Últimos temas
» Quarantined left alone
Hoy a las 12:56 por Sheena

» ~ La joven y el señor vagabundo.
Hoy a las 12:17 por SapphireDragon

» ~ Blind Heart
Hoy a las 11:53 por SapphireDragon

» Flügel der Freiheit!
Hoy a las 2:23 por Aversiteespabilas

» — PIDE ROL [ BRYMPTON HOUSE]
Hoy a las 2:11 por P!nk

» Part Of Your World | (PRIV) +18
Hoy a las 0:24 por Quisso

» ~We do it for her~
Hoy a las 0:18 por Sassdonyx

» You were my lesson I had to learnt
Ayer a las 23:52 por SapphireDragon

» ›› The crimson stray dog & the white moon princess
Ayer a las 23:47 por Sheena

» It had to be you
Ayer a las 23:31 por Snow

» ~ Distance is no excuse if we feel the same
Ayer a las 23:14 por SapphireDragon

» I AM ELIZA
Ayer a las 22:31 por Hermosodehuerta

» Quidditch in the game
Ayer a las 22:11 por Hermosodehuerta

» The Fox and the Mercenary
Ayer a las 21:31 por Little Ball of Psycho

» Forbidden
Ayer a las 20:34 por Quisso

Créditos...
La idea y fundación de Skipping Stone es de la antigua usuaria y administradora Aqua. Diseño de gráficos y redacción de normas, guías, etc, corre por parte del Staff. El skin, el tablón de anuncios, los perfiles y el tablón de afiliados han sido diseñados y cedidos al foro por Oswald. Las imágenes no nos pertenecen, han sido recolectadas en Deviantart en especial de faestock, So-ghislaine (dados) y webvilla (medallas), moon0727 (png Sherlock Holmes), andie-mikaelson (png Raven Reyes), Tube danimage (png Lagertha) y el tumblr fandomtransparents (png Sansa Stark). Damos también un agradecimiento en especial a los foros de recursos Glintz y Serendepity cuyos tutoriales han ayudado a crear las tablillas.
DIRECTORIOS
The X project

✞ Death is not the end for you and me

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Jue 4 Jun - 20:09


Death is not the end for you and me
1x1| Sobrenatural-Romance | Plot 
Hace de esto ya muchos, muchos años,
cuando en un reino junto al mar viví,
vivía allí una virgen que os evoco
por el nombre de Annabel Lee;
y era su único sueño verse siempre
por mí adorada y adorarme a mí.



La Revolución industrial, el avance del colonialismo, sitúa a Inglaterra entre las potencias del mundo. Las diferencias de clases, las consecuencias deshumanizantes de los trabajos en las fábricas, las emigraciones del campo a las ya superpobladas ciudades. Enfermedades, ausencia del estado, llevan a los hijos de las clases privilegiadas a interesarse en estudiar las diferencias expuestas del lado exterior de la ventana.

Con el trasfondo del supuesto avance de la civilización, sucede esta historia. El viaje del muchacho comienza con leves lloviznas, conforme avanza el paisaje. Los motivos por tal movilización distan de poseer el placer de cualquier viaje ordinario. Los estudios de las clases trabajadoras, las políticas establecidas por el gobierno escocés para mantener el orden y limpieza de la ciudad. Es un viaje puramente de estudio, de saciar curiosidad.
La ciudad desaparece, el Norte aparece después de varios días de viaje, las Higlands sorprenden al recibir a los intrusos ingleses. En noches cerradas, de lunas ausentes, caminos llenos de fantasmas, lógicamente, hay que detener el carruaje, buscar ayuda. Encontrar hospedaje.

El castillo se alzo, oscuro e imponente, sobre el cielo rojizo. Los hombres se miraron en mutuo entendimiento. Dios estaba presente en la tormenta, alejando su presencia divina conforme los caballeros se acercaban a la puerta del lugar.

Pues la luna ascendente, dulcemente,
tráeme sueños de Annabel Lee;
como estrellas tranquilas las pupilas
me sonríen de Annabel Lee;
y reposo, en la noche embellecida,
con mi siempre querida, con mi vida;
con mi esposa radiante Annabel Lee
en la tumba, ante el mar, Annabel Lee.

PERSONAJES
Catriona Mcalister | Inmortal | Freya Mavor | Red
Información:
A penas recuerda su vida humana, poco más ya que un eco en el vacío mientras ora. La muchacha humana que corría descalza por el bosque hace mucho que ha muerto y, con ella, todas sus vivencias. La noche en que la humana murió de la tierra surgió algo diferente, las estrellas vieron nacer a la criatura pálida de ojos brillantes y labios rojos que se contraía de sed y dolor entre la inmundicia del bosque. Todo lo que podía sentir era sed, una sed terrible que hacía arder su cuello como el mismo infierno, sentía miedo y, sobre todo, confusión… hasta que llegaron ellos: su familia.

Para el mundo, los McAllister no son más que otra familia noble más de pequeños dominios perdidos en mitad de las highlands. Casi nunca se dejan ver por la corte y contadas ocasiones son las que los han podido ver sus “vecinos”. Fueron una familia numerosa en su día, pero con el paso de las generaciones fue mermando su número hasta que, al final, no quedó más que una de ellos, la más joven, Catriona. La joven dama vive sola en su viejo castillo privada de toda compañía excepto de la de su viejo sirviente. Dicen que está enferma y que por eso no se deja ver, que su piel es tan pálida que se puede ver la sangre recorriendo el camino bajo ella y su rostro tan horrible que podría matarte de un susto, dicen que hace mucho que murió junto al resto de su familia y que su avaro sirviente miente para poder seguir viviendo en su propiedad, dicen que es una bruja, que es una joven consagrada a la vida de fe… dicen muchas cosas de ella pero ninguna se acerca ni remotamente a la verdad. Pues, lo cierto, es que Catriona no es otra cosa si no una criatura de la noche, una vampiresa inmortal que espera por algo que, sin saber exactamente qué es, sabe que cada día que pasa está más cerca de ella. Catriona siempre ha sabido ser paciente.
Jamie Twist| 26 años | Michael Marcus | she wolf
Información:
Durante años, los Twist fueron otra familia de granjeros, pagando renta al señor para poder cultivar las tierras. De las pocas ganancias, una pequeña parte era invertida en ahorros. Al momento de la declaración de cercar las tierras, ellos compraron donde estaba la casa, y un par de hectáreas extra. Pagaron las ovejas, y con el auge del nuevo siglo, enriquecieron. La casilla modesta comenzó a modificarse, quedando convertida en una mansión de campo. Los hijos acudieron a Eton, las hijas recibieron esmerada educación por parte de institutrices francesas. Las fiestas de presentación en la sociedad, crearon matrimonios convenientes y brillantes, de los cuales, surgió Jamie.
Curso los estudios en la prestigiosa academia, luego la universidad en St. Andrews, donde entro en contacto con pensadores preocupados por el ritmo de vida del mundo civilizado y las consecuencias sufridas por las clases trabajadoras. Como cualquier otro muchacho poseedor de privilegios, durante el tiempo que vivió en Escocia, no se preocupo en absoluto por conocer a fondo el país.
El motivo de retorno a Inglaterra, luego de acabar la carrera de Medicina, fue el abrupto compromiso arreglado por los padres del muchacho. Duro menos de tres meses tal intento de matrimonio, inducido por las ideas románticas de Jamie, la incapacidad de amar a extraños impuestos por voluntades ajenas.
Decidido a continuar con la vida académica hasta encontrar al amor de su vida, viajo a Escocia invitado por un amigo medico. Lamentablemente, una tormenta repentina imposibilito el viaje, deteniendo el viaje en las Highlands.
Cronología
© RED FOR SS


Última edición por Red el Jue 1 Oct - 13:14, editado 3 veces


You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Sáb 6 Jun - 0:44


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Desde la estación de tren, la lluvia parecía empeorar con cada tramo que el cochero adelantaba. Las calles de la ciudad, pavimentado, habrían sido el único alivio en ese momento, pero los caminos de tierra campestres, empeoraban la situación.
- Debemos detenernos, encontrar refugio. Los caballos podrían romperse las patas al caminar en el lodo – grito Jamie sobre el sonido de la lluvia, el tímido Jamie que hacia cualquier cosa por los demás, antes que por sí mismo. El cochero asintió, sin dudar. Esos animales eran el único utensilio de trabajo, el joven tenía razón.

Caminaron bajo la tormenta lo que pareció tres días, los pies hundidos en el lodo, tirando de los animales. Dejaron el carruaje en el mismo lugar donde quedo atascado, al amanecer, volverían a retomar el camino a Edimburgo y olvidarían los inconvenientes.
Escondido entre la ropa, esperaba que el agua no llegara hasta el dinero, tampoco hasta los libros. ¿Cómo podía vivir sin las palabras, los mundos fantásticos, que las páginas encuadernadas a mano, ofrecían?

El castillo, apareció de repente en el horizonte de colores rojizos, ni siquiera con la tormenta, el cielo dejaba que la oscuridad absorbiera los colores. Los hombres, alabaron a Dios, emocionados y reconfortados, mojadas las ropas, el cabello, el cuerpo entero. Debían continuar alabando al señor todopoderoso para no enfermar y morir.
Jamie tenía quien lo llorara, de vuelta en Inglaterra, pero quien sabía la vida del cochero. El muchacho, considero terrible, yacer por el resto de la eternidad en una tumba sin nombre.
- Allí no vive nadie – sentencio el otro hombre, apenas encontraron refugio bajo la entrada de piedra. Jamie alzo la vista. Parecían ser palabras ciertas, ya que tampoco veía un atisbo de luz en tan inmenso lugar.

El muchacho quedo detenido, observando, dejando la imaginación llenar los huecos donde anidaban dudas. Era un castillo antiguo, en las Highlandas. Podía pertenecer a las familias nobles escocesas, también podía existir desde los tiempos de la fallida conquista de Escocia. Oscuro, abandonado, cerrado.

El castillo podía contener solo silencios y polvo, era otoño y las familias con tales propiedades inscriptas en el patrimonio, llegarían con los primeros destellos de verano.
- Debemos intentar – la valentía lo apreso, haciendo caso omiso de los zapatos sucios, la ropa húmeda, la desesperación en la voz.

Jamie, era un muchacho, un doctor, con el corazón de niño, creyendo en Dios, en la ciencia, en el amor, indudablemente debía tocar la enorme puerta de madera, llamar a la benevolencia, intentar antes de quedar ambos, el cochero y él, al amparo de un techo de piedra, esperando llegar a un pueblo al amanecer, sin riesgo de contraer enfermedades.

Toco, un débil golpe de puño contra la gruesa madera, inseguro.
Por favor, por favor
- No hay nadie – insistió el cochero. Alguien, por favor, incluso si despierto a los muertos para pedir alberge, volvió a golpear, sin adquirir seguridad por completo, debatiendo la moral entre los modales y las imperativas necesidades.

Creyó oír pasos, y espero, hasta que la puerta cedió y un anciano de lúgubre aspecto, iluminado solo por la pequeña vela sostenida en la mano libre, acudieron.
- Señor, lamento la interrupción, pero nuestro carruaje se ha detenido en el lodo y no podemos continuar el viaje a Glasgow. ¿Podría ayudarnos? – el aspecto de los hombres, apena y el tono de voz de Jamie, indefenso, solo incita compasión ante los infortunados viajeros.

- Por favor, tengo dinero, os pagare la hospitalidad, del cochero y por mí. Ayudadnos – insistió, ante la carencia de respuestas por parte del hombre. Jamie debió desconfiar de inmediato, el silencio, la oscuridad del interior del castillo. Pero era joven, inexperto y soñador, y estaba en aprietos.



Última edición por she wolf el Mar 9 Jun - 0:16, editado 1 vez


the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Mar 9 Jun - 0:00


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Cuando el sol cayó y la luna se apoderó de sus dominios ella despertó en su fría tumba de piedra. Para un ojo humano todo habría sido oscuridad y humedad, insectos dándose un festín entre la mugre y la fría presencia de la muerte rodeándolos. Pero ella era especial, no estaba viva, tampoco muerta del todo, caminaba entre los dos mundos y, como tal, sabía ver más allá de lo que un humano vería. Para ella aquellas paredes llenas de polvo y telarañas eran su casa y el sarcófago de dura piedra su lecho. Era su hogar, sus dominios y, también su prisión, su maldición.

Cuando entró en el castillo la misma visión de dejadez y vejez la llenó. El tiempo parecía haberse detenido en la casa intentando recordar viejos tiempos de opulencia que siempre se antojaban mejores. Avanzó pro los corredores a silenciosos pasos dejando todo un rastro de gotas de agua tras ella. La luz tintineante de un candelabro acercándose la advirtió de la presencia de su anciano criado. Jacob no pronunció palabra, solo asintió, dio media vuelta y emprendió camino. Cuando fue de nuevo en busca del criado la habitación, tal vez la única en la que parecía que alguien seguía habitando, ya estaba preparada, el fuego prendido, la bañera lista ya rebosar de agua caliente que el cuerpo de la mujer a penas sería capaz de sentir. La dejó sola y ella sola se desprendió de las ropas empapadas y se metió dentro de la bañera. Una copa llena de un brillante líquido rojo reposaba en la mesilla junto a la bañera, no la miró dos veces antes de bebérsela toda de un solo trago, a penas sirvió para calmar su sed. Aquella noche tendría que salir de cacería, pero supo que sería infructuoso, la tormenta no haría salir las presas.

Por suerte para ella aquella noche no tendría que salir, las presas vendrían solas hasta ella.

Ya se encontraba vestida y con el cabello todavía algo húmedo cuando escuchó el toque en la puerta. Fue un sonido sutil, apagado entre el ruido de la tormenta, pero fue más que suficiente para hacerla alzar el rostro de viejo libro que se encontraba leyendo por infinita vez. Pronto el escuchó voces nuevas y, por un instante, casi le costó recordar qué era una voz, hacía tanto que no hablaba con nadie que había casi olvidado como sonaban las palabras al salir de los labios de un humano.

Salió de sus habitaciones apresurada y casi bajó los escalones de dos en dos. Jacob tapaba la visión de quien quiera que estuviera al otro lado, pero no le hizo falta verlo para olerlo. Fuerte, dulce apetitoso… se asió con fuerza al pasamanos de madera maciza de la escalera y precisó de unos minutos para serenarse y no saltar sobre el desconocido como un animal enceguecido aunque, en parte, no dejaba de ser eso mismo. Mientras tanto el hombre, porque era claramente la voz de un hombre, siguió hablando, casi suplicando por refugio. Hacía mucho tiempo que no sentía pena por nadie, pero él se la provocó. Sonaba tan desesperado, tan necesitado y ni siquiera tenía una pequeña idea de que justamente pedía refugio en la boca del lobo.

- No puede hablar. –su voz se alzó de pronto y Jacob, al escucharla, se giró retirándose levemente de la puerta y dejándole ver por fin al desconocido. Le pareció guapo, desde luego, pero también creyó detectar en él algo más a lo que fue incapaz de ponerle nombre.- Es mudo. –él mismo se cortó la lengua, pero eso no era algo que el hombre necesitase saber.- Si necesitáis refugio pasad, pasad.-detectó a otro hombre tras él, pero no le prestó a penas atención.- Será mejor que os resguardéis aquí de la lluvia. Las tormentas en las Highlands convierten el terreno en un verdadero infierno de agua y lodo. Jacob, déjalos pasar. –el mayordomo no pareció estar muy convencido, pero nunca se negaría a una orden de su señora así que, pese a las reticencias, se apartó de la puerta totalmente abriéndoles así a los desconocidos el paso.



You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Dom 14 Jun - 17:53


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Jamie siempre fue devoto de la Iglesia Católica, también de la Anglicana, dependiendo a cuál de sus padres acompañaba. Sucede a menudo, especialmente en la burguesía. Cada progenitor vive distanciado del otro, criando hijos según los caprichos del momento. Dios era solo uno, entendía y nunca antes aprecio la magnificencia hecha mujer, hasta que la voz firme apareció de entre las penumbras, un ángel. Así deben verse, al presentarse ante los humanos. Rostro ovalado, piel clara como cualquier rayo de luna. Jamie tuvo la extraña sensación, de que el encuentro inesperado, lo anhelo durante la vida entera.

Quedo mudo, tanto como el sirviente, por lo que el cochero respondió antes, empujando al muchacho dentro, dejando los caballos reposar bajo el techo de piedra del recibidor. Jamie, el médico graduado cuyo título servía para adornar las paredes de la casa familiar, en vez de ayudar a quienes necesitaban esos conocimientos, presto atención a la declaración de la joven señora de la casa. ¿Nació mudo? ¿Ella estaba pálida y alejada de cualquier rastro humano por enfermedad? ¿Por simple gusto? La conclusión resulto inverosímil: una mujer de tal belleza  y estatus, disfruta las comodidades de la vida en la ciudad, donde abundan bailes, fiestas memorables, solo quebrantadas por el nacimiento del nuevo día.

- Muchas gracias por vuestra ayuda, señora – Jamie inclino la cabeza, en señal de respetuoso agradecimiento – Con vuestro permiso – pidió, entrando en el hogar. El frio del exterior menguo ligeramente. En la torpeza, siquiera reparo en el lugar oscuro, los mueles cubiertos por telas, a  resguardo del tiempo y el abandono. El hombre ingles tenía la mirada soñadora sobre la mujer, dejando que el sirviente guiara al cochero hacia la chimenea. Jamie espero verlo después, aunque tuvo la presunción, de que el hombre no quería entablar amistad con quien quedaba atrás, encantado por una mujer misteriosa.

- Es mi primera vez en aventurarme por estos terrenos – confeso, tímido, restregando las manos buscando deshacer el contacto húmedo y frio. – Viajamos rumbo a Edimburgo – los modales adquiridos durante una vida de protocolo estricto, las palabras escapaban, aclarando la situación de cómo dos hombres solos quedan atrapados en mitad de las Higlands, durante una tormenta. Seguramente, para aquella aristócrata, actitud típica de ingleses, adentrándose en territorios desconocidos – Desconocía tal clima en esta parte de país, acepto vuestra descripción – reconoció, avergonzado de la carencia de conocimientos mundanos. Jamie contaba con veintiséis años, el alma inquieta e inocente de un niño criado con demasiada protección familiar, ajeno al mundo. Imposible quita defectos tales, cuando al crecer mantiene los mismos hábitos.

El agua caía de las ropas oscuras empapadas. Viajo con un traje, deshecho ya por el temporal y las maletas, a sus pies, estaban en la misma condición que las del dueño. El silencio incomodo al hombre. Parecía ocultar secretos, donde la oscuridad acaparaba cada rincón, extraño la única luz: ella.

- Mi nombre, señora, es Jamie Twin. De los Twin de Londres y Yorkshire – aclaro, resaltando el lugar de procedencia, el estatus. Solo en ambas localidades existían cómodos burgueses con quienes el joven Jamie tenía parentesco. Estiro la mano, cortes gesto de presentación, distinto a los comunes entre la gente trabajadora, quienes expresaban el cariño y buenas disposiciones de maneras efusivas, corporales.



the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Miér 24 Jun - 16:19


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

La joven dama no separó sus ojos del muchacho ni un instante mientras este entraba en sus dominios casi con timidez. Era un hombre y, sin embargo, parecía poseer todavía ciertos atributos de la niñez perdida, la inocencia lo rodeaba le resultó casi puro a sus ojos, un ser diferente a todo lo que antes había contemplado. Y su olor, su olor le hacía la boca agua mientras los colmillos pinchaban en el interior de su boca reclamando que los dejase libres para hundirse en la piel tersa que se adivinaba bajo el cuello de su camisa.

Con excelente educación le dio las gracias y relató su pequeña aventura para acabar presentándose. Jamie Twin, el nombre se le quedaría grabado a fuego en la memoria como una plegaria antemortem que alguna día recitaría en el momento de su muerte verdadera.- Yo soy Catriona, Catriona Mcalister. Mi familia ha dirigido estas tierras durante generaciones, pero temo que no dispongo de familia en lugares tan cosmopolitas como Londres. Soy solo una chica de campo. – sonrió con aparente inocencia, una sonrisa que se transformaría en una meuca en cuanto él se diera la vuelta. Una sonrisa que se transformaría en un gesto lleno de lujuria de sangre en cuanto sus labios se tiñeran con el color de su líquido vital.

- Debe de estar cansado, señor Twin. Mi criado ha llevado a su cochero a las cocinas para que entre en calor, pero usted es un invitado más distinguido por lo que merece un lugar diferente. Si me acompaña lo conduciré hasta un buen fuego con el que pueda entrar en calor. Si pudiera le proporcionaría algo de ropa para que substituyera la suya empapada, pero me temo que al vivir sola poseo poca ropa masculina. –podría haber sido una muy mala idea para cualquier dama admitir que vivía completamente sola en compañía de su anciano criado. Parecía casi la invitación de los sueños de cualquier maleante. Pero ella no era cualquier dama indefensa y Jamie Twin pronto lo descubriría.

- ¿Me acompaña entonces? –alzó el brazo hacia lo alto de la escalera indicando así el camino que deberían seguir. Solo había una habitación en todo el enorme caserío que dispusiera de fuego más allá de las cocinas, su propia alcoba. Así, como la araña que atrae a la mosca hasta su telaraña, Catriona quiso conducirlo hacia su habitación. No le diría que era suya, por supuesto, pues aquello habría resultado extraño, pero lo envolvería en ella hasta que le fuera del todo imposible escapar.

Nunca había sentido tanta sed como en aquel momento. Tal vez tras su conversión, pero de todos modos era una sed diferente. Siendo una neófita la sed la controlaba de tal forma que todo humano resultaba una presa apetecible  deliciosa. Pero había pasado ya muchos años desde aquello y la sed que sentía por aquel muchacho era distinta… aunque igual de exigente.



You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Miér 1 Jul - 0:04


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Jamie sigue a la joven mujer, confiando ciegamente en la hospitalidad, regodeándose feliz en el reconocimiento de clases. Por un momento se detiene a pensar, en las consecuencias que  dejaron a la muchacha sola en semejante lugar, alejado completamente de la civilización, acompañada solo por un criado mudo. Espera que nada tenga que ver con enfermedades, tiene terror absoluto por ellas, por padecerlas.

Como médico, conoce los efectos de la tuberculosis, sífilis, fiebres. Horribles muertes, todas ellas. El joven médico no quiere morir joven, pero tampoco entre terribles dolores. Una muerte rápida, imperceptible. Ha pensado en ello desde antes de comenzar el viaje, alguna clase de profecía fatalista, sostenida contra el pecho, a veces oculta en los bolsillos limpios del saco.

Hizo una educada reverencia ante la presentación de la mujer, encantado de tener la oportunidad de conocerla. Catriona, Catriona – Un placer conocernos, mi señora - Un poema escrito con huesos y sangre, carne y piel, caminante viva por pasillos lúgubres. Continuaba pensando, como alguien encantador que podía deslumbrar a quien la mirara, viviera en esas condiciones.

- No digas eso, mi señora. Vuestra presencia es más digna que cualquiera otra familia que conocí en Londres – la sonrisa nerviosa delata los sentimientos repentinos y genuinos. La vida anterior a la llegada a ese castillo parece una neblina, un momento interminable de anhelos secretos, tristes – Permitid que os sea sincero, la vida en el campo os sienta bien – demasiado bella, pálida. ¿Acaso el sol nunca toca su cuerpo? ¿Han visto sus ojos brillantes el último amanecer? Sabe que la última moda es la extrema palidez, pero para Jamie, la belleza de la piel bronceada es única. Evoca los recuerdos felices en Yorkshire, antes de tantos eventos tristes y agobiantes.

- Mi señora, por favor no os preocupéis por mí. Traigo ropa en la maleta, espero que aun este seca – la sonrisa distiende la tensión de los hombros, el ligero fruncimiento de ceño, perturbado por las memorias. En efecto está cansado, ansioso por un poco de calor de chimenea y ropa seca. Es lo único que ansia. Como en otras oportunidades, resigna los propios deseos para dejar reflejar los modales aprendidos – Una chimenea será más que suficiente – los pasos del joven apenas provocan sonido, debido a la buena calidad del calzado, a la tormenta rugiendo fuera de las paredes del castillo. El tiempo parece detenido, continuo reflexionando, incapaz de salir de su asombro. Aparte de las obviedades presentes, a Jamie el lugar no le inspira miedo, tampoco rechazo.

Curiosidad, a montones, pero siente la seguridad emanada de las piedras antiguas, la repentina fascinación por la joven señora del lugar nubla cualquier otro pensamiento. Probablemente, oyó la pequeña voz de advertencia, ningún caso hizo. Catriona es solo una bella mujer, en un lugar apartado. Nada extraño en ese estilo de vida. Esta a salvo.


the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Vie 10 Jul - 20:11


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Él era amable y suave, encantador. No era capaz de recordar la última vez que un hombre había sido así de dulce con ella. Si cerraba los ojos solo recordaba gritos y ruegos, solo veía caras contraídas por muecas de pánico puro y ojos muertos mirando al vacío. No, hacía mucho tiempo desde que algún era humano fue amable con ella, pero todavía hacía más desde la última vez que ella lo fue.

- Sois muy amable señor Twin. –si hubiera podido se habría sonrojado por sus halagos, pero hacía siglos que había perdido esa cualidad.- Lo cierto es que disfruto con mi apacible vida en el campo, pero no por ello pierdo las esperanzas de ver la ciudad algún día.-de ver el mundo en sí mismo. Cuando despertó a su nueva vida, su creador no le permitió marcharse de aquellas tierras, cortó sus alas e hizo de las highlands su prisión. Había acabado odiando aquellas tierras casi tanto como las había amado, una contradicción que mantenía su cuerpo allí encadenado por lazos invisibles mientras que sus sueños se elevaban hacia fronteras más extensas.

La casa estaba silenciosa como siempre, fría y oscura, lúgubre. Si arrancara las sábanas que cubrían los muebles y los cuadros, abriera las ventanas y encendiera las docenas de candelabros que ahora decoraban las tristes paredes parecería un lugar completamente distinto. Parecería su hogar de nuevo y eso era precisamente lo que la asustaba, el recuerdo de lo perdido. La compañía de la que disfrutó un día y que perdió en una sola noche.

- Por aquí, por favor. –entreabrió la puerta de sus aposentos, lo suficiente para que él pudiera pasar y el poco calor que la habitación almacenaba no se escapase.- Acomódese donde prefiera, siéntase como si estuviera en su casa. –como buena anfitriona le dejó espacio para descubrir el cuarto. La bañera en uno de los extremos todavía dejaba escapar vapor mientras que el fuego crepitaba en la chimenea y arrojaba la mayor parte de luz a la habitación. Las cortinas escarlata de la ventana estaban descorridas y a través de ella se vislumbraba una media luna perfecta. A los pies de la cama perfectamente hecha todavía reposaba el vestido, hecho una mola desordenada y sucia de barro. Era, a su manera, un escenario pacífico, invitaba a la relajación, pero no a ella.

Catriona no le quitó ojo a su invitado, observó cada paso y cada pequeño gesto que dio, lo siguió de cerca además. Inhaló una honda y silenciosa bocanada, llenándose de su olor menos contaminado por los otro dos hombres ahora que estaba solo. ¿Sabría su sangre tan dulce como su aspecto parecía querer indicar? ¿Sería de la clase de hombre que suplicaba por su vida o, por el contrario, de los que se hundía pacíficamente en su abrazo de muerte? Tal vez ninguna de las dos cosas, quizás ambas a la vez. Jamie parecía diferente a todo lo que había conocido hasta el momento, solo había bastado una mirada para darse cuenta.- Disculpe la bañera y el ligero desorden, me estaba dando un baño justo cuando han llegado. Estas son mis estancias, son las únicas dependencias habitables me temo. El resto están cerradas y afectadas por el desuso. –solo las ratas y los bichos las visitaban, sus compañeros de cama.

- ¿Podría hacer algo más por usted? Pídame lo que necesite, no tema. –pese al tiempo que hacía que no era amable con nadie no parecía haber perdido la práctica. Había cosas que no se olvidaban. El cazador nunca olvidaba cómo cazar y, decididamente, eso es lo que ella era una cazadora y él, su presa.



You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Mar 14 Jul - 1:32


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Cada peldaño  significaba subir hasta la planta superior, y de tanto en tanto, Jamie miraba desde las alturas, el salón principal, la altura casi lo espanta. El castillo  era similar a otros, que visito con la familia durante las vacaciones o eventos sociales de Londres, la única excepción consistía en las sabanas blancas cubriendo cada objeto que existía en ese lugar. Mas preguntas comenzaron a rodear al joven hombre. ¿De verdad vivía en ese lugar? Entro detrás de la joven mujer, sin mirar demasiado el estado de la habitación, excepto por el vestido al pie de la cama. El siempre educado Jamie, comenzó a extrañarle tal comportamiento en una dama como Catriona. ¿Acaso no tuvo tutora? Debió tener, para aprender francés y literatura, y etiqueta. Quería compartir con ella, las maravillas de la ciudad, las luces de los salones de baile, las aventuras históricas que podían suceder caminando por los pasillos del Museo Británico. Jamie poseía la necesidad de mostrarle las maravillas del mundo moderno, los avances de la civilización, llevarla lejos de ese castillo lúgubre, lejos de las sombras cubiertas por telas blancas. Las ansias, por supuesto, quedaron resumidas a:

- Muchas gracias, señora, por vuestra gentil hospitalidad – decidió dejar el tema, resolviendo que una joven mujer, aun educada, estaba recibiendo al cochero y a él, sin previa anticipación. Abrió las puertas de la casa y creyó en la buena reputación de los hombres Nada podía reprochar, ni pedir – Por favor, ya ha hecho demasiado – dejo la maleta en el suelo, antes de tomar una de las manos de Cartriona entre las suyas.

Frías, témpanos unidos a los brazos, blancos, sin los clásicos tonos rojizos u azules que adquiere la piel al tomar frio en demasía. Otro evento extraño. Lejos de sospechar, Jamie lo adquirió al cansancio. Un simple viaje termino en desastre antes de siquiera comenzar. Por la mañana escribiría al amigo que lo esperaba, anunciando el retraso. Ojala ya no lloviera entonces – Pero, una simple pregunta ¿Tendría papel? Un amigo me espera en Glasgow y seria amable de mi parte escribir sobre este repentino retraso – no tenía intención de soltar la mano de Catriona, indeciso sin embargo sobre si este gesto molestaría a la joven mujer.

Con un movinto agraciado, soltó la mano femenina, retrocediendo un paso.

Jamie se sentía pequeño e inseguro, sensaciones provocadas por la apariencia desarreglada que llevaba. Cuando imaginaba conocer a la mujer que amaría, esas escenas sucedían de maneras similares a los cuentos. Bien vestido, limpio y sin necesidad de dormir por horas. La vida parecía empeñada en enseñarle el gran desacierto de mantener la inocencia, en cambio, él intentaba de nuevo, maneras de conservarlas.

Bajo la mirada avergonzado, de reconocer el reciento enamoramiento con la gentil anfitriona. El corazón del joven latía rápido, los nervios querían revelar una sonrisa en los labios finos. Nunca antes sintió esos síntomas, quería mantenerlos aferrado a su pecho, para siempre.

En un intento por disimular el comportamiento vergonzante, volvió hacia el lugar donde dejo las maletas. Llevaba ropa y el dinero, libros, lo que consideraba valioso para la supervivencia lejos del hogar familiar.

- La ciudad la sorprenderá, lo aseguro. Cuando usted desee, cuenta con una invitación mía, para Londres. Debo tanto a usted, seria encantador poder devolver el favor – lo que Catriona deseara, Jamie aseguro poder entregarlo. Resultaba un hombre de palabra.

Continuaba sorprendido por el congelamiento de las manos de Catriona. Podía ser alguna enfermedad, conocía algunas cuyos síntomas era la baja temperatura corporal. Sintió la responsabilidad de ayudarla, sin temer el contagio. Estaba realmente concentrado en buscar ayuda para la joven mujer, que durante el proceso de apertura del equipaje, una hebilla dio un pellizco al dedo índice de Jamie con la fuerza necesaria para dejar una pequeña mancha rojiza e la blanca piel del muchacho, pálido de frió.



the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Mar 11 Ago - 18:16


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Que le cogiera las manos la pilló decididamente por sorpresa. En cuanto su piel tocó la de él sintió su calor traspasando las capas de helor que la recubrían a ella, pese a la tormenta y al frío propio de la misma el hombre seguía conservando ese calor tan especial que ella hacía mucho que había perdido, ese que lo hacía tan humano, tan apetecible. A penas fue consciente de lo que le decía pues todo su atención no iba dirigida a otra cosa si no a contenerse y no saltar sobre él como la bestia sedienta que realmente era. ¡Pero cuanto habría querido arrojarse a sus brazos, envolverlo con los suyos y consumirse entre el calor de su cuerpo y el sabor dulce de su sangre! Si todavía creyese en ángeles Catriona pensaría que Jamie Twist era uno y como la chiquilla avariciosa que había sido y seguía siendo lo querría solo para ella.

Cuando sus manos se desprendieron de las de ella estuvo a punto de rogarle que no la soltase, pero se mordió la lengua y se calló obligándose en el proceso a sí misma a asentir.- Por supuesto, debe avisar a su amigo…-murmuró mientras intentaba ordenar lo que él le había dicho. No podría dejarle escribir esa carta, ni esa noche ni nunca. Jamie nunca llegaría a Glasgow, pese a que él todavía no lo sabía aquel sería su último alto en el camino, pero era mejor que así, que nadie lo supiera. Así nadie vendría a buscarlo ni encontraría su cadáver putrefacto junto al resto de víctimas en su jardín. Jamie permanecería joven y eterno en la memoria de aquellos que lo amaban para siempre, ¿qué podía haber mejor que eso?

Iba a sugerirle que escribiera la carta a la mañana siguiente, que descansase primero, cualquier excusa habría sido buena, pero no pudo a penas abrir la boca cuando la olió, sangre fresca. Los colmillos hicieron presión contra los labios cerrados, sus manos se contrajeron hasta formar dos puños apretados, creyó poder escuchar de nuevo el latir apresurado de su muerto corazón. Sí de por sí encontraba su aroma embriagador, el olor de su sangre era diez veces más potente. Quería –necesitaba– probarlo, ¿por qué esperar más?

En unos silenciosos pasos ya volvió a estar junto a él, Jamie no la miraba, pero esta vez ella no buscaba deleitarse en sus dulces ojos, si no en algo más íntimo y personal. Fue Catriona quien tomó esta vez su mano herida entre las suyas. Sobre la piel pálida destacaba una única gota carmín, espesa, roja, perfecta… apetitosa. Lo instó a alzar la mano hasta sus labios entreabiertos y con un roce tan ligero como un copo de nieve lamió con la punta de su lengua la pequeña gota. Pese a la reducida cantidad el sabor pareció explotar en su paladar, era incluso mejor de lo que nunca se hubiera atrevido a imaginar. Se encontró incapaz de parar, sus dedos rodearon el de él, obligaron a presionar el dedo con algo más de fuerza contra su boca y sorbió intentando así sustraer cual ladrona toda la sangre que pudo de la pequeña herida. Sus dientes rozaron al yema del dedo, nerviosa, sentía necesitar más y más, pero aquellas pocas gotas no la saciarían nunca. ¿Lo haría acaso vaciarlo completamente?

- Oh, Jamie, sois más dulce de lo que imaginé.-murmuró, todavía manteniendo el dedo de él contra sus labios que se mancharon con pequeñas gotas de color carmín.- Tan dulce, tan caballeroso, tan amable… No se encuentran ya hombres como vos. ¿Cómo pretendéis que os deje marchar?-se lamentó como quien se lamenta de algo irreparable pero, ¿no tenía ella el poder para mantenerlo siempre a su lado si así quisiera?



You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Dom 30 Ago - 21:54


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Jamie deseo que esos labios carmín repitieran su nombre para siempre.

Dulce, dulce Catriona, podía retenerlo a su lado con solo pedirlo, Jamie estaba decidido a permanecer en ese castillo olvidado, en aquella tierra peligrosa, siempre conspirando contra los ingleses. Por ella, recorrería los pasillos del santuario de la muerte, enfrentaría a Dios.

El amor que sentía por aquella criatura hecha de luna, inundo los sentidos, sumiéndolo en una niebla de placer y sumisión.

─ No dejes marcharme, por favor ─ suplico, incapaz de encontrar repulsión ni extrañeza, cuando ella escogió el dedo herido para llevarlo a la boca. La arrebolada pasión causo un intenso color rojo aparecer en las mejillas y el cuello, la respiración comenzó a escasear, la temperatura del cuerpo ascender.

Dejo caerse sobre la suave superficie de la nube que parecía cargarlo, elevando la conciencia a un nivel desconocido.   Placer y dolor, desparramados ambos por los nervios, el dedo lastimado pulsando con fiereza.

─ Dejadme aquí, por favor, a tu merced, mi señora ─ cerró los ojos, abandonado a la situación.

El único pensamiento dominante era la incapacidad para abandonar a Catriona, la gentil doncella que abrió la puerta cuando la tormenta amenazaba con devorarlos, en esas tierras salvajes.

Cuantas veces encontró abrumador el ambiente escocés, ansiando retornar pronto a la casa de Londres, cómoda y lejos de la tierra húmeda, los vientos feroces y esos rostros curtidos por cierta mitología salvaje que Jamie encontraba anclada a los antiguos tiempos de los pictos.

Con los ojos cerrados, estiro la mano libre para tocar a la muchacha. La mejilla estaba fría, helada y la cercanía permitía que aspirara el aroma de su cabello, la inducción a un paraíso eterno, incapaz de identificar los aromas.

¿Rosas, lavanda?

El ambiente que los rodeaba desapareció, el mundo quedo convertido en Catriona, el aroma de su cabello, la frialdad de su cuerpo. En ningún momento pensó, que solo los muertos permanecen fríos cuando la vida los abandona, y que la sangre es fuente de poder para ciertas criaturas.

Jamie ni siquiera oiría aquellas, convencido de que las historias de ultratumba pertenecían a civilizaciones inferiores, a los que vivían en los campos con la brujería como única religión.

Las únicas creencias de Jamie eran la ciencia y Dios.

Y Catriona, convertida en la única entidad que merecía adorar, parecía reclamarlo y Jamie encontró aceptable aquella condición, porque no tenía nombre y prefería odiar la anterior vid antes que vivir en las sombras sin esa joven mujer.

Con rodillas temblorosas, cayó al suelo, aferrado al vestido de la muchacha.

En ningún momento, logro separar la verdad de la fantasía.



the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Mar 8 Sep - 19:38


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Todos sus deseos cobraron fuerza en cuanto el muchacho dejó ir su sincera súplica. Tal vez Dios realmente existían y había decidido ser por una vez benigno con su alma, si es que todavía tenía una o, quizás, era el temido ángel caído el que le sonreía desde las profundidades del averno concediéndole aquel alma cándida y dulce a la que tanto tiempo llevaba esperando. Puede que solo fuera cosa de la casualidad. Fuera como fuere Jamie Twist había ido a parar hasta las puertas de su guarida y nunca más volvería a cruzarlas. No, al menos, todavía preso de aquella naturaleza humana y frágil.

Sus labios acariciaron la piel de su mano, descendieron por su palma  y se detuvieron para besar el interior de su muñeca. Notó bajo sus labios el latir trémulo de su pulso y solo con cerrar los ojos un instante pudo imaginar la sangre fluyendo por sus venas y llenando aquel cuerpo de vida. Se llenó de su fragancia, aquel aroma único que pese al paso del tiempo sabía que nunca más podría olvidar. Buscó sus ojos, sus miradas volvieron a chocar, ella sonrió y en un pequeño paso más ya estaban tan cerca que sus cuerpos se tocaban y sus alientos se podrían entremezclaban  (si ella realmente necesitase respirar). Apartó la boca de su piel, de su calor, dejó que su brazo cayera hacia el vacío, pero sus manos empezaron entonces a ascender hasta descansar en lo alto de su pecho, una sobre su corazón que latía fuerte y rápido.

- Creo que te llevo esperando toda mi vida. –sonaba a locura, a exageración, pero cuando uno ha vivido una vida tan larga como la suya aprende a apreciar las pequeñas coas y, sobre todo, aprende a temer a la soledad.- Si tú me dejaras, Jamie, podríamos pasar la eternidad juntos. Un mar de tiempo inagotable, el infinito, solo tú y yo contra el mundo. Te amaría como nunca te ha amado nadie y como nadie te amará jamás, juntos conoceríamos todas las maravillas de este mundo y juntos nos iríamos también de él algún día… –mientras hablaba sus dedos se fueron retorciendo y apresando la tela de la camisa de él entre ellos. Contuvo el aliento, o más bien pareció hacerlo, se alzó de puntillas poco a poco, sus labios casi se tocaban ahora.

- Yo seré tuya y tú serás mío… –no fue más que un murmullo que apago pronto al unir su boca con la de él. Su beso, pese a su inocente apariencia, no tuvo nada de dulce ni suave. Los labios de la mujer se apretaron con fuerza sobre los de él, como si intentase absorber su misma alma. Entre caricia y caricia flamante, sin aviso previo alguno, mordió su labio, un leve mordisco que hizo brotar nuevas gotas de sangre. Le hizo probar el sabor de su propia sangre y conteniendo un gemido animal su boca empezó a desplazarse. Bajó por su barbilla, recorrió el sendero de su mandíbula y, finalmente, sus labios pálidos se posaron sobre el inicio de su cuello. El cuello de la camisa le molestaba así que, sin pedir permiso alguno, sus manos se movieron para desabrochar el primero de los botones.

- Solo será un momento, un pequeño pinchazo… y serás lo que yo soy, verás lo que yo veo… caminarás conmigo por la eternidad… –canturreó mientras que apartaba con avidez la tela y dejaba más piel del cuello descubierta. Hundiría en él sus colmillos, lo acunaría en su abrazo mortal y le otorgaría su propio aliento del que renacería.



Última edición por Red el Vie 11 Sep - 11:56, editado 2 veces


You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Vie 11 Sep - 3:31


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Caminaba en un sueño, cuyos feudos resultaban imposibles de reconocer, por la humedad de los labios de Catriona, el nudo en la garganta impidiendo cualquier protesta, la nube cegadora impidiendo que la racionalidad retornara. Los conceptos modernos que Jamie aprendió desde la tierna infancia, no encontraban aplicación en ese nuevo mundo de magia retorcida.

Un hechizo, subiendo por los huesos, atrapando los sentidos, paralizando el cuerpo. El aroma de la muchacha, los cabellos dorados cosquilleando la nariz, sintió el latido feroz de su entrepierna, en el pecho. Creyó que lloraría, aturdido, vulnerable.

Las palabras de Catriona atravesaban el alma del joven hombre, deshaciendo los pilares construidos en la sociedad para revelar la prehistórica existencia de ese habitáculo, lleno de recuerdos y conocimiento anteriores a esta vida que Jamie ignoraba por la ávida consumición de ciencia y progreso, ambas una mentira creada para justificar el asesinato de los pueblos ajenos a Europa y su mediocre constitución.

Una vida esperando, la eternidad planteada con tal sencillez, el tiempo detenido a placer de ambos. Que es esa noción, aparte de un reloj. Que es el amor, si Catriona desaparece, quien amaría a ese muchacho tímido y huraño si no es esa mujer escapada de un sueño que no recuerda, pero conoce, porque estuvo en ese castillo, porque conoce el suspenso de las sabanas tapando los muebles, la oscuridad ejerciendo atracción.

En ese lugar, Dios olvido a Jamie Twist.

Y este último, dejo que lo guiara la oscuridad, las manos de aquella mujer, la boca que acabo por destruir cualquier signo de resistencia remanente. La mordida dolió, ardió de la misma manera que una quemadura. Jamie deliro, entre el éxtasis y  la reveladora sensualidad.

Estaba quitando algo oculto en su interior, aspirando vida. Un gemido profundo escapo de la profundidad de su garganta, un orgasmo involuntario sacudiendo los cimientos del cuerpo.

─ ¿Me dejaras? ¿No te arrepentirás? De esta triste humanidad, de este cuerpo que un día volverá a los huesos y la tierra ─ abrió los ojos repentinamente, devolviendo las sensaciones nerviosas al cuerpo, respirando agitadamente, casi en terror, con los labios de Catriona en el cuello.

Hundió la mirada en los orbes azules, aterrorizado por el incipiente peligro, palpable en las promesas de la joven mujer, pero solo fue un segundo en un momento estirado, ausente de tiempo y localización. Si le preguntaban dónde estaba, quien era y que estaba haciendo, no entendería y no sabría responder. Catriona borro cualquier aspecto del joven hombre anterior a la llegada del castillo.
Dejo un libro nuevo, dispuesto a escribirse para complacerla, para seguirla en las profundidades del infierno.

─ Hazlo, entonces. Consume mi alma, devora la carne y entierra los huesos, no me dejes vivir sin ti ─ suspiro enamorado, confundido. Los labios hinchados reclamaban ayuda, los dedos entumecidos pedían por movimiento, la boca reseca necesitaba agua.
Inclino la cabeza, para unir los labios de ambos con hambre desesperado. Hundió los dedos pálidos en la suave piel del cuello de Catriona, mordió sus labios y encontró un camino entre la piel y el cabello, donde enredo las manos para sujetarla firme contra su rostro.

Ahora caminaba en sus fantasías salvajes.



the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Jue 1 Oct - 13:13


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Cuando él aceptó, Catriona casi tuvo ganas de chillar de pura alegría pese a que también sabía que ninguna eran las posibilidades que tenía el hombre de negarse, no a ella. Durante años y años se había sumergido y practicado los juegos de la seducción. Al principio no fue más que un juego, una manera de sentirse plena y mejor consigo misma al saberse deseada por los mismos que antaño la habrían despreciado. Pero con el tiempo se había vuelto aburrido, demasiado fácil, todos eran igual… hasta que llegó él. Jamie con sus ojos inocentes y su sonrisa de niño, una sola mirada a la puerta le había bastado para saber cuan especial era. No había podido pues ser paciente ni esperar, no cuando el olor de su sangre la había encandilado de tal modo. Tenía que ser suyo.

Lo sería.

Al principio Jamie casi ni se movía pero, de pronto reaccionó como si hubiera despertado de un profundo letargo. La besó y ella le volvió a besar de vuelta, las manos masculinas empezaron a moverse por su cuerpo, notó el toque de sus dedos calientes en la piel sensible de su cuello e incluso pudo percibir el latir apresurado de su corazón excitado. Jamie tenía razón, no lo sabía aun, pero quería consumarlo por entero, su alma, su cuerpo y su corazón sería suyos para siempre, aunque él todavía no pudiera llegar a comprender con exactitud lo que significaba siempre para alguien como ella. Pero pronto lo haría, pronto comprendería, pronto no habría ni un solo secreto entre ambos. Su solitaria vida estaba a punto de tocar su fin.

- No tendrás por qué hacerlo, estaremos juntos siempre. –lo tranquilizó entre beso y beso con tono suave, como lo haría una madre con su pequeño retoño. Eso sería Jamie para ella de algún modo, su pequeño tesoro.- Te lo prometo, no dejaré que nadie te aleje de mí. –su promesa fue contundente, más quedó algo ahogada por los febriles besos que ninguno de los dos parecía dispuesto a parar. Las manos de Catriona volvieron a encontrarse con los botones de la camisa, los abrió a prisa, casi arrancándolos hasta que la piel de su pecho estuvo al fin visible. No tardó en acariciarlo ascendiendo poco a poco las manos hasta llegar a la altura de su corazón. Fue entonces cuando lo empujó, no ejerció toda su fuerza ni pretendió hacerle daño, solo quiso encaminarlo hacia la enorme cama donde lo hizo caer de espaldas. Ella se aferró a él en la caída y acabó encima. Le sonrió entonces con la picardía de quien está a punto de compartir un secreto, pero jamás llegó a pronunciar palabra alguna. Volvió a besarlo, sus labios trazaron un sendero hasta su cuello donde la palpitante vena la esperaba.

- Para siempre… –susurró justo antes de abrir las fauces y, por fin, clavar los colmillos en la blanda carne. La sangre brotó enseguida, llenó su boca y ella se sintió en puro éxtasis. Se apretó más contra él, aspiró con más fuerza y se llenó de su esencia.



You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Sáb 10 Oct - 4:15


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

El último recuerdo, el momento anterior a la desaparición, es el final antes del gran interrogante que procede, la intención de interpretar el hueco, la pieza ausente en ese gran rompecabezas, es un evento posterior. Jamie cayó en la cama, aturdido por el salvajismo que interpreto sexual, conservando la ausencia de reacción. La improvista situación lo tomo desprevenido, pero nada hizo para revertir los cambios violentos, para detener a Catriona ni para imponerse sobre el propio espíritu.

Jamie cayó en la cama y cerró los ojos, el latido furioso en las sienes desbordando en el cuerpo entero, el dolor repentino acuchillando el cuello, parecido a cristales incrustándose en la carne, atravesándola para navega a través de venas y arterias, induciendo el cuerpo al sueño pesado, al cual Jamie entrego las fuerzas restantes.

Soñaba con imágenes perturbadas, Catriona mordía el cuello y la vida escapaba en hilos rojos que encontraban asilo en la boca femenina. El cuerpo se hundía en la cama, los sentidos perdían estabilidad. Estaba asustado, pero recordaba constantemente que estaba dormido, convencido del dulce temperamento de la muchacha escocesa y la seguridad ofrecida. Ciertamente no recordaba haber ingerido comida, ni quitarse la ropa pero estaba bien, liviano al flotar en el aire.

Catriona, Catriona. Ella dijo de estar juntos para siempre, sin arrepentirse de la esa elección, sin conocerlo y juzgarlo, queriéndolo recíprocamente, matando la angustia por un desamor repentino. Otra vez, en ese sueño, tuvo miedo de perderlas porque ese nuevo sentimiento pedía y pedía, el dolor lacerante contraía los músculos, los órganos internos.

Esta no era la pasión descrita por los poetas, pero ella era tan perfecta como esas líneas románticas exaltando la belleza corpórea que olvido el dolor, la confusión. Jamie navego las líneas del sueño, gimiendo adolorido debido a los cristales irrumpiendo en la piel, observando los hilos rojos escapando del cuerpo. Intentaba aferrarlos, devolverlos al lugar correspondiente. Estos escapaban con el mero contacto, traspasando la piel, desesperando al muchacho.

Permaneced, no me dejen.

Y continuo soñando inconsciente.



the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Vie 30 Oct - 19:53


I - Una vida sin conocer tu rostro, en un lúgubre lugar, la espera acabo .

Saciada y todavía extasiada se dejó caer sin cuidado sobre el colchón junto al cuerpo masculino de respiración calma. La boca pintada de violento y atroz color sangre sonrió mientras su dueña volteaba a mirar de nuevo al chico. Jaime tenía los ojos cerrados y respiraba con calma, casi parecía dormido, en paz. Lo habría parecido al menos de no ser por la grotesca mancha de sangre que cubría gran parte de su cuello, hilos de sangre manchaban también su pecho allí donde la camisa abierta los había dejado colarse y las perfectas sábanas blancas bajo él habían corrido el mismo destino. A Catriona nunca le pareció nada más bello que Jaime en aquel momento.

Pasó uno de sus dedos sobre el pecho masculino deleitándose con el calor que todavía desprendía. Esparció el reguero de sangre, primero hacia abajo hasta la cinturilla de sus pantalones y después volvió a ascender hasta acariciar sus labios haciéndole probar el sabor de su propia sangre.- Mi dulce chico, ¿serán tus sueños tan dulces como tú? –murmulló con voz tierna pese a saber bien que él no podía escucharla.- Muy pronto soñaremos los dos juntos.

Apartó las manos de él, solo durante unos instantes, acercándose una de sus muñecas a sus propios labios dio un mordisco, dos perfectos orificios sangrantes se abrieron sobre su piel. Poco a poco acercó la herida hasta la boca de Jaime y presionó hasta que lo obligó a abrir los labios. –Bebe. –ordenó al humano durmiente cuando pequeñas perlas rojas empezaron a colarse en el interior de su boca.- Bebe, solo unas gotas bastarán, solo un poco… –recitó mientras empezaba a acariciarle el cabello cual madre a su retoño enfermo. En algún momento empezó a tararear una vieja nana que ni si quiera podía recordar donde la había aprendido. ¿Tal vez recuerdos de su propia vida humana?

Pronto amanecería, le marcó el instinto y, al mirar por la ventana, no tardó en corroborarlo, tendría que dejarlo. Solo por aquella noche, solo un poco más y caminaría a su lado por toda la eternidad. Mas levantarse de la cama fue un esfuerzo máximo, no quería dejarlo.

Antes de marchar, corrió las cortinas y apagó las velas, la habitación quedó completamente a oscuras. El hombre en la cama siguió durmiendo y por un momento Catriona lo observó desde el umbral de la puerta preguntándose una vez más qué soñaría. ¿Soñaría con ella? Si ella pudiera soñar, decididamente, lo haría con él. Pero no podía, así que tendría que contentarse con el saber que lo vería a la noche siguiente y todas las que vinieran después. Cerró la puerta con cuidado tras ella, no tardando en encontrar a Jacob al pie de las escaleras.- ¿Te has ocupado del cochero? –el criado asintió y eso fue todo. No había necesidad de más preguntas o explicaciones que jamás pudieran ser pronunciadas. Jaime iba a quedarse allí con ella y todo lo que resultase una molestia debía ser erradicado.

Cuando la losa de su tumba se cerró sobre ella, en la cara de la vampiresa brillaba una sonrisa. Las horas que pasara muerta no serían si no un pequeño suspiro hasta que pudiese volver a verlo.



Off:
Juraría que dijimos de acabar este cap y pasar al siguiente, así que he cerrado ya con este post, pero si no era así, puedo editar ^^


You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Miér 4 Nov - 0:20


II - Ven a mi, no me dejes sin ti

El sueño de sangre ceso, en esa peculiar manera onírica. En un momento, estas bajo una habitación iluminada con candelabros, luego hilos rojos escapan del cuerpo, el dolor provoca los gritos ahogados de socorro, lo siguiente es una calma apacible recorrer cada miembro, disminuyendo la sensación perturbadora de acoso hasta solo convertirla en una suave brisa, un beso de mujer.

Jamie despertó con los primeros rayos de luz, el astro dorado amaneciendo, la luna desapareciendo en el horizonte. El cuerpo adolorido, añadido al terrible sopor, una especie de niebla obligándolo a dormir y dormir, impedía que reconociera el lugar donde estaba. Con pesar, alzo una mano, tocando el ardor intenso, palpando con la punta de los dedos, la piel reseca levantada, relieve exacto de una herida. El joven hombre recordaba eventos difuminados. La primera vez que observo el castillo, la percepción de abandono y desesperación por estar perdido en mitad de una tormenta, aislados en la naturaleza. La imagen de Catriona apareció, perfecta representación de un ángel, así como también retornaron los vestigios del sueño erótico, la mordida en el cuello, la inflamación exaltada de los sentidos. La vergüenza reemplazo al cansancio, la osadía cometida al pensar desvergonzadamente en una mujer compasiva, quien creyó en la buena reputación de los hombres, porque recordaba haber tenido un acompañante, para abrir las puertas del hogar sin dudas intercediendo.
Acomodo las piezas restantes, las que poseía, para recomponer la historia. Llego con la tormenta, herido. Seguramente resbalo en el barro, cayo, produciendo los pequeños cortes en el cuello. Exhausto, cayó en la cama sin quitarse la ropa, el rostro sucio de lluvia y agotamiento. A pesar de la oscuridad reinante en la habitación, sin la protección de los parpados, los ojos ardían.

Jamie suspiro, para volver a dormir. El próximo despertar, sucedió repentino, las fuerzas recuperadas, el hambre anidando en el estomago. Incorporo el cuerpo de la cama, descorriendo las pesadas cortinas, el sol quemo la piel pero solo comparo ese momento a uno de los tantos veranos en la casa de campo, rodeado de primos, libros, el perro favorito que poseía, un corgi dorado dotado de gran inteligencia. Los sueños estuvieron plagados con la figura de Catriona, la ansiedad por escribir a Glasgow a pedir disculpas por el retraso, a Londres para anunciar el ansiado encuentro con la distinguida dama, ocultando la terrible y dulce ilusión, de poder pedir la mano de ella para el matrimonio.

El espanto sucedió al observar la imagen del físico en el espejo. Ahogo el grito, la sangre manchaba la camisa arrugada, la piel limpia del pecho, el cuello estaba sucio del líquido cobre, seco en las dos pequeñas heridas, parecidas a agujas cuya punta solida traspasaron la piel con violencia desmedida.

Busco a Catriona, a través de las escaleras rechinantes, pasillos cuyos cuadros y muebles estaban cubiertos de tela blanca, polvo añejo. Las habitaciones parecían hablar de soledad acumulada en años, las pesadas cortinas de cada ventana impedían la luz solar traspasar para iluminar el interior. La busco con modales desesperados de temor al pensar siquiera que ella era intangible, un sueño poético en la desesperación nocturna. La visión del sirviente aliviano esa pesada carga, al comprobar con la muda personalidad, que Catriona, la noche anterior, tuvieron tintes de realidad. Sin embargo, resulto imposible que el único acompañante en el castillo estuviera negado al don de la voz. Estuvo dispuesto para ayudarlo a vestir y lavar, excepto cuando pidió papel y tinta, entonces perdió todo poder de entendimiento, observándolo con esa mirada vacía que solo tienen los muertos en vida.

Los momentos de luz fueron aprovechados, acomodado en la habitación ampulosa, limpiando el escritorio y espejo, cuidando las heridas para promover la pronta sanación. Permaneció en ese lugar, distraído con los detalles, por lo cual el ardor cuando el sol acariciaba la piel, la figura borrosa en el espejo, pasó desapercibidos para Jamie, tal como las horas, hasta que el crepúsculo volvió a dibujarse en el horizonte. Cuando esto sucedió, el joven hombre cerraba los ojos, recostado en la silla del escritorio.



off:
No te preocupes, Red, esta perfecto  :waaa: Abri el segundo tema, por la hype. Cualquier cosa me dices y edito  :jo:


the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Miér 18 Nov - 13:41


II - Ven a mi, no me dejes sin ti

Despertó de repente, abrió los ojos de par en par entre la oscuridad reinante y tomó una honda inspiración de un aire rancio y podrido que ya no necesitaba pero que le recordaba que todavía seguía viva. Deslizó con increíble facilidad la losa de piedra que la mantenía atrapada, y protegida, en su tumba y emergió de ella entre polvo  y polillas. Sangre seca marcaba todavía su rostro, pasó su la lengua por los labios y degustó de nuevo el sabor dulce de la sangre de Jaime. Acababa de despertar, pero ya necesitaba más.

Pese a las ansias por verlo que la carcomían por dentro se contuvo, solo durante unos minutos, los suficientes para adecentarse lo suficiente para poder presentarse frente a él. Como cada noche, Jacob la esperaba al pie de las escaleras. El criado ejecutó una pulcra reverencia en cuanto la vio, todo estaba preparado. Catriona habría deseado preguntarle cómo había pasado el día Jamie, pero sabía que Jacob nunca podría contárselo. En ocasiones como esa, se arrepentía de haberle obligado a cortarse la lengua. Pero necesitaba estar segura que bajo ninguna circunstancia pudiese contar su secreto.

Se limpió a prisa y más aprisa se cambió de ropa. Durante años había detestado la cantidad ingente de vestidos que cogían polvo en su guardarropa al no poder ser usados, pero ahora que Jamie estaba allí tendría oportunidad de lucir cada uno, de vivir otra vez. Con Jamie allí se acabaron las noches monótonas, se acabaron las tristezas, todo volvería a ser como antes, como cuando tenía familia. La felicidad volvería a llenar el viejo castillo, la dicha corretearía por cada habitación y volvería a comprender la inmortalidad como un regalo y no una maldición. Él lo haría posible, por él llevaba tanto tiempo esperando.

Con el cabello todavía goteando y descalza, avanzó hacia la habitación donde sabía que él estaría. Entreabrió la puerta y espió un instante por la pequeña rendija contemplando al muchacho medio durmiente, sonrió.- Jamie… –murmulló antes de entrar. No picó, no habría podido perder ni un minuto más.- Jamie, ¿cómo te encuentras? –evaluó su rostro de más cerca, estaba más pálido, más ojeroso… estaba empezando.- Siento no haber estado en todo el día, tenia asuntos importantes que atender y tú parecías necesitar descansar, así que no te dije nada. ¿Jacob te ha servido bien? –era una pregunta innecesaria, ella sabía la respuesta, por supuesto que lo había hecho, Jacob siempre hacía lo que le pedía.



You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Miér 6 Ene - 1:45


II - Ven a mi, no me dejes sin ti

Una fría ráfaga de viento atravesó la puerta de la habitación, tocando su cara, susurrando palabras cariñosas. Jamie se removió en el asiento, totalmente entregado a esas muestras de afecto que tanto lograban conmoverlo.

Eran nuevas emociones, a las cuales no estaba acostumbrado. La soledad de la infancia lo alcanzo y parecía dispuesta a no dejarlo escapar, hasta la noche anterior, cuando Catriona lo recibió en la casa y los sueños, esos sueños, acabaron por resquebrajar la pesada puerta de la razón.

Parpadeo, advirtiendo la melena dorada, los rasgos finos y hermosos entre los ojos entre cerrados.

─ Mi señora ─ musito asombrado, parpadeando rápido, la alegría de volver a verla estaba expresada en los rasgos, en la mirada, reconociendo a la mujer. Incorporo la postura, tomando la mano pequeña entre las propias, observando con ligereza el aspecto que ella poseía.

Un gesto osado, necesario para acortar la distancia física que tanto miedo parecía provocar en el joven hombre.

─ Lamento encontrarme en este estado, para recibir vuestra presencia ─ se excuso por el adormilamiento, pero existía en el rostro señales indiscutibles de cansancio. Poseía sombras oscuras bajo los ojos y la mirada, usualmente vivaz, padecía el brillo de quien ha estado en una pesadilla y todavía parece asolado por lo que ocurrió en sueños.

─ Vuestro mayordomo fue gentil─ un ligero rubor acudió a las mejillas del hombre, bajando la vista, quitando la mayor observación a un lado: no entrego papel para escribir la carta.
Resistió la urgencia de quejarse. Los modales eran importantes.

─ Estoy feliz por volver a verla ─ añadió, con timidez. Los hombres no deben declarar sus sentimientos, especialmente cuando esos están dirigidos a las personas que admiran.

En ese momento, era lo único que sentía y necesitaba decirla en voz alta.


the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Vie 15 Ene - 16:22


II - Ven a mi, no me dejes sin ti

Se arrodilló frente a él, posando con delicadeza las heladas manos sobre sus rodillas. Catriona lo observó fijamente, sus ojos azules recorrieron las facciones enfermizas del hombre, las ojeras oscuras bajo los ojos, las mejillas pálidas, los labios resecos… Estaba enfermando, un leve catarro podría pensar alguien que no supiera la verdad que se escondía tras esos síntomas, no ella, por supuesto. Ella sabía que no era una enfermedad, si no la muerte devorándolo desde dentro.

- Eres muy dulce, yo también estoy feliz de verte. –cada vez estaba más segura que no podía dejarlo marchar, que era por él que llevaba tanto tiempo esperando en ese castillo guardián de soledad y oscuridad. Todo el dolor se iría cuando Jamie se alzara junto a ella, todo sería como siempre debió ser, antes de que todos se marchasen, antes de que todos la dejasen.

- ¿Pero por qué no me tratas de tú y me llamas por mi nombre? –se aventuró un poco deslizando su mano unos milímetros en sentido ascendente, las yemas de sus dedos sintieron la textura de la tela cantar bajo ellos su pecho rozó lo que antes habían tocado sus manos.- Me gustaría escuchar como lo pronuncias. –de manera sutil ejerció algo de presión intentando conseguir que abriera un poco más las piernas y estar algo más cerca, todo lo cerca que pudiese de él, tan cerca como habían estado la noche anterior e incluso más. Quería volver a sentirlo caliente y tembloroso junto a ella, quería sentirlo vivo y hambriento, inundarse del sabor de su sangre y de su misma esencia.

- Parece que el mal tiempo durará unos días más, pero no debes preocuparte, nos ocuparemos de ti.ti en singular pues ya solo había un invitado en aquel hogar.- ¿Te encuentras bien? ¿La herida de anoche a sanado? –sus palabras se acompañaron de una sonrisa amable, dientes blancos como perlas se asomaron a través de los labios carnosos.

Todo en Catriona era amable y dulce, no lo hacía siempre a propósito, sencillamente era así hasta que su sonrisa de niña se transformaba en una mueca de colmillos afilados y sus labios se teñían con el color carmesí de la sangre….



You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Dom 22 Mayo - 2:03


II - Ven a mi, no me dejes sin ti

Había escuchado sobre el ambiente montañés. Frio, árido, un paraje donde el mundo sobrenatural y humano se mezclan con total desenfado. Los hombres de la ciudad no sobreviven en estos lugares, especialmente cuando atraviesan los límites y se adentran en la salvaje Escocia.

La oscuridad de la noche volvía a reflejarse en la ausencia de luz que padecía la habitación. Las velas titilaban con suavidad, y por un instante, creyó que estas lo miraban. El ardor en la garganta suponía el comienzo de un resfrió, la necesidad de cerrar los ojos y dormir, al abrigo de las mantas, soñar con días de felicidad desconocidos, el calor de la luz del sol.

Jamie deseo poder ver el amanecer al día siguiente puesto. Un deseo tan innatural suyo, propio de un hombre de la nueva civilización, quien perdió el contacto con la naturaleza y sus ritos.
Se estremeció, un escalofrió violento movió todo el cuerpo. Catriona se acerco, concediendo a èl, un trato tierno, un cariño devoto que solo observaba en las madres, cuando debían calmar a los niños.

Tan suave, tan cálido. El deseo de permanecer en se lugar, en su compañía.

El cuerpo cedió naturalmente ante la presión ejercida, a pesar de los sentimientos contradictores que el joven hombre padeció repentinamente. Culpa, la pesada cadena de la represión pinchándolo.

─ Catriona ─ un murmullo ronco, afiebrado. Tenso el cuerpo, tratando de recordar esa herida. ¿Sucedió de verdad?

─ Ha sanado perfectamente ─ incorporo el cuerpo, sin soltar las manos de la mujer. La postura en la que ambos se mantenían era indecorosa, y él debía guiarla hacia estados de absoluta moralidad, donde pudiera encontrar conformismo, donde las emociones no alteraran el estado consiente.

Los sentimientos deben replegarse ante la moralidad humana. Si hubiera sido un chiquillo escolar, sin formación y totalmente salvaje respecto a su corazón, habría echado los brazos alrededor de la cintura femenina, rogando nunca marcharse.
Pero era un hombre y estos conocen mejor el mundo y son responsables de sus actos y palabras.

─ Esperare el tiempo necesario, no se preocupe ─ frunció el ceño, preocupado. Catriona lo ayudaría, ella podría entregar el papel y la tinta para escribir las misivas a Londres, informando del buen estado en que se encontraba, para evitar confusiones y preocupar.

─ ¿Podría usted darme tinta y papel?, debo avisar de esta estadía, para no preocupar a mis amigos.─ insistió con delicada firmeza, confiando absolutamente en Catriona.



the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Jue 9 Jun - 15:46


II - Ven a mi, no me dejes sin ti

Catrinoa se levantó con él, sus manos todavía entrelazadas el calor de él desvaneciéndose poco a poco hasta que acabase siendo tan frío como ella. Echaría de menos su calor, pensó de pronto. Solo había pasado una vez, pero echaría de menos acurrucarse en su pecho cálido escuchando a su corazón latir mientras se alimentaba de él. Una última vez debería pasar antes de que Jamie dejase de ser humano para siempre.

Sintió el impulso de hacerlo, de no prolongarlo más, de conducirlo hasta la cama y acabar con todo. De succionar hasta la última gota de vida de su cuerpo, de hacerlo suyo de la manera más íntima que podía existir, en cuerno, sangre y alma para, a su vez, sentirse ella también de él, sentirse tan suya que doliera ante la sola idea de volver a encontrase sola.

Lo quería, lo quería, lo quería...

- Por supuesto. -respuso, despacio pero solícita ante su petición.- Si es lo que deseas lo tendrás. Pero, la tormenta no permitirá enviar misiva alguna por el momento, deberás esperar un poco más. -lo miró fijamente y sus labios rosas compusieron un puchero.- ¿Tienes ganas de marcharte? ¿No estás bien aquí?

Fuera sí o fuera no, fuese la respuesta que fuese él permanecería allí para cumplir sus deseos. Sin embargo, Catriona se sentía en la necesidad de escucharlo decir enfebrecido de necesidad que no, que no quería marcharse de allí, no sin ella. Le soltó poco a poco las manos y se alejó unos pasos hacia la cama, de espaldas a él observó las sábanas todavía manchadas y sintió los colmillos pinchándole la carne tierna dentro de la boca, deseosos por salir y clavarse en la piel del humano.

-Como te dije cualquier cosa que necesites puedes pedirla, cualquier cosa será tuya Jamie. -cualqueir cosa o persona.- Se que solo hace un día que nos conocemos pero en cuanto te vi sentí que te había estado esperando toda mi vida y que se me romperá el corazón cuando te vayas. -porque por mucho que pareciera ser imposible de creer ella todavía tenía uno, uno pequeño, negro y marchito pero que todavía latía, por él. Por eso no podía dejarlo marcharse, Jamie la hacía sentirse viva.



You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por she wolf el Sáb 17 Sep - 4:06


II - Ven a mi, no me dejes sin ti

Era una encrucijada, donde un hombre debe decidir entre el amor y la vida monótona, dedicada a un bien superior.  Las manos de la muchacha estaban frías, el recuerdo vago de cadáveres esperando en silencio el momento para ser observados, lo atravesó, pero Jamie no supo relacionar el recuerdo con el contacto físico de la mujer. Eran suspiros, demasiado rápidos para poder atraparlos, pero llenos de significado, alertando.

Es cierto, el ser humano es un animal, cuyo hábitat es la ciudad, pero continúa oliendo el peligro, el miedo, el reconocimiento entre pares. Pero son instintos debilitados, dormidos, ecos de un pasado que ya no tiene importancia respecto al presente.

Jamie no siente ningún tipo de presión respecto a las palabras de Catriona, esta encandilado con la idea de pertenecer realmente a un sitio, a una persona, intrigado ante la posibilidad de resultar amado, necesitado.

Entrelazo los dedos de la mano, adopto la postura de un niño avergonzado por el error cometido.

─ Puedes venir a visitar, cuando desees. Siempre estaré agradecido y en deuda con usted, Catriona.─ quito las formalidades, un poco descontento, Jamie quería aplicar todo su conocimiento gallardo para atraerla, igual que los héroes dedican la vida y personalidad a la doncella amada.

─ Nunca será mi intención, herir sus sentimientos ─ insistió, intentando reconfortar, guiando los pasos hacia ella, permaneciendo a una distancia discreta, un poco impresionado por la reciente confesión, acostumbrado a los amores platónicos, nunca correspondidos ─ Pero quiero, ser reciproco con vuestro cariño. Con gusto permaneceré en este castillo, si debo decidir libremente, aunque lo considero inmoral, porque usted es una muchacha decente, y yo un hombre, comprenda mi situación ─ suspiro, otra vez deliberándose entre sus propios ensueños y la estricta moral con la cual fue criado.



the strongest god of war
AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
964

Localización :
Corriendo con los lobos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Red el Sáb 15 Oct - 12:03


II - Ven a mi, no me dejes sin ti

Él sigue oponiéndose, obtuso ante la idea de no caer en la rendición que la vampiresa le ofrecía. Si él pudiera comprender realmente lo que le estaba ofreciendo Catriona estaba segura que ya haría mucho que se hubiera rendido. Pero el educado y civilidado muchacho no entendía o no quería entender. Su paciencia era mucho, había esperado durante mucho tiempo por él, pero estaba empezando a agotársele.

Mas por suerte para el muchacho todavía le quedaba algo de paciencia así que, tras un suspiro cansado asintió a su petición, no podía seguir negándoselo o realmente empezaría a sospechar que pasaría algo.- Por supuesto. -su tono fue tenso, seco, no se molestó en ocultar el disgusto que la carcomía al tener que aceptaar su petición.- Puedo ir a buscarlas ahora mismo, solo dame unos minutos. Encargaré a Jacob que las envíe tan pronto el tiempo mejore. -no comprendía porque seguía teniendo tanto interes en aquellos lejanos amigos. Si se quedase con ella nunca necesitaría de nadie más, ella sería su mundo y él el de ella.- Sin embargo, y si no es indiscreción, ¿podría preguntar a quién serán dirigidas tus cartas? Siento curiosidad por esos amigos tuyos, ¿son todos guapos caballeros como tú? -su tono de voz volvió a cambiar siendo esta vez más bromista y travieso, un tono que invitaba a hablar con despreocupación, a dejar escapar más información de la que se podía querer.

Quería saberlo todo de aquellas personas que todavía lo mantenían anclado a aquella vida lejos de ella. Más temprano que tarde Jamie iba a ser suyo y no pensaba permitir que fantasmas del pasado fueran a interponerse.- ¿Alguna bonita dama se cuenta entre ellos? -alguien que pudiese competir contra ella para ganar los afectos y la atención del chico. Alguien a quien desgarraría y cuya sangre bebería hasta que no quedase ni un aliento de vida en su cuerpo, hasta asegurarse que Jamie era solo suyo.



You think women are weak? Women are forged of iron. My body, it has bled and blazed and broken, and yet it beats on. I am iron. A little rusted, perhaps,
but still I endure.

AvatarCamposContacto
avatar
USER
Mensajes :
3864

Localización :
En mi Bati-Mansión o la Atalaya. En Dorne y recorriendo el camino Real. En las Highlands y navegando en mitad del mar. Corriendo por los bosques o descansando en la sala común de Gryffindor. Escuchando música a todo volumen, posteando tras un pc

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✞ Death is not the end for you and me

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
AvatarCamposContacto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.