lugar. Él quería estar a su lado.

Y entonces escuchó de Tsubaki decir que no lo odiaba de nuevo y que en cambio lo quería. Sora se sonrojó de inmediato. ¿Tsubaki se refería a que lo quería... como a un amigo? ¿como a un hermano? ¿como su guardaespaldas? ¿como a una barra de chocolate?

Tsu-tsubaki…

Sora continuaba sonrojado, recién dándose cuenta de algo importante: ¿qué sentía él por Tsubaki? ¿Era cariño? ¿Aprecio? ¿Sólo responsabilidad? ¿O era algo más? La cabeza le comenzó a doler fuertemente por tratar de pensar todo eso cuando él normalmente no pensaba en nada, así que decidió apartar esos pensamientos de su mente, sacudiendo un poco su cabeza y luego sonriendo con la gentileza propia de alguien de su especie.

Volvamos a casa ¿si?
Lunes — Mediodía — Las ruinas — En la frontera



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Mar 12 Mayo - 5:12

Un lugar nuevo
Tsubaki no entendió la reacción de Sora, y se le quedó mirándole extrañado por eternos segundos antes de sonreír alegremente y asentir con toda calma a lo que le ha dicho, levantándose y empezando a caminar alegremente en dirección a la mansión en la que habitaba su familia.

La mansión era bonita, llena de flores y cosas brillantes, probablemente cosas que Tsubaki había adquirido en sus aventuras y que había ido acumulando en el patio de la mansión. En los costados de la entrada estaba lleno de flores que Tsubaki se acercaba a oler antes de volver al camino y tomarse enserio la situación... nah, en realidad esa palabra le es desconocida.

Cuando llegó, nada más traspasar la puerta, un hombre con cabello verde de apariencia bastante joven apareció corriendo desde una de las puertas principales de la entrada y le apretujó hasta que Tsubaki casi acaba blanco por la falta de aire.

P-papá... no respiro...

¡Ah! ¡Tsubaki-chan! ¡Me tenías tan preocupado! Pensé que te habías secuestrado los ovnis, que te habían forzado a quién sabe qué cosas, que te habían...

Papá, estoy bien... moh... yo sé cuidarme solo.

Lo único que recibe en respuesta es una mirada incrédula y más abrazos.

Supongo que con esto ya dejarás tus excursiones a la vieja ciudad, ¿cierto?

Tsubaki sonrió alegremente, con picardía incluso antes de mencionar con un tono sumamente infantil.

Oh, claro que no, papá. Esto recién está comenzando~

Su padre solo suspiró apesumbrado antes de ver a Sora.

Oh, Sora, bienvenido de vuelta. Gracias por cuidar a mi bebé.
Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Mar 12 Mayo - 7:56

Un lugar nuevo
Sora sonrió, todavía notando un ligero sonrojo en sus mejillas que decidió ignorar, cuando Tsubaki accedió a volver a su casa inmediatamente. Al menos no tendría que llevarlo cargando cual costal de patatas, porque sí tenía pensado hacer algo como eso si se negaba. Durante el camino se fue sintiendo poco a poco más tranquilo, hasta que pudo dejar de caminar detrás del chico peliverde y vigilar cada paso que daba, hasta que pudo relajarse por completo, olvidarse del camino y dedicarse a conversar con su amo hasta que alcanzaron la mansión.

A Sora no le importó que se detuviera y desviara del camino a cada momento, pero se preocupó cuando la puerta se abrió y aquel hombre abrazó tanto a su pequeño amo que casi lo asfixiaba. Se sintió por un momento en pánico y no sabía si debía separarlos o no... pero parpadeó incrédulo al oír que el padre de Tsubaki le decía esas cosas tan extrañas... ¡vaya imaginación...!

Y luego el comentario de su joven amo sobre que sólo era el comienzo le hizo suspirar. No tanto porque tendría que ir mejor preparado para regresar a ese jodido infierno en la Tierra, sino porque definitivamente no quería que Tsubaki pidiera otros guardaespaldas en su siguiente excursión.

Al final, ese señor lo saludó a él también y Sora se acordó de que existía.

A-ah.. ¡uhn!— negó con la cabeza — No ha sido nada, jijiji. Hemos vuelto sanos y salvos a casa.

Y en aquel instante, el fugaz recuerdo del cómo consiguió que Tsubaki saliera de la vieja ciudad le escoció con culpabilidad en la nuca, y comenzó a rezarle al señor barbón de los cielos que su joven amo cumpliera su palabra y no le contara a su padre que él le había golpeado.
Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Jue 21 Mayo - 16:47

Un lugar nuevo
El padre de Tsubaki asintió, feliz de que su amado hijo haya vuelto sano y salvo a casa gracias a Sora, y no se detuvo al agradecerle nuevamente al guardaespaldas de su hijo antes de escuchar hablar a su bebé.

Ne, papá. ¿Es normal que la gente golpee a otra gente?

¿Eh? ¿Qué dices, Tsubaki-chan? ¿Es que acaso alguien se atrevió a golpearte?

Claramente se puede ver la furia que empieza a rodear el cuerpo del mayor, de solo pensar en que alguien pudo golpear a su pobre bebé. Desprotegido... ¡pobre de su amado hijo!

¿Qué? No, no papá. Es que hoy cuando fuimos a ese lugar había gente peleando... y no sé porque...

Bueno, cariño, generalmente la gente que se odia se golpea porque no saben qué más hacer.

¿Osea que si se golpean es porque se odian? ¿De verdad?

Tsubaki ha empezado a llenar sus ojos de lágrimas, porque si eso es verdad quiere decir que Sora le odia y por eso lo golpeó.

¡No llores, Tsubaki-chan! No te sientas mal por ellos, mi vida, puede que no se peleen solamente porque se odian.

Tsubaki miró con los ojos llorosos a su padre, parpadeando un poco y haciendo un puchero mientras su padre sonreía conmovido porque su hijo se sintiese mal por la gente que se pelea.

¿Enserio? ¿No es solamente porque se odian?

Claro que no, cielo. Seguramente también tienen otras razones. Hay muchas.

Ah... entiendo, papá, tengo hambre~

Su padre asintió y mandó a pedir la cena, dejándole solo con Sora.
Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Vie 22 Mayo - 0:42

Un lugar nuevo
Sora se petrificó en su sitio cuando oyó a Tsubaki preguntarle eso a su padre. Estaba comenzando a rezar todas sus oraciones porque lo iban a mandar de vuelta al cielo cortándolo en pedacitos, desde el cual el señor de los cielos lo patearía de vuelta hacia el infierno para que los demonios del infierno lo torturaran e hicieran a saber qué cosas con él.

Aunque también lloró de felicidad cuando oyó que Tsubaki desvió el tema hacia los sujetos que estaban peleando... y se volvió a helar en cuanto oyó al padre de Tsubaki decir que el menor estaba llorando. Ahora sí estaba muerto, lo pensó, se declaró muerto y volvió a ponerse a rezar.

Y sólo dejó de rezar cuando oyó a Tsubaki decir que tenía hambre y a su padre salir y dejarle solo con Tsubaki. ¡Eso era! ¡Era su oportunidad para aclararlo todo!

A-ah... Ts-tsubaki...— Todavía tenía algunas lágrimas en los ojos, pero se esforzó por verse lo más serio posible para que su amo no decidiera contarle la verdad a su padre. — A-ah... Yo... no te odio ¿sabes? Lo de antes fue porque... uhm... bueno, lo siento.

Sora se inclinó para hacer una formal reverencia a modo de disculpa hacia su amo. No solamente lo hacía porque no quería que Tsubaki lo mandara inocentemente a ser desollado vivo, sino porque realmente no quería que Tsubaki llorara o se sintiera mal, o pensara que él lo odiaba, cuando realmente no era así.

Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Vie 22 Mayo - 2:40

Un lugar nuevo
Tsubaki se quedó pensando en las palabras de su padre, preguntándose si acaso Sora le odiaría y por eso le había golpeado sin embargo cuando escuchó a Sora le volteó a ver.

Se alegraba saber que no lo odiaba, aunque luego suspiró suavemente y se llevó una mano a la mejilla.

¿Entonces por qué? Padre ha dicho que la gente lo hace por odio y otras razones... ¿cuál fue la tuya?

Tsubaki, pese a lo serias que puedan sonar sus palabras, ha hablado con un tono sumamente infantil y su expresión es más bien la de un niño de cinco años haciendo preguntas sobre cosas que no entiende y quiere entender.

No quiero que me odies, yo te quiero, Sora.

Porque de verdad lo hacía, de verdad quería a Sora, más de lo que el mismo podía entender. Más de lo que quería comprender.
Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Dom 24 Mayo - 0:17

Un lugar nuevo
Encontrar la respuesta adecuada era difícil y bastante complicado para una mente como la de Sora. Lo más sencillo habría sido dejar el tema a un lado y olvidarse de cualquier cosa que pudiera pensar su amo de él. Al fin y al cabo, lo que pensara no cambiaría su trabajo. Sólo lo complicaría más, porque Tsubaki no le escucharía más, pero eso tendía a suceder cuando uno trataba con ese kami peliverde.

Sin embargo, ahí estaba el ángel castaño, pensando en alguna razón que pudiera dar a su amo, sin que éste se pusiera a llorar de nuevo. No podía ir y decirle que es la única manera que había tenido para hacerle entender, para demostrarle que el mundo era peligroso y cuán terrible podía ser. Suspiró pesadamente, agotándose de pensar tanto y parpadeó un poco, deteniéndose en las últimas palabras que le había dicho su amo. Tsubaki... ¿lo quería?

Los colores se le subieron a Sora de inmediato, tal cual había sucedido antes, y le evitó la mirada a su amo a costa de lo que fuese, así pareciera estar realmente fascinado en la planta que tenían en una maceta en la entrada.

Yo también te quiero...— Sora se dio cuenta de lo que acababa de decir sin pensar y se sonrojó todavía más. — Q-quiero decir, ¡yo quiero que estés a salvo! Tsubaki, lo de antes... fue un error de mi parte y lo siento. Estaba realmente preocupado y reaccioné mal... Ah... no sé explicarte porqué lo hice, sólo quería que te dieras cuenta del peligro que estábamos corriendo y no se me ocurrió hacer otra cosa. Prometo no volver a golpearte, pero por favor, no volvamos a ese sitio jamás, ¿quieres?

Y ahí estaba. Exactamente lo que había querido evitar decir lo había dicho, pero se había puesto demasiado nervioso con sus primeras palabras como para pensar en algo mejor.
Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Dom 24 Mayo - 3:46

Un lugar nuevo
Tsubaki observó a Sora con una curiosidad infantil, escuchando lo que le dice pero sin realmente entender a que se refiere, porque puede entender que es un asunto peligroso ir a ese lugar pero no por eso quiere dejar de ir. Aunque al final terminó suspirando suavemente.

Está bien, Sora. No volveremos a ese sitio... pero iremos a otro un día de estos.

La verdad es que Tsubaki tenía mucha curiosidad de conocer un lugar del cual le han hablado mucho, templos de té le habían dicho. Y Tsubaki no podía evitar sentir curiosidad ante eso. No tenía idea de qué se trataba, así que simplemente quería ir a averiguarlo. Aunque de poder explicarle a Sora cuál es su próximo objetivo, su padre se apareció mencionando alegre que la comida está servida así que Tsubaki sonrió alegremente y casi corrió al comedor, siendo seguido por su padre quien reía comentando que parecía un niño pequeño... que de hecho era lo más normal.
Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Dom 24 Mayo - 16:28

Un lugar nuevo
Sora se sintió aliviado por los segundos en que escuchó las palabras de Tsubaki sobre no volver a ese sitio... pero se sintió completamente deprimido en los segundos siguientes, cuando afirmó que irían a otro sitio.

No pudo reclamar nada porque en ese preciso instante, el padre del chico apareció anunciando la cena, y sólo pudo suspirar pesadamente, asintiendo y caminando con bastante desánimo y flojera hacia el comedor.

Cuando llegó ahí, se sentó junto a Tsubaki, aunque por su puesto y categoría no debía hacer eso, sino quedarse de pie detrás de él, asegurándose de que estuviera a salvo todo el tiempo. Solo que Sora no solía tomarse esos modales demasiado en serio y en cambio, prefería comer junto a Tsubaki, porque comer en compañia siempre era más agradable.

Dicho eso en su mente, ni siquiera se dio el tiempo para agradecer apropiadamente los alimentos, cuando ya había estirado su mano para tomar algo de pollo y empezar a morderlo cual bestia salvaje, luego comiendo ruidosamente un poco de arroz, de tallarines y tomando algo de te con un hambre que seguramente no había notado por tantos cambios de humor durante el día.

¡¡Ah!! ¡Tsubaki, prueba esto! ¡Está delicioso!

Sora parecía haberse olvidado de todas sus preocupaciones de golpe y estaba ya ofreciéndole algo de su propia comida a Tsubaki para darle en la boca cual niño pequeño.
Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Dom 24 Mayo - 19:22

Un lugar nuevo
Tsubaki llegó a la mesa del comedor, en donde se sentó y empezó a tamborilear los dedos en la mesa cuando se dio cuenta de que se estaban demorando demasiado en llegar con la comida aunque cuando finalmente lo hicieron sonrió y tomó los cubiertos para picotear los platos que le dejaron en frente sin comer realmente nada todavía.

Cuando Sora y su padre llegaron, Tsubaki ya había picado tanto el pescado que tenía en el plato que parecía desmenuzado y su padre sonrió divertido con eso. El hombre no dijo nada por los modales de Sora, acostumbrado a ese tipo de cosas y en cambio rió cuando el castaño le ofreció comida a su hijo.

Tsubaki miró con duda la comida de Sora y luego se rió para terminar comiendo lo que Sora le ofrecía y sonriendo cual niño pequeño después.

¡Está delicioso, Sora! Oh, ¿quieres de mi pescado?

Tsubaki ha apuntado su pescado machacado con su tenedor con una expresión infantil.

Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Mar 26 Mayo - 17:08

Un lugar nuevo
Sora sonrió con gran alegría e inocencia cuando su amo aceptó el bocado que le estaba ofreciendo y estuvo de acuerdo con que sabía bien. Cuando le ofreció, el ángel asintió varias veces con la cabeza y abrió la boca para que el chico peliverde le diese de su propio plato. Ni siquiera le importaba que prácticamente hubiese despedazado el pescado, igualmente lo aceptaría con gusto, solamente porque estar junto a Tsubaki y comer juntos le daba felicidad y hacía que se olvidase de los problemas de antes.

¡Ah~ delicioso~!

El ángel estaba comiendo bastante feliz y apresurado, cada tanto compartiendo sus alimentos con el chico peliverde hasta que la comida en la mesa se acabó, el té también y Sora sacó de su ropa unos cuantos caramelos que llevaba ahí desde la mañana, antes de salir, porque nunca se sabía cuándo se le antojaría un caramelo.

Tsubaki ¿quieres? Tengo de canela, de menta, de licor, de chocolate y de cereza... y... vaya, juraría que también tenía uno de mantequilla...— El castaño se encogió de hombros al no poder encontrar en sus bolsillos el caramelo restante— Uhm, no importa, se me debe haber caído cuando huimos de esos sujetos... Ah... molestos vendedores ambulantes, sí, eso...

El ángel acababa de darse cuenta que había soltado sin querer un dato importante frente al padre del chico y se apresuró a corregirlo de inmediato, aunque no estaba seguro de que lo hubiese hecho a tiempo y de buena manera. No era muy ingenioso ni inteligente para las excusas... y en realidad, nada le aseguraba que Tsubaki le siguiera el juego con eso.
Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Amantha el Jue 23 Jul - 21:44

Un lugar nuevo
A Tsubaki le brillaron los ojos al ver dulces en la mano de Sora, aunque con el comentario de los vendedores Tsubaki le quedó mirando extrañado.

¿Vendedores? ¿Cuáles?

Su padre, miró con sospecha a Sora porque sus años (muchos años) de experiencia le decían que algo extraño estaba ocurriendo y sabiendo que Sora podía decirle quizás una mentira sonrió a su hijo.

¿De quiénes huyeron hoy, Tsubaki-chan? ¿Estuviste en peligro?

Si lo estuvo, por su cuenta corría freír a Sora en aceite.

¿En peligro? ¡Ah! No no, papi. Lo que pasó es que quise ayudar a unos chicos que estaban en el camino y jugamos un poco, fue divertido. Tenían que atraparnos, ¡y ganamos! Tienes que ir con nosotros la próxima vez ~

Su padre se quedó mirándolo unos segundos antes de asentir, convencido de que su hijo perfectamente podría haber hecho algo así.

Entiendo, bueno, termina de comer y puedes ir a jugar al patio, Tsubaki-chan.

¡Yay, jugar!
Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad


I can't fill
in for you after all.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3799

Localización :
Chile.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por MirrorSound el Jue 5 Nov - 0:53

Un lugar nuevo
Sora sintió por un instante que su cabeza iba a terminar rodando por el suelo de una manera poco agradable... y tragó saliva con dificultad. Sí, el que le cortaran la cabeza era la menor de sus preocupaciones, porque conociendo al padre de Tsubaki, era capaz de freírlo en aceite y dárselo de comer a los perros (que no tenían), cortarlo en pedacitos y luego matarlo. Sí, matarlo después de hacerle sufrir todo eso, solamente por poner en peligro a su inocente hijo quien también era un dios inmortal... Ahh, Sora seguía sudando hasta que Tsubaki mencionó aquél detalle de que todo era un juego y que ellos habían ganado.

Siiii~~ Ganamos~~ Yey~~

Sora trató de seguir la corriente que había marcado Tsubaki, aunque su nerviosismo hacía que fuesen poco creíbles sus exclamaciones sin ningún tono en especial.

Esperó a que Tsubaki se fuera y trató de huir también, discretamente, pero él no podía hacer lo mismo que su amo. Así que antes de recibir cualquier castigo o al menos llamada de atención, se giró rápidamente y ofreció algunos dulces al padre de su amo.

¿Quiere uno? Creo que encontré el dulce de mantequilla, jijiji...
Lunes — Tarde — Mansión Himura — Nueva ciudad



If lost please return to Tsukki.
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
2240

Localización :
Buscando a Amy =3u

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — Memories

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.